Habilidades sociales



Descargar 2.13 Mb.
Página1/4
Fecha de conversión10.05.2018
Tamaño2.13 Mb.
  1   2   3   4

www.monografias.com

Habilidades sociales


  1. Introducción

  2. Justificación

  3. Conceptualización de habilidades sociales

  4. Clases de habilidades sociales

  5. Modelo de habilidades sociales

  6. Modelos explicativos de los déficit en habilidades sociales

  7. Habilidades sociales importantes para enfrentar la presión y el riesgo

  8. Aprendizaje y desarrollo de las habilidades sociales

  9. Entrenamiento en habilidades sociales

  10. Conclusiones

  11. Referencias bibliográficas



Introducción


¿Conoces a alguien que le cae bien a todo el mundo?, de seguro que sí, a lo largo de la vida nos encontramos con personas que se muestran siempre tolerantes y no hieren a nadie a pesar de que acostumbran decir lo que piensan. Estas personas que directa o indirectamente son admiradas por todos, también por lo general resultan ser sensatas, convincentes y persuasivas sin presentar autoritarismo ni indiferencia ante las opiniones o emociones de los demás. Este tipo de personas que manejan muy bien las relaciones humanas, muchas veces han despertado la envidia de otras personas quienes muchas veces intentan imitarles.

Por lo general, las habilidades sociales que poseen estas personas son innatas y las aplican sin mayor esfuerzo alguno cotidianamente; también existen personas que al no tener estas habilidades de manera innata se proponen a aprenderlas y así poder comunicarse mejor. Todas las personas pueden cambiar satisfactoriamente sin alterar su personalidad. Partamos de que nuestra salud mental y equilibrio personal están muy relacionados con la forma en que vivimos las relaciones interpersonales. La convivencia, cómo nos sentimos con los demás, puede resultar reconfortante o convertirse en una pesadilla.

Si cultivamos y dominamos estas habilidades podremos conseguir satisfacciones en el ámbito de la familia, de las amistades y en las relaciones amorosas. E incluso nos ayudarán a la hora de conseguir un empleo, de relacionarnos con nuestros jefes y compañeros de trabajo y de convencer de nuestras posturas o planteamientos.

Las habilidades sociales han sido tratadas y estudiadas por muchos investigadores en diferentes escuelas y áreas científicas. Uno de los representantes más importantes es Solter quien es conocido como el padre de de la terapia de conducta, este autor introduce el término “Habilidades sociales” en el año 1949 basado en la necesidad de aumentar la expresividad del ser humano. Desde 1950 hasta la actualidad, han surgido diferentes criterios comparados con los inicios de estudio.

En un ensayo de habilidades sociales realizado en la ciudad de Santiago de Cuba se pudo apreciar en un grupo de jóvenes que existían elementos que entorpecían o facilitaban el desarrollo de habilidades tan necesarias para un desempeño satisfactorio en la sociedad, donde las exigencias de hoy son superiores a las de ayer e inferiores a las de mañana. Este trabajo tuvo como propósito valorar elementos que actúan determinando el desarrollo exitoso o no de las habilidades sociales; como la autoestima, la asertividad, proceso de socialización, etc. [Martínez & Sanz. 2001].

Hoy en día, Gran cantidad de investigaciones recientes han establecido una relación entre problemas en el desarrollo de habilidades sociales durante la infancia y desajustes en la edad adulta. Un buen desarrollo de las habilidades sociales es uno de los indicadores que más significativamente se relaciona con la salud mental de las personas y con la calidad de vida. Tienen una estrecha relación con el desarrollo cognitivo y los aprendizajes que se van a realizar en la escuela. Es requisito necesario para una buena socialización del niño y sus iguales.

Es importante tener en cuenta que aunque muchos autores distinguen entre habilidades sociales, competencia social y asertividad. Sin embargo existen autores que utilizan los términos mencionados como sinónimos.

Justificación


Todos sabemos que existe una gran variedad de habilidades sociales, unas más básicas y otras más complejas. Para empezar a aprender estas habilidades tenemos que conocer primero las técnicas básicas de la comunicación eficaz y luego incorporar esas conductas socialmente deseables a nuestra vida cotidiana. Hay quien las conoce pero no hace buen uso de ellas y hay quien no las conoce y por tanto no se beneficia de ellas en sus relaciones interpersonales.

Este será nuestro reto, hacer que las personas sepan utilizarlas correctamente y que otros las incorporen en su repertorio de estrategias para comunicarse y afrontar las distintas situaciones que se le planteen.

Las situaciones que se presentan a lo largo de la vida, y que se necesita control de emociones y actitudes asertivas y precisas para afrontarlas, son muchas, es por eso que es necesario aprender, determinar e identificar nuestras fortalezas y debilidades emocionales y de las actitudes.

OBJETIVOS

Objetivo General

1. Describir e identificar las características relevantes que se presentan en las habilidades sociales.

2. Describir e identificar las habilidades sociales más importantes para enfrentar la presión y el riesgo

Objetivos específicos

1. Describir los modelos existentes sobre habilidades sociales, teniendo en cuenta lo más importante de cada una de ellas.

2. Describir los tipos de conducta que influyen a la asertividad

4. Discutir y describir los instrumentos para la toma de decisiones debatiendo las conductas que no ayudan a la toma de decisiones acertadas
MARCO TEÓRICO

CAPÍTULO I

Conceptualización de habilidades sociales


I.1. Concepto de Habilidad social

A la hora de definir qué es una conducta donde se evidencian habilidades sociales ha habido grandes problemas. Se han dado numerosas definiciones, no habiéndose llegado todavía a un acuerdo explícito sobre lo que contribuye una conducta con habilidad social. En 1981 Meichenbaum, Butler y Grudson afirman que es imposible desarrollar una definición consistente de competencia social puesto que ésta es parcialmente dependiente del contexto cambiante. La habilidad social debe considerarse dentro de un marco cultural determinado, y los patrones de comunicación varían ampliamente entre culturas y dentro de una misma cultura dependiendo de factores tales como la edad, el sexo, la clase social y la educación. Además, el grado de eficacia mostrado por una persona dependerá de lo que desea lograr en la situación particular en que se encuentre.

La conducta apropiada considerada en una situación puede ser, obviamente inapropiada en otra. El individuo trae también a su propia situación sus propias actitudes, valores creencias, capacidades cognitivas y un estilo único de interacción (Wikinson y Canter, 1982). Claramente no puede haber un criterio absoluto de habilidad social. Sin embargo, todos parecemos conocer que son las habilidades sociales de forma intuitiva, esto lo afirma Trower en el año 1984. Aunque en contextos experimentales se puede demostrar que es más probable que determinadas conductas logren un objetivo concreto, una respuesta competente es, normalmente, aquella sobre la que la gente está de acuerdo que es apropiada para un individuo en una situación particular.

De igual manera, no puede haber una manera correcta de comportarse que sea universal, sino una serie de enfoques diferentes que puede variar de acuerdo con el individuo. Así, dos personas pueden comportarse de un modo totalmente distinto en una misma situación, o la misma persona actuar de manera diferente en dos situaciones similares, y ser consideradas dichas respuestas con el mismo grado de habilidad social. Por consiguiente, la conducta de una persona con habilidades sociales debería definirse para algunos autores, en términos de eficacia de su función en una situación, en vez de en términos de su topografía. Aunque los problemas con respecto a emplear las consecuencias como criterio se han hecho notar repetidamente; las conductas que son evaluadas consecuentemente como no habilidosas o antisociales pueden ser reforzadas.

Linehan en el año 1984, en su investigación sobre habilidades sociales, afirma que existen tres tipos básicos de consecuencias:

1. Eficacia para alcanzar los objeticos de la respuesta (eficacia de objetivos)

2. La eficacia para mantener o mejorar la relación con la otra persona en la interacción (eficacia en la relación)

3. La eficacia para mantener la autoestima de la persona socialmente hábil (eficacia en el respeto a uno mismo)

Se considera que las habilidades sociales son como la conducta que permite a una persona actuar según sus intereses más importantes, defenderse sin ansiedad inapropiada, expresar cómodamente sentimientos honestos o ejercer los derechos personales sin negar los derechos de los demás. Alberti y Emmons (1978).

Anaya, en el año 1991, manifiesta que la habilidad social es la capacidad de actuar coherentemente con el rol que los demás esperan de uno. El autor enfatiza al rol en sus dimensiones de conciencia y asunción del papel y a la habilidad para percibir, aceptar y anticipar el rol de los demás interlocutores.

Caballo, entre los años de 1989 y 1993. Luego de estudiar las conductas asertivas, llega a considerar que la conducta socialmente útil como un conjunto de conductas interpersonales que permiten comunicarse con los demás de forma eficiente en base a sus intereses y bajo el principio de respeto mutuo; esto implica ejercer los derechos personales sin negar los derechos de los demás, defenderse sin ansiedad inapropiada y expresar opiniones, sentimientos y deseos, arriesgándose a la perdida de reforzamiento social incluso al castigo. Este mismo autor reformula estos aspectos y define las habilidades sociales como un conjunto de conductas emitidas por el individuo en un contexto interpersonal que expresa sus sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás y que, generalmente, resuelve los problemas inmediatos de la situación mientras minimiza la probabilidad de futuros problemas.

Campbell. y Stanley en su investigación realizada en el año 1977, define a las habilidades sociales como la capacidad para interactuar con los demás en un contexto social dado de un modo determinado que es aceptado o valorado socialmente y, al mismo tiempo personalmente beneficioso, o principalmente beneficioso para los demás.

I.2. Origen del concepto:

El origen nace en los estudios de “desempeño social” que se inspiraron en los trabajos del psicólogo A. Salter en 1949, reconocido discípulo de Pavlov; Salter publicó el libro Terapia del Condicionamiento Reflejo. Por otro lado, en 1950 y 1960 Wolpe, inspirado en el trabajo de Salter, denominó por primera vez el «entrenamiento asertivo» como un método para tratar la ansiedad y facilitar la expresión de sentimientos. Se definía la asertividad como la expresión de cualquier emoción libre de ansiedad en la relación con otra persona. Posteriormente muchos autores han contribuido a enriquecer el trabajo sobre comportamiento asertivo, entendiéndolo como la expresión de sentimientos bien sean negativos o bien sea positivos como el aprecio, el amor, el respeto, la comunicación, etc. Todos los aportes parten del modelo operante que se refiere al aprendizaje a través de las consecuencias, modelo utilizado por la psicología cognoscitivista.

Ya después de mucho tiempo paralelamente a las investigaciones en Estados Unidos por Wolpe y otros investigadores, un nuevo movimiento surgido en la Universidad de Oxford, en Inglaterra, investigaba sobre el desempeño social, empezando a utilizar el término “habilidades sociales”.

Es a partir de los años 80’ que se comienza a hacerse conocidos y difundidos los trabajos de estos investigadores. Desde entonces las habilidades sociales concentran un gran interés, dado que éstas comprenden un campo más amplio sobre las relaciones interpersonales. El comportamiento asertivo es una sub área de las habilidades sociales.

En síntesis las habilidades sociales es un conjunto de desempeños que presenta una persona ante las exigencias de una situación interpersonal dada, considerando esta situación en un sentido amplio y ubicado en el contexto cultural en el que se presenta. Estos desempeños suponen la expresión de los sentimientos y la defensa de los propios derechos considerando también los del otro.

I.3. Características de las habilidades sociales

Mediante los estudios y trabajos de investigaciones realizados en diferentes ámbitos y circunstancias de la realidad humana, se llegó a la conclusión de que existen una serie de características relevantes para la conceptualización de las habilidades sociales:

Son conductas y repertorios de conducta adquiridos a través del aprendizaje. No son rasgos de personalidad, se adquieren a través del aprendizaje y, por tanto, se pueden cambiar, enseñar o mejorar mediante los mecanismos del aprendizaje.

Constituyen habilidades que ponemos en marcha en contextos interpersonales, esto es, requieren que se produzca una interacción. Constituyen una de las áreas del comportamiento adaptativo.

⦁ Son, por tanto, recíprocas y dependientes de la conducta de las otras personas que se encuentren en el contexto.

⦁ Contienen componentes manifiestos observables, verbales y no verbales, y otros componentes cognitivos y emocionales y fisiológicos. La habilidad social es lo que la persona dice, hace, piensa y siente.

Aumentan el refuerzo social y la satisfacción mutua.

Las habilidades sociales son específicas de la situación. Ninguna conducta en sí misma es o no socialmente habilidosa, sino que depende del contexto, de la situación y de sus reglas, de las personas con las que se interactúa, del sexo, de la edad, de los sentimientos de los otros, etc.


⦁ Es importante la existencia de metas, propósitos o motivación social para desarrollar un adecuado repertorio de habilidades sociales.
CAPÍTULO II



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad