G. S. Kirk y J. E. Raven Los filósofos presocráticos



Descargar 2.58 Mb.
Página17/44
Fecha de conversión23.12.2018
Tamaño2.58 Mb.
Vistas676
Descargas0
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   44
66 Cuando Creso llegó al río Halis, hizo pasar a su ejército, según mi versión, por los puentes existentes, mas, según la versión común de los griegos, se lo pasó Tales el milesio. Pues se dice que, no sabiendo Creso cómo iba a pasar el río su ejército (no existían por entonces estos puentes), Tales, presente en el ejército, hizo que el rio, que corría a la izquierda del ejército, fluyera también hacia la derecha; y lo hizo de la siguiente manera: hizo cavar, comenzando más arriba de donde estaba el ejército, una zanja profunda de forma creciente, de modo que el río fluyera por detrás de donde estaba acampado el ejército, desviándolo así de su antiguo curso por la zanja, y que, una vez pasado el campamento, refluyera a su antiguo cauce. El resultado fue que, tan pronto como el río quedo dividido, se hizo vadeable por ambas partes.

Heródoto aduce un testimonio importante de sus actividades como estadista e ingeniero (también como astrónomo, 74). Parece que este tipo de versatilidad fue característica de los pensadores milesios, a los que, con excesiva exclusividad, se tiende a considerar como simples físicos teóricos. Tales se convirtió, de un modo especial, en el símbolo de la ingeniosidad matemática y geométrica: a(/nqrwpoj qalh=j ("es un Tales") dice, en Aristófanes (Aves 1009) un personaje, refiriéndose a Metón, el planifi-cador de la ciudad; y Platón (Rep. 600a) le emparejó con Ana-carsis. Es cierto que Heródoto no creyó en la historia (66) de que Tales desvió el río Halis, pero no negó que este tipo de actividades encajaba en la orientación general de sus tendencias. Es probable que existieran vados sobre el río Halis y es posible que Creso no los encontrara; Heródoto se mostró precavido con razón, aunque los motivos de su sospecha no eran, en verdad, correctos. Mencionó una versión distinta, según la cual el río fue desviado totalmente a un nuevo cauce; es posible, en consecuencia, que la historia hubiera tenido una amplia difusión y el carácter circunstancial y limitado de su versión en 66 sugiere que contenía un núcleo de verdad 51.



LA TRADICIÓN DE UNA VISITA A EGIPTO


67 Tales... tras dedicarse a la filosofía en Egipto, vino a Mileto, cuando era más viejo.


68 Tales, tras haber ido primeramente a Egipto, transplantó a Grecia esta especulación (la geometría)...

Era costumbre atribuir a los sabios del siglo vi (destaca, p, e., el caso de Solón) visitas a Egipto, fuente original tradicionalmente de la ciencia griega, y había una razón especial para que se asociara a Tales, el primer geómetra griego conocido, con la cuna de la medición de la tierra 52. La suposición de 67 de que vivió allí un tiempo considerable es única y no es convincente, si bien es posible que visitara Egipto: muchas de sus realizaciones, con buen acuerdo, aparecen localizadas allí (p. e., 79; véase también pág. 136) y las relaciones de Mileto con su colonia de Náucratis eran tan estrechas que se comprende perfectamente que la visitara un ciudadano prominente, mercader o no.


Tales aparece, además, en Aecio, como el sustentador de una teoría sobre la inundación del Nilo, una de las tres ya mencionadas por Heródoto:
70 Heródoto, ii 20 (hay dos teorías muy improbables acerca de la causa de la inundación)


70 Una de estas teorías dice que los vientos etesios son la causa de que el río crezca, al impedir que el Nilo desemboque en el mar.


71 Tales cree que los vientos etesios, al soplar de cara contra Egipto, elevan la masa de agua del Nilo y la hinchazón del mar que viene contra él impide su desagüe.

Aecio depende probablemente de un tratado peripatético perdido, cuyas huellas han subsistido en otras fuentes (Diels, Doxo-graphi Graeci 226 s.); su información, por tanto, puede ser fidedigna y no una simple adscripción especulativa, posible no obstante. Es muy probable que, si adelantó esta teoría, viera personalmente el Nilo, aunque debemos recordar que pudo haber obtenido con facilidad la información pertinente (de que los vientos etesios soplan también en Egipto) e incluso toda la interpretación de mercaderes milesios.

ANÉCDOTAS SOBRE TALES COMO FILÓSOFO TÍPICO

72 Platón, Téeteto 174 A




72 Como, oh Teodoro, se dice que una aguda y graciosa esclava tracia se burló de Tales, porque, mientras observaba las estrellas y miraba hacia arriba se cayó en un pozo; ávido por observar las cosas del cielo, le pasaban desapercibidas las que estaban detrás de él y delante de sus pies.

73 Aristóteles, Política A 11, 1259 a 9



(Cf. Dióg. Laercio, i 26 —DK 11 a 1—, tomado de Jerónimo de Rodas y Cicerón, Div. i 49, 111.)




Compartir con tus amigos:
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   44


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos