Hacia edimburgo 2010


La misión como evangelización en la Iglesia Católica



Descargar 224.68 Kb.
Página3/16
Fecha de conversión25.05.2018
Tamaño224.68 Kb.
Vistas376
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16



  1. La misión como evangelización en la Iglesia Católica

Fueron muchos años de reflexión teológica misional los que han dado como resultado, clarificar, que la misión y en ello el anuncio de la Iglesia Católica tiene como fundamento69 la comunión y participación de la Verdad, el amor y la vida de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. «En resumen, la fuente de la misión es el amor del Padre. Es Jesús, el enviado del Padre, ungido por el Espíritu (Jn 10,36), en su encarnación pascual. Son los apóstoles, base del nuevo pueblo de Dios comunidad Católica, pentecostal, sacramento de salvación»70.
El mismo Cristo es la fuente del ministerio en la iglesia. El la ha instituido, le ha dado autoridad y misión, orientación y finalidad71. En la Carta encíclica Redemptoris missio se hace presente con claridad el derecho-deber de evangelizar de todos los fieles (ver, RMi 39a, 86 y 48).



  1. La misión como evangelismo en las iglesias pentecostales

La situación misionera del tiempo presente se entiende, comprendiendo la situación misionera del movimiento pentecostal, con referencia especial al pentecostalismo clásico, marcado por el don de lenguas como prueba de que la persona convertida ha recibido una bendición especial del Espíritu Santo72.

J. Míguez Bonino citando a W. Hollenweger, asume con mayor claridad una interpretación «pluralista» del hecho pentecostal en cuanto a su teología y sentido de misión, y deja sin duda lo que D. Dayton ha llamado el «modelo cuadruple», el cual representa la tradición común del pentecostalismo73. Es así que se hace vigente el mandato misionero, desde cuatro temas centrados en la persona de Jesús, desde una experiencia personal con él, como: Cristo Salvador, Bautizador en el Espíritu Santo, Sanador, y como Rey que viene74. Confesión hecha y transmitida a viva voz, en las calles, plazas y en general aprovechando toda ocasión75.

El planteamiento para la misión o anuncio, va en la línea de presentar a Jesús como el modelo para todo creyente (Jn 17,18), él estaba en el mundo pero no era del mundo (Jn 17,16). Así también los creyentes son enviados al mundo a una misión encomendada por el Hijo: para dar a conocer al Padre. De aquí se desprende que el primer gran misionero es Dios, que envió a su Hijo con una misión76.
5. Aspectos importantes del talante pentecostal en América Latina.
El pentecostalismo nace en América Latina77; aunque se habla de una explosión pentecostal que se dio simultáneamente en varios continentes, no sólo en Estados Unidos de Norte América. W. J. Seymour (1870-1922), hijo de antiguos esclavos de Lousiana, según la opinión más aceptada entre los historiadores debe ser considerado como el fundador del pentecostalismo norteamericano. Para otros el pionero de este movimiento es C. F. Parham (1873-1929)78. Sucesivamente el crecimiento de las iglesias pentecostales en América Latina es uno de los aspectos más significativos del avance evangélico en general79.

El sentido de misión pentecostal en América Latina es particularmente notable entre las iglesias que están creciendo80. Sin excepción, creen que su mensaje es exactamente lo que necesitan los hombres. Christus Victor [Cristo victorioso] es el salvador que ellos presentan. Conscientes de la presencia del Señor y firmemente convencidos de la verdad de su mensaje, están listos para llevarlo a cualquier parte y por todas partes.

Importante tener en cuenta que es recién en la década de 1920, muchas iglesias pentecostales intentan implantarse en Bolivia. Las primeras iglesias pentecostales son la Misión Sueca Libre (llegada de Suecia en 1920), la Iglesia del Evangelio Cuadrangular (EE UU, 1929), la Iglesia Evangélica Pentecostal (Chile, 1983) y las Asambleas de Dios de Bolivia (EE UU, 1946), que son las principales responsables de la expansión pentecostal en el país. A partir de los años cincuenta ingresan una multitud de iglesias provenientes de Estados Unidos, de varios países de Europa y de América Latina81.


  1. Fuerzas vivas de la misión católica y pentecostal en la ciudad de Cochabamba

La urgencia de la investigación apunta precisamente a ello: conocer, valorar y proyectar a base de la fuerza misional cristiana católica y pentecostal, presentes en Cochabamba. Es sabido que la presencia de anuncio cristiano, no se agotan en las denominaciones cristianas pentecostales y católica, sino que estas hacen parte [importante] de un gran abanico de otras entidades cristianas82.

Son muchas las razones por las cuales Cochabamba se ha visto favorecida y enriquecida de grandes emprendimientos, de amplias intuiciones, de constantes reflexiones que han llevado al anuncio cristiano y consecuentemente a la misionología a cobrar nuevos matices, nuevos rumbos83. La situación geográfica «corazón» no sólo de Bolivia sino de Sudamérica, éste ha sabido latir acorde a los nuevos momentos que se propician para la misión. En sus tierras han surgido grandes personajes, encuentros nacionales, internacionales y mundiales, sobre la reflexión misionológica, instancias que hoy por hoy continúan siendo de gran valor para el quehacer misional cristiano.

El modelo de iglesia que estas denominaciones presentan y se proponen llevar adelante, nos dan el fundamento para los procedimientos propiamente de evangelización o evangelismo que estas llevan, conjuntamente con las respectivas entidades de apoyo y formación misionera, las actividades y emprendimientos de los grupos de cada una de las iglesias.

  1. Procedimientos misioneros de la Iglesia Católica en Cochabamba

Al hablar de Iglesia Católica me refiero concretamente a las comunidades parroquiales de nuestro estudio84.

Dentro de la modalidad de comprensión e interpretación de la Iglesia Católica, ésta se ve representada toda ella, en cada iglesia local, y cada comunidad parroquial que forma parte de la Iglesia Católica local representa a su vez a toda la iglesia local85. La centralidad de los cristianos católicos está en el Credo o fe apostólica y la celebración de los sacramentos, los preceptos, mandamientos, y las oraciones encabezadas por el Padre Nuestro y devociones y rezos hacia la virgen María y a los santos.
Centrarnos en los siguientes puntos:

  1. Comunidad cristiana


La comunidad cristiana católica en Cochabamba se articula desde la cabeza institucional del Arzobispado con vínculos doctrinales y legales que comportan cierta uniformidad a las comunidades parroquiales, con el afán de ser comunidad de comunidades. Una asamblea de devotos y creyentes, entusiasta en ocasiones específicas, ya sea para la fiesta de algún santo patrón, la recepción de sacramentos, o los aniversarios parroquiales. Sin grandes preocupaciones de reunir a mucha gente.

Son pocos los fieles que tienen la suerte o dedicación de pertenecer a un grupo o movimiento activo de la parroquia, de sentirse parte de la iglesia local, de relaciones cara a cara, de ser nutridos con la palabra de Dios, de sentirse responsables de su inserción en el mundo y los problemas sociales que hay en él. El celo evangelizador no se percibe y la transmisión de la fe de padres a hijos está casi abandonada o dejada a los catequistas y profesores de religión.

Comunidades parroquiales que reúnen un pluralismo católico marcado con tendencias débiles a matizarse. Entre ellos, los católicos populares cuya experiencia religiosa es la devoción a los santos [petición, retribución, milagro, bendición, castigo, promesa, peregrinación y fiesta].

Católicos sincréticos, su experiencia religiosa es, junto a la devoción a los santos, la práctica de ciertos ritos de origen prehispánico [sahumerios, k’oas, cultos a la Pachamama]; Comunidades Eclesiales de Base que se parecen a un grupo parroquial más, pero que no responden a su original intuición y finalidad.

Movimientos laicales evolucionados como los carismáticos y los nuevos movimientos eclesiales, que enfatizan la acción y unción del Espíritu Santo [los primeros] y el dinamismo apostólico y su fidelidad a la jerarquía [los últimos].

El avance en el quehacer teológico es muy desarrollado, ya que la teología católica a partir de su gran bagaje histórico, tiene día a día mayores emprendimientos e intuiciones, eso sí, no accesible a las bases que representan las grandes mayorías católicas. Las reflexiones teológicas muy escasamente se van elaborando desde nuestro contexto, desde nuestras realidades concretas y más resuenan obras y emprendimientos de estudiosos y entidades de afuera, ya sea a través de los libros o en el mayor de los casos de documentos oficiales.

Si bien en sus documentos y directrices oficiales es central la Sagrada Escritura, en la práctica cotidiana es más acentuada la religiosidad popular apegada a la recepción de sacramentos y la veneración de los santos de su confianza y con mayor predilección el culto mariano.

La feligresía va buscando la facilidad de la recepción de los sacramentos y las esporádicas confesiones y dirección espiritual, sin importarle mucho la pertenencia o no a su comunidad parroquial. La prédica dominical de parte de los celebrantes de la Eucaristía tiene diversas tonalidades, casi siempre con el trasfondo casuístico y alejado de la aplicación personal testimonial. Es así que los fieles procuran asistir a las misas con determinados celebrantes a la espera de un buen sermón que les haga remover la conciencia y práctica cristiana, de acuerdo a su talante particular de fe.

Es cada vez más normal el hecho de que una pequeña parte de los creyentes muestre entrega y dedicación verdadera y la gran mayoría casi totalmente despreocupada y ajena a las actividades y emprendimientos de la parroquia. Ello da lugar a que los fieles católicos no vean con grandes expectativas a su comunidad parroquial y se detengan en contemplar con ahínco las falencias de ésta.

La orientación social y política y la mediación dentro de los grandes conflictos de la sociedad, son puntos tomados muy en cuenta de manera preeminente desde sus autoridades. Probablemente a costa de hacer destacable la labor social se está descuidando la fuerza y empuje propiamente en la mayor empresa cristiana, la formación de los fieles y los emprendimientos en la labor misional.

En la conciencia de los curas párrocos está la autodefinición de las parroquias como tradicionales y conservadoras, orientadas por la Conferencia del Episcopado Boliviano, en ciertos aspectos de manera especial en lo social, debido a la situación de crisis que atraviesa el país; con poco tiempo y personal adecuado, para ir más allá de esta realidad que cada vez, hablando parroquialmente, se enfatizan los matices de estar en un cristianismo católico de sobrevivencia y no tanto así de expansión o por lo menos de transmisión.

Resaltar puntos importantes:



  • Los numerosos emprendimientos y reflexiones por el cambio de la estructura clerical católica, han dado como resultado tener claro que el párroco no lo es todo en la comunidad parroquial, y que ésta la conforman y la llevan adelante todos; a pesar de ello, en la práctica consciente o inconscientemente tanto fieles como sacerdotes siguen propiciando este rol, en gran parte debido al poco compromiso de los fieles y por la mayor comodidad que esta modalidad confiere.

  • Es muy escaso el fiel que se siente parte de la comunidad parroquial a la cual pertenece. Los sacramentos iníciales que apuntan a la formación de un buen cristiano, no están logrando su cometido, pues éstos no marcan la vida y el encuentro personal con Cristo y más se realizan como formalidades sociales a las que hay que soportar y asistir.

  • Las celebraciones litúrgicas no guardan en su desarrollo sorpresas ni «entretenimiento» y los participantes en ellas muy difícilmente sintonizan con la celebración, pues el fiel, es asistente pasivo y con pocas posibilidades de hacer presente espontáneamente su fe, sentir y oración, por ello, a la par con la poca instrucción religiosa recibida, está la insuficiente motivación y la escasa participación activa en las celebraciones y culto.



  1. Compromiso con la Buena Nueva


No sobresale ninguna modalidad de anuncio en particular, sino más bien una gran y destacable cantidad de obras y mediaciones sociales que prefieren ser llamada «signos visibles del amor de Dios» antes que instrumentos de evangelización.

Se apuntan dentro del compromiso con la misión, la asidua celebración de la Eucaristía, con algunos signos y lemas dentro de ella, que empujan a la misión en ocasiones especiales y no con la constancia que debiera tener, pues ésta, se la escritura como la «fuente y el culmen» de la misión cristiana católica. La prédica de los sacerdotes, la catequesis preparatoria a los sacramentos, la formación que reciben los diferentes grupos parroquiales, siguen siendo considerados medios sobresalientes de comunicar y evangelizar en la fe católica.

Espacios privilegiados de evangelización son las confesiones y la guía espiritual que requieren los fieles, pues son momentos en los que verdaderamente el fiel se reencuentra consigo mismo y consecuentemente con el Señor Jesús.

Emprendimientos de animación y formación misionera se realizan de parte de las oficinas del Arzobispado, como es el caso de la Escuela de Agentes de Pastoral y la Oficina de Misiones y Ecumenismo, y actualmente el Concejo de Misión, sin mayores repercusiones pues no consiguen alcanzar el mínimo de la interminable necesidad de esta acción.

Los materiales impresos se hacen presente de acuerdo a alguna actividad misional que se vaya a realizar, en estos la gran mayoría de los fieles poco o nada tienen que ver.

Los medios lúdicos de expresión corporal y la música no están siendo muy utilizados, salvo el caso de alguna que otra actividad fuerte que se realiza, como son los peregrinaciones hacia el Cristo de la Concordia para Cristo Rey u otras festividades en la Plaza 14 de Septiembre, tratando de marcar conciencia y pertenencia cristiana católica alrededor del Obispo y sus sacerdotes. Una pastoral evangelizadora de momentos fuertes.

La diversidad de entidades que posibilitan la orientación y formación misionera tanto en el campo académico como en el práctico es muy amplia y nos atreveríamos a decir que completo, con mucha experiencia y capacidad en sus entidades como en su personal dirigente86. Estas proporcionan un gran respaldo y esperanza, pero con deficiencia a la hora de aunar fuerzas con el Arzobispado y los emprendimientos dentro de las parroquias. A pesar de contar con tanto empuje y vitalidad misionera sobre todo en el campo académico, se siente y se manifiesta que la gran empresa misional queda insuficiente y que el número de misioneros titulados y operantes es pobre en relación al potencial que se está generando y forjando en y desde Cochabamba Bolivia.

Puntos importantes que se deben resaltar:



  • La línea misional que se lleva está muy bien afianzada y reflexionada desde el Vaticano II y las diferentes Conferencias Episcopales y demás congresos misioneros que se han realizado inclusive en Cochabamba, pero que no logran cambios sustanciales en el compromiso misionero de la mayoría de los fieles.

  • Con claridad se conoce los problemas y dificultades en el campo misionero, esto mueve, impulsa y procura cambios a través de la elaboración de proyectos y estrategias, pero, llegado el momento de la puesta en práctica se hace poco o casi nada al respecto.

  • Hay conciencia de la urgencia y necesidad del carácter misionero de parte de los creyentes practicantes, pero se sienten poco creíbles e incapaces para anunciar, puede más la vergüenza y la comodidad que la convicción de sus compromisos sacramentales.

  • Los párrocos son conocedores de los documentos oficiales y llevan adelante una pastoral catequética bien organizada y con grupos apostólicos que pasan mayor tiempo en reuniones que en el apostolado propiamente. En teoría [y muy buena teoría] es una iglesia evangelizadora y misionera pero en la práctica funciona más el mantenimiento de disposiciones pastorales, sociales e inmuebles que absorben casi todo su tiempo.



  1. Actualidad y perspectivas


Ya son más de 500 años de presencia cristiana católica en el continente latinoamericano y los frutos de esta se los reconocen, se los valora y se los repudia, dependiendo de la ocasión y de la representatividad. Se habló y se habla aún de una colosal trasplantación de la forma cristiana católica europea y no tanto así de la verdadera esencia de ésta87. A pesar de ello continúa predominando la supremacía numérica católica.

No se percibe la inquietud por una mayor feligresía, pareciera que la que asiste ya es suficiente y compensadora de la atención tradicional que se propicia. Los esfuerzos por inculturar el evangelio han sido enormes pero muy pobres en su avance propiamente de encarnar la cultura con lo cristiano y lo cristiano con la cultura. Al final de cuenta se sigue con la tradición intacta y el pluralismo católico88 deficientemente atendido. Los párrocos son más expertos en redactar una carta a alguna entidad extranjera pidiendo ayuda que elaborando proyectos o modalidades de ministrar y formar a los fieles en su compromiso integral con su comunidad parroquial; en consecuencia, se sigue esperanzado y vinculado en muchas ocasiones, con entidades extranjeras.

La presencia de los grupos neocatecumenales, carismáticos, etc. se presentan como re-despertares de luminosidad espiritual y celo misional89. Estos grupos no siempre gozan del acompañamiento y aprobación de los pastores, pero van cobrando fuerza y estabilidad, perfilándose como una forma presente y futura de pervivencia de comunidad cristiana católica.

Desde la última Conferencia continental de Aparecida90 la iglesia está llamada a repensar profundamente y relanzar con fidelidad y audacia su misión en las nuevas circunstancias latinoamericanas y mundiales. Se trata de confirmar, renovar y revitalizar la novedad del evangelio arraigada en la antigua historia, desde un encuentro personal con Jesucristo. No depende tanto de grandes programas y estructuras, sino de hombres y mujeres nuevos que encarnen dicha tradición y novedad, como discípulos de Jesucristo y misioneros de su Reino. Iglesia en misión permanente en América Latina.



  1. Procedimientos misioneros de las iglesias pentecostales

Al hablar de iglesias pentecostales no nos referimos a todas en su integridad, pues éstas, representan una variedad compleja y heterogénea, por lo tanto nos referimos solamente a las de nuestro estudio91.

En ellas se considera central la actuación del Espíritu Santo y la Sagrada Escritura, como norma de vida y conducta. Los que han sido bautizados están convencidos de haber recibido los dones del Espíritu Santo, que no necesariamente van en el orden de hablar en lenguas, la sanidad o la profecía. Esta unción les otorga una nueva identidad, un nuevo nacimiento en Cristo Jesús y ello les capacita casi automáticamente para ser fieles asiduos y consecuentemente, eficaces y persistentes a la hora de hacer presente su fe en cualquier espacio o situación.

Centrarnos en los siguientes puntos:



  1. Comunidad cristiana


Se distingue que la comunidad cristiana pentecostal en Cochabamba se identifica con una organización de gobierno plural, no unidas por una doctrina sino por una experiencia religiosa pentecostal, pero interpretada y fundamentada de formas muy diversas, en ello el afán de seguir el modelo de las primeras comunidades cristianas, descritas en los Hechos de los Apóstoles. Una asamblea de creyentes en Cristo, muy entusiasta y con mucha exigencia en la excelencia de la adoración a Dios. Siempre con la expectativa de acoger a mucha gente. Sus doctrinas aún continúan siendo no tan complejas, pero esta situación poco a poco va cambiando y se va haciendo cada vez más institucionalizada92.

El avance en el quehacer teológico ha sido poco desarrollado, debido a que no se le ha dado mucho hincapié a la reflexión teológica propiamente, más bien a aspectos que van en orden a lo práctico y utilizable en el contexto apremiante, en el cual el líder o pastor se va a desenvolver y llevar adelante su ministerio. Unida o esto, la desconfianza de que la teología académica o su discusión, socave la autoridad de la Biblia93.

La centralidad y el afianzamiento bíblico es determinante y de vital importancia, pues desde él se desprende básicamente el reconocimiento de la constitución de los ministerios dentro de cada iglesia: pastores, profetas, maestros, evangelistas, apóstoles, obreros y discípulos. Éstos a su vez los reconoce la comunidad orante y practicante, la cual los capacita y los proclama como dones de Dios a la iglesia, sin ninguna clase de restricciones sociales, ni de género94.

La feligresía siente y ve la preocupación de parte de sus pastores y líderes de infundir en ellos un modelo de vida, de acuerdo a la figura de Jesús, plasmada en las Sagradas Escrituras, por ello se encuentran constantemente en una intensa búsqueda de Dios a través de estudios y celebraciones emotivas de los cultos. El hecho de que una parte de los creyentes muestre entrega y dedicación verdadera y otra un tanto despreocupada, también forma parte de la vida de las congregaciones. A pesar de ello, está en los que se congregan la apreciación de una iglesia grande, con grandes expectativas vista desde dentro y también desde afuera.

En ellos es cada vez más apremiante el estar de manera armonizada y predispuesta, a la par, con las necesidades y urgencias de la sociedad en que se vive, y no tanto así cerradas en una manera de vivir, exclusiva, solo internamente. Es por ello que el énfasis espiritual y moral que causaba un tanto el desequilibrio en relación con las obras sociales, va buscando que éstas no queden sólo en manos de grupos de la congregación y pase a formar parte del reconocimiento y emprendimiento de todos los miembros de la iglesia, puesto que lo obra social poco a poco está siendo más practicada95.

La autodefinición de la línea pentecostal que se lleva adelante, es mayormente dentro de la línea carismática, aunque no falta la apreciación de hacer valer que sean los dones del Espíritu Santo que se mueven por donde quieran, de tal forma, estar al margen de cualquier categorización.

Por último resaltar dos puntos determinantes en el proceso de pertenencia y protagonismo dentro de las comunidades:


  • El hecho de que el «nacimiento» o incorporación de un nuevo creyente a la iglesia pentecostal, tenga lugar, por lo general en la edad juvenil o arriba de ella, hace que sea de mayor y mejor consistencia, pues, la nueva identidad recibida resulta no de una mera linealidad de formalismos externos que poco o nada atañen y comprometen a la persona en particular, sino que él mismo, personalmente, ha aceptado su condición de pecado o necesidad de una vida nueva-mejor, esto, en Cristo Jesús.

  • La posición de los laicos, la cual es prominente y protagónica, refuerza el vínculo con la congregación, mucho más si se subraya la experiencia personal de la fe, y la resolución de problemas a través de ésta. En los cultos se da la posibilidad a los miembros para manifestarse espontáneamente, y para la discusión de los problemas personales. Igualmente se escuchan en cada reunión los testimonios y los llamamientos a la conversión96.



  1. Compromiso con la Buena Nueva


El hecho de que sobresalgan dos modalidades de anuncio, «el evangelismo personal» y a través de las «células familiares», nos facilita el ver con mayor claridad, la preocupación del anuncio evangélico, no sólo de parte de los pastores o líderes, sino que cada creyente, comprometido con la fe pentecostal hace presente esta dedicación.

Ambos métodos, son métodos fundantes de anuncio cristiano, debido a que han sido utilizados desde las primeras comunidades cristianas, pero al mismo tiempo, éstos se presentan tan actuales a pesar de que estemos en tiempos de tecnologías y cibernéticas avanzadas, pues, el contacto personal y la comunicación cara a cara o el encuentro testimonial familiar, seguirá siendo imprescindible a la hora de hacer presente la Buena Nueva de salvación. Los resultados han sido y seguramente seguirán siendo excelentes, pues los creyentes llegan a desarrollar y utilizar los dones que han recibido de Dios, y con ello se acrecienta su compromiso personal y comunitario.

Dentro de las otras modalidades de anuncio, parten precisamente de un fundamento bíblico (Mateo 28, 19) pues en ellos está la conciencia clara de que Dios utiliza a todos los miembros de su iglesia para anunciar la Palabra. Es por ello que los creyentes van aprovechando toda ocasión, de manera especial los círculos en los que cotidianamente se mueven: la familia, amigos, colegios, universidades, trabajos y ocupaciones en general.

La predica de pastores y líderes, constantemente llaman a hacer presente el testimonio de conversión a Cristo en y desde su propio testimonio de conversión y gracias recibidas por Dios, en ello el continuo estímulo de invitar a amigos y compañeros a venir y participar en los diferentes cultos de la iglesia.

Los materiales impresos no solamente los pastores y líderes los proporcionan y los distribuyen sino que también estos parten desde emprendimientos personales de los fieles, según sus posibilidades.

Medios lúdicos de expresión corporal acompañados por la música en todos los géneros, son muy importantes y utilizados para el evangelismo, estos prácticamente han ocupado el lugar de las acostumbradas avanzadas evangelísticas, de pequeños grupos de creyentes que con la Biblia y megáfono en mano, testimoniaban y proclamaban su fe en las esquinas de las plazas y calles.

Las grandes campañas evangelísticas se realizan en contadas ocasiones, siendo más frecuentes pequeñas pero aguerridas campañas de evangelismo en las plazas principales de la ciudad, y una serie de vigilias de alabanza y adoración en ambientes cerrados de la congregación.

La diversidad de entidades que posibilitan la formación y el fortalecimiento misionero, cada vez se hacen más numerosos y consistentes en cuanto al logro de su experiencia y eficacia97. Estas proporcionan un gran respaldo y mayores expectativas hacia la misión al exterior del país. A pesar de contar con tanto empuje y vitalidad misionera desde sus fieles y pastores, todavía se siente y se manifiesta que la gran empresa misional queda corta y que no se ha logrado todavía hacer envíos de misioneros propiamente desde Cochabamba-Bolivia.

Puntos importantes que se deben resaltar:


  • La línea misional que ellos van desarrollando sin ninguna demarcación y directriz de parte de instancias de estructura general, de congresos misioneros continentales u otras líneas foráneas o internas que les puedan marcar el paso, sino que estas iglesias van delineando sus emprendimientos misioneros de acuerdo a impulsos y emprendimientos congregacionales o personales.

  • La manera de llevar adelante la estructura de los cultos, pues si bien éstos tienen cierto esquema lineal de fondo, el contenido va ir transformándose notablemente de acuerdo al cotidiano vivir de la feligresía y su contexto social, económico y político.

  • La apreciación que ellos mismo tienen de sus iglesias, siempre con grandes esperanzas y expectativas de crecimiento y prosperidad, esto desde el último de sus fieles hasta el primero de los pastores.



  1. Actualidad y perspectivas


La línea evangélica pentecostal ha llegado mucho tiempo después de la conquista y del primer anuncio cristiano propiciado por católicos y más tardíamente por protestantes [iglesias históricas de la Reforma]. Pero la época de su llegada, en el siglo XX, se la puede catalogar como el tiempo de una segunda conquista cristiana, pues ésta está revolucionando las estructuras políticas, sociales y religiosas de América Latina. Es innegable que al igual que el protestantismo en su tiempo, la línea pentecostal ha crecido y sigue creciendo con el ritmo con el cual están cambiando las disposiciones en el transcurso del presente siglo. En esta línea H. Schafer98 apunta claramente que puede ser que esta «nueva religión» esté sustituyendo el papel que jugó el catolicismo en la época de la colonia, poniéndose de relieve, bajo este punto de vista, analogías y diferencias históricas.

Más aún, J. Fonseca en el 200299, investigador  de la Pontificia Universidad Católica de Lima, planteó la posibilidad de que el pentecostalismo latinoamericano sea considerado como una tercera rama del cristianismo, al lado del catolicismo y el protestantismo. Señaló que el protestantismo clásico nunca llegó a constituir una fuerza religiosa determinante en el hemisferio y recién con la llegada del pentecostalismo y su "boom" de los años 60 y 70, el protestantismo, "si es que el pentecostalismo es todavía protestante", se convierte en una fuerza religiosa que incluso ha llegado a amenazar seriamente cuatro siglos de predominio católico en el continente. Nadie duda, enfatiza, de la identidad cristiana del pentecostalismo, lo que sí está en duda es su identidad protestante, puesto, que el pentecostalismo, aunque nacido en el interior del protestantismo, escapa al control de éste.

Las proyecciones estadísticas apuntan a que Guatemala se convertirá en el primer país latinoamericano con mayoría evangélica100, causando en poco tiempo, un efecto domino en los demás países del continente101. La toma de conciencia de esta realidad y el mayor flujo de reflexiones y acotaciones de diversas instancias congregacionales de tipo pentecostal, han ido propiciando la integralidad en su modelo de iglesia y anuncio, incorporando a ella la acción concreta de ayuda social y el protagonismo a favor de los derechos humanos y la justicia. Es así que su presencia se presenta de manera más integral, respondiendo a sus asuntos pendientes a los cuales, tanto estudiosos como cientistas los tenían sometidos102.

En las iglesias de nuestro estudio y muy probablemente en las otras congregaciones pentecostales, se encarna una vivencia y manifestación de evangelio propiamente autóctono, desde los fieles a sus pastores. No están institucionalmente ligados a iglesias en otras partes del mundo y en consecuencia no dependen ni en lo económico de extranjeros, es por ello que sospechamos positivamente, que en ellos, se respira una autentica vivencia evangélica pentecostal latinoamericana-boliviana y cochabambina103. Refuerza estos hechos el surgimiento de iglesias propiamente en Bolivia, como es el caso de la Iglesia Ekklesía, a manos del Pastor Julio Cesar Ruibal.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos