Facultad de humanidades



Descargar 58.5 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión02.03.2018
Tamaño58.5 Kb.
Vistas138
Descargas0
  1   2


FACULTAD DE HUMANIDADES

Carrera de Psicología

ACTITUDES HACIA LA INFIDELIDAD SEXUAL Y EMOCIONAL EN HOMBRES Y MUJERES DE 25 A 35 AÑOS

Proyecto de investigación

Torrico Herrera, Merlyna Juliette Wynnona



Profesor: Rivas Rivas, Jorge Enrique

Lima – Perú

2016

Planteamiento del problema.

Desde la antigüedad, la infidelidad es considerada una de las peores traiciones que puede afrontar la pareja, señalando al infiel como culpable de generar dicha situación. Sin embargo, esta viene a ser el resultado de las múltiples crisis en la relación; donde el cónyuge infiel buscará aspectos no brindados por su pareja tales como sexuales, emocionales, intelectuales y físicos (Salmerón, 2008). A raíz de esto, es común escuchar que las relaciones de parejas han sufrido múltiples variaciones por la infidelidad. Debido a que actualmente las relaciones sentimentales no van ligadas con el compromiso. Y es allí donde prima el sexo casual y salidas libertinas; ocasionando que se pierdan valores y respeto hacia la otra persona (Jáuregui, 2014).

Según Strean (citado en Salmerón, 2008) una relación sentimental feliz consta de dos seres humanos felices; lo cual desencadena un compromiso que debe consolidar una relación que cumpla los objetivos culturales y sociales (confianza, respeto, identificación con la otra persona y grado de estimación). Sin embargo, esta relación íntima entre ambas personas es un impulso donde surgen ciertas patologías. De la misma manera, desde el punto de vista de la patología y el psicoanálisis, las necesidades de satisfacción infantil propician la relación extraconyugal. Por otro lado, Tordjman (citado en Salmerón, 2008) considera que la infidelidad es una prueba de fuego de la pareja, puesto que consolida algunas relaciones y destruye aquellas en donde carece el amor.

Según el primer estudio sobre conductas y preferencias sexuales en España, las mujeres son más infieles que los hombres con un 56% frente a un 44%. Asimismo, el estudio sociológico realizado en la Universidad de Chile arroja como resultados que las nuevas generaciones condenan más actos de infidelidad que las personas adultas. Los resultados que se encontraron demuestran que un 29% de los hombres entre 45 y 54 años estaban de acuerdo con tener una relación fuera del matrimonio; mientras que solo un 15% entre jóvenes de 18 a 24 años estaba de acuerdo. En el caso de las mujeres, un 11% de las encuestadas entre 45 y 54 años se declaraba de acuerdo con la afirmación presentada; lo que no pasaba con las jóvenes de 18 a 24 años donde un 5% estaba conforme. Por otro lado, en nuestro país los resultados hallados a partir de una encuesta online realizada por un portal de internet detallan que un 77.43% de hombres son infieles y un 61.52% de mujeres también lo son (Martínez, s/f).

Cabe recalcar que la percepción sobre infidelidad entre mujeres y hombres es diferente. Según la encuesta realizada en el periódico Sigma Dos, señala que para un 50% de mujeres el cibersexo es equivalente a infidelidad; mientras que el 80% de varones piensan de la misma manera. Lo cual nos indica que para los hombres tener relaciones sexuales mediante redes sociales es parte de una infidelidad puesto que por más que no exista coito de por medio, hay un indicio de gusto físico por otra persona (Martínez, s/f).

De la misma manera existen diversos factores que influyen en una persona para que esta llegue a ejecutar la infidelidad hacia su pareja; tales como falta de comunicación que conllevan a diversas peleas por problemas efímeros, los celos, falta de relaciones coitales e inclusive el repetir actividades lleva a un aburrimiento. Todos los motivos mencionados anteriormente hacen que el amor se desgaste y exista la posibilidad de infidelidad; los cuales serán explicados con más detalle en el marco teórico.



Finalmente, el presente proyecto de investigación tiene como finalidad identificar las actitudes hacia la infidelidad sexual y emocional, con el fin de deducir que aceptación existe entre los hombres y mujeres y que piensan cada uno de estos géneros sobre el tema que se analizará.

Formulación del problema.

¿Cuáles son las actitudes hacia la infidelidad sexual y emocional en hombres y mujeres de 25 a 37 años de Lima metropolitana?



Justificación.

La población de adultos jóvenes entre las edades de 25 a 37 años actualmente es poco estudiada en nuestro país; puesto que se considera que esta es una etapa donde las personas presentan un mayor nivel de madurez y son poco propensas a realizar actos que dañen a terceros o a ellos mismos. Es por esto que nace el interés de investigar a la población de adultos jóvenes tanto hombres y mujeres de 25 a 37 años para identificar sus actitudes hacia la infidelidad sexual y emocional.


Desde el plano teórico, se tomará como base la teoría de Arthur Aron sobre la auto-expansión, se determinará si uno de los motivos de la infidelidad de la persona hacia su pareja es por falta de crecimiento interno de esta. Asimismo, se tendrá en cuenta la teoría de Stephanie Newman denominada la teoría de los dos círculos para identificar si es que la persona mantiene un equilibrio entre la vida profesional y la de pareja o familia. Se destaca que esta investigación se centrará en dos teorías muy poco estudiadas, dándolas a conocer para que raíz de éstas se pueda aportar nuevos conocimientos al ámbito psicológico para futuras investigaciones.

Por otra parte, se puede destacar como implicaciones prácticas que el presente trabajo de investigación permitirá encontrar soluciones como; la creación de programas y talleres donde se brinden estrategias para prevenir el divorcio en las familias. Asimismo; se podrá tener en cuenta para charlas de pareja en donde se tome como base esta investigación para mejorar la comunicación en ellas. También se considera que dicha investigación servirá para proponer cambios en el pensamiento de ambos géneros respecto a lo que creen por infidelidad y relación sentimental.


En cambio, desde la perspectiva social, el motivo principal de llevar a cabo este proyecto de investigación es indagar e investigar acerca de las diversas actitudes sobre la infidelidad que presentan los hombres y mujeres de 25 a 37 años. Cabe mencionar que esta puede ayudar a dar cabida a futuras investigaciones en el presente tema, teniendo así, nuevos aportes que completen el estudio de esta problemática. A raíz de este proyecto, también se tendrá una idea más clara sobre las diversas posiciones del varón y mujer acerca de qué es la infidelidad y cómo esta afecta a cada uno de ellos.
Por otro lado, según el panorama de la utilidad metodológica, se encontró que se puede detectar este problema mediante la administración del instrumento Escala de Actitudes hacia la Infidelidad Conyugal (EIC) de origen peruano. De la misma manera, se aplicará una encuesta con preguntas basada en las teorías mencionadas anteriormente. Se considera que el aporte de adaptar estas herramientas a nuestro país serán nuevas herramientas para próximas investigaciones que estén relacionadas a este tema.
En conclusión, por todo lo mencionado anteriormente, la investigación se considera beneficiosa, importante y útil, puesto que el resultado que se obtendrá al realizar esta investigación, aportará nuevos avances para mi formación profesional y para los participantes de la investigación. Donde se pueda ver cuál es la importancia de conocer las actitudes de hombres y mujeres hacia la infidelidad, para que sus relaciones sentimentales puedan ser más productivas y felices, con una mayor comunicación donde no se tome como infidelidad actitudes que para tu pareja no lo son.
Marco Referencial.

En el siguiente apartado se presentarán los antecedentes, tanto nacionales como extranjeros, que facilitarán una mejor comprensión sobre el tema del presente proyecto de investigación.



Antecedentes.

Valdéz, Colín, Maya, Montes de Oca, Arratia y Torres (2013) presentan una investigación cuyo objetivo era identificar las causas que llevan, con más frecuencia, a los varones y mujeres a realizar la infidelidad. El lugar donde se realizó la investigación fue en la Ciudad de Toluca, México, donde participaron 75 parejas de casados y 75 parejas de solteros en una relación de noviazgo componiendo una muestra no probabilística de tipo intencional. El instrumento que se aplicó fue una entrevista que se llevó a cabo de manera individual dentro de la Universidad Autónoma del Estado de México. Los resultados indican que la infidelidad tuvo su origen en la carencia de amor y cariño por parte de sus parejas, ocasionado en los hombres el sentimiento de sentirse amados y en las mujeres en sentirse protegidas. De la misma manera, se encontró que los hombres fueron infieles por sentirse incómodos, aburridos, falta de variedad, necesidad sexual y confusión en la relación de pareja. Mientras que las mujeres fueron infieles por sentirse solas e incomprendidas en la relación. Por último, se encontró que las personas que regresaron con la pareja a la cual le fueron infieles, sustentan que su decisión se basó porque encuentran mayor estabilidad y amor. Se considera que este antecedente aportará a la investigación mayor información empírica sobre las causas que llevan a las personas a ejecutar la conducta de infidelidad; teniendo así una base científica que complementará a una mejor comprensión de las actitudes conductuales.

Por otro lado, se ha podido observar que los celos son un factor importante en la infidelidad de la pareja. Es por esto que Canto, García y Jacinto (2009) realizaron una investigación cuyo objetivo era conocer las situaciones que se desencadenan a raíz de los celos y cómo ciertas características de las relaciones de pareja son afectadas por este constructo, desde la perspectiva de las diferencias entre varones y mujeres. El lugar donde se realizó fue en España, en la Universidad de Málaga. Participaron 372 personas (250 mujeres y 122 hombres). Se utilizó una encuesta presentando una hipotética infidelidad de su pareja (infidelidad emocional e infidelidad sexual) con un supuesto rival; además de un cuestionario sobre algunos aspectos de su relación de pareja. Los resultados obtenidos revelan que las mujeres experimentan una mayor intensidad emocional que los hombres al momento de pensar en la infidelidad de su pareja. Asimismo, no se encontró diferencias significativas entre hombres y mujeres, con respecto al tipo de infidelidad que más les molesta: la infidelidad emocional. Además, se analizó que el tipo de relación de pareja, entre los miembros, se encuentra influenciado por la experiencia emocional provocada por la infidelidad. De esta manera, dicha investigación proporcionará información mostrando desde su perspectiva ciertas actitudes que presentan las personas al momento de enfrentarse ante los celos.

De tal manera, existen diversos factores psicológicos y sociales que se encuentran relacionados con la infidelidad. Por lo cual, Romero-Palencia, Cruz y Díaz-Loving (2008) desarrollaron una investigación cuyo objetivo fue predecir la infidelidad sexual y emocional de hombres y mujeres a raíz de un conglomerado de características psicológicas, socioculturales y biológicas que involucran patrones sexuales propios de las personas, conductas y su personalidad sexual; así también como su orientación socio-sexual, la satisfacción con sus relaciones y actitudes hacia la infidelidad. El estudio tuvo origen en la Ciudad de México. Asimismo, la muestra estuvo conformada por 151 hombres y 183 mujeres con una edad promedio de 30 años, los cuales tenían una relación de pareja heterosexual. Para llevar a cabo esta investigación se empleó los siguientes instrumentos, para evaluar las características biológicas-evolutivas se utilizó el inventario de conducta sexual y la escala de personalidad sexual. En cambio, para determinar las características psicológicas se emplearon el inventario de orientación socio-sexual y la versión corta de la escala de satisfacción marital. Con respecto a la evaluación de las características psicosociales se aplicó el inventario multidimensional de infidelidad que se encuentra compuesto por cuatro subescalas: Motivos de infidelidad, conceptuación de la infidelidad, consecuentes de la infidelidad y conducta infiel. Los resultados obtenidos mostraron que las variables que determinan la infidelidad sexual tanto en mujeres y hombres son la conceptualización positiva de la infidelidad, los motivos asociados a la personalidad y las variantes sexuales. Por otro lado, la infidelidad emocional en ambos esta predicha tanto por una personalidad sexual abierta y una conceptualización positiva de la infidelidad. Se considera que esta investigación aportará información relevante a la presente investigación, puesto que aborda desde varias perspectivas el tema que se pretende investigar proporcionando información con sustento científico que apoyará a definir algunos conceptos presentes en el marco teórico.



Con respecto a un antecedente nacional, se puede destacar que Quevedo (1996) realizó una investigación de análisis exploratorio cuyo objetivo era conocer cuáles son las actitudes hacia la infidelidad conyugal por sexo, edad y tiempo de convivencia. El lugar donde se realizó fue en cuatro distritos de Lima metropolitana; tomando una muestra de 203 miembros de parejas conyugales (95 varones y 135 mujeres). Se utilizó como instrumento de evaluación una escala de actitudes especializada con formato tipo Likert, denominada EIC (Escala de Actitudes hacia la infidelidad conyugal). Los resultados revelaron la existencia de un proceso que debe redefinir las expectativas frente al matrimonio y lo concerniente a la exclusividad sexual referido a lo conyugal; asimismo las principales diferencias son entre varones y mujeres puesto que ambos presentan pensamientos, conductas y sienten completamente distinto. Se puede destacar que, al ser la única investigación nacional, aporta información sobre la realidad de los limeños con respecto al tema de investigación. De la misma manera, con la ayuda de este estudio se explorará investigaciones sobre diferencias por género y diversos mitos.

Marco teórico.

La infidelidad es la ruptura de un contrato en el cual un miembro de la pareja, tiene algún tipo de relación con una tercera persona (Martín, s/f). Dicho contrato suele ser tácito, donde ambos miembros de la pareja acuerdan mantener un vínculo de exclusividad afectiva y sexual. Cuando este contrato es incumplido, se pone en cuestión la confianza puesto que es uno de los puntos más perjudicados en la relación sentimental al momento de ser descubierta una infidelidad de uno de los miembros de la pareja. Es a raíz de esto que las personas engañadas presentan dificultades para volver a creer en su pareja, pensando que cuando se les presente la oportunidad de ser infieles lo serán (Varela, 2014). Sin embargo, se considera que la definición de infidelidad tiene que ver mucho con el acto que la persona realicé o llegue a perdonar. Puesto que no todos los seres humanos piensan de la misma manera; algunos consideran que mandar mensajes de texto cariñosos ya es infidelidad mientras que otras necesitan que se consuma el acto en algo sexual para determinar que la persona es infiel.

Por otro lado, este constructo varía dependiendo de la cultura y de la estructuración psíquica individual. Se puede observar que en la cultura occidental existe una exigencia de exclusividad en las relaciones de pareja puesto que la pérdida de esta es considerada como una deslealtad. De tal manera que basándose en la sociedad y su cultura existen diversos significados de la infidelidad en las relaciones de pareja. Destacando; en primer lugar la infidelidad para escapar del objeto invasivo en el cual la persona no comete conductas infieles por la necesidad de satisfacción sexual con un tercero, sino por el carácter exigente basado en la ansiedad que produce al sentirse absorbido por su pareja y al presentar un grado de dependencia logrando en el ser que es infiel una exposición al peligro de ser maltratado y explotado. En segundo lugar la infidelidad para salvaguardarse del abandono, donde el sujeto asumirá que la infidelidad es la medida de precaución ante la angustia de la pérdida del objeto de amor, ya que para él una relación duradera y profunda es vista como una amenaza. Cabe recalcar que Lemaire (citado en Varela, 2014) señala que establecer distintos modos de relación permitirá al sujeto asumir más fácilmente la pérdida de la pareja. En tercer lugar la infidelidad para obligar a la reparación, plantea que esta es utilizada para vengarse del sujeto a quien se le acusó en un primer momento de traicionar el contrato de la pareja. Según Mitchell (citado en Varela, 2014) la búsqueda erótica del tercero sirve como protesta ante la indiferencia sexual de su pareja; donde el infiel encontrará la forma de ser descubierto por su pareja para que de esta manera exista un reclamo y obligarlo a asumir un sentimiento de culpabilidad. Finalmente, la infidelidad para negar la desidealización del objeto de amor, donde la distancia y la individualidad de los miembros es vista como una amenaza de pérdida y desengaño.

La heterogeneidad de la infidelidad ha quedado evidenciada en tipologías; sin embargo, para que el presente proyecto de investigación se reconocerá un tipo de infidelidad a nivel sexual y otra a nivel emocional; puesto que ambas categorías presentan mayor impacto significativo en la pareja. Se entiende por infidelidad sexual, cuando un sujeto se involucra sexualmente con una persona fuera de su relación primaria sin consentimiento de su pareja. En cambio, la infidelidad emocional se sitúa cuando un miembro de la pareja emplea su atención, tiempo, expresiones de afecto y romanticismo hacia otra persona que no es su pareja primaria (González; Martínez-Taboas y Martínez, 2009). Cabe recalcar que Lawson (citado en González; Martínez-Taboas y Martínez, 2009) considera que la infidelidad genera en la persona infiel momentos placenteros llenos de sensaciones vibrantes y de placer dificiles de encontrar en una relación sentimental larga; así también como experiencias de excitación, variedad sexual y satisfacción personal y emocional.

La infidelidad en la pareja presenta múltiples causas que llevan a un sujeto a realizarla; sin embargo, esta investigación mencionará aquellas que influyen en las actitudes de hombres y mujeres de 25 a 35 años, tales como: El aburrimiento y el riesgo de la rutina; estos son uno de los motivos más frecuentes por lo que las personas son infieles puesto que necesitan estímulos constantes y al no tener nuevas motivaciones en la relación tienden a buscar otras relaciones para disminuir el aburrimiento de sus vidas. Por otro lado, los problemas de comunicación, comprensión y entendimiento; estos pueden generar problemas en la pareja ya que al existir una falta de comunicación genera obstáculos para una buena compresión y entendimiento en la relación. Asimismo, la falta de gratificación sexual; esta es una causa mayormente masculina pues se tiende a pensar que son ellos quienes buscan placeres sexuales que no encuentran en su pareja. Por lo cual es importante que la pareja que tengan una comunicación asertiva al momento de hablar sobre las relaciones sexuales, para que de esta manera este no sea un obstáculo en la pareja. Finalmente, la falta de amor; es el principal factor que influye o motiva a uno de los miembros de la pareja a realizar actos infieles que perjudican a la pareja y al tercero (Martín, s/f).

Existen indicios para pensar que hay semejanzas y diferencias entre las mujeres y los varones con respecto a la infidelidad.

Se considera que las mujeres tienden a ser más fieles que los varones pues los niveles de engaños son menos en ellas; ya que de una u otra manera la presión social genera que las féminas no puedan vivir su sexualidad tan libremente como los varones. Puesto que si realizan lo contrario son mal vistas ante la sociedad, ya que solamente se les permite disfrutar de la sexualidad dentro de una relación monógama. Por todo lo anteriormente mencionado, las mujeres no suelen tener aventuras fugaces; sin embargo, en el caso que si realicen conductas infieles tienden a ocultarlo por el temor a ser juzgadas o señaladas por su conducta (Guerra, 2013).

En el varón; la infidelidad podría ser más frecuente puesto que existe un factor social que se encuentra estipulado en la cultura de cada sociedad. De esta manera se sostiene que el varón suele ser infiel por naturaleza y que solamente mantiene relaciones sexuales con el fin de reproducirse; sin embargo se cree que la aceptación social y la permisividad que tienen la sociedad con respecto a la infidelidad del varón ayuda a esta sea vista de esa manera (Guerra, 2013).

Cabe recalcar que para la gran mayoría de mujeres la principal justificación sobre su infidelidad suele centrarse en el amor y no necesariamente en el sexo. En cambio, en los varones es a la inversa puesto que ellos suelen buscar placer sexual más que amor, puesto que el segundo lo encuentran en su pareja.

A raíz de lo anteriormente mencionado, se puede destacar que el tema de investigación es un fenómeno que abarca las distintas formas de pensar tanto en el género masculino como femenino, es por esto que en el presente trabajo se identificará las actitudes en los hombres y mujeres.



Se iniciará con una pequeña definición clásica de actitud establecida por Allport (citado por Ubillos; Mayordomo y Páez, 2010) en la cual señala que es un estado de disposición nerviosa y mental, organizado mediante la experiencia, ejerciendo una respuesta dinámica del individuo a toda clase de objetos y situaciones. La cual plantea ciertas características centrales de la actitud, señalando que es un constructo no observable, que implica una relación entre aspectos cognitivos, afectivos y conductuales. Asimismo presenta un papel motivacional de impulsión y orientación a la acción influyendo en la percepción y el pensamiento; siendo aprendida, perdurable y tienen un componente de afectividad.

En pocas palabras, las actitudes son aquellas predisposiciones que responden de una manera con reacciones favorables o desfavorables hacia un determinado constructo. Se encuentra integrada por los sentimientos (reacciones emocionales), las opiniones (ideas que uno posee sobre un tema) y las conductas (tendencias a comportarse según las opiniones y los sentimientos).

Cabe recalcar que las actitudes presentan tres componentes: cognitivo, afectivo y conductual. El componente cognitivo, es el conglomerado de informaciones y datos que el individuo sabe acerca del objeto del cual tomará una actitud. El componente conductual, son aquellas intenciones o tendencias hacia un objeto; es decir existe una verdadera asociación entre el sujeto y objeto. Por último, el componente afectivo, se refiere a los sentimientos y sensaciones que produce el objeto en el sujeto. Es a raíz de esto que la relación con la infidelidad se centra en que a partir de estas se tendrá una idea sobre cómo influyen en el comportamiento, la manera de pensar y los sentimientos que presentan las personas al momento de ser infiel.

Teniendo en cuenta las definiciones de cada uno de los componentes de las actitudes es necesario señalar que estas son el punto de partida para relacionarla con la infidelidad. Desde la perspectiva cognitiva, se puede señalar que este es el conjunto de información que tienen los individuos, tanto hombres y mujeres, entre 25 y 35 años de edad sobre la infidelidad. Estos pueden ser observados en las creencias que tienen cada sujeto hacia este tema. Según Araujo (citado en Guerra, 2013) la gran mayoría de hombres consideran que la infidelidad masculina es más aceptada, puesto que se cree que este presenta mayor privilegio para ser infiel. En cambio, para Eguilus (citado en Guerra, 2013) cada persona presenta sus propias creencias sobre el tema de investigación pues hay quienes las consideran divertidas y necesarias mientras que para otros son inmorales e imperdonables. Si bien es cierto estas son teorías planteadas a partir de estudios en la sociedad; sin embargo, se cree que estas sirven de punto de partida para que los individuos generen sus propios conceptos o definiciones sobre la infidelidad llevándolos a cometer actos infieles o aceptarlas o no.

Por otro lado, la perspectiva afectiva se refiere a las sensaciones y sentimientos que la infidelidad generará en el sujeto que la realiza. Estas son diversas tanto en hombres y mujeres; puesto que para los varones esta se encuentra ligada mayormente a una sensación de culpabilidad y frustración. Lo cual no es generado en las mujeres, según los estudios, pues ellas se sienten deseadas y amadas. Sin embargo, se puede destacar que tanto los hombres y las mujeres desarrollan ansiedad y estrés al momento de tener una relación extraconyugal; pues el miedo a ser descubiertos y que su reputación se vea afectada por esta infidelidad eleva sus niveles ansiedad.

Finalmente, desde la perspectiva conductual son aquellas tendencias o intenciones que tiene el sujeto hacia la infidelidad, es decir que comportamientos va a desarrollar para llevarla a cabo. Entre estas conductas se puede destacar los coqueteos, los mensajes de texto cariñosos, la intimidad sexual o ejercer la función sexual con un tercero, ser romántico con otra persona que no sea tu pareja, etc. Asimismo, también se puede tener en cuenta que estos comportamientos varían según el tipo de infidelidad que se realice. Si el individuo es infiel desde el plano sexual tendrá que tener intimidad con un tercero para lo cual pagará, si es que fuera con una prostituta o en todo caso coquetear con un individuo que no es su pareja. Mas si la infidelidad viene desde el plano emocional, se tendrá que implicarse sentimentalmente con otro individuo compartiendo sensaciones que solo deberían desarrollarse con su pareja primaria.



Objetivos e hipótesis.

Objetivo general:

Identificar las actitudes hacia la infidelidad sexual y emocional en hombres y mujeres de 25 a 37 años de Lima metropolitana.



Objetivos específicos:

  • Identificar las actitudes hacia la infidelidad sexual en hombres y mujeres de 25 a 37 años de Lima metropolitana.

  • Identificar las actitudes hacia la infidelidad emocional en hombres y mujeres de 25 a 37 años de Lima metropolitana.

Hipótesis

Los hombres y mujeres de 25 a 37 años perciben la infidelidad sexual y emocional desde el componente cognitivo basada en que la infidelidad masculina es más aceptada que la femenina y son divertidas e imperdonables.

Los hombres y mujeres de 25 a 37 años perciben la infidelidad sexual y emocional desde el componente afectivo basado en sensaciones de culpabilidad y frustración; así como ansiedad y estrés.

Los hombres y mujeres de 25 a 37 años perciben la infidelidad sexual y emocional desde el componente conductual basado en tener una relación sentimental con un tercero y ejercer la función sexual con este.



Método.

Tipo y diseño de investigación.

Tipo de investigación

La presente investigación es por naturaleza de tipo cuantitativo ya que determinará las actitudes hacia la infidelidad sexual y emocional en hombres y mujeres de 25 a 35 años a través de instrumentos psicométricos además de apoyarse en el método científico y en herramientas estadísticas.


Con respecto a su alcance es de tipo descriptiva; ya que se describirá e identificará las actitudes hacia la infidelidad sexual y emocional en los respectivos grupos, para luego dar pase a abordar la significatividad de cualquier diferencia observada entre ellos. Este tipo de investigación será útil ya que según Salkind (citado en Barraza, 2006) la investigación descriptiva detalla la situación de las cosas en el presente. Además, servirá de base para otras investigaciones puesto que es preciso describir las características de un grupo para poder abordar las diferencias observadas según ciertos parámetros.

Diseño de investigación

El diseño de la presente investigación es de tipo no experimental transversal, puesto que no se procederá a la manipulación de las variables y porque el estudio se realizará en un tiempo determinado. Asimismo, esta investigación se basará en observar a los sujetos en su ambiente natural, sin condiciones o estímulos que los exponga, solamente evidenciando fenómenos ya existentes que suceden en su contexto para posteriormente analizarlos. Como señala Kerlinger (citado en Barraza, 2006) una investigación no experimental es aquella exploración donde no se manipula las variables o se asigna aleatoriamente a los sujetos.


Variables.

Actitudes hacia la infidelidad sexual

Definición conceptual

Pensamientos, conductas y emociones que denotan el mantenimiento de un vínculo sexual con otra persona además de la pareja principal (Romero, Rivera y Díaz-Loving, 2007).


Definición operacional

Medida a través del Cuestionario de actitudes hacia la infidelidad sexual y emocional, a través de sus dimensiones (cognitivo, afectivo y conductual). Asimismo, se tomará en cuenta tres factores: infidelidad sexual, deseo de infidelidad sexual y la pasión.


Actitudes hacia la infidelidad emocional

Definición conceptual

Aquellas conductas, opiniones y sentimientos que denotan el mantenimiento de un vínculo emocional o romántico con otra persona además de la pareja (Romero, Rivera y Díaz-Loving, 2007).


Definición operacional

Medida a través del Cuestionario de actitudes hacia la infidelidad sexual y emocional, a través de sus dimensiones (cognitivo, afectivo y conductual). De la misma manera, dicho cuestionario pretende medir los factores de infidelidad emocional, propiamente dicha, deseo de infidelidad emocional, amor hacia otro y sentimiento de pérdida.


Cabe recalcar que ambas variables presentan tres indicadores en común, tales como la trasgresión a la relación, insatisfacción e inseguridad; ya que estos componentes presentan similitudes, según lo leído, al momento de medir las actitudes hacia la infidelidad emocional como para las actitudes hacia la infidelidad sexual.



Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos