Función adaptativa del pensamiento



Descargar 29 Kb.
Fecha de conversión25.12.2017
Tamaño29 Kb.
Vistas113
Descargas0

Función adaptativa del pensamiento


Para Piaget, la adaptación se produce mediante dos mecanismos de la mente humana: la asimilación y la acomodación. De esa forma, se genera un proceso mutuo de intercambio: la realidad no es captada tal cual, sino que se integra en nosotros adaptándose a los esquemas previos de nuestro cerebro. A la vez, nuestra mente no es pasiva ni rígida: sus esquemas van modificándose con el objeto de poder acomodarse a la realidad exterior. El aprendizaje, de acuerdo con Piaget, sucede a través de un proceso de asimilación y acomodación.
La asimilación es análoga a la asimilación biológica del alimento; los niños admiten información procedente del medio ambiente en una forma bastante parecida a la forma en que ingieren y absorven comida.
La acomodación es análoga al cambio que ocurre en el organismo físico (estructura) a consecuencia de la nutrición. Los niños se esfuerzan por entender sus experiencias interpretándolas de modo coherente con los conocimientos que ya poseen (asimilación), y que las experiencias, al mismo tiempo, modifican esos conocimientos (acomodación)
La comprensión es un producto de la asimilación y entendimiento de nuevas cosas es posible gracias a la acomodación.
Asimilamos información y al mismo tiempo nos acomodamos a ella. Sólo una parte de la información es asimilada (la parte entendida o interpretada); y hay que disipar la discrepancia entre lo conocido y la nueva información.

Para Piaget el pensamiento no puede entenderse como una suma de pequeños datos, sino como un todo que se halla firmemente estructurado, de tal manera que el conjunto determina la totalidad del proceso. En este terreno Piaget adopta una postura cercana a la Psicología de la Gestalt. Así, afirma que en el conocimiento se distinguen tres componentes, ninguno de los cuales puede entenderse aisladamente, sino constituyendo un todo indivisible. Estos tres elementos son:



  • El sujeto: su función es otorgar significaciones a los objetos que se le presentan bajo la percepción.

  • El objeto: es la materia sobre la que se confiere significación, es decir, se convierte en significativo según la actividad que sobre él realice el sujeto.

  • La acción: es el elemento mediador entre el sujeto y el objeto. Conocer un objeto no consiste en copiarlo, sino en actuar sobre él, transformarlo y darle una significación precisa.

Veamos un ejemplo: disponemos de un conjunto de figuras geométricas que poseen diferentes formas, tamaños y colores. Le pedimos a varios sujetos que las ordenen (un niño de 7 años, un adolescente de 14 y un adulto de 30). Con toda probabilidad, cada uno de ellos utilizará distinto tipo de clasificación. Tal vez, el pequeño las ordene según el patrón de alguna figura reconocible (disponiéndolas de tal manera que semejen una casa, por ejemplo); el adolescente puede que las organice según los colores; y el adulto manejará criterios de clasificación más abstractos, pudiendo incluso ordenarlas según diversos criterios a la vez (colores, formas y tamaños simultáneamente).

De esta forma vemos que es el sujeto el que otorga significado a los objetos. A la vez, los objetos no resultan neutros, ya que han sido organizados según los criterios del sujeto y como tales tienen una significación concreta. Es la acción la que ha determinado el sentido de los objetos. Así, el sujeto actúa sobre el conjunto de objetos y, como fruto de esa acción, lo transforma en comprensible para él mismo.


Esquemas y estructuras mentales


Dos conceptos básicos de la psicología piagetiana son los de esquema y estructura. Se entiende por esquema una interiorización mental que nos permite adoptar pautas de conducta, de tal manera que ante situaciones semejantes o análogas podemos generalizarlas o, lo que es lo mismo, repetirlas de manera idéntica o aproximada. Los esquemas son adquiridos mediante aprendizajes. Los primeros aparecen en la más remota infancia como fruto de las iniciales relaciones del niño con el mundo exterior.

Las estructuras son instrumentos que sirven al psicólogo para describir la conducta de las personas. Según Piaget, «la estructura es construida por el observador; es la descripción de los actos que el sujeto es capaz de hacer, de ejecutar, independientemente de lo que piensa o lo que dice». Por tanto, no son realidades mentales en sí mismas, sino el conjunto observable de la conducta; en suma, lo que un individuo “sabe hacer”.

Piaget utiliza siempre el concepto de estructura unido al de estadio: una fase del desarrollo cognitivo que es común para todos los seres humanos. Quiere esto decir que no le preocupan las diferencias individuales de conducta, ya que su objeto de estudio radica en analizar lo común a todos los sujetos en una fase o periodo concreto de su desarrollo psicobiológico.



El pensamiento sigue una evolución similar en todos los seres humanos, según Piaget, por lo que cada uno pasamos por una sucesión de fases comunes.

El desarrollo cognitivo


El punto medular de la teoría piagetiana es el análisis y descripción del desarrollo cognitivo en la infancia y pubertad. En esas épocas se produce mayor variabilidad en las modificaciones del pensamiento y del lenguaje. El concepto de desarrollo cognitivo se caracteriza por una serie de principios básicos, que son:

  • Su organización jerárquica: dentro del proceso cognitivo se pueden distinguir distintos niveles o periodos, los cuales se caracterizan por su relación con los demás. Se pueden distinguir, así, niveles superiores e inferiores dentro del proceso global de desarrollo.

  • Las fases son definidas por las estructuras que las caracterizan, es decir, por el conjunto de conductas específicas y comunes a todos los individuos que se encuentran en dicha fase.

  • Su dinamismo: el desarrollo es evolutivo; el proceso se inicia en las fases inferiores y va ascendiendo, a lo largo del tiempo, hacia fases superiores de conducta.

  • Su carácter integrador: cada nuevo nivel de desarrollo cognitivo implica la superación previa del periodo anterior. Así, en cada fase, van madurando las condiciones necesarias para que aparezcan posteriormente las capacidades cognitivas superiores de la fase posterior. Esta última es el resultado del conjunto de fases anteriores. Para Piaget, los estadios se integran unos en otros (los inferiores en los superiores), con lo cual no se eliminan los conocimientos previos, sino que se insertan en las nuevas estructuras de conducta.

  • El análisis del desarrollo cognitivo se orienta en dos direcciones: una horizontal, con el fin de delimitar las estructuras propias de cada fase del proceso; y otra, vertical, cuya finalidad consiste en describir los mecanismos que activan el tránsito de una fase a otra.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos