Evolucion historica del mapa judicial



Descargar 44.96 Kb.
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño44.96 Kb.
Vistas50
Descargas0



X Congreso Nacional de Capacitación Judicial

II Congreso Iberoamericano de Capacitación Judicial




CAPACITACION Y NUEVAS PROBLEMATICAS SOCIALES

Autor: Claudia Eugenia Portillo

Dirección: calle 131, nro. 1419, La Plata, Pcia. de Buenos Aires

Tel: 450-8665/ cel. 154006137.

Correo electrónico: cportillo@scba.gov.ar

CAPACITACION Y NUEVAS PROBLEMATICAS SOCIALES
Sumario: I. Objeto. II. El gobierno y administración de Poder Judicial y su relación con la capacitación. III. ¿Qué tipo de capacitación se pretende? IV. Tratamiento de las problemáticas sociales, especial situación planteada en el abordaje de los casos de Violencia Familiar.V. Propuesta de capacitación judicial en Violencia Familiar.
I. Objeto

El objeto de este trabajo es exponer lo que se entiende como lineamientos básicos que deben ponderarse en todo plan de capacitación judicial, lo que se hará desde dos perspectivas: 1) la capacitación en el proceso de reforma judicial, ubicándola dentro de lo que hace al gobierno y administración del Poder Judicial y por ende como fortalecedora de su independencia; 2) la capacitación en pos de dar respuestas a las diversas problemáticas sociales que en la actualidad no se abordan correctamente, en desmedro de los derechos de aquellos que llegan a los organismos del Poder Judicial en busca de soluciones o resguardo.

Por último, se incorpora una breve propuesta de objetivos que podrían tenerse en cuenta en un programa de capacitación en Violencia Familiar.
II. El gobierno y administración de Poder Judicial y su relación con la capacitación.
Esa capacitación a la que referíamos en el punto precedente puede buscarse en diferentes ámbitos, existiendo hoy una gran cantidad de ofertas en materia de cursos, seminarios, talleres y posgrados. Sin perjuicio de ello, cuando esta capacitación se da en el ámbito del Poder Judicial tiene el beneficio adicional de servir a los objetivos institucionalmente planteados, influyendo en los procesos de cambio. De ahí su inexorable vinculación con la facultad-deber de gobernarse y administrarse del Poder Judicial, lo que en la Provincia de Buenos Aires le compete a la Suprema Corte de Justicia y, por delegación, a otros organismos jurisdiccionales, haciendo a la esencia misma del sistema político instaurado en nuestro país, sustentado en la existencia de la división de poderes y el debido intercontralor de los órganos que componen los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, cuestión que clara y categóricamente definió Montesquieu como “ que el poder detenga al poder”1.

Desde sus orígenes nuestro país ha organizado el Poder Judicial siguiendo los lineamientos del modelo norteamericano2, asumiendo la función judicial y previendo expresamente, tanto la Constitución Nacional, como la de la Provincia de Buenos Aires, el otorgamiento de facultades que hacen a su autonomía e independencia3, relacionadas a la función administrativa o de superintendencia4, implicando la realización de diversas tareas relacionadas a su gobierno, regidas por el Derecho Administrativo y sus principios, nutridos y entendidos a la luz de los nuevos postulados supranacionales imperantes en la materia5.

La capacitación, como actividad de gobierno del Poder Judicial requiere inexorablemente de un análisis organizacional previo sobre los objetivos, metas y recursos disponibles, para luego planificar debidamente las actividades a llevar a cabo. Tal como lo afirmara en su obra Cecilia Federico6 citando a Gordillo, planificar presume una actividad preordenada a la obtención de determinados objetivos, en la que está inexorablemente presente la voluntad de cambio, lo que implica que como en todo proceso, deberán ajustarse los mismos, mejorarse los mecanismos y readecuarse cuanta cuestión sea preciso corregir en busca de llegar a los standares planteados.

La exhaustiva tarea de reforma del Poder Judicial, en la que una de las herramientas es la capacitación – quizá la más importante en razón del uso intensivo del trabajo humano que implica la labor judicial-, requiere de la existencia de jueces probos y competentes 7 y personal capacitado y reflexivo con los que el servicio de justicia sea eficaz y eficiente 8, lo que redundará – sin lugar a dudas- en beneficio de la debida independencia que aquel deberá garantizar en el ejercicio de su jurisdictio.




III. ¿Qué tipo de capacitación se pretende?

Conforme lo expuesto hasta aquí, se expondrán suscintamente pautas y cuestiones que debieran ponderarse al momento de organizar las actividades que hagan a la capacitación, previo análisis de las necesidades del Poder Judicial y fijación de objetivos a los que se aspira:



  • Determinación de los actores: tanto en lo que hace al perfil del capacitador como a la determinación de quienes serán los destinatarios de la misma, entendiendo provechoso que se incluya a todos los integrantes del Poder Judicial, como así también a los aspirantes a ingresar al mismo.

  • Selección de los contenidos y metodología en respuesta a esos objetivos planteados: Incluyendo tanto lo atinente a las tareas inherentes a la función jurisdiccional como aquellas que hacen a la función administrativa y al gerenciamiento y manejo de los recursos humanos. Es necesario que los temas se aborden desde lo teórico y lo práctico, además deberá tenerse en cuenta que la conflictividad social impone que la actividad del Poder Judicial se enriquezca desde una óptica multidisciplinaria. En pos de ello devendrá imprescindible que capacitadores y planificadores de las actividades a llevar a cabo no sólo se basen en la ciencia de derecho, en tanto toda labor eficaz requiere de conocimientos que, además de los jurídicos, hacen a la psicología, la sociología, la informática y por supuesto, la ética, entre otros9.

  • Modalidad pedagógica: Su elección resulta de vital interés en pos de permitir a todos los integrantes del Poder Judicial, en condiciones de igualdad, el acceso a las jornadas, seminarios, cursos, conferencias, foros, talleres, ateneos, los que podrán ser presenciales, semipresenciales u on line. Cabe mencionar que esta última modalidad , favorece a aquellos que por cuestiones de distancias no pueden llegar a la ciudad capital, presuponiendo además un menor costo y una mayor cantidad de usuarios utilizando intensivamente la tecnología existente. En todos los casos deberá proporcionarse antes de la celebración del evento la información necesaria a fin de hacer más fructíferos lo mismos, tratándose – en la medida de lo posible – que esta sea accesible, sustituyendo algunos medios obsoletos.

  • Implementación de sistemas de evaluación y su vinculación con la política general imperante en materia de recursos humanos: Esta vinculación resulta esencial y hace a la misma continuidad de los programas de capacitación, en tanto estimulan suficientemente a los potenciales usuarios, dándole la debida importancia al momento de valorar la carrera de un agente, lo que en algunos casos no se vislumbra claramente dado el gran valor dado desde la misma organización a los conocimientos adquiridos en la práctica diaria, lo que queda demostrado con la importancia otorgada a la antigüedad, como también lo demuestran las políticas existentes en materia de meritorios.

  • Medición. Es necesario crear los mecanismos que permitan evaluar la productividad, de modo tal de saber si la capacitación tuvo un efecto sobre el trabajo, y de ser así en que medida impactó. Para ello, previamente deben haberse establecidos indicadores de gestión10, cotejando el resultado que arroje esa operación con los valores de referencia que surjan de los estándares prefijados.

  • Además de las actividades de formación y capacitación, y dado los problemas que saldrán a la luz en su desarrollo, se entiende provechoso la implementación de programas de investigación, llevados a cabo desde la misma escuela judicial.


IV. Tratamiento de las problemáticas sociales, especial situación planteada en el abordaje de los casos de Violencia Familiar.
Los cambios vislumbrados en la sociedad y el surgimiento – o redimensionamiento- de nuevas problemáticas sociales, imponen al poder público el deber de reformular sus organizaciones, en pos de adaptarse y responder a las cuantiosas requisitorias ciudadanas con la rapidez que se reclama, lo que en el ámbito del Poder Judicial implica revisar el modelo de administración de justicia tradicional.

En este proceso de cambio la capacitación se ha convertido en una herramienta primordial del gobierno del Poder Judicial, señalada inclusive como un “instrumento estratégico”11, sin importar el fuero al que pertenezca el magistrado, ni la tarea que desarrolle el agente o funcionario. Cuestiones tales como el trabajo infantil, la diversidad cultural, la contaminación ambiental, los delitos informáticos, y en general gran parte de temáticas atendidas por los fueros de familia y menores, presentan una complejidad adicional en tanto requieren para su solución alternativas al modelo juridicista que, en mayor o menor medida, predomina y con ello la incorporación de otras ramas de saber, como la antropología, la psicología, la psiquiatría, el trabajo social o la utilización de técnicas de mediación, determinando la necesidad de trabajar multidisciplinariamente en pos de la solución de la problemática planteada.

A más, la vulnerabilidad de los sujetos de derecho que se ven involucrados en estas cuestiones imponen al juez y, en general, a todo el personal del organismo, una especial preparación para prestar un servicio de justicia en “... forma personalizada...”12, evitando revictimizar a aquellos que han logrado llegar al Tribunal.

Tal es el caso de la Violencia Familiar13, para cuyo tratamiento resultan competentes en la Provincia de Buenos Aires los Tribunales de Instancia Unica del Fuero de Familia, los de Menores, los Juzgados de Paz y los Juzgados en lo Civil y Comercial, algunos de ellos con toda la competencia que hace al fuero de familia por no haberse puesto en funcionamiento los organismos especializados de sus departamentales14.

Ante la presentación de la denuncia, el juez y el cuerpo técnico deberán realizar una reconstrucción de la realidad que como tal expusieron –verbalmente o por escrito- los sujetos implicados en el conflicto, incorporando para su análisis variables macrosociales, determinando en lo posible como la cuestión social ha influido o impactado en las conductas de ese grupo familiar, tratando principalmente de integrar a la causa elementos de prueba que acrediten prima facie los extremos mínimos requeridos para el dictado de alguna de las medidas del art. 7 de la ley - medidas cautelares o autosatisfactivas- o la que se considere más idónea, con la rapidez que la norma legal impone, en resguardo de los derechos de los implicados, asegurando el acceso a la tutela judicial efectiva, en condiciones de igualdad15, y previendo además que las medidas que finalmente se dicte evite nuevos episodios de violencia.

Sintetizando, y tal como lo expresara en su voto un Juez de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos “... lo único que se le prohibe al juez en la ley 12.569 es no hacer nada...”16



Para atender adecuada y eficazmente este tipo de conflictiva será necesario visualizar y entender como tal la problemática y sus múltiples implicancias, plantear estrategias de abordaje y articular rápidamente con los organismos de protección o contención del Poder Ejecutivo, lo que implica comprometer, concientizar y capacitar en lo teórico y práctico a los operadores del sistema.
V. Propuesta de capacitación judicial en Violencia Familiar
Conforme las pautas antes expuestas, se propone la organización de un curso de carácter mixto - presencial y on line-, dirigido a empleados, funcionarios y magistrados, sobre Violencia Familiar, con los siguientes objetivos generales:

  • Sensibilización y concientización: Resulta necesaria una primera aproximación al tema que busque estos objetivos. Ello habida cuenta de: 1) la invisibilidad histórica que la problemática presenta, consecuencia de la visión que socialmente se tenía de la familia como un ámbito privado en el que los organismos jurisdiccionales poco tenían que hacer; 2) la naturalización de la violencia familiar en razón de construcciones culturales en torno a cuestiones de género, estereotipos de familia, como así también la visualización de la infancia como objeto y no como sujeto de derecho, producto también de la misma naturalización de la violencia en general, interiorizada por los sujetos ya desde el proceso de socialización primaria, a través de la escuela, los eventos deportivos, los medios de comunicación, entre otros.

  • Redimensionamiento del soporte legal: La ley 12.569 y el decreto 2875/05, deben entenderse a la luz de los postulados y principios que hacen al Derecho Internacional de los Derechos Humanos17.

  • Posicionamiento desde la comprensión de la situación de vulnerabilidad de los sujetos que acuden al organismo, en razón del genero, la edad – niños, niñas, adolescentes, ancianos-, o la condición socio económica, comenzado por la atención que deberá brindárseles en la Mesa de Entradas del organismo – radicalmente diferente a la que se da a los abogados-, teniendo especialmente en cuenta que conforme lo esclarece el art. 5º del Decreto 2875/05 basta para instar la acción la denuncia interpuesta, aún sin asistencia letrada.

  • Utilización de técnicas de conducción de audiencias, teniendo en cuenta lo expuesto en el punto precedente; así como también aproximación y comprensión de técnicas de abordaje de niños y niñas, ya sea mediante el establecimiento de actividades lúdicas, la utilización de Cámara Gesell18, u otras, que permitan ejercer a éstos su derecho personalísimo a ser escuchados19.

  • Vinculación y articulación con las entidades que conforman la Red Provincial de Prevención y Atención de la Violencia Familia y con los auxiliares de la justicia, en pos de la operatividad y celeridad en la ejecución de las medidas dispuestas y su posible seguimiento.

BIBLIOGRAFIA

  • BERIZONCE, Roberto Omar: “Los recursos humanos en el Poder Judicial”, Rubinzal Culzoni, 2000.

  • BLAKE, Oscar: “Necesidades de capacitación”, Edit. Macchi, Buenos Aires, 2000.

  • BRENNA, Ramón Gerónimo: “Capacitación judicial y jurídica”, 2002, www.argenjus.org.ar.

  • CEJA (Revista nro.1, junio 2001): “¿Crisis en la Capacitación Judicial? www.cejamericas.org

  • CORSI, Jorge: “La violencia hacia las mujeres como problema social. Análisis de las consecuencias y de los factores de riesgo”, Fundación Mujeres, www.corsi.com.ar.

  • FORES (Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia): “Estudios sobre la Administración de Justicia.”, Año I, nro. 1, oct. 2003, Argentina.

  • FORES (Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia): “ Estudios sobre la Administración de Justicia.”, Año II, nro. 2, abril 2004, Argentina.

  • FUCITO, Felipe “La Organización y el funcionamiento de la administración de justicia”, LL , 1982 Tº D.

  • FUCITO, Felipe “Algunos aportes al perfil del juez y al diseño de la escuela judicial”, LL 1999, Tº D, págs. 1117 y stes.

  • GARAVANO, GÉRMAN Carlos y PALMA, Luis María: “La Capacitación Judicial en la Argentina. Ideas para su potenciación.” www.reformajudicial.jus.gov.ar

  • GROSMAN, Cecilia: “Los derechos del niño en la familia. Discurso y realidad”, (compendio), Editorial Universidad, Buenos Aires, 1998.

  • GROSMAN, Cecilia: “Significado de la Convención de los Derechos del Niño en las relaciones de familia.”, LL, Tomo 1993, B, pág.1089/1104

  • GOMEZ, Cecilia. “Los que hacen la justicia: recursos humanos en el Poder Judicial”, publicada en “Tesis de Maestría en Administración Pública. IIFAP (Instituto de Investigación y Formación en Administración Pública) Subsecretaría de la Función Pública del Ministerio de Coordinación del Gobierno de la Provincia de Córdoba.

  • KRECKLER, Teodoro y CAVIGLIA, Franco (compiladores): “Justicia para todos”, Fundación Novum Millenium.

  • QUIROGA LAVIÉ, Humberto y FEDERICO, Cecilia Yolanda: “Gestión de calidad y justicia. Las reglas ISO aplicadas al Sistema Judicial.”, Lux S.A.H. , Santa Fe, 2003.

  • SALANUEVA, Olga, GONZALEZ, Manuela, CARDINAUX, Nancy: “Familia y Justicia. Un estudio sociojurídico de los conflictos familiares”, EDULP, Editorial de la Universidad de la Plata, La Plata, 2003.

  • SEGURA, Alfredo: “Indicadores y estándares para la mejora de la productividad judicial”, www.reformajudicial.jus.gov.ar

  • STANGA, Silvana: “El saber de la justicia. Un modelo sistematizado de capacitación judicial y avances realizados en la Argentina”, Edit. La Ley. S.A.E. el. , Bs.As. 1996.

  • VILLEGAS BASAVILBASO, Florencio: “Superintendencia Judicial. Normas prácticas para el mejoramiento de la Administración de Justicia.”, Editorial Piatti, Buenos Aires, 1956.

  • UNICEF (innocenti digest 2): “Niños y violencia” ,Siena/Italia, abril 1999.

  • UNICEF: “El interés superior del niño”, Philip Alston y Bridget Gilmour Walsh.



1 GORDILLO, Agustín: “Tratado de Derecho Administrativo” , Tomo I, Parte General, 5ta.Edición, Fundación de Derecho Administrativo, 1998, pág. III-8 y Cap. IX

2 Ver al respecto el celebre fallo dictado por la Corte norteamericana en “Marbury v. Madison”

3 ver Fallos 291:549

4 Conforme el Diccionario de la Real Academia Española, significa: suprema administración en un ramo.

5 Ver, entre otras, la Convención Interamericana contra la Corrupción, Ley 24.759, B.O. 17-I-1997, y los principios que hacen a cuestiones tales como la buena fe, la equidad, la eficacia, el uso adecuado y la preservación de los recursos públicos

6 Ver “ El liderazgo del juez”, publicado en “Gestión de calidad y justicia”, Imprenta Lux, año 2003, pág. 174/5.

7 Es de destacar lo manifestado en las conclusiones de la “Comisión sobre la independencia judicial, status del juez y relaciones con otros poderes”, de la “Conferencia Nacional de Jueces”, celebrada en la provincia de Santa Fe, los días 30 y 31 de marzo de 2006, en donde quedó expuesto que el capacitarse en forma permanente es un “deber ético”.

8 Efectividad que es el grado en que la organización realiza sus fines y eficacia que es el monto de recursos empleados para ello Ver al respecto la obra de Felipe FUCITO titulada “Autoridad y Liderazgo en las organizaciones (un enfoque sociológico), Lerner Editores Asociados, BS. As. 1981, págs 98 y stes.

9 Ver al respecto lo expuesto por Felipe FUCITO en “Servicio de Justicia: ¿Reforma o Revolución?, JA, 1990, IV, especialmente lo atinente a liderazgo y motivación.

10 Ver al respecto el trabajo publicado por el Licenciado Alfredo Segura titulado “Indicadores y estándares para la mejora de la productividad judicial”, www.reformajudicial.jus.gov.ar

11 Ver el Plan Nacional de Reforma Judicial, Ministerio de Justicia de la Nación www.reformajudicial.jus.gov.ar

12 Op. Cit por Humberto Quiroga Lavié en “Gestión de calidad y justicia”, artículo publicado en “Gestión de calidad y justicia. Las reglas ISO aplicadas al Sistema Judicial.”, Lux S.A.H. , Santa Fe, 2003, pág. 22.

13 Ley nro. 12.569 y Decreto reglamentario nro. 2875/05

14 Ellos son Dolores, Junín, Mercedes, Necochea, Pergamino, Zárate Campana, Trenque Lauquen y Azul. Cabe poner de resalto que estos Juzgados, además de los de paz no tienen cuerpo técnico.

15 Ver al respecto lo recientemente expuesto por la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires, en la causa C 99.204 “O., N.L. Protección contra la violencia familiar (ley 12.569).”, fallo del 20/9/06

16 Fallo citado, voto del doctor Genoud.

17 Deberán analizarse entonces todos aquellos instrumentos afines, aquellos con jerarquía constitucional mencionados en el art. 75, inc. 22 de la Constitución Nacional y otros tales como la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la Violencia contra la Mujer, más conocida como Convención de Belem do Pará, Resolución nro. 103/86 y Conclusiones y Recomendaciones de la Consulta Interamericana sobre Mujer y Violencia del año 1990, ambos instrumentos emitidos por la Comisión Interamericana de Mujeres,

18 Ver Resolución de SCBA nro. 1080/03.

19 Ver al respecto el concepto de autodeterminismo dinámico, UNICEF: “El interés superior del niño”, Philip Alston y Bridget Gilmour Walsh.




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos