Familias contando historias… tejidos de esperanza que se rompen y se reparan



Descargar 102.17 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión21.03.2018
Tamaño102.17 Kb.
Vistas103
Descargas0
1   2   3

Comunicación Directa: Expresa coherencia entre la comunicación verbal y no verbal, además, existe claridad en la expresión de acuerdos y desacuerdos dentro del sistema familiar y así se estimula la unión y la confianza por medio de la comunicación




  • Comunicación Desplazada: Se corta la comunicación entre dos o más miembros de la familia, pero, existe un mediador que busca canalizar esa comunicación y se altera la unión, disminuyendo el índice de confianza y la estabilidad comienza a deteriorarse.




  • Comunicación Dañada: Existen canales inapropiados, permanentemente los mensajes son negativos, como los insultos y las humillaciones, se evidencia silencio prolongado, dentro de la familia hay altos niveles de tensión y por ende se dificulta la resolución de los problemas.

La comunicación de la familia es el vehículo a través del cual operan la cohesión y la adaptabilidad[Cor07], en síntesis se puede expresar que la comunicación permite un acercamiento directo entre los miembros de una familia donde pueden manifestarse sentimientos, emociones y pensamientos con la certeza de ser escuchados activamente e interpretados, lo cual conduce a procesos más asertivos de adaptabilidad. Estos procesos son descritos por Paul Watzlawick en su libro la Teoría de la Comunicación Humana, donde sugiere cinco axiomas que explican el entramado comunicativo en los seres humanos y su incidencia en las relaciones que establecen entre sí [Wat89], de esta manera considera:




  • Es imposible no comunicarse, ya que toda conducta humana transmite un mensaje, en este sentido los gestos, las posturas del cuerpo, los tonos de la voz y el silencio ente otros implican maneras de comunicarse, y así como no existe el no comportamiento tampoco existe la no comunicación.




  • Toda comunicación tiene un nivel de contenido y un nivel de relación: Esto significa que la información del mensaje es el nivel de contenido y como se transmite el mensaje es el nivel de relación.




  • La puntuación de la secuencia de los hechos: Tanto el emisor como el receptor de la comunicación estructuran el flujo de la comunicación de diferente forma y, así, interpretan su propio comportamiento como mera reacción ante el del otro. Cada uno cree que la conducta del otro es «la» causa de su propia conducta, cuando lo cierto es que la comunicación humana no puede reducirse a un sencillo juego de causa-efecto, sino que es un proceso cíclico, en el que cada parte contribuye a la continuidad (o ampliación, o modulación) del intercambio.

  • Toda comunicación es analógica y digital: La comunicación siempre va a ser analógica, que es la comunicación verbal o sea las palabras y la comunicación digital que es la no verbal que tiene que ver con las expresiones, gestos entre otros.




  • Toda comunicación puede ser simétrica o complementaria: En toda comunicación, la relación de los participantes puede estar basada en simetría o complementariedad, esto quiere decir en igualdad o diferencia.

De otro lado, Virginia Satir hace referencia a las trampas de la comunicación, que son el resultado de la interacción permanente y paralela de los cinco axiomas de la comunicación mencionados anteriormente y que se materializan en la proliferación de suposiciones, donde las familias, en su mayoría parten del hecho de que cada quién tiene la obligación de entender lo que dicen o hacen, lo cual constituyen uno de los principales insumos para el deterioro de la calidad relacional y por el contrario cuando esos axiomas se alinean de forma nutricia promueven un sistema abierto y flexible donde predomina la comunicación directa, clara, específica y congruente, permitiendo una dinámica familiar caracterizada por la negociación y la adaptación ante las situaciones criticas[Com]


En las familias de los habitantes de calle, de acuerdo con los hallazgos obtenidos en las investigaciones lideradas por la Trabajadora Social Marta Correa, se observa la tendencia de familias conflictivas con limites rígidos y predominio de la comunicación desplazada y dañada caracterizada por mensajes indirectos, confusos y agresivos, en estas familias parece que la comunicación es indirecta, no específica, incongruente, acusativa, aplacadora, superrazonada, alimentando de esta forma una atmosfera notablemente caótica, inapropiada y destructiva que los incita a la situación de habitante de calle como opción de vida.
En este estudio el reconocimiento de la afectividad es una categoría indispensable para identificar la vinculación que existe entre ellos y su familia. La afectividad se entiende como el conjunto de emociones, sentimientos, pasiones y estados de ánimo que la persona vive de forma propia e inmediata, influyen en toda su personalidad y conducta, es la expresión manifiesta de amor, agrado, placer, satisfacción e insatisfacción hacia las otras personas y su origen orgánico, moral, social y estético. La afectividad es universal y se trasmite de generación en generación, donde lo que varía es la expresión del afecto trasmitido a través de la cultura [Agu00], en la familia la afectividad es una muestra de apoyo en el tejido relacional de sus miembros permitiendo el logro de metas que involucra de manera directa el nivel de vinculación o apego.
Uno de los elementos fundamentales de la construcción afectiva en el ser humano y particularmente en la familia, es el apego y sobre el cual el psicólogo Jonh Bowlby, ha profundizado y al respecto refiere, que el apego es considerado como cualquier forma de conducta que tiene como resultado el logro o la conservación de la proximidad con otro individuo claramente identificado al que se considera mejor capacitado para enfrentarse al mundo. En los contestos familiares ese otro puede identificarse como la figura de cuidado[Bow93].


  • Apego Seguro: El apego seguro se da cuando la persona que cuida demuestra cariño, protección, disponibilidad y atención a las señales del bebé, lo que le permite desarrollar un concepto de sí mismo positivo y un sentimiento de confianza. En el dominio interpersonal, las personas seguras tienden a ser más cálidas, estables y con relaciones íntimas satisfactorias, y en el dominio intrapersonal, tienden a ser más positivas, integradas y con perspectivas coherentes de sí mismo.




  • Apego Ansioso: El apego ansioso  se da cuando el cuidador está física y emocionalmente disponible sólo en ciertas ocasiones, lo que hace al individuo más propenso a la ansiedad de separación y al temor de explorar el mundo. No tienen expectativas de confianza respecto al acceso y respuesta de sus cuidadores, debido a la inconsistencia en las habilidades emocionales. Es evidente un fuerte deseo de intimidad, pero a la vez una sensación de inseguridad respecto a los demás. Puede ser de dos tipos:


a) Apego ambivalente: Responden a la separación con angustia intensa y mezclan comportamientos de apego con expresiones de protesta, enojo y resistencia. Debido a la inconsistencia en las habilidades emocionales de sus cuidadores, estos niños no tienen expectativas de confianza respecto al acceso y respuesta de sus cuidadores.

b) Apego evitativo: El apego evitativo se da cuando el cuidador deja de atender constantemente las señales de necesidad de protección del niño, lo que no le permite el desarrollo del sentimiento de confianza que necesita. Se sienten inseguros hacia los demás y esperan ser desplazados sobre la base de las experiencias pasadas de abandono.


  • Apego desorganizado desorientado: El cuidador ante las señales del niño tiene respuestas desproporcionadas y/o inadecuadas, incluso en su desesperación, al no poder calmar al niño, el cuidador entra en procesos de disociación. Esta conducta del adulto desorienta al niño y no le da seguridad y le genera  ansiedad adicional.

La afectividad se constituye en el conjunto de actitudes, sentimientos, acciones que le permiten a la persona relacionarse con otros[Arb99], implica “uno de los factores de mayor peso y significación en lo que respecta a la dinámica familiar, ya que posibilita el intercambio particular en relación con el nivel de intimidad lo que supone la creación de una atmosfera emocional en la cual está presente la preocupación por cada uno de los miembros de la familia”[Mor03]. La afectividad es influenciada de manera importante por la cultura de cada grupo familiar, que incluye los comportamientos, los valores y el género, ya que desde la cultura se establecerán cuales formas de expresar los sentimientos son admitidas o no dentro de la familia[Cor12].


La comunicación y la afectividad son dimensiones de la vida familiar que promueven habilidades y recursos en la solución de los conflictos que emergen en la cotidianidad de este sistema, y que sirven al propósito de dinamizarlo, “en todos los grupos familiares hay conflictos, pero éstos pueden darse bajo diferentes modalidades según cómo los miembros se involucren. Las situaciones conflictivas son aquellas en las cuales las perspectivas de las personas o los grupos parecen incompatibles y necesitan de un accionar determinado por parte de sus integrantes para reintegrarse o sostenerse” (Unicef), de este modo se llegan a determinadas acuerdos de negociación en las cuales se pretende rescatar la relación familiar, esto sucede de acuerdo al grado de democracia y al tipo de relación que haya entre los miembros de la familia, al obviar esto, las situaciones de conflicto son resueltas de manera violenta donde es utilizado como único recurso el abuso de poder y autoridad. (Di Marco, 2005).
La UNICEF define las negociaciones como procesos de mutua comunicación encaminados a lograr acuerdos con otras personas cuando hay algunos intereses compartidos y otros opuestos. También significa discutir reglas, normas, acordar nuevas formas de interacción en algún aspecto de la vida en las relaciones con los demás. [D]
Dentro de los procesos de negociación, las familias utilizan estrategias que dan cuenta de los recursos que han acumulado a lo largo de su proceso evolutivo, al respecto Thomas Kilmann propone cinco estilos de negociación:


  • Evasión: La familia evade completamente el tema y por lo tanto, sus miembros no hacen nada para satisfacer sus intereses comunes ni individuales.

  • Acomodo: Existe la tendencia a satisfacer los deseos de los demás y no los particulares.

  • Compromiso: Se presta atención a las preocupaciones de todo el sistema familiar.

  • Competencia: Hay mayor énfasis en las metas individuales.

  • Colaboración: Son importantes los intereses de todas las partes, lo que constituye una combinación entre asertividad y cooperativismo

La negociación se produce, por tanto, en las más diversas circunstancias de la vida, por que cubre buena parte del espectro de la existencia de cada ser, pero especialmente porque el hombre la utiliza como recurso para desenvolverse en la sociedad, aunque a veces no sea consciente de su eficacia. El conflicto, es un hecho natural, ya que el mundo se transforma constantemente y toda situación que conlleve un cambio, genera trastornos, dado que las personas se resisten a modificar sus patrones de comportamiento y no están dispuestos a moverse en medio de la incertidumbre. Ese solo hecho, genera un problema, que eventualmente pudiera desembocar en un conflicto, en la vida cotidiana este más que un hecho perturbador es un elemento generador de oportunidades[Pal03].



La literatura especializada en el tema del habitante de calle refiere que uno de los principales conflictos que experimentan las familias de estas personas, está asociado en la mayoría de los casos al consumo de sustancias psicoactivas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la farmacodependencia es el estado psíquico y a veces físico causado por la interrelación entre el organismo vivo y un fármaco, que comprende siempre un impulso irreprimible de consumir droga en forma continua o periódica, ya sea para experimentar efectos psíquicos y físicos o evitar una sensación que surge al dejar de consumirla”[Org89].
Por otro lado L.a. Malgor M.e. Valsecia define “La drogadicción o farmacodependencia como una enfermedad biopsicosocial que se caracteriza por un abuso de sustancias químicas que modifican el estado de ánimo, capaces de provocar una compulsión irracional e irresistible para continuar con el uso de dichas sustancias y que genera inevitablemente un daño para el individuo, familia y sociedad. Esta se relaciona principalmente con el uso indebido de droga o el abuso del consumo de fármacos por el ser humano, frecuentemente con fines no Médicos”. (L.A.MALGOR-M.E.VALSECIA)
Los principales factores de riesgo que inciden en el inicio del consumo de drogas y alcohol son la depresión, el aburrimiento, la ansiedad, la insatisfacción afectiva, familiar o social y otros tipos de relaciones, pensamientos pesimistas en cuanto a expectativas de futuro, el uso inadecuado del tiempo, el estrés, la situación económica, el abandono, el maltrato, la baja autoestima entre muchos más, que conllevan a la persona a darle un lugar importante en su vida, y en muchos casos el consumo de sustancias psicoactivas se convierte en el factor generador de la condición de habitante de calle, tal como lo expresa Marta Correa “las relaciones en la calle están mediadas por un factor: la droga; como tema de conversación, como elemento de búsqueda de recursos económicos, como necesidad imperiosa e inaplazable que los acerca y los cohesiona, o que genera conflictos” (Correa, 2007).
El habitante de calle devela un mundo paralelo, un inframundo que se esconde en las sombras de la sociedad, son seres urbanos, nómadas e itinerantes, sin lugar, ni tiempo; solitarios que rompen con los parámetros establecidos por la modernidad, decretado por la exacerbación del territorio individual, en detrimento de toda clase de nomadismo y estigmatización, ellos entonces ha recolonizado y reurbanizado la sociedad con pequeños espacios humanos creados de lo que desechamos”[Cor12]
La situación de vivir en la calle está ligada a múltiples causas personales, familiares y sociales que influyen en la vida de las personas que eligen este estilo de vida. Se observa que los habitantes de calle viven un sin número de situaciones que perjudica su desarrollo, facilitando la vinculación a la calle ya que poseen diversos problemas, con el fin de lograr nuevas experiencias, teniendo la necesidad de sentirse tranquilos debido a que algunos de ellos sienten que no encajan en la nueva sociedad tan acarreada, exigente y problemática. [Sal07]
Muchos factores desencadenantes de la vida en la calle de estos sujetos se han dado por dificultades familiares, factores como la pobreza, desplazamiento, el conflicto armado, la violencia intrafamiliar, el desempleo y el incremento del consumo de sustancias psicoactivas; también es preciso señalar que en muchas de las situaciones hay una inadecuada e incluso inexistente forma de procesar los duelos ante la ausencia de las personas cercanas, en las cuales experimentan sentimientos de rabia y dolor alrededor del maltrato físico y psicológico, siendo estas, las situaciones que se presentan constantemente en las familias del habitante de calle afectando su estabilidad y adaptabilidad en su propio hogar. [Oro07]
Estando en la calle las labores que les reportan ingresos económicos suelen variar y difieren en intensidad y naturaleza. Siendo las más comunes el rebusque, la mendicidad y el reciclaje, este último como fuente permanente de ingreso ya que la gran mayoría de familias constituidas recurren a este ante la imposibilidad de acceder a un empleo mucho más rentable. Algunos incluso intercambian su fuerza su fuerza de trabajo por un alimento o un espacio en el cual pasar la noche. “En ese sentido, los clanes, camadas, parches o como se les denomine dependiendo del contexto, se configuran generalmente no por lazos familiares o de consanguinidad, sino más bien por la necesidad de asociarse o formar grupos que faciliten las labores propias de la sobrevivencia en la calle que se traducen en trabajo”. No siendo el trabajo la característica principal para los espacios de socialización. Dentro de los grupos se realizan diferentes actividades como el diálogo, el consumo de alcohol o de sustancias psicoactivas, el intercambio sexual o la misma protección que genera la pertenencia a un grupo y la importancia que ello representa cuando llega el momento de dormir. [Sal07]
Esta situaciones están arraigadas a condiciones personales pero también a las situaciones sociales actuales como la pobreza extrema, la desigualdad y la injusticia, generando un retraimiento en los sujeto ya que experimentan la pérdida de sentido en las actividades sociales como la religión, la economía, la cultura y en la sociedad misma.[Oro07]
“El componente moral y religioso se modifica cuando se vive en la calle pues el pecado no existe y acumular méritos positivos para garantizar un posterior bienestar no tiene sentido allí. El dialogo y la conciliación no son protagonistas de esta escena, pues los conflictos se resuelven en el escenario de la inmediatez y en la mayoría de los casos de manera violenta [Sal07].
Los habitantes son una población conformada por niños, jóvenes, adultos, ancianos y familias que hacen de la calle su hábitat permanente, relacionándose entre sí y haciendo una distinción de su entorno. Las causas más relevantes de vivir en la calle son la falta de cariño, el desprecio, la humillación, el abandono, la pobreza, pocas ilusiones y algunos lo hacen por una aventura. Estos motivos son suficientes, para ellos tomar la decisión de vivir en la calle ya que sus familiares están en un deterioro constante. A partir de lo anterior, algunas familias que vivencian esta problemática, esperan un cambio por parte de ellos, deseando que logren construir una nueva vida, donde esperan que algún día tengan un trabajo, se alejen de la calle y puedan lograr una reintegración familiar y social.[Oro07]
Cuando se hace alusión al Habitante de la Calle, se concibe a éste sólo como un indigente, lo que constituye una concepción equívoca, pues cuando se habla de indigencia “se hace referencia a una categoría económica, la cual indica un estado en el que un individuo es carente de recursos para alimentarse, vestirse, entre otras necesidades básicas que no son satisfechas” (Gronnemeyer, 1996). Esta es la razón por la cual no todo habitante de la calle es indigente y no todo indigente es Habitante de la Calle. [Mar07]


    1. METODOLOGÍA

Para la realización de este proyecto de investigación se implementaron las siguientes fases:

FASE I: DISEÑO DEL PROYECTO

En la articulación, consolidación y construcción del proyecto se tuvieron en cuenta los cursos relacionados con el proceso de formación académica del primer semestre.

Esta fase incluye el conocimiento de la institución para lo cual se realizaron dos visitas a la Secretaria de Bienestar Social y Desarrollo Comunitario del municipio de Envigado, a fin de conocer su funcionamiento y proyectos, principalmente el programa de “Habitante de /en calle”.

En la primera visita se contó con la presentación de los diferentes profesionales de dicha institución, quienes coordinan cada área de trabajo de la Secretaria, entre ellos la psicóloga Sol Piedad Tamayo Rendón, quien expresó el interés de la institución por el fortalecimiento del programa “Habitante de/en calle”.

En la segunda visita se obtuvo el primer acercamiento con las familias de los habitantes en situación de calle que están institucionalizados en Semillas de Fé.

Después de dicho acercamiento con la institución se inicia la construcción del proyecto: antecedentes, objetivos, diseño metodológico y marco teórico.

La investigación que se realizó es de tipo descriptivo, entendida como aquella en la que se “describen los datos y su meta no se limita a la recolección de estos, sino a la identificación de algunas relaciones que existen entre dos o más variables”14.Por medio de ésta se pretendió conocer la situación familiar de las personas que estuvieron en situación de calle y que actualmente se encuentran institucionalizadas en la fundación “Semillas de Fé”.

El enfoque de esta investigación es cuantitativo, puesto que se basa en la definición de variables, indicadores, y a partir de estos se procede a la recolección de información, para describir las condiciones demográficas, económicas, educativas y de salud de estas familias. Además se introduce un análisis cualitativo de la información que se refiere a algunas vivencias y sentimientos que se generaron en las familias, a partir de la situación de calle que experimento alguno de sus miembros, teniendo así una mejor comprensión la de la realidad familiar abordada en el proceso investigativo.

Para la recolección de la información se diseñaron y aplicaron los siguientes instrumentos:


  • Una encuesta, para el reconocimiento de condiciones específicas de las familias según las variables mencionadas.

  • Dos entrevistas semi-estructuradas: la primera se aplicó a la familia de la persona que vivió en situación de calle y la segunda se realizó a un profesional en trabajo social para reconocer el rol profesional en el abordaje de esta situación.

FASE II: RECOLECCIÓN DE INFORMACIÓN

Se realizó una visita domiciliaria a las familias de las personas que después de la experiencia de haber estado en situación de calle se encuentran institucionalizadas en la Institución “Semillas de Fé” que aceptaron ser visitadas. En esta, se aplicaron la encuesta y la entrevista semi-estructurada.

Como cierre del proceso de recolección de información con las familias, se realizó un taller grupal formativo. El tema de este taller fue la comunicación en la familia, que fue sugerido por los profesionales que atienden a las familias al considerar que este es un proceso de su dinámica que amerita ser tratado con ellas, ya que ante la vivencia en la calle de uno de sus miembros, este tiende a distorsionarse y a generar tensiones en sus relaciones.

FASE III: SISTEMATIZACIÓN Y ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN

Finalizada la anterior, se realizó la sistematización y el análisis de la información obtenida en la ejecución del proyecto.

La encuesta fue procesada manualmente ya que dado el número de familias entrevistadas no se ameritaba el uso de un software. Se complementó la información con el análisis de las preguntas realizadas en la entrevista.


  1. HALLAZGOS

4.1 Caracterización de las familias

A continuación se presenta la información obtenida acerca de las características socio-familiares, de personas que estuvieron en situación de calle en el municipio de Envigado y que en la actualidad se encuentran institucionalizadas en la Fundación “Semillas de Fé”.

En este informe se podrá encontrar el resumen de cada una de las variables que se utilizaron para la ejecución de la encuesta a las familias participantes en este proyecto de investigación.
Características Demográficas de la Familia

Se encuentra que de las quince familias encuestadas doce de ellas proceden del municipio de Envigado, dos de Medellín y una del Retiro. Actualmente trece de ellas viven en Envigado desde hace más de cuarenta años. Esto puede comprenderse ligado a lo que las familias manifiestan, en cuanto a que consideran que es un buen lugar para vivir, que ha tenido un aumento en el desarrollo económico y que ha favorecido su permanencia en él.

Las familias están conformadas por un número de miembros que oscila entre dos y ocho personas, teniendo cuatro miembros en promedio. Con respecto a las tipologías familiares, siete son extensas, seis son monoparentales con jefatura femenina, una es nuclear y una es una pareja, predominando la etapa del ciclo vital donde se enfrentan a la salida del hogar de los hijos y al nido vacío.
Características de Salud

En cuanto a las características de salud, nueve familias encuestadas hacen parte del régimen subsidiado y seis del régimen contributivo. La división se debe a que los miembros que actualmente tienen un contrato de trabajo, tienen como beneficiarios solo aquellos miembros de la familia que la ley les permite y los otros, están inscritos en el régimen subsidiado.

En su gran mayoría, las familias utilizan los servicios de salud para realizarse chequeos médicos o revisiones de rutina, a esta característica corresponden once familias; cuatro familias hacen consultas de control para aquellos que reciben tratamientos por enfermedades crónicas, lo que parece indicar que en este sentido son familias con hábitos de cuidado de la salud adecuados y recurren a los servicios de salud para prevenir futuras enfermedades.

Se encontró que seis personas de estas familias, sufren alguna enfermedad crónica; quienes las padecen son hermanas, madres o conyugues del habitante que ha estado en situación de calle. También existen cinco familias que presentan un integrante con discapacidad, de las cuales cuatro reciben ayuda desde los servicios que prestan algunas entidades públicas o privadas y solo una, se encuentra desprovista de este beneficio.


Características Económicas

En la economía de estas familias se encuentra que once de las quince, cuentan con un proveedor económico; tres familias reciben subsidio a través de la alcaldía de Envigado, de programas como “Más Familias en Acción” y “Desplazados” y, solo en una familia, cinco de sus miembros aportan para los gastos del hogar.

Con relación al trabajo, se encontraron tres familias donde uno de sus miembro ha buscado empleo en el último mes y no han encontrado, además, en dos de las quince familias, tres de sus integrantes están en capacidad de trabajar y no se encuentran buscando empleo. Estos datos referidos a la condición laboral, hacen pensar que en estas familias existen ciertas tensiones, donde integrantes que pueden aportar en el hogar no lo están haciendo.

Los ingresos mensuales de ocho familias de las quince encuestadas, equivalen a un salario mínimo legal vigente[DAN13] de $589.500; el ingreso de otras dos está entre uno y dos salarios mínimos y cinco familias tienen un ingreso entre tres y cuatro salarios mínimos. Esto significa que todas las familias abordadas, reportan un ingreso mensual fijo, aunque para unas sean más altos que otras.



Características de la Vivienda

El estrato socio económico de las familias encuestadas es el siguiente: Nueve están ubicadas en estrato bajo, cinco familias en el estrato medio y en el alto una familia.

En cuanto a la ubicación de la vivienda, trece de estas familias viven en el área urbana y dos en el área rural; aunque dadas las condiciones del municipio, todas las viviendas son de fácil acceso.

Con relación al tipo de vivienda que habitan, doce de estas viven en casa, dos en apartamento y una en pieza. En la tenencia de la vivienda se encuentra que tres son propiedad del jefe del hogar, cuatro de otro miembro de la familia, cuatro son patrimonio familiar y cuatro de estas son arrendadas.

Con respecto a los servicios con los que cuentan cada una de las viviendas, todas tienen los básicos, como son acueducto, alcantarillado, energía eléctrica, recolección de basuras, variando el servicio de internet y de gas, ya que solo dos familias carecen de éstos.

Las casas que habitan las familias, poseen divisiones en cuartos, baños, cocina y comedor; los pisos de catorce de las casas son en baldosa, solo uno es en tierra. Los muros de catorce están construidos en adobe y solo una en bareque; sus techos se encuentran construidos seis a base de teja de barro, dos en lata, tres en eternit y cuatro en plancha.

De las familias que habitan estas viviendas, nueve están de acuerdo en que las condiciones son buenas, dos consideran que son excelentes, tres son regulares y una sola cree que es mala, debido a que necesitan arreglos de pintura, goteras y demás mejoras.

Según lo descrito, en cuanto a las condiciones de las viviendas, se encuentra que en general estas son buenas y las familias no tienen un egreso mensual fijo por este concepto lo cual puede constituir un factor protector.


Características Sociales

Las actividades en las que la familia comparte con mayor frecuencia son las religiosas, las domésticas y las celebraciones familiares, donde logran interactuar como grupo unido por lazos afectivos. La mayoría expresan que cuando tienen algún problema recurren especialmente a familiares; lo que indica la fuerza de este sistema como red de apoyo y un número más pequeño de familias, deciden acudir a personas ajenas al núcleo familiar.

En relación a la pertenencia de los miembros de la familia a diferentes grupos (comunitarios, voluntariados, políticos, deportivos, religiosos, culturales, académicos, informales), en ocho de ellas ninguno pertenece a éstos y de las siete restantes, algunos participan en grupos deportivos, culturales y religiosos.
Con respecto a las instituciones o redes de apoyo, todas las familias en los últimos cinco años han buscado ayuda de entidades como la Fiscalía, el ICBF, las Inspecciones de Policía y las Comisarias para solucionar algún conflicto que han enfrentado como familia. Este dato puede ser un indicador de que las familias han enfrentado situaciones críticas, que al salirse de su manejo ameritan la actuación de entidades de control, y según informaron, esto ha estado relacionado con episodios entorno al habitante en situación de calle.

Estas familias se benefician de programas de la alcaldía tales como la Fundación “Semillas de Fé”, la entrega de subsidios y el “Programa Atardecer” dirigido al adulto mayor.


Relaciones familiares

En nueve familias aparece como principal característica comunicativa, el uso del diálogo directo entre ellas y el habitante en situación de calle; en cinco de los casos, la comunicación de la familia con éste es dañada y solo en una es desplazada. Es decir que las familias cuentan con el recurso del dialogo como forma de relación con el habitante, aunque en algunas oportunidades éste se altere y se deteriore, hacen intentos de restablecerlo y mantener el vínculo pese a que físicamente no pueden estar con ellos, por encontrarse institucionalizados.

En cuanto a la frecuencia de las encuentros con la familia, todas refieren que es permanente entre ellos; pero en relación al habitante en situación de calle, solo cuatro de las familias tienen dialogo permanente con él/ella, siete de estas tienen una comunicación ocasional y cuatro de las familias encuestadas tienen un dialogo escaso con el habitante.
Resolución de Conflictos

Al preguntarle a las familias si en el momento actual tienen conflictos con la persona que ha estado en situación de calle, es muy llamativo el hallazgo en cuanto a que solo cinco de éstas expresan que sí. Comentan que los conflictos se refieren a que éstos no aprovechan las oportunidades que las instituciones les brindan, abandonaron sus hogares y no están aportando económicamente para el sostenimiento del hogar.

Las familias restantes, expresan que no están viviendo conflictos actualmente con dicha persona, lo cual puede entenderse como consecuencia de la institucionalización, ya que esta condición, por un lado le da seguridad a las familias al saber que quien estaba en la calle ahora cuenta con protección, alimentación y cuidado, y por otro lado, revive en ellas nuevamente la esperanza de que a partir del proceso de rehabilitación en la institución, estas personas logren un cambio en su estilo de vida, principalmente en lo que se refiere al consumo de sustancias psicoactivas.

4.2 Relaciones actuales del habitante en situación de calle y su familia


Situaciones generadoras de la condición de habitante en situación de calle:

Dentro de las principales circunstancias que incidieron en la situación de habitante de calle, las familias refieren principalmente el consumo de drogas y alcohol, el cual se asocia en la mayoría de los casos a la muerte de un ser querido, generalmente la muerte de la madre. De otro lado las relaciones desligadas en la familia, son otro motivo significativo, estas se caracterizan por predominio de la comunicación dañada, el maltrato físico y psicológico, la negligencia de los padres en el cumplimiento de sus funciones, generando en los hijos al sensación de abandono y soledad, encontrando en la calle el sustituto a este vacío afectivo y falta de apoyo emocional. En otros casos se encontró como motivo desencadenante de este estilo de vida, la influencia de los amigos, la rebeldía en la adolescencia y la transgresión de las normas familiares, lo cual constituía motivo de frecuentes conflictos en el grupo familiar.


Sentimientos de la familia frente a esta vivencia:

Los sentimientos que manifestaron las familias al vivir esta situación fueron principalmente la preocupación asociada a las condiciones de inseguridad y precariedad que representa vivir en la calle, la tristeza producida por la ausencia de su familiar y el deterioro desencadenado por el consumo de sustancias psicoactivas; la amargura, la rabia y la impotencia como consecuencia de su comportamiento, el cual, en opinión de algunas familias, ha sido peligro para la estabilidad familiar; y la indiferencia como mecanismo protector, explicado como consecuencia de la desilusión y la frustración que experimentan ante el cúmulo de intentos fallidos por recuperar el bienestar de su familia y por el ende el de si mismos.


Repercusión de esta situación en la vida familiar:

La mayoría de las familias reconocen el efecto negativo que la condición de habitante en situación de calle de su familiar ha tenido en la vida familiar y una mínima proporción, hace alusión a ganancias positivas. Quienes expresaron que la repercusión en su vida familiar ha sido dolorosa, manifiestan significativos conflictos familiares caracterizados por el incremento de las agresiones físicas y psicológicas, los conflictos de lealtad entre los miembros de la familia, principalmente el enjuiciamiento hacia la madre por la incondicionalidad que manifiesta ante su hijo o hija en situación de calle; la desconfianza, la vergüenza social y los cambios en la dinámica interna, dado que muchos de los que hoy están institucionalizados en la Fundación “Semillas de Fé”, en algún momento fueron jefes y proveedores económicos en su hogar, y sus funciones afectivas, socializadoras y económicas debieron ser asumidas por el o la cónyuge u otros miembros significativos en la familia extensa. De otro lado, algunas familias, una minoría, han definido esta situación como una oportunidad para expresarse el apoyo y unirse en torno al habitante de calle.


Acciones de la familia para tratar de cambiar esta situación:

La totalidad de las familias entrevistadas expresaron haber realizado esfuerzos y acciones para transformar esta condición, donde los principales recursos utilizados fueron el dialogo y los consejos, con el fin de concientizarlo de la necesidad de buscar ayuda en instituciones para lograr su rehabilitación.


Resultados de las acciones de las familias:

Ante las estrategias expresadas anteriormente, las familias refieren que los resultados eran desoladores, principalmente cambios de comportamiento momentáneos, contribuyendo al incremento de la desesperanza y frustración familiar, algunos manifestaron que no se presentaron cambios pues las recaídas eran frecuentes; sin embargo una de las familias entrevistadas, expresa haber logrado que su familiar buscara ayuda y se hiciera consciente de su situación.


Aspectos positivos de esta vivencia para la familia y el familiar en situación de calle:

Los aspectos positivos considerados por las familias fueron reconocidos en razón de la institucionalización en la Fundación “Semillas de Fé” y se describe como el fortalecimiento de la unión familiar para brindar apoyo en la recuperación y rehabilitación del habitante de calle en lo que a consumo de sustancias psicoactivas se refiere; otras familias identifican efectos positivos en relación a la tranquilidad que ganaron, cuando su familiar abandono la casa y se instaló en la calle, pues identifican que con su salida disminuyo la tensión y la angustia ya que representaba un generador de conflictos familiares.



Estado de las relaciones actuales entre la familia y el habitante en situación de calle:

La actual condición de institucionalización en que se encuentran las personas que vivieron la experiencia de haber sido habitante en situación de calle, significa para las familias un estado de tranquilidad que favorece el mejoramiento en las relaciones con este, es así como se perciben elementos de una comunicación directa, facilitando la integración, el apoyo y con esto el asomo de nuevas esperanzas hacia el futuro de la vida familiar, esperanza que inevitablemente se condiciona a su buen comportamiento, a su rehabilitación y en muchos casos a la idea de que al “mejorar” haga una vida fuera de la casa familiar. En un número inferior de familias las relaciones continúan resquebrajadas imperando la indiferencia, la desconfianza y el rencor por el dolor y sufrimiento vivido, en su opinión, a causa del comportamiento y los actos de su familiar en situación de calle.



4.3. Rol del Trabajador Social

Para identificar el rol de personas que más que médicos tenemos que ser humanos, contamos en primer lugar con la presencia en clase de la profesora María mercedes, quien durante varios meses ha liderado procesos de investigación con estudiantes.

En segundo lugar, tuvimos la presentación de Mónica María Villa Gil, de la Alcaldía de Medellín, Secretaria de Inclusión Social y Familia, quien trabaja en el proyectoSistema de atención al Habitante de Calle Adulto”. A continuación se presenta la entrevista realizada a ésta profesional considerando sus valiosos aportes para la comprensión del rol del Trabajador Social en este campo.

1. ¿En qué programa participa?

En el programa de atención al Habitante de Calle adulto, donde se busca brindar atención a las necesidades básicas y sicosociales a personas habitantes de la calle adultos entre los 18 y 59 años de ambos sexos, que se encuentran en situación de calle en la ciudad de Medellín.

Para esto se cuenta con tres centros de atención, ubicados en partes estratégicas de la ciudad de Medellín, estos son:


  • Centro Día 1: centro de motivación y atención a las necesidades básicas, sociales y terapéuticas de las personas adultas en situación de calle.

  • Centro Día 2: alberga en la noche a aproximadamente 400 personas habitantes de calle.

  • Centro Día 3: Ofrece un servicio transitorio, servicios de asistencia

2. ¿Qué experiencia ha tenido con habitantes en situación de calle?

Soy trabajadora social de la universidad de Antioquia y tengo una especialización de los procesos familiares, la experiencia con habitantes de calle ha sido trabajando en este programa.


3. ¿Cuál es su(s) función (es) en el proyecto de atención al Habitante de Calle Adulto?

Mi función específica en el programa como trabajadora social es atender lo que tiene que ver con la comunidad, difundir el programa en grupos organizados, instituciones y comerciantes buscando una opinión informada, es decir que la ciudadanía pueda opinar acerca del fenómeno del habitantes de calle o del programa, pero teniendo elementos para hacerlo, porque a veces por la desinformación no se tienen posiciones muy claras. Otra de las funciones consiste en acompañar los albergues que atienden la población que está en condiciones de enfermedad o de salud que requieren un acompañamiento especial, hay labores de trabajo social propiamente allí como son la vinculación al listado censal y el organizar otras afiliaciones que le generan barreras en el acceso a la salud como el estar sisbenizado y no tener con que pagar o tienen una afiliación en otra ciudad y acá se les ofrece atención en todo lo que tiene que ver con el acceso a servicios. También soy coordinadora del componente de información a la comunidad; tengo a mi cargo cuatro personas (educadores y una psicóloga).

Hago acompañamiento a instituciones de la ciudad que atienden a población vulnerable del municipio buscando generar acciones de una corresponsabilidad organizada, de manera que esas acciones de solidaridad no generen más problemáticas a los habitantes de calle y al entorno. Pues cuando un grupo se asienta en un sitio genera desorden.
4. ¿Cuál es el enfoque del programa en cuanto a la situación del habitante en situación de calle?

Este programa busca brindar a sus usuarios una resocialización e inclusión social, fortaleciendo los vínculos familiares y el restablecimiento de redes sociales. Está fundamentado bajo un modelo de reducción del daño, no rehabilitador, donde se busca mitigar el daño.

Se busca conectar a las familias para tener un trabajo de corresponsabilidad y una vinculación más fuerte para adherirse a las redes.
5. ¿Qué aspectos encuentra positivos en el trabajo que han realizado desde este programa?

Yo ahora no estoy propiamente con los habitantes de calle, sin embargo de las grandes satisfacciones de este sistema es encontrar que este habitante de calle es un ser humano, que siente, que tiene dolencias, que sufre, que quiere, que desea, que se alegra, que busca otras posibilidades, compartir todas esas vivencias con el habitante de calle y sobre todo acompañarlo a que él piense y reflexione como quiere que siga su vida. Esas son las grandes satisfacciones.


6. ¿Cuáles diría que son los aspectos negativos?

A veces… la tolerancia a la frustración, el ver que se acompaña una persona por mucho tiempo y verla muy bien y con el tiempo ver la recaída, es decir, en la calle nuevamente deteriorada físicamente por el consumo… ¡es doloroso para él y para uno también es frustrante!


7. ¿Cuáles son las metas de este proyecto a futuro?

Lo que se está trabajando es lo de la política pública que es la que nos permitirá visionar el programa a futuro, con mayores garantías. En este trabajo se espera que las poblaciones se vinculen, y que no sea el programa quien lo lidere o lo facilite, ósea que sea la ciudadanía que a partir de un conocimiento de este fenómeno pueda encontrar cuáles serán las alternativas de atención a corto, mediano y largo plazo garantizándose las oportunidades para el habitante de calle porque las necesita y se las merece.


8. Como Trabajadora Social, ¿Cuál considera usted que es el aporte de nuestra profesión en interacción con las familias de los participantes del programa y en el abordaje de este fenómeno?

Muchísimo, porque trabajo social es el puente para acercar esos vínculos entre el usuario y las familias, vínculos muy deteriorados en el camino que generan distanciamiento y uno encuentra mucho dolor, entonces trabajo social es la posibilidad de facilitar que esa familia que lleva tantos años sufriendo sin saber que su pariente está en calle pueda acercarse y saber cómo está, como va y viceversa, que ese usuario pueda sentirse nuevamente querido, aceptado por ese grupo familiar, escuchado, amado, que pueda saber de su padre, de su madre, de sus hijos, esto genera muchas satisfacción y abre posibilidades que encuentre otros rumbos en la vida y alternativas con otra proyección.


9. Respecto al trabajo con las familias, ¿buscan trabajar de manera individual y focalizada, o existe un trabajo de comunidad con el grupo de familias?

Bueno, en resocialización se hace un trabajo mucho más permanente y continuo, lo que se hace son las dos cosas: hay alternativas de trabajo individual o trabajo con familias y el trabajo con grupos de familias. En lo individual la trabajadora social cuando llega un usuario lo entrevista para poder conocer sobre su familia , intentar como acercarse y contactarlos , y a partir de esa entrevista ella hace la llamada a la familia, uno conoce como vive, que hace, qué relación tiene con el usuario y de esa manera hace también un plan de trabajo con esa vinculación familiar; si es una familia receptiva es mucho más fácil que no hay que convocarla, pero si es una familia renuente que no quiere saber de la persona, que no quiere volver a tener ningún contacto con esta, el trabajo se hace más dispendioso y también hay otras herramientas, la visita domiciliaria permite muchos elementos para conocer esas dinámicas y generar estas estrategias de acercamiento, no con todas se logra este acercamiento, hay familias que definitivamente tienen tan rotos esos lazos, que dan mucha dificultad. Además en un proceso como la resocialización implica generar algunos vínculos, lo que les decía ahorita un contacto familiar, una llamadita, que el usuario pueda ir a visitarla y que ellos lo puedan ir a visitar a él los domingos a almorzar con él o que se encuentren en la calle. Esas cosas generan otro rumbo a la vida y ahí hay un camino que se seguirá trabajando.




  1. APRENDIZAJES, CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

APRENDIZAJES

Durante el semestre se adquirieron conceptos y fundamentos teóricos que permitieron un acercamiento coherente a cada una de las familias, aportando las herramientas para enfrentar la realidad y permitiendo poner en práctica dicha teoría.


La intervención con familias se enriquece mediante la combinación de estrategias de abordaje individual y grupal. Las primeras, posibilitan un contacto directo propicio para la generación de relaciones empáticas en las que las personas se sienten escuchadas, acogidas y comprendidas en su situación particular. Las segundas, es decir, las grupales, representan una oportunidad para que las familias que comparten una problemática en común, intercambien experiencias, sentimientos y generen nuevas comprensiones acerca de lo que las preocupa y construyan colectivamente, nuevos significados y opciones para enfrentarlas, resolverlas o aceptarlas con menos dolor. En este proyecto, pudimos evidenciar este aprendizaje.
De las familias aprendimos que, pese a situaciones y problemáticas difíciles que enfrentan, siguen luchando por la unión y por mantener vínculos y ayudarse unos a otros.
Cada institución tiene sus propias maneras de funcionar, por esto, al momento de acercarnos a ellas en nuestro rol de estudiantes y a futuro como profesionales, debemos comprender esta condición para evitar frustraciones al sentir que no podemos actuar con la prontitud que quisiéramos. En la experiencia con el Municipio de Envigado, encontramos acogida pero debimos ajustarnos a cambios de programación ligados a los ritmos institucionales.

Los gobiernos, en este caso municipal, generan programas y servicios que buscan el bienestar de sus gentes. Los Trabajadores Sociales poseemos en esto, un terreno muy importante para nuestro actuar y nuestra proyección social. En este caso, la respuesta municipal a los habitantes en situación de calle, nos abre un panorama que antes desconocíamos.


Como aprendizajes importantes, queremos destacar las ventajas y desventajas de la visita domiciliaria en la experiencia vivida:
Ventajas:

La realización de las visitas domiciliarias, que se les hizo a algunas familias de personas pertenecientes al programa de institucionalización Semillas de Fé, financiado por la Secretaria de Bienestar Social del municipio de Envigado, nos sirvió a los(as) estudiantes de primer semestre de curso, para conocer y profundizar sobre información personal y familiar de cada caso en particular, pudiéndonos acercar más a este contexto, teniendo un contacto directo y entablando una relación profesional. Así mismo, nos permitió conocer características de la vivienda, dinámica familiar, situación socio-demográfica, condiciones de bienestar, también identificar el concepto que tiene la familia respecto a la persona institucionalizada y el compromiso que tiene con ella.


Las visitas domiciliarias fueron un espacio de dialogo, donde las familias tuvieron la posibilidad de expresar sentimientos y vivencias que no comparten con otras personas, generando esto no solo un momento de conversación y apoyo a las familias ante una situación que las preocupa, sino también la oportunidad de obtener nuevos aprendizajes por parte de los estudiantes, pues la puesta en práctica de esta estrategia de trabajo con familia, fortalece y refuerza los conocimientos adquiridos en el aula de clase.

Al realizar visitas domiciliarias, tenemos la oportunidad de conocer otros espacios sociales y culturales de nuestra ciudad que no estamos acostumbrados a frecuentar y esto, contribuye en la construcción y consolidación de valores como la aceptación, el reconocimiento por la diversidad y el respeto por la intimidad de las personas y las familias.



Desventajas:

Por medio de las visitas domiciliarias realizadas a los familiares de las personas institucionalizadas en el programa “Semillas de Fé” del Municipio de Envigado que vivieron en situación de calle, se pudo evidenciar algunas desventajas o aspectos que dificultaron en alguna medida el desarrollo de éstas.


Por ser una visita acordada con anterioridad, hay posibilidades de que se cambie la dinámica que se tiene normalmente, ya que le da lugar a la creación de un ambiente irreal en el domicilio. Gracias a la observación constante de los encuestadores en la visita, ésta desventaja también se pudo observar.
Por otro lado, a los familiares encuestados algunas veces les da vergüenza brindar información por qué reconocen que dicha situación de calle no es la adecuada, pues expresan que se les han dado muchas oportunidades a las personas de sus familias que están en esta situación, las cuales deberían aceptar y les afecta que no las aprovechen, involucrándose con mayor fuerza en la droga.
Otro aspecto importante es que las familias esperan que nosotros como estudiantes de medicina, les solucionemos los conflictos que están vivenciando en sus hogares, lo cual, dados los alcances de la pasantía, no estábamos en condiciones de hacer.
En algunos casos se dificultó el encuentro con las personas a las cuales se les iba a realizar la visita domiciliaria, causando pérdida de tiempo y dinero y generando ciertos riesgos para los estudiantes por tratarse de lugares desconocidos para ser visitados en horarios extremos.
Por último, en ciertas ocasiones se obtuvo poca información, debido a que los encuestados no eran familiares sino amigos, los cuales deseaban colaborarles pero no tenían como brindar toda la información requerida en la encuesta.
CONCLUSIONES

Mediante esta experiencia, se pudo evidenciar la manera cómo afecta a las familias tener a un miembro en situación de calle, registrando en ellas sentimientos de dolor, tristeza y a la vez, resentimiento por las oportunidades que les han brindada y que según ellas, no han logrado aprovechar para superar su problemática.


Estas familias también manifiestan sentimientos de vergüenza, debido a los prejuicios y el rechazo que perciben en nuestra sociedad frente a quienes viven esta situación.
Las familias expresan que tener a uno de sus miembros viviendo en situación de calle, genera cambios en la dinámica familiar de manera positiva y negativa, ya que la familia a pesar de los sentimientos antes mencionados y las tensiones y conflictos que enfrentan alrededor de ésta vivencia, buscan formas ser resilientes para conservar la unión familiar y mejorar cada vez más su calidad de vida.
Según lo descrito en las características demográficas, de salud, vivienda, económicas y sociales, puede decirse que éstas quince familias se encuentran en condiciones de vida aceptables y buenas, lo que lleva a pensar que no es la precariedad la cauda de ésta problemática.
En esta población el abuso de drogas influye en el debilitamiento de las relaciones familiares y aparece como un factor común entre quienes toman la decisión de habitar en la calle, generando un círculo vicioso en el que cada vez se da mayor distanciamiento o conflicto entre ellos y sus familias.
En el programa de Habitantes en Situación de Calle de la Secretaria de Bienestar Social y Desarrollo Comunitario de la Alcaldía del Municipio de Envigado, se visualizan algunas falencias en el manejo de la información, tanto con los estudiantes participantes del proyecto de investigación como con las familias intervenidas, puesto que el proyecto se tuvo que modificar en varias ocasiones, por no tener a la población que se iba a trabajar bien definida, y por no tener una clara información sobre los datos de las familias de los habitantes en situación de calle institucionalizados en “Semillas de Fé”.
En la actividad realizada por las estudiantes de Medicina primer semestre con las familias de las personas institucionalizadas en “Semillas de Fé”, cuyo tema principal era la comunicación, se pudo evidenciar que éste es un factor muy influyente en la problemática que se vive en las familias, donde ellas expresan que cuando se toca fondo es cuando se busca ayuda, se debe oír más y hablar menos, prestar atención a comportamientos inusuales, establecer reglas dentro del núcleo familiar y permitir el dialogo.

En este taller grupal las familias destacan que las compañías y el contexto cultural en donde se desenvuelven las personas, determinan algunas de las conductas y acciones que las pueden llevar a la toma de decisiones equivocadas o dañinas, por esto, se rescata la buena comunicación para prevenir estas disfunciones familiares.

El trabajador de investigación, cumple un papel fundamental dentro de la problemática de los habitantes en situación de calle y sus familias, puesto que puede ofrecer orientación acerca de las repercusiones que traen consigo problemas como la drogadicción, el desempleo, el alcoholismo, la desvinculación familiar y puede ayudar a fortalecer las relaciones intra y extra familiares de esta población. Además puede intervenir en programas para la reinserción de estas personas a la sociedad, mediante la capacitación y la oferta de servicios de bienestar físico y mental y participar en la formulación de políticas públicas.

RECOMENDACIONES

Motivar a las familias que pertenecen al programa “Semillas de Fé” que ofrece la Secretaria de Bienestar Social de Envigado, brindando una información clara y precisa acerca del objetivo, los propósitos, y el proceso grupal, para que se vinculen y participen de manera permanente y activa.


Se considera muy importante continuar con el programa grupal dirigido a las familia y propiciar encuentro entre estas y los habitantes en situación de calle, para que el proceso de institucionalización sea una oportunidad para su reencuentro, negociación de conflictos y reconciliación
Se recomienda a la Secretaria de Bienestar Social y Desarrollo Comunitario, depurar permanentemente la base de datos de quienes habiendo sido habitantes en situación de calle, se encuentran institucionalizados en “Semillas de Fé” e igualmente de sus familias, para evitar inconvenientes al contactarlos, tales como teléfonos incorrectos, registros múltiples de una persona con diferentes acudientes y desactualización de la lista de personas que están institucionalizadas y de las que interrumpieron el proceso.




Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos