Guerin, B. &., M. Foster



Descargar 17.38 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño17.38 Kb.
Vistas154
Descargas0




Actitudes, Creencias y Conducta: Decir lo que le agrada, decir lo que cree y hace.

Guerin, B. & ., M. Foster



The Behavior Analyst, 1994, 17, 1, 127-129

El primero de estos tres artículos fué preparado mientras Ken Lloyd disfrutaba del año sabático en Nueva Zelandia (Lloyd, 1980). Se publicó en una revista que para la época se llamaba New Zealand Psychologist (actualmente New Zealand Journal of Psychology) . Esta revista no es muy conocida fuera de ese país y en consecuencia el artículo no tuvo la audiencia requerida. Con el tiempo un grupo de personas ha insistido en la necesidad de reimprimirlo fuera de Nueva Zelandia. El tópico se ha discutido desde hace mucho y el artículo para quienes trabajan en análisis conductual resulta muy útil , pues analiza las relaciones entre la conducta verbal y la noverbal. Es particularmente importante, cuando discutimos con psicólogos sociales que no tienen esta orientación, ya que constituye una buena introducción sobre algunos datos e ideas del análisis conductual sobre la investigación de la relación decir-hacer y hacer-decir.


Al abordar los datos de la psicología social, el artñiculo de Lloyd (1980) es mucho más amplio que la mayoria en la literatura sobre la relación decir-.hacer y hacer-decir. En el artículo se equivale la actitud con el decir, o simplemente con la conducta verbal, y ayuda a aclarar que la tendencia a rechazar el estudio de las actitudes, bajo el supuesto de que las actitudes no existen, no es quizás la mejor forma de proceder. Señala que existe una vasta literatura en psicología social que muestra las variables que pueden alterar esta conducta verbal, considerando que el análisis conductual y la medida de las actitudes no han tenido el contacto debido con los diferentes objetos que cada uno de ellos cubre. La medición de actitudes trata con tópicos socialmente importantes respecto a los cuales resulta muy difícil obtener medidas concomitantes de la conducta., mientras que el análisis conductual cubre situaciones en las cuales la conducta se puede medir con facilidad., por lo cual las respuestas verbales se consideran como irrelevantes. Lloyd sugiere que el estudio tanto de la conducta verbal como de la no verbal, debe abordarse en condiciones en las cuales ambas puedan medirse y considerar el estudio de las variables que afectan la congruencia entre ellas.
Lloyd también toca brevemente algunas ideas interesantes. Por ejemplo, la literatura sobre autocontrol (ej. Rachlin & Green , 1972) sugiere que las preferencias, expresadas por la escogencia de una alternativa, puede cambiar dependiendo del momento en que se hace la escogencia y la disponibilidad de una alternativa. Lloyd argumenta que si este es el caso, entonces la conducta verbal sobre las preferencias podría también cambiar y que tales cambios pueden afectar el grado de incongruencia entre decir y hacer. Hasta donde sabemos, esta idea no ha sido explorada por los psicólogos conductuales o los psicólogos sociales. Esto es particularmente importante en las conductas problemas. En la intervención clínica y conductual utilizar el decir para cambiar el hacer es importante y frecuente (Hayes, Kohlenberg & Melancon, 1989: Kohlenberg, Hayes & Tsai, 1993), más aun ,la evaluación y discusión de la conducta problema usualmente tiene lugar fuera del ambiente del problema.
Creemos que el artículo de Ken Lloyd es especialmente útil para estudiantes y por ello nos sentimos complacidos por su reimpresión. Hemos incluido un adendum de Lloyd y dos artículos adicionales que discuten el mismo problema. Como grupo, los artículos examinan los hallazgos psicosociales desde laa perspectiva del analisis conductual. Muestran cómo , distintas -aunque relacionadas- áreas de la psicología social pueden ser incorporadas al análisis conductual.
Varios temas se tratan en los tres artículos. Uno de ellos ya se ha mencionado: que los fenómenos de la psicología social pueden ser reconstruidos o reinterpretados en términos conductuales, de manera que se puedan describir mejor los fenómenos. Esto ha llevado a nuevas maneras de enfocar viejos dilemas y nuevas perspectivas para investigar los fenómenos sociales
Debido a que la conducta verbal está mediada por personas (Skinner, 1957), es fundamentalmente un fenómeno social. Este tema aparece en los tres artículos, sugiriendo que el control social se muestra : (a) entre lo que se dice y lo que se hace (Lloyd, Street) , (b) en la formación y reporte de las actitudes (Street, Guerin), y (c) en la formación y reporte de creencias (Guerin). Las actitudes pueden estudiarse sólo en conjunción con las comunidades verbales (cf Thomas y Znaniecki, 1918)
Un tercer tema se refiere a que la conducta verbal juega un papel fundamental en la conducta humana. Gran parte de nuestra conducta es tanto verbal (y por tanto controlada por las comunidades verbales) como no verbal, controlada también verbalmente (Guerin, 1992; Riegler & Baer, 1989; Vargas, 1988). En los tres artículos se tratan algunos patrones típicos de reforzamiento por parte de las comunidades verbales. Esto es, la conducta verbal es más probable de ser reforzada si : (a) es general más que específica, (b) es abstracta más que concreta, © corresponde a conductas, (d) es intraverbal, presentada como un tacto, y (e) es una creencia presentada como una actitud. Tales patrones de reforzamiento parecen comunes entre un amplio rango de comunidades verbales y han sido estudiadas tradicionalmente en dominios de investigación sobre actos del habla, retórica, pragmática bajo nombres como mitigación, comunicación equívoca y con rodeos (Bavelas, Black, Chovil & Mullett, 1990; Biling, 1987;Fasold, 1990;Holmes, 1984; Levinson, 1983; Ng & Bradac, 1993;Searle, 1992).
Aunque los trabajos recientes en análisis conductual han comenzado a mostrar algunas condiciones que median la precisión en el autoreporte (Bernstein, 1986; Bernstein & Michael, 1990; Critchfield & Perone, 1993; Hayes, 1986), uno de los problemas claves para la psicología social es que la conducta verbal y no verbal a menudo no coinciden. Este problema constituye el cuarto tema en los artículos; la correspondencia entre decir y hacer (Lloyd), la congruencia o consistencia entre actitudes y conducta (Guerin). Los tres autores enfatizan que la consistencia entre actitudes, creencias y conducta es contingente con las consecuencias funcionales proporcionadas por una comunidad verbal. Los autores (y otros; ver Riegler & Baer, 1989) señalan que dos consistencias comunmente reforzadas por las comunidades verbales son entre decir y hacer (Lloyd, Street) y actuar en la misma forma en dos ocasiones separadas. (Guerin ).
Finalmente, los tres autores señalan cómo la teoría sobre la medida de las actitudes tiene problemas cuando dan una interpretación conductual. Debido a que las actitudes son un acto social y no simplemente una “muestra pasiva de un estado mental permanente de la persona” (Street), un item de actitud calificado en una escala de 1 a 7 no constituye una fuente verídica de conocimiento interno , más bien lo que mide es el control social de la conducta. Aunque esto podría sugerir que tales escalas son erróneas, el punto anterior sugiere que las escalas de actitudes pueden revelar algo sobre las comunidades verbales comparando los ratings realizados por una persona dentro de una comunidad verbal específica con los ratings de la persona fuera de dicha comunidad. La medida de las actitudes nos dice algo sobre los patrones de reforzamiento social (cf Fraser & Gaskell, 1990;Thomas & Znaniecki, 1918) pero no sobre el conocimiento interno de la persona.
Esperamos que estos artículos nos ayuden a aclarar cómo los psicólogos conductuales abordan algunos de los problemas de la psicología social sin trivializarlos. También esperamos que generen discusión - Como señala Ken Lloyd , los psicólogos sociales tratan con fenómenos difíciles de medir a través de la observación directa ; el psicólogo conductual puede ignorar estos fenómenos o por el contrario ver cómo los psicólogos sociales los han investigado y analizarlos conductualmente. Consideramos que la última estrategia es la más adecuada.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos