G. S. Kirk y J. E. Raven Los filósofos presocráticos



Descargar 2.58 Mb.
Página5/44
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño2.58 Mb.
Vistas677
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   44
12 ...como Homero, una vez más, dice «Océano padre de los dioses y la madre Tetis» y creo que también Hesíodo. También Orfeo dice, en alguna parte, que «Océano de hermosa corriente fue el primero en iniciar el matrimonio, tomando por esposa a Tetis, su hermana maternal».


13 ...debemos creer a los primeros en hablar, a aquellos que eran, según sus propias manifestaciones, vastagos de los dioses y que conocen, supongo, con toda claridad, a sus propios antepasados: ...Océano y Tetis fueron hijos de Ge (tierra) y de Urano (cielo) e hijos de éstos fueron Forcis, Crono, Rea y sus compañeros.
Si bien es cierto que los versos órficos de 12 se fijaron en la época de Platón, no es necesario suponer que surgieran en una fecha tan temprana como la del siglo vi a. C. (véanse, sin embargo, las págs. 55 y ss. en lo tocante a nuevos testimonios sobre la relativa tempranía de las creencias "Órficas"). En todo caso, su concepción no difiere esencialmente mucho de la de la Teogonía de Hesíodo, como es probable que Platón se diera cuenta. En consecuencia, Océano, Tetis y los demás Titanes les nacieron a Gea y Urano en una etapa relativamente tardía, desde el punto de vista de la producción cosmogónica, si bien con su generación comienza la reproducción regular, por medios bisexuales, de figuras totalmente personales (muy distintas de figuras como Tártaro o Ponto en su función de constitutivos del mundo). La cita 13, cuya expresión "vastagos de los dioses" demuestra que Platón describe una concepción órfica, indica que, de acuerdo con dicha visión, Océano y Tetis eran los padres de los Titanes (incluso del par Krono-Rea, teogónicamente esenciales) y no contemporáneos suyos, como se supone en la Teogonía. Esta suposición explica probablemente el empleo de πρώτος en los versos órficos de 12: Océano y Tetis son la primera pareja completamente antropomórfica (si bien es cierto que Océano es un caso extremo a este respecto), anteriores, incluso, a Krono y Rea. Hesíodo le había atribuido a Océano una importancia menor que la que razonablemente cabía esperar, a la vista, sobre todo, de los pasajes homéricos 8 y 9, que eran muy conocidos; es probable que las versiones órficas enmendaran la narración hesiódica, colocando a Océano y Tetis una generación antes que la de los Titanes.
No hay pruebas que demuestren la existencia en Grecia, en una fecha tan temprana, de una doctrina sistemática referente a la prioridad cosmogónica de Océano. Hesíodo no aporta indicación alguna y parece que las suposiciones posteriores se basaron en los dos pasajes insólitos de Homero, única prueba directa de una teoría cosmogónica semejante. Es posible que —si bien resultaría un tanto extraño— estos pasajes significaran simplemente que el agua es necesaria para la vida. Ya hemos visto en el § 1 que es posible que la idea de un río Océano circundante fuera una adaptación de creencias egipcias o babilonias, de cuyo cuerpo formaba parte también la creencia de que el mundo nacía de aguas primigenias (cf. n. 1 en pág. 31); es posible, pues, que estos insólitos pasajes de Homero se refirieran a esta arrogación, en sus raíces, del Oriente próximo. La idea de un río circundante se había incorporado a Grecia, de hecho, en una fecha muy anterior.

3. LA NOCHE


i) En Homero.
14 Homero, Il.. 14, 258 (habla el Sueño)

14 ...y él (Zeus) me habría arrojado desde el éter al mar, fuera del alcance de la vista, si no me hubiera salvado la Noche, domadora de los dioses y de los hombres; a ella acudí en mi huida y Zeus cesó, a pesar de estar irritado, pues temía hacer cosas que desagradaran a la Noche rápida.

Es éste el único pasaje de los poemas homéricos en que la Noche aparece completamente personificada y, al igual que en los dos pasajes especiales de Océano, aparece también en el episodio del engaño de Zeus; y, como allí, se le asigna a la Noche un insólito poder especial o prioridad entre los dioses. Es extraño, ciertamente, el respeto que Zeus manifiesta hacia ella y no tiene ningún otro paralelo ni en Homero ni en Hesíodo. Cabe sugerir, a la vista de interpretaciones posteriores, que el poeta de este episodio conoció alguna historia sobre la Noche como figura cosmogónica. La referencia, sin embargo, es única y es posible que no sea más que un desarrollo poético de la idea implícita en la frase Nu\c dmh/teira qew~n, "la Noche domadora de los dioses"; puesto que el sueño doblega incluso a los dioses, Zeus, virtualmente todopoderoso, duda en ofender a la Noche, madre del sueño, por miedo a que le pueda subyugar en alguna ocasión impropia.



ii) Un concepto cosmogónico arcaico según Aristóteles.

también ibid. 1072 a 8.)


15 —los poetas antiguos pensaron de manera parecida, en cuanto afirman que no son los primeros seres como la Noche, Urano, Caos u Océano los que reinan y gobiernan, sino Zeus (...los teólogos que los hacen nacer de la Noche).

Aristóteles, pues, aceptaba que hubo poetas y escritores sobre los dioses que colocaron "en primer término" a la Noche o que los hicieron derivar de ella. Es muy posible que pensara en el pasaje 14 de Homero, aunque es difícil que éste sólo motivara su inclusión de la Noche y parece probable que estuviera pensando, en parte, en versos "Órficos" (cf. al respecto 30, (2) y págs. 46 ss. y también en cosmogonías post-hesiódicas, compiladas principalmente en los siglos vi y v, y que se describirán en (iii). En ellas, la Noche, que, en la narración cosmogónica de Hesíodo, había sido generada en una etapa temprana (aunque no la primera) y que, en otras referencias más incidentales de la Teogonía (20 y 106 ss.), figuraba al lado de Gea, Océano y Urano, es elevada a una prioridad absoluta, bien ella sola, bien en unión de otros elementos, Aire o Tártaro. Es natural que el Día y la Noche nacieran tan pronto como se separaron el Cielo y la Tierra, con el fin de ocupar el espacio originado por la separación de ambos.



iii) Cosmogonías atribuidas a Orfeo, Museo y Epiménides.
16

16 La teología atribuida a Orfeo por el peripatético Eudemo guardó silencio sobre lodo lo inteligible... mas estableció el comienzo a partir de la Noche, de la que también parte Homero, aunque no tiene (éste) hecha una genealogía continua, pues no hay que aceptar lo que Eudemo dice: que parte de Océano y Tetis...





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   44


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos