Factores de riesgo para la salud del trabajador en una empresa panificadora



Descargar 1.49 Mb.
Fecha de conversión16.08.2018
Tamaño1.49 Mb.
Vistas92
Descargas0




FACTORES DE RIESGO PARA LA SALUD DEL TRABAJADOR EN UNA EMPRESA PANIFICADORA
Ariadna Crisantema Martínez-Hernández, Martha, Leticia Guevara-Sanginés, Erika Angelina García-Ramírez.
División de Ciencias Económico-Administrativas, Universidad de Guanajuato. ara1771@yahoo.com.mx, marletguesan@gmail.com, angie_8691@hotmail.com

RESUMEN.

A mediados de los 90, la fuerza laboral en el mundo estaba contituida por 45% de la población total (58% eran mayores de 10 años), una de sus características era que más de la tercera parte (entre 30 y 50%) de los trabajadores reportaban encontrarse expuestos a altos niveles de riesgo (físico, químico, biológico, ergonómico y psicosocial) o a inexplicables sobrecargas de trabajo que dañaban su salud y afectaban su capacidad de trabajo.

En contraste, se sabía que solamente entre 5 y 10% de los países desarrollados contaban con servicios de salud ocupacional, en donde se atendía entre 20 y 50% de los trabajadores que requerían de dichos servicios (OMS, 1995).

Por ello en esta investigación se aborda la seguridad industrial y la salud ocupacional, con el objeto de identificar las condiciones de trabajo a que están expuestos los trabajadores de una empresa panificadora sita en la ciudad de Acámbaro, Gto., a través de observación In Situ, para encontrar áreas de oportunidad.

Para realizar el trabajo de campo se estableció contacto con el empresario y se le explicó la finalidad del estudio. La unidad de registro fue la empresa, la unidad de análisis correspondió a los registros realizados por las dos observadoras en un período de tres días. El análisis de la información se realizó con la técnica de análisis de contenido y se validó mediante un proceso de triangulación.

De acuerdo con la teoría se encontró que existen omisiones tales como falta de señalética; falta de orden y limpieza en espacios dedicados a producir y a almacenar; equipo con fallas; escasa capacitación al personal.

Existe la necesidad imperiosa (por parte del empresario) de ampliar las instalaciones ya que eso permitiría que los trabajadores tuvieran espacios y herramientas adecuadas para el trabajo que realizan.


  1. Introducción.

A mediados de los 90, la fuerza laboral en el mundo estaba constituida por 45% de la población total. De ésta, 42% correspondía a menores trabajadores (de 10 años o menos), una de sus características era que más de la tercera parte (entre 30 y 50%) de los trabajadores reportaban encontrarse expuestos a altos niveles de riesgo (físico, químico, biológico, ergonómico y psicosocial) o a inexplicables sobrecargas de trabajo que dañaban su salud y afectaban su capacidad de trabajo. En contraste, se sabía que solamente entre 5 y 10% de los países desarrollados contaban con servicios de salud ocupacional, en donde se atendía entre 20 y 50% de los trabajadores que requerían de dichos servicios (OMS, 1995).

Estos hechos obligaron a diseñar una “estrategia mundial de salud ocupacional para todos”, ésta incluía diez objetivos en los que se consideran aspectos como: fortalecer las políticas (nacionales e internacionales) para salud en los puestos de trabajo, desarrollar lineamientos y mecanismos necesarios para proporcionar servicios de salud ocupacional, promover la salud laboral, fortalecer los servicios existentes, desarrollar los recursos humanos para garantizar la prestación del servicio y generar una base de datos a fin de contar con información para realizar investigación que favorezca el desarrollo de conocimiento a este respecto (OMS, 1995).

A veinte años de establecida dicha estrategia, los cambios se aprecian minímamente pues tanto la seguridad industrial como la salud ocupacional continuan siendo de las áreas más descuidadas dentro de las empresas, principalmente de las MiPyMe’s (Gil-Monte, 2012; FUNDE, 2010; AESST, 2010; INSHT, 2009).

Paralelamente, en las últimas décadas tanto el desarrollo tecnológico como las crisis económicas, políticas y sociales han llevado a cambios drásticos en los estilos de vida (hábitos y rutinas diarias) de la gente, en lo individual y en lo colectivo (Rodríguez-Ortiz, 2014).

Sin embargo, no todos han logrado asimilar estos cambios sin ver afectada su salud ya que éstos vienen acompañados por factores de riesgo que dañan la salud mental de las personas, disminuyendo la autoestima en lo individual y la moral de grupo en lo colectivo, lo que favorece pérdidas en la calidad de vida (Parra, 2004).

Existen diferentes clasificasiones sobre los factores de riesgo psicosocial, una de ellas considera tres categorías (mayores, menores y cotidianos) de acuerdo con el grado de afectación que sufre la gente y la frecuencia con que se presentan (Luceño et al, 2005). Los riesgos mayores hacen referencia a situaciones que se presentan rara vez, pero que ocasionan modificaciones sustantivas (traumas) en la vida de los individuos, por ejemplo un desastre natural o social que obligan a la separación de la familia, a cambios de territorio, o pérdida del estatus social y económico.

Los riesgos menores representan un nivel de estrés alto, pero no se compara con el ocasionado por los cambios mayores, éstos pueden presentarse en más de una ocasión a lo largo de la vida de las personas y en más de uno de los ámbitos en que se desenvuelven, por ejemplo la pérdida del empleo (laboral), la pérdida de un ser querido (familia), divorcio (pareja). Si concurren varios de éstos, se puede llegar a sufrir un nivel de desestabilidad emocional comparable con el de los cambios mayores.

Finalmente, los riesgos cotidianos hacen referencia a las contrariedades que enfrentan las personas a diario, es decir, el tráfico en la ciudad, cambios en la agenda del día, modificación de rutas para llegar al trabajo, etc., todas estas situaciones suelen causar molestia o irritación, pero son fáciles de manejar.




  1. Factores de riesgo psicosocial y salud ocupacional

Obsérvese que los factores de riesgo psicosocial pueden encontrarse en cualquier ámbito; de hecho, forman parte del entorno en que las personas se desenvuelven cotidianamente. De ahí la importancia de identificarlos y establecer líneas de acción con la finalidad de minimizar los daños que puedan causar.

Uno de los espacios donde más tiempo pasa la gente es en su lugar de trabajo, ya que la actividad laboral es esencial para la vida, el desarrollo y la satisfacción personal. Éste cuenta con un medio ambiente de trabajo que está constituido por las características propias de cada trabajador y su interacción con los factores sociotécnicos y organizacionales del proceso de producción, así como con los riesgos de trabajo propios de cada puesto de trabajo (Neffa, 2002).

Los factores de riesgo del ambiente de trabajo se clasifican en seis categorías (Parra, 2005:5):

a) Condiciones Generales e Infraestructura Sanitaria del Local de Trabajo: Protección climática adecuada, instalaciones sanitarias (acceso a baño, agua potable, comedor).

b) Condiciones de Seguridad: Condiciones que influyen en los accidentes, incluyendo las características de máquinas, equipos y herramientas, seguridad general del local y del espacio de trabajo, y riegos de las Fuentes de energía.

c) Riesgos del Ambiente Físico: Condiciones físicas del trabajo que pueden ocasionar accidentes y enfermedades como ruido, vibraciones, temperatura, ventilación, iluminación.

d) Riesgos de Contaminación Química y Biológica: Exposición directa a contaminantes químicos o biológicos necesarios para el proceso de trabajo.

e) Carga de trabajo: Exigencias de las tareas sobre los individuos: esfuerzo físico, posturas de trabajo, manipulación de carga, exigencias de concentración.

f) Organización del trabajo: Forma en que se organizan las tareas y se distribuyen tiempo de trabajo, funciones y ritmo.

Desafortunadamente, las actividades de transformación de materia prima en bienes y de prestación de servicios generan riegos –que en los últimos años se han denominado de riesgo psicosocial– para la salud de los trabajadores, las comunidades circundantes y el medio ambiente (Ferrari Goelzer, 2006).

Se reconocen como factores de riesgo psicosocial en el lugar de trabajo a las situaciones que obstaculizan el desempeño del trabajador y que se relacionan directamente con características de la tarea, características de la organización, características del empleo y la organización del tiempo de trabajo (Gil-Monte, 2012; Rubio Sánchez, 2006; Cuenca Álvarez, 2002; López, 2007).

Estos riesgos no solamente provienen del ambiente de trabajo, por lo que se ha considerado pertinente dividirlos en dos grandes áreas (AESST, 2002-2006; INSHT, 2005; Neffa, 2002; Nieto Escoto, 2013): la primera corresponde a las condiciones subjetivas individuales y la segunda al ambiente objetivo o dimensión colectiva.

Las condiciones subjetivas individuales están íntimamente relacionadas con la percepción que las personas tienen sobre sus condiciones de trabajo y los recursos con que cuentan para hacerles frente, esto está influenciado por características propias de la persona (i.e. personalidad, salud mental y estilo de vida) y por la manera como establecen sus relaciones interpersonales (AESST, 2002-2006; INSHT, 2005; Nieto Escoto, 2013; Rodríguez-Ortiz, 2014). Por su parte, en el ambiente objetivo o dimensión colectiva se identifican tres factores: a) la organización, b) el ambiente físico y c) el contenido de las tareas (Caicoya, 2004). Estos factores por sí solos y en interacción son capaces de afectar la salud de los trabajadores provocando un desequilibrio en su calidad de vida (Rubio Sánchez, 2006).

La existencia de los factores de riesgo psicosocial hacen necesario el diseño de programas de prevención al interior de las organizaciones, esto con el fin de salvaguardar la salud de los trabajadores, es decir, se debe “promover y mantener un alto grado de bienestar físico, mental y social para todos los trabajadores sin importar su ocupación; prevenir los problemas de salud ocasionados por condiciones de trabajo inseguras e insalubres; proteger a los trabajadores contra factores adversos que puedan afectar su salud; colocar y mantener a los trabajadores en un ambiente de trabajo adecuado a sus capacidades físicas y psicológicas; establecer y mantener condiciones y ambiente de salud laboral para preservar la capacidad para desarrollar una cultura de seguridad y salud dentro de los lugares de trabajo (Fedotov, 1998: 392-393)”.

Aunque no siempre se pueden eliminar todos los agentes que plantean riesgos para la salud en el trabajo –ya que son inherentes a procesos de trabajo indispensables o deseables–, sí es possible evaluarlos y administrarlos con el fin de minimizar el impacto que pueden tener en la salud y la calidad de vida de los trabajadores.

En esta investigación se hizo enfásis en el medio ambiente físico, este incluye cuatro elementos que pueden generar un estado de confort o disconfort en los trabajadores: a) condiciones generales e infraestructura sanitaria del local de trabajo, b) condiciones de seguridad, c) riesgos del ambiente físico y, d) riesgos de contaminación química y biológica (Parra, 2003).



  1. PARTE EXPERIMENTAL


Objetivo General

En esta investigación se abordaron la seguridad industrial y la salud ocupacional, con el objeto de identificar las condiciones de trabajo a que están expuestos los trabajadores de una empresa panificadora sita en la ciudad de Acámbaro, Gto., a través de observación In Situ, y así encontrar áreas de oportunidad que permitan proteger la salud de los trabajadores.



Descripción del instrumento

Para la observación In Situ se empleó la Guía de Observación para la Evaluación de Factores de Riesgo Psicosocial (Rodríguez-Ortíz, Nieto-Escoto, y Martínez-Hernández, en prensa).

A través de esta guía de observación se evalúan 10 factores: cultura y función de la organización, participación, estatus laboral y desarrollo profesional; papel en la organización; contenido del trabajo; carga y ritmo de trabajo; horario de trabajo; relaciones interpersonales; relación entre la vida familiar y el trabajo; preparación y aprendizaje; ambiente de trabajo. Para cada uno de estos factores se cuenta con las definiciones conceptual y operacional. En este trabajo el análisis de la información se centró en el factor Ambiente de Trabajo.
Descripción de la Organización

La organización estudiada es una pequeña empresa panificadora sita en Acámbaro, Guanajuato, con más de 10 años de existencia y dedicada a la producción, distribución y despacho de pan. Al momento de la observación contaba con 30 trabajadores ubicados en los siguientes puestos: panaderos, chóferes, cajeras y administradores. Los principales productos son Pan Grande (característico del lugar), Pan Fino, Pastelería y Repostería.


Conducción del Estudio

Para realizar la investigación, primero se contactó al empresario y se le explicó el objetivo, se concertó una agenda de trabajo y, posteriormente, dos observadoras se presentaron en la dirección de la empresa panificadora quienes durante tres días estuvieron registrando información relacionada con los 10 factores propuestos en la guía de observación. Una vez concluida la observación, se procedió a delimitar las unidades semánticas que proporcionaban información, en este caso relacionada con los factores de riesgo derivados del ambiente físico de trabajo. Este proceso lo realizaron por separado las observadoras para después realizar el proceso de triangulación (Okuda Benavides y Gómez Restrepo, 2005) que permitiera validar la información.


Análisis de la información

Para analizar la información se consideraron las categorías de ambiente de trabajo (Parra, 2005: 5):

Una vez que se identificaron las unidades semánticas correspondientes al factor ambiente físico de trabajo, se procedió a compararlas con las categorías de análisis propuestas, primero de manera separada cada una de las observadoras y después de manera conjunta para verificar el grado de coincidencia entre ellas.

  1. Resultados


A partir de la observación se identificaron aspectos relacionados con las cuatro categorías que conforman el ambiente de trabajo: Condiciones Generales e Infraestructura Sanitaria del Local de Trabajo, Condiciones de Seguridad y Riesgos del Ambiente Físico.

Respecto a las Condiciones Generales e Infraestructura Sanitaria del Local de Trabajo, se identificó que el espacio dedicado a la producción es pequeño lo que no favorece una distribución adecuada de batidoras, mesas de trabajo, hornos ni carros de producción. Inclusive, el empresario se ha visto en la necesidad de mantener parte del equipo empaquetado ya que no tiene espacio para ponerlo a trabajar. Además se observó la falta de un espacio específico para comer, algunos empleados (los de más confianza) comen con la familia en el comedor de la casa que se encuentra en la planta alta de la panificadora; sin embargo, la mayoría de los empleados lo hacen en su lugar de trabajo.

En referencia al tamaño del lugar, el empresario es consciente de que requiere más de los 50m2 que ocupa en este momento, por ello ya tiene avanzado el proyecto de crecer las instalaciones a 200 m2.

En relación con la categoría Condiciones de Seguridad, se reconocieron elementos de orden y limpieza, de señalética y de condiciones físicas del horno de piedra. En cuanto al orden y la limpieza, se observó que aunque aparentemente se tienen destinados espacios específicos para las diferentes áreas (i.e. producción, almacén, administración, despacho, empaque, expendio), no siempre se respeta esta disposición. Así, en el espacio destinado para almacén, también se guarda alguno de los vehículos; en lo que se considera la oficina administrativa, se almacenan materia prima, producto e implementos para la pastelería, y se guardan objetos personales (i.e. ropa, juquetes).

En relación con la señalética: no se identificó una ruta de evacuación; existen extinguidores sin la adecuada nomenclatura; y a pesar de las altas temperaturas de los hornos, no está señalada como área de riesgo. Finalmente, el horno de piedra no cuenta con un medidor de temperatura, por lo que ésta se calcula al tanteo, es decir, alguno de los trabajadores del área de producción mete su mano para saber qué tan caliente está el interior.

Tocante a los Riesgos del Ambiente Físico se advirtió que existe poca ventilación y altas temperaturas, sin embargo ambos aspectos son inherentes a las naturaleza del trabajo que se realiza.



  1. CONCLUSIONEs


Como en toda organización, es claro que existen áreas de oportunidad, especificamente relacionadas con salvaguardar la salud de los trabajadores. Así, aunque se tiene la disposición del empresario para ampliar las instalaciones, esto no resolverá el problema de distribución si no se hace una adecuada planeación y se establecen normas claras en cuanto al uso del espacio destinado para cada área.

En cuanto al orden y la limpieza, estos son obligados en cualquier empresa dedicada al sector de producción y manejo de alimentos, máxime si se pretende obtener algún tipo de certificación que avale los procesos de producción, distribución y despacho del producto. Además, la falta de estos dos elementos puede ocasionar desde incidentes leves, hasta accidentes graves, por lo que sería conveniente que se impartiera un curso de orden y limpieza a todos los trabajadores a fin de que sean conscientes de los riesgos que generan al no dejar las cosas en el sitio que les corresponde y la importancia que tiene prevenir los posibles daños que repercutirían en su salud y economía.



BIBLIOGRAFÍA.

AESST. (2002-2006). Guía de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para interpretar el protocolo de actuación en factores psicosociales. Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el trabajo. Revisado en http://es.osha.eu.int el 23 de octubre de 2012

AESST. (2010). Promoción de la salud en el trabajo para los trabajadores. Bilbao: Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Revisado en: http://osha.europa.eu/es/ publications/factsheets/94

Caicoya, M. (2004). Dilemas en la evaluación de riesgos psicosociales. Asturias: Servicio de prevención de riesgos laborales del principado de Asturias

Cuenca Álvarez, R. (2002). Concepto de Riesgos Psicosociales. Madrid: Centro Nacional de Nuevas Tecnologías- INST

Fedotov, I. A. (1998). Health Promotion in the Work Place. World Health Forum, 19, 390-396

Ferrari Goelzer, B.I. (2006). Objetivos, Definiciones e Información General. En R. F., Herrick. Higiene Industrial. 30 Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo.

FUNDE. (2010). Compilación de Instrumentos de Seguridad y Salud Ocupacional Centro América y República Dominicana PRODESSO. San Salvador: FUNDE

Gil-Monte, P. R. (2012). Riesgos Psicosociales en el Trabajo y Salud Ocupacional. Rev Perú Med Exp Salud Pública. 29(2):237-41

INSH. (2005). Factores psicosociales. Métodos de evaluación versión 2.0. Madrid: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo

INSHT. (2009). VI Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, Madrid. Revisado en http://www.oect.es/Observatorio/Contenidos/InformesPropios/Desarrollados/Ficheros/Inform e_VI_ENCT.pdf

López, A. (2007). Los Factores Psicosociales en el Trabajo a través de 3 visiones Holanda, España y Venezuela. Revisado en www.zonaeconómica.com el 12 de septiembre del 2012.

Luceño, L., García, J., Díaz, M., Díaz, E. (2005). Evaluación de factores psicosociales en el entorno laboral. Laboratorio de Psicología del trabajo y estudios de seguridad. EduPsykhé Revista de Psicología y Psicopedagogía, 4(1), 19-42. Universidad Complutense de Madrid

Neffa, J.C. (2002). ¿qué son las condiciones y medio ambiente de trabajo? Propuesta de una perspectiva. Buenos Aires: HVMANITAS revisado en http://www.dso.fmed.edu.uy/sites/www.dso1.fmed.edu.uy/files/materiales/cymat%20Neffa.pdf el 12 de abril de 2015

Nieto Escoto, M. (2013). DNC: Herramienta para disminuir los Factores de Riesgo Psicosocial en la Organización. Tesis de Licenciatura. División de Ciencias Económico Administrativas. Campus Guanajuato. Universidad de Guanajuato

Okuda Benavides, M. y Gómez-Restrepo, C. (2005). Métodos en investigación cualitativa: triangulación. Revista Colombiana de Psiquiatría, XXXIV(1) 118-124

OMS. (1995). Estrategia Mundial de la Salud Ocupacional para todos. El camino hacia la salud en el trabajo. OMS: Ginebra

Parra, M. (2003). Conceptos Básicos en Salud Laboral. Santiago de Chile: OIT

Parra, M. (octubre, 2004). Promoción y Protección de la Salud Mental en el trabajo: Análisis Conceptual y Sugerencias de Acción. Ciencia y trabajo, 6(14), 153-161

Rodríguez-Ortiz, D. I. (2014): El Estrés, un Factor de Riesgo Psicosocial en una Pequeña Empresa. Tesis de Licenciatura, División de Ciencias Económico Administrativas, Universidad de Guanajuato



Rubio, C.R. (2006). Factores de riesgo psicosocial y salud mental de trabajadores de la seguridad del estado de Querétaro. Querétaro: Editorial

UGT. (2006). Guía de factores de riesgos psicosociales. Riesgos psicosociales. UGT- Navarra. Madrid: Observatorio permanente UGT


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos