G. S. Kirk y J. E. Raven Los filósofos presocráticos



Descargar 2.58 Mb.
Página22/44
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño2.58 Mb.
Vistas659
Descargas0
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   ...   44






Dice que éste no es ni el agua ni ninguno de los llamados elementos, sino alguna otra naturaleza ápeiron de la que nacen los cielos todos y los mundos dentro de ellos.

en el que resulta que nacen los cielos era eterno.) ...Éste dijo que el principio material de las cosas existentes era alguna naturaleza del ápeiron,
de la cual nacen los cielos y el mundo dentro de ellos.
Esta naturaleza es eterna y no envejece y rodea a todos los mundos.

del cual dice que los cielos están separados y, en general, todos los mundos que son ápeirous [innumerables].






De ellos les viene el nacimiento a las cosas existentes y en ellos se convierten, al perecer, «según la necesidad»;
«pues se pagan mutuamente pena y retribución por su injusticia según la disposición del tiempo», describiéndolo así en términos bastante poéticos.

Habla del tiempo, como si el nacimiento, la existencia y la destrucción estuvieran limitados.
(Habla de Tiempo...)

Declaró que la destrucción y mucho antes el nacimiento acontecen desde tiempo infinito, puesto que todos ellos tienen lugar cíclicamente.

i) ¿Llamó Anaximandro a)rxh/ α la sustancia originaría? — La mayoría de los críticos modernos (incluyendo a Kahn, op. cit., 29-32) creen que Teofrasto dijo que Anaximandro fue el primero en emplear a)rxh/ (literalmente "comienzo" o "fuente") como un término especial para la sustancia originaria. Lo infieren de prw~toj tou=to tou)/noma komi/saj th=j a)rxh=j de 101 a, de su equivalente en 101 β y de otro texto de Simplicio (Fis. 150, 23) donde menciona a Anaximandro como prw~toj au)to\j a)rxh\n o)noma/saj to\ u(pokeo/menon. Burnet, en cambio (EGP 54 n. 2), sostuvo que Teo-frasto dijo simplemente que Anaximandro fue el primero en llamar al principio material (a)rxh/ en su sentido peripatético normal) con el nombre de to\ a)/peiron, sin ulterior calificación. Tal es, en efecto, el sentido obvio del extracto procedente de Teofrasto, 101 a, mientras es de suponer que en 101 β haya desaparecido por haplo-grafía τούτο delante de to u)/noma. El otro pasaje de Simplicio reviste mayor dificultad: su significado más obvio es el de "siendo el primero en llamar a)rxh/ al sustrato de los opuestos", pero Burnet interpretó que significaba "siendo el primero en denominar al sustrato de los opuestos (la) causa material" (porque, según Aristóteles, los opuestos en Anaximandro procedían específicamente de la materia prima causadora). La interpretación de Burnet es la más adecuada al curso del razonamiento de Simplicio, aunque su significado no ciertamente el más manifiesto, si consideramos la frase aislada. Además (un punto ignorado por Kahn en esta discusión), Teofrasto, en sus observaciones sobre Tales, había empleado la palabra a)rxh/, según ya nos había dicho Simplicio (Fis. 22, 23, DK 11 a 13) sin una especial advertencia de que Tales mismo no empleó, de hecho, esta palabra —advertencia que habría sido acaso lógica, si Teofrasto hubiera llegado a afirmar que fue Anaximandro su autor. Es posible, naturalmente, que Simplicio malinterpre-tara el comentario de Teofrasto sobre a)rxh/ y a)/peiron. La cuestión carece de importancia y parece que Teofrasto atribuyó a Anaximandro un uso no técnico de la palabra a)rxh/ —el uso al que se refería era el de to\ a)/peiron.


ii) ¿Qué quiso decir Anaximandro con el término to\ a)peiron?

102 Aristóteles, Fís. Γ 4, 203 a 16



102 Todos los físicos suponen para lo infinito una naturaleza distinta de los llamados elementos, como el agua, el aire o lo intermedio entre ambos.

Es aconsejable, en primer lugar, aislar la interpretación peripatética y, por tanto, también la doxográfica, de to\ a)/peiron. Aristóteles —nota curiosa— sólo mencionó a Anaximandro por su nombre cuatro veces, aunque es probable que se refiriera, en varias ocasiones, a su sustancia primaria (p. e., 109 fin.) y no cabe duda de que entendió que el a)/peiron, tanto en Anaximandro como en los monistas en general, significaba primariamente "espa-cialmente infinito", según sugiere en 108. En 102, que forma parte de su discusión del concepto de infinito, le atribuye cierta cualidad específica —la de intermediarios, es de suponer, en el caso de Anaximandro— (págs. 168 ss.) a los principios materiales de todos los φυσικοί que admiten lo infinito. Parece que Teofrasto fue del parecer de que Anaximandro asignó a su sustancia primaria un nombre que describía su propiedad espacial, pero que no decía nada, salvo implícitamente (a saber, que no se identificaba con ninguno de los "elementos" posteriores) acerca de sus propiedades cualitativas y, así en 101 a 1. 4, y en otras clasificaciones similares, a)peiron significa "infinito"; no es "ni agua ni ningún otro de los llamados elementos, sino alguna otra naturaleza infinita de la que nacen todos los cielos..." (para Teofrasto los cielos de Anaximandro eran infinitos en número)76.

No podemos, sin embargo, tener absoluta seguridad de que Anaximandro mismo concibiera al to\ a)/peiron como "lo especialmente infinito" y podemos dudar, con toda legitimidad, de que se llegara a aprehender el concepto de infinito antes de que Me-liso y Zenón suscitaran las cuestiones de la extensión continua y la continua divisibilidad, a)peiron significa "sin término, sin límite, sin definición"; esta indefinitud es espacial en sus primeros usos, como en el a)peiron πόντον de Homero (el a)peiron de Anaximandro procede —es de suponer— de a)/peiroj, del que a)pei/rwn es un equivalente más poético) y como en Jenófanes (3), que dijo que la tierra se extiende hacia abajo e)j a)/peiron, indefinidamente, i. e., más allá de la imaginación o el interés de los hombres. Anaximandro supuso ciertamente que la materia original tenía una extensión espacial indefinida, aunque tal vez expresó su idea diciendo que esta materia "circundaba todas las cosas" (108) y es posible que se diera cuenta de que esta característica no era suficientemente distintiva (como, sin duda, lo debió ser para Tales, cf. n. de pág. 145) en calidad de nota única, i. e. "lo espacialmente indefinido". Cabría esperar que ésta se refiriera primariamente a la clase de sustancia y no a su gran extensión, comúnmente supuesta, y así Cornford y otros han argüido que to\ a)/peiron significaba "lo que es internamente ilimitado, sin distinciones internas", i. e., lo que es indistinto, indefinido en su especie. No parece necesario enfatizar las divisiones internas 77, si bien la intención general no parece improbable: para Anaximandro la materia original constitutiva del mundo era indefinida y no se parecía a ninguna clase de materia del mundo ya formado. No obstante, todos los usos antiguos de a)/peiroj comportan una significación espacial, circunstancia que aboga por el mantenimiento de la interpretación de "espacialmente indefinido". En cualquier caso, implicaba, con toda claridad, la falta de identificación positiva; to\ a)/peiron ο significaba "lo espacialmente indefinido" y era implícitamente indefinido en especie porque no se identificaba con el fuego, aire, agua o tierra (por emplear términos de Teofrasto en 101 a) o quiso significar primariamente "lo que es indefinido en especie", dando por supuesto que era también ilimitado en extensión y duración —propiedades que, de expresarse, se harían en términos de inclusión total e inmortalidad divina 78.

iii) La interpretación aristotélica de lo Indefinido como una sustancia intermedia.


103 Aristóteles, de gen. et corr. Β 5, 332 a 19




Compartir con tus amigos:
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   ...   44


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos