Filosofía Autor: Andrés Gustavo Schujman Indice



Descargar 0.9 Mb.
Página1/7
Fecha de conversión13.08.2018
Tamaño0.9 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7

Filosofía

Autor: Andrés Gustavo Schujman






Indice
Presentación

Objetivos


  1. Introducción



Unidad 1: El problema del conocimiento

¿Es posible conocer?

Sujeto y objeto: polos de la relación de conocimiento

¿Es posible alcanzar verdades objetivas?

Los problemas del conocimiento: posibilidad, origen y alcance.

Los sofistas y los escépticos.

El escepticismo antiguo

El escepticismo contemporáneo. Cioran

El dogmatismo

Platón: el acceso a las verdades inteligibles

Racionalismo, Empirismo, Criticismo.

El racionalismo: Descartes

El empirismo: Hume

Empirismo y Escepticismo

El criticismo: Kant:

Actividad de cierre de la unidad



            1. Unidad 2: El problema ético

Necesidad de distinguir entre ética y moral.

La libertad: supuesto de la ética.

Responsabilidad y libertad

Aspectos de la acción moral.

Teorías éticas.

Éticas de fines:

El eudemonismo aristotélico

El utilitarismo de Stuart Mill

Éticas deontológicas: el deontologismo kantiano.

Actividad de cierre de la unidad

            1. Unidad 3: El problema epistemológico

El objeto de estudio de la epistemología

Contextos de descubrimiento, justificación y aplicación

Algunas características del conocimiento científico

  1. Creencia, verdad y prueba: requisitos del conocimiento

  2. La observación científica


Ciencias formales y ciencias fácticas

Razonamientos deductivos y razonamientos no deductivos

El Inductivismo

El método hipotético – deductivo

El giro historicista

Actividad de cierre de la unidad


Textos para seguir leyendo Filosofía
El problema antropológico
Bibliográfía
:::.. Presentación
En este Módulo de Filosofía usted estudiará teorías que, a lo largo de la historia de la filosofía, han intentado responder a diferentes cuestiones. Algunas de estas cuestiones son propias de la ética: rama de la filosofía que se ocupa de preguntas tales como:


  • ¿qué es lo bueno?,

  • ¿qué es lo malo?,

  • ¿se pueden establecer criterios objetivos para distinguir entre lo bueno y lo malo? .


También estudiará cuestiones propias de otras ramas de la filosofía como son la gnoseología y la epistemología.

La gnoseología o teoría del conocimiento es la rama de la filosofía que ofrece posibles respuestas a preguntas como estas:



  • ¿a qué llamamos ‘conocer’?

  • ¿es posible conocer?

  • ¿es posible alcanzar verdades objetivas?

  • ¿a qué llamamos ‘verdad’?

  • ¿la verdad es una interpretación humana y subjetiva de la realidad?

  • ¿cuáles son las fuentes del conocimiento: la razón, la experiencia, los sentidos?

  • ¿es posible conocer realidades trascendentes que están más allá de lo que percibimos?.

Como ya habrá notado son preguntas relacionadas con el problema del conocimiento.

La epistemología, por su parte, es la rama de la filosofía que se pregunta sobre un tipo particular de conocimiento: el conocimiento científico.


  • ¿qué es la ciencia?

  • ¿en qué se diferencia la ciencia de otros tipos de saber?

  • ¿qué condiciones se deben cumplir para que se dé un auténtico conocimiento científico?

  • ¿cuáles son sus métodos?

  • ¿en qué reside el prestigio actual de la ciencia?

En cada una de las unidades de este Módulo, usted encontrará:



  • explicaciones de las diversas teorías,

  • fragmentos de textos filosóficos,

  • actividades para analizar y criticar las diversas posturas filosóficas,

  • actividades en las que escribirá sus propias preguntas filosóficas e intentos de respuesta,

  • actividades de autoevaluación.

Además, a lo largo de las unidades, se encontrará con diversas perspectivas acerca de los problemas tratados ya que no puede decirse que alguna de ellas sea la verdadera y que las demás sean falsas. Y como no hay una verdad filosófica que haya que aceptar, de lo que se trata es de estudiar las diversas concepciones filosóficas para ir construyendo la propia.

Verá que la lectura de los filósofos nos invita a filosofar, a ir desarrollando nuestra propia visión de los problemas, a intentar respuestas.

Seguramente en este proceso usted se sentirá más a gusto con algunas ideas y más a disgusto con otras, del mismo modo que compartirá determinada perspectiva y no estará de acuerdo con otra.


Por otra parte el Módulo está pensado para favocer todos estos procesos, por eso le recomendamos que:


  • Lea atentamente los textos y las actividades.




  • Realice todas las actividades y lo haga en la secuencia que le proponemos porque esto le ayudará a construir y explicitar sus propios pensamientos filosóficos.




  • Lea lápiz en mano, subraye, escriba notas al margen.




  • Busque libros de filosofía en las bibliotecas a las que tenga acceso, todos le serán de útiles.




  • Navegue en Internet donde encontrará textos clásicos que no son de fácil lectura pero que también lo iniciarán en la aventura de repensar las grandes ideas que los filósofos aportaron y aportan a lo humano.




  • Concurra a las tutorías ya que en ese espacio podrá intercambiar dudas, logros y experiencias con con el Profesor Tutor y con otras personas, que como ud., están estudiando la materia.


:::.. Objetivos
Esperamos que al finalizar su estudio del Módulo de Filosofía usted haya logrado:



  • Reconocer, comprender y aplicar conceptos y procedimientos filosóficos fundamentales.




  • Reconocer la identidad del conocimiento filosófico más allá de la diversidad de enfoques y la pluralidad de respuestas desarrolladas a lo largo de la historia del pensamiento.




  • Desarrollar la capacidad de reflexionar críticamente acerca de cuestiones filosóficas socialmente significativas.



:::.. Introducción
Para iniciarnos en el tipo de trabajo que proponemos en este módulo, lo invitamos a pensar en una situación como esta:

ACTIVIDAD 1
a) Lea el siguiente texto y escriba a modo de borrador las reflexiones que le suscita.
Usted está leyendo el diario y se interesa por una polémica que se ha desatado en buena parte de la opinión pública mundial:

Una mujer se encuentra en estado vegetativo hace ya unos cuantos años. Sólo se mantiene con vida porque recibe asistencia tecnológica permanente (por ejemplo, un respirador artificial) y los médicos no tienen esperanza de que su situación pueda mejorar. Un familiar de esta mujer ha acudido a la justicia para solicitar que se suspenda esta asistencia médica y que se la deje morir.



La polémica se suscita porque otros familiares y amigos de la mujer en cuestión no están de acuerdo con suspender la asistencia médica de su ser querido. Además, algunos de los médicos que la atienden piensan que se debe cumplir con el deber profesional de hacer todo lo posible para que el paciente siga con vida. Por su parte, la justicia no es clara aún respecto de casos similares a este. Algunas sentencias han dado la razón a quienes solicitan la suspensión de los cuidados médicos, otras han obligado a las instituciones de la salud a mantener con vida al paciente.

Mientras lee este caso tal vez usted piense que quizás el familiar tenga razón pero, al mismo tiempo, no está de acuerdo con que se decida la muerte de una persona y le surgen múltiples dudas:


  • ¿Con qué derecho un ser humano puede decidir la muerte de otro ser humano? Pero,

  • ¿se puede considerar que esa mujer, que sólo vive porque está conectada a una serie de aparatos y que no tiene conciencia de su situación, es un ser humano?

  • ¿Qué es ser humano?

  • ¿Qué es lo que nos caracteriza y nos distingue como seres humanos?

  • ¿El tener conciencia de nuestra situación es lo que nos diferencia de los demás seres vivos? Pero

  • los animales no tienen, acaso, conciencia?

  • ¿Y un recién nacido, que no tiene clara conciencia de su situación, no es un ser humano?

b) Relea sus reflexiones.

¿Se dio cuenta que al pensar estas preguntas estuvo filosofando?¿Por qué? Porque esas preguntas tienen una peculiaridad: no pueden ser respondidas nunca de un modo absolutamente satisfactorio. Es decir, las respuestas que podamos dar a esas preguntas no sirven para cerrarlas y acabar así con el problema.
Las preguntas filosóficas (que todos nos hacemos en algunos momentos de nuestras vidas) son diferentes de las preguntas científicas. Veamos por qué.
Muchas preguntas filosóficas se reiteran a lo largo de los siglos y van recibiendo distintas respuestas que no impiden que las mismas preguntas sigan planteándose una y otra vez. Además, las respuestas dadas por filósofos antiguos, pueden ser muy interesantes aún hoy ya que nos permiten seguir pensando sobre esos mismos problemas.

Por ejemplo, la pregunta que tantas veces se hará “¿qué es lo bueno?” fue formulada en distintas épocas y recibió diferentes respuestas por parte de los filósofos. Hace casi 2500 años el filósofo griego Aristóteles consideró que lo bueno es aquello que nos conduce a la felicidad y lo malo es aquello que nos aleja de ella (pues todos los humanos, según Aristóteles, desean ser felices).


Conozcamos algunos datos de Aristóteles antes de seguir avanzando.



Aristóteles de Estagira


Aristóteles (Estagira, Macedonia, 384 adC — Calcis, 322 adC) fue uno de los más grandes filósofos de la antigüedad y probablemente de la historia de la filosofía occidental.

Nació en el año 384 adC en Estagira. A los 17 años entró a en la Academia Platónica, a la que perteneció hasta la muerte del maestro. A partir de ese momento abandona Atenas, lugar al que regresa en el año 339 adC. Esta segunda permanencia en Atenas, en la que se dedicó a la docencia y a la investigación duró 16 años. Aristóteles murió en la isla de Eubea.



En la actualidad hay filósofos que siguen sosteniendo los aspectos fundamentales de la teoría aristotélica ya que también piensan que la felicidad es el fin último de los actos humanos. Es lo que afirma, por ejemplo, el filosofo español Fernando Savater.





Fernando Savater (1947) nació en San Sebastián. Estudió Filosofía y Letras en Madrid, ciudad donde ejerció la docencia universitaria hasta que en 1071 fue separado de su cátedra después de un período de prisión. En 1975, se doctora y accede a cátedra de Ética de la Universidad del País Vasco. Actualmente y desde 1995, se desempeña como profesor de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid .

Sin embargo, las posiciones de Aristóteles y de Savater no fueron ni son las únicas posibles. Siempre hubo discusión sobre este problema. Y podemos pensar razonablemente que esa discusión nunca podrá ser saldada.


En cambio, las preguntas científicas, a diferencia de las preguntas filosóficas, sí pueden obtener respuestas que hacen que esas preguntas ya no vuelvan a formularse. Por ejemplo, la pregunta “¿cuál es la forma de la Tierra?” fue planteada hace siglos y recibió diversas respuestas. Pero las comprobaciones científicas demostraron concluyentemente que la forma de la Tierra es similar a la de una esfera. Hoy ya no tiene sentido retomar la pregunta sobre ese tema pues la respuesta lograda no deja margen para la duda.
Pero también es cierto que la ciencia formula preguntas muy complejas que no ha llegado a responder. Pero esas preguntas son científicas (y no filosóficas) porque se considera que podrán obtener sus correspondientes respuestas. Esas respuestas serán, tal vez, provisorias y perfectibles pero irán acotando cada vez más el margen de la discusión. Por ejemplo, no existen respuestas concluyentes sobre cómo se ha dado la evolución de las especies en nuestro planeta, pero ya nadie puede sostener una teoría científica que sostenga el ‘fijismo’, es decir, la postura según la cual las especies no evolucionan sino que fueron siempre tal como las conocemos hoy.

ACTIVIDAD 2
Hasta aquí hemos compartido algunas de las diferencias existentes entre la ciencia y la filosofía.


  1. Analice en los siguientes párrafos las relaciones y similitudes que se dan entre ambas.

En primer lugar:


La filosofía profundiza las preguntas que formula y se esmera en dar respuestas bien fundamentadas. Además, cada filósofo expresa su posición entrando en diálogo con las afirmaciones y razones dadas por otros filósofos. Lo mismo hace la ciencia, aunque la ciencia ofrece pruebas y no sólo razones.



En segundo lugar:



La filosofía no puede desconocer los avances e informes científicos que se relacionan de algún modo con la problemática que aborda. Por ejemplo, si un filósofo actual reflexiona sobre “el lugar del hombre en el cosmos” debe tener en cuenta lo que ya se sabe gracias a la ciencia: que el universo es inmenso y que el planeta que habitamos es un pequeño e insignificante cuerpo celeste.



En tercer lugar:



Muchas de las preguntas filosóficas que hoy nos hacemos provienen de situaciones producidas por el mismo avance científico. Por ejemplo, hoy surgen preguntas éticas sobre el uso de embriones para la investigación científica, o sobre la experimentación con animales, o sobre la clonación humana, etcétera.



b) A partir de lo trabajado hasta aquí, copie y complete en su carpeta el siguiente cuadro comparativo.







Filosofía

Ciencia

similitudes







diferencias






¿Recuerda el ejemplo que dimos en el inicio de esta Introducción?, ¿el referido a la mujer cuya vida biológica dependía enteramente de medios tecnológicos? Pues bien, la polémica que esta situación suscita, lleva a formular interrogantes correspondientes al menos, a dos ramas de la filosofía: la ética y la antropología filosófica.


Llegado a este punto, consideramos necesario detenernos a definir ambas ramas de la filosofía.

La ética es la rama de la filosofía que intenta responder a preguntas como las siguientes:


  • ¿qué es lo bueno?

  • ¿qué es lo malo?

  • ¿se pueden establecer criterios objetivos para distinguir entre lo bueno y lo malo?

  • ¿para juzgar la bondad o maldad de un acto hay que considerar la acción en sí misma o hay que considerar sus consecuencias?

  • ¿para juzgar la bondad o maldad de un acto hay que tener en cuenta las circunstancias en las que ese acto se realiza?



La antropología filosófica es la rama de la filosofía que procura respuestas a cuestiones tales como:
- ¿qué es lo que distingue al ser humano de los demás seres vivos?

- ¿qué significa ser humano?

- ¿nos diferenciamos de los demás animales porque somos seres más evolucionados desde el punto de vista biológico o nuestra diferencia respecto de ellos es una diferencia esencial?

- ¿qué significa ser personas?


ACTIVIDAD 3

Lo invitamos a escribir sus reflexiones a partir de estas dos preguntas:



  • ¿Qué problemas propios de la antropología filosófica plantea la situación de la mujer?

  • ¿Qué problemas éticos reconoce usted en este caso? .

Consulte las notas que escribió en la Actividad 1. ¿Reconoce avances en sus reflexiones filosóficas?

Entonces dediquémonos ahora al estudio de la Filosofía.



UNIDAD 1: EL PROBLEMA DEL CONOCIMIENTO

ACTIVIDAD 4
Como inicio de esta primera unidad le proponemos algunas preguntas. Tal vez usted se haya hecho cuestionamientos de este tipo alguna vez o tal vez no. Pero no es eso lo que importa. Lo realmente importante es que ahora, libremente, exprese sus opiniones sobre los temas implicados en las preguntas. Escriba sus respuestas incorporando ejemplos.

Es importante que al terminar el estudio de esta unidad, usted vuelva a las primeras respuestas y haga correcciones en función de lo aprendido.

Vayamos a las preguntas:
:| ¿Piensa que es posible conocer la realidad tal cual es?

:| ¿Usted diría que lo que llamamos ‘conocimiento’ no es más que nuestra manera de ver y de interpretar la realidad?

:| ¿Cuáles son las capacidades que nos permiten conocer: la razón o la sensibilidad?

:| ¿Existe para usted alguna otra capacidad cognoscitiva que no sea ni la razón ni la sensibilidad? ¿Cuál?

:| ¿Podemos conocer aquello de lo que no tenemos experiencia o sólo somos capaces de conocer lo que podemos experimentar?


:::.. ¿Es posible conocer?
El problema del conocimiento, como otros problemas filosóficos, encuentra sus primeras formulaciones en los antiguos filósofos griegos. Llama poderosamente la atención la capacidad y creatividad que tuvieron los pensadores griegos para dejar planteadas preguntas que recorrieron toda la filosofía occidental a través de los siglos. En esta unidad usted podrá observar que los planteos iniciales dejaron sus marcas en pensadores modernos y contemporáneos.
Con el avance del siglo V a.C se vuelven relevantes los problemas relacionados con el ser humano, su conducta, sus creaciones. Es el predominio de estos problemas el que da denominación al periodo antropológico de la filosofía griega.
Los sofistas (entre ellos, Protágoras, Gorgias) y Sócrates son los que comienzan a filosofar sobre estas cuestiones:


  • ¿en qué consiste la naturaleza humana?

  • ¿puede el ser humano encontrar la verdad?

  • ¿cuándo puede decirse que los seres humanos actúan moralmente bien?

  • ¿qué es la virtud?.

Y entre estos problemas, encontramos la formulación del problema del conocimiento:




  • ¿qué significa ‘conocer’?

  • ¿es posible conocer?

  • ¿cuál es el alcance del conocimiento?.

Así, el sofista Protágoras afirmó:


“cada uno de nosotros es medida de lo que es y de lo que no es”; “hay una enorme diferencia entre un individuo y otro, precisamente porque para uno son y parecen ciertas cosas, para el otro, otras”.
Como vemos, defiende el relativismo (es decir, la postura que afirma que las verdades son relativas a cada individuo, a cada grupo o a cada sociedad, y que no existen verdades objetivas y universales).

Sócrates, en cambio, se dedicó a demostrar que el relativismo de los sofistas era insostenible. Para Sócrates es posible alcanzar verdades objetivas, pero sostiene que para iniciar este camino de búsqueda de la verdad, primero es necesario reconocer que no se sabe. Según él sólo desea saber quien se sabe ignorante. Mientras que, por el contrario, quien cree saber no tiene deseos de buscar la verdad.


A Sócrates pertenece la famosa frase: “Sólo sé que no sé nada”. Toda la sabiduría humana vale nada frente a todo lo que podríamos llegar a saber. Y sólo quien acepta que su saber vale nada, tendrá la voluntad de buscar la verdad.
Como podemos observar, los problemas relacionados con el conocimiento fueron formulados ya por estos filósofos que vivieron hace más de 2500 años. Y fueron ellos quienes introdujeron los términos que aún hoy se usan para designar a las ramas de la filosofía que se ocupan de los problemas del conocimiento: la gnoseología y la epistemología.
Esos términos son:
gnosis (“conocimiento”) y
episteme (“saber” o “ciencia”).
:::.. Sujeto y objeto: polos de la relación de conocimiento

El filósofo alemán Nicolai Hartmann (1882-1950) fue quien propuso una descripción del fenómeno del conocimiento que ha sido aceptada, en general, por quienes se han ocupado de este problema.

Hartmann postuló que el conocimiento es un tipo de relación que se establece entre un sujeto y un objeto y sostenía que:

No podría haber conocimiento si faltara alguno de estos polos de la relación.

Tenga en cuenta que la palabra ‘objeto’, en este caso, no remite necesariamente a una cosa material. El objeto de conocimiento es lo que un sujeto pone frente a él por estar interesado en conocerlo. Los objetos de conocimiento pueden ser:




  • cosas materiales y tangibles (edificios, ciudades, herramientas),

  • entes inmateriales (números, ideas, teorías),

  • seres vivos (animales, plantas, bacterias),

  • sensaciones (dolor, placer),

  • estados psíquicos (angustia, depresión, alegría),

  • obras artísticas (musicales, literarias, pictóricas).

En conclusión: todo puede ser objeto de conocimiento.

Entonces, sujeto y objeto son conceptos interdependientes:
Sólo puede haber objeto de conocimiento para un sujeto cognoscente y alguien es sujeto cognoscente si tiene ante él a un objeto de conocimiento.
Veamos un ejemplo: si un científico está interesado en estudiar el fenómeno del sueño, entonces el sueño pasa a ser su objeto de conocimiento y el científico, al investigar ese objeto, cumple el rol de sujeto cognoscente.
El conocimiento implica entonces una acción del sujeto. En principio, esta acción consiste en atender a un aspecto de la realidad y en transformarla (por medio de esa atención) en objeto. La realidad que nos rodea nos ofrece infinidad de fenómenos, muchos de ellos muy complejos. Pero la actividad del conocimiento no se aplica a toda la realidad, sino a un aspecto de ella que (por diversos motivos) nos interesa especialmente.
Tratemos de aplicar este concepto a una situación concreta: si, por ejemplo, queremos conocer el comportamiento de los osos, observaremos lo que hace en su hábitat y dejaremos de lado todo lo que no tenga que ver con nuestro interés (el ruido de un arroyo cercano, la presencia de unos insectos que no molestan a este animal ni influyen en su comportamiento, etcétera).
Después de esta reflexión, cabe preguntarnos: ¿cuándo se da el conocimiento?.
El conocimiento tiene lugar cuando el sujeto cognoscente logra captar o aprehender características esenciales del objeto.
Ante esta respuesta, es muy probable que surja una nueva pregunta: ¿cuáles son las características esenciales de un objeto?

Las características esenciales de un objeto son aquellas que lo hacen ser lo que es, aquellas que lo definen.

Retomemos el ejemplo anterior. El oso que observamos tiene características particulares: cierta forma de sus ojos y unas manchas en su pelaje que no son esenciales a los osos en cuanto especie, sino que son accidentales (esa forma de los ojos podría ser otra, esas manchas podrían estar ubicadas en otras partes de su cuerpo).


Esto significa que obtendremos un conocimiento si logramos captar aquellas características que sí son esenciales a esa especie de osos (el modo en que obtiene el alimento, la manera en que se comunica con otros osos, el modo como se defiende de otros animales).

ACTIVIDAD 5


  1. Extraiga de un diario o revista un artículo de divulgación científica. Señale en ese artículo quién es el sujeto cognoscente y cuál es el objeto de conocimiento. Determine qué es lo que se ha llegado a conocer de ese objeto y cuáles de sus características serían accidentales (no relevantes para el interés del sujeto cognoscente).




  1. Proponga un ejemplo similar al dado más arriba (el del científico interesado en el comportamiento de los osos) y señale:




    1. sujeto cognoscente;

    2. objeto de conocimiento;

    3. acción del sujeto;

    4. resultado del proceso de conocimiento.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad