Ficha 1785 La Psicología proyectiva Pozzi, N



Descargar 104.17 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño104.17 Kb.
Vistas216
Descargas0
  1   2   3   4   5   6

UNIDAD I

FICHA 1785 La Psicología proyectiva Pozzi, N.



Concepto de proyección: Freud, la percepciones interiores de nuestros procesos ideacionales y emocionales son proyectadas al exterior como percepciones sensoriales y son usadas para determinar el mundo exterior, aunque ellas, en rigor pertenecen al mundo interior. Es un mecanismo de defensa inconsciente que consiste en atribuir a otros (personas u objetos del mundo exterior) ideas y actitudes no reconocidas como propias. Se proyectan valores, creencias, recuerdos, fantasías icc y conductas defensivas.

Técnicas proyectivas: producen un lanzamiento hacia adelante y hacia afuera. Al presentarle al sujeto un estimulo (una lamina, una pregunta, un cuestionario, etc.) le estamos ofreciendo una pantalla de proyección para que sobre ella se reflejen los principios organizativos y específicos de su personalidad. Este ¨lanzar¨ exterioriza los estilos particulares de la persona. Su objetivo es investigar la personalidad.

Hipótesis proyectiva: toda actividad de un individuo dado lleva en si el sello de su individualidad, si se la interpreta correctamente cualquier conducta deberá servir como índice de la individualidad y sus características.

Diferencia del concepto de proyección en las técnicas proyectivas:

-Se proyectan tanto factores icc como aspectos conocidos por el sujeto.

-La proyección carece de su función de estabilizadora y no reduce la tensión sino que la aumenta.



-Las técnicas proyectivas se hallan ligadas a solidas construcciones teóricas de las cuales la más importante es su personalidad.

Concepto de personalidad: es un constructo teórico referido a la organización, singular, dinámica y relativamente estable, de factores cognitivos y afectivos que constituyen el estilo único e irrepetible de cada ser humano. Posee 4 características:

  • Dinamismo: es un proceso dinámico. Ya que es cambiante la personalidad debe ser evaluada con instrumentos que sean capaces de evaluar el estado de la personalidad en un momento dado y también de reflejar las modificaciones producidas por el transcurso del tiempo.

  • Naturaleza estructural: la estructura del individuo se desarrolla según la clase particular de influencias fisiológicas, psicológicas y físico-socio-culturales, que están dadas para modelarla.

  • La conducta es una manifestación observable de la personalidad: su estructura se revela en todas las conductas del individuo.

  • La estructura de la personalidad es un fenómeno profundo: su manifestación a través de las conductas son superficiales, rasgos, características observables y aspectos icc que pueden ser inferidos, pero algunos estratos de la personalidad permanecen ocultos tanto al mundo como a la misma persona.

Teorías que aportaron a la obra de las técnicas proyectivas:

  • Psicoanálisis aporto un modelo para conocer los contenidos latentes de los procesos psicológicos reflejados en las verbalizaciones manifiestas y las conductas asociadas. También aporto un sistema comunicacional dinámico entre el terapeuta y el paciente, entre los que se crea y recrean los vínculos parentales y otros, explicados con los términos de la transferencia y contratransferencia.

  • Gestalt: importancia del concepto de personalidad como una totalidad organizada de la conducta y la experiencia y también el aporte de la comprensión de los procesos perceptuales (percepción-apercepción) y las fuerzas internas y externas que determinan la conducta.

  • Teoría del campo de Lewin: concepto de campo psicológico y la descripción de las fuerzas que motivan la conducta del individuo en varias direcciones, las barreras interpuestas en el movimiento y la conducta del sujeto dentro del espacio vital.

  • Psicología clínica: contribuyo a la casuística para distinguir entre la conducta normal y anormal, los conceptos de salud y enfermedad.

  • Las investigaciones sobre el aprendizaje: aporte de conceptos como condicionamiento, premio, castigo, fuerzas motivacionales de la conducta y los procesos psicológicos que intervienen en la formación del habito.

  • La antropología cultural: aporta los determinantes socio-culturales a la personalidad.

  • Psicología norteamericana: aportaron la investigación práctica a las que fueron sometidas las técnicas y el grado de confiabilidad y validez.

Características generales de las técnicas proyectivas

  • Presentan estímulos ambiguos que no dejan ver el verdadero propósito del examinador.

  • Reducen el control cc del sujeto sobre la conducta a analizar y originan respuestas que reflejan la individualidad, promueven así que el sujeto se organice en función de sus propias motivaciones, percepciones, actitudes, ideas, emociones, en su singularidad.

  • Da como resultado una muestra de conducta individual capaz de tener valor diagnóstico y pronostico del sujeto.

  • Consideran la conducta registrada como una totalidad organizada.

  • Difíciles para el tratamiento estadístico.

  • No pretenden crear parámetros ni reglas generales.

  • El objetivo es encontrar los aspectos singulares del sujeto.

  • Se utilizan en todos los ámbitos psicológicos.

  • Ofrecen un marco de seguridad para llegar a conclusiones diagnosticas.

Técnicas proyectivas: a través de estímulos tratan de hacer que se manifieste la subjetividad en su dinámica singular. Indagan la personalidad en sus aspectos adaptativos y desadaptativos. La objetividad depende de la rigurosidad científica que aplique la persona, tanto en la administración, como en la interpretación de las mismas. A diferencia de las psicométricas, no miden ni se ordenan en escalas métricas y no se expresa en formulaciones matemáticas, su validez.

Test psicométricos: sus resultados son medidos estadísticamente, se ordenan en una escala y se expresan numéricamente. La objetividad del test se observa en su relativa independencia respecto a la persona que lo aplica y lo valora; y la expresión numérica permite la manipulación estadística y validación del test comparando sus resultados con un criterio de valoración traducido a cifras. Este test se sostiene en la cuantificación, la ubicación del individuo según una escala de referencia y un material o problema definido con evaluaciones en términos de correcto o incorrecto, es también un instrumento del método clínico.

FICHA 1784 El objeto de estudio y las técnicas proyectivas Colacci, R.

El proceso psicodiagnóstico se propone como objetivo la descripción y comprensión de la estructura y la dinámica de la personalidad, tanto en sus aspectos saludables como patológicos. Pero es necesario acotar y definir lo que hace al sujeto y a su personalidad como objeto de estudio, es así como el aparato psíquico se convierte en el objeto modelo de las técnicas proyectivas. El concepto de aparato psíquico es una construcción hipotética del psicoanálisis que remite a un objeto no perceptible. Se trata con estas técnicas comprender la estructura, la dinámica y el contenido del aparato psíquico por medio de las respuestas que puede dar un sujeto. Es una deconstrucción del camino que finaliza con la respuesta arribando así a la estructura y la dinámica que le dio origen.

En el psicodiagnóstico nos situamos en una psicología de la primera persona donde se trata de comprender el modo singular y único del funcionamiento psíquico del sujeto a evaluar, que lo diferencia de los aspectos comunes que tienen con otros ya que comparten una cultura, épocas determinadas por un modo de producción, por su ubicación socioeconómica, la familia a la que pertenece y el lugar simbólico que ocupa, etc. Además, no solo tendremos en cuenta los aspectos patológicos, sino que también los aspectos adaptativos, los conflictos, estructuras, deseos y motivaciones.

Se debe utilizar una lectura interpretativa, no basta con la observación directa. Cada signo significará según la estructura de cada sujeto, cada expresión del sujeto pierde univocidad, para quedar abierta a la multiplicidad de sentidos según integre distintas redes relacionales, dando cuenta así de la estructura subyacente.

Las hipótesis teóricas que subyacen a las técnicas proyectivas son:



  • Hipótesis proyectiva: podemos captar la personalidad del individuo y revelar su manera particular de organizar la experiencia ofreciéndole un campo relativamente poco estructurado y poco dotado de organización cultural, para que pueda proyectar sobre ese campo maleable, su manera de ver la vida, el sentido que tiene para él, sus valores, sus estructuras y sus sentimientos. Rappaport dice que es toda actividad de un individuo dado que lleva en si el sello de su individualidad, así si a cualquier conducta se la interpreta correctamente deberá servir como índice de la individualidad y de sus características de adaptación o inadaptación.

  • Determinismo psíquico (Freud): tanto las asociaciones como ocurrencias de un sujeto no son arbitrarias sino que están condicionadas por un contenido ideológico oculto activo por el sujeto, entonces toda respuesta del sujeto a un método proyectivo va a estar condicionada por lo psíquico inobservable y por lo tanto la interpretación adecuada de dicha respuesta permitirá aprender el fenómeno de lo psíquico no observable.

  • Hipótesis de la apercepción: la apercepción es la percepción significativamente interpretada. Así el percibir no se restringe solamente a la captación sensible de lo que se muestra, sino que supone la asociación simultánea de estados afectivos, las experiencias pasadas y anticipadas y el lenguaje. El percibir puede sufrir modificaciones según las circunstancias, diferenciamos por lo menos dos, una que implica una actitud más activa (proceso secundario) y otra más pasiva (proceso primario). En la primera la conciencia se focaliza de un modo temático, en un objeto particular que sobresale del resto, y en la actitud pasiva se deja impregnar por los objetos o pulsiones, que presionan sobre ella.

Conclusión: tenemos un objeto de estudio complejo que no es accesible por la observación directa y nos exige la utilización de técnicas proyectivas para recolectar información. Para esto utilizamos dos procedimientos: por un lado el procedimiento técnico, un saber hacer, la correcta utilización de los instrumentos y técnicas proyectivas, y por otro, el procedimiento inferencial, a través del cual los rasgos emergentes son articulados entre si en función de las teorías para posteriormente generar hipótesis diagnosticas.

UNIDAD II

Ficha 1770 El proceso de investigación científica Pozzi



Fundamentos epistemológicos: toda metodología implica un posicionamiento epistemológico, es decir, una cierta manera de concebir el mundo y una determinada noción de sujeto y del conocimiento.

La realidad mediada

Juan Samaja propone una tesis ternarista (teoría-objeto modelo-empíria) superadora de la polémica entre apriorismo (deducción) y empirismo (inducción). Sostiene que toda labor científica empieza con la construcción de un objeto modelo que reduce la complejidad del universo de co-variaciones posibles, sin perder información sobre las interacciones. Significa delimitar una parcela de la realidad que incluye objetos de nuestro conocimiento. Así deja atrás el modelo binario teoría-empiria que sostenía que la investigación comenzaría con formulaciones teóricas para dar cuenta de la realidad o con observaciones para formular teorías. Así el proceso de modelización consistiría en la construcción del intermediario entre la teoría y la realidad captada desde la práctica espontánea. Es un proceso por el cual se especifican los procedimientos, por los que se redefinen los hechos, los elementos de la realidad para transformarlos en datos asimilables a una cierta teoría.



La actividad observacional: durante el acto de observar un objeto, fenómeno o evento participan los sentidos que captan las propiedades del objeto, permitiendo su descripción; en donde identificamos los atributos que caracterizan al objeto y lo diferencian de otro. Al hacerlo están participando sistemas de clasificación. Previamente también posee un registro de experiencias (creencias, saberes científicos o no, valorizaciones). Estos saberes constituyen un intelecto capaz de interrogar la realidad y trascender la captación sensorial para comprender y producir interpretaciones. Cuando se relacionan las observaciones adquiridas, es porque se detectan nexos que clasifican o vinculas a determinados fenómenos cuyos rasgos mantienen constantes sus propiedades. Con ajuste a “cierta lógica” adquieren sentido, significación.

Fundamentos metodológicos:

Noción de proceso: remite a dinámico, cambiante y continuo. Todo proceso esta compuesto por una serie de fases, las cuales se derivan unas de otras y se influyen y correlacionan. Tiene en cuenta la idea de historicidad, de evolución, ya que se lo considera como una continuidad. Implica elementos separados que vistos como juntos toman una nueva significación ya que poseen una hilación lógica. Mientras que el procedimiento remite a un conjunto de acciones preestablecidas para arribar a un objetivo. Todo proceso de investigación implica una serie de transformaciones que comienzan a ocurrir a cierta cosa en un cierto estado inicial, hasta que finalmente se alcanza un cierto estado en que aquella cosa se ha cambiado. El término proceso presupone: un asunto y sus condiciones de realización (estado inicial), luego una serie de operaciones de transformación (cursos de acción) y el producto en el que el proceso se extingue.

  • Asunto: surge como una idea, una situación novedosa, un problema a abordar.

  • Condiciones de realización: conjunto de creencias, premisas, teorías, contextos institucionales que preceden al asunto, son las condiciones históricas, el entorno del proceso. Es el marco general donde se extraen los criterios de relevancia para determinar objetivos, problemas, hipótesis, etc. Así, en el proceso de investigación científica ya nos encontramos con las condiciones de realización que son el resultado de procesos anteriores, productos de la cultura en general y de logros científicos previos. Pero estos no están en el vacío, sino que poseen un marco institucional, político, social, etc.

  • Los cursos de acción: hace referencia a los procedimientos que los científicos deben llevar a cabo para obtener los objetivos. Existen dos modalidades de accionar, cuya intención es descubrir los aspectos desconocidos y demostrar o corroborar la pretensión de verdad de los conocimientos que se cree tener.

  • El producto: es la obra resultante del proceso. Son proposiciones, afirmaciones. El entrelazamiento de proposiciones teóricas y empíricas producirá un esclarecimiento de los hechos, a la luz de ciertos principios, y la constatación de tales principios por la ocurrencia de ciertos hechos. El producto del proceso es la explicación o comprensión científica.

Fundamentos lógicos

Inferencia:

Es la transformación cognitiva de un conjunto de proposiciones que producen conocimientos nuevos. “como no siempre son verdaderas necesitan ser probadas y comprobadas con nuevas observaciones o experiencias (procedimientos) para verificar la validez de los hallazgos inferidos”.

El sistema de inferencias: las operaciones cognitivas poseen 4 formas de inferencias: la abducción, la analogía, la deducción e inducción.

Deducción: está dada por la afirmación de una regla y un caso de dicha regla y la derivación de los rasgos que la regla enuncia en general al caso particular. Va de un saber general a uno particular. Formula: Regla +Caso=Rasgo.

Inducción: esta inferencia va de lo particular a lo general. Pasa de proposiciones que se refieren a un subconjunto de elementos, a proposiciones referentes al conjunto. Dada la verdad de las premisas no garantiza la verdad de la conclusión, ya que es imposible agotar el campo de posibilidades y siempre podríamos encontrar algún caso que invalide nuestra regla. La formula es: Caso+Rasgo=Regla.

Abducción: dada la regla y el rasgo interpretamos el caso. No necesariamente la conclusión es verdadera. Para fortalecer una línea hipotética es necesario que haya persistencia (recurrencia y convergencia) de indicios suficientes. Formula: Rasgo+Regla=Caso. La abducción es el proceso en que, frente a datos particulares, se plantea una hipótesis explicativa, se trata de encontrar conexiones entre las cosas, que por sus semejanzas y diferencias, pueden llevar a una hipótesis general (o un diagnostico clínico). Es un razonamiento desde los hechos hacia la hipótesis que les señala su causa y los explica.

Relaciones entre las inferencias

La deducción deriva el rasgo pero presupone como premisa la regla y el caso, lo que significa que el que deduce, antes debió haber inducido una regla y abducido un caso. Mientras que la inducción deriva la regla pero supone como premisas el caso y el rasgo, lo que implica, que el que induce antes debió haber abducido el caso y deducido el rasgo. Mientras que la abducción deriva el caso pero también presupone las otras dos formas de inferencia para crear y corroborar hipótesis.

Las formas de inferencias no funcionan aisladamente, sino que se sostienen cumpliendo funciones especificas insustituibles, por ejemplo mientras que la deducción solo permite hacer predicciones, la inducción comprueba y verifica, su función es falsar esas predicciones particulares.

Investigación psicodiagnóstica: lo que caracteriza a este proceso es que tiene un comienzo y un final en un tiempo acotado. Incluye fases sucesivas e interdependientes, las cuales se correlacionan mutuamente para el logro del objetivo. Son fases y no etapas para resaltar la continuidad dinámica entre cada acontecimiento y los procedimientos aplicados en la situación global. Existe una secuencia lógica en el diseño y la administración de la batería. Así, omitir u alterar alguno de sus momentos constituyentes, por ejemplo no hacer la entrevista inicial, o utilizar una sola técnica en todo el proceso traería consecuencias como la invalidez de los resultados. Hay que tener en cuenta que la justificación del proceso es deductiva mientras que el acto de arribar a la hipótesis es abductivo.

FICHA 1771 Rigurosidad científica y proceso psicodiagnóstico Pozzi



La noción de dato: es la traducción de la experiencia espontánea a una descripción científica. Es una construcción que posee una estructura interna. La idea de construcción implica que el dato no está dado sino que conlleva una operación de transformación. Su estructura posee 4 elementos:

-Unidad de análisis: es toda identidad identificable. En los instrumentos de psicodiagnóstico la unidad de análisis pueden ser las respuestas a un test, una presentación grafica, etc.

-Variables: son todos los atributos, propiedades o predicaciones adjudicables a las unidades de análisis, que varían y cuya variación es susceptible de medición, estimación o descripción. Clasifican a las unidades de análisis. En el proceso psicodiagóstico existen: Variables a mantener constantes (encuadre), Variables que funcionan como estímulos diferenciales (las diferentes consignas que poseen las técnicas o las cualidades particulares de cada estímulo proyectivo, actúan apuntando a dimensiones específicas del sujeto, según las características propias de cada técnica) y Variables a estimar (modalidad vincular, defensiva predominante, etc.)

-Valores: se refiere a la cualidad o cantidad de la variable. También al estado que asume un aspecto de la variable en determinada unidad de análisis.

-Indicadores: poseen la virtud de tener relevancia conceptual (dimensión de la variable) y tecnología viable de observabilidad (procedimiento). Su construcción depende de la búsqueda de todos los indicios que en la realidad se pueden considerar muestras o manifestaciones de las variables en las unidades de análisis. Son las “operacionalizaciones” de los conceptos, es decir el concepto descripto en términos de sus manifestaciones y de las herramientas para registrarlas.

EJEMPLO: “La modalidad vincular de este sujeto es, predominantemente, la cualidad dependiente.

Valor: “dependiente”. Variable: “modalidad vincular”. Unidad de análisis: “el fragmento de discurso”. Indicador: “estimados a través de los procedimientos “escucha y observación” y la dimensión de la variable tomada “las relaciones interpersonales”.

Los datos pueden ser significativos por ser:

-Relevantes en relación a otros sujetos de la misma población: hipótesis interpretativas, casuísticas y estandarizaciones. “lo esperable que en sujetos adultos en..”

-Relevantes en función del propio despliegue del sujeto: por insistencia en la reiteración o por contradicción.

-Relevantes en función de los objetivos del psicodiagnóstico: “datos sobre la sexualidad no son importantes para determinar si es apto para un puesto administrativo”.

-Relevantes en función de los contextual y época: la significación de un dato puede aumentar, disminuir o anularse, en función de variables histórico-sociales del sujeto.

-Relevantes en función de la edad cronológica del sujeto: el valor de ciertos rasgos presentes en las producciones que estimemos, se encuentra también determinado por el nivel madurativo del evaluado, que toman “esperables” ciertos aspectos o características, así como acrecientan el valor patognomónico de otros, una vez que se han atravesado algunas etapas de desarrollo.

-Relevantes en función de las características del estimulo: el grado de estructuración del estimulo que le presentemos a los sujetos “propicia o coarta” la mayor saturación proyectiva por parte de quien se encuentra en evaluación.



Hipótesis diagnostica como resultado del proceso

Hipótesis: es una afirmación tentativa acerca del valor que asume una variable o de la relación entre dos o más variables. Hay 3 tipos que intervienen en el proceso:

-Hipótesis teóricas: son los presupuestos teóricos y epistemológicos de los que partimos. Son los aprioris teóricos. (hip. De determinismo psíquico).

-Hipótesis presuntivas, inferencias o conjeturas: pueden provenir de la intuición, de la “autoridad” o saber de otro, de una derivación lógica a partir de lo cual esta idea nos parece razonable, etc. Para que se transforme en una hipótesis de diagnóstico deben ser contrastadas y validadas por las recurrencias y convergencias que nos aporte el material.

-Hipótesis diagnósticas: son las que alguna vez fueron hipótesis presuntivas y que si bien nunca se van a transformar en verdades absolutas, están respaldadas por evidencia empírica y articulación teórica.



Rigurosidad en el proceso psicodiagnóstico

-Respecto de las Reglas: procurar conocer las teorías que nos permiten significar la experiencia y acordarse de que la realidad esta mediada, no solo conocemos con creencias científicas sino también con intuiciones y razonamientos siempre y cuando se lo contaste y valide.

-Respecto de la obtención de los Rasgos:

a) En el momento de la administración: debemos sostener el control de variables, la escucha activa, una sólida formación teórica y tener en cuenta la disociación instrumental.

b) En el momento del análisis: tener en cuenta las recurrencias y las convergencias para arribar a conclusiones válidas. Además se deber tener en cuenta la suficiente evidencia para interpretar, la profundidad de la interpretación debe ser apropiada al material disponible, debe estimarse la intensidad de la tendencia interpretada, debe asignarse a la tendencia interpretada una posición jerárquica dentro del cuadro de la personalidad total, y deben identificarse los aspecto adaptativos como los patológicos.

Requisitos para la correcta realización del proceso, cuya finalidad es obtener un producto válido, confiable y científicamente riguroso:



  1. La aplicación de procedimientos técnicos que garanticen la fiel administración, análisis e interpretación de las entrevistas (iniciales y de devolución), entrevistas mediatizadas por técnicas proyectivas y diagnóstico e informes con adecuación a los ámbitos.

  2. La lectura interpretativa de cada instrumento, contextualizada en el marco teórico de cada una de las técnicas y su correlación con la producción obtenida en las distintas fases del proceso (intra e intertest).

  3. Diseño y aplicación de la batería y confección de informes con coherencia lógica en la secuencia de presentación y su adecuación a las características inherentes a cada ámbito.

  4. Articulación de los procesos inferenciales en la construcción e interpretación de los datos, sustentando en la reiteración y suficiente evidencia de convergencias y recurrencias para arribar a un juicio clínico valido y confiable.

  5. La inclusión de la dinámica interpersonal para la comprensión del fenómeno transferencial y contratransferencial, que transcurre durante todo el proceso en un tiempo y espacio compartido.

  6. La variable interviniente: el psicodiagnósticador, con su historia personal, profesional y su posicionamiento ideológico, epistemológico, teórico y ético.

FICHA 1711 Nuevas aportaciones al psicodiagnóstico clínico García Arzeno

Fases del proceso psicodiagnóstico:



  1. Primer momento: tiene lugar desde que se produce el pedido del consultante hasta el encuentro personal con el profesional.

  2. Consiste en las primeras entrevistas en las que se trata de esclarecer el motivo latente y el manifiesto de la consulta, las ansiedades y defensas que muestra la persona que consulta, la fantasía de enfermedad, curación y análisis y construcción de la historia del individuo y familia en cuestión.

  3. Lo dedicamos a reflexionar sobre el material recogido y sobre nuestras hipótesis presuntivas para planificar los pasos a seguir y los instrumentos diagnósticos a utilizar: hora de juego individual con niños, entrevistas familiares diagnósticas, tests gráficos, verbales, lúdicos, etc.

  4. Realización de una estrategia diagnóstica planificada. Muchas veces se realiza según lo planeado y otras se realizan modificaciones sobre la marcha. Por eso insistimos en que no puede haber un modelo rígido de psicodiagnóstico que se pueda utilizar en todos los casos y la experiencia clínica y el nivel de análisis personal del profesional es lo que mejor le orienta cada caso.

  5. Nos dedicamos al estudio de todo el material recogido para obtener un cuadro mas claro acerca del caso en cuestión. Hay que buscar recurrencias y convergencias dentro del material, hallar el significado de pintos oscuros o producciones estrafalarias, correlacionar los distintos instrumentos utilizados entre si y con la historia del sujeto y la familia. Se deben tener en cuenta los elementos ininteligibles que nos van a alertar de algo que entenderemos en el transcurso del tratamiento. Estos elementos se deberán consignar en el informe que enviaremos a quien solicito el estudio para ponerlo sobre aviso. En cambio puede ser imprudente incluirlos en la devolución al sujeto porque puede angustiarse y provocar una crisis o deserción.

  6. La entrevista de devolución. Generalmente se realiza por separado, por un lado con el individuo con el que trabajamos y por el otro, los padres o a quien lo solicito. Hay que tener en cuenta lo que emerja de esta entrevista ya que puede ser de gran utilidad para nuestro diagnóstico.

  7. Confección del informe psicológico, si es que se nos lo ha solicitado.

El encuadre en el proceso psicodiagnóstico

Como en toda labor clínica es necesario partir del encuadre. Este puede ser más estricto o más amplio, según las distintas modalidades del trabajo individual o según las normas de la institución donde se trabaje. Varia también según el marco teórico que usa de referencia el profesional, es decir, según su formación y modalidad personal y también según las características del consultante. No es lo mismo trabajar con un neurótico o un psicótico. Así como también la edad del consultante también influye ya que si jugamos con un niño tal vez estaremos en el piso para jugar. En fin, es imposible trabajar sin encuadre, pero no existe “el” encuadre. El encuadre incluye, no solo la modalidad de trabajo, sino también el objetivo del mismo, la cantidad de encuentros, el lugar, el horario y el rol que le compete a cada uno. El rol del psicólogo no es el que sabe y el del paciente el que no sabe, ambos saben algo y los dos desconocen muchas cosas que irán descubriendo juntos. Lo que marca la asimetría de roles es que el psicólogo dispone de conocimientos e instrumentos de trabajo para ayudar al otro a descifrar sus problemas, a encontrar una explicación a sus conflictos y para recomendarle la ayuda más efectiva para resolverlos.

Bleger enfatiza la importancia del encuadre para mantener el campo de la entrevista de manera tal que una serie de variables se mantengan constantes. Esto lo ayuda a observar mejor. El encuadre vendría a ser el fondo y el proceso analítico o psicodiagnóstico la figura de lo que englobando ambos conceptos, configurarían la situación analítica. En encuadre seria lo constante, lo que no es proceso. El proceso sería lo variable, lo que cambia. Necesitamos observar al sujeto para diagnosticarlo correctamente y para eso debemos asegurarnos de que lo que surja sea material del paciente (variables introducidas por él) y no nuestro.

En cuanto al encuadre en un institución, es ésta la que puede fijar las pautas dentro de las cuales el psicólogo va a trabajar (duración de la sesión, modo de dejar archivado el material, tipo de informe, etc.) pero nunca debe fijar el modus operandi, ya que el tipo de batería a utilizar y su secuencia es exclusiva del psicólogo. De lo contrario se pueden dar situaciones ridículas, iatrogénicas y hasta legalmente objetables.



Diferencias entre el proceso psicodiagnóstico y el proceso terapéutico:

  • El marco teórico.

  • El encuadre.

  • El tiempo y cantidad de encuentros, no son sesiones sino entrevistas.

  • No tiene fin terapéutico sino diagnóstico.

  • Se utiliza la entrevista semi-dirigida.

  • No hay interpretación, sí análisis de datos.

  • Es un modo de arribar a un diagnóstico y pronóstico mediatizado por técnicas.

  • No se habla de paciente sino de consultante.

FICHA 1769 Reflexiones lógicas…para una buena praxis Pérez Lalli

Resumen


Se cuestiona la primacía del método hipotético deductivo, el cual sirve para justificar conclusiones pero no sirve para generarlas. Se reflexiona acerca de la abducción como eje inferencial dentro de la elaboración de conclusiones diagnósticas.

Lo que se le exige al psicólogo es diligencia, medios adecuados, pericia suficiente y conocimiento de la norma, no se le puede exigir que el resultado sea bueno o satisfactorio siempre. Lo que importa es que haya procedido correctamente. El psicodiagnosticador deberá garantizar que sus conclusiones sean verosímiles y validas. Las mismas serán calificadas como tal si el proceso del cual son producto, ha sido desarrollado con rigurosidad científica. Entonces el concepto de buena praxis tiene más que ver con el proceso que con los resultados.



Lo verdadero, lo válido y lo verosímil

Hablar de verdad siempre implico la idea de correspondencia de un objeto con la realidad. Pero quien dice que es la realidad. Así, entra en consideración lo verdadero como un enunciado que corresponde con la realidad, entendida como una construcción intersubjetiva entrelazada, generada y regulada por ciertas reglas estatuidas por la comunidad disciplinaria. Entonces la verdad no es obvia en si misma sino que estará en función al modo en que se ha producido ese conocimiento y el dominio de validez normativo en el cual se haya enunciado. En este punto, la objetividad solo existiría como intersubjetividad, como posibilidad dialógica entre sujetos que comparten un mismo código. Mientras que la verosimilitud tiene que ver con la credibilidad en relación a la red de relaciones en la que estamos insertos, tanto la persona a la que pretendemos conocer como a nosotros mismos.

En el proceso psicodiagnóstico, las conclusiones diagnósticas no son afirmaciones irrefutables que han sido reveladas a través del proceso de exploración y evaluación psicológica. Son elaboraciones del profesional que han sido construidas con el uso de técnicas y por medio de un complejo proceso inferencial que ha tenido en cuenta constelaciones de observables iluminados con la teoría y la experiencia de quien los piensa. Es por eso que a una hipótesis no se le puede asignar el término de verdad, pero si puede pretenderse de ella verosimilitud y validez, es decir, que se haya construido como producto y elaboración de un proceso con rigurosidad científica.

El método deductivo en su exclusividad en el proceso PD, deja de lado la reflexión que es fundamental en la construcción del diagnóstico.

FICHA 1679 Técnicas proyectivas en los diferentes ámbitos Frank de Verthelyi, R.

El ámbito específico en el que se realiza una evaluación psicológica va a ser que ésta, tenga objetivos específicos y una forma particular de comprender el material para responder a estos.



Ámbito educacional: los problemas con los que se enfrenta tienen que ver con la prevención y psicodiagnóstico de problemas de aprendizaje y orientación vocacional. Las técnicas proyectivas permitirían, evaluar la capacidad del pensamiento, observar el deterioro del pensamiento cuando es invadido por la emoción, etc. Se puede utilizar el test de la figura humana, el test desiderativo, el test de la pareja educativa, en cambio en cuanto a la orientación vocacional se pueden utilizar el TRO, el TAT, el desiderativo, el Rorschach y el de la familia Kinética.

Ámbito laboral: el objetivo es hallar a la persona ideal para ocupar un puesto. Se puedo utilizar el Rorschach, el Wartegg, el test de las pirámides de Pfister, el TAT y la versión abreviada del TRO.

Ámbito forense: se utilizan según la temática planteada pero en general se utilizan el Rorschach y el Test de la familia Kinética.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos