Happening



Descargar 163 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión02.03.2018
Tamaño163 Kb.
Vistas129
Descargas0
  1   2

HAPPENING

Boletín del Instituto Oscar Masotta


Boletín del Instituto Oscar Masotta

Nº 92 – 28 de diciembre de 2009

Directores de la publicación: Samuel Basz, Jorge Chamorro, Germán García y Stella Palma Responsable de la publicación el Comité de Iniciativa del IOM (S.Basz, J.Chamorro, G.García, J.C.Indart, R. Mazzuca y M.Torres)



Editorial

Stella Palma

Continuando con la reseña del 5º Seminario Intensivo del IOM traemos hoy las dos conferencias con las que se cierra la actividad. Renovamos nuestra serie convocando desde ya al 6º Seminario Intensivo del IOM que se realizará el año próximo, coincidiendo con los diez años de existencia del Instituto Oscar Masotta. Será una alegría seguir trabajando juntos.



Síntesis Conferencia Samuel Basz Seminario Intensivo 2009

Discurso y Síntoma Entre las primeras indicaciones de Lacan respecto de la noción de discurso está la de su implicación con el goce: “precisamente aquí el término goce nos permite mostrar el punto de inserción del aparato”. (1) También que la noción de pulsión de muerte se le impone a Freud “por el desarrollo de una experiencia, la experiencia analítica, en tanto estructura de discurso”. (2) No hay nada más candente que lo “que se refiere al goce. El discurso se aproxima a él sin cesar, porque en él se “origina y lo turba”. (3) En un primer momento, para Lacan, el lugar dominante de cada Discurso puede equivaler al síntoma y no solo en el D. de la histérica. “ En el discurso de la histérica, está claro que esta dominante la vemos aparecer “bajo la forma del síntoma. El discurso de la histérica se sitúa y se ordena “alrededor del síntoma. “Es el momento oportuno para lanzar una idea. Si este lugar sigue siendo el “mismo y, en este discurso, es el del síntoma, eso nos llevará a preguntarnos si “ese mismo lugar es el del síntoma cuando opera en otro discurso.” “He dicho de qué modo puede estar ocupado este mismo lugar dominante cuando se trata del analista. El analista por su parte tiene que “representar aquí, de algún modo, el rechazo del discurso, es decir, el objeto (a)”. (4) En primer lugar podemos considerar a cada Discurso como la escritura del síntoma social que cada uno de ellos es en tanto ordena los lugares y estabiliza tanto los términos discretos (el sujeto, los significantes), como el término heterogéneo (el objeto a) que participan de la trama comunicacional. En este sentido cada Discurso es posible considerarlo como un síntoma establecido socialmente, y que en tanto tal no deja de escribirse. Síntoma necesario para toda comunicación posible dentro del lazo que determinan; comunicación que, por otra parte, depende más de la pertenencia al mismo que de la pertinencia del nivel semántico en juego. En segundo lugar, y desde la perspectiva del semblante, hay que tener presente que en el lugar desde donde se dispara la dinámica manifiesta del discurso hay, siempre, un término que participa como semblante. El Discurso del Analista es el único que puede alojar a los síntomas particulares implicados en cada uno de los otros tres; y también a las formaciones sintomales que sostienen al parletre fuera de discurso. Se trata del Discurso que opera pragmáticamente ese alojamiento en la medida que el operador de ese Discurso es él mismo síntoma, condicionado por una experiencia que establece el estatuto de singularidad del síntoma analítico propiamente dicho. El síntoma que está en cuestión en el análisis no toma su singularidad por su indiferencia respecto a una propiedad común (a un concepto, por ejemplo: ser neurótico, perverso, psicótico), sino que toma su singularidad en su núcleo de goce. No es ni el universal ni el individual en cuanto comprendido en una serie, sino la singularidad del síntoma cualquiera sea como modo de gozar del inconsciente. Es en esto, en la marca de lo singular, que el cualquiera del que se trata aquí no quiere decir que no importa cuál sea el síntoma; sino que sea cual sea, importa. El ser retomado en el síntoma no lo es respecto de otra clase (tal o cual de los discursos), ni lo es respecto de la ausencia genérica de toda pertenencia (fuera de discurso); sino que el ser retomado en el síntoma lo es respecto de su implicación en el goce en tanto ser del lenguaje (parletre). El sujeto formado en psicoanálisis consiente al síntoma cualquiera sea como sinthome resultado de su propio análisis y por eso está preparado para ubicarse como objeto. Esto lleva a considerar la identificación al síntoma como una nueva posición subjetiva, en este caso una posición subjetiva de certeza propia del fin de análisis. Se puede ver la diferencia con la otra posición subjetiva, la del analizante, que es la de la creencia. En este caso la creencia en el síntoma como significación necesaria a venir. Por eso el lugar del agente puede captarse en una doble condición: En el (a) del D. del Analista está el (a) como semblante, semblante que asegura la coherencia del discurso que le concierne. Y el (a) también representa la identificación al síntoma que es el útil necesario para saber hacer allí con lo real en tanto “sentido ausente”. (5) Cada Discurso como síntoma lo es en “general”, por eso toda identificación en bloque a un Discurso es irrisoria o infatuada. Lacan no deja de indicar que el “discurso del analista, debe encontrarse en el punto opuesto a toda voluntad, al menos manifiesta, de dominar.” (6) El discurso del analista es “la única excepción” (7) entre los discursos ya que “no tiene pretensión de verdad” (8) y excluye “la dominación porque ese discurso no organiza un mundo” (9) Que no haya dominación pertinente para el discurso del analista tiene que ver con que éste no tiene nada de universal. Sin embargo el discurso del analista da cuenta de las coordenadas de una experiencia operatoria instalada como lazo social en la cultura a partir del siglo XX. Que se ubique en el registro de lo particular, incluso de lo singular, lo excluye de la ciencia propiamente dicha. El hecho de que su referencia esencial sea el “no todo” y no “el todo” nos empuja a interrogarnos respecto del resorte de su eficacia. El (a) del discurso del analista proviene de la experiencia misma del análisis en el límite de su realización como identificación al síntoma que resulta de esa experiencia. El (a) en el discurso del analista designa esta identificación a este síntoma-resultado. Y en tanto tal es legítimo hablar del “analista sinthoma” como agente del discurso, agente que realiza el uso del síntoma como semblante. Lo que permite entrever un discurso que no sea del semblante a secas, y avanzar en la consideración de que el discurso analítico lo es del síntoma usado como semblante. Este uso del síntoma instala a la contingencia como modalidad operatoria, dentro de lo necesario por su condición de síntoma social estructurado. Que en el discurso del analista el Sinthoma sea un valor de (a) hace de este discurso el único capaz de alojar, respetando su singularidad, a los síntomas que los otros segregan fuera de su marco (1) Lacan J. El Seminario, libro XVII, Edit. Paidós. Buenos Aires, 1992. Pág.13 (2)Idem, Pág.14. (3)Idem, Pág.74. (4)Idem, Pág.46 (5)Miller J-A, clase del 14 de Mayo de 2008. (6)Lacan J. El Seminario, libro XVII, Editorial Paidós, Buenos Aires, 1992. Pág.73. (7)Miller J-A, clase del 4 de junio de 2008. (8)Idem anterior. (9)Idem anterior.

Síntesis Conferencia Jorge Chamorro Seminario Intensivo 2009

Gracias por el Síntoma

Gracias al síntoma un psicoanálisis comienza orientado hacia lo más particular de un sujeto.

Esto hace necesario distinguir los síntomas y malestares de una persona del síntoma analítico de un sujeto. Este síntoma es un enunciado calificado que concentra relatos del sufrimiento, de la historia, de la actualidad y del futuro.

El síntoma analítico es único, expresión del encuentro de ese paciente con ese analista.

Este último ha aportado su interpretación, especifica para que ese enunciado quede extraído del contexto significativo que la persona sufriente reconoce. Al mismo tiempo el síntoma analítico condensa dichos del paciente e interpretación del analista.

La duda, la insatisfacción no son síntomas analíticos en la medida que conducen al universal de las estructuras clínicas.

Gracias al síntoma al final, conseguimos articular un lazo social, que no responde a claves universales sino a la singularidad de cada sujeto. El beneficio es que el sujeto de dicho sinthome escapa a la dependencia, y por lo tanto a la sujeción a Otro que lo determine. Es un síntoma que por ejemplo permite amar a una mujer en lugar de creer en ella. La experiencia de todo obsesivo en análisis prueba esta diferencia.

Sin síntoma hay persona que quiere analizarse. Con síntoma el inconsciente asiente al análisis. El primer síntoma que así se destaca en la neurosis es quiero y no puedo. Lo antedicho nos propone el querer como síntoma. La interpretación paradigmática, es: Usted quiere.

Es una tentativa primera de escapar al voluntarismo, a las ganas cuya inexorable consecuencia que es la impotencia, del neurótico pero también del analista si quiere ayudar a que el paciente logre lo que se propone.

Construir un síntoma en análisis es también en las entrevistas preliminares, un elemento diagnóstico, esencial. No hay posibilidad de síntoma analítico para el psicótico.

El síntoma es lo que permite escapar a la potencia negativa del ideal. Es lo que hace posible que un sujeto encuentre la dignidad y no necesariamente el bienestar.

En nombre del Comité de Iniciativa les deseo un feliz 2010 esperando renovar y fortalecer cada vez más nuestros lazos y el trabajo compartido.

 

Noticias

CID-Jujuy

“Hacia la experiencia” fue el título de la clase de Marcelo Marotta, quien para introducir el tema comenzó realizando algunas puntuaciones del texto “Variantes de la cura-tipo” de Jacques Lacan. Ese primer desarrollo le permitió concluir que el psicoanálisis ya sea puro o aplicado a la terapéutica, no puede ajustarse a ninguna “variante” relacionada a alguna cura-tipo, noción que deberá rechazarse porque la cura analítica, o mejor la experiencia analítica no puede reducirse a un protocolo técnico que la convierta en una cura estándar. Por estas razones el psicoanálisis se opone a las propuestas de manuales de Psiquiatría que promueven las clasificaciones de los DSM, escalas diagnósticas que desconocen el detalle del caso clínico o el síntoma en su singularidad. El psicoanálisis puro o aplicado a la terapéutica, es una experiencia que no se propone la eliminación del hueso sintomático y oponiéndose a recurrir a la norma o a tratar de imponerla a través de una reeducación emocional o conductual, pone en ejercicio al sujeto del inconsciente como para que adopte una posición diferente con respecto al síntoma y al goce que se encuentra allí implicado. En este contexto hay que entender la afirmación: “el psicoanálisis no es una terapéutica como las demás” porque, si bien es una terapéutica, no podemos soslayar lo que presenta como aspecto ético, teniendo en cuenta que el analista no prescribe ni da preceptos, sino que en su práctica se llama a un “decir silencioso” para que sea el sujeto quien decida, pues en la experiencia es quien está “llamado a renacer para saber si quiere lo que desea”, tal como lo plantea Lacan. En este sentido la ética de la clínica debe corresponderse con el estatuto ético del Inconciente.

Así es como el análisis, al interpretar el saber textual del inconsciente, permite abrir las vías del deseo. Luego de desarrollar estas cuestiones, Marcelo Marotta realizó un minucioso recorrido para localizar los cambios que se produjeron en la enseñanza de Lacan con respecto a la forma de entender la interpretación. Es así como propuso diferenciar, por un lado las interpretaciones que respondían a la lógica que supone al inconsciente estructurado como un lenguaje y por otro lado aquellas que se sostienen en la materialidad del Inconsciente en tanto se define como lo que está hecho de “lalengua”, neologismo lacaniano que subraya el significante que no se vincula a los otros y que porta goce. En el primer caso se trata de un abordaje “estructuralista” y las interpretaciones se suelen manifestar como puntuaciones tomadas del relato del paciente (sujeto), o también como alusiones, citas o enigmas. En el segundo caso el enfoque es “post- estructural” y predomina un tipo de interpretación que adopta el estilo del equívoco o se propone aislar ciertos significantes elementales del sujeto, produciendo “cortes” que impidan cargar el relato de sentido, reconduciendo al sujeto a la opacidad del goce encerrado en su síntoma. La conclusión fue que podemos afirmar que hoy es un hecho fácil de constatar que la noción de cura, tratamiento o terapéutica no satura lo que es la práctica del psicoanálisis. Y esa es la razón por la cual preferimos hablar de “experiencia psicoanalítica”, se trata, tal como lo plantea Jaques-Alain Miller de “una experiencia vital, incluso existencial que puede ser deseada o no por el sujeto mismo, incluso arriesgada por él como una verdadera aventura subjetiva”

Susana Pihuela



Damos la bienvenida a la nueva directora del CID-Jujuy Silvia Ons y agradecemos a Norma Barros su trabajo en el CID durante todos estos años.

CID-Neuquén



Se realzó en Neuquén el día 14 de Noviembre de 2009, la clase N°7 del programa 2009, y la N° 68 desde que nació el IOM en la ciudad de Neuquén. Dicha clase estuvo a cargo del docente Osvaldo Delgado. Bajo el título “Hacia la experiencia”, O. Delgado, realizó un exhaustivo recorrido por los textos elegidos para este punto del programa. A partir del desarrollo de las diferentes tergiversaciones que se han hecho de la lectura de Freud, el docente fue esclareciendo alguna de ellas, por ejemplo, qué sería la fijación y la escucha de inconsciente a inconsciente. Es no dar lugar a que se produzca el imprevisto, puesto que el analista dirigiría la cura desde sus propios fantasmas. La operación analítica por el contrario es promover lo inquietante, que el analista encarne lo inquietante del fuera de sentido, la caída del velo del objeto a. Variantes de la cura tipo, plantea un interesante tema en torno a la formación del analista, cuál es su lugar, cómo se deviene analista y cómo se dirige una cura. Es a través de un debate con Ana Freud, que J. Lacan escribe este texto en 1955, en el que el tema central es lo imaginario como obstáculo. Para distinguirse, J. Lacan toma como contrapunto, “los mecanismos de defensa”. O. Delgado presentó los diferentes momentos de la obra de S. Freud donde el autor fue variando la conceptualización de la defensa, y donde puede verse cuál es la distancia que toma Ana Freud al no distinguir los conceptos de inconsciente y ello, haciendo del ello, una instancia interpretable, cuando no lo es. Pretender la unidad yoica, por lo tanto, es imposible. En este sentido pasa a cobrar una importancia crucial la idea de construcción, donde el final de análisis produce una nueva alteración yoica, más no una síntesis. El pasaje será de la interpretación al levantamiento de la resistencia. Mas la pregunta es: ¿cómo afectar la defensa si es del orden de lo no interpretable? La operación epistémica propia del psicoanálisis, por ser subjetiva es apertura y cierre. Es esto precisamente lo que hará J. Lacan, una reapertura del inconsciente luego del cierre que estableció Ana Freud, tomando para ello las nociones de “personalidad” y “carácter”. Otras cuestiones problemáticas para el encuentro con la verdad del inconsciente, se sumarán a esta petulancia narcisista que es el yo, por ejemplo, la intersubjetividad, el analista como amo en su posición de oyente con poder discrecional, la contratransferencia, el hombre real. Sin embargo no es solo el registro imaginario lo que opone resistencia, esta proviene del ello, es del ello, es decir de la pulsión de muerte. Con J.Lacan la resistencia cobra una dimensión real, de goce. El docente articuló este obstáculo fecundo con otro concepto, la transferencia negativa, que a diferencia de la reacción terapéutica negativa, produce un corte, una terminación del análisis. La reacción terapéutica negativa produce la verdadera construcción, en tanto es la respuesta de lo real a lo simbólico. Para ello es necesario el saber ignorado del analista, cierta docilidad que se opone a la fijación plantada por Freud, sería ir del poder discrecional del oyente como amo, a la vacilación calculada de la neutralidad del analista que habilita, por ende, la singularidad de cada caso. ¿Qué sería la asunción del ser para la muerte? El docente planteó este punto a partir de la distinción que hace J.Lacan de la dimensión de la castración como estructura y como complejo. Continuando con la pregunta inicial sobre la formación del analista, estableció los puntos centrales del Edipo como interdicción, sustitución y reforzamiento de la identificación. El caso princeps del “Hombre de los lobos” es la práctica por excelencia de esta docta ignorancia, y de la función de construcción en el análisis. O. Delgado desplegó el episodio alucinatorio forclusivo del hombre de los lobos destacando la respuesta que implicó dicho fenómeno, ante el encuentro de la carencia simbólica. Por último determinó que en análisis la angustia puede implicar quedar tomado como objeto del Otro, del “qué me quiere?”. Es lo que sucedió al hombre de los lobos, cuya respuesta por parte del sujeto fue fantasmática, (siempre lo es) por ejemplo, que Freud lo devore. Intentar obtener un saber no es reintegrar lo real de un modo racional, sino a través de la construcción, construcción que además debe hacer el analizante.

Cecilia Conenna



CID-San Luis

El viernes 14 de agosto en la ciudad de San Luis Deborah Fleischer trabajó el apartado del programa titulado ¨La Spaltung¨. Para la ocasión articuló su trabajo con la presentación de la película de Yvon Marciano “El Clamor de la Seda” (Le cri de la soie) inspirada libremente en la vida y obra de Clérambault, quién escribió un texto denominado ¨La pasión erótica por las telas en la mujer¨. La docente hace una introducción al Fetichismo, diferenciando lo que es el fetiche como objeto de culto al que se le atribuyen poderes sobrenaturales y que remite a lo ficticio y artificial; y el fetiche para el psicoanálisis, con su función acotada y siendo solidario de una falta, es decir, estando regulado por la lógica fálica. Freud en El Fetichismo afirma que el fetiche es el sustituto del falo de la madre en el que el varón ha creído y al que no quiere renunciar. Y de este modo piensa el fetichismo particularmente del lado masculino. También cita el trabajo de Lacan en Dos notas sobre el niño, en el que aclara que el niño puede estar como a, tapón de la castración en la madre, es decir, el niño como fetiche de la madre; con lo que Lacan ya está hablando del fetichismo en la mujer. Otro caso de fetichismo en la mujer lo ve en la clínica, cuando se trata de la exigencia de parte de la mujer, de un falo siempre erecto, una exigencia de que el falo se haga fetiche, encubriendo su propia detumescencia, es decir, la castración. Hace una diferenciación entre lo que es la perversión como estructura y el fantasma perverso, presente en el neurótico: la perversión implica una acción, mientras que el fantasma perverso es pasivo y el neurótico no pasa a la acción en ese sentido. Del mismo modo plantea que en la psicosis algo del orden del fetichismo puede estar en función de cuarto nudo, es decir, estabilizando al psicótico. Con lo cual el fetichismo no es algo exclusivo de la perversión. Ubica al fetichismo como perversión en relación al lado materno, es decir, en relación a la falta en la madre, mientras que al sadismo y al masoquismo lo ubica en relación al lado paterno, a la no función del padre. Se produce una escisión del yo, pero no en términos de mecanismo de defensa como la represión, es otra división la de la denegación que implica un: ¨ya lo sé, pero aún así¨. Expone la docente que Miller en Fundamentos de la Perversión diferencia entre la posición subjetiva del neurótico siempre en la incertidumbre fundamental sobre la gratificación sexual, que lo hace estar siempre a la búsqueda del objeto perdido y esto es lo que llamamos deseo; y la posición subjetiva del perverso clínico, el verdadero perverso, que es quien ha encontrado el objeto, es decir que tiene certidumbre sobre su modo de obtener gratificación sexual. Miller distingue el objeto de la elección de objeto, de un objeto de libido de satisfacción que tomará posteriormente el lugar de objeto de la elección. Y esto, relacionado con el Sujeto Supuesto Saber, que no se da en el perverso, ya que para que se dé es necesario un cierto vacío en el lugar del goce sexual. Señala que Miller plantea la perversión como una estructura altamente compleja, tan sofisticada y plena de intrincaciones como la neurosis. La perversión da testimonio de una satisfacción sexual fuera del acoplamiento biológico del sexo. Y es por eso que Freud puede dar cuenta, gracias a la creación del concepto de libido, de la posibilidad de esta gratificación sexual de diverso modo o por distintas vías (hablar, pensar, comer, etc) siendo la sublimación un ejemplo. Lo relaciona con el caso de Marie Benjamín (protagonista de la película) para quién la sublimación no fue suficiente para hacer condescender el goce al deseo.

Bibliografía: Miller, J.-A. – La génesis del resto. En Elucidación de Lacan. Ed. Paidos. Lacan, J. – El seminario, Libro 4: La relación de objeto. Clase IX: “La función del velo”. Ed. Paidos. Agamben, Giorgio. Estancias. Ed. Pre-Textos. Miller, J.A. De la naturaleza de los semblantes Ed. Paidos. Lacan, Jacques – Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano (1960). Freud, Sigmund – El fetichismo, (1927).- La escisión del yo en el proceso de defensa, (1940 [1938). - El aparato psíquico y el mundo exterior, (1940 [1938). Masotta, Oscar: Lecturas de psicoanálisis, Freud Lacan, Paidós 1991. Masotta, Oscar: Introducción a la lectura de J. Lacan. Ed. Eterna cadencia, 2008. Chamizo, Marisa: Fetiche. En Scilicet ¨Los objetos a en la experiencia analítica¨. Grama ediciones. M M Marcela Finos



Le damos la bienvenida al nuevo director de San Luis, Ernesto Derezensky y agradecemos a Deborah Felischer todos estos años de trabajo en conjunto

CID-Tucumán



Las facultades y la educación del analista

Los días 11 y 12 de diciembre de 2009 tuvieron lugar en Tucumán las V Jornadas de los CIDs del NOA del Instituto Oscar Masotta. Esta reunión de trabajo y camaradería convocó bajo el título “Las facultades y la educación del analista” a todos aquellos que, en las distintas ciudades, ya se encuentran concernidos por el modo en que un analista se produce en el ámbito propiamente concebido para ello. El objetivo fue instalar la reflexión sobre el término “educación” del analista (propuesto por Jacques-Alain Miller 12/11/08) y distinguirlo de “formación”, en tanto Bildung tiene una connotación más idealizante. La formación puede incluirse como parte de aquella educación necesaria. La pregunta sobre lo que el analista tiene que saber o en qué se tiene que educar no se responde sólo por los saberes teóricos que se enseñan en el instituto ni sólo por la formación obtenida vía el análisis. “Educación” apunta, en primer lugar, a lo que cada cual realiza en sí mismo en ese afán de educarse en los saberes que lo volverán analista; el saber convertido en ejercicio, en una ascesis que modifica a aquél que la lleva a cabo. Y en segundo lugar, “educación” refiere a lo que una comunidad psicoanalítica ha de plantearse para forjar la autoridad analítica en un lugar y donde las exigencias de saber serán de un orden particular. Angélica Marchesini (EOL) y Beatriz Gez (Fundación Descartes) participaron como invitadas de las Jornadas. La intervención de Angélica Marchesini giró en torno a mostrar con claridad el efecto de un control producido en un caso de la práctica. Beatriz Gez, por su parte, consideró la función del archivo en la educación del analista. En cuanto a las mesas de trabajo, estas abarcaron gran parte de los ejes temáticos que habíamos propuesto, entre ellos: el psicoanálisis en el campo freudiano y la educación del analista; la educación intertextual de los analistas; la enseñanza del psicoanálisis en las facultades de Psicología; la influencia del psicoanálisis en otras disciplinas; la vigencia de “Múltiple interés del psicoanálisis” de Freud; el analista como resultado de su análisis y el sujeto supuesto saber ; lo que la clínica enseña; la supervisión, control de la práctica. Y así, a lo largo de dos tardes se sucedieron las distintas voces, argumentos y discusiones que desplegaron la pregunta implicada en el título. El transcurso de las jornadas confirmó los intercambios que de hecho existen entre las ciudades a través de los CIDs. Un ejemplo de esto fue la mesa de las publicaciones del NOA, que reveló un lustro (una década en algunos casos) de trabajo en publicaciones locales (Diagonal de Salta, Norte de Jujuy, Parlêtre de Santiago del Estero, Ovidio y Brújula, de Tucumán). Así también el emprendimiento interprovincial de la flamante Editorial Otium, de Jujuy, Salta y Tucumán, que ya cuenta con dos publicaciones, y cuyos proyectos en curso se presentaron, a saber: la revista El prismático, Jujuy en la cultura y un libro sobre las pasiones en psicoanálisis, cuya iniciativa parte de Otium Tucumán. En la charla que se suscitó a posteriori hubo coincidencias en considerar al psicoanálisis como una fuerza activa para el diseño de cualquier política cultural de la región. La presentación de Las Conferencias porteñas de Jacques-Alain Miller también estuvo incluida entre las actividades de las Jornadas. Esto dio una ocasión para recordar que entre las intervenciones de Miller recopiladas en el libro figura la que realizara en Tucumán en el año 1984. Esta visita temprana a Tucumán entusiasmó a muchos de los que hoy representan y sostienen la vía de la orientación lacaniana en el entramado que constituyen los grupos analíticos de la ciudad. Las V Jornadas de los CIDs en los casi diez años de vida del Instituto Oscar Masotta muestra a una comunidad en movimiento y un trabajo de transmisión del psicoanálisis consolidado por la transferencia analítica: de ello da cuenta la circulación de analistas y analizantes entre las ciudades del norte; el trabajo, realmente efectuado, de los análisis que llevó adelante Germán García por más de una década y los análisis que aún transcurren con él y otros analistas, miembros de la EOL.

Ofelia Wyngaard



Delegación Conurbano Sur

Seminario anual “Los cuatro conceptos fundamentales y la experiencia analítica”

21/8 “Dialéctica de la transferencia: El caso Dora” Silvia García En el seminario 11 lacan sitúa un giro en su obra, giro que se relaciona con pensar y ubicar los conceptos freudianos, los conceptos fundamentales del Psicoanálisis. De una manera dialéctica se plantea entonces la transferencia, leyendo el caso Dora al modo de la dialéctica hegeliana. Se trabajo  además y en relacion a esto último el articulo de Lacan, "Intervenciones sobre la transferencia". Desarrollando lo que Lacan ubica allí con respecto al Psicoanálisis como experiencia dialéctica Presentación a cargo de Analia España quien realiza su práctica en la zona de Lomas de Zamora. 28/08/09 “El Modelo Pulsional” Adriana Testa. Realizó una introducción al tema a partir del concepto freudiano de Trieb para luego considerar lo que es del orden del objeto parcial. Desarrolló los modelos pulsionales postulados por Freud recordando las palabras de Masotta “El cuerpo se erogeniza en un mal lugar”. Con respecto a lo que llamó “la insistencia de la repetición de lo displacentero”, subrayó que mas allá del principio del placer hay goce. Luego trató a partir del Seminario XI lo que es del orden de la pulsión que en su recorrido hace un efecto de vacío donde queda recortado el objeto a. Del lado de las pulsiones parciales el a es goce. Y del lado del Otro es sentido, pero es en rigor del estatuto del a que es sentido gozado. Presentación clínica a cargo de Fabiana Montenegro comenta el docente. 04/09 “El goce pulsional: El hombre de las Ratas” Silvia Bermudez Presentación a cargo de Silvia Citarella11/09 “Las pulsiones y su satisfacción” Marisa Chamizo Nos acercó a los pilares establecidos por Freud respecto de este concepto, para luego rescatar de allí lo novedoso de la lectura de Lacan. Se planteó como fundamental establecer la pulsión como concepto límite entre lo psíquico y lo somático, cuyo estímulo es constante y endógeno y solo posible en el viviente que habla. En cuanto al desmontaje de la pulsión propuesto por la lectura de Lacan, la docente propició delimitar sus diferencias con Freud. Así, se hizo hincapié en entender a la pulsión como siempre parcial en tanto “la pulsión, justamente, es el montaje a través del cual la sexualidad participa en la vida anímica, y de una manera que tiene que conformarse con la estructura de hiancia característica del inconsciente” (Lacan: SXI, Pág. 183 La experiencia analítica demuestra en consecuencia que el Drang, el empuje, es constante y por lo tanto la satisfacción de la pulsión se instalará aun cuando se pueda hablar de meta inhibida. Esto último, permitió situar aquello que vas más a allá de las categorías de actividad-pasividad propuestas por Freud, en la medida en que Lacan se referirá a la actividad de la pulsión que se concentra en el hacerse… hacerse ver, hacerse oír, hacerse engullir, hacerse cagar. Presentación clínica a cargo de Norma Villella anima la conversación Daniel Aksman con comentarios del docente. 18/09 “Goce, deseo y pulsión” Edit Tendlarz Quién nos introduce en el concepto de pulsión desde Freud a Lacan para abordar los conceptos de deseo y goce. German Sekula alumno del seminario se encarga de la presentación clínica comentado por la docente. 25/09 “La pulsión es palabra” Beatriz Gomel La clase estuvo planteada, distinguiendo las diferentes épocas en la enseñanza de Lacan, y los giros que fue introduciendo en la teoría, con las consecuencias en la manera de leer la práctica. En principio ubica la primera época, resaltando el lugar de la palabra, con su eje simbólico, en una dialéctica que no incluye el goce, sino el advenimiento de la palabra verdadera. Aunque no se deja de resaltar que la palabra no es inmaterial, sino cuerpo sutil, o sea cuerpo al fin. Ya a partir del S. 11, el eje pasaría al Inconsciente y los efectos de la palabra; donde en la operación entre el A y el Sujeto, en ese resto ya está lo pulsional. En tanto que la primacía de lo simbólico resulta insuficiente para dar cuenta del goce, y de la clínica; Lacan elabora a la pulsión como una demanda, y representa la sexualidad en el Inconsciente, la sexualidad en los desfiladeros del Inconsciente. De ahí se arriba al concepto de Alienación Significante y Separación, y resto en tanto objeto a. De ahí, que podamos leer que la palabra no es inmaterial, sino cuerpo sutil, en tanto que las pulsiones utilizan los recursos del lenguaje. La presentación clínica estuvo a cargo de la colega Gabriela Canosa. 2/10 “Del Trieb de Freud al deseo del analista” Adrian Scheinkestel Quien tomó la clase En ti más que tú del seminario 11 para trabajar el deseo del analista: Habló de la distancia que tomo Lacan del ideal freudiano. Distancia necesaria para avanzar en la teoría. El amor al padre, el amor al significante están al comienzo. Es la dimensión del ideal. Pero, hay algo más, el objeto a, el campo pulsional. En el análisis se ponen en juego ambas dimensiones. Por ejemplo, en el caso Dora sostener la impotencia del padre tiene que ver con el ideal, pero el interés por la señora K tiene que ver con el objeto a. El deseo del analista debe producir algo de lo inesperado. El deseo del analista se sostiene de la Trieb freudiana. En el seminario XI Lacan diferencia a la transferencia de la repetición. Hay un más allá de la repetición. El caso clínico estuvo a cargo de la colega Silvia Lobello quien ejerce su práctica en la zona. 9/10 “La invención Freudiana: el punto de partida” Leticia Acevedo Presentación de Gabriela Lopez comentarios de la docente y anima la conversación Norma Villilla 16/10 “La carta robada” 2° parte: Daniel Aksman En la 2º parte de su presentación acerca del Seminario sobre la Carta Robada, Daniel Aksman retomó el hilo del escrito de Lacan, tomando como referencia el trabajo de J.A.Miller sobre el hueso de un análisis, para extraer la operación reducción que se dirige al "pequeño a”, operación clave en la dirección de la cura que incide en el sujeto barrado más allá de la rectificación subjetiva. Presentación clínica Ramiro Bosco 23/10 El analista como formación del inconsciente Rafael Skiadaressis El lugar del analista es pensado como una manifestación del inconsciente del analizante que debe permitir la apertura de este, pues su manifestación es, ya en acto, su propia interpretación. Se abordan los conceptos de deseo del analista y de SsS. Presentación Cecilia Carneiro 30/10 “El disfraz del SSS” Verónica Carbone Inicia la conversación con el caso presentado por Gimena Baradela. Luego centro la clase en torno a los planteamientos Lacanianos acerca del SsS. en el Seminario IX. De este modo, hablar de disfraz del SsS. deja deslizar el matiz de engaño que encarna la transferencia, sin embargo por ser engañosa no deja de producir efectos, en la medida que en la direccionalidad del saber se precipita un síntoma que abre la pregunta por el malestar, el sufrimiento de un sujeto. Luego la docente trabajó el concepto de interpretación y situó su dinámica en cuanto ésta se ve destinada a hacer surgir significantes irreductibles, hechos de sin-sentido pero fundantes del sujeto. Por último, introdujo la dimensión del amor y sus vicisitudes en relación a la transferencia para concluir que el analista es objeto en ella, y solo de allí se extraen sus efectos, los cuales permiten que en el análisis se construya un saber que vaya al lugar de la verdad de un sujeto. 06/11 Transferencia y deseo del analista” Irene Mazzello y Norma Villella Siguiendo el capitulo XX del Seminario 11 “En ti más que tu” Villella subraya la pregunta de Lacan ¿Qué orden de verdad genera nuestra praxis? Como introduce Lacan recorriendo a los filósofos con sus respuestas respecto del tema así como también pasa por la religión. Luego Mazzello toca la cuestión desde la enseñanza de  Lacan cuando dice: “ no está referido a la función sexual sino a la función del a". En la pág. 274  nos dice " la sexualidad sólo concierne al psicoanálisis en la medida en que se manifiesta, en forma del pulsión, en el desfiladero del significante, donde se constituye la dialéctica del sujeto en el doble tiempo de la alienación y la separación."... Alrededor de la posición  ética que implica  que  "el deseo del analista es llevar nuevamente  la demanda a la pulsión “, hemos presentado la diferencia esencial entre "el objeto definido como narcisista y la función del a, las maniobras de la transferencia para mantener la mayor distancia posible entre ambos y la vertiente de engaño en el  amor de transferencia Se trabaja un recorte clínico que facilita Juan Chaer colega que ejerce su práctica en la zona de Quilmes comentado por las docentes y se abre a la conversación con los alumnos.

13/11 “Psicoanalisis y Educación” Liliana Cazenave Resulta difícil abreviar la clase de Liliana en la que fue poniendo en contradicción, tensión y encuentro, la relación entre el saber, el agente y el sujeto/alumno, tanto en el discurso del Psicoanálisis y como en el de la Educación; en tanto que el Sujeto/Alumno se relaciona con el agente, por el saber. Pero de qué saber se trata en uno y otro discurso? Tanto Agente y sujeto/alumno encontraría su interés por este tercer elemento, que es el saber, el deseo de Saber. En el caso del discurso Educativo tanto docente como alumno deben estar causados por el saber, sabemos que el deseo, es el motor de la relación del sujeto con el saber, y el saber inconsciente tendrá acá un papel. El psicoanálisis puede aportar algo a la situación pedagógica y al llamado fracaso escolar. El aprendizaje se despliega en el Eje Imaginario que se encuentra interceptado, por el Eje Simbólico, y éste puede irrumpir bajo la forma del Síntoma. Entonces no aprender puede constituir una formación de compromiso. Señala no olvidar que el inconsciente es el no saber por excelencia, saber no sabido susceptible de saberse. Ubica tres niveles del saber, 1. Como conocimiento, 2. Que no se sabe, 3. Lo imposible de saber, causa de deseo de saber. A la vez, toma de Freud, y los Tres Ensayos, la estructuración de la actividad intelectual, a través de la actividad sexual infantil, ahí la pulsión de saber., y las Teorías sexuales infantiles inventando ficciones. , lo que lleva al Complejo de Castración y la post significación del falo; y puede concluir en diferentes respuestas: Sublimación / Rechazo del saber / Síntomas. Es necesario el pensamiento des-sexualizado para entrar en la educación formal y sistemática, y como efecto de esta operación ubica la desmaternalización, como la salida de la lengua materna para pasar al lenguaje, posibilitando la comunicación, conocimiento aprendizaje y el lazo social/socialización, ordenar el goce para poder aprender. Presentaciones a cargo de: Veronica Zarratea,  Zulema Buendia y otros de la Dirección de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social. Distrito de Florencio Varela. Supervisoras Silvia Martínez y Viviana Sala Coordina: Norma Villella  20/11 Comentario de un caso clínico a cargo de Victoria Parra, La clase de cierre del año se desarrollo tomando un caso comentado por Daniel Aksman, Silvia García y Norma Villilla “De la nada a la palabra” recorte clínico facilitado por Victoria Parra Por medio de la viñeta clínica, se toma el despliegue del discurso puntuado por intervenciones de apertura (del pasaje del número a la letra y la palabra, a través del juego) en donde la presencia del analista permite una progresiva subjetivación de los elementos aportados. Se debate en el final sobre las intervenciones y la dirección de la cura.



PSICOANALISIS Y CINE El 18 de Agosto del 2009 a las 19 horas en el “Salón Barracas al Sud” de la Municipalidad vieja de Avellaneda, Decretado de Interés Cultural; se tomaron fragmentos de la película Entre Muros, estuvo invitado el Docente de nivel secundario: Profesor de historia, FERNANDO MARTINEZ como disertante y la COMISIÓN DE EXTENSIÓN: Marina Betrán Roman; Ramiro Bosco; Ida Casanova, Responsable: Silvia García. Actividad declarada de interés cultural. Utilizando la película "Entre Muros" para pensar la violencia escolar, surge la siguiente pregunta: ¿Qué facilito la instalación la violencia como algo cotidiano? Para responder está pregunta debemos pensar en el ideal y en las identificaciones. Desde Freud, sabemos que identificación y lazo al otro son imposibles de pensarse por separado. El ideal funciona como un modo de regulación social. En la época de lazos sociales cada vez más débiles y múltiples identificaciones, ¿es la violencia un modo de presentación de la segregación y de mostrar la ruptura de lazos? La violencia en el ámbito escolar como síntoma social abordado desde la película nos permitió elaborar respuestas compartidas desde educación y el Psicoanálisis. Es así que se armo un debate con docentes, analistas y público en general Sobre estos temas. El resultado fue intenso y productivo que abre una serie para el próximo año. 19/09/09 "Jornada de la actualidad de la clínica de niños y adolescentes" Con la Participación otras delegaciones y CID se realizo la jornada de conversación clínica desde las 9,30 a las 14,00 hs.   Decretado de Interés Cultural Secretaria de Cultura Municipio Avellaneda. En el “Salón Barracas al Sud” de la Municipalidad vieja de Avellaneda Facilitaron su casuística colegas que realizan su practica en Lobos y cañuelas  Rita Chalita: “Pegado a mi mamá”  y de Lanús Rita La Candia: “Escuela y Aprendizaje; escenarios en la problemática de un niño” es con el comentario de Agueda Hernandez y la invitación a la conversación de  Norma Villella que inicio un camino de trabajo para pensar la clínica actual. La siguiente mesa estuvo a cargo de colegas de Wilde y Florencio Varela Inicio Cecilia Carneiro con su viñeta ejemplificadora de la clínica actual y la orientación respecto al caso nombrado "Desaparecidos. El cuerpo, el nombre" Nos enseño Gabriela Canosa: “Ser humano otra vez” un trabajo en relación a una niña y Zulema Buendía: “Un joven autodidacta” acerca de una psicosis y los comentarios de Olga Molina fueron animados por Daniel Aksman. En la mesa posterior   es Nora Gonzalez que nos ilustro con el recorte clínico de un niño estragado por la relación con su madre. Y con  la participación de colegas de San Miguel y Monte grande: Marcela Poggio: ¡Miren un títere que camina! y María Correa: “Problemas de conducta” coordina la mesa Silvia García y los comentarios estuvieron a cargo de Nora Piotte En la última mesa con colegas que realizan su practica en Monte grande y Avellaneda con comentarios de Stella Palma y anima la conversación Irene Mazzello.   Gabriela Lopez: “Un padre” e Ida Casanova: "El sujeto alojado en el dispositivo analítico para transitar entre el secreto familiar y el saber". Contamos en el cierre con la presencia del secretario de Cultura, Sr. Hugo Caruso a quien agradecemos ya que facilita el desarrollo del ciclo de intercambio con la ciudad. I. Casanova, M. Betran Roman, G. Sekula, R. Bosco, A. Denza, F. Montenegro, D. García Remohi

Más información en la página de la web: www.iom-conurbanosur.com.ar



Delegación Escobar

El pasado jueves 15 de Octubre se realizó el último encuentro del ciclo de conferencias 2009 del IOM delegación Escobar, el cual tuvo lugar en la sede Campus de la Universidad del Salvador. En esta oportunidad contamos con la presencia del Dr. Rafael Skiadaressis, la Lic. Ines Szpunt y el Dr. Roberto Ileyassoff, nuestro interlocutor, quien estuvo a cargo del cierre. El Dr. Skiadaressis desarrolló su clase titulada ¨La práctica  psicoanalítica en el ámbito de las  instituciones de salud mental¨ presentando un recorrido histórico ubicando los siguientes puntos: La intersección entre el psicoanálisis y la psiquiatría en la salud mental y la salud mental como discurso del amo. En relación a esto situó que el psicoanálisis tiene una visión microscópica, mientras que en la psiquiatría la visión es macroscópica. Además mencionó el DSM 4 que con su clasificación de trastornos mentales, tiene una visión ateórica. Según su exposición la visión desde el psicoanálisis mantendrá la postura de “desconfianza del sabio”, dará un lugar al Sujeto en el otro y apuntará a reconocer su subjetividad, alojarlo. Luego escuchamos a la Lic. Inés Szpunt quien se refirió a ¨ El lugar del psicoanálisis en la sociedad actual.¨ quien comenzó su clase tomando a un pensador del mayo francés llamado Guy Debord discípulo de Henri Le Febvre de la escuela situacionista para caracterizar la época. Debord, en su libro denominado La sociedad del espectáculo, anticipa lo que se estaba gestando y sucediendo con el sujeto y los medios de comunicación audiovisuales en la postmodernidad globalizada. Se referirá al espectáculo como una relación social, entre personas mediatizadas por imágenes. Dirá que constituye el modelo actual de la vida social dominante.¨ La realidad surge del espectáculo y el espectáculo es real. Esta alineación reciproca es la esencia y el sostén de la sociedad de la época.¨Describirá que a diferencia de la modernidad donde lo que circulaba era la mercancía, hoy lo que vende es la imagen, es el vacío encubierto por el ideal velando lo que solo es apariencia. Se desprende de esto que el espectador es un individuo que funciona cautivado por la imagen, a priorizado el tener al ser, poseer objetos intercambiables cuyo brillo lo enceguece. La sociedad del espectáculo, la que todo da a ver, cuanto mas muestra, más fascina y a su vez inmoviliza e inhibe la capacidad de actuar. Quien nos habla ubicará tomando a Sinatra, en ese ¨nada acontece ¨ el sujeto espectador hipnotizado, una modalidad de goce autoeróticos, como efecto del voyeurismo paralizante. Este autoerotismo desemboca en las dificultades de hacer lazo con el otro, es lo que marca como efecto del espectáculo, la característica de la época. Dirá que Debord proponía como salida el arte y planteará como interrogante: ¿Qué podemos proponer desde el psicoanálisis para despertar a este sujeto adormecido por la imagen? En respuesta e esto situará al psicoanálisis en la vereda opuesta del discurso de la sociedad del espectáculo, debido a que propone la palabra como mediación, en un cuerpo a cuerpo. Cada sesión con un psicoanalista implica una contingencia, es decir un azar, afirma que lo vivo vale la pena de se dicho, en un cuerpo a cuerpo, en un tiempo propio. Un trozo de poesía que el sujeto da a su existencia, o sea es un paréntesis un trozo de tiempo sustraído a la locura del reloj del sujeto contemporáneo. Esto produce despreocuparse de la búsqueda común y encontrarse en su deseo y su goce, el de su singularidad, que rompe con la violencia que es el efecto en el sujeto de la especularización de la imagen. O sea hay despertares particulares y para eso esta el analista para escucharlos y ver de qué forma nueva se disfraza el inconciente. Hacia el final de las conferencias el Dr. Roberto Ileyassoff concluyó: ¨…la oposición entre psicología individual y psicología social o colectiva, que a primera vista puede parecernos muy profunda, pierde gran parte de su significación en cuanto la sometemos a un más detenido examen. La psicología individual se concreta, ciertamente, al hombre aislado e investiga los caminos por los que el mismo intenta alcanzar la satisfacción de sus instintos, pero sólo muy pocas veces y bajo determinadas condiciones excepcionales, le es dado prescindir de las relaciones del individuo con sus semejantes. En la vida anímica individual, aparece integrado siempre, efectivamente, «el otro», como modelo, objeto, auxiliar o adversario, y de este modo, la psicología individual es al mismo tiempo y desde un principio, psicología social, en un sentido amplio, pero plenamente justificado. Esta cita de Freud, en su texto "Psicología de las masas y análisis del yo ", sirvió  de apoyo para presentar la problemática del otro en Freud a través de sus  Escritos Sociales. Se eligió denominar  de este modo a "Tótem y Tabú", a "El malestar en la cultura "  y a "El porvenir de una ilusión”. El Dr. Ileyassoff relacionó esta problemática con las de las otras ponencias acerca de la práctica psicoanalítica en el ámbito de las instituciones de la salud mental y acerca del lugar del psicoanálisis en la sociedad actual, dando por finalizado el encuentro.

Delegación San Miguel





Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos