Ficha 1785 La Psicología proyectiva Pozzi, N



Descargar 104.17 Kb.
Página6/6
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño104.17 Kb.
Vistas222
Descargas0
1   2   3   4   5   6
Introversivo: es aquella persona que posee una función imaginativa bien desarrollada en el sentido de fantasía, metas a largo plazo, reconocimiento de los impulsos, se halla reducida en su capacidad de responder y comprometerse con el mundo externo, a su vez tiende a reestructurar al mundo en función de sus propios valores y necesidades, y si esta bien adaptada no se aísla ni es retraída sino que simplemente se basta a si misma.

  • Extratensivo: es aquella persona capaz de responder a su ambiente en función de la expresión emocional manifiesta o del calor afectivo del sentimiento o de un mero sometimiento pasivo a las fuerzas que influyen sobre él desde afuera. No tiende a reestructurar el mundo en función de sus propias necesidades. La persona extratensiva bien adaptada no es pasivamente reactiva, sino que es creadora en sus relaciones con los objetos y las personas que la rodean y lucha por lograr metas que ha colocado en el mundo exterior.

    Entonces el primer tipo vivencial nos indicaría: la disponibilidad del sujeto, lo que este puede hacer.

    Segundo tipo vivencial: (FM + m): (Fc + c +C`), representa las tendencias introversivas o extratensivas que el sujeto no acepta ni utiliza enteramente, cuando el valor de esta razón se halla del mismo lado que la razón de M con la suma C, refuerza y confirma lo expresado por M: suma C, pero si en cambio lo modifica, el lugar de la preponderancia indica que el sujeto se halla en transición y apunta a la orientación en que el sujeto se dirige en ese particular momento de su vida.

    Entonces el segundo tipo vivencial nos indicaría: la fuerza real de sus tendencias e impulsos primitivos, tendencias que no son aceptadas o están reprimidas, esto corresponde al temperamento, son los determinantes mas vinculados a lo arcaico, a lo regresivo y lo inmodificable.

    Tercer tipo vivencial: tiene que ver con la respuesta a las tres últimas láminas, que indica una responsividad a los estímulos exteriores menos sometida al control consciente del sujeto que el empleo de los determinantes de color y movimiento. Tiene que ver con la capacidad del sujeto de responder a los estímulos emocionales del ambiente, si es mayor que 40% significa que el sujeto es estimulado por el ambiente, si es menor al 30% es mas estimulado por el mundo interno, falta capacidad de responder.

    Entonces el tercer tipo vivencial nos hablaría: de su tendencia actual, de lo que hace y de lo que vivencia en el aquí y ahora.

    En el análisis del Ro se van a tomar tanto las respuestas principales como las adicionales, tomándose las adicionales en el psicograma en la parte de las relaciones suplementarias, ya que indican la potencialidad del sujeto, es decir aquellos aspectos que no se movilizan tan fácilmente pero que están potencialmente.



    Fenómenos especiales: un fenómeno es todo lo que puede ser percibido por los sentidos o la conciencia, y especiales tiene que ver con lo distinto, con lo no común, en el Ro los fenómenos especiales se observan en el modo en que el sujeto integra, comunica y justifica su respuesta, según los autores los fenómenos especiales por sus características no pueden ser tomadas en el análisis cuantitativo del testo pero son de gran valor diagnóstico, dado que puede definir un diagnóstico poco claro, por supuesto deben leerse en relación al proceso completo, con las recurrencias y convergencias encontradas.

    Entrevista de Devolución:

    Los psicólogos que trabajan con psicodiagnóstico, coinciden en que la última etapa de un proceso psicodiagnóstico está constituida por una entrevista de devolución de información al consultante. Esta comunicación se realiza verbalmente en forma de diálogo con el entrevistado. Si se trata de un menor se hará primero con los padres y en un segundo momento con el niño o bien con el grupo familiar si se considerase necesario.

    Ocampo y Arzeno definen la devolución como “La comunicación verbal discriminada y dosificada que el psicólogo hace al paciente, a sus padres y al grupo familiar de los resultados obtenidos”. Discriminada porque debe apuntar a lo particular de un caso singular, evitando generalizaciones que dificulten la comprensión; dosificada para no abrumar al entrevistado con un exceso de información que no logrará asimilar y que puede tener como efecto no buscado el incremento del monto de ansiedad y que como consecuencia el paciente se niegue a continuar con la entrevista o rechace las indicaciones que el psicólogo considere necesarias: terapia individual, orientación familiar, etc.

    La devolución es como el punto de partida, pero no volvemos al punto de partida de la misma manera en que hemos salido, la persona lego con un motivo de consulta y hemos encontrado otros motivos que estaban latentes. Toda devolución ya sea a niños, pareja, adulto o familia, empezamos con los aspectos adaptativos.

    Hay que tener en cuenta cómo y cuándo devolver. Los autores coinciden en que la información debe ser dada en forma clara, tratando de brindar una descripción integrada del entrevistado y de lo que le pasa, a partir de las hipótesis que se construyen a lo largo del psicodiagnóstico.

    La aceptación o rechazo de la información que se brinda hará que el psicólogo vaya adecuando la forma y el contenido de la devolución de acuerdo a la reacción de aquellos. Es por esto que la información brindada no puede ser totalmente planificada previamente por el entrevistador, este debe tener la suficiente habilidad y flexibilidad como para advertir en este encuentro la capacidad o ausencia de insight que evidencia el entrevistado, con la finalidad de respetar su tiempo interno para facilitar su posibilidad de asimilar este tipo de información. Cuando, por ejemplo, frente a una explicación del psicólogo, el entrevistado dice: “eso no me parece” o “yo no lo veo así”, esta respuesta puede reflejar ya sea la falta de insight o una falla en el timing del psicólogo, o una equivocación del mismo en cuanto a la selección de la información que está devolviendo. En cambio, es muy distinto el caso en que frente a los comentarios del psicólogo, el sujeto comienza a establecer nuevas asociaciones, aportar nuevas ideas o bien recuerdos que le surgen. Este tipo de respuesta indica que la intervención fue realizada en el timing adecuado. Es posible que la devolución se realice en más de un encuentro, dos tal vez, a los fines de posibilitar una adecuada comprensión y elaboración del contenido.



    Objetivos de la Devolución: Ocampo y Arzeno señalan que la devolución es importante tanto para el entrevistado como para el entrevistador:

    1.- Si se entiende que el entrevistado transfiere al entrevistador aspectos valorados, rechazados, fantasías y relaciones vinculares, reintegrados a través de esta comunicación verbal permitirá una buena separación entre ambos, preservando la salud mental del entrevistador y favoreciendo al entrevistado.

    2.- Otro objetivo es incrementar la información que el entrevistado tiene acerca de sí mismo a partir de hacer consciente aquello que hasta el momento permaneció preconsciente y que pudo ser proyectado a través de los estímulos propuestos por el entrevistador. El psicólogo también aumenta la información que posee sobre el consultante, a través de nuevos observables que surgen en esta entrevista.

    Sendín resume los objetivos de la entrevista final de la siguiente manera:


    • Sintetizar e integrar elementos del funcionamiento psicológico, que el sujeto percibe habitualmente como dispersos.

    • Clarificar aspectos descriptivos y en su caso, etio-patogénicos, de los trastornos que originaron la consulta.

    • Orientar y aportar posibles vías de solución a los problemas planteados, a través de una planificación de la intervención.

    • “Cerrar” el proceso evaluativo, dándole un sentido propio, tras haber cubierto los objetivos iniciales.

    • Registrar las reacciones de los destinatarios ante los aportes de información, su actitud y grado de tolerancia a los datos potencialmente ansiógenos.

    • Comparar la dinámica interpersonal de esta ultima entrevista con la que tuvo lugar en entrevistas anteriores, observar sus cambios y el sentido de los mismos.

    • Recopilar informaciones con valor pronóstico.

    Técnica de Devolución en Adultos:

    Debe ser acorde al nivel intelectual de quien lo recibe, es importante utilizar un lenguaje claro y sencillo, en el lenguaje del paciente, evitando terminología técnica. El psicólogo traduce en palabras comprensibles algunas hipótesis que ha construido. Es recomendable comenzar la entrevista preguntándole si en el lapso del tiempo que transcurrió a partir de la ultima entrevista de administración de técnicas se le ocurro algo nuevo que desee comentar. Esto permitirá que el paciente se sienta incluido, por ello el psicólogo debe armar un esquema lo suficientemente elástico. A fin de evitar bloqueos y resistencias, es recomendable empezar por los aspectos más exitosos y maduros, es decir, los menos ansiógenos para el entrevistado.

    Resulta apropiado que en un primer momento se mencionen aspectos relacionados con el motivo de consulta manifiesto, para luego referirse a aquellos que son más desconocidos para el sujeto.

    Está contraindicado realizar interpretaciones en las que se comuniquen contenidos inconscientes ya que se trata de un proceso diagnóstico y no terapéutico. En general quien realiza la devolución debe ser la persona que administró el psicodiagnóstico.



    Técnica de devolución en Niños:

    Se comenzará dando la devolución a los padres ya que son éstos quienes están a cargo de los mismos, es importante transmitir la información de tal manera que la misma alivie los sentimientos de impotencia y culpa que pueden haber generado en los padres la problemática del niño y sus sentimientos de no haber podido resolverla o su temor de haberla causado.

    Una característica propia de este encuentro se centra en posibilitar que los padres relacionen “el motivo de consulta manifiesto” con la funcionalidad y el significado que el mismo tiene para ese grupo familiar. Cuando el psicólogo advierte que el niño designado como “problema” no padece realmente de un trastorno, sino que la problemática existe en otro miembro de la familia o en la dinámica familiar, uno de los objetivos de la devolución es puntualizar en quién o quiénes debe centrarse el tratamiento.

    Una vez realizada la devolución a los padres se efectúa la devolución al niño. Las técnicas que se utilizan se adecuarán a la edad y características del niño. Si son pequeños, se emplearán fundamentalmente técnicas lúdicas. Tanto la devolución a adultos como a niños es fundamental destacar que todo el material inconsciente que surge en un psicodiagnóstico, no debe ser trasmitido al consultante, esto se debe a que el mismo no podría ser tramitado por el sujeto debido a que para ello se requiere de un proceso de elaboración terapéutico.



    Entrevista de devolución:

    Esta comunicación se realiza verbalmente en forma de diálogo con el entrevistado. Es importante no tomar la devolución como un fin en sí mismo, sino como una parte de todo el proceso psicodiagnóstico. Ocampo y Arzeno definen a la devolución como la “comunicación verbal discriminada y dosificada que el psicólogo hace al paciente, a sus padres y al grupo familiar de los resultados obtenidos”.



    Discriminada porque debe apuntar a lo particular de un caso singular, evitando generalizaciones que dificulten la comprensión. Dosificada para no abrumar al entrevistado con un exceso de información que no logrará asimilar y que puede incrementar el monto de ansiedad y que como consecuencia el paciente se niegue a continuar con la entrevista o rechace las indicaciones que el psicólogo considere necesarias: terapia individual, orientación familiar, etc.

    El primer objetivo de la entrevista (o entrevistas) de devolución es la transmisión de la información al paciente o quien corresponda, este es su objetivo básico.

    Como segundo objetivo nos permite observar la respuesta verbal y conductual del consultante (y sus padres) en la recepción de la información. Se constituye así una nueva fuente informativa que otorga mayor certeza a nuestro diagnóstico, pronóstico y una más acertada orientación terapéutica.

    Características de la Entrevista de Devolución.


    • Es necesaria como modo de cierre e implica la vuelta al punto de partida, permitiendo una síntesis.

    • Permite devolverle al sujeto aspectos latentes.

    • Evita que el psicólogo quede como depositario de los aspectos más patológicos e incluso los más adaptativos del evaluado.

    • Permite elaborar una buena separación.

    • Evita fantasías de empobrecimiento y robo en el paciente.

    • Se debe informar la existencia de la entrevista de devolución al evaluado, promoviendo el compromiso y la colaboración con la tarea.

    • No devolver la información puede incrementar fantasías de enfermedad, curación, gravedad, etc.

    Técnica de Devolución.

    • Debe tenerse un conocimiento adecuado del caso.

    • Es útil discriminar los aspectos más sanos de los más patológicos.

    • Iniciar la devolución con lo menos ansiógeno.

    • Observar la nueva información diagnóstica que surja, permitirá modificar el curso de la devolución.

    • Utilizar un lenguaje apropiado (no técnico). Es importante ser claro.

    • Realizar síntesis progresivas cada vez más comprensivas.

    • Pueden ser varias entrevistas, para metabolizar la información.

    • Presentación del pronóstico y las indicaciones terapéuticas.

    Informe:

    Es un instrumento para darle respuesta al demandante, es escrito, tiene como finalidad condensar o resumir conclusiones referentes al objeto de estudio.

    Según Rosenfeld, el informe puede considerarse como un instrumento de comunicación en el que se dan a conocer las conclusiones, el diagnóstico, el pronóstico y las recomendaciones acerca de las estrategias a seguir, en él, el psicólogo manifiesta mas específicamente su rol de diagnosticador al dar a conocer las hipótesis que ha confirmado, luego de haber analizado y relacionado los datos surgidos a través de este proceso, basándose en una compleja construcción de hipótesis y de inferencias que surgen del material obtenido.

    Cuestiones éticas: qué se dice, cuánto se dice.

    Contenido:


    • El encabezamiento formal (datos).

    • Descripción física y características significativas del entrevistado.

    • Conducta durante la evaluación, con relación a la tarea y al entrevistador.

    • Historia del sujeto y de la familia.

    • Aspectos afectivos y principales áreas de conflicto.

    • Relaciones interpersonales.

    • Área psicosexual (identidad, evolución).

    • Diagnóstico.

    • Pronóstico.

    • Orientación terapéutica.

    Organización:

    • Ir de lo manifiesto a lo latente.

    • Pasar de los conflictos periféricos a los centrales.

    • Ir de las interpretaciones más consistentes a las más especulativas.

    Un informe escrito debe ser:

    Competente: al incorporar todas las características del sujeto que resultan significativas según el criterio del entrevistador.

    Claro: al explicitar los conceptos con un lenguaje sencillo, directo, evitando los términos propios de la psicología y describiendo todo lo necesario para una mejor comprensión de lo que se quiere transmitir.

    Consistente: al incluir inferencias ligadas entre sí, que se basan en las hipótesis confirmadas a partir de las recurrencias y convergencias establecidas entre la entrevista y las técnicas empleadas y la lectura del material a partir de los tres niveles de inferencia.

    Debe ser completo, específico, claro, original.

    Debe tener consistencia y continuidad interna.

    Debe ser competente.







    Compartir con tus amigos:
  • 1   2   3   4   5   6


    La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
    enviar mensaje

    enter | registro
        Página principal


    subir archivos