Fundamentos éticos para la promoción de la autonomía y la interdendencia: la erradicación de la dependencia



Descargar 154 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño154 Kb.
  1   2   3   4   5   6

Fundamentos éticos para la promoción de la autonomía y la interdependencia: la erradicación de la dependencia
Francisco Guzmán Castillo - Instituto de Filosofía, CSIC

Mario Toboso Martín - Instituto de Filosofía, CSIC

Javier Romañach Cabrero - Foro de Vida Independiente

  1. Introducción


Los albores del siglo XXI afrontan el futuro de la humanidad con un tipo de sociedad desconocida hasta ahora en la historia: las sociedades de la mayor parte del planeta afrontan el reto de una población que vive cada vez más tiempo, mientras avanza de manera aparentemente imparable el conocimiento técnico y científico y la calidad de vida de las personas. Al mismo tiempo, la globalización y la nueva sociedad red, están transformando los comportamientos y los valores sociales.

En su progreso, las sociedades afrontan un nuevo desarrollo de sus políticas sociales para adaptarse a sus nuevas realidades, unas realidades en las que la interdependencia social y la promoción de la autonomía se conjugan en busca de la justicia social. Estas políticas sociales se fundamentan en modelos éticos, antiguos y nuevos, que se extienden paulatinamente en la sociedad.

Estos modelos, además de basarse las éticas tradicionales kantianas o deontológicas y consecuencialistas, tienen siempre aportaciones e innovaciones interesantes, entre las que podemos reseñar las de Apel, Jonas, Nussbaum y MacIntyre.

Sin embargo, sólo se producen rupturas e innovaciones importantes cuando un colectivo "no tradicional" hace su voz presente en el mundo de la ética. Así ocurrió con la voz feminista y su ética del cuidado, iniciada por Carol Ellis en los años 80.

Actualmente el modelo social y el modelo de la diversidad aportan una voz distinta, que nace de las personas discriminadas por su diversidad funcional y que tiene fuertes implicaciones en los fundamentos éticos de las políticas sociales.

En este texto se aborda el análisis de las éticas tradicionales, las modernas; también se analizan las novedades y las críticas que esta nueva voz aporta a la ética contemporánea, con especial énfasis en la presencia o ausencia de influencia en la más moderna ley social española: La Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia.


  1. Una mirada al pasado


Hasta el momento actual, el destinatario de las teorías éticas ha venido siendo un ser humano dotado con unas competencias básicas indispensables para ejercer la acción moral: la racionalidad, el carácter y el juicio en Aristóteles; la caridad, la misericordia y la beneficencia en la ética cristiano-medieval; el sentimiento de benevolencia y cierta capacidad física y mental para oponerse a una posible dominación en Hume, la autonomía moral basada en la razón en Kant... todas ellas son aptitudes básicas para ser considerado sujeto moral agente, es decir, aquel que actúa bien sobre otro.

En cuanto al sujeto moral paciente, que recibe la acción del agente, sólo es incluido como miembro de pleno derecho en este intercambio ético si reúne las competencias que se exigen a los agentes morales. Si carecemos de alguna de estas competencias podemos ser objeto de la acción moral, pero puesto que desde un punto de vista ético-antropológico no tendremos el mismo status que el sujeto moral agente, nuestra relación de intercambio será asimétrica, y favorecerá comportamientos opresivos y consideraciones prejuiciosas y discriminatorias hacia las personas en situación de dependencia. Lo más común es asumir que las personas que no expresan un grado mínimo de estas competencias físicas o mentales no pueden aportar nada de importancia en un intercambio, sea éste material, ético, o de cualquier otro tipo. Por esta misma razón se extiende la creencia de que no tendrían que participar en el reparto de ventajas y deberes sociales fuera de un marco adaptado a sus especiales características, y, en consecuencia, no podrían ser sujetos de justicia ordinarios, sino más bien sujetos de un espacio jurídico particular situado entre la legalización de la exclusión y la institucionalización de la beneficencia, en el mejor de los casos.

Normalmente estos autores suelen tratar la ética desde el punto de vista de la acción individual y, después, por separado, establecen los principios por los que debe regirse una sociedad bien ordenada, que a menudo no tiene mucho que ver con la ética, sino más bien con las condiciones mínimas de orden social que hacen posible un comportamiento ético de sus ciudadanos. Aun así todos ellos parecen estar convencidos de poder encontrar una ética personal que pueda ser extensible a toda la sociedad1. Teniendo en cuenta que ni siquiera la ética kantiana, con toda su estructura formal, logra ofrecer respuestas a la diversidad de casos éticos particulares que se presentan cotidianamente, ¿no podría ser precisamente la promoción de la autonomía de cada caso particular el principio fundamental de una sociedad? Ahora bien, ¿cómo sería una sociedad que, en lugar de fundarse en la virtud, estuviese fundamentada en la interdependencia y la promoción de la autonomía? Las sociedades, antes que rectoras de conducta, serían escenarios de posibilidad de agencia y de pensamiento. Las comunidades cooperativas humanas harían posibles varios y diferentes estilos de vida, formas de estar en el mundo. La promoción de la autonomía de estos diferentes estilos de vida puede plantearse como una relación entre situaciones de dependencia mutua, que colaboran para generar un escenario en el que cada uno pueda llevar su proyecto de vida particular lo más lejos posible.

En los tratados de ética y filosofía se analiza la inherente fragilidad del ser humano desde los supuestos aproximativos diferentes.



  • En primer lugar se considera al ser humano frágil como un objeto de la acción ética del sujeto, alguien a quién se sitúa en un plano inferior de existencia y al que se trata de ayudar para que recupere su estatus de ser humano autónomo, autosuficiente, sano, inteligente etc. Desde este punto de vista se estudia el mejor modo de tratar a quienes padecen penalidades y las maneras de fomentar medios morales y sociales para su superación o erradicación.

  • En segundo lugar se considera al ser humano dependiente como un sujeto de la acción ética sobre otros seres humanos dependientes por otras o las mismas razones. Desde este punto de vista se critica cualquier sistema social o de conocimiento que fomenta la distinción equívoca entre ”ellos”, los necesitados, y “nosotros”, los autosuficientes, de manera que los medios sociales se orientan a desarticular esta desigualdad de partida, y a eliminar cualquier diferencia de estatus que es considerada siempre construida por una sociedad discriminatoria.

Todas las éticas pasadas como la Aristotélica, la Cristiana y las de Kant y Hume, entre otros, se encuadran en el primer tipo y sitúan a la persona con diversidad funcional en la categoría de objeto sobre el que se actúa moralmente. Aunque contengan ideas que se pueden rescatar para una ética de la interdependencia, todas ellas limitan sus potenciales emancipatorios al grupo de los competentes según su particular visión, apropiándose de la voz de los excluidos.



  1. Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad