Happening



Descargar 87.5 Kb.
Fecha de conversión05.02.2018
Tamaño87.5 Kb.
Vistas101
Descargas0

HAPPENING

B
oletín del Instituto Oscar Masotta

Nº14 Jueves 6 de diciembre de 2001

Directores de la publicación: Samuel Basz, Jorge Chamorro, Germán García y Stella Palma

Responsable de la publicación el Comité de Iniciativa del IOM (S.Basz, J.Chamorro, G.García, J.C.Indart, R.Mazzuca y M.Torres)




Editorial


Stella Palma
Work in progress

Llegamos al final del primer año del Seminario Clínico. Ocho Centros de Investigación y Docencia, doce Delegaciones, setenta docentes, más los responsables locales y en total más de mil alumnos.

Los CID se han consolidado, la mayoría de ellos tienen ya una publicación regular. Algunos como el CID-Pergamino-Junín han realizado una jornada de cierre, en la ciudad de Pergamino, con un enorme éxito y una excelente organización de la comisión local.

Las Delegaciones se han ido estructurando cada vez más, e incluso ya hay dos de ellas que pidieron transformarse en CID a partir del año próximo. También surgieron nuevas ciudades con propuestas de empezar a armar una Delegación.

Este panorama tan altamente promisorio se despliega en nuestro laborioso “país del psicoanálisis” a pesar de que nuestra realidad, evidentemente, no esté en su mejor momento.

Tomando las palabras que J.A.Miller dirige a la opinión ilustrada en su carta La ternura de los terroristas, podemos decir que “la paradoja lacaniana expresa la esencia misma del freudismo en su salubridad“.

Les agradezco las colaboraciones enviadas para este boletín y les hago un expreso pedido: por favor tomen la palabra y utilicen el espacio Ida y Vuelta para ello.

Auguramos un excelente segundo año para el Seminario Clínico y una sostenida expansión del IOM

sustentada en el trabajo de todo el conjunto. Muchas gracias y hasta el año próximo.


Noticias

CID-Corrientes-Chaco

Sexta Clase: La clínica del sujeto

Docentes: Luis Polo y Dora Schmitman
El día viernes 28 de Septiembre, en la ciudad de Corrientes, y el sábado 29 en Resistencia, tuvo lugar la 6ª Clase del Seminario Clínico del IOM. El tema desarrollado fue “La clínica del sujeto en psicoanálisis” y lo abordaron Dora Schmitman y Luis Polo, miembros del CID Corrientes-Chaco.

El viernes, en el Instituto Josefina Contte, Dora Schmitman tomó el texto Introducción al método psicoanalítico, de Jacques-Alain Miller comentando las menciones del concepto de sujeto en dicho texto.

Luis Polo partió de la división de la obra de Lacan, que realiza Jacques-Alain Miller, de una primer etapa del sujeto con relación a la palabra y, una segunda, del sujeto con relación al lenguaje. Hizo un recorrido desde el algoritmo de Saussure hasta el desarrollo del par S1-S2 por parte de Lacan y el sujeto del significante.



El sábado, en Casa del Médico, Dora Schmitman hizo un recorrido del desarrollo del concepto de sujeto, a partir del libro de Bertrand Ogilvie La formación del concepto de sujeto en Lacan, destacando la articulación con la filosofía que realizara Jacques Lacan.

Luis Polo desarrolló la diferencia entre una clínica orientada a los hechos y una clínica del derecho, la cuestión en la cura del dicho y del decir, como modo de localización del sujeto del enunciado y de la enunciación. Concluyendo con un desarrollo de las modalizaciones del dicho desde el texto Introducción al método psicoanalítico.  

Séptima clase: La lógica del significante

Docente: Jorge Chamorro




Jorge Chamorro hizo un desarrollo del concepto del significante especificando su peso en la teoría y en la clínica de la orientación lacaniana.


El viernes 26 de Octubre, en el Instituto Josefina Contte de Corrientes, abordó la diferencia entre palabra y significante, entre Yo y Sujeto como así también la diferencia entre voluntad de decir y la emergencia del sujeto. Luego continuó con la entrada en análisis, dialéctica entre el Sujeto y el Otro, el significante y el deseo y la pregunta de ¿cómo reconocer el deseo de un sujeto?

Continuó con la regla de la asociación libre y la división del sujeto, finalizando con la diferencia entre síntoma y síntoma analítico.

El sábado 27, en Casa del Médico de la ciudad de Resistencia, abordó la cuestión de la demanda, la transferencia y la neurosis de transferencia. Dicho y decir en la neurosis y en la psicosis. El concepto de efecto sujeto. Interpretación en la neurosis y construcción en la psicosis.

Sujeto del goce. Enunciado y enunciación. Transferencia, el lugar del Otro, la idealización del amor.

Las entrevistas preliminares.

Luis Polo

CID-Salta

Reseña del 7º Encuentro del Seminario Clínico, los días 2 y 3 de Noviembre. 

El deseo y su interpretación. Introducción práctica al inconsciente. Demanda y deseo. El histérico y el obsesivo con relación al dicho.

- Ricardo Nepomiachi, plantea como punto de partida la pregunta de qué es la neurosis para Freud, aclarando que la misma no es una invención del psicoanálisis, sino una categoría psiquiátrica. ¿Cuál es la novedad desde Freud? que cambia el registro desde donde construye sus categorías clínicas: la psiquiatría es la clínica de la observación, Freud se funda en los dichos del paciente, allí se encuentra el sentido de los sueños, y este modelo lo aplica al tratamiento de los síntomas, reintegra algo insensato a un discurso. Establece una causalidad de la neurosis que la objetividad de la psiquiatría no había logrado, causalidad integrada por las relaciones del sujeto y el Otro, por un conflicto entre el yo y una idea incompatible que encuentra en el desarrollo de la asociación libre, idea que implica una representación sexual y defensa del yo que implica una repulsa de esa representación sexual. Así llega hasta la teoría del trauma en Freud para plantear que lo traumático es el momento de irrupción del lenguaje, la presencia del Otro, del deseo y el goce del Otro.

Plantea, a partir de esto, la clínica del fantasma, para lo cual retoma lo trabajado en su clase anterior, sobre el grafo del deseo, destaca que el problema se plantea en el deseo del Otro, ante la pregunta fundamental ¿qué quiere de mi?: el enigma. Frente a este silencio estructural, el desamparo, la única respuesta es la huída, equivalente a la respuesta etológica del animal ante el peligro. La angustia, para Freud es una señal del Yo, no es una respuesta. El Otro es un enigma y el Ideal no alcanza a responder. La única salida es por la vía de las identificaciones; vía de la alienación, es decir, encontrarse en el campo del Otro y desaparecer del lado del ser.

La angustia introduce una nueva relación, porque permite enfrentar el deseo del Otro, implica un tiempo de espera, no hay una huída, puede afrontar el peligro. El desamparo y la angustia son modos radicales de responder al deseo del Otro. El fantasma está del lado de la respuesta, para no quedar ni en el desamparo ni en la angustia. El sujeto pone algo del lado de su ser, algo de sí mismo es puesto en juego para responder al deseo del Otro (en este punto recomienda la lectura del Fort Da en Freud y en del Seminario XI de Lacan).

El fantasma asegura las modalidades clínicas de Histeria y Obsesión es una respuesta terapéutica a la confrontación con el deseo del Otro, es un remedio. Se distinguen por la acentuación de modalidades diferentes en su estrategia. La Histeria está del lado del objeto a, la neurosis obsesiva del lado del sujeto. La histeria es la lengua fundamental de la neurosis y la obsesión es un dialecto, es como decir que el sujeto es el fundamento de la neurosis.

La histeria, que busca siempre insatisfacer el deseo del Otro; y el dialecto de la obsesión, que busca hacer imposible el deseo del Otro. La histeria sufre en el cuerpo lo que el obsesivo sufre en sus pensamientos, tratando de obturar su división.

- Germán García trabaja a partir de tres textos: La bestia en la guardería de Adam Phillips, Historia de la Histeria de Diane Chauvelot y H2O en Matemas II, de Jacques-Alain Miller.

Del primer texto extrae, según sus palabras, una breve semblanza del Psicoanálisis que hizo el señor Joseph Wortiz, quien fue a ver a Freud sin ningún problema personal urgente más que su curiosidad, pero muy pronto, Freud se volvió un problema para Wortiz, siendo esta una muy buena definición del psicoanalista.

Señalando como conclusión de esta lectura la importancia de sospechar de la claridad, y valorar lo que atrajo nuestra atención, encontrar lo verosímil, siempre ligeramente absurdo y sentir siempre respeto y veneración por las pasiones; esto es más o menos lo que Freud quiso inculcarle a Wortiz.

Recomienda luego la lectura sobre la historia de la histeria, de Chauvelot, quien divide la historia en tres períodos: período greco-romano, de Hipócrates a Galeno (este último llegó a decir que era una cuestión sexual), luego sale del ámbito de la medicina y con el cristianismo se la ubica no como un problema médico sino teológico: la desdicha de la histeria fue una sentencia de San Agustín, que dijo que no se trataba para nada de una enfermedad, sino de una posesión demoníaca. Este es el destino de la histeria hasta que retorna al campo de la medicina, llegando hasta Charcot y su encuentro con Freud.

Hay una cuestión bastante especial en Freud , cuando plantea en el Hombre de las Ratas que la obsesión es un dialecto de la histeria y que la histeria es fácil, lo difícil es el laberinto del obsesivo. Plantea que el obsesivo es un dialecto de la histeria, afirmación bastante llamativa si se tiene en cuenta que en el Hombre de los Lobos, hace una separación entre neurosis y psicosis, diciendo que la histeria tiene alguna relación con la esquizofrenia (mecanismo común del cuerpo y la disociación) y la obsesión con la paranoia (mecanismo común del desplazamiento). Entendemos que le parezca más difícil la obsesión porque siempre está fuera de lugar, siempre desplazada, etc., cuando escribe el hombre de los lobos tiene una crisis del modelo teórico.

Con Lacan las cosas se simplifican en un sentido y se complican en otro. Se simplifican porque al convertir a la histeria en uno de los cuatro discursos hace de ella un fenómeno estructural. Entonces la idea de que la obsesión es un dialecto de la histeria se entiende mejor. El problema en la dirección de la cura de la obsesión es que el obsesivo, puede hablar sin problemas de lo que piensa, pero no pasa nada con eso, no es alguien que se asuste de lo que piensa. Freud dice que el modo de defensa que se da en la obsesión es la separación del afecto y la representación y establece falsos enlaces. Lo que es complicado de la obsesión es que se dirige a sí misma. Se podría escribir de esta manera:

- Histeria: (Analizante – Analista)  En la histeria el analizante se dirige al analista. 

- Obsesión: (Analizante – Analista) En la obsesión el analizante se dirige a su propio pensamiento, y el otro queda anulado. Es decir que la relación al analista está sustituida por el propio pensamiento como acompañante del obsesivo. Por eso el primer paso en el análisis es histerizar al obsesivo.

Cuando Miller hace este juego con histeria y obsesión y las coloca en la fórmula del agua (H2O), quiere decir que no es separable una de otra. Lacan tenía un problema diferente al de Freud, para éste el supuesto del inconsciente está hecho para crear una continuidad entre el cerebro y la vida anímica. No tenía una preocupación por los fundamentos, era hipotético deductivo. El programa de Lacan es lingüístico matemático, la manera de salir del dualismo es operar con el lenguaje como fuerza material. Programa que sigue desde un modelo cibernético. La crisis del modelo: separar Neurosis, Psicosis y Perversión, que en Freud aparece en el Hombre de los Lobos, vuelve a aparecer con toda su complejidad en el libro Los inclasificables en la clínica, de Miller.

Para Freud, ante las dos tendencias contrapuestas, el obsesivo trata de encontrar nexos lógicos y los despoja de la carga afectiva (Lacan dice goce de sentido), la sutura es el modo de la represión, que se conoce como su religión privada. Mientras que en la histeria opera la represión por amnesia, repugnancia, que recae sobre uno de los dos términos, conocida como su teatro privado. El precio de la sutura en la obsesión se presenta como voz (no la psicótica), el desconcierto y la duda.

La versión de alienación en la neurosis obsesiva sería “la bolsa” y “la vida”, administra su haber ya muerto.

Alberto Valentinuzzi – Mónica Tosello 


Delegación Comodoro Rivadavia
Los días 23 y 24 de noviembre, se llevó a cabo el séptimo encuentro del Seminario de Introducción al Psicoanálisis. En la oportunidad contamos con la presencia de Guillermo Belaga quién abordó la relación entre el psicoanálisis puro, aplicado y la psicoterapia.

Para ello tomó como referencia el grafo del deseo donde situó la operación de la psicoterapia en el piso inferior del mismo, en la relación del yo con el semejante y su regulación por el sentido al otro. Esta operación consistiría en una estabilización de las identificaciones convirtiéndose el terapeuta en un garante precario de las mismas. Para ello se apoyaría en alguno de los muchos mitos que provee a tal fin la cultura. Belaga no puso en cuestión la eficacia de esta operación ni tampoco su utilidad social. Diferenció si, claramente, la operación del psicoanálisis como la que permitiría pasar al piso superior del grafo, siendo la llave el deseo del psicoanalista. Este paso permitiría situar aquello de la economía libidinal que, repetición mediante, es lo que torna precaria la operación de la psicoterapia. También posicionar al psicoanálisis como una clínica de lo real.

El síntoma fue situado por Belaga en su doble referencia a la verdad, como consecuencia de la estructura lógica de la que resulta, pero también por aquello que escapa a esta regulación y por ello insiste. Se produce entonces un movimiento que desde este punto de sin-sentido reclama una interpretación, poniendo en acción el circuito del mensaje, para, en un segundo tiempo, mostrar aquello que es refractario a toda puesta en sentido.

La cura transcurriría entonces por todas las alternativas de este circuito, comenzando por la sumisión de la imagen a la palabra que la modera y apacigua, siguiendo por todas las formaciones en las que se pone en juego el Otro, para finalmente darse con aquello que resistente a toda reducción, mostrando el anclaje pulsional del aparato.

El fin de análisis también puede entonces determinarse por esta doble vertiente. En una primera formulación como aquello que se conoce por atravesamiento del fantasma. Y que no es otra cosa que el encuentro repetido con las producciones discursivas que mediatizaron el encuentro con ese goce enigmático. La otra formulación del fin de análisis, es la que se caracteriza por la constatación de un real que se halla fuera de sentido, refractario a la interpretación, resto último del trabajo del psicoanálisis. Allí se plantea un saber hacer con eso irreductible del el síntoma, y que Lacan aislara con el nombre de objeto a.

Esta conclusión permitió a Belaga comentar su experiencia en el dispositivo del pase. La descripción de las diferentes condensaciones y transformaciones por las que atraviesa el relato permitieron formarse una idea de su eficacia y su producto. Allí donde se renueva la pregunta básica de cómo modificar la pulsión a partir de lo simbólico. También permitió situar la función del desecho en la labor del analista.

La última parte de la clase de Belaga fue dedicada a la relación del psicoanálisis con la ciencia, en tanto en esta se trata de un saber sobre lo real, pero que excluye al sujeto. La posición opuesta sería el humanismo como la promoción de la docta ignorancia, entre ambos el psicoanálisis como un saber sobre lo real pero fundado en el sujeto, su vehículo sería el deseo de saber como fundamento del deseo del analista.

La intervención de los asistentes permitió correlacionar la oposición de psicoanálsis puro y aplicado con diferentes situaciones de la práctica.

José Luis Tuñón y Mario Korman
Ida y Vuelta
Esta sección intenta abrir un verdadero intercambio, esperamos la vuelta.
A todos los que viajen a Buenos Aires en ocasión de las jornadas anuales de la EOL les pedimos que se pongan en contacto con la secretaria del IOM para poder organizar una pequeña reunión y tener un contacto más directo y una información más precisa de lo que acontece en las distintas ciudades.

Stella Palma



El psicoanálisis y las ciudades

HOY: San Juan

San Juan cuenta con una sola facultad de psicología perteneciente a la Universidad Católica de Cuyo que históricamente ha rechazado el psicoanálisis y forma a los psicólogos con una tendencia

claramente dirigida hacia las terapias sistémicas, logoterapias y guestálticas. Ese, posiblemente es el motivo por el cual, a pesar de los numerosos psicólogos que hay en San Juan, tienden a las psicoterapias breves y consecuentemente tienen una gran resistencia tanto al psicoanálisis como a la formación sistemática y continua que nuestra disciplina exige.

Hace ya veintitrés años surgió la Asociación Sanjuanina de Estudios Psicoanalíticos (A.S.E.P.), primera institución dedicada al estudio del psicoanálisis, que, por su referencia fundacional a la

A.P.A. dejó una marca de eclectisismo importante en los psicoanalistas sanjuaninos.

Es en esa institución que se dio comienzo a la relectura de los textos freudianos propuesta por Lacan a partir de 1984, oferta de enseñanza que ha sabido mantener el interés desde entonces.

En el año 1993 se fundó Espacio Lacaniano donde se dictaron hasta el presente seminarios y conferencias sostenidos por analistas que al fundarse la Escuela pertenecen a la EOL.

Cabe aclarar que en el año 1995 es disuelto A.S.E.P. y los “lacanianos” en San Juan, al menos al día de hoy, no estamos divididos en grupos diferentes ni en relación a otras lineas lacanianas.

A estas particularidades se suman dos condiciones coyunturales:

a) Se están llevando a cabo gestiones entre el Colegio de Psicólogos de San Juan y la Universidad del Aconcagua de la provincia de Mendoza para llevar adelante en San Juan la maestría en Psicoanálisis que se dicta en la vecina provincia, contando con los magíster sanjuaninos que ya la han aprobado como coordinadores y con el staff de profesores de otras universidades nacionales que no pertenecen en su mayoría a la EOL.

b) La certificación dada por una universidad por el puntaje que aporta a los currículum personales, constituye una atrayente oferta, sobre todo en un medio en el que se requiere (por la fuerte competencia) una inserción institucional.

Será entonces muy auspicioso el inicio del seminario clínico del IOM para brindar una formación sistematizada.

Norma B. Fernández - Norma E. Aubone
Lecturas sugeridas


Sobre un tipo particular de elección de objeto en el hombre (Contribución a la psicología del amor, I)

(1910) Obras completas Sigmund Freud Tomo XI Amorrortu Editores.


Sobre la más generalizada degradación de la vida amorosa (Contribución a la psicología del amor, II) (1912) Obras completas Sigmund Freud Tomo XI Amorrortu Editores.
El tabú de la virginidad (Contribución a la psicología del amor, III) (1918) Obras completas Sigmund Freud Tomo XI Amorrortu Editores.

Intervención sobre la transferencia. Escritos I Jacques Lacan Siglo veintiuno editores.


Nota: Toda la información deberá ser enviada a stpalma@yahoo.com con copia a iom@eol.org.ar Incluso las que son para La Carta de la Escuela y la EOL Postal.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos