Evaluación de competencias para la comunicación escrita en textos personales por estudiantes de enfermería: experiencia de tra



Descargar 372.11 Kb.
Fecha de conversión26.03.2019
Tamaño372.11 Kb.
Vistas34
Descargas0




IV JORNADAS DE INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN EDUCATIVA

Creatividad e  Innovación en Contextos Socioeducativos de Cambios



30 y 31 de Octubre 2008


EVALUACIÓN DE COMPETENCIAS PARA LA COMUNICACIÓN ESCRITA EN TEXTOS PERSONALES POR ESTUDIANTES DE ENFERMERÍA: EXPERIENCIA DE TRABAJO INTERDISCIPLINARIO
Beatriz Veracoechea F.1

Milagros García C.2
RESUMEN

La presente investigación cualitativa fue producto de una experiencia de cooperación y trabajo interdisciplinario entre las asignaturas Estudio y Comprensión del Hombre (EyCH.) y Comunicación y Lenguaje (CLE), del primero y segundo semestre del Programa de Enfermería de la Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado” (UCLA). Cuyo propósito fue comprender los sentidos que le atribuyen estudiantes de enfermería a la familia y su influencia en ellos, a partir de la evaluación de competencias para la comunicación escrita en textos personales. Se trabajó con un total de 13 estudiantes. Partiendo de los supuestos del construccionismo social, se buscó conocer los sentidos atribuidos a la familia y sus personajes principales. Para ello se analizaron textos personales, utilizando la transcripción secuencial y los mapas dialógicos. También se caracterizaron los textos personales utilizando la revisión como estrategia del proceso de composición escrita para evaluar los conocimientos, habilidades y actitudes respecto a la comunicación escrita. Los resultados señalan, que los estudiantes reportaron concepciones y constituciones familiares que no se ajustan totalmente a lo reportado en estudios realizados sobre la familia, en general, y las familias venezolanas, en particular. En la revisión de los textos personales por parte de los/las alumnos se evidenciaron notables mejoras en relación con las actitudes hacia la escritura, las habilidades desarrolladas y los conocimientos adquiridos (competencias para la comunicación escrita). El estudió reveló la necesidad de incorporar de forma explícita, en el currículo de la carrera, contenidos, habilidades y reflexiones acerca del sentido personal de la familia y sus implicaciones para el ejercicio profesional de la enfermería; así como el uso de la didáctica de la composición escrita.


Palabras clave: familia, producción de sentidos, enfermería, escritos personales, competencias para la comunicación escrita.
EVALUATION OF COMPETENCES IN PERSONAL WRITINGS BY NURSING STUDENTS: AN INTERDISCIPLINARY EXPERIENCE
ABSTRACT
This qualitative research is a result of a cooperative and interdisciplinary work experience between two undergraduate courses (The study and comprehension of man kind and Language and communication) both in the first and second semester of nursing school. Its objective was to understand the meaning given to family by a group of nursing students and its influence evaluating communication skills in personal writings. It is a descriptive-interpretative qualitative research based on the production of meaning and the writing composition didactic theories. Thirteen sophomore students participated writing and reviewing a personal text named My family and I. The students reported meanings and family structures that don’t entirely match to what is traditionally considered in studies about general family types or Venezuelan families, particularly on what has implications to the theoretical and practical ways of learning this subject these concepts. Students developed writing reviewing skills in terms of structure and contents though they were unable to detect orthography problems and just a few students detected an inappropriate use of punctuation signs. Conclusions: in terms of the family manning it was identified: students´ feelings and ideas about themselves, family forms of communications, norms and values used to act within their families and with others. In terms of the students communication skills they demonstrated a better ability for writing reviewing, an increased knowledge about text structure and organization, and they showed a positive attitude towards the written communication form, there’s a lack of understanding of some aspects, like orthography. This research showed the need to create curricular scenarios to promote an interdisciplinary view within nursing students.
Key words: family, production of meaning, nursing, personal writing, writing communication skills.

INTRODUCCIÓN
El currículo del Programa de Enfermería de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA) divide los conocimientos en disciplinas, lo cual significa que los estudiantes los reciben de forma fragmentada. Esta separación disciplinar es la causa de que a algunos/as estudiantes se les dificulte visualizar los nexos que existen entre los conocimientos teóricos y la realidad. Indudablemente, esto incide en las habilidades y actitudes que los aprendices desarrollan para reconocer las limitaciones y las posibilidades del conocimiento académico.

Este tipo de currículo, también acentúa la enseñanza de contenidos por encima de la exploración de vivencias y conocimientos previos del estudiante. Lo anterior contribuye a promover aprendizajes poco significativos, privilegiando los memorísticos y doctrinarios, desvinculados de la vida cotidiana. Tal es el caso, cuando se estudian fenómenos e instituciones sociales, que se suelen enseñar desde el punto de vista estrictamente normativo. Premisa que puede resultar válida en algunas áreas del conocimiento, pero que resulta inconveniente en el campo de los fenómenos sociales. Debido a que éstos son variables, contingentes, están influenciados por el contexto y por tanto no responden a leyes absolutas.

En vista de esta situación, en el Decanato de Ciencias de la Salud se promueven transformaciones curriculares hacia un currículo basado en competencias, centrado en el alumno y dirigido a promover el aprendizaje de conocimientos, habilidades actitudes y valores. Motivadas por los inminentes cambios, las docentes de Estudio y Comprensión del Hombre (EyCH.) y Comunicación y Lenguaje (CLE) han visto la necesidad de sistematizar algunos esfuerzos educativos que se vienen realizando para evidenciar que el camino hacia dicho currículo ya cuenta con experiencias concretas que pueden contribuir en ese sentido.

La presente investigación cualitativa muestra el producto de esa experiencia de cooperación y trabajo interdisciplinario entre las asignaturas mencionadas. La misma buscó comprender los sentidos que le atribuyen estudiantes de enfermería a la familia y su influencia en ellos, a partir de la evaluación de competencias para la comunicación escrita en textos personales. Estas experiencias están relacionadas con la realización de trabajos escritos que permitan a los estudiantes reflexionar sobre aspectos personales y sociales. Así mismo, desarrollar competencias (habilidades, conocimientos, actitudes y valores) necesarias para una comunicación efectiva de sus explicaciones sobre determinados fenómenos. Así como desarrollar nuevas maneras de comunicación a través de un uso adecuado del lenguaje escrito. Por otro lado, pretende servir como una base de información para el programa de enfermería al caracterizar vivencias personales, dificultades y potencialidades que estudiantes de la carrera presentan para construir o reforzar sus competencias comunicativas.

Se parte del presupuesto de que el proceso de enseñanza-aprendizaje debe promover aprendizajes significativos (Gil, 2005). Los mismos deben fundamentarse y privilegiar la reflexión personal del estudiante que le permita construir vínculos entre su experiencia personal y los nuevos conocimientos. Esto se considera importante, sobre todo durante los primeros semestres de la carrera, los cuales cuentan con una población, en su mayoría, adolescente. Durante este período se busca ayudar al/la estudiante a clarificar su vocación y promover la reflexión sobre los valores personales y su relación con los de la profesión.

La asignatura EyCH., ubicada en el primer semestre, ofrece al novel estudiante una aproximación conceptual de la familia desde el punto de vista de su función social y su abordaje en acciones de promoción de la salud. Considerado uno de los aspectos más importantes en el perfil profesional dado que es uno de los fundamentos de la enfermería comunitaria. Durante toda la formación de este profesional se aborda dicho contenido de manera gradual.

Para ello son utilizadas, entre otras muchas otras estrategias de aprendizaje, los textos personales acerca del estudiante y su familia. En este texto los estudiantes reflexionan acerca de la influencia que la familia ha tenido en su formación. Lo que se busca es comprender el sentido que atribuyen a éstas para, a partir de allí, discutir algunas de las teorías que intentan explicar a la familia como una organización social. De esta forma, se crea así un puente cognitivo y afectivo, para entender dichas teorías y su aplicación para la comprensión de la familia en el contexto venezolano. Además de la importancia del trabajo que deberá desarrollar el/la profesional de la enfermería en el cuidado y protección de la salud del individuo y su familia.

La asignatura EyCH, se plantea que cuando los estudiantes abordan por primera vez un tema, como la familia, el aprendizaje es más significativo para ellos partiendo de su experiencia personal, producto de sus vivencias como parte de un grupo familiar. Lo anterior tiene dos ventajas. La primera, porque se rescata la experiencia de vida del estudiante como parte de un aprendizaje que se puede comparar con la teoría. La segunda, que al enfrentarse con la realidad el estudiante tendrá más herramientas para mirarla en su complejidad, y para desarrollar tolerancia frente a las diferencias. Contribuyendo en el desarrollo de competencias sociales como la convivencia tolerando las diferencias.

Por otra parte, en el segundo semestre de la carrera de Enfermería se dicta la asignatura Comunicación y Lenguaje (CLE). Dicha asignatura es un curso de formación general, que según el modelo de currículo integral de la UCLA, permite a los estudiantes el manejo práctico de la comunicación oral y escrita, instrumentos que todo alumno universitario necesita. La asignatura CLE se convierte en la primera y única oportunidad formal que tiene el futuro profesional de enfermería para mejorar sus habilidades de comunicación escrita.

En la asignatura CLE la enseñanza de la lengua está basada en la didáctica de la composición escrita. En ella se concibe que aprender a escribir supone: a) adquirir la llave para entrar en todos los ámbitos de la cultura, b) poseer un instrumento que permita organizar el pensamiento, c) facilitar y ampliar las posibilidades de comunicación y relación; y d) poder analizar el mundo en el que se vive, aumentar la seguridad personal y la capacidad de desenvolverse de manera autónoma (Cassany et al, 2000). Esto va más allá de la de la enseñanza tradicional de la escritura, centrada en la gramática y la ortografía.

Los escritos personales producidos por los estudiantes del primer semestre ofrecen la información necesaria sobre la familia para la consecución de los objetivos que se propone EyCH. Sin embargo, muchos de estos textos carecen de características propias de un escrito académico. Razón por la cual, la coordinadora de esta asignatura y la profesora de lenguaje del segundo semestre se plantearon indagar en forma conjunta acerca de los aprendizajes obtenidos por los/as estudiantes en ambas asignaturas.

En la medida en que podamos sistematizar, por medio de investigaciones específicas, la postura de los estudiantes frente a instituciones sociales tan importantes como la familia, partiendo de su propia experiencia personal, estaremos en mayor capacidad de orientar las estrategias formativas para abordar núcleos familiares de diferente naturaleza en diferentes contextos.

Por último, se señalan los beneficios para los/as involucrados en la investigación: a) el/la estudiante tiene la oportunidad de construir aprendizajes significativos, al vincular la experiencia personal con contenidos teóricos, b) ofrecer soluciones a la práctica tradicional de la enseñanza de los fenómenos sociales y de los procesos de escritura, c) los estudiantes pueden experimentar el aprendizaje en cooperación con sus pares, así como adquirir mayor responsabilidad por su aprendizaje.

Fundamentos Teóricos

A continuación se presenta el marco conceptual necesario que sustenta y orienta la investigación, permitiendo alcanzar los objetivos planteados. Las teorías sobre producción de sentidos (proveniente de la psicología social), el proceso de composición escrita (proveniente de la psicolingüística) y las competencias para la comunicación escrita, son los principales fundamentos teóricos de esta investigación.


a) Acerca de la Producción de Sentidos y la construcción social de la realidad familiar
Conocer es un proceso por el cual damos sentido al mundo en que vivimos y a los fenómenos sociales de los que hacemos parte. El sentido es así entendido como una construcción social, o como lo expresan Spink & Medrado (1999):

Una actividad colectiva y más específicamente interactiva, por medio de la cual las personas, en la dinámica de las relaciones sociales históricamente datadas y culturalmente localizadas, construyen los términos a partir de los cuales comprenden y lidian con las situaciones y fenómenos a su alrededor (p. 1).

Es por ello que el concepto de sentido no puede ser entendido con relación a un ser humano aislado o a un ser humano universal derivado de él. Elias (2001) señala que lo que llamamos de “sentido” está constituido por personas, en grupos que de una u otra forma son dependientes, y que pueden comunicarse entre si. El “sentido” es una categoría social; el sujeto a que se refiere es una pluralidad de personas interconectadas, sus relaciones, las señales que intercambian entre sí, que pueden ser diferentes para cada grupo, asumiendo un sentido, un sentido comunal.

Plantear que lo que se da es una construcción social del sentido parte de una postura construccionista, la cual implica contraponerse a la epistemología tradicional que separa lo interno-subjetivo-mente de lo externo-objetivo-mundo. El conocimiento en esta perspectiva, no es ni una interiorización de los procesos sociales ni la exteriorización de procesos psicodinámicos. Por el contrario, y en contraposición a la epistemología tradicional, en esta investigación se parte del presupuesto de que ningún objeto existe independiente de nuestra significación y que tanto “sujeto” como “objeto” son construcciones sociales. De este modo, la realidad no es algo objetivo independiente del sujeto que conoce, en la medida en que la realidad es el efecto de las versiones que elaboramos a respecto de ella y, por tanto, está integrada a una determinada e históricamente situada construcción del mundo que una cultura produce.

Utilizamos aquí entonces, la forma de entender el proceso de dar sentido según lo propuesto por Spink(1999), desde una perspectiva psicosocial, la cual considera que la producción de sentidos no es sólo una actividad cognitiva intraindividual, ni pura y ni simplemente una reproducción de modelos predeterminados. Producir sentidos es una práctica social dialógica que implica el uso del lenguaje y es, por lo tanto, entendida como un fenómeno sociolinguístico, ya que el uso del lenguaje sustenta las prácticas sociales generadoras de sentido, y permite entender tanto los usos cotidianos del lenguaje, como las narrativas, argumentaciones, conversaciones, y los repertorios lingüísticos utilizados en estas producciones discursivas. Esos repertorios no se localizan exclusivamente en textos orales, ya que tal como lo plantea Spink (1999) un texto escrito, por ejemplo, constituye un acto de habla impreso, un elemento de comunicación verbal que provoca discusiones activas que puede ser elogiado, comentado, criticado, puede orientar trabajos posteriores, etc.

En lo que se refiere al proceso de dar sentido a la realidad familiar, la familia se construye, siempre que hablamos de ella, siempre que la describimos, la cuestionamos, la ensalzamos o explícitamente la rechazamos (Gubrium y Holstein (1987), citado por Gracia y Musito (2000). Así, el discurso familiar nos remite tanto a la familia como una definición como a las cuestiones familiares concretas, y esto es lo que constituye la realidad familiar.

De acuerdo con esta concepción, la familia no sería sólo un conjunto de vínculos y lazos sociales sino sobre todo una forma de dar sentido a las relaciones interpersonales y, al igual que otros fenómenos y “objetos”, la misma se construye a través del propio discurso que la crea. Desde la perspectiva de la producción de sentido se trata, pues, a la “familia” como una forma de interpretar, representar y organizar las relaciones sociales. Los términos “familia”, “hermano”, “hermana”, “madre” o “padre, entre otros, son recursos utilizados para organizar descriptivamente los vínculos humanos (Gubrium y Holstein: 1987). Pero el discurso familiar es mucho más que palabras o descripciones, también transmite ideas acerca de lo que es la vida familiar, conectando, por ejemplo, ciertos sentidos a diversos vínculos sociales como casa, hogar, familia, cuidado, compartir, conflicto, etc. No denominamos “familia” a cualquier persona o cosa, porque las descripciones, y por ende los conceptos que se refieren a ella deben tener sentido, es decir deben corresponder a lo que socialmente se considera como tal.

Desde esta perspectiva, centrada en el lenguaje en uso, se subraya el discurso familiar como el aspecto principal de la organización social de la familia. La idea central es que el mundo social se hace concreto y adquiere sentido a través de la interacción y el habla cotidiana. Los aspectos de ese mundo, tanto los que consideramos tangibles como los que no, se convierten en objetos para nosotros porque los experimentamos como algo que hace parte de nuestra experiencia subjetiva pero que al mismo tiempo van adquiriendo una cierta identidad propia. De esta forma, entidades abstractas como la familia se transforman en “cosas” y los procedimientos con los que construimos la realidad son la base para la producción de la familia, así como de otros “objetos” sociales.

Pero las conversaciones, descripciones, relatos y todo tipo de discurso son simultáneamente constitutivos de esa realidad. La familia, por lo tanto, puede constituirse como producción o como resultado secundario del discurso familiar. Por ello, el aspecto central en esta investigación está en analizar cómo la familia es utilizada como una categoría para definir y legitimar ciertos vínculos sociales.

Con referencia la familia, en el mundo de la vida cotidiana se da por supuesto que ciertos vínculos interpersonales son familiares y otros no. Hogar, casas, familias, matrimonios, son parte de ese mundo cotidiano que se aceptan como algo obvio. Pero no se puede olvidar que experimentamos el mundo en común, pues el conocimiento de la realidad es el resultado de un complejo proceso de socialización el cual se caracteriza por la reciprocidad de perspectivas. Por ello es un error atribuir un comportamiento a un constructo al que denominamos “familia”, más bien es el sentido atribuido y la conducta de los miembros de la familia la que puede analizarse en términos del mundo social y de los procedimientos interpretativos que son constitutivos de la familia como una realidad construida socialmente.

De acuerdo con Gubrium y Holstein (1993), las imágenes particulares de un ámbito específico de relevancia, como lo es por ejemplo la familia, forman parte del conocimiento de que disponemos acerca del mundo cotidiano, que junto con otras imágenes, teorías, ideas, valores, actitudes e hipótesis y conceptos constituyen nuestro repertorio de conocimientos o cuerpo de significados y el conocimiento que utilizamos para actuar e interactuar en el mundo, tal es el caso del repertorio de significados que utilizamos para organizar los escenarios y relaciones sociales que constituyen el “mundo familiar”.

El énfasis estaría así, primeramente, en analizar cuáles signos se utilizan para dar sentido a la vida familiar y cómo se organizan esos signos. Segundo, las imágenes familiares, personajes que adquieren relevancia y en cuáles circunstancias (la construcción de las responsabilidades familiares en el cuidado de sus miembros). Tercero lo que la familia es y lo que no es, para los miembros de una familia en particular.


Textos personales


En vista de la diversidad de tipologías textuales presentes en la literatura, para efectos de este estudio, se consideran textos personales aquellos que posean las siguientes características:

1.- Textos con función expresiva que toman en cuenta las emociones y reflexiones del emisor. Se caracterizan por explorar intereses personales y van dirigidos al autor/a. Dentro de este grupo consideraríamos textos como una autobiografía, un diálogo, un diario íntimo, etc. (Camba, 2006).

2. Textos con predominio de prosa descriptiva, en la cual se presentan objetos, personas, lugares, sentimientos, utilizando los detalles concretos. La descripción pone en evidencia la percepción que tiene el autor a través de sus cinco sentidos (Serafín, 2001).

Sobre el Proceso de Composición Escrita y Competencias para la comunicación escrita

Los procesos de composición escrita, según Casanny (2000a), son una línea de investigación psicolingüística y un movimiento de renovación de la enseñanza de la redacción. Autores como Arnáez (2002) y Serrano y Madrid (2002), la definieron como un proceso cognitivo complejo, mediante el cual la persona traduce sus ideas, pensamientos, sentimientos e impresiones en un discurso escrito que busca expresar coherencia. Este proceso se realiza para comunicarse con una audiencia de manera comprensible y para el logro de determinados objetivos.

Según Cuervo y Flòrez (1996), el proceso de composición escrita se puede dividir en 4 etapas o subprocesos que son: prescribir, escribir, revisar y reescribir. La pre-escritura, éste consiste en una serie de actividades que se deben llevar a cabo antes de redactar. El segundo subproceso es la escritura que consiste en redactar el primer borrador del escrito, sin prestar mucha atención a los aspectos formales del lenguaje (Valley Middle School, 2003). El tercero es la revisión, el cual tiene que ver con el perfeccionamiento sucesivo de la primera versión y tiene por objeto ajustar el texto a una serie de convenciones. El cuarto es la reescritura que consiste en generar una versión del texto revisado, para compartir con los lectores (Treviño, 2001; Valley Middle School, 2003)

Se hará énfasis en el subproceso de revisión debido a su importancia para esta investigación. Las investigaciones han demostrado que hay diferencias fundamentales entre aprendices y expertos cuando revisan un escrito. Según Cassany (2000b), los aprendices se centran en revisar ortografía y gramática, para ellos la revisión no implica cambios significativos en el contenido o en la estructura del texto. Mientras que los escritores expertos se mueven en todos los niveles, también en las unidades profundas, aquellas que ofrecen significado. En definitiva, cuando los aprendices revisan sólo afectan aspectos formales del texto, mientras que los expertos cuidan todos los aspectos hasta lograr la prosa de lector.

Los cuatro subprocesos a los que se hizo referencia, constituyen las habilidades de composición escrita, Además de éstas, para lograr que su texto pueda ser comprendido, cualquier escritor requiere también de conocimientos y actitudes como las expuestas en la Tabla 1. Estos tres ejes constituyen, en el contexto de esta investigación, las competencias necesarias para la comunicación escrita.

Tabla 1


Conocimientos, Habilidades y Actitudes de un Buen Escritor

Conocimientos

Habilidades

Actitudes

Adecuación: nivel de formalidad

Analizar la comunicación

¿Me gusta escribir?

Estructura y coherencia del texto

Buscar ideas

¿Por qué escribo?

Cohesión: pronombre, puntuación

Hacer esquemas y ordenar ideas

¿Qué siento cuando escribo?

Gramática y ortografía

Presentación del texto

¿Qué pienso sobre escribir?

Recursos retóricos

Hacer borradores, valorar el texto, rehacer el texto




Fuente. Cassany (2000a, p. 37).
En síntesis, en este estudio se concibe a la escritura como una forma de comunicación ampliamente utilizada en el contexto académico. Por tanto, aprender a escribir es indispensable para cualquier estudiante universitario. Esto significa contar con ciertas habilidades, conocimientos y actitudes que se pueden adquirir a través del manejo de los procesos que permiten desarrollar una buena calidad de escritura.

Para concluir, se reconoce que existen lazos evidentes entre las diversas teorías que apoyan este estudio. El primero de ellos, relacionado con el origen psicosocial de las teorías utilizadas para explicar los fenómenos involucrados: la familia (su sentido), la comunicación escrita y la enseñanza de ambas. Otro vínculo, es la visión interpretativista que ofrece el constructivismo de la realidad y del conocimiento. Así como la evidente vinculación social que tiene cualquier fenómeno humano, en especial aquellos que permiten atribuirle sentidos y comunicarlos a otras personas.


METODOLOGÍA

El presente es un estudio de tipo cualitativo de naturaleza descriptiva-intrepretativa, El mismo fue realizado sobre la base del análisis de textos personales redactados por un grupo de estudiantes de EyCH asignados por la docente investigadora, los cuales fueron analizados y evaluados, desde el punto de vista de la escritura, por sus mismos autores una vez cursada la asignatura CLE del segundo semestre. Para el análisis se utilizaron recursos provenientes de la sociolingüística y del análisis del discurso, los cuales permiten entender la forma, proceso, estructura y reglas de las comunicaciones, así como también del contexto social y cultural en donde éstas ocurren.

Los sujetos de investigación fueron 13 estudiantes del programa de enfermería quines pertenecieron a la sección B de la asignatura EyCH durante el lapso académico 1-2005, y que además, fueron promovidos al segundo semestre para cursar CLE durante el lapso 2-2005, por tanto, la investigación se realizó en dos momentos.

En un primer momento, al cursar la asignatura EyCH, los/as 13 estudiantes produjeron textos personales titulados Mi familia y yo. En un segundo momento, los estudiantes hicieron una revisión de los textos producidos por ellos durante el primer semestre, haciendo uso de los conocimientos, habilidades y actitudes (competencias para la comunicación escrita) desarrollados en el área de la composición escrita, en la asignatura CLE, una vez finalizado el lapso II-2005.

Para ello se realizó una actividad presencial en la que los/las estudiantes fueron informados(as) acerca de los objetivos de la investigación y dieron su consentimiento por escrito para utilizar sus textos con estos fines. Para garantizar el anonimato y la confidencialidad de la información proporcionada por los sujetos de la investigación fueron utilizados nombres ficticios.

Durante la primera etapa de la investigación, los textos fueron analizados, por una de las investigadoras, para caracterizar el sentido atribuido a la familia y su influencia en la formación del grupo de estudiantes investigados. Los mismos fueron consignados en formato digital y sometidos a análisis utilizando procedimientos propuestos por Spink (1999): transcripción secuencial y mapas dialógicos3. Esta forma de organización de los textos permitió tomar en consideración todas las argumentaciones posibles. Posibilitando agrupar aquellas expresiones en el discurso de los/las estudiantes de construcción similar en donde se evidencian los repertorios que sobre la familia circulan en nuestra sociedad. También permite evidenciar las argumentaciones menos comunes que expresan construcciones de sentidos de sujetos particulares.

En términos operativos el análisis de enunciados, siguió de forma general, el siguiente esquema: 1) delimitación del material empírico con el que se trabajó, tomando en cuenta las cuestiones centrales del estudio y los objetivos de la investigación; 2) preparación del material, en cuanto a que cada texto es considerado como una unidad básica, por ello se hace una lectura detallada de cada escrito por el/la estudiante, y 3) Se realizó una clasificación de los contenidos respetando los términos utilizados por cada persona que participa en el estudio.

Para la realización de este último paso, fueron considerados los siguientes aspectos: a) la organización y dinámica del discurso que apareció en cada escrito, buscando identificar la lógica que estructura cada pieza discursiva; y b) los elementos comunes, así como también los atípicos y las figuras retóricas presentes en el discurso.

Así, para el análisis de la información, los escritos fueron finalmente organizados con base en dos ejes, a saber: definición y tipos de familia y personajes centrales del núcleo familiar reconocidas por los/as estudiantes. En el primer eje, se identificaron concepciones personales acerca de la familia, estructura o formas familiares, el significado atribuido a la familia, principales aprendizajes obtenidos en la convivencia familiar b) personajes centrales del núcleo familiar reconocidas por los/as estudiantes: se organiza el análisis a partir de cuál figura es señalada en primer lugar y cuál o cuáles en segundo lugar. Luego, se procedió a identificar elementos que describen a dichos personajes. Por último, se incluyó el significado que tienen los padres para el grupo de estudiantes.

Finalizado el lapso académico II-2005 se inició la segunda etapa de la investigación. Una vez que los/as estudiantes revisaron los escritos personales -titulados Mi familia y yo- éstas se transcribieron en formato electrónico utilizando procesador Microsoft Word versión 2003. Igualmente, se obtuvo una copia de los textos redactados por los estudiantes durante el primer semestre. Esto último, con el fin de determinar las características de los textos personales.

Para iniciar el análisis de lo escrito por cada estudiante, se procedió a numerar cada uno de los párrafos o bloques de información presentes, luego se realizaron varias lecturas para identificar características de estos textos personales. Para ello, la investigadora utilizó un código de colores para identificarlas. Se resaltaron con amarillo los verbos, pronombres o adjetivos que hacían referencia a la primera persona; se destacaron en verde las partes del texto en las que se describían hechos, sentimientos o sensaciones. Adicionalmente se destacaron con rojo las faltas de ortografía y en azul los aspectos relacionados con la estructura de la prosa, párrafos, oraciones, etc. Esto último con el fin de tener una referencia para comparar con la revisión realizada por cada estudiante.

Posteriormente se realizó una primera lectura de las revisiones hechas por los estudiantes con el fin de localizar categorías que posibilitaron el análisis de estos textos. A partir de ello se diseñó, utilizando los planteamientos de Cassany et al., (2000), una matriz que permitió analizar la revisión realizada respetando lo escrito por los/as autores/as. Dicha matriz quedó constituida por 4 columnas: actitudes hacia la revisión, aspectos referidos al contenido, a la estructura y a los aspectos formales del texto. Después se procedió a llenar cada columna respetando lo que cada estudiante escribió en su revisión del texto titulado Mi familia y yo.


Resultados y Discusión

I. La construcción de la realidad familiar: la perspectiva de análisis de la familia en el discurso de estudiantes de enfermería
a) De la definición y estructura de la familia

En cuanto a los elementos de la definición, la familia es vista por el grupo de estudiantes de enfermería: a)como grupo (de personas): que son unidas, que acompañan, que se vuelven un equipo para luchar juntas, que toman decisiones en conjunto, vinculadas por el parentesco, que le han dado las características físicas y emocionales; b) como conjunto de valores: amor comprometido, odio, honestidad, protección, prolongación de amor, humildad; c) como dimensión: es grande, lo mejor, una maravilla, lo más importante que le ha dado Dios y después de Dios; d) como influencia: que han marcado y seguirán marcándolos porque enseñaron a “comenzar el camino” y e) como síntesis: de locura y cordura, de amor y odio, de mentiras y verdades, de ternuras y trampas. Como se observa, las características de las familias, de las que se tienen recuerdo o experiencia personal, a menudo no encajan en lo que constituyen las familias en otros segmentos de la población y a veces cuestionan lo que las teorías científicas han convenido en considerar tal “objeto” de estudio.

En cuanto a la estructura o forma a través del discurso pudimos identificar varias formas de familia, lo que nos permite comprender el tipo de relaciones familiares que predominan en este grupo. Aspecto que desarrollamos más ampliamente en la segunda parte de este estudio, al analizar los personajes más relevantes de la familia, según el discurso de los/las estudiantes, que son caracterizados y valorizados de forma específica, como por ejemplo el padre y/o la madre. Estas son las combinaciones más relatadas por el grupo: a) padre, madre, hijos, b) padre, madre, hijos y sobrinos, c) padre, madre, sobrinos, abuelos, tíos y padrinos; d) padre, madre, hijos, abuelos paternos y maternos, tías y tíos, primos, e) padre, madre, hijos, mascotas (perros, aves), f) madre, hijos, mascota, y g) relacionados a la familia: abuelos, primos, tíos y demás, que guardan cierta relación, pero no son primordiales como los “verdaderos integrantes” de la familia.

Las principales combinaciones de estructuras familiares, que aparecen en el discurso de los/las estudiantes, muestran que existe un predomino de las familias nucleares, donde el centro familiar está formado por los esposos y su descendencia y la prioridad son los vínculos maritales. Este predominio contrasta con estudios realizados sobre la familia venezolana, como por ejemplo el realizado por la Universidad Católica Andrés Bello (2000), que muestran una tendencia mayor a encontrar familias uniparentales, dirigidas por la madre y en donde el padre es una figura ausente o de participación esporádica, como veremos más adelante.

Seguida a ésta está la combinación de familias nucleares donde los hijos se casan y permanecen en el hogar incorporando a sus hijos o sobrinos. La familia de orientación está formada así por el padre y la madre y la de procreación, por la nueva descendencia.

Un tercer tipo de familia que aparece descrita por los estudiantes de enfermería es la que, además del padre y la madre con los hijos, incluye a los abuelos y tíos. Dentro de esta clasificación se considera la definición de familia extendida, en la que la familia central la forman los parientes consanguíneos con los cónyuges y la prioridad son los vínculos de sangre.

Por último aparece la familia integrada por madre e hijos, y en este caso consideran a las mascotas como parte del núcleo familiar. Este tipo de familia cada vez más predominante en la sociedad venezolana, entra en la conceptualización de la familia uniparental, que está formada por la madre o el padre divorciado/a con los hijos

Como podemos observar en las formas de familia que declaran los/las estudiantes de enfermería, existe lo que se ha denominado de un poliformismo de la familia, según De Viana (2000), y en particular de las familias de este grupo de estudiantes.

Podemos decir que existe una amplia variedad de combinaciones en las formas de familia en Venezuela, tal como lo demuestra el estudio realizado sobre la familia venezolana por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) (2000), que evidencia la existencia en una muestra representativa de la población venezolana, de un poliformismo (heterogeneidad) de las familias venezolanas caracterizado por una pequeña parcela de familias nucleares que cambian hacia otros tipos de familias.

Concluimos utilizando una cita de Moreno Olmedo (2000), en la que nos resume muy bien lo que venimos argumentando y que da sustento a lo que hemos encontrado en las formas de familia descritas por este grupo de estudiantes de enfermería:

Nombrar a la familia, así, con el artículo la, es ya dar por sentada la existencia de un ente de valor universal que puede ser nombrado con ese término, aunque se acepte en él una gran variedad de modelos, variaciones de una misma sustancia. En realidad las diferencias no son de simples modelos, sino de estructuras constitutivas. No se trata, pues, de variaciones, sino de autenticas distinciones, de otredades estructurales. Podemos conservar el término familia, sin embargo, siempre que entendamos que sólo estamos delimitando, para entendernos, un espacio de vida de los hombres, pero no un espacio uniforme sino múltiple.
b) Del significado de la familia.

De acuerdo con Manrique (2000), en su trabajo titulado “la familia como fuente de aprendizaje y vida”, y con un enfoque de desarrollo humano, la familia es concebida como una “fuerza humanizante en la sociedad, centro fundamental para la promoción del desarrollo integral del individuo, espacio afectivo donde nace la persona, crece se desarrolla y muere.” (p. 354). Partiendo de esa concepción abordaremos ahora el significado que atribuyen a la familia los/las estudiantes de enfermería que participaron en este estudio, donde encontramos precisamente indicativos de cómo ha contribuido el núcleo familiar a su desarrollo como personas.

El discurso del los/as estudiantes se agrupa en aquellos elementos que denotan el tipo de convivencia familiar que existe en este grupo. Podemos afirmar que el significado que el grupo le atribuye a la convivencia familiar se resume en cuatro grandes aprendizajes:

a) Los sentimientos e ideas que tienen sobre sí mismos/as (autoestima), que en los textos está expresado en: lo que tienen y son, la educación recibida: lo que les han enseñado (que no hará que cambien su manera de pensar y la forma de ver la vida); el amor de la familia que tiene “facetas”: es duda, es acierto, duele y alegra, es acuerdos y desavenencias, y por último, es considerado un regaló de Dios.

b) Otro aprendizaje, son las habilidades y formas de comunicación construidas dentro de sus grupos familiares, que se evidencian en la evocación de expresiones tales como: “estoy aquí para ayudarte y apoyarte”, un “abrazo sincero”, un “muy buen consejo”, “el equilibrio de mi vida”, “la voz de mi conciencia” y un “te quiero”. Espacio donde existen problemas, pero son resueltos por la comunicación “que es lo primordial en una familia”.

c) De la familia también aprenden normas que utilizan para actuar y sentir (valores): lugar donde se aprende el respeto, “con quien contar toda la vida”, Apoyo, seguridad y fortaleza, esperanza de que todo va a estar bien, la que anima. Base y punto de partida, la seguridad y el hogar lleno de amor fuente de inspiración y lucha por tener un futuro (hijos). Síntesis de virtudes, debilidades, problemas, logros, éxitos, recuerdos y un futuro lleno de esperanzas y metas que cumplir, pero también de defectos.

d) Un cuarto aprendizaje se refiere a las relaciones que establecen con los demás y con las instituciones fuera de la familia (socialización). Las cuales fueron referidas en los textos de la siguiente manera: “es un privilegio”, cuando describen el hecho de tener un padre y una madre, en medio de tantas familias desmembradas, que conviven juntos bajo el mismo techo, denominada por ellos “familia completa” y en donde existe cariño, apoyo, confianza y amor. La falta y necesidad del amor, cariño, comprensión, consejos, regaños, al salir del hogar e iniciar una nueva vida lejos de la familia al ingresar a la universidad.

c) Personajes centrales del núcleo familiar reconocidas por la/el estudiante

Desde el punto de vista del análisis de los textos personales escogimos identificar cuáles personajes de la familia son considerados figuras centrales dentro de la descripción que es hecha por los/as estudiantes: el padre o la madre. La figura de la madre es la que aparece más veces, señalada en primer lugar; por ocho (8) estudiantes mujeres de un total de trece (13) textos personales. Esto coincide con estudios realizados sobre la familia popular venezolana, donde predomina la figura de la madre y que es el tipo de familia mayoritaria entre sectores trabajadores, la cual según Moreno Olmedo “por estar centrada en la madre- y no en el padre, como la familia romana clásica, o en la pareja padre-madre- la calificamos de matricentrada” (Moreno Olmedo, p. 466). Según este tipo de familia, definida por el tipo de autoridad que predomina, la madre está obligada a cumplir un rol completo; ser madre y padre, aún existiendo éste. Al ser el único centro del sentido y estar sola en cuanto a referencia familiar más relevante, está obligada a actuar como una madre, se diría, casi perfecta.

Para Abreu Mora (2000) la asociación de ambos padres permite repartir las fuerzas afectivas y sobre todo le da a cada uno de los padres un lugar distintivo, necesario en la conformación de la personalidad de los individuos. Es por ello que establecimos esta distinción que nos ayuda a comprender mejor cómo se estructuran las relaciones afectivas en las familias de este grupo de estudiantes.

Veamos como se expresa esto en las descripciones hechas de la figura de la madre:



  • La que da amor, consejos y que aprendiera a ganarse las cosas, estudiando.

  • La persona que más ama y adora en este mundo.

  • Gracias a ella y a sus consejos está donde está; “estudiando y mirando hacia el norte”.

  • Poco comprensiva y a veces regaña mucho, existe poca confianza porque es de carácter fuerte.

  • Una persona trabajadora, el modelo a seguir,

  • La hija mayor del padre (gran diferencia de edad con el padre).

  • Calificativos: “la mejor de todas” “lo máximo” “estupenda” “maravillosa” “Excelente madre”

  • Siente orgullo de ella por ser única, excelente madre y padre, trabajadora, estudiante, hija, hermana, tía, sobrina. Admirada, verdadero ejemplo para ella y sus hermanas.

  • Una persona pacífica, dulce y exigente. Mediadora.

  • Fuente de enseñanzas, “siento orgullo”, un ejemplo para ella, luchadora, y emprendedora.

  • Amada, con la que hay diálogo. Consejos, cuida y protege para ser alguien en el futuro.

Lo que observamos en la clasificación descrita arriba es que la figura de la madre está asociada a quien proporciona amor incondicional, consejos, sirve de modelo de constancia y esfuerzo, objeto de admiración y sobre todo aparece como un personaje mediador que facilita la comunicación familiar. Según se ha determinado, en el caso de las hijas, el modelo materno estará presente durante mucho más tiempo que el del padre. Quizás sea por ello que un número significativo de estudiantes mujeres reconoció como primera figura parental de referencia a la madre.

Sin embargo, en los casos donde el padre es citado en segunda instancia, demuestra su papel activo dentro de la familia. En el caso de las hijas, el padre le permite integrar su rol femenino a través de su mirada de amor, de aprobación y respeto, lo que le permitirá integrar, como en el caso del hijo varón, algunos aspectos masculinos de su padre, y además, establecer vínculos afectivos satisfactorios con un hombre, más tarde en su vida. (Abreu p. 61)

La figura del padre aparece señalada en primer lugar, en cinco (5) de los trece textos hechos por los/las estudiantes, siendo que uno de ellos es un alumno del género masculino. Es importante señalar que en este grupo en particular apenas una familia está constituida sólo por la madre y las hijas.

En el caso del padre, “éste le permite a los hijos/as la transición a lo que es el mundo exterior y a la sociedad y para que los hijos/as se reconozcan en su padre éste debe estar presente psíquica y físicamente, independientemente de la relación existente entre los padres entre sí, para establecer una conexión estable y duradera.” (Abreu Mora, 2000:59).

Veamos como se expresa esto en las descripciones hechas de la figura del padre:


  • Responsable y preocupado por su trabajo, busca que sea de buena calidad porque le gusta satisfacer a las personas para las que trabaja. (alumno)

  • Ejemplar, trabajador y luchador: lo que tiene “se lo ha ganado con su propio empeño”.

  • Calificativos: “el mejor padre de todos”, “mi ejemplo a seguir”, “mi papi”,

  • Sabe afrontar los problemas con seriedad y lucha con esmero hasta lograr lo que desea tanto para él como para toda su familia.

  • Quien ha luchado toda su vida para buscar y conseguir siempre lo mejor para su familia,

  • “Lo miras y refleja miedo por la cara de seriedad que siempre demuestra ante los demás, inspira respeto, pero que sólo con darle un voto de confianza te llena de alegría el día con sus ocurrencias”.

  • “De carácter fuerte, pero nada que no se pueda arreglar con un beso y un abrazo fuerte. Parte de los defectos que todos tenemos”.

  • “No mide las cosas cuando se trata de dárselas a ellas y está segura que daría su vida si de eso dependiera su felicidad”.

  • “Una persona muy comprensiva, de carácter débil a quien también quiere mucho, aunque no como a la madre”.

  • Le ha ayudado a comprender que: todos somos seres humanos, el amor es el único super poder que podemos tener, no todo lo bueno es correcto, en la vida todos tenemos defectos.

Por el tipo de descripción realizada por los/las estudiantes podemos deducir que la figura paterna es una figura muy presente, a diferencia de lo que comúnmente se observa en gran parte de las familias populares venezolanas, “en los países no desarrollados, o en medios sociales desfavorecidos, sabemos que el padre frecuentemente no está en la familia. Esto tiene como resultado que el niño termina teniendo un solo lazo de unión y éste es primordialmente con la madre” (Abreu Mora, 2000:63). Se evidencia una relación armónica en la que sí prevalece la imagen del padre “fuerte de carácter”, pero que apoya y comprende y sobre todo representa la responsabilidad por y en el trabajo, para con los hijos y la propia madre, un padre nutritivo que transmite valores como la perseverancia y el amor a la familia. Este resultado, por lo menos en este grupo de estudio, nos remite con optimismo a la figura del padre que comparte la crianza de los hijos y que no elude sus responsabilidades.

Por último, nos referiremos al significado que para algunos de los los/las estudiantes (quienes lo mencionaron directamente) tienen sus padres, ahora sí como binomio de aprendizaje y protección:



  • le han formado en valores como el respeto, amor, tolerancia, dignidad, confianza en sí misma.

  • son una síntesis de elementos naturales: oxígeno, agua, tierra y sol.

  • son “perfeccionistas, estrictos, algunas veces necios, pero nunca dejan de estar, siempre están ahí. Lo más importante que le han enseñado y demostrado es que saben perdonar y que “a pesar de mis errores el amor siempre es el mismo”.

  • Gracias a Dios por los padres que les dio.

  • Son “mi todo y mi centro”, los mejores amigos que siempre están presentes

Podemos concluir que una cultura sin referencia constante, fuerte y coherente de la imagen paterna no es viable. Esta referencia es esencial en el ámbito individual, familiar y colectivo. Pero actualmente en el ámbito individual y familiar, no es sólo el oficio del padre el que vemos en crisis sino que el de la madre lo está también.

Destaca en estas descripciones de la madre, el padre y de los padres, los atributos que tienen que ver con la transmisión de valores fundamentales para la convivencia social. Tal como lo dijimos al inicio de este trabajo, queríamos examinar como es que las familias de este grupo de estudiantes han contribuido al desarrollo de imágenes particulares sobre la familia y sus figuras más relevantes, las cuales forman parte del conocimiento de que disponen acerca del mundo cotidiano, que junto con otras imágenes, teorías, ideas, valores, actitudes, hipótesis y conceptos constituyen el repertorio de conocimientos o cuerpo de significados que utilizan estos estudiantes para actuar e interactuar en el mundo. Tal es el caso del repertorio de significados que el grupo de estudiantes construyó para organizar los escenarios y relaciones sociales que constituyen sus “mundos familiares”.


II. Características de los textos personales producidos por un grupo de estudiantes de enfermería

Para dar respuesta a la pregunta de investigación, ¿qué características de los textos personales están presentes en los escritos producidos por un grupo de estudiantes de enfermería?, se utilizaron los datos organizados en el anexo D. Producto de este análisis se determinó que los textos elaborados por los estudiantes durante el lapso académico I-2005, tienen las siguientes características:



  1. En relación con la extensión de los escritos analizados, se tiene que el texto más breve tenía 35 líneas mientras que el más extenso tenía 99. El promedio de líneas que componen estos documentos es de 62 líneas.

  2. En cuanto a la estructura del texto, se observó que de 12, sólo 2 estaban estructurados en párrafos. Predominó la estructura constituida por un conjunto de oraciones que van refiriéndose a subtemas vinculados con el título. Igualmente se observó la combinación en el mismo texto de párrafos muy extensos (+ de 200 palabras) con oraciones que no superan las 40 palabras.

  3. Respecto al contenido de los textos analizados, es evidente que cada estudiante expresó sus concepciones, pareceres, respecto a su familia. En general, se visualiza que cada estudiante escribió para sí mismo, descubriendo el tema, haciendo referencia a eventos y personajes más significativos en su vida. Por tanto, es evidente el carácter autobiográfico de estos escritos.

  4. En relación con la utilización de verbos, adjetivos y pronombres que indiquen la primera persona. Es indudable que todos y cada uno de los textos analizados están escritos utilizando la primera persona. Hay un predominio del adjetivo posesivo mi.

  5. En cuanto al predominio del tipo de discurso, se tiene que: en la mayoría de los textos predomina el discurso descriptivo por encima del narrativo. Aunque en muchos, hay breves narraciones de eventos muy significativos en la vida de las/os autores/as.

Respecto a las dos primeras características localizadas, es importante señalar que la literatura recomienda que “cada página tenga entre tres y ocho párrafos, así como cada uno contenga tres o cuatro frases, aceptando siempre todas las excepciones justificadas que haga falta” (Cassany, 2000). En este sentido se observó que sólo 2 de los textos producidos por los estudiantes tienen una estructura adecuada, los 10 restantes presentan fallas estructurales. Según Treviño (2001), el párrafo constituye la columna vertebral de un texto. Lo anterior también confirma lo que reportan muchas las investigaciones respecto a las serias dificultades por parte de los universitarios para comunicarse por escrito (Zalba (s.f.); Vázquez, Jakob, Pelizza, y Rosales, 2003)

En cuanto a las tres últimas características, estos hallazgos tienen coincidencia con la teoría, al considerar que los textos personales en su función expresiva toman en cuenta las emociones y reflexiones del emisor. Además, se caracterizan por explorar intereses personales y van dirigidos al autor/a, siendo uno de los más comunes los escritos de carácter autobiográfico (Camba, 2006). Igualmente, hay coincidencia respecto al carácter predominantemente descriptivo, en la cual se presentan objetos, personas, lugares, sentimientos, utilizando los detalles concretos (Serafín, 2001).



Evaluación de competencias para la comunicación escrita de los estudiantes de enfermería

  1. Habilidades de composición escrita utilizadas por los/as estudiantes para revisar los textos

En el anexo E, se categorizan las opiniones de los/as estudiantes en cuanto a: actitudes hacia la revisión, comentarios acerca del contenido, acerca de la estructura y sobre los aspectos formales de los textos revisados. En este anexo se observa que los estudiantes desarrollaron una serie de destrezas y conocimientos que les permitió leer su documento utilizando la perspectiva de la prosa de lector. Éste es un concepto introducido por Flower citada por Cassany (1991), que establece diferencias entre escribir para uno/a mismo/a (prosa de escritor) y escribir para quien leerá el texto (prosa de lector). La prosa de lector es equivalente a expresión, mientras que la de lector es sinónimo de comunicación. Este primer hallazgo, evidencian la incorporación por parte de los estudiantes de conceptos trabajados en la asignatura CLE. A continuación se transcriben algunas opiniones producto de la revisión que los estudiantes realizaron al texto Mi familia y yo.

En éstas se destacan señalamientos sobre el uso de la prosa de escritor y de lector: “Mi historia fue escrita en prosa de escritor, ya que dejé muchas ideas en el aire”, “Quizás mi escrito o mi cruda prosa de escritor no sea la más acorde con lo que se pidió, pero es que no se ocurría qué escribir…”, “Al principio lo que pensaba era lo que plasmaba o escribía en el papel, sin tomar en cuenta una secuencia de ideas”; “Formaría párrafos de justificación para expresar mejor lo que quiero escribir y para que esté en prosa de lector” y “Debí releer una vez más todo el escrito para percibir las cosas que estaban incorrectas.”

La escritura es entonces un proceso continuo que va desde el momento en que se conciben las ideas y se escriben para uno mismo hasta lograr un texto que puedan comprender los/as lectores para quienes fue hecho. Es así como la capacidad para revisar lo escrito se convierte en una habilidad crítica dentro del proceso de composición.

A continuación se transcribirá un número significativo de comentarios que hicieron los estudiantes acerca de la necesidad de hacer modificaciones al contenido de los textos revisados:



  • “Empezaría así: “El significado de la palabra familia va más allá de lo teórico, es una palabra que integra muchas cosas como el sentimiento, la espiritualidad, entre otras cosas”. Luego de esta oración colocaría la primera oración que tengo en el escrito. Sugiere cambiar posición.”

  • “no realizo párrafos con oraciones que detallen lo que quiero expresar, sino que dejo en el aire muchas ideas sin especificar.”

  • “supe desarrollar bien el tema, aunque en algunos casos me salía.”

  • “Muchos de los párrafos no están completos. Debí unir los párrafos 5, 6, 7, 8, 9 y 10 ya que estaba hablando de las personas que conforman mi familia”

A la luz de lo expuesto, y al revisar el anexo E, se visualiza que los estudiantes, en general, actuaron como revisores expertos. Esto debido a que las observaciones que hicieron sobre sus textos afectaban todos los aspectos de lo escrito, no sólo los formales. Cabe destacar que la columna de aspectos formales es la que tiene menor contenido en comparación con las otras tres columnas referidas a actitudes, contenidos y estructura de los escritos revisados. En resumen, los estudiantes desarrollaron habilidades para revisar un escrito considerando para ello diferentes niveles del texto.

b) Conocimientos de escritura incorporaron los estudiantes en la revisión de los textos

Con el fin de mostrar los hallazgos relacionados con los conocimientos desarrollados por los estudiantes sobre composición escrita, se listarán algunos comentarios que al respecto hay en las revisiones realizadas por ellos: “Otra cosa que debo arreglar es que no hice párrafos sino oraciones largas y las oraciones no deben ser tan largas porque se pierde la idea”, “Debí utilizar conectores; hizo falta las oraciones de soporte, las oraciones de detalles y arreglas la oración tema y la oración de conclusión. Al leer de nuevo el trabajo, conseguí que no escribí ningún párrafo ampliado con sus debidas reglas”, “Tampoco poseo casi palabras de conexiones entre oración y oración”; “no supe identificar un párrafo, lo hice todo corrido no tuve palabras de conexiones”, “No utilicé palabras de transición. Texto compuesto por mayoría de párrafos, conserva algunas oraciones aisladas” y “No tomé en cuenta los criterios para realizar una oración, pero en parte es porque no los conocía.”

Como se observa la mayoría de las sugerencias están relacionadas con la estructura de los párrafos y el uso de conectores. Es conveniente destacar los autores-revisores fueron conscientes de que sus textos tenían importantes fallas en cuanto a la estructura. Igualmente se observó, que los estudiantes no fueron capaces de detectar fallas en cuanto a la ortografía, aunque algunos sí destacaron uso inapropiado de signos de puntuación como puntos y seguidos, comas, así como, puntos y comas.

c) Actitudes hacia la composición escrita expresadas por los estudiantes

Respecto a las actitudes reportadas por los estudiantes, se observó en la mayoría de ellos un reconocimiento de sus debilidades y aciertos al escribir. Para ello hacen uso de los conocimientos aprendidos en CLE, muchos/as de ellos/as lo expresaron tal y como se presenta a continuación: “después de haber obtenido los conocimientos necesarios, en el área de Lenguaje, en el II Semestre de la Enfermería, observé de forma considerada errores, es decir, ni muchos, ni pocos”, “ya con los conocimientos adquiridos, sé las técnicas más importantes para desarrollar un párrafo”, “en realidad ha cambiado mi redacción y sé que poco a poco he estado mejorando, gracias a los ejercicios realizados en la asignatura de Lenguaje.”

Cuando los estudiantes expresan sus opiniones sobre lo escrito muestran seguridad sobre los conocimientos desarrollados. Esto les permite calificar los errores y fortalezas encontradas en los escritos Mi familia y yo. Lo anterior se observa en las siguientes observaciones:



  • “Por esta razón en la narración “Mi familia y yo” considero que tengo errores y de diferentes formas. Ahora, ya con los conocimientos adquiridos, sé las técnicas más importantes para desarrollar un párrafo.”

  • “En general, al leer de nuevo este texto pude reconocer que en realidad ha cambiado mi redacción y sé que poco a poco he estado mejorando, gracias a los ejercicios realizados en la asignatura de Lenguaje.”

  • “Para mí es una dicha volver a leer el informe de Mi familia y yo. A través de esta revisión hago el comentario que aprendí en Lenguaje me siento capacitado a desarrollar un párrafo básico y uno ampliado.

  • En conclusión puedo decir que es necesario aprender a redactar párrafos para que los lectores puedan comprender y entender lo que los escritores quieren decir.

En definitiva, se observa que los estudiantes son conscientes de lo que aprendieron y además pueden hacer uso de ese conocimiento en otros contextos fuera de la asignatura. Esto revela que su actitud hacia lo aprendido es que es algo que pueden utilizar a lo largo de sus vidas como estudiantes. De lo expuesto se puede inferir que los estudiantes tienen una actitud positiva hacia la escritura ya que la consideran una forma de comunicarse con quien lee sus escritos.

Conclusiones

En cuanto al concepto de su familia se observa, que lo/las estudiantes de enfermería incorporan una amplitud de elementos como constitutivos que sobrepasan las definiciones formales. De igual forma sucede con las principales combinaciones de estructuras familiares que aparecen en sus discursos. El predomino de las familias nucleares, en contraste con estudios realizados sobre la familia venezolana. Lo anterior corrobora que la teoría en el área social es una referencia para observar la realidad, pero en modo alguno es similar a la complejidad y diversidad que ofrece la realidad.

En relación con el significado de la familia se puede resumir en cuatro grandes aprendizajes: sentimientos e ideas que tiene uno/a sobre sí mismo/a, formas de comunicación, normas y valores que utilizan para actuar en el interior de la familia y relaciones que establecen con las demás instituciones y personas. En conclusión, la familia contribuye a modelar desde nuestra autopercepción hasta la forma en cómo relacionarnos con los demás. De allí la necesidad de considerarla como referente de los valores y conductas que se desean desarrollar en los profesionales que están en formación.

Respecto a los personajes centrales del núcleo familiar reconocidas por la/el estudiante se puede concluir que una cultura sin referencia constante, fuerte y coherente de la imagen materna o paterna no es viable. Esta referencia es esencial en el ámbito individual, familiar y colectivo. Pero actualmente en el ámbito individual y familiar, no es sólo el oficio del padre el que vemos en crisis sino que el de la madre lo está también. Destaca en estas descripciones de la madre, el padre y de los padres, los atributos que tienen que ver con la transmisión de valores fundamentales para la convivencia social. Este resultado, por lo menos en este grupo de estudio, nos remite con optimismo a la figura del padre que comparte la crianza de los hijos y que no elude sus responsabilidades.

Respecto a las características de los textos personales titulados Mi familia y yo, se concluye que éstos son discursos autobiográficos que permiten la expresión de opiniones, ideas y sentimientos del autor en un contexto académico como lo es la asignatura EyCH del primer semestre de enfermería. Desde el punto de vista de la estructura se encontraron fallas en la mayoría, lo que justifica la presencia de asignaturas que permitan solventar estas falencias en la comunicación escrita de los estudiantes.

En relación a las competencias para la comunicación escrita de los estudiantes que revisaron los textos Mi familia y yo se concluye que: a) demostraron haber mejorado sus habilidades para revisar escritos, b) incrementaron sus conocimientos sobre estructura y organización del contenido en un texto, y c) señalar tener una actitud positiva respecto a la necesidad de comunicarse por escrito. Aun cuando todavía hay evidente desconocimiento de aspectos formales del texto como la ortografía. Lo anterior evidencia la necesidad de crear espacios en el currículo para continuar desarrollando este tipo de habilidades y conocimientos tan necesarios para los profesionales de hoy.



Referencias bibliográficas

Abreu Mora, E. (2000), Mucha madre y poco padre: ¿Una antigua realidad en aumento? En: Familia un arte difícil. Fundación Venezuela en Positivo. Caracas.



Arnáez, P. (2002). Contenidos programáticos, cognición y escritura. Textura, 1, 43-72. ArtPdfRed.jsp?iCve=13208604&iCveNum=198 archivo2.asp?id_contenido=44181


Camba, María Elena (2006). Una propuesta de tipología textual y la forma de abordar los diferentes tipos de textos en la escuela.

Camps, A. & Milian, M. (2000). La actividad metalingüística en el aprendizaje de la escritura. En Camps, M. & Milian, M. (Comps.). El papel de la actividad metalingüística en el aprendizaje de la escritura. (pp. 7-38). Santa Fe, Argentina: Homo Sapiens.



Cassany, D. (1991). Describir el escribir. Cómo se aprende a escribir. Barcelona, España: Paidós Comunicación.
Cassany, D. (2000a). La cocina de la escritura. Barcelona, España: Anagrama.

Cassany, D. (2000b). Reparar la escritura. Didáctica de la corrección de lo escrito. Barcelona, España: Graó. Barcelona, España: Graó.


Cassany, D. (2002). De lo analógico a lo digital. El futuro de la enseñanza de la composición. Textura, 1, 13-25.


Cassany, D., Luna, M. & Sanz, G. (2000). Enseñar lengua. Barcelona, España: Graó.



Coordinación de Comunicación y Lenguaje. (2004). Informe sobre el rendimiento estudiantil para el lapso académico 2-2003. Barquisimeto, Venezuela: Autor.

Cuervo, C. & Flòrez, R. (1996). La escritura como proceso. En Jurado, F. & Bustamante, G. (Comps.). Los procesos de la escritura. Hacia la producción interactiva de los sentidos. (pp. 123-132). Bogotá, Colombia: Cooperativa Editorial Magisterio.



De Viana Mikel (2000), La familia del siglo XX en Venezuela: la perspectiva de los cambios. En: Familia un arte difícil. Fundación Venezuela en Positivo. Caracas.
Decanato de Medicina. (2004). Oficina de Registro Académico del Decanto de Medicina de la UCLA. [Base de datos]
Franco, O & Noriega, M. E. (2002). La autocorrección para la formación de escritores autónomos. Textura, 1, 107-115
Gil, N. (2005). Aprendizaje significativo. Contexto Educativo. 6 (36). Recuperado el 10 de enero de 2006 de http://contexto-educativo.com.ar/2005/3/nota-05.htm
Gracia E. y Musito G. (2004). Psicología Social de la Familia. Temas de Psicología. Paidós. Barcelona. España.

Gubrium J.F y Holstein J. A. (1993), Phenomenology, ethnomethodology and family discourse, en P.G. Boss, W.J Doherty, R. La Rosa, W. R. Schumn y S.K Steinmentz (comps), Sourcebook of familiy theories and methods: A contextual approach, New York, Plenum Press.

Gutiérrez, M. (julio, 2005). De la oralidad a la escritura: Enseñar la escritura en secundaria. Correo del Maestro. Año 10 Núm. 110, Recuperado el 10 de enero de 2006 http://www.correodelmaestro.com/anteriores/2005/julio/indice%20110.htm

Hernández, A., Díaz, I. & Vieira, L. (2000). Cohesión y coherencia textual. Barquisimeto, Venezuela: Colegio Universitario Fermín Toro.


Hernández, R., Fernández Collado, C. & Baptista, P. (2003). Metodología de la investigación. D. F., México: Mc Graw Hill Interamericana

Ibañez, T. (1993). Construccionismo y Psicologia. Revista Interamericana de Psicologia, 28 (1), 105-123.



Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. (2001). Redacción y análisis de la información. Recuperado el 9 de enero de 2006 http://www.cca.org.mx/dds/cursos/redaccion/index.htm
Jouini, K. (noviembre, 2004). La lectura: input comprensible para la enseñanza/aprendizaje de la expresión escrita. CÓDICE Revista Digital. Recuperado el 10 de enero de 2006 de: http://www.lengua.profes.net/
Kim, M. (2002). Process and product: An investigation of the writing of non-native speakers of English on a computer-based academic English writing test. Dissertation Abstracts International, 63(07), 2482A. (UMI No. AAT 3058530). Recuperado el 3 de enero, 2004, de Digital Dissertations Database.

Lozano, F. (abril-junio, 2002). Yo retroalimento, tú retroalimentas, él retroalimenta, nosotros retroalimentamos, vosotros retroalimentáis, ellos retroalimentan. El Tintero, 1(04). Recuperado el 4 de diciembre de 2004 de: http://www.ruv.itesm.mx/portal/infouv/boletines/tintero/tintero_10/articulos/historico.htm



Manrique, Beatriz (2000), La familia como fuente de aprendizaje y de vida. En: Familia un arte difícil. Fundación Venezuela en Positivo. Caracas.

Moreno Olmedo, A. (2000), La familia popular Venezolana y sus implicaciones culturales. En: Familia un arte difícil. Fundación Venezuela en Positivo. Caracas.


Peñaloza, W. (Lima, febrero de 1998). Reto a la formación universitaria al inicio del nuevo milenio. [Asamblea Nacional de Rectores. II Encuentro Universitario]
Ríos, P. (2002). Elementos para una didáctica de la producción escrita. Textura, 1, 73-82.
Rodrigo M., I. (1995) Metodos y Tecnicas de Investigacion Social.
Sarmiento, M. (1999). Cómo aprender a enseñar y cómo enseñar a aprender. Psicología educativa y del aprendizaje. Bogotá, Colombia: Universidad Santo Tomás.
Serafini, T. (2001). Cómo redactar un tema. Didáctica de la escritura. Barcelona, España: Paidós
Spink, M.J. (1997) O estudo empirico nas Representações Sociais em O Conhecimento no Cotidiano. Editora Brasiliense. São Paulo.
Spink, M.J. (1999) Práticas discursivas e produção de sentido. Cortez Editora. São Paulo.
Strauss, A. and Corbin, J. (1990) Basics of Qualitative Research. Sage Publications. California.

Treviño, J. (2001). El proceso de la escritura. Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Recuperado el 10 de enero de 2005 en http://www.cca.org.mx/dds/cursos/redaccion/escritura/portada_escr.htm


Valley Middle School. (abril, 2003). El proceso de escritura. EDUTEKA. 17. Recuperado el 15 de abril de 2004 de: http://www.eduteka.org/ProcesoEscritura1.php


Vázquez, A., Jakob, I, Pelizza, L. & Rosales, P. (septiembre, 2003). Escritura en la universidad. Cambio cognitivo y tratamiento de la información en la elaboración de textos a partir de fuentes. Congreso Latinoamericano de Educación Superior en el Siglo XXI Ponencia Argentina Recuperado el 10 de enero de 2006 de http://conedsup.unsl.edu.ar/Download_trabajos/Trabajos/


Veracoechea, B. (2003). Informe de la asignatura comunicación y lenguaje para el lapso 2-2002. Barquisimeto, Venezuela: Autor.


Veracoechea, B. (2005). Material instruccional del área de lenguaje. Parcial 1. Barquisimeto, Venezuela: Autor.



Wiesenfeld, Esther (2000, Junio). Entre la prescripción y la acción: La brecha entre la teoría y la práctica en las investigaciones cualitativas [63 párrafos]. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research [On-line Journal], 1(2). Disponible en http://qualitative-research.net/fqs/fqs-e/2-00inhalt-e.htm [Fecha de Acceso: Año, Mes, Día].
Wright, N. (2000). Transformation in the writing classroom: The transition from computer as tool to communications medium. Dissertation Abstracts International. 61(07), 2694A. (UMI No. AAT 9977995). Recuperado el 13 de junio, 2004, de Digital Dissertations Database.
Yin, R.K. (1989) Case Study Research. Design and Methods. Sage Publications. Newbury Park.
Zalba, M. (s.f.). La palabra interdicta: Problemas de producción discursiva en estudiantes universitarios. Recuperado el 3 de diciembre de 2004 de: http://www.educ.ar/educar/servlet/Downloads/S_BD_SIMPOSIO_LECTURA_Y_ESCRITURA/ZALBAC4.PDF


1 Doctora en Educación. Profesora Asociada del Decanato de Cs. de la Salud de la UCLA-Venezuela. Av. Libertador con Av. Andrés Bello. Decanato de Cs. de la Salud. Dpto. Educación en Cs. de la Salud. E-mail: bveracoechea@ucla.edu.ve

2 Doctora en Psicología Social. Profesora Asociada del Decanato de Cs. de la Salud. Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA). Av. Libertador con Av. Andrés Bello. Decanato de Cs. de la Salud. Dpto. de Medicina Preventiva y Social. E-mail: milagrosgarcia@ucla.edu.ve


3 La transcripción secuencial consiste en organizar el material textual utilizando la numeración de las líneas que posibilitan luego identificar cuáles temas aparecen de forma explícita en cada pieza discursiva. Se elabora una descripción de la secuencia del argumento encontrado en el texto, de acuerdo a la interpretación de la investigadora. Se identifican categorías de análisis que surgen de las dos primeras etapas las cuales pasan a construir los mapas dialógicos en los que se puede observar cómo cada sujeto de la investigación trata los temas que son descritos, con sus propias palabras, en columnas creadas para tales fines. Esta forma de presentación de los datos muestra la relación entre sujetos y temas tratados por ellos.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos