Foro de psicologia del nuevo humanismo



Descargar 58 Kb.
Fecha de conversión22.12.2017
Tamaño58 Kb.
Vistas116
Descargas0

FORO DE PSICOLOGIA DEL NUEVO HUMANISMO

Buenos Aires, 9 de Junio de 2007

Presentación de Victor Piccininni (Presidente de “La Comunidad, para el desarrollo humano”).

Tema: Experiencias Guiadas.
Dos son los objetivos de esta presentación.

En primer lugar, presentar brevemente los objetivos e ideas más generales de nuestra institución y su relación con este Foro.

En segundo lugar, presentar una de sus prácticas, que apoyadas en el sistema de ideas del Nuevo Humanismo, constituyen uno de los pilares del tipo de reflexión personal que nuestra institución promueve. Estamos hablando de las “Experiencias Guiadas”.1
Para el desarrollo de esta presentación me he apoyado principalmente en dos obras, a las cuales cada cual podrá luego referirse, a fin de ampliar los conceptos que por razones de tiempo, se presentarán en este encuentro de modo sintético y reducido. Nos referimos al “Libro de La Comunidad” 2, y a la conferencia que bajo el título de “En torno a las Experiencias Guiadas”, diera Silo, su autor, en el Ateneo de Madrid el 3 de Noviembre de 1989, con motivo de la presentación de su libro “Experiencias Guiadas”.3
Presentemos a La Comunidad.4

“La Comunidad, para el desarrollo humano” es una institución social y cultural que impulsa el desarrollo de la sociedad y de los individuos a través de la “metodología de la No-Violencia”.

Sus actividades se orientan al desarrollo de esta “metodología” y a su aplicación concreta en los diferentes ámbitos de la vida personal, social e institucional.
Ante la creciente deshumanización y desorientación que afecta a individuos, grupos e instituciones, LA COMUNIDAD promueve la transformación simultánea del individuo y su medio con el objetivo de formar un ser humano y un mundo solidario y no-violento.
¿Cuál es la relación, y por qué está participando y convocando nuestra institución a este Foro Internacional de Psicología del Nuevo Humanismo?
Existen al menos dos razones fundamentales:
En primer lugar, La Comunidad se inspira en el ideario de la corriente de pensamiento conocida como “Nuevo Humanismo”. Esta corriente, fundada e inspirada en los trabajos desarrollados por Mario Luis Rodríguez Cobos, más conocido por Silo, ha dado lugar a un fenómeno social que nacido en los comienzos de los años 60, hoy se expande en todos los continentes dando lugar a una multiplicidad de expresiones que llegan a cubrir e impactan en todas las áreas del hacer humano, desde lo político-social a lo más íntimo y personal de cada individuo, sin dejar de lado el arte, las ciencias y la cultura. Y también, de manera fundamental impacta en el tema que hoy nos convoca: la psicología, sumando un nuevo peldaño a su historia, haciendo aportes inéditos a su desarrollo, y al conocimiento del psiquismo humano.
La segunda razón fundamental de nuestra participación en este Foro está referida a la “Metodología de la No-Violencia”. Ya dijimos que la difusión de este sistema de pensamiento y acción es el objetivo básico de La Comunidad. La “no-violencia”, como la entiende y promueve La Comunidad, va mucho más allá de una simple “metodología de acción” para convertirse en el fundamento para la construcción de una “nueva cultura”, y esto es así, pues entendemos a la “no-violencia” como parte principal de un sistema amplio de ideas y acción que da respuestas totalizadoras acerca de la existencia humana y su sentido.
Y como parte de este sistema amplio de ideas en constante desarrollo, presenta también un modo de enfrentar las problemáticas externas e internas que cada ser humano y cada conjunto encuentran en su cotidiana existencia.
Esta afirmación última, que dice:

La metodología de la no-violencia” define con claridad un modo correcto de enfrentar las problemáticas externas e internas que cada ser humano encuentra en su existencia”, nos introduce de lleno en el segundo tema de nuestro desarrollo: las prácticas conocidas como “experiencias guiadas”.


Las experiencias guiadas ocupan el Cap. III del “Libro de La Comunidad”. Los capítulos I y II resumen los aspectos teóricos y formativos fundamentales.
Las “experiencias guiadas” forman parte de la vasta obra de Silo. Comenzaron a circular allá por 1980 y se publicaron como libro en su versión actualmente conocida en 1989. Se las ha traducido a las lenguas más diversas y circulan desde 1980 en países de los cinco continentes.
Las experiencias guiadas son fundamentalmente “reflexiones personales con imágenes”. Su fundamentación y armado se basan en uno de los aspectos trascendentales de la psicología del Nuevo Humanismo: “la función de la imagen y su emplazamiento en el espacio de representación”, temática que será desarrollada en profundidad por otro de los expositores en este Foro.
Las “experiencias guiadas” constituyen una serie de prácticas sicológicas apoyadas en formas literarias.

Estas narraciones en primera persona van haciendo que la ambientación de cada cuento sirva de enmarque para que el lector llene la escena con él mismo y sus propias ocurrencias.

En diversas partes de estos ejercicios literarios, aparecen en los textos un asterizcado que marca pausas y ayuda a introducir, mentalmente, las imágenes que convierten a un lector pasivo en actor y coautor de cada descripción. Esta originalidad permite, a su vez, que una persona lea en voz alta (marcando las interrupciones mencionadas) y que otras, escuchando, imaginen su propio “nudo” literario. Este aspecto esencial de las experiencias guiadas, no podría aplicarse a otros escritos más convencionales ya que destruiría toda secuencia argumental.

En general, podría decirse que en toda pieza literaria el lector o el espectador (si se tratara de representaciones teatrales, fílmicas o televisivas) puede identificarse más o menos plenamente con los personajes, pero reconociendo en el momento o posteriormente, diferencias entre el actor que aparece incluido en la obra y el observador que está “afuera” de la producción (y que no es otro que él mismo).

Así, en estas obras, el personaje principal es el propio observador-lector, agente y paciente de acciones y emociones. El mismo, va colocando a cada momento, las imágenes que le parezcan adecuadas. De esta manera se continua el desarrollo pero ya dinamizando los nuevos elementos introducidos por el “sujeto-lector-actor”.

Estructura de las Experiencias Guiadas
Todas las “experiencias guiadas” responden a un esquema de construcción común: 1.- Entrada y ambientación; 2.- Aumento de la tensión; 3.- Representación de núcleos sicológicos problemáticos; 4.- desenlace (u opciones de solución a los núcleos-problema); 5.- Disminución de la tensión y 6.- Salida no abrupta, generalmente desandando etapas anteriores. Esto último permite obtener una suerte de síntesis de toda la Experiencia.
Primeramente hay una entrada en tema y una ambientación general:
Tomemos como ejemplo lo que nos dice la experiencia guiada “El niño”:
Voy caminando por el campo. Es de mañana, muy temprano. A medida que avanzo, me siento seguro y alegre.

Alcanzo a divisar una construcción de aspecto antiguo. Parece hecha de piedra. También el techo, a dos aguas, es como de piedra. Grandes columnas de mármol, resaltan en el frente.”
Luego un aumento de la tensión “dramática”, y una representación vital problemática. Sigamos a modo de ejemplo lo que nos dice la misma experiencia:
(…)"Estoy en un parque de diversiones. Es de noche. Veo por todas partes juegos mecánicos plenos de luz y movimiento... pero no hay nadie. Sin embargo, descubro cerca mío a un pequeño de unos diez años. Está de espaldas. Me acerco y cuando gira para mirarme, advierto que soy yo mismo cuando era niño". Asterisco!, es decir: interrupción para ponerme a mí mismo, en cuanto imagen, tal cual sugiere el escrito. La historia continúa. (…) " le pregunto qué hace allí y me dice algo con referencia a una injusticia que le han hecho. Se pone a llorar y lo consuelo prometiendo llevarlo a los juegos. El insiste en la injusticia. Entonces, para entenderlo, comienzo a recordar cuál fue la injusticia que padecí a esa edad". Asterisco!
En tercer lugar, un desenlace como solución al problema. Sigamos con el mismo ejemplo:
(…) “Ahora recuerdo y por algún motivo, comprendo que es parecida a la que sufro en la vida actual. Me quedo pensando, pero el niño continúa con su llanto.(*)

Entonces digo: "Bueno, voy a arreglar esa injusticia que al parecer me hacen. Para eso, comenzaré a ser amigable con las personas que me crean esa situación".(*)
Luego, una disminución de la tensión general y para finalizar una salida no abrupta de la experiencia, generalmente desandando algunas etapas ya vistas anteriormente en el relato.

Continuamos con el ejemplo de la experiencia “El Niño”:


(…) “Veo que el niño ríe. Lo acaricio y le digo que volveremos a vernos. Me saluda y se va muy contento. Salgo del parque, pasando al lado del jugador que me mira de soslayo. En ese momento, toco su sombrero y el personaje guiña un ojo burlonamente. Emerjo del cuadro y me encuentro en el ambiente largo, nuevamente. Entonces, caminando con paso lento, salgo por la puerta.

Afuera, los animales duermen. Paso entre ellos sin sobresalto.

El día espléndido me acoge. Regreso por el campo abierto, con la sensación de haber comprendido una situación extraña cuyas raíces se hunden en un tiempo lejano.” (Fin de la experiencia)
Conviene hacer aquí algunas consideraciones respecto al armado del enmarque de situación, del contexto en el que se da la experiencia. A fin de ayudar al lector a llegar al punto en el que toma contacto con él mismo, se debe distorsionar la estructura del tiempo y del espacio siguiendo la enseñanza que, sobre esto, nos dan los propios sueños. Se libera la dinámica de imagen y se quitan las racionalizaciones que impidan un fluido desarrollo. Si además, mediante el relato, se logra desestabilizar el registro corporal, se está en condiciones de hacer aparecer preguntas referentes a cualquier momento de la vida del lector o, inclusive, a momentos futuros como posibilidad de acción a realizar. Vamos entonces a un ejemplo que ilustre sobre lo que estamos comentando. Para ello escogemos la experiencia titulada "La acción salvadora".
(…) "Subo un poco más, llegando a un campo de cultivo. La tierra está floja, surcada por recientes pasadas de tractor. Escucho a la distancia disparos de armas y creo comprender lo que está sucediendo. Me alejo presuroso del lugar. Pasado un tiempo me detengo. Todo está en silencio. Miro en dirección a la ciudad y veo un siniestro resplandor.
"Empiezo a sentir que el suelo ondula bajo mis pies y, un bramido que llega de las profundidades, me advierte sobre el inminente terremoto. Al poco tiempo he perdido el equilibrio. Quedo en el suelo, lateralmente encogido pero mirando al cielo, presa de un fuerte mareo.
"El temblor ha cesado. Allí en el cielo está una luna enorme, como cubierta de sangre. Hace un calor insoportable y respiro el aire de una atmósfera cáustica. Entre tanto, sigo sin saber si amanece o cae la noche...
Hasta aquí el relato. En una nota aclaratoria del libro referida a esta experiencia, se hace el siguiente comentario: "El enrarecimiento general del argumento se ha logrado destacando la indefinición del tiempo ('no estoy seguro si está amaneciendo o cae la noche'); confrontando espacios ('veo que el coloso separa netamente dos espacios; aquél del que provengo, pedregoso y mortecino, de ese otro lleno de vegetación y vida'); cortando la posibilidad de conexión con otras personas, o induciendo a una babélica confusión de lenguas ('Pregunto a mi compañero acerca de lo que está sucediendo. Me mira furtivamente y responde en una lengua extraña: Rex voluntas). Por último, dejando al protagonista a merced de fuerzas incontrolables (calor, terremotos, extraños fenómenos astronómicos, aguas y atmósfera contaminadas, clima de guerra, gigante armado, etc.). El cuerpo del sujeto es desestabilizado una y otra vez: empellones, andar sobre tierra floja recientemente arada, caída por acción del sismo.
Respecto al “nudo” particular que se quiere tratar, se trata de producir mediante la capacidad movilizadora de carga síquica que tiene la imagen, alteraciones temporoespaciales que, modifican la percepción de los fenómenos y, terminan por modificar la óptica, la perspectiva desde la cual vemos esa situación problemática.

Así, es posible no ya modificar los hechos que ocurrieron, pero si el punto de vista sobre los mismos y, en ese caso, la integración de tales contenidos síquicos cambia considerablemente.



Las “experiencias guiadas” y el contacto con lo “Profundo”
Como dijimos al comienzo de esta presentación, el Nuevo Humanismo, y por ende las “experiencias guiadas” como prácticas sicológicas basadas en este sistema de pensamiento, trascienden algunos esquemas tradicionales para acercarnos a una “psicología profunda y trascendental”, entendiendo a esta como el campo del “yo trascendental” del que intentara hablarnos Husserl en sus famosas Meditaciones5, o del campo de la “profundo” de la conciencia humana, tema abordado en prácticas místicas avanzadas de diferentes culturas, y que tan bien describe Silo en uno de sus últimos aportes conocido como Psicología IV donde aborda el tema del “desplazamiento y suspensión del yo” y del “acceso a los niveles profundos”6.
Las experiencias guiadas no son ajenas a esta mirada trascendente de la existencia humana.

Es así, como en la experiencia llamada “El Viaje”, se dice al final:


(…) Encuentro una figura, al parecer, humana. No puedo ver su rostro. Me tiende una mano en la que veo una esfera radiante. Comienzo a acercarme y en un acto de plena aceptación, tomo la esfera y la apoyo en mi frente. (*)

Entonces, en silencio total, percibo que algo nuevo comienza a vivir en mi interior. Ondulaciones sucesivas y una fuerza creciente bañan mi cuerpo, mientras brota en mi ser una profunda alegría. (*)

Sé que la figura me dice sin palabras: "Regresa al mundo con tu frente y tus manos luminosas." (*)

Así pues, acepto mi destino. Luego, la burbuja y el aro y las estrellas y la pradera y la pared de roca. (*)

Por último, el camino y yo, humilde peregrino que regresa a su gente. (*)

Yo que vuelvo luminoso a las horas, al día rutinario, al dolor del hombre, a su simple alegría.

Yo que doy de mis manos lo que puedo, que recibo la ofensa y el saludo fraterno, canto al corazón que del abismo oscuro, renace a la luz del ansiado Sentido.

Y también en la experiencia “El Festival”, en una parte de su desarrollo, se dice:


(…) Sé que antes he vivido esto mismo y que he captado la rugosa silueta del árbol y las diferencias de volumen de los cuerpos. Otra vez ya, he advertido esas nubes ocre de forma blanda, pero como de cartón recortado en el celeste límpido del cielo.

Y también he vivido esa sensación sin tiempo en que mis ojos parecen no existir, porque ven todo con transparencia como si no fueran ojos del mirar diario, aquellos que enturbian la realidad. Siento que todo vive y que todo está bien; que la música y las cosas no tienen nombre y que nada verdaderamente, puede designarlas. (*)

En las mariposas de terciopelo que vuelan a mi alrededor, reconozco la calidez de los labios y la fragilidad de los sueños felices.

El gato azul se desplaza cerca mío. Caigo en cuenta de algo obvio: se mueve por sí solo; sin cables, sin control remoto. Lo hace por sí solo y eso me deja atónito. En sus perfectos movimientos y tras los hermosos ojos amarillos, sé que hay una vida y que todo lo demás es un disfraz, como la corteza del árbol, como las mariposas, como la flor, como la gota mercurial, como las nubes recortadas, como la mano de los caminos convergentes. Por un momento, me parece comunicar con algo universal. (*)

Y es gracias a este aspecto esencial de su fundamento que podemos hoy hablar de las “experiencias guiadas” como herramientas puestas no solo al servicio de una “psicología evolutiva”, no solo al servicio de un redimensionamiento y reenfoque de la problemática existencial cotidiana, sino también al servicio de una “psicología trascendental” que ayude a abrir las puertas de los espacios profundos de la conciencia humana.


Con esto concluimos la presentación y esperamos habernos acercado a dar respuestas a los interrogantes planteados: qué significa para La Comunidad la “metodología de la no-violencia” y cuáles son los fundamentos y alcances de las prácticas sicológicas conocidas como “Experiencias Guiadas”.
Nada más. Muchas gracias.

1 Experiencias Guiadas, Silo, Editorial Planeta.1991.

2 El Libro de La Comunidad es el material de estudio y formación de “La Comunidad, para el desarrollo humano”.

3 En Torno a “Experiencias Guiadas”, forma parte del libro “Obras Completas- Vol. I”, Silo, Editorial Plaza y Valdes.

4 La Comunidad (para el desarrollo humano), es una Asoc. Civil sin fines de lucro, con presencia en 38 países.

5 Meditaciones Cartesianas, E. Husserl, Fondo de Cultura Económica, México.

6 Psicología IV es parte del libro: “Apuntes de Psicología”, Silo, Ulrica Ediciones, 2006.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos