Gloria zuleima bedoya idarraga luisa fernanda beltran perez maria alejandra castro arellano



Descargar 264.17 Kb.
Página11/12
Fecha de conversión03.12.2017
Tamaño264.17 Kb.
Vistas709
Descargas0
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

W. JAMES (1842 – 1910)


El gran filósofo y psicólogo norteamericano, representante del pragmatismo en la filosofía y del individualismo en la educación, se ha ocupado de ella sobre todo en sus conocidas Charlas a los maestros, publicadas en 1899. Para él, la educación es sobre todo una función de índole individual: se basa en los recursos biológicos y en la formación de hábitos de conducta. Su finalidad es la tolerancia, el respeto a la individualidad y la formación de la conciencia democrática.


J. F. HERBART


Fue él más ilustre representante científico en el siglo XIX y el XX, una serie de aportes contribuyeron a la definición de la psicología de la educación, entre ellos tenemos: El estudio de las diferencias individuales, la psicometría, la psicología evolutiva y el interés por el aprendizaje y la alfabetización. Realizó aportes de carácter finalista importantes para la educación como es el
Concepto cardinal de la instrucción." No es un medio de aprendizaje, sino más bien el fin de éste; una educación digna del nombre es aquella que promueve ricos y profundos intereses más bien que conocimientos específicos: "El interés debe hacer nacer de sí otro interés; lo aprendido se disipará, pero el interés persistirá por toda la vida."

Sobresale además su interés por la enseñanza clásica la cual deseaba que se enriqueciera desde el punto de vista matemático científico, en obediencia a su principio de la expansión multilateral de los intereses. Dicha expansión debe ser gradual, sólida y disciplinada, como la que es posible realizar en una escuela secundaria libre de preocupaciones utilitarias, de modo de construir al mismo tiempo el patrimonio intelectual y el carácter del educando que, según el principio de la instrucción educativa, son virtualmente coincidentes.


Herbart formuló ciertas distinciones y reglas didácticas que han corrido con una fortuna acaso superior a su mérito. Por ejemplo, la educación no se basa sólo en la instrucción, sino también en el gobierno y la disciplina.
Pero el aspecto de la didáctica herbartiana que más se desarrolló y difundió es de los grados formales de la instrucción.

http://psicoloeducativa.blogspot.com/





    1. Origen e historia.

Wilhelm Wundt, fisiólogo, psicólogo y filósofo alemán, fue quien estableció el primer laboratorio de psicología en 1879 en la Universidad de Leipzig y su objetivo era explorar los elementos primarios de la mente y la consciencia. Wundt trabajaba combinando la medición cuidadosa con la introspección para dejar ver las estructuras básicas de la mente consciente. Desarrolló con esto un modelo que llegó a conocerse como estructuralismo. El estructuralismo se concentraba en los elementos fundamentales que conforman las bases del pensamiento, la consciencia, las emociones y otros tipos de estados y actividades mentales.

Gracias al trabajo de Wundt, la psicología se ubicó entre las ciencias físicas y las ciencias naturales pues utilizaría métodos experimentales y de investigación semejantes a los de las ciencias físicas para documentar cuestiones del comportamiento y hacer de la psicología una ciencia inductiva y experimental para entender de qué manera se combinan las sensaciones básicas para producir nuestra consciencia del mundo.


El proceso de introspección del que se sirvió el estructuralismo se llevaba a cabo presentando a las personas un estímulo, como puede ser un objeto o u  enunciado escrito, y se les pedía que describieran detalladamente, en sus propias palabras, lo que experimentaban al respecto. Wundt aseguraba que los psicólogos lograrían comprender la estructura de la mente por medio de los informes que las personas describían con relación a sus reacciones.

Con el paso del tiempo los investigadores estructuralistas quedaban cada vez menos satisfechos con el supuesto de que la introspección fuera suficiente para descubrir los procesos básicos de la mente. Las personas tenía dificultades para describir con exactitud sus experiencias internas, además que este método en sí no podía  ser una técnica del todo científica, pues había pocas maneras de que un observador externo verificara la precisión de las introspecciones de las personas.

El modelo que reemplazó en gran medida al estructuralismo en la evolución de la psicología se denominó funcionalismo, que surgió alrededor de 1930. En lugar de centrar su interés en los componentes de la mente, el funcionalismo ponía atención en lo que hace la mente, las funciones de la actividad mental y el comportamiento en general. Encabezamos por el psicólogo estadounidense William James, los funcionalistas se dedicaron a analizar los modos en que el comportamiento les permite a las personas satisfacer sus necesidades.

Sin embargo, antes del funcionalismo, el estructuralismo y su énfasis en la experiencia consciente fue criticado en la década de 1920 por John Watson, quien llegó a ser reconocido como el padre del conductismo estadounidense.
Watson decía que, para ser una ciencia, la psicología debía enfatizar el estudio de la conducta manifiesta (son, por ejemplo, los movimientos corporales, hablar, llorar, etc. aquellas que se pueden observar de manera directa) en lugar del de la conducta cubierta (Son aquellas que solo el individuo que las experimenta puede observar de manera directa, tales como pensamientos, sentimientos y deseos). Declaró que es casi imposible observar los procesos mentales de manera directa. Por consiguiente, sugirió que los psicólogos deberían actuar como si los procesos mentales no existieran y concentrarse tan sólo en la conducta manifiesta. Watson fue sucedido como líder del movimiento por B. F. Skinner, quien llevo la postura conductista a su extremo lógico. Los estudiantes de psicología adoptaron una metodología científica rigurosa que enfatizaba la observación extrospectivas.

Otra reacción al estructuralismo fue el desarrollo de la psicología de la Gestalt a principios del siglo XX. Es un modelo que se enfoca en el estudio del modo en que se organiza la percepción. En lugar de considerar las partes individuales que conforman el pensamiento, los psicólogos de la Gestalt emprendieron la labor opuesta, la de concentrarse en la manera en que las personas consideran a los elementos individuales como unidades o como un todo. Su principal hipótesis era la siguiente: “El todo es diferente a la suma de sus partes”, lo que significa que, cuando se les considera en conjunto, los elementos básicos que componen nuestra percepción de los objetos producen algo más grande y significativo que esos mismos elementos individuales por separado.

Como vemos, la psicología procede de muy distintas fuentes, pero yendo más atrás de los sistemas vistos arriba, sus orígenes como ciencia habría que buscarlos realmente en los orígenes de la filosofía, en la antigua Grecia. La psicología como tratado del alma, existe desde que la humanidad comenzó a hacer filosofía y ciencia. Era en sí una psicología general (filosófica o metafísica) que abarca desde los estudios de los helénicos sobre el alma y la tipología de Hipócrates de Cos hasta Emmanuel Kant.


Sócrates, Platón y Aristóteles, como otros filósofos griegos, afrontaron algunas de las cuestiones básicas de la psicología que aún hoy son objeto de estudio: ¿Nacen las personas con ciertas aptitudes y habilidades, y con una determinada personalidad, o se forman como consecuencia de la experiencia? ¿Cómo llega el individuo a conocer el mundo que le rodea? ¿Ciertos pensamientos son innatos o son todos adquiridos?
Tales cuestiones fueron debatidas durante siglos, pero poco a poco la psicología logró precisión, se purificó con S. Tomás de Aquino y otros, y se fue introduciendo la observación y la experimentación (como hemos visto) haciendo de ella una disciplina diferenciada, con un objeto delimitado, que se aborda empíricamente, experimentalmente, filosóficamente, o en su conjunto con la visión general propia del método filosófico, visión en la que confluyen los estudios particulares de los métodos empíricos y experimentales.

La psicología científica como tal no se inició hasta el siglo XVII con los trabajos del filósofo racionalista francés René Descartes y de los empiristas británicos Thomas Hobbes y John Locke. Descartes afirmaba que el cuerpo humano era como una maquinaria de relojería, pero que cada mente (o alma) era independiente y única. Mantenía que la mente tiene ciertas ideas innatas, cruciales para organizar la experiencia que los individuos tienen del mundo. Hobbes y Locke, por su parte, resaltaron el papel de la experiencia en el conocimiento humano. Locke creía que toda la información sobre el mundo físico pasa a través de los sentidos, y que las ideas correctas pueden y deben ser verificadas con la información sensorial de la que proceden. La psicología que se estudiaba entonces se apartó cada vez más de la metafísica, y fue continuando en el racionalismo, postulando una base que intentaba ser más científica: la de no aceptar nada que no proceda de la experiencia sensible. Esta era la postura del empirismo. Su contribución más importante a la psicología reside en que hizo explícitas las posibilidades de una teoría de la asociación, que debía empezar con los datos de la experiencia y elaborar las leyes que rigen las interrelaciones y sucesiones de unas experiencias con otras; el germen del asociacionismo ya era evidente en la obra de Hobbes.


Si bien la línea clásica de la teoría asociacionista ha sido desechada, el asociacionismo dio vida a muchos movimientos psicológicos; así, p. ej., inspiró gran parte de los trabajos iníciales de Pierre Janet, Sigmund Freud y Karl Jung; perfiló los primeros trabajos sobre las respuestas condicionadas; y sirvió de guía a los estudios sobre el aprendizaje efectuados por Edward Thorndike y Hermann Ebbinghaus.

Gracias al enorme desarrollo de las ciencias naturales en la primera mitad del siglo XIX y la aparición del método científico-experimental, delimitándose del método científico-filosófico, se va delimitando también el campo de lo psicológico o psíquico, como un conjunto de fenómenos peculiares, observables y estudiables empírica y experimentalmente, atendiendo sobre todo a los datos de la conciencia.




    1. El concepto de psicología

La psicología es la ciencia que estudia el comportamiento humano y los procesos mentales a través de diversos métodos de investigación y observaciones empíricas, sean éstas extrospectivas o introspectivas. Explora conceptos como la percepción, la atención, la motivación, la emoción, el funcionamiento del cerebro, la inteligencia, la personalidad, las relaciones personales, la consciencia y el inconsciente.


“Comportamiento y procesos mentales” implica no sólo las acciones de las personas sino también sus pensamientos, sentimientos, percepciones, procesos de razonamiento, recuerdos e incluso las actividades biológicas que mantienen el funcionamiento corporal.

La psicología se enmarca en distintas áreas de la ciencia. No es posible encasillarla entre las ciencias naturales, las ciencias sociales, o las humanas, pues abarca todos los aspectos del funcionamiento psíquico. Las distintas escuelas, teorías y sistemas psicológicos han enfocado sus esfuerzos en diversas áreas, existiendo desde los enfoques que se dirigen exclusivamente en la conducta observable (conductismo), pasando por los que se ocupan de los procesos internos tales como el pensamiento, el razonamiento, la memoria, etc. (como el cognitivismo) o las orientaciones que ponen de relieve las relaciones humanas y la comunicación apoyándose en la teoría de sistemas, hasta las corrientes psicológicas que se enfocan en los procesos inconscientes (como el psicoanálisis o la psicología analítica). El alcance de estas teorías abarca desde el estudio del desarrollo infantil de la psicología evolutiva hasta cómo los seres humanos sienten, perciben o piensan; cómo aprenden a adaptarse al medio que les rodea o resuelven conflictos.


1.3 Los campos de actuación de la psicología como ciencia.

PSICOLOGIA EDUCATIVA


Educación. Métodos de enseñanza y aprendizaje. Psicólogo escolar. Diagnóstico. Niños. Comunicación. Estrategias orientativas. Orientación.


El Psicólogo de la Educación es el profesional de la psicología cuyo objetivo de trabajo es la reflexión e intervención sobre el comportamiento humano, en situaciones educativas, mediante el desarrollo de las capacidades de las personas, grupos e instituciones. Se entiende el término educativo en el sentido más amplio de formación y desarrollo personal y colectivo.

PSICOLOGIA JURIDICA O FORENSE


La configuración de la Psicología Jurídica se fundamenta como una especialidad que desenvuelve un amplio y específico ámbito entre las relaciones del mundo del Derecho y la Psicología tanto en su vertiente teórica, explicativa y de investigación, como en la aplicación, evaluación y tratamiento.

PSICOLOGIA SOCIAL

Es la ciencia que estudia los fenómenos sociales e intenta descubrir las leyes por las que se rige la convivencia. Investiga las organizaciones sociales y trata de establecer los patrones de comportamientos de los individuos en los grupos, los roles que desempeñan y todas las situaciones que influyen en su conducta.

PSICOLOGIA CLINICA

Es la rama de la ciencia psicológica que se encarga de la investigación de todos los factores, evaluación, diagnóstico, pronóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención que afecten a la salud mental, no restringiéndose sólo a los llamados trastornos mentales, sino a todas las condiciones que puedan generar malestar y sufrimiento al individuo humano.


PSICOLOGIA INVESTIGATIVA


La investigación es una actividad humana permanente, que es llevada a cabo por el hombre para conocer la realidad que lo rodea y así recolectar información que permita la generación de teorías que expliquen los hechos físicos, sociales, Psicológicos etc. Para poder transformar la realidad en pro de su beneficio, debido a que el futuro profesional debe adquirir las competencias investigativas necesarias para enfrentarse a las necesidades de su medio de una forma contextualizada, en donde la teoría vista en la formación sea útil al momento de orientar los procesos de acción profesional, pero sin olvidar la evaluación continua de estas teorías con la realidad; que se puede hacer por medio de los métodos científicos. 




PSICOLOGIA ORGANIZACIONAL


El objeto de estudio es la conducta del ser humano y sus experiencias en los contextos del trabajo y la organización desde una perspectiva individual, grupal y social, y el objetivo principal de esta área de la Psicología es mejorar la Calidad de Vida Laboral de los trabajadores, y a partir de esta mejora optimizar el ajuste a la organización y el rendimiento en el puesto de trabajo.
http://www.rena.edu.ve/cuartaEtapa/psicologia/Tema3.html
1.4 La Psicología Educativa

Es una rama de la psicología que se dedica al estudio del aprendizaje y enseñanza humana dentro de los centros educativos; comprende, por lo tanto, el análisis de las formas de aprender y de enseñar, la efectividad de las intervenciones educativas con el objeto de mejorar el proceso, la aplicación de la psicología a esos fines y la aplicación de los principios de la psicología social en aquellas organizaciones cuyo fin es instruir. La psicología educacional estudia cómo los estudiantes aprenden, a veces focalizando la atención en subgrupos tales como niños superdotados o aquellos sujetos que padecen de alguna discapacidad específica.

Además, da soporte a una amplia gama de especialidades que se ubican dentro de los estudios educacionales, incluyendo aprendizaje organizacional, tecnología educativa, desarrollo de planes de estudios, diseño educacional, gestión del aula y educación especial, y contribuye con las ciencias del aprendizaje y con la ciencia cognitiva, de las cuales toma ciertos aspectos. En las universidades, los departamentos de psicología educacional se encuentran habitualmente incluidos dentro de las facultades de educación, siendo posiblemente el motivo de esto la carencia de representación que la psicología educacional tiene en los libros de texto introductorios a la psicología.

  1. PRINCIPIOS DE PSICOLOGIA INFANTIL APLICADOS AL CAMPO EDUCATIVO DEL NIÑO DE 0 A 7 AÑOS

Psicología del desarrollo, estudio de los cambios y continuidad de la conducta desde la infancia a la edad adulta. La psicología del desarrollo presta especial atención a la psicología infantil, así como a la personalidad desviada, su formación y variaciones. Área importante de la psicología, supone el estudio sistemático de las personas en cada etapa de su desarrollo a través del ciclo vital.

La psicología del desarrollo o evolutiva parte de la consideración de que el desarrollo humano y la conducta a lo largo de todo el ciclo vital están en función de la interacción entre factores biológicamente determinados, físicos y emocionales —como la estatura o el temperamento—, e influencias ambientales —familia, escuela, religión o cultura. Los estudios sobre esta interacción se centran en conocer las consecuencias que tienen ciertas actuaciones durante la vida de las personas (por ejemplo, saber cómo se comportarán los niños que son maltratados por sus padres cuando ellos mismos sean padres; estudios realizados parecen indicar que los hijos que han sufrido malos tratos serán también padres que dañarán a su vez a sus hijos).

Otros estudios se han centrado en la relación entre el envejecimiento y las facultades intelectuales: teorías que afirman que las habilidades intelectuales de una persona declinan con rapidez después de los 55 años, son refutadas por investigaciones que demuestran que este declive es gradual. Los estudios realizados con adultos, basados en los trabajos sobre ‘crisis de identidad’ del psicoanalista estadounidense Erik Erickson, señalan que en la vida de las personas hay fases estables —con una duración de 5 a 7 años— durante las cuales la energía se consume con el trabajo, la familia y las relaciones sociales, enmarcadas por fases de transición —de 3 a 5 años— en las que se valoran las principales áreas vitales. Estas fases pueden ser tranquilas o críticas; un ejemplo de ellas es la llamada ‘crisis de la mediana edad’. Hoy se estudia si estas transiciones son las mismas para hombres y mujeres, y si son universales.
2.1 El desarrollo mental del niño

http://prezi.com/hkherkc3pymx/el-desarrollo-mental-del-nino/


Tanto el desarrollo físico como el desarrollo psíquico consisten esencialmente en un proceso que pasa de un equilibrio inferior a otro más superior. El desarrollo psíquico implica entonces una marcha hacia el equilibrio, lo cual se cumple en las tres áreas del desarrollo psíquico: la inteligencia, la afectividad y la socialización.

Sin embargo, hay una diferencia entre el desarrollo físico y el desarrollo psíquico de las funciones superiores: el primero alcanza un equilibrio estático a partir del cual luego se produce una involución; en el desarrollo psíquico en cambio se alcanza un equilibrio dinámico: todo equilibrio lleva a un nuevo desequilibrio que se resolverá en un equilibrio superior, con lo cual no hay teóricamente un proceso de involución.

Al estudiar este proceso de equilibración, debemos tener en cuenta dos cosas importantes: estructuras y funciones. Así, es preciso oponer desde el principio las estructuras variables, las que definen las formas o estados sucesivos de equilibrio, y un determinado funcionamiento constante que asegura el paso de cualquier estado al nivel siguiente. Así, las estructuras son variables, y las funciones constantes.

Así por ejemplo a todos los niveles siempre el hombre trata de buscar explicaciones (funciones constantes, invariables, llamadas invariantes), pero lo que distingue un nivel de otro es el tipo de explicación desarrollada (construidas a partir de estructuras variables).

Las estructuras variables son formas de organización mental referidas a lo intelectual y a lo afectivo, así como a lo individual y a lo social. Los seis periodos antes indicados corresponden a seis estructuras diferentes que van construyéndose una sobre la base de la anterior, alcanzando siempre niveles de equilibrio cada vez más superiores y estables.

En todos esos periodos hay características comunes, invariables, que son las invariantes. Por ejemplo siempre toda acción o conducta responde a una necesidad (el hambre hace que busquemos alimento). Toda necesidad tiende siempre hacia dos objetivos: 1) ajustar el mundo a las estructuras propias ya construidas (asimilación), y 2) reajustar estas estructuras en función de los cambios externos (acomodación). Llamaremos adaptación al equilibrio entre ambos procesos de asimilación y acomodación. Así, el desarrollo psíquico va adaptándose cada vez mejor a la realidad. Veamos qué sucede en cada periodo.
El recién nacido y el lactante

 

El periodo que va del nacimiento a los dos años (adquisición del lenguaje) es una conquista, a través de percepciones y movimientos, de todo el universo práctico que rodea al niño pequeño. Al principio el niño se centra en sí mísmo y su acción, pero al final de este periodo ya puede situarse como un objeto más dentro del universo que fue construyendo. Esta "revolución copernicana" ocurre en la esfera intelectual y en la afectiva. Desde el primer punto de vista, el desarrollo de la inteligencia en este primer periodo comprende tres estadios:

 

1. Reflejos (0-1 mes)

2. Organización de percepciones y hábitos (1-8 meses)

3. Inteligencia sensorio-motriz propiamente dicha (8-24 meses)

 

1. Reflejos (0-1 mes).- El bebé nace con reflejos, o coordinaciones senso-motrices hereditarias que corresponden a tendencias instintivas, como por ejemplo alimentarse (reflejo de succión). Tales reflejos no son pasivos: el bebé los va perfeccionando activamente (por ejemplo, al cabo de un tiempo succiona mejor).

 

2. Organización de percepción y hábitos (1-8 meses).- Poco a poco los reflejos van transformándose en hábitos: dejan de ser automáticos y se tornan flexibles. Así, un niño puede chupar objetos diversos, y no sólo el pecho materno. Esto lo logra por ejercitación y por asimilación. El niño empieza también a poder reproducir una conducta que realizó fortuitamente, una y otra vez (reacciones circulares).

 

3. Inteligencia sensorio-motriz propiamente dicha (8-24 meses).- Aparece aquí, mucho antes del lenguaje verbal, la llamada inteligencia práctica, es decir, aquella que se aplica a la manipulación de objetos mediante percepciones y movimientos, no mediante palabras o conceptos. Por ejemplo, atraer un objeto lejano con un palo es un acto de inteligencia práctica, ya que está utilizando un medio para obtener un fin.



Dos factores intervienen en la construcción de estos actos de inteligencia: a) las conductas anteriores se multiplican y diferencian cada vez más, adquiriendo flexibilidad para registrar los resultados de la experiencia. b) Los esquemas de acción se coordinan entre sí por asimilación recíproca: el niño busca comprender los objetos usándolos y manipulándolos con una determinada finalidad por ejemplo, investigando para qué sirven.

Hacia el final de este periodo, el niño ya discrimina netamente el mundo interno del externo, empieza a des-centrarse, a considerar la existencia de objetos independientes en el mundo, donde él es también un objeto más. En estos dos primeros años, el niño empieza la construcción de cuatro categorías fundamentales: espacio, objeto, tiempo y causalidad. Estas todavía no son nociones del pensamiento sino categorías prácticas, ligadas a la pura acción sensomotora.

Objeto: A medida que pasa del egocentrismo a la elaboración de un mundo exterior, el niño va construyendo la noción de un objeto sustancial, fijo, permanente, que considera existente aún cuando no pueda verlo. Al comienzo, los objetos no tienen permanencia: si deja de verlos considera que desaparecieron mágicamente.

Espacio: Al comienzo hay muchos espacios distintos (bucal, táctil, etc), pero luego empieza a concebir un espacio único donde están todos los objetos.

Causalidad: Al comienzo hay una causalidad mágico-fenomenista, o creencia de que su propia acción puede producir diversos efectos en el mundo. Hacia el segundo año, en cambio, ya empieza a comprender que los objetos se influyen entre sí más allá de su propia acción. La evolución del tiempo está unida al desarrollo de la causalidad, así como la del espacio al desarrollo del objeto.

En cuanto a la afectividad, sigue un desarrollo paralelo al cognoscitivo. Al principio encontramos reflejos afectivos, como las emociones primarias de miedo, etc. A los hábitos corresponden los afectos de lo agradable o lo desagradable, surgidos de la acción, así como sentimientos de éxito o fracaso (alegría o tristeza, respectivamente). El niño comienza a interesarse más por su cuerpo (narcisismo, según el psicoanálisis), y luego por los objetos (el psicoanálisis diría aquí que se inicia la elección de objetos). La alegría y la tristeza empiezan a ser experimentada hacia las personas (sentimientos interindividuales).

 

II. La primera infancia de los dos a los siete años

 

La aparición del lenguaje introduce profundas modificaciones en las conductas: estas ya no son solamente reales o materiales y pueden ser interiorizadas, lo cual trae tres consecuencias importantes: a) Un posible intercambio entre individuos (socialización de la acción), b) una interiorización de la palabra, o sea la aparición del pensamiento propiamente dicho (génesis del pensamiento), y c) una interiorización de la acción como tal, que hace que las experiencias reales pasen a ser "mentales" (intuición). Por otro lado, desde el punto de vista afectivo asistimos al desarrollo de sentimientos interindividuales (simpatías, antipatías, respeto, etc.) y de una afectividad interior más estable. Examinemos brevemente las tres consecuencias en lo intelectual, y la consecuencia en lo afectivo.

 

A. La socialización de la acción.- El lenguaje permite aquí ya la comunicación entre individuos en forma continua. Aparece la imitación diferida, que permite reproducir sonidos en ausencia del modelo, y cuando esos sonidos se asocian con acciones, allí empieza la adquisición del lenguaje.



Las funciones del lenguaje pueden verse en tres grandes categorías de hechos: a) al comprender lo que dicen sus padres, el niño descubre los pensamientos y voluntades de los mayores, lo cual se abre una amplio universo antes desconocido; b) Al poder representar con el lenguaje las acciones propias presentes y pasadas, transforma la acción en pensamientos. Puede hablar a los demás y jugar con ellos; c) También puede hablarse a sí mismo constantemente mediante monólogos que acompañan sus juegos y su acción.

Todo ello revela que las primeras conductas sociales no son aún socializaciones verdaderas, porque aún no pueden salir de su propio punto de vista para coordinarse con los ajenos, manteniéndose centrado en sí mismo.

 

B. La génesis del pensamiento.- La inteligencia práctica se va transformando en pensamiento propiamente dicho, bajo la doble influencia del lenguaje y la socialización. Mediante el lenguaje, el niño puede evocar acciones pasadas, anticipar actos futuros, y hasta reemplazar la acción por su descripción verbal. Tal el comienzo del pensamiento propiamente dicho. Y mediante la socialización, puede compartir colectivamente conceptos y palabras con los demás.



Entre los dos y siete años, el pensamiento evolucionará desde un extremo inicial a otro final. 1) Al comienzo está el pensamiento como mera incorporación o asimilación, cuyo egocentrismo excluye toda objetividad. Esto se ve por ejemplo en el juego simbólico, que satisface las fantasías propias del niño; 2) Al final, el pensamiento ya se adapta a los demás y a la realidad, preparando así el pensamiento lógico que vendrá a partir de los siete años. Aquel pensamiento adaptado a los demás es el pensamiento intuitivo.

En este periodo hay dos características importantes en el pensamiento infantil: el finalismo y el animismo. El finalismo se advierte en que el niño a esta edad empieza a preguntar los porqué de las cosas, y con ello buscan indagar tanto el fin o propósito de un hecho como su causa. El porqué se propone averiguar una razón de ser de las cosas a la vez finalista y causal. Por el otro lado, el animismo infantil es la tendencia a concebir las cosas como vivas y dotadas de intenciones. Por ejemplo, pensar que las nubes se mueven porque el viento las lleva, como si hubiera una intención de éste por llevarlas. Es evidente que el animismo, al igual que el finalismo resulta de una asimilación de las cosas a la propia actividad, pues en ambos casos se trata de modificar las cosas adscribiéndoles intenciones.

Como vemos en este periodo hay una in diferenciación entre lo psíquico y lo físico al asignarse intenciones psíquicas a las cosas. Las leyes naturales se confunden con las leyes morales y el determinismo con la obligación: los barcos flotan porque "tienen" que hacerlo", y la luna alumbra solo de noche porque "ella no es quien manda".

 

C. La intuición.- Hasta alrededor de los siete años, el niño sigue siendo prelógico y suple la lógica por la intuición, simple interiorización de las percepciones y los movimientos en forma de imágenes representativas y de "experiencias mentales", que por tanto prolongan los esquemas senso-motrices sin coordinación propiamente racional.



La intuición se basa más en lo perceptible que en la lógica: por ejemplo, para un niño de este periodo una hilera de 10 fichas rojas y una hilera de 12 fichas azules, ambas de la misma longitud, tienen para el niño la misma cantidad de fichas, porque atiende al efecto óptico global, no a las distancias de las fichas entre sí.

Cronológicamente primero aparece la intuición primaria, luego la intuición articulada (y finalmente la operación, pero esto es después de los siete años). La intuición primaria es simplemente una acción senso-motriz convertida en pensamiento, es rígida e irreversible. La intuición articulada sigue siendo irreversible, pero tiene la ventaja que el niño puede prever consecuencias y reconstruir estados anteriores.

 

D. La vida afectiva.- Los actos intelectuales no existen en estado puro: siempre implican un aspecto afectivo. Y a la inversa, todo acto afectivo supone un acto intelectual (el amor implica una comprensión intelectual).



Entre los dos y los siete años aparecen tres novedades en la vida afectiva: 1) desarrollo de los sentimientos interindividuales como afectos, simpatías, antipatías, ligados a la socialización de la acción, 2) aparición de sentimientos morales intuitivos surgidos de la relación con los adultos, y 3) regulaciones de intereses y valores, relacionadas con el pensamiento intuitivo en general.

El INTERES es la prolongación de las necesidades: el niño muestra interés por algo porque lo necesita. El interés es por un lado un regulador de energías: el niño pone energía en lo que le interesa. Por el otro lado implica un sistema de valores: los intereses forman entre sí un sistema donde unos valen más y otros menos, en cada momento.

En relación con los intereses están también las AUTO-VALORACIONES, que son los sentimientos de inferioridad o superioridad, derivables de si obtuvo fracasos o éxitos (reales o imaginarios) en su acción. En relación con ellos están también los VALORES INTERINDIVIDUALES ESPONTANEOS. Así como el pensamiento intuitivo, gracias al lenguaje, permite al niño intercambios intelectuales con los demás, así también los sentimientos espontáneos nacen de un intercambio cada vez más rico de valores (simpatías, antipatías, etc). Por lo general, habrá simpatía hacia las personas que respondan a los intereses del niño y que lo valoren. A partir de aquí surgirán los primeros VALORES MORALES, nacidos de sentimientos morales: aparece la idea de lo obligatorio y del deber: estas no nacen de simples simpatías o antipatías, sino del respeto de reglas propiamente dichas. No obstante, todavía en este periodo el niño tiene una moral heterónoma, que depende de reglas y voluntades ajenas, no propias, lo cual es un logro posterior. El niño de este periodo de 2-7 años dice dos tipos de mentira: una que usa para ocultar una mala acción frente al adulto, y otra que usa para exagerar (un perro de 3 metros). El niño juzga como más "fea" a la segunda mentira.

 

III. La infancia de siete a doce años

 

A. Los progresos de la conducta y de su socialización.- Antes de los 7 años el niño no distingue entre actividad privada y colaboración interindividual: los niños hablan, pero no se sabe si se escuchan entre sí. Después de los siete años se advierte nítidamente concentración individual cuando están solos, y colaboración efectiva cuando están con otros.

Así, se adquiere cierta capacidad de cooperación, pues ya no confunde su punto de vista con el de los demás, sino que los disocia para coordinarlos. Se hacen posibles las discusiones, por ejemplo, y tiende a desaparecer el discurso espontáneo y el monólogo.

Si antes de los siete años los niños jugaban sin tener en cuenta reglas en común, desde los siete aparecen los juegos de reglas, donde todos deben respetarlas. Puede coordinar su punto de vista con el de los demás, lo que engendra una moral de cooperación y de autonomía personal. Las reglas se respetan no por imposición de los mayores sino por un acuerdo para jugar con reglas. Va abandonando su egocentrismo. Empiezan a desaparecer las conductas impulsivas: el niño reflexiona, piensa antes de actuar, delibera interiormente.

 

B. Los progresos del pensamiento.- La causalidad deja de ser egocéntrica: el niño ya no explica por identificación (la luna crece porque nosotros crecemos) sino establece nexos causales objetivos entre fenómenos (la luna crece porque porque las nubes crecieron). Las nubes dejan de ser una construcción antropomórfica sino natural, o sea, van abandonando su original egocentrismo.



Es frecuente ver en estos niños explicaciones atomísticas: primero explican que el azúcar se disolvió en el agua porque desapareció, luego porque se transformó en agua, y finalmente porque el azúcar se convirtió en pequeñas partículas, migajas o átomos. Vemos que las dos últimas explicaciones suponen la noción de conservación de la sustancia (ya que el azúcar para ellos, no desapareció sino que se transformó en otra cosa).

Además de las nociones de causalidad y conservación, los niños progresan también respecto de las nociones de tiempo y velocidad. Empiezan a concebir que el tiempo es único para todos los acontecimientos, y que toda duración puede dividirse en acontecimientos sucesivos y que entre cada uno de ellos hay intervalos de tiempo.

Respecto de la velocidad, antes de los 7 años ya saben que si un móvil se adelanta a otro es porque va más rápido, pero si separamos ambos móviles haciendo que circulen por pistas circulares de diferente diámetro, ya no aprecian cual va más rápido. Esto lo consiguen recién entre los 7 y los 12 años, pues relacionan el espacio recorrido con el tiempo empleado.

 

C. Las operaciones racionales.- La intuición dará paso a la operación. Las primeras se transforman en las segundas a partir del momento en que constituyen sistemas de conjunto a la vez componibles y reversibles. O sea, dos acciones se hacen operatorias cuando pueden componer una tercera acción del mismo tipo, y cuando pueden realizarse al revés (reversibles). Por ejemplo, la acción de reunir (suma) es una operación, porque varias sumas sucesivas equivalen a una suma mayor (composición) , y porque las sumas pueden invertirse transformándose en restas (reversibilidad).



El niño logra así operaciones aritméticas, lógicas, geométricas, físicas, mecánicas, etc. Surge la noción de número como resultado de la capacidad de realizar operaciones de clasificar y seriar. Lo que interesa que en este periodo las operaciones están organizadas en sistemas de conjunto, dependiendo unas de otras: por ejemplo los grupos y los agrupamientos. Gracias a estos sistemas el niño adquiere la noción de clase y de serie.

 

D. La afectividad, la voluntad y los sentimientos morales.- Antes de este periodo, vimos que el niño obedece a una autoridad exterior (adulto). Luego, en la cooperación aparece un respeto mutuo con sus compañeros. Más tarde, empieza a realizar una valoración general del otro cuando ubica en el mismo sistema el sentir como superior al otro y el sentirlo como semejante. Se instaura así un respeto mutuo que conduce a nuevas formas de sentimientos morales, distintos a la obediencia exterior inicial. El niño advierte que la REGLA une a los niños entre sí tanto como a los niños con sus padres.



El efecto notable del respeto mutuo es el sentimiento de justicia, Al principio el niño consideraba justa la obediencia a la autoridad externa, y juzgaba un castigo como justo si la acción castigada producía daños materiales importantes. Poco a poco el niño comprende aquí que es importante la intención con que se hace la acción más que su resultado. Ser justo con alguien es considerar, por ejemplo, que una mala acción no la hizo adrede.

A medida que los sentimientos se organizan, van constituyendo regulaciones cuya forma final es la VOLUNTAD, verdadero equivalente de las operaciones racionales en el terreno afectivo. La voluntad no es simplemente querer hacer algo con una intención (esto ya lo hace el niño cuando aún tiene INTERES). La voluntad aparece recién cuando hay un conflicto de tendencias, y consiste por ejemplo en resistir tal tendencia para actuar según otra tendencia diferente. La voluntad es así una regulación que se volvió reversible: cuando el deber es momentáneamente más débil que un deseo, la voluntad restablece los valores poniendo en primer plano al deber.

EL DESARROLLO MENTAL DEL NIÑO

El desarrollo psíquico se inicia con el nacimiento y finaliza en la edad adulta es comparable el crecimiento orgánico.

En efecto el cuerpo evoluciona hasta un nivel relativamente estable, caracterizado por el final del crecimiento y por la madurez de los órganos.

Desde el punto de vista de la inteligencia resulta fácil oponer la inestabilidad y la incoherencia relativas de las ideas infantiles a la sistematización de la razón adulta.

E efectiva mente cuando se compara al niño con el adulto, puede ocurrir que nos sorprenda la identidad de las relaciones (se habla entonces de una * pequeña personalidad * para decir que el niño sabe lo que desea y actúa como nosotros en función de intereses precisos) o que descubramos muchas diferencias _en el juego, por ejemplo, o en la forma de razonart y se dice entonces que el niño es un pequeño adulto.

Las estructuras variables serán, por tanto, las formas de organización de la actividad mental, bajo su doble aspecto motor o intelectual, por una parte, y afectivo por otra, así como según sus do dimensiones individual y social (interindividual).

Etapa de los reflejos o ajustes hereditarios, así como las primeras tendencias instintivas (nutriciones) y las primeras emociones.

Etapa de las primeras costumbres motrices y de las primeras percepciones organizadas, así como los primeros sentimientos diferenciados.

Etapa de la inteligencia sensorio motriz o práctica (anterior al lenguaje), de las regulaciones afectivas elementales y de las primeras fijaciones exteriores de la afectividad (periodo de lactancia)

Etapa de la inteligencia intuitiva, de los sentimientos intra individuales espontáneos y de las relaciones sociales de sumisión al adulto (2 a7 años primera infancia)

Etapa delas operaciones intelectuales concretas (inicio de la lógica), y de los sentimientos morales y sociales de cooperación (7ª 11 años)

Etapa de las operaciones abstractas, de la formación de la personalidad y de la aserción afectiva e intelectual en la sociedad de los adultos (adolescentes)

EL ROL DEL PSICOLOGO DE LA EDUCACIÓN

El psicólogo de la educación es el profesional de la psicología cuyo objetivo de trabajo es la reflexión e intervención sobre el comportamiento humano, en situaciones educativas, mediante el desarrollo de las capacidades de las personas, grupos e instituciones.
AMBITOS Y TAREAS

La psicología educativa interviene en los ámbitos personales, familiares, organizacionales, institucionales, socio- comunitario y educativos en general; con Educandos, receptores del proceso educativo, y agentes educativos, intervinientes directa o indirectamente en el proceso educativo.

FUNCINES DEL PSICOLOGO EDUCATIVO

Interviene en las Necesidades Educativas de los Alumnos

Realiza la evaluación psico-educativa referida a la valoración de las capacidades personales grupales e institucionales en relación a los objetivos de la educación y también al análisis del funcionamiento de las instituciones educativas.

Promueve y participa en la organización, planificación, desarrollo y evaluación de los procesos de orientación y asesoramiento profesional y vocacional, tanto en lo que tienen d información, asesoramiento y orientación a los alumnos ante las opciones que deban tomar frente a las distintas posibilidades educativas o profe3sionales, como en la elaboración de métodos de ayuda para la elección y de métodos de aprendizaje de toma de decisión vocacional.

FUNCIONES PREVENTIVAS

La prevención se orienta a proponer las condiciones para un mejor desarrollo de las capacidades educativas y también a prevenir las consecuencias que pueden generar la diferencia entre las necesidades educativas de la población y las respuestas que dan los sistemas sociales y educativos; incluye tantas acciones específicas para la prevención de problemas educativos concretos.

Formación y Asesoramiento Familiar

Actúa promoviendo y organizando la información y formación a madres y padres en una línea de apoyo al desarrollo integral del hijo.

Intervención Socioeducativa

Participa en el análisis de las realidad educativa, y delos factores sociales y culturales que influyen en el proceso educativo de la comunidad concreta, interviene en la prevención socioeducativa, impulsa la cooperación y coordinación de los servicios, institucionales y organizaciones sociales del entorno.

METODOS, TÉCNICAS, TAREAS Y ACTIVIDADES

La evaluación: se efectúa sobre las distintas áreas en función de la demanda, la problemática y las necesidades, priorizando su funcionalidad y operatividad, se analizan detallada mente las variables psicológicas que influyen en el comportamiento humano.

La intervención: se efectúa en los ámbitos sobre las diferentes variables psicológicas que intervienen en el acto educativo.

AREAS COMPLEMENTARIAS

Trastornos cognitivos y del lenguaje.

Psicología social aplicada a la educación.

Psicología de las organizaciones aplicada a la institución escolar.
HISTORIA DE LA PSICOLOGIA

Históricamente, la psicología se ha dividido en varias áreas de estudio. No obstante, estas áreas están interrelacionadas y frecuentemente se solapan unas a otras.

L as áreas de la psicología pueden también describirse en términos de áreas de aplicación

La psicología procede de muy distintas fuentes, pero sus orígenes como ciencia habría que buscarlos en los orígenes de la filosofía, en la antigua Grecia.

Antecedentes históricos

Platón y Aristóteles, como otros filósofos griegos, afrontaron algunas de las cuestiones básicas de la psicología que aun hoy son objeto de estudio.

Desarrollo científico

Aparte de esta herencia filosófica, el campo que más ha contribuido al desarrollo de la psicología científica ha sido la filosofía, es decir, el estudio de las funciones de los diversos órganos y sistemas del cuerpo humano.

La psicología del siglo xx

Hasta la década de 1960 la psicología estuvo imbuida de consideraciones de índole eminentemente práctica; los psicólogos intentaron aplicar la psicología en la escuela y en los negocios, interesándose muy poco por los procesos mentales y haciendo hincapié exclusivamente en la conducta. Movimiento conductista liderado por el psicólogo John B Watson

La psicología actual todavía mantiene muchos de los problemas que se planteó originalmente, por ejemplo ciertos psicólogos están interesados ante todo en la investigación fisiológica, mientras que otros mantienen una orientación clínica y algunos, una minoría, intentan desarrollar un enfoque más filosófico.

PRINCIPALES AREAS DE INVESTIGACIÓN

Psicología fisiológica: se denomina a si por que estudia las dos funciones mayores del sistema de comunicación del organismo humano, el nervioso y el circulatorio, son los ejes de las investigaciones en este campo.

Aprendizaje y condicionamiento

La psicología estudia el cambio que se produce en el organismo como resultado de la experiencia, esto es, el aprendizaje.

El condicionamiento clásico también se conoce como condicionamiento Pávloviano en honor de su descubridor, el fisiólogo ruso Iván Pávlov.

El condicionamiento instrumental u operante, que aplico B. F.Skiner, el énfasis recae en la conducta del animal y en las consecuencias de sus acciones.

Enfoque cognitivo

Las investigaciones sobre el aprendizaje humano son, naturalmente, más complejas que las del aprendizaje animal, y en rigor no se pueden limitar a los dos tipos de condicionamiento antes expuestos.

En las últimas décadas, la investigación psicológica ha mostrado una atención cada vez mayor por el papel de la cognición en el aprendizaje humano, liberándose de los aspectos más restrictivos de los enfoques conductistas.

Tests y psicometría

En numerosos campos de la psicología teórica y aplicada se emplean tests y otros sistemas para llevar a cabo la evaluación psicológica. Los más conocidos son los tests de inteligencia, desarrollados a partir del siglo xx , en los albores mismos de la psicología científica, que miden la capacidad de un individuo para relacionarse con su entorno.

Psicología social

La psicología social comprende diversas teorías que pueden ser clasificadas como teorías del equilibrio. Son las que ocupan, tanto en la teoría como en la práctica, de cómo y por qué cambian los individuos sus actitudes.

Psicopatología

También conocida psicología de los procesos anormales de las conductas desviadas, es quizá la especialidad más conocida y la que el público en general asocia cuando escuchan la palabra psicología




HISTORIA DE LA PSICOLOGIA
La psicología tiene sus orígenes en la Filosofía cuando el ser humano se intenta explicar el comportamiento humano. Pero al momento en que no se puede confiar en la intuición para estudiar los procesos mentales se recurre a las Ciencias Naturales y sus métodos para poder tener carácter de empírico. Así inicia la Psicología a emplear observaciones sistemáticas y se realizan los primeros experimentos controlados marcando de tal manera la transición de ser Filosofía para ser Ciencia.

De esta manera surge el carácter único de la psicología, siendo hija de la Filosofía busca la sabiduría a través del razonamiento lógico; y de la Fisiología busca el estudio de los procesos vitales de los organismos tales como la respiración, la digestión y la reproducción.

El primer acercamiento a la anatomía humana es con la médula espinal, el impulso nervioso y otros mecanismos biológicos. Este primer acercamiento a la naturaleza humana es debido a que los pioneros de la psicología experimental estudiaron medicina o fisiología.

En la psicología no encontramos una sola manera de ver y explicar la naturaleza humana. Tras un pasado de disputas entre psicólogos se han ido formado diversas escuelas de psicología. Y aunque se parte de un mismo problema que es el explicar el comportamiento humano y las enfermedades mentales, se han descubierto formas nuevas de ver e interpretar.

De esta manera estamos en lo que es la historia de la psicología con las diversos hechos que han marcado el rumbo actual de esta ciencia y a si mismo, cómo ha adquirido su carácter no dependiente a la filosofía y la biología.

En Alemania surge la figura de Wilhelm Wundt (1838-1920) quien será nombrado el padre de la psicología. Entre sus meritos está el establecer a la psicología como una ciencia independiente y organizada, fundó el primer laboratorio de psicología experimental en Leipzig, Alemania.

Wundt quería estudiar la estructura básica de la mente humana y para hacerlo se vale del método de la introspección analítica añadiendo precisos controles experimentales. Wundt ponía especial interés en la experimentación fisiológica y sus primeros experimentos fueron en relación al tiempo en que reaccionaba algún órgano del cuerpo expuesto a una situación. A esta etapa se llamará posteriormente “Estructuralismo” y se daría a conocer por uno de sus alumnos,  Titchener  (1867-1927) en los Estados Unidos.

Para Titchener, la nueva psicología debía analizar la consciencia reduciéndola a sus unidades elementales. Para él, la estructura de la mente humana estaba fragmentada en más de 30 mil sensaciones, sentimientos e imágenes separadas, dejando de lado a la motivación, las diferencias individuales y los trastornos psicológicos. Además de que no se valía de un método científico fiable, si no que cada experimentista describía sus propias sensaciones de una manera única y personal.

El Funcionalismo surge con William James (1842-1910) y Jhon Dewey. Su interés principal estaba en el modo en que el organismo se adapta al ambiente, querían conocer cómo funcionaba la mente. Cómo la introspección no da el suficiente alcance para sus intereses, se valen de cuestionarios, pruebas mentales y descripciones objetivas del comportamiento. A Jhon Dewey se le debe el enfoque en no recaer en los contenidos en la educación, si no en las necesidades de los estudiantes. Así, funda la psicología escolar. La psicología americana es aun funcionalista en su perspectiva de poner el énfasis en métodos científicos de recopilación de datos y en la aplicación práctica de los conocimientos derivados de estos métodos.

A principios del siglo XX en Alemania se concibe la idea de que no son los elementos individuales de la mente los que son importantes si no la Gestalt, que es, la forma o configuración que estos elementos conforman. Los gestaltista reconocen la importancia de la conciencia, oponiéndose a considerarla como un conjunto de piezas sueltas. El punto de partida de ellos es que “el todo es as que la suma de las partes”.

El Psicoanálisis viene a causar controversias ya que su postura contraria a los anteriores enfoques centrados en la investigación de laboratorios. El padre del psicoanálisis es Sigmund Freud (186-1939). Su interés no esta en el estudio de la acumulación de conocimientos sobre la mente normal, si o en una manera nueva de tratar a los individuos que manifestaban un comportamiento “anormal”. Freud creía que poderosos impulsos biológicos, principalmente de naturaleza sexual (la libido) influían en el comportamiento humano. Pensaba que eran inconscientes y que estos, creaban conflictos entre el individuo y las normas sociales.

Algunos de los discípulos de Freud fueron Erik Erickson quien modificó el enfoque básico dándole un carácter social, otros, se separaron de él como Carl Jung, Alfred Adler y Karen Horney. Posteriormente se funda la escuela Vienesa y la escuela Inglesa. Ana Freud, hija de Freud, hace importantes aportes a la psicología infantil.

En 1913 surge la nueva escuela 


Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos