G. S. Kirk y J. E. Raven Los filósofos presocráticos



Descargar 2.58 Mb.
Página36/44
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño2.58 Mb.
Vistas666
Descargas0
1   ...   32   33   34   35   36   37   38   39   ...   44

194 Siempre se quedan los hombres sin comprender que el Logos es asi como yo lo describo, lo mismo antes de haberlo oído que una vez que lo han oído; pues, aunque todas las cosas acontecen según este Logos, se parecen los hombres a gentes sin experiencia, incluso cuando experimentan palabras y acciones tales cuales son las que explico, cuando distingo cada cosa según su constitución y digo cómo es; al resto de los hombres ¡es pasan desapercibidas cuantas cosas hacen despiertos, del mismo modo que se olvidan de lo que hacen cuando duermen.



195 Fr. 2, Sexto, adv. math. vii 133


nota 1 al texto griego:

son palabras diferentes que expresan la misma idea; la primera es la forma Jonia corriente en la épica y es la que empleó Heráclito. La segunda fue inicialmente, sin duda, una glosa que, aunque siguió manteniéndose, sustituyó más tarde a la forma original.


195 Por tanto es necesario seguir lo común; pero, aunque el Logos es común, la mayoría vive como si tuviera una inteligencia particular.

196 Fr. 50, Hipólito, Ref. ix 9, 1




196 Tras haber oído al Logos y no a mí es sabio convenir en que todas las cosas son una.

Estas aserciones evidencian que se consideraba poseedor de una verdad muy importante sobre la constitución del mundo, del que los hombres son una parte y que trataba en vano de propagarla. La gran mayoría fracasa en el reconocimiento de esta verdad 117, "común", es decir, válida para todas las cosas y accesible a todos los hombres, con tal de que se valgan de su observación e inteligencia118 y no se creen una inteligencia personal y engañosa. Lo que deberían reconocer es el Logos, que, tal vez, debe interpretarse como la fórmula unificadora o método proporcionado de disposición de las cosas, lo que casi podría denominarse su plan estructural tanto en el terreno individual como en el de conjunto. El sentido técnico de λόγος en Heráclito está probablemente relacionado con el significado general de "medida", "cálculo" o "proporción" y no se puede referir simplemente a su propia "versión" (carecería, en ese caso, de sentido la distinción entre e)mou= y tou= λόγου en 196), aunque el Logos se le reveló en ella y coincide con ella hasta cierto punto. El efecto de una disposición de acuerdo con un plan común o medida es el de que todas las cosas, aunque plurales en apariencia y totalmente discretas, están, en realidad, unidas en un complejo coherente (196), del que los hombres mismos constituyen una parte y cuya comprensión es, por tanto, lógicamente necesaria para la adecuada promulgación de sus propias vidas. Traducir, sin embargo, el sentido técnico de λόγος por términos abstractos como "fórmula", "disposición proporcionada", etc. es un tanto engañoso, ya que es probable que concibiera al Logos como un constitutivo real de las cosas y, en muchos aspectos, es coextensivo con el fuego, el constitutivo cósmico primario (cf. pág. 290).



2) Ejemplos diversos de la unidad esencial de los opuestos.
199 Fr. 61, Hipólito, Ref. ix 10, 5


199 El mar es el agua más pura y más corrupta; es potable y saludable para los peces; para los hombres, en cambio, es impotable y deletérea.


200 El camino arriba y abajo es uno y el mismo.


201 La enfermedad hace a la salud agradable y buena, el hambre a lo hartura, el cansancio al descanso.


202 Lo mismo es vida y muerte, velar y dormir, juventud y vejez; aquellas cosas se cambian en éstas y éstas en aquéllas.

Estos fragmentos ejemplifican cuatro tipos diferentes de conexión entre opuestos evidentes:


i) En 199 las mismas cosas producen efectos opuestos sobre clases distintas de seres animados; cf. también fr. 13 (a los cerdos les gusta el lodo, pero no a los hombres) y el fr. 9 (los asnos prefieren la basura al oro, los hombres el oro a la basura).
ii) En 200 aspectos diferentes de la misma cosa pueden justificar descripciones opuestas119; cf. también el fr. 58 (el cortar y el quemar —normalmente acciones malas— exigen una retribución cuando es un cirujano el que lo hace) y el fr. 59 (el acto de escribir combina lo recto en toda la línea con lo oblicuo en la forma de cada letra).
iii) En 201 se advierte que cosas buenas y deseables, como la salud o el descanso, sólo son posibles si se reconocen sus opuestos, la enfermedad o el cansancio; en el mismo sentido se orienta probablemente el fr. 23 (no existiría la justicia sin la injusticia).
iv) En 202 dice que ciertos opuestos están enlazados de un modo esencial (literalmente que son "lo mismo", expresión preg-nante), porque se suceden mutuamente sin más. De la misma manera en el fr. 126 la sustancia caliente y la fría forman lo que pudiéramos llamar un continuo calor-frío, una entidad singular (i. e. la temperatura). Igual el fr. 57: la noche y el día, que Hesíodo hizo padre e hijo, están y deben haberlo estado siempre, esencialmente conexos y son coexistentes.
Los cuatro tipos de conexión entre opuestos pueden clasificarse bajo dos epígrafes principales: a) i-iii, opuestos inherentes a un solo sujeto o que son producidos simultáneamente por él; b) iv, opuestos, pero que están enlazados, por ser estadios diferentes, por un solo proceso invariable.
Estas y otras reflexiones similares (cf. también frs. 103, 48, 126, 99) sobre objetos convencionales considerados como separados del todo unos de otros y opuestos entre sí, convencieron, sin duda, a Heráclito de que no hay nunca una división realmente absoluta de opuesto a opuesto. (Sobre la reafirmación de este punto de vista por parte de Anaxágoras, cf. págs. 518-19.)

3) Cada par de opuestos forma, por tanto, una unidad y una pluralidad. Pares diferentes resultan estar también interconexos.


203 Fr. 10, [Aristóteles], de mundo 5, 396 b 20


nota 1 al texto griego:

1 συλλάψιες es ligeramente preferible, desde el punto de vista textual, a συνάψιες, cuyo significado sería "cosas en contacto". Una cuestión más importante consiste en saber si la palabra es sujeto o predicado. B. Snell demostró que es sujeto, en contra de la opinión general; ni "todas las cosas" y "no todas las cosas" como tampoco "armónico" y "no armónico" son pares típicos de Heráclito ni, verdaderamente, entran dentro de las clases delineadas en pág. 275.
203 Las cosas en conjunto son todo y no todo, idéntico y no idéntico, armónico y no armónico, lo uno nace del todo y del uno nacen todas las cosas.





Compartir con tus amigos:
1   ...   32   33   34   35   36   37   38   39   ...   44


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos