Freud desde 1893 hasta 1940


Conferencia: El cumplimiento de deseo



Descargar 487.5 Kb.
Página3/12
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño487.5 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

14 Conferencia: El cumplimiento de deseo


El sueño se propone eliminar, mediante un cumplimiento de deseo, un estímulo anímico perturbador del dormir. Todos los sueños son sueños de niños, trabajan con el material infantil, incluso los desfigurados. En éstos el cumplimiento de deseo no es evidente, son deseos prohibidos, rechazados por la censura, y su presencia fue la causa de la desfiguración. Consideraciones respecto al sueño de angustia:

-Puede ser que el trabajo del sueño no logre crear un cumplimiento de deseo, de modo que una parte del afecto penoso quede pendiente y aflore. Esos pensamientos eran más penosos entonces que el sueño conformado. Los afectos suelen ser muy resistentes y difíciles de cambiar.

-El soñante desestima y censura sus deseos, no le gustan. Un cumplimiento puede no brindar placer, y entra en escena en la forma de angustia. El soñante es una sumatoria de dos personas, por lo que el cumplimiento de deseo de uno signifique displacer para el otro cuando no están de acuerdo. Muchas veces es el cumplimiento de un deseo no disfrazado, y la angustia reemplazó a la censura. El sueño de angustia es el cumplimiento franco de un deseo reprimido, y la angustia es el indicio de que el deseo reprimido fue más fuerte que la censura. La angustia es frente a éstos deseos sofrenados. El sueño de angustia suele despertar, generalmente antes de cumplir el deseo. En este caso no cumple su cometido de preservar el dormir. El deseo puede cobrar una hiperintensidad y también la censura aplica distinta intensidad a los distintos elementos. Ésta durante la noche se rebaja con el cometido de dormir, y permite a los deseos prohibidos agitarse.

- Por la vía de un cumplimiento de deseo se puede producir una punición. La angustia es el opuesto directo del deseo; y los opuestos coinciden en el inconsciente. El castigo es además, el cumplimiento de deseo de la otra instancia: la censuradora. La ecuación cita: cumplimento de deseo-angustia-castigo.

Los sueños pueden parecer designios, reflexiones, etc., pero son sólo los pensamientos oníricos trasmudados en el sueño, que pertenecen a los pensamientos latentes del día.

Los pensamientos latentes son el material del que se vale el trabajo del sueño para confeccionar el sueño manifiesto, y es inconsciente. Los sueños agregan algo que no pertenece a los pensamientos latentes del día, y es el deseo, que es también inconsciente. Entonces un sueño no puede ser una advertencia, por ejemplo, sino que es ésta con un deseo inconsciente, remodelado para el cumplimiento de éste. El cumplimiento de deseo es constante, los restos diurnos cambian, pudiendo ser también un deseo del día. El trabajo de interpretación tiene que prescindir de todo cuanto sirve a la figuración del cumplimiento de deseo y recobrar los pensamientos oníricos latentes.


Sueño del teatro:

-Apresuradamente: platea vacía.

-# 3: Hombre- comprarse un marido a cambio de la dote (uno 10 veces mejor)

-Casarse: ir al teatro

-Casarse temprano: comprar las entradas demasiado pronto.

-Deseo de ver, curiosidad de conocer el sexo: ir al teatro. Generalmente este es un deseo infantil de espiar a los padres, que en la medida en que continúa presente más tarde, es una moción pulsional cuyas raíces llegan a la infancia.

-Estar sentada en el teatro: el deseo competitivo de conocer lo que la otra no pudo antes, se enlaza con el hecho de que en el sueño ella pudo entrar y la amiga no, y suple la molestia de haberse casado apresuradamente.


Los restos diurnos son inconscientes, y enteramente comprensibles. Pueden ser una moción anímica o una operación intelectual. Los pensamientos latentes a diferencia son aquello que averiguamos con el análisis, siendo sólo una parte los restos diurnos. A los restos se le suma una moción de deseo intensa y reprimida que ha posibilitado la formación del sueño.

El deseo inconsciente es como el capitalista: presta la energía psíquica para la formación del sueño. Los restos diurnos son el empresario: decide acerca del uso de ese gasto.



Los restos diurnos no son inconscientes de la misma forma que el deseo: son preconscientes. Los deseos pertenecen al inconsciente infantil, provisto de mecanismos particulares.






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad