Gabriela Ambriz-Hernandez



Descargar 24.43 Kb.
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño24.43 Kb.
Vistas53
Descargas0

Ambriz-Hernández, 1

Gabriela Ambriz-Hernández

Español 520

Dra. Dimo

30 de noviembre de 2003
La vida aparece a la luz de este razonamiento como una larga pesadilla, de

la sin embargo uno puede librarse con la muerte, que seria, así, una especie de despertar. ¿Pero despertar de qué? Esa irresolución de arrojarse a la nada absoluta y eterna me ha detenido en todos los proyectos de suicidio.” (Sábato, 62)


La novela de El Túnel en la película.

La novela de El túnel logra cautivar en su historia importantes rasgos humanos que dan diferentes temas de analizar, tanto en el texto como en la película. Es la historia de un pintor que regresa a su infancia a través de un cuadro el cual desborda una serie de eventos, temas, que llevan a analizar El túnel desde diferentes puntos de vista. Tanto el texto como la película, el protagonista de la novela tiene un dialogo consigo mismo, una especie de monologo que lleva a entender un poco mas a Castel así como a Sábato.



El túnel de Ernesto Sábato está escrita de manera que la realidad y la ficción se entre lazan formando así que el narrador nos narre una historia desde dos puntos de vista quien nos ofrece la visión de la psicología y lo ilógico. Juan Pablo Castel es el exitoso pintor quien se describe a si mismo con un gran pesimismo que a su vez se glorifica al no aceptar las instituciones sociales o esas grandes masas corporativas. Reprocha, dice

Ambriz-Hernández, 2


detestar ese tipo de congregaciones que no son superiores a nada, pero también se le olvida que él pertenece a ese círculo de instituciones y que el rechazar esas instituciones el mismo lo hace uno de ellos. El narrador es el personaje Juan Pablo Castel, quien al principio de la novela nos deja saber quien es y que nos va a narrar; “Bastara decir que soy Juan Pablo Castel el pintor que mató a Maria Iribarne” (Sábato, 61) De ese punto de partida el personaje se convierte en el narrador de su propia historia formando un dialogo de su vida. A su manera Castel comienza a relatar como fue que una pasión enfermiza lo llevo a asesinar a la mujer que había sido su amante. Que no tiene por que defenderse o no sabe explicar por que lo llevo su instinto a asesinarla matando así solo una parte de él.

Es interesante ver que el narrador que es Juan Pablo Castel quien nos incluye a nosotros en la novela. Se dirige a un lector, a un doctor, tal vez el policía o un relator que escribe su historia. Castel nos transporta del presente al pasado, del pasado al presente y se identifican los papeles protagónicos que son Juan Pablo y María. Ellos son los que patológicamente crean un ambiente de soledad, obsesivo, paranoico, y búsqueda de sí mismos. Ambos personajes se emergen en una búsqueda de algo, persiguen esa idea de alcanzar algo, tal vez sin saber qué. Esa parábola de búsqueda de lo inalcanzable, de la felicidad absoluta al encontrar el amor es lo que lleva a Juan Pablo a identificarse como una persona infeliz, sola, que busca solo la necesidad de encontrase. Esa necesidad lleva a Juan Pablo a cometer varios incidentes que están fuera de lo normal. Esto se puede ver desde el principio cuando persigue a alguien sin saber porque. Ese alguien es María, esa obsesión por hablar con ella lleva a hacerse una idea de María, de lo que representa para

Ambriz-Hernández, 3
el, y de lo que debe de ser ella.

Juan Pablo es el pintor reconocido que tiene un concepto negativo de la sociedad en general. Castel reconoce desde el principio su negatividad y dice: “yo, por ejemplo, me caracterizo por recordar perfectamente los hechos malos y, así, casi podría decir que «todo el tiempo pasado fue peor», si no fuera porque el presente me parece tan horrible como el pasado.” (Sábato, 61) Odia las instituciones, los críticos de arte, básicamente todo el caos humano. Sin embargo, todo ese deseo de acabar con esa calificaciones morales y sociales los termina por emplear él mismo, ya que él crítica intensamente la vanidad que él también tiene. Al igual que Kafka, utiliza el texto para expresar ese descontento ante las relaciones humanas, la incapacidad del hombre de controlar el mundo, su tiempo. En La metamorfosis de Kafka, al igual que El túnel de Sábato, los dos escritores reflejan sus novelas su frustración, lo oscuro, la desesperanza y la soledad. “La similaridad con Kafka es visible. Tal como el protagonista de La metamorfosis, Pablo esta diciendo: no soy un ser humano, soy destinto, soy dos personas, nadie me entiende.” (Dellepiane, 99) Es aquí donde se encuentra los paralelismos del autor al personaje, quizás Juan Pablo, es el inconsciente que habla por Sábato. María por su parte es una mujer que busca algo como Castel, está casada con Allende quien la conoce mejor que nadie. Allende su esposo sabe que ella es ese huracán en el desierto, “como alguien que estuviera parado en un desierto y de pronto cambie de lugar con gran rapidez…, La velocidad no importa, siempre se está en el mismo paisaje”. (Sábato, 94) Ese era exactamente la descripción de Maria, poco a poco se van notando los mismos rasgos que

Ambriz-Hernández, 4
Castel tiene y los vemos en ella. María entonces se convierte en el otro, el reflejo de Castel. Aunque María reprima más sus emociones, es más pasiva, y su obsesión no es tan visible.

La falta de comunicación que tiene Juan Pablo con el mundo exterior trae como consecuencia una soledad, un aislamiento que lo lleva a convertirse en una sombra de la nada. Su mundo se convierte en una soledad absoluta donde a través de su pintura es que logra comunicar lo que sentía por dentro, es a través del cuadro que Castel tiene esa comunicación con el mundo, no tanto por que le interese lo que piensen los demás, sino porque era la única forma de hacerlo. “Only by discovering himself in another being can Castel hope to escape aloneness and madness. Castel fails to establish complete contact with the outside world… a product of the 20th century.” (Oberhelman, 5) Por lo tanto que Castel no tiene ese circulo de amistades y una vida social sana, se distancia del mundo y solo al encontrar a María es que este logra esa comunicación perfecta al encontrarse tiene a la única persona que según el lo entiende.

La psicología entra en el momento que se identifica a Juan Pablo como un personaje pesimista, y que sin darse cuenta se deja llevar por el id, ego, superego, de acuerdo con Freud y el intance de Lacan que describe como el orden imaginario, lo cual se puede ver en los sueños que tiene Castel. Otra característica psicológica que se puede ver en la novela es la que según Lacan le llama desir, que es vincular el concepto del deseo con el de besoin que es la necesidad y demande que es la exigencia de Castel. Toda esta teoría de Lacan me parece importante ya que es por lo que sufre Castel y

Ambriz-Hernández, 5


provoca la muerte de Maria. La teoría de Freud, que Castel buscan en Maria a la madre, la mujer perfecta, la pureza, y el amor de madre, está establecida en la novela.

Es través del arte que vemos esa función psicológica en el cuadro por el cual comienza esta novela, ese cuadro llamado “Maternidad”. Esta ventanita que Castel pintó con la intención de que alguien la viera, desenlaza una serie de traumas psicológicos que invaden a Juan Pablo. “Me animaba la débil esperanza de que alguna persona llegue a entenderme. AUNQUE SEA UNA SOLA PERSONA.” (Sábato, 64) Castel sabía la importancia de esa ventanita en su arte, sabia que en ella mostraban la soledad inmensa detenida en ese cuadro. Era esa mujer que esperaba algo, ese algo que conecto por medio de la ventanita a Castel y Maria. Es desde ese momento que Castel comienza con la obsesión de perseguir a Maria, como si se persiguiera en cierta forma al mismo.

Se busca a sí mismo a través de Maria, en quien también busca la madre que lo regresa al útero, el túnel. La imagen de la mujer es lo que lo lleva a crear esa confusión interna. La búsqueda de la perfección, de un entendimiento de una comprensión que Maria le da, no como amante sino como madre. Juan Pablo se crea una imagen de una mujer, de una madre, y en cuanto sufre la desconstrucion de ello, Castel pierde el control al ver que esa imagen de lo que tenia que ser una mujer no coincide con la realidad. Al ver que esto ocurre, éste destruye los cuadros para destruir la imagen exterior de María.

La patología del protagonista no es lo único que se puede observar. Se ve también el amor patológico que existía entre Maria y Juan Pablo, su relación era co-dependiente, existía ese círculo vicioso que los dos personajes seguían. La violencia con

Ambriz-Hernández, 6
la que se trataban, los gritos, los acosos, todas esa escenas hacían ver que el amor de ellos era enfermizo. Juan Pablo veía con rabia gestos inexistentes, pensamientos impensados, sufría la agonía de quedarse solo. Juan Pablo le había advertido a Maria que si lo dejaba solo la mataría. Es por esa soledad que el sintió, ese miedo de quedarse otra vez sin esa imagen de madre y ese supuesto amor disfrazado de necesitas y demanda como dice Lacan, que lleva a asesinarse él mismo, al asesinar a Maria. Mató a la única persona que lo entendía, que lo comprendía, por que los dos buscaban lo mismo.

Los sueños que Castel sufrió, fueron a consecuencia de su estado mental que le permitía por medio de esos sueños sacar sus miedos y angustias. Ejemplo de ello lo vemos en el sueno de la casa solitaria, donde regresa a su infancia y ve a esa casa como la representación de la mujer, de la madre. Si se sigue la teoría de Freud, la casa es regresar a su pasado donde la casa para el era el lugar en que se encontraba a la madre. Al despertar de este sueño se da cuenta que es Maria, la que provoca todas esas sensaciones. El segundo sueños es cuando sufre la desconstruccion de si mismo, donde se convierte en pájaro. En cierta forma se ve la imagen distorsionada de Allende, y también su inhabilidad de comunicarse. La deformación del mundo la sufre en el tercer sueño. Es aquí cuando la interpretación de que pisa los techos de la catedral que se refríe a María. Castel la trata casi de esa manera aun que ella es como inalcanzable por estar arriba, aun así él puede pisotearla. El cuarto y ultimo sueño es el mas importante, ya que es cuando el se ve a si mismo. Es aquí donde el ve su túnel, su visión de María, de Hunter, su dependencia a ella y su absurda existencia.

Ambriz-Hernández, 7
El túnel por el que sigue atravesando Juan Pablo es inalcanzable y no terminara de recorrerlo. A través del arte conoció a María, y en ella intento llenar el vació que dejó su madre. Con María trato de encontrarse a si mismo, sin darse cuenta que el ya se había encontrado en el momento que dibujo esa ventanita. Toda la patología que encierra a Castel, es producto de la falta de amor que no tuvo en su infancia. Las imágenes de la mujer, los sueños, el asesinato, la realidad y la ficción, todo eso es producto de una desesperanza que Castel tiene ante la vida. Seguirá pintado con la misma noción de que esta sólo, que se ríe de él, y con la convicción firme de que seguirá en el túnel.
La película de El túnel a contraste con el texto de la impresión aun mas exagerante del personaje de Juan Pablo. En la película Juan Pablo comienza a relatar su historia que lo llevó a cometer el crimen de matar a Maria. En la cinta el pintor esta describiendo su crimen en un especie de consultorio o bien podría ser un despacho de un detective. No se deja claro cual es la función del personaje que esta distante y pertenece en silencio a lo largo de la película. La entrada de la película comienza con la escena mas importante que es la del museo, es allí cuando Castel ve a María por primera vez y ese sentimiento de perdida comienza cuando ella se pierde entre la gente dando la sensación de soledad. Derivando así la historia que le sigue en el consultorio narrando su vida. En la película a diferencia del texto no se menciona nada de los sueños de Castel, más bien se enfatiza en marcar la soledad de Castel. Desde el principio del “film” se pueden encontrarse silencios marcando una vida aburrida. La impresión general del

Ambriz-Hernández, 8


“film” deja una sensación de pesimismo, soledad y con la película se re enforzan los temas que están entre la realidad y ficción donde se encuentran las personas entrelazadas que pareciera que Juan Pablo/Maria fuera una misma persona. Se entienden desde que se remota la niñez como tiempo para remontarse en el presente para seguir con el fantasma que asecha a Juan Pablo Castel. La película esta hecha para dar la historia de la novela, aun que corta los sueños que son tan importantes en la novela, en la película no se exponen. Los close up que se hacen son solo para enfatizar la soledad de Castel, no hay, a close-ups que tenga en la película la importancia de conocer los simbolismos. No existe gran diferencia de la novela a la película, lo cual es raro en la industria de esta arte. Cabe señalar que tanto el director como el autor de la novela nos dejan en esa misma desaventura de no saber cual es la realidad de Castel.

En conclusión cabe decir que “Juan Pablo Castel un hombre apasionado que mira por la ventana de su cuadro esa figura inalcanzable que es Maria…” (Cátedra, 37) Esa misma tendencia que es descrita en el texto se ve en la película desde el principio y es lo que única esa persecución infinita de lo inalcanzable. Para Castel Maria es más que un instinto, un amor de mujer, es mas como alcanzar la felicidad que muchas veces se dice que no existe, como antitesis si no existe entonces como se puede alcanzar eso inexistente. La influencia del autor tiene mucha importancia con el personaje y las insatisfacciones que el mundo le ha traído, es como que la personalidad del autor se desdoblara con el personaje. De esa manera se identifica la perdida entre la realidad y ficción que establecen los paralelismos entre Castel y Sábato. De aquí se desprenden

Ambriz-Hernández, 9
temas psicológicos como el persecutor de lo inalcanzable, el id del individuo, la ventanita como regreso a la infancia, y la enfermiza relación de co/dependencia entre Castel y Maria. El túnel para Castel representa todas estas tendencias que giran buscando, eso, lo inalcanzable, la verdad, lo real. “en todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel en que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida” (Sábato, 160) Al final de ese túnel esta el mismo y su lucha interna sigue ante la desesperanza de encontrar los humano en si mismo.

Ambriz-Hernández, 10


Bibliografía

Dellepiane, Angela B. Ernesto Sabato: El hombre y su obra. New York: Las Americas publishing company. 1968.


Oberhelman, Harley Dean. Ernesto Sábato. New York: Twayne publishers, Inc, 1970.
Sábato, Ernesto. El túnel. Edición de Ángela Leiva, Catedra, Madrid, 2000.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos