Glosario y algunos prefijos, sufijos y voces griegas y latinas utilizados en psicopatología glosario abasia



Descargar 95.94 Kb.
Fecha de conversión15.06.2018
Tamaño95.94 Kb.
Vistas93
Descargas0

Glosario y algunos prefijos, sufijos y voces griegas y latinas utilizados en psicopatología


GLOSARIO
Abasia: no poder caminar, sin que exista parálisis.

Acrofobia: miedo irracional a las alturas.

Adrenérgico: relativo a la adrenalina; activado o transmitido por la adrenalina, o sustancia química que produce un efecto similar a la misma. Sinónimos: simpáticomimético, simpatomimético, adrenomimético.

Afasia: el sujeto no puede entender lo que se le dice, y/o trasmitir ideas por medio de la palabra, porque la comprensión y/o la expresión del lenguaje están alterados por una afección de los centros cerebrales del lenguaje.

Agnosia: el sujeto no puede reconocer personas ni objetos, al no poder integrar las sensaciones en percepciones; no le da significado a lo que ve, oye, etc., aunque la función sensorial está intacta. P.ej., percibe la forma, el color, el tamaño, de una lapicera, pero no puede darse cuenta de qué es (agnosia visual); escucha el ruido que produce el agua al caer pero no puede identificarlo (agnosia auditiva), tocar una botella pero no reconocerla. La prosopoagnosia es un tipo de agnosia visual (no puede reconocer las caras de personas que antes conocía).

Agorafobia: en un sentido clásico, es el temor a los espacios abiertos (en griego, ágora es “plaza”). En la actualidad, se la entiende como ansiedad frente a situaciones o lugares de donde escapar pueda ser difícil o embarazoso, o en los que aparezca una crisis de angustia; e intentos de evitar esos lugares o situaciones. Algunas de esas situaciones pueden ser, p.ej., salir de casa, viajar al campo, hacer cola, viajar en ómnibus, mezclarse con mucha gente.

Agudo: cuadro o síntoma de curso breve, de carácter transitorio y de evolución rápida; habitualmente el inicio es brusco, y que tiende espontáneamente a remitir*. Se opone a “crónico”.

Alienación: del latín alienus, derivado de alius, “otro” Es una condición mental patológica que implica la pérdida del juicio de realidad. Clásicamente, el “alienado” es el “loco”, el que “ha perdido la razón”. Es sinónimo de “enajenación”, que es “hacerse ajeno, otro”. Derivados: alienado (enajenado, loco), alienista (médico especializado en enfermos mentales).

Aloplástico: comportamiento o conducta cuyo efecto recae sobre todo en otras personas u objetos del medio ambiente. Por ejemplo, si un sujeto golpea, manipula, convence, intimida, seduce, motiva, etc., a otro, este último resulta modificado, alterado, por la conducta del primero. Antónimo: autoplástico*.

Alucinación: trastorno de la percepción en el que el sujeto cree percibir algo que no existe en la realidad; clásicamente se la define como “percepción sin objeto”. Por ejemplo, el paciente oye voces o ve personas que no existen en la realidad.

Anencefalia: falta de cerebro, de contenido encefálico.

Anhedonia: incapacidad para experimentar placer.

Apnea: no respirar, falta de respiración.

Apraxia: incapacidad para realizar determinadas acciones o movimientos voluntarios, de manera coordinada, como manipular inteligentemente a los objetos, debida a una lesión cerebral. Por ejemplo, el sujeto no puede peinarse, o pelar una manzana.

Arousal término inglés (pron. aprox. /eráusal/) que significa excitación, despertar de sentimientos, de interés, etc.; en neurociencias, activación. Por ejemplo, las dificultades para conciliar el sueño, la irritabilidad, las dificultades para concentrarse, la hipervigilancia, la inquietud motriz y las respuestas exageradas de sobresalto indican un aumento del arousal en el trastorno por estrés postraumático.

Astasia: no poder mantenerse en pie, sin que exista parálisis.

Astenia: falta de fuerza.

Aura: fenómeno subjetivo sensorial o motor preictal* que anuncia la inminencia de un ataque epiléptico; p.ej., sentir un olor a quemado justo al comienzo de un ataque epiléptico. Puede ser sensorial (p.ej., percibir olores, sabores), vegetativa (p.ej., dolor epigástrico), psíquica (p.ej., sensaciones de dejà-vu, de despersonalización, etc.).

Autoplástico: comportamiento o conducta cuyo efecto recae básicamente sobre el sujeto, ya sea en su mente o en su cuerpo (aprendizaje, fobias, somatizaciones, conversiones, etc.). Es el mismo sujeto de la conducta el que se ve afectado por lo autoplástico. Antónimo: aloplástico*.

Bradipsiquia: enlentecimiento del funcionamiento mental.

Brote: crisis aguda y violenta que luego de su desaparición deja una alteración permanente en el sujeto, generalmente con déficit. Típico de la esquizofrenia.

Cannabis sativa: planta que produce la marihuana.

Clonus o clono: serie de rápidas contracciones y relajamientos de músculos antagónicos, flexores y extensores, de una extremidad. (Cf.: “tónico” y “convulsión”.)

Colinérgico: relativo al neurotransmisor acetilcolina (cf. parasimpático*)

Continuum: en matemática, un “continuo” es un conjunto de números, cuando entre dos cualesquiera existen infinitos números más. Por ejemplo, la sucesión 1, 2, 3, etc. (entre 1 y 2 están 1,0001, 1,0002, e infinitos números más). Es decir, la variable se distribuye en un gradiente que no está separado en categorías estancas. Por ejemplo, la inteligencia se distribuye a lo largo de un continuum; el CI de cada uno puede hallarse en cualquier punto de ese continuum.

Convulsión: movimientos y agitación de uno o más partes del cuerpo o de todo el cuerpo producidos por la contracción violenta y estiramiento de uno o varios grupos musculares. En el grand mal de la epilepsia la convulsión comprende una breve fase tónica*, en que la contracción es permanente, sin fase de relajación, y otra fase clónica en la que se alternan la contractura y la relajación muscular.

Coprofagía (gr. kópros, “estiércol”, “excrementos”, éphagon, “yo comí”): comer materia fecal.

Crónico: cuadro o síntoma de evolución continua cuya permanencia altera persistentemente la vida psíquica; el inicio suele ser progresivo, y produce una alteración estable, sin tender espontáneamente a la remisión*. Se contrapone a “agudo”.

Delirio: trastorno del contenido del pensamiento (de lo que se piensa) que consiste en una creencia errónea de la que el sujeto está totalmente convencido y que no puede reducirse o corregirse por la evidencia en lo contrario; p.ej., el paciente cree ser Jesucristo, o que el fin del mundo ya ha ocurrido, o que su vecina está enamorada de él, y no hay forma de hacerle ver su error.

Delirium: estado patológico caracterizado por una alteración de la conciencia (obnubilación, confusión, etc.) y que se debe a un trastorno de origen orgánico. No confundir con delirio*, que es una alteración del pensamiento (creencias, ideas) y no de la conciencia.

Despersonalización: alteración de la vivencia de uno mismo, con sensaciones y sentimientos de estar separado del propio cuerpo, o de los procesos mentales, como si uno se estuviera observando desde afuera, o como si se estuviese soñando. “Me siento extraño, como si estuviese viviendo una película, o me sintiera un extraño, un robot.” Ni la despersonalización ni la desrealización* implican per se una pérdida del juicio; son sólo sensaciones y vivencias, no delirios (es diferente sentirse un robot a creer que uno es un robot).

Desrealización: alteración de la vivencia del mundo externo, en la que éste parece extraño e irreal; p.ej., los otros pueden parecer como si fueran extraños, no conocidos, o como si fueran autómatas.

Diplopía: (gr. diplóo, yo doblo, y opos, vista) visión doble de los objetos.

Disforia: término que engloba todo afecto desagradable, como ansiedad, irritabilidad, tristeza, mal humor, malestar emocional, etc.

Disnea: dificultad en la respiración.

Disociativo (trastorno-, síntoma-, reacción-a): alteración (considerada psicógena por la mayoría de los autores) de las funciones integradoras de la conciencia, memoria, identidad o percepción del ambiente.

Egodistónico: un síntoma, rasgo, conducta, etc., del sujeto que no concuerda con su yo, no está en armonía con sus normas e ideales, que se sufre y no se acepta o se acepta con dificultad. Por ejemplo, una persona sufre una fobia que lo limita ya que le impide hacer viajes largos. Esa fobia lo hace sufrir, él no la acepta, la rechaza, no está de acuerdo con ella, y ella no está de acuerdo con sus ideales de independencia, autonomía, valor, etc.

Antónimo: egosintónico.



Egosintónico: un síntoma, rasgo, conducta, etc., del sujeto que él no cuestiona, que concuerda con su yo y sus ideales, que él toma como algo “natural” y propio de sí mismo. Por ejemplo, un caracterópata obsesivo que considera que su compulsión excesiva por la limpieza es totalmente adecuada y que no la desea cambiar porque es acorde con sus ideales.

Empatía (en alemán, Einfühlung): capacidad de participar afectivamente del otro, de ponerse en su lugar y de sentir lo que él siente. Es la resonancia afectiva relacionada con la capacidad de identificarse y de comprender los estados emocionales de los demás.

Endógeno (gr. endos, adentro, genos, origen) a) algo que tiene origen en el interior, por ejemplo del organismo, y que no viene de afuera (cf. “exógeno”). b) en psiquiatría, se suele utilizar en el sentido de tener una causa corporal, interna, pero no conocida, como en el caso de la depresión melancólica.

Esencial: en medicina, un estado o enfermedad que parece existir por sí mismo, sin que pueda señalarse con claridad alguna etiología precisa, de modo que da la apariencia de no tener causa. Sinónimo: idiopático.

Estrés (del inglés stress, tensión, presión): estado del organismo que aparece como una reacción general ante estímulos (físicos, ambientales, sociales, etc.) que generalmente son una amenaza para el mismo y que implican un esfuerzo de adaptación.

Estupor: estado de ausencia de movimientos y de reacción ante los estímulos; el sujeto está inmóvil y mudo, prácticamente inconsciente, aunque puede llegar a un ligero estado de conciencia mediante estimulación fuerte y repetida (no llega a ser un estado de coma). Se da en enfermedades orgánicas, la melancolía, la catatonía, la confusión mental y en la histeria.

Excitación: es un proceso o estado de aceleración, de estimulación, de una función determinada. También se refiere a la respuesta a un estímulo.

Exógeno: a) algo que tiene origen en el exterior, por ejemplo, del organismo, y que no viene de adentro (cf. “endógeno”); b) en psiquiatría, se suele utilizar como sinónimo de “con causa orgánica conocida”, por ejemplo, una conmoción cerebral debida a un accidente sería un trastorno exógeno.

Facies: expresión del rostro, y particularmente el que revela alguna alteración del organismo o de la mente.

Flashback: estado disociativo* generalmente breve (de pocos segundos, pero que puede durar horas, e incluso días) en los que el sujeto revive una situación traumática a la que estuvo expuesto en el pasado y se comporta como si en ese momento se encontrara en él, viviéndolo en la actualidad.

Glischroide o gliscroide: “viscoso” o “aglutinado”. En un sujeto así, los procesos mentales se enlentecen, dando la impresión de que se “pegotean”, de que la corriente de pensamiento no avanza con fluidez, sino pesadamente. Esto no sólo afecta al pensamiento, sino a la afectividad y a las relaciones interpersonales. Es un adjetivo que describe el funcionamiento mental en la epilepsia y la confusión mental. “Constitución glischroide” es sinónimo de “constitución epiléptica”. Este concepto fue estudiado por Mme. F. Minkowska en la primera mitad del siglo XX.

Hipercapnia: cantidad excesiva de CO2 en la sangre.

Hipnótico: relativo al sueño o a la hipnosis. También se aplica a lo que hace dormir o provoca sueño; p.ej., un medicamento o sustancia que hace dormir.

Hipoxia: entra insuficiente o poco oxígeno al organismo; la falta total es la anoxia.

Hístico: relativo a los tejidos del cuerpo. Los prefijos histio- e histo- hacen referencia a los tejidos (p.ej., “histología”).

Ictus: ataque súbito. Ictal (adj.): relativo a ese ataque.

Idiopática: enfermedad de origen desconocido. Cf. esencial*.

Incidencia (epidemiología): proporción de enfermos nuevos en una población, en un espacio de tiempo, generalmente un año. Cf. “prevalencia”.

Incoherencia: cualidad del discurso que lo hace incomprensible para el interlocutor por la falta de conexión lógica entre las palabras o frases.

Inhibición: proceso o estado que se produce en el organismo o en la conducta que lleva a una restricción, freno, detención, bloqueo o enlentecimiento de una función determinada. Es lo contrario de “excitación”.

Insidioso: modo de iniciarse una enfermedad, no de manera brusca y llamativa, sino paulatina, gradual, no muy manifiesta; aparece como “calladamente”, sin llamar mucho la atención.

Insight (pron. /ínsait/), término inglés que proviene de las palabras “in” (en, adentro) y “sight” (visión) y que puede traducirse como “introvisión”, “perspicacia”, “intuición”, “discernimiento”. Capacidad de ver algo con la mente (sobre todo en la propia mente), o darse cuenta de repente de algo, especialmente de un elemento interno desconocido por el sujeto hasta entonces, de comprender, o de “tomar conciencia” de algo dentro de uno mismo.

Insania (o insanía) (del lat. “sanus” = “sano” “sensato, que está en su juicio”): término que hace referencia a “pérdida de juicio”, “locura”. Tiene una connotación más médico legal que estrictamente psicopatológica, y equivale más o menos a “alienado”; implica incapacitación, no responsabilidad legal e inimputabilidad.

Labilidad afectiva: cambios repentinos o bruscos del humor, sin causa justificada o proporcional, de gran intensidad y corta duración; p.ej., pasar bruscamente de la risa a la pena y el llanto.

Manipulación: término con el que popularmente y en psicología social se designa una interacción social en el que el sujeto trata de inducir (por medios engañosos, no sinceros ni directos) al otro a actuar, sentir, pensar, etc., de una manera tal que éste se comporte de acuerdo a la conveniencia del sujeto, sin que el objeto se dé cuenta claramente de tal inducción. Éste puede creer que actúa por propia voluntad, sin darse cuenta de que ha sido manejado. Se puede manipular seduciendo, intimidando, inculpando, presionando, mintiendo, etc., al otro. Es una forma de poder en la que se trata al otro como objeto, restringiendo su libertad de elección, y por lo tanto éticamente incorrecta.

Mioclonía: sacudida rápida (como “en relámpago”), breve e involuntaria de un músculo o un grupo de músculos. Clonía: movimientos musculares de pequeña extensión que no tienen un efecto locomotor.

Mobbing: término inglés que proviene de mob, “pandilla, turba, gentío que se une para atacar”; to mob es “atropellar, acosar”. Acoso psicológico. El término fue utilizado por el Dr. Heinz Leyman quien lo introdujo para describir las formas severas de acoso en las organizaciones. Consiste en actitudes hostiles frecuentes y repetidas en el lugar de trabajo que tienen siempre a la misma persona en la mira. El psiquiatra Carrol Brodsky, lo define como “ataques repetidos e inopinados de una persona a otra para atormentarla, minarla, frustrarla y provocarla”.

Neoplasia: formación de tejido nuevo; en general se refiere a tumores.

Palilalia: repetición involuntaria de una palabra o frase que el sujeto mismo ha dicho, varias veces seguidas, por lo general, al final de una frase. Se da en la esquizofrenia (sobre todo crónica) y en trastornos orgánicos (enfermedad de Parkinson, parálisis pseudobulbar).

Pantoclástico: que destruye todo.

Parasimpático: parte del sistema nervioso autónomo que por lo general se opone complementariamente al funcionamiento simpático; se ocupa de funciones de mantenimiento y reparación del organismo. Tiene más que ver con el descanso y la relajación. Está relacionado con el neurotransmisor “acetilcolina”.

Parasimpáticomimético: sinónimo de “colinérgico*”: terminal nerviosa que libera acetilcolina o sustancia que tiene similares efectos.

Parestesia: es una sensación anormal, “rara”, deformada o mal localizada en el cuerpo. El paciente puede sentir hormigueos, pinchaduras, como si le quemara algo, estiramientos, contracturas, etc., sin que haya un estímulo que las produzca.

Paroxismo: máxima intensidad de un ataque o acceso de una enfermedad; exacerbación súbita de una afección; exaltación extrema de las emociones y pasiones (gr. paroxyno, “yo exacerbo”).

Patognomónico: signo o síntoma que sólo se da en una enfermedad, específico de ella, de modo que si aparece podemos hacer con certeza el diagnóstico de la misma: él solo basta para establecerlo. P.ej., si la interceptación es patognomónica de la esquizofrenia, y una persona presenta interceptaciones, con ese solo signo yo puedo hacer el diagnóstico de esquizofrenia (lo cual no quiere decir que si no aparecen interceptaciones no es esquizofrénico).

Perífrasis: circunloquio, rodeo de palabras; hablar de algo “dándole vueltas” sin mencionarlo directamente. Por ejemplo, en vez de “auto”, decir “para ir a un lugar”, o “el cuatro ruedas”.

Placebo: preparado farmacológico que no tiene ningún principio activo y que se suministra en estudios experimentales o para lograr un efecto sugestivo; p.ej., suministrar un comprimido de pan azucarado haciéndole creer al paciente que se trata de una droga que lo va a aliviar.

Pragmática: parte de la semiótica que estudia la relación de los signos con sus usuarios, teniendo en cuenta el contexto comunicacional. Estudia los actos de habla y las interacciones sociales y los efectos que ellos producen.

Prevalencia (epidemiología): es el número total de casos que existen en una población en un momento determinado; se expresa en tasas. La tasa de prevalencia es la proporción de enfermos antiguos y nuevos (es decir, independientemente de cuándo empezó) (cf. “incidencia”) de una enfermedad, por ejemplo, por cada mil habitantes, en una población determinada. Así, en la población general los síntomas depresivos inespecíficos tienen una prevalencia entre el 9 y el 20%; es decir, entre nueve y veinte personas de cada cien presentan o han presentado algunos de estos síntomas.

Pseudoalucinación: tipo de alucinación en que, a diferencia de las alucinaciones “verdaderas”, se perciben voces, palabras, imágenes, pero dentro del cerebro o del pensamiento del sujeto, aunque él cree que le son transmitidas desde afuera. Ejemplos de pseudoalucinaciones: “Me dicen lo que pienso”, “Son voces de ultratumba” “Escucho a los marcianos hablar dentro de mi cabeza”, ”Me sentí como iluminado y apareció una imagen que me habló, no puedo decirle cómo era, pero la vi” (en este caso es una pseudoalucinación de tipo visual), “es algo nuevo y distinto de lo que había visto hasta ahora”, “me lo dicen telepáticamente”, “es como si hablaran dentro de mi cabeza”. El DSM-IV no distingue entre alucinación y pseudoalucinación.

Pseudociesis: trastorno somatomorfo* en el que la persona cree erróneamente estar embarazada; el abdomen se agranda, la menstruación puede cesar, tiene náuseas, presenta la sensación de que tiene un bebé que se mueve adentro, dolores en los días cercanos a la fecha del supuesto “parto”, etc.

Pseudoincoherencia: una característica del discurso que lo hace parecer incoherente, aunque no lo sea realmente. Por ejemplo, al hablar el maníaco puede ser poco comprensible, pero su pensamiento no lo es, sólo que al hablar sus palabras no pueden seguir la rapidez de sus pensamientos (taquipsiquia) y se omiten palabras y nexos. (Cf. “incoherencia”.)

Psicoactiva: sustancia química (ya sea natural o sintética) que afecte el funcionamiento del sistema nervioso central.

Recidiva: una enfermedad vuelve a aparecer después de un período en que ya había desaparecido totalmente. Adjetivo: recidivante.

Remitir: Una enfermedad ha remitido cuando “ha pasado”, y los síntomas han desaparecido. Remisión: acción y efecto de remitir.

Sablismo: habilidad para sacarle dinero u otra cosa a otro con maña.

Septicemia: estado en que bacterias patógenas y sus productos tóxicos infectan la sangre y se diseminan por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo. Séptico: que produce putrefacción o es causado por ella; infeccioso, fuertemente contaminado, que contiene gérmenes (antónimo: aséptico).

Signo: en psicopatología, fenómeno objetivo que puede ser apreciado por un observador externo al sujeto que lo presenta y que denuncia la existencia de un trastorno (cf. “síntoma”). Por ejemplo, el tartamudeo y la fiebre son signos, porque pueden ser observados desde el exterior, sin necesidad de que el paciente hable de ellos.

Simpático: parte del sistema nervioso autónomo que responde a las emociones, el gasto de energía y al estrés, es decir, que nos prepara para la acción. Por ejemplo, puede hacer que aumente la fuerza y la frecuencia de los latidos cardíacos, aumento del tamaño de la pupila, estimulación de las glándulas suprarrenales (que producen, p.ej., la adrenalina).

Simpáticomimético: Sustancia que estimula el simpático*. Sinónimo: “adrenérgico*”.

Síndrome: conjunto de signos y síntomas que se agrupan en una unidad (menor que un cuadro o una enfermedad) debido a que suelen presentarse juntos, lo que sugiere la existencia de un factor común que explique su ocurrencia.

Síntoma: en sentido amplio, todo fenómeno que manifiesta la existencia de un trastorno. En un sentido más restringido (en tanto opuesto a “signo”) es una manifestación subjetiva, vivencial, de tal trastorno, que sólo es conocida directamente por el paciente y que los otros pueden conocer indirectamente. Por ejemplo, el dolor, la tristeza, los sentimientos de celos, las ideas delirantes, que son experimentados sólo por los que los padecen, y que los demás pueden advertir solamente en forma indirecta (infiriéndolos a través de su conducta, o por el relato del paciente).

Somatomorfo: cuadro en el que se presentan síntomas físicos (dolores, parálisis, mareos, etc.) que parecerían señalar la existencia de una enfermedad médica, pero que no pueden explicarse completamente por la presencia de una enfermedad o por los efectos de una sustancia. Este término, que aparece en el DSM-IV, incluye la conversión clásica. Es algo que tiene la “forma” (-morfo) de una enfermedad somática (sómato-), pero que no lo es. En algunas traducciones aparece como “somatoforme”.

Súcubo: demonio femenino o que toma la apariencia de mujer para tener relaciones sexuales con hombres. Los íncubos son, por el contrario, demonios masculinos que tienen relaciones sexuales con mujeres. Temáticas relativas a súcubos e íncubos pueden aparecer en delirios.

Tangencial: es una idea o pensamiento que está relacionada con un tema de manera sólo parcial y no significativamente (“tangente”, en geometría, es una línea o superficie que toca a otra en un solo punto). En psicopatología, suele usarse para indicar un trastorno en la asociación de ideas en que éstas se relacionan en un punto superficial solamente; también para indicar una incapacidad para llegar a una meta con el discurso, sin arribar con las asociaciones a un objetivo definido.

Taquipsiquia: aceleración del funcionamiento mental.

Tónico: afectado por una tensión continua, que no cesa; músculo contraído en forma sostenida y persistente (cf. “clónico”).

Travestir: vestir con las ropas propias del sexo contrario al sujeto. (En algunas versiones, como en el DSM-IV, aparece la forma “transvestir”.)

Venéreo (del lat. Venus-Veneris: Venus, diosa del amor): relativo al acto sexual, o producido por él; por ejemplo, “enfermedad venérea” es la producida por el contacto sexual.

Vesania (también vesanía; del lat. vesanus, “loco furioso”): enfermedad mental, locura, delirio crónico; “demencia vesánica” (evolución demencial en un psicótico). Expresión poco usada en la actualidad.

ALGUNOS PREFIJOS, SUFIJOS Y VOCES GRIEGAS Y LATINAS UTILIZADOS EN PSICOPATOLOGÍA
a-, an-: no, ausencia de (anencefalia)

acro-: alto (acrofobia)

-algia, de algos: dolor (analgesia)



alienus (lat. alius, otro)) otro, ajeno (alienación)

alo-, (allos): otro, diferente (aloerotismo)

Ananké: necesidad, obligación (trastorno anancástico = obsesivo)

anti-: contra (antisocial)

antropos: hombre (antropofagia)

auto-: mismo, uno mismo, a o por uno mismo (autorreferencia)

bradi-: lento (bradipsiquia)

cata- (katá): completamente, por entero, de arriba abajo, en conformidad con (catatimia, catalepsia)

cian-: azul (cianosis)

-cidio (lat. caedere, matar): matar, asesinar (suicidio = sui, lat., a sí mismo)



ciesis: embarazo (pseudociesis)

cine-, kine- (kinema, movimiento, kineo, yo muevo): relativo al movimiento (acinesia)

clasto-: romper, destruir (furor pantoclástico)

clepto-: robar (cleptomanía)

clonos (klonos, agitación) contracciones musculares rápidas (mioclonías)

copro- (kópros, estiércol): materia fecal (coprofagía)

cripto-: escondido, oculto (criptomnesia)

dia-: a través de (diagnóstico)

dis-: indica que algo no funciona bien; dificultad, anomalía (discalculia)

eidos: (éidon: yo vi) forma o imagen de una cosa en la mente (imagen eidética, idea)

endo- adentro (endógeno)

epi-: sobre, encima (epifenómeno)

eu-: bien (eutimia)

escato- (skatós, excremento): relativo a la materia fecal (escatología telefónica)

esquizo-: (schizo, dividir, separar, hendir (esquizofrenia)

escopo- (skopeo), mirar desde lejos (escopofilia)

exo-: afuera (exógeno)

-fagia, (phagé): comida (coprofagía)

-filia (phíleo, yo amo): amor, atracción, amistad (zoofilia)

-foria: (phero, yo soporto) sensaciones afectivas más generales (euforia, disforia)



gen-, genit-: producir, causar, engendrar (génesis: origen) (gen, genético)

gero-, geronto: viejo, anciano (gerontofilia)

gine-: mujer (gyne, gynaikos: mujer) (ginecofobia)

glischros: viscoso (temperamento glischroide)

-grafía (grapho: describo) descripción (nosografía)

-gnosis: conocimiento, acción de conocer (agnosia)

hedon- placer (anhedonia)

hemi-: la mitad de (hemisferio)

hetero-: distinto (heterosexual)

hiper-: sobre, más allá, encima, mucho, excesivo (hipermnesia)

hipno- (gr. hypnos, sueño) relativo al sueño, al dormir (hipnótico)

hipo-: debajo de, menos, poco, insuficiente (hipotimia)

homo-: igual (homosexual)

iatro-: médico (iatrogenia)

icono: imagen (iconoclastia)

ictus (lat.): ataque súbito (estado postictal)

idio- (gr. idios) algo propio, particular de alguien, peculiar (idiosincrasia, idiopático)

-itis: hinchazón, inflamación (encefalitis)

-lalia: hablar (dislalia)

-lepsia (gr. lambano, yo agarro, yo tomo) algo que toma, agarra, irrumpe (epilepsia)



logos: estudio, razón, argumento, discusión, palabra, estudio, verbo (nosología)

ludo (lat. ludus, juego) juego (ludopatía)

-manía (manía, máinomai = estoy loco) locura (hipomanía)



mega-: grande (megalomanía)

meta-: más allá, en otro lugar, después (metapsicología)

mímesis: imitación (simpáticomimético, mimetismo)

mio-: músculo (mioclonía)

miso-: odio (misantropía, misoginia)

mneme: memoria (amnesia)

mono: uno, uno solo (monotemático)

-morfo- (morphé): forma (dismorfia)

necro-: muerto (necrofilia)

neo-: nuevo (neotimia)

nomos: ley, norma (taxonomía)

noos, nous, nus: mente, espíritu (paranoia, noógeno)

nosos: enfermedad (nosología)

-oide (de êidos, figura): parecido a, semejante (paranoide)



oligos: poco (oligofrenia)

onírico (óneiros, sueño) relativo al sueño

paidos, pedos: niño (pedofilia)

paleo-: antiguo (paleopsicología)

pali- (pálin) de nuevo, volver hacia atrás (palilalia)

pan-, panto-: todo, entero (pansexualismo, pantofobia)

para-: indica contigüidad (al lado de, junto a), semejanza, apariencia, o fuera de (parafrenia)

pathos: lo que se siente (apatía)

pato-: padecimiento, algo que hace sufrir, enfermedad (patología)

peri: alrededor de (perífrasis)

phobos: temor, terror (fobia)

phrenos: mente, inteligencia (oligofrenia)

poli-: mucho, en abundancia (poliuria)

poto: bebida (potomanía)

praxis: acción (apraxia)

presbi- : anciano (presbiofrenia, forma de demencia senil)

prosexia (prosechés, que dirige su espíritu a algo, atento): atención (hipoprosexia)

prósopon: rostro, aspecto (prosopoagnosia)

protos: primero (prototáctico)

pseudo-: falso, mentiroso (pseudoincoherencia)

psico-, de psykhe, “alma” (psicopatología)

-ragia, -rea (rhagé, abertura de donde mana o se escapa algo): salida copiosa de algo, brotar (verborragia)



sema- , sem- (sema, sematos, seméion: signo) signo (semiología)

sin- (syn, con): con, unión (síndrome)

soma, somatos: cuerpo (somatomorfo)

-stasis: colocar de pie, posición (astasia)



sthenos: fuerza (astenia)

taqui-: rápido (taquipsiquia)

taxi- (taxis, orden, arreglo): ordenar, evaluar, clasificar (taxonomía)

tel-, -e-o (telos, fin): fin, meta (teleología)

tele-(tele): lejos, a distancia (telekinesia)

-timia (thumos) humor; tonicidad afectiva de base (hipotimia)



topos: lugar (topología)

trauma: herida (traumático)

trico- : cabello (tricotilomanía)

vesanus (lat., loco furioso): locura, psicosis (vesania, demencia vesánica)

xeno-: extranjero (xenofobia)

zoo- (zoon): animal (zoofilia)




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos