Estructura Psicologica de la personalidad II: El modelo de los cinco factores



Descargar 52.28 Kb.
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño52.28 Kb.
Vistas65
Descargas0

Estructura Psicológica de la personalidad II: El modelo de los cinco factores

El modelo de los cinco grandes propone la existencia de cinco factores de personalidad con las que se puede describir como es una persona. Supuestamente tienen validez universal y son aplicables desde la juventud hasta la vejez.

Este modelo parte de la hipótesis léxica que defiende que a lo largo del tiempo las personas se han dado cuenta de que características de personalidad son verdaderamente relevantes en las interacciones con los demás y han ido desarrollando términos para referirse a ellas. De esta manera cuanto mas importante sea la característica hay mas probabilidad de que haya una o varias palabras que se refieran a ella.

Se parte de la idea de que el análisis del lenguaje puede ayudar a averiguar cuales son los elementos básicos que componen la personalidad, por esto los investigadores de este enfoque siguen los siguientes pasos:



  1. Utilizando un diccionario se recogen numerosos términos relativos a diferentes características de personalidad que se encuentran en el lenguaje natural.

  2. Con el fin de reducir términos, los jueces aplican determinados criterios ya establecidos por los investigadores.

  3. Los términos que quedan después de la reducción son utilizados para que un grupo de personas se autoevalué y/o también para que sean evaluados por otras personas que los conocen.

De esta forma se pretende llegar a conseguir una taxonomia de características básicas de personalidad, que con un número reducido englobe el amplio abanico de términos diferentes con los que se puede describir la personalidad de alguien.

Este modelo es de escasa elaboración teórica ya que no parte de ninguna concepción o teoría sobre como es la personalidad.


Historia del modelo
Es posible encontrar diferentes hitos a lo largo de su historia:

1. En 1936, Allport y Odbert, tomando los términos de personalidad relevantes encontrados en el diccionario Webster de la lengua inglesa asientan las bases de los trabajos taxonómicos posteriores. Se incluían en la lista aquellos términos que tenían la capacidad de distinguir la conducta de una persona de la de otra, de esta forma quedaron 17.953 términos que fueron clasificados en las siguientes 4 categorías:



  • Rasgos de personalidad (modos de ajuste al ambiente estables y consistentes, ej sociable)

  • Estados temporales ( causados externamente, temporales y breves, ej avergonzado)

  • Términos evaluativos (efecto que la conducta del sujeto tiene sobre otros, ej irritante)

  • Categoría mixta ( en esta se clasifican los términos que no tenían cabida en las catearías anteriores o los referidos a cualidades físicas o capacidades)

2. Cattel, posteriormente pretendió elaborar una taxonomia de los rasgos que forman la estructura de la personalidad, partiendo de los términos de Allport y Odbert. Principalmente trabajo con la primera categoría (rasgos) añadiendo a la misma unos 100 términos relativos a estados. Agrupo los términos en sinónimos y en sus correspondientes antónimos y obtuvo 160 grupos con 4500 términos. Luego agrego 11 grupos frutos de la literatura psicológica y mediante análisis factorial los redujo a 35 variables, que después de análisis adicionales quedaron limitadas a 12.

3. Fiske, partió de 22 variables de las 35 aisladas por Cattel. Obtuvo evaluaciones de 128 personas que también fueron valoradas por sus compañeros y profesores y se obtuvo en todos los casos una estructura de cinco factores.
4. Tupes y Cristal realizaron los datos procedentes de ocho muestras diferentes de sujetos, 2 de Cattel, 2 de Fiske y 4 del primero de los autores. Se incluían auto evaluaciones y evaluaciones de compañeros y profesores , en todas las muestras fueron encontrados cinco factores a los que denominaron:


  • Extraversión

  • Afabilidad

  • Tesón

  • Estabilidad Emocional vs. Neurotisismo

  • Apertura mental

5. La estructura de Tupes y Cristal se replico en numerosos estudios que partieron de las 35 variables aisladas por Catell. Por ejemplo Norman selecciono las cuatro escalas que mejor representaban cada uno de los cinco factores aislados por Tupes y Cristal y volvió a encontrar las cinco dimensiones.

El hecho de que todos los estudios estuvieran basados en las variables aisladas de Catell llevo a algunos a argumentar que toda esa evidencia era una prueba de fiabilidad y no de validez del paradigma de los cinco factores de personalidad.
6. Para demostrar la validez el modelo, los cinco factores han sido confirmados en varios estudios, entre los mismos se destaca el trabajo de Norman y el de Goldberg.

Norman añadió algunos términos a los ya recopilados por Allport y Obdert resultando un total de 18.125 términos. De estos excluyó algunos quedando solo el 50 % de los anteriores los que fueron clasificados en tres clases de descriptores de personalidad:



  • Rasgos estables

  • Estados temporales y actividades

  • Roles sociales, relaciones y efectos.

La principal idea de Norman era que la personalidad de una persona se puede describir a diferentes niveles y con distintas unidades conceptuales.

Por ejemplo una persona se puede describir por sus rasgos, por los estados internos transitorios con que reacciona a las situaciones, por las actividades en que normalmente se implican, por los efectos que producen en otros y por las evaluaciones de su conducta en el ámbito social.

Norman se focalizo en los términos relativos a rasgos por lo que le quedaron 2.800, después de analizados se eliminaron algunos quedando reducidos a 1.431, los cuales fueron clasificados en 10 clases, una por cada uno de los polos de las cinco dimensiones.
7. Goldberg hace algunas de las aportaciones mas relevantes propone que los terminos del lenguaje relativos a la personalidad se pueden ordenar jerárquicamente por lo que es posible que existan factores de orden inferior y superior.
8. En la actualidad los máximos representantes del modelo son los investigadores Costa y McCrae, los que desarrollaron un cuestionario tradicional para la medida de los cinco factores que es el más difundido y ampliamente utilizado en todo el mundo.

Instrumentos de evaluación


Desarrollo del NEO-PI-R

NEO- Neuroticism (Neurotisismo)

Extraversión (Extraversión)

Openness (Apertura)

Influenciados por algunos estudios Costa y McCrae decidieron comprobar si los cinco grandes obtenidos a partir de valoraciones de adjetivos se podían conectar con las tres dimensiones que evaluaba su cuestionario.

Obtuvieron como resultado que los datos de las evaluaciones dadas a los 80 pares de adjetivos se ajustaban a una estructura de cinco factores, y además que tres de esos factores eran equivalentes a los evaluados con el NEO. A partir de esto se desarrolla un cuestionario que valora las cinco dimensiones llamado el NEO-PI (Neuroticism, Extraversión, Openness Personality Inventory).

En estos cuestionarios se presentan las cinco dimensiones , que se valoran a través de seis escalas, facetas o rasgos, pudiendose obtener tanto las puntuaciones totales de cada una de las dimensiones, como una puntuación por cada una de las facetas.
Los principios que han guiado el desarrollo de los instrumentos han sido:


  • Estructura jerárquica: los rasgos se ordenan jerárquicamente de los más generales a los mas concretos, hay que evaluarlos todos.

  • Bases en la literatura psicológica: estudiaron cuidadosamente la literatura para identificar los rasgos que habían parecido importantes a los teóricos de la personalidad.

  • Construcción racional de las escalas: pensaron en el constructo que querían medir y luego crearon ítems que los evaluaran.

  • Requisitos Psicometricos: la selección final de los ítems se apoyo en un amplio análisis y en la aplicación de los principios psicomentricos básicos. Por ejemplo se dejaron igual número de ítems formulados en positivo como en negativo para evitar que la persona tienda a dar respuestas afirmativas.

Lo que valora cada una de las dimensiones, y las facetas o rasgos de los que constan son:
Factor I: Extraversión (Extraversión: E).

Es la cantidad e intensidad de la interacción entre personas, el nivel de actividad, la necesidad de estímulos y la capacidad de disfrutar.

Las personas con puntuaciones altas son sociables, activas, habladoras, optimistas y amantes de las diversiones, mientras que la gente con puntuaciones bajas es reservada, retraída, tímida y tranquila.

E1 Cordialidad: capacidad para establecer vínculos con otros

E2 Gregarismo: preferencia por estar en componía de otros

E3 Asertividad: tendencia a dominar a los demás

E4 actividad: refleja la necesidad de estar ocupado

E5 Búsqueda de emociones: búsqueda de estimulación y excitación

E6 Emociones positivas: tendencia a mostrar emociones positivas y optimismo.
Factor II: Afabilidad (Agreeableness: A)

Se refiere a las interacciones interpersonales en su aspecto cualitativo. Las personas con altas puntuaciones se destacan por ser generosas, confiadas, serviciales, indulgentes y sinceras, las que obtienen bajas puntuaciones son cínicas, suspicaces, vengativas, manipuladoras e irritables.


A1 Confianza: tendencia a considerar que los demás son honestos y con buenas intenciones

A2 Franqueza: se refiere a la sinceridad

A3 Altruismo: tendencia a preocuparse por los demás

A4 Actitud conciliadora: tendencia a ser cooperativo y respetuoso en conflictos

A5 Modestia: tendencia a pasar desapercibido y no alardear aunque no necesariamente se asocie con baja autoestima

A6 Sensibilidad a los demás: mide actitudes de simpatía y preocupación por los demás.


Factor III: Tesón ( Conscientiousness: C).

Hace alusión al grado de organización, persistencia, control y motivación en la conducta dirigida a objetivos. La gente con puntuaciones altas es organizada, digne de confianza, trabajadora, puntual, autodisciplinaza, escrupulosa, limpia, ordenada, ambiciosa y perseverante, mientras que la gente con puntuación baja es perezosa, descuidadas y poco dignas de confianza.

C1 Competencia: sentimientos de que se es capaz y eficaz

C2 Orden: tendencia al orden, la organización y la limpieza.

C3 Sentido del deber: tendencia a eguir estrictamente los principios eticos y las obligaciones morales

C4 Necesidad de logro: nivel de aspiraciones elevado.

C5 Auto disciplina: capacidad para emprender tareas y llevarlas a cabo a pesar de la monotonía o el aburrimiento.

C6 Deliberación: tendencia a pensar cuidadosamente antes de actuar.


Factor IV: Neuroticismo (Neuroticism: N)

Valora el ajuste emocional. Identifica a los individuos propensos al sufrimiento psicológico y con estrategias de afrontamiento no adaptativas. Las personas con puntuaciones altas se siente preocupadas, nerviosas e inseguras y suelen ser emotivas e hipocondríacas, mientras que las que tienen puntuaciones bajas son calmadas, reflejadas y seguras.

N1 Ansiedad: tendencia a experimentar tensión, nerviosismo, preocupación y miedo

N2 Hostilidad: Tendencia a experimentar enfado y frustración

N3 Depresión: tendencia a experimentar tristeza, desesperanza, soledad y culpa.

N4 Ansiedad social: tendencia a sentir vergüenza, ridículo o inferioridad.

N5 Impulsividad: incapacidad de controlar los impulsos y necesidades

N6 Vulnerabilidad: incapacidad para afrontar las situaciones estresantes.


Factor V: Apertura mental (Openness to experience: O)

Representa la receptividad a experiencias nuevas. Los individuos que obtienen altas puntuaciones son curiosos, con muchos intereses, creativos, originales, imaginativos y no tradicionales y no tradicionales, sin embargo, lo que obtienen puntuaciones bajas son convencionales, realistas y con pocos intereses.

O1 Fantasía: tendencia a tener una fantasía muy activa.

O2 Estética: apreciación por e arte y la belleza

O3 Sentimientos: receptividad a los sentimientos

O4 Acciones: tendencia a cambiar de actividades.

O5 Ideas: intereses intelectuales y apetura a nuevas ideas.

O6 Valores: disposición a reexaminar los valores sociales, politicos y religiosos.


Big five questionary (BFQ)

En nuestro país además de emplearse ampliamente el NEO-PI-R, también esta muy extendido el uso del BFQ (big five questionary) de Capra y colaboradores. El cuestionario consta de 132 elementos, a través de los que remiden las cinco dimensiones propuestas, con dos sub dimensiones cada una, además de una escala de distorsión (D) con la que se evalúa la tendencia a dar una imagen falsa de uno mismo.



Factor I: Extraversión

1. Dinamismo: valora aspectos relativos a comportamientos enérgicos y dinámicos, la facilidad de palabra y el entusiasmo.

2. Dominancia: evalúa aspectos relacionados con la capacidad de imponerse, sobresalir y hacer valer la propia influencia sobre los demás.

Factor II: Afabilidad:

1. Cooperación / Empatía: mide aspectos relacionados con la capacidad para comprender los problemas y necesidades de los demás, así como para cooperar con ellos.

2. Cordialidad/ Amabilidad: valora los aspectos relativos a fiabilidad, confianza y apertura a los demás.

Factor III: Tesón:

1. Escrupulosidad: evalúa aspectos relativos a afabilidad, meticulosidad y gusto por el orden.

2. Perseverancia: mide la persistencia y tenacidad con que se llevan a cabo las tareas.

Factor IV: Neurotisismo vs. Estabildad Emocional:

1. Control de las emociones: valora aspectos relacionados con el control de los estados de tensión asociados a la experiencia emotiva.

2. Control de impulsos: mide la capacidad para mantener el control del propio comportamiento incluso en situaciones de incomodidad, conflicto y peligro.

Factor V: Apertura mental:

1. Apertura a la cultura: valora aspectos que tienen que ver con el interés por mantenernos informados, por la lectura y por adquirir conocimientos.

2. Apertura a la experiencia: mide aspectos relativos a la disposición favorable hacia las novedades, a la capacidad de considerar cada cosa desde perspectivas distintas y a la apertura favorable hacia valores, estilos, modos de vida y culturas distintos.
Consenso alcanzado sobre los cinco grandes
En la actualidad dentro de los estudios que abordan la estructura de la personalidad el modelo de los Cinco Grandes se esta imponiendo, esta existiendo un consenso. A pesar de lo anterior no podemos decir que haya un acuerdo total ni en la denominación de los factores, ni en las variables o rasgos que quedan en tales factores o dimensiones.

En cuanto a la denominación los factores en los que existe un mayor acuerdo son el I y el IV. También existe bastante consenso con el II, existiendo un menor consenso con la denominación del factor III y el V.

Esta variedad de denominaciones puede deberse tanto a que es difícil dar un nombre que resuma la cantidad de variables que engloba un factor como a que los distintos estudios varían en las variables que incluyen y por lo tanto es lógico que los factores se denominen de forma distinta, pero el hecho de que los nombres asignados difieran no quiere decir que necesariamente los factores difieran también.

Es de suma importancia que exista un acuerdo con respecto a que características se engloban dentro de cada dimensión. Se deben establecer claramente las equivalencias entre ellos y que se refieran a lo mismo, por ejemplo al factor II se le denomina Amabilidad o Afabilidad, pero esto no seria preocupante si ambas denominaciones hacen alusión al mismo patrón de variables, aunque a la hora de la denominación se haya enfatizado matices ligeramente diferentes.

Digman y Goldberg concideran que:


  • Hay un acuerdo entre los teóricos de los cinco grandes en la dimensión I (Extraversión) y la IV (Neuroticismo versus estabilidad emocional)

  • Existe una considerable similaridad (no identidad) en el contenido del factor III (tesón) en las diferentes propuestas.

  • En el factor V es en el que se dan las mayores discrepancias, mientras que algunas propuestas lo entienden como Apertura, otras recogen fundamentalmente los aspectos de Intelecto o Imaginación.

  • En la dimensión II (Afabilidad) se dan algunas discrepancias, ya que algunas de sus facetas también aparecen en la dimensión de Extraversión. Por eso algunos autores las incluyen en extraversión y no en afabilidad.

Los pesos de los rasgos y facetas indican su importancia y contribución dentro del factor, cuanto mas se acercan a 1 mas esta contribuyendo en la definición del mismo. Lo deseable es que si una variable o faceta satura en un factor no lo haga en ningún otro, ya que si un rasgo es característica de dos factores estos no son independientes, sino que son factores que comparte algunas de sus características definitorias.
Estatus causal de los cinco grandes
McCrae y Costa consideran que el estatus de los rasgos proviene de las evidencias tanto sobre su estabilidad temporal, como sobre su base genética y su presencia en diferentes culturas.
Acuerdo Transcultural

Para probar la universalidad de la codificación de las diferencias individuales, también es necesario que los resultados se obtengan con datos procedentes de otras lenguas no inglesas y otras culturas diferentes. Es posible decir que en muchos de los estudios llevados a cabo en otros países los resultados obtenidos concuerdan con los americanos, encontrándose después de los diferentes análisis, cinco factores.

Para probar la existencia de los cinco factores en las diferentes culturas pasaron a los sujetos las distintas traducciones del NEO-PI-R, y sometieron los datos obtenidos a análisis factoriales para comprobar si se obtenían estructuras similares. El hecho de que el análisis de las estructuras factoriales de las diferentes muestras indica que estas son similares a pesar de pertenecer a culturas diferentes con lenguajes de origen distinto, sugiere la universalidad de los cinco grandes.
Estabilidad Temporal

Uno de los temas importantes a resolver es si las dimensiones básicas de la personalidad se mantienen a lo largo del tiempo. Es una cuestión sobre la validez del concepto de rasgo, ya que este sugiere que la personalidad se mantiene a o largo del tiempo. La cuestión de la estabilidad se puede abordar, fundamentalmente de dos formas:



  1. Como estabilidad relativa: Se refriere al mantenimiento de la posición de los sujetos en el grupo en la dimensión estudiada en dos momentos diferentes.

  2. Como estabilidad absoluta: seria el mantenimiento de la puntuación obtenida en la dimensión a través del tiempo. Los estudios que analizan este tipo de estabilidad pueden seguir diferentes procedimientos:

    • Estudios transversales

    • Estudios longitudinales

En general los resultados obtenidos (Costa y Mcrae) analizando la estabilidad tanto de forma absoluta como relativa muestran que las cinco dimensiones básicas de personalidad son relativamente estables a lo largo del tiempo, dándose ligeros aumentos con la edad en las dimensiones de Afabilidad y Tesón, y pequeños descensos en las de Neuroticismo, extraversión y Apertura.

Costa y McCrae han llegado a decir que la personalidad es inalterable a partir de los 30 años, sin embargo el coeficiente de estabilidad medio de los cinco factores es de 0.60 (no es muy cercano a 1 como cabria esperar si la estabilidad seria perfecta), este coeficiente indica que sí hay posibilidad de cambio en la estructura, organización o configuración de la personalidad.

Una revisión cuantitativa reciente ha encontrado que los mayores índices de estabilidad se alcanzan en el periodo entre 50 y 60 años, lo que hace que la idea de los anteriores autores de que a los 30 años la personalidad esta fija no es real.
Base genética

La genética de la conducta se ocupa del estudio de las influencias genéticas sobre las características conductuales entendiendo estas en sentido amplio, abarcando tanto la conducta observable como las dispocisiones de personalidad y los procesos emocionales y cognitivos.

Los estudios sobre las bases genéticas del comportamiento pueden contribuir al estudio de cómo va cambiando la personalidad, ya que la contribución genética varía con la edad y el paso del tiempo y además pueden aportar información sobre los factores ambientales que influyen en los rasgos. De hecho la investigación genética puso de manifiesto la gran importancia que tiene el ambiente en la determinación de la personalidad.

La estrategia que se utiliza para conocer las aportaciones de la genética parte del calculo de correlaciones entre las puntuaciones obtenidas en distintos cuestionarios de personas que varían tanto en su grado de semejanza genética y ambiental, con la finalidad de valorar el porcentaje de varianza de las puntuaciones de estos cuestionarios que puede ser explicada por los genes o por el ambiente. En cuanto a la semejanza genética se sabe que los gemelos monocigoticos son idénticos genéticamente, los gemelos dicigoticos y los hermanos comparten el 50% de sus genes aprox, mientras que los hermanos adoptados son totalmente distintos. Por lo que respecta a la semejanza ambiental se supone que las personas que se crían juntas compartirán un mayor grado de semejanza ambiental que las que han sido educadas por separado. La heredabilidad se encuentra en torno al 0.5, por lo que la influencia del ambiente también seria del 0.5, es decir los cinco grandes factores tienen una importante base genética, pero en la expresión de los rasgos existe también una considerable influencia del ambiente.

Es importante destacar que los genes no gobiernan la conducta directamente, su influencia en las características de personalidad será a través de la dirección del funcionamiento fisiológico. También es importante destacar que la mayoría de las características tanto físicas como psicológicas están determinadas por muchos genes, lo que implica que aunque algunas características de personalidad estén determinadas genéticamente, es bastante posible que no pasen a la descendencia ya que la probabilidad de que se de la combinación exacta de todos los genes implicados es muy baja. Por ultimo es importante destacar que es la interacción entre genes y ambiente la que determina el resultado final. En la actualidad esta muy claro que el ambiente puede potenciar o limitar las posibilidades genéticas con las que el individuo nace.
Relaciones con otros elementos de la personalidad
Relaciones entre las cinco dimensiones y emoción

Diversos estudios centrados en el componente subjetivo o fenomenológico de la emoción y no en sus aspectos fisiológicos, expresivos o conductuales, han puesto de manifiesto que Extraversión se relaciona positivamente con Afecto Positivo, pero no con Afecto Negativo, mientras que Neurotisismo se relaciona positivamente con Afecto Negativo pero no con Afecto Positivo. También existen correlaciones entre afecto positivo y Tesón y Afabilidad. Apertura se relaciona con ambas (Afecto Positivo y Negativo) pero de forma moderada.

Costa y McCrae han realizado estudios para ver como influye el hecho de experimentar emociones positivas o negativas en el bienestar y la calidad de vida. Argumentan que tanto el afecto Positivo como el Negativo contribuyen por igual a la felicidad, que supuestamente implicaría un equilibrio entre ambos. Según estos autores las personas mas felices serian los altos en extraversión y bajos en neurotisismo. Afabilidad y Tesón también se relacionan positivamente con el bienestar y la calidad de vida.

La relación entre Extraversión y bienestar subjetivo se encuentra sistemáticamente en diversas poblaciones, pero dado que generalmente se han utilizado medidas de autoinforme para medir la Extraversión y el bienestar, y dado que ambos constructos son relativamente deseables en nuestra cultura, se podría sugerir que parte de esa relación pueda ser debida a sesgos en la respuesta. Debido a lo anterior se han diseñado algunos estudios con el fin de replicar la relación con medidas que no fueran autoinforme. En uno de estos estudios se llego a las siguientes conclusiones:



  1. Los familiares y compañeros ven mas satisfechos a los altos en Extraversión y a los bajos en Neurotisismo.

  2. Los expertos también ven más felices a los altos en Extraversión que a los bajos, aunque sean altos en Neurotisismo.

  3. Los extravertidos recuerdan más sucesos positivos que negativos.

  4. Los extravertidos informan de tener mas sentimientos positivos tanto si están en situaciones sociales como no sociales.



Relaciones entre las cinco dimensiones y motivos

Costa y Mccrae llevaron a cabo un estudio para comprobar las relaciones entre las cinco dimensiones básicas de la personalidad y las necesidades propuestas por Murriay. Los resultados encontrados van en línea de lo esperado a nivel racional: las personas con puntuaciones altas en Extraversión (o alguna de sus facetas) tienen necesidades de contacto social, atención y diversión; las personas abiertas a la experiencia tienen necesidad de cambio, de conocimiento y son valientes. Por otro lado, las personas que puntúan alto en Afabilidad tienen poca necesidad de dominancia y de discutir, pero gran necesidad de ayudar a los demás. La gente que puntúa alto en Tesón tiene gran necesidad de logro y de orden.

Estos autores (Costa y Mccrae) consideran que los autoinformes para la medida de las necesidades son realmente medidas de rasgo y que, por lo tanto, no hay razón para distinguir entre rasgos y motivos. Sin embargo los psicólogos motivacioneles separan los rasgos y los motivos y argumentan que los autoinformes para medir necesidades no miden lo mismo que los instrumentos basados en el analisis de contenido o narrativa, como los test proyectivos.
Aplicaciones

Psicología clínica y de la salud

Una de las mas importantes aplicaciones del modelo es su uso para el diagnostico de los trastornos de personalidad. Las personas que padecen determinados trastornos de personalidad se caracterizan por tener puntuaciones extremas en determinadas dimensiones de personalidad o combinaciones peculiares de estas.

Todavía se necesita realizar mucha mas investigación sobre esta aportación dimensional al diagnostico de los trastornos de personalidad. No obstante, los estudios realizados hasta la fecha sugieren que el modelo de los cinco grandes, y en concreto el NEO-PI-R, pueden emplearse para detectar posibles trastornos de personalidad, puesto que aporta una amplia información sobre conductas desadaptadas, hábitos y actitudes.

De los estudios hasta la fecha se puede decir que neurotisimo y extraversión son las dos dimensiones mas significativas, pues se relacionan con prácticamente todos los trastornos de personalidad. La escasa Afabilidad y el bajo tesón también han mostrado grandes y significativos vínculos con los diferentes trastornos, siendo el rol de Apertura el menos consistente, aunque parece que es su falta más que su presencia lo que caracteriza a los diferentes trastornos. Otra aplicación dentro de la psicología clínica es su utilidad para predecir como responderán las personas al tratamiento psicológico.

Se ha comprobado que los sujetos que puntúan alto en Neurotisismo responden peor a la psicoterapia , debido a su gran desajuste psicológico . Los bajos en tesón también , ya que son reacios a aceptar las tareas de la terapia, e incluso es mas probable que falten a las citas. Sin embargo los sujetos con altas puntuaciones en Afabilidad, presentan un buen pronóstico pues están mas dispuestos a aceptar las interpretaciones del clínico.

Además también puede ser útil en el área de la psicología de la salud, por ejemplo se sabe que las personas hostiles tienen un riesgo mayor de padecer enfermedades coronarias, aunque se conoce también que no todos los tipos de hostilidad se relacionan de la misma manera con estos trastornos. Existen diversas formas de conceptualizar la hostilidad, la hostilidad neurótica (se caracteriza por la frecuente e intensa experiencia de cólera , frustración y rabia) y la hostilidad antagónica (se caracteriza por el cinismo , la insolencia y la arrogancia). La hostilidad neurótica no se relaciona con la enfermedad coronaria, sin embargo la hostilidad antagónica si predice los trastornos cardiovasculares.


Educación y trabajo

En el área de la educación, se ha comprobado que los factores mas relevantes son Apertura (tiene cierta relación con medidas de inteligencia y pensamiento divergente) y Tesón (se relaciona con buen rendimiento, ya que son personas organizadas y perseverantes).

En el área del trabajo, igual que en la anterior, también se ha comprobado que Tesón es el mejor preeditor del rendimiento laboral en diferentes grupos ocupacionales. Apertura parece un buen preeditor de la capacidad de aprendizaje en los periodos de formación del personal, las personas abiertas tienen más inquietudes y una actitud positiva hacia el aprendizaje. Extraversión puede ser un buen preeditor del éxito laboral, pero solo en determinadas profesiones relacionadas con el trato con el público.
Valoración

Algunos psicólogos de la personalidad se han demostrado críticos con esta propuesta, la que como dije anteriormente es el modelo sobre la estructura de la personalidad que mas consenso ha generado hasta el día de hoy. Algunas de estas consideraciones de las que hablamos son:



  • Es un modelo que se centra en la estructura de la personalidad basada en el lenguaje, pero no dice nada sobre los procesos o dinámica de la misma.

  • Debido a esa falta de especificación de los mecanismos o procesos explicativos subyacentes a la conducta, se puede decir que, la descripción de la personalidad basada en los cinco grandes omite algunos aspectos de suma relevancia y que pueden diferenciar a unos individuos de otros, como por ejemplo lo que se refiere a lo que la gente quiere hacer o conseguir durante un periodo de sus vidas o en dominios concretos (metas, proyectos), y los métodos que utilizan para lograrlo (estrategias). También deja afuera el propio sentido de la identidad o el yo.

  • Las cinco unidades básicas de personalidad son unidades contextualizadas que no tienen en cuenta la situación en la que tiene lugar el comportamiento.

  • Los criterios seguidos en la selección de los términos han sido de tipo racional y no basados en datos ni en teorías, trabajando por ejemplo, con el significado denotativo de los términos (el del diccionario), pero no con el connotativo, que tiene mucha mas repercusión psicológica.

  • Los diseños empleados son prácticamente todos correlaciones, no habiéndose validado experimentalmente las dimensiones propuestas.

  • Algunas facetas que supuestamente forman parte de un factor y lo definen, también podrían formar parte de otro factor. Este hace que se cuestione la independencia de los factores e implica que si existen relaciones entre ellos, todavía se podría reducir más el número de factores básicos de la personalidad.

  • Algunos de los mas críticos van mas allá y se muestran totalmente en contra de la misma hipótesis en la que esta basada toda la numerosa investigación del modelo, la hipótesis léxica, la idea de que todas las características de personalidad importantes o relevantes socialmente tienen que quedar reflejadas en el lenguaje. Lo que implica que tanto las personas legas como las no profesionales tienen que conocer ampliamente la personalidad. A lo largo de la historia de la psicología se han descubierto importantes aspectos de la personalidad que no estaban codificados en el lenguaje. Ninguna otra ciencia ha empezado buscando sus elementos básicos en el lenguaje natural. Por esto se ve la posibilidad de que lo que ha sido estudiado sean las creencias de la gente sobre la personalidad, mas que la estructura real de la misma. Este problema fue planteado incluso por los defensores de los cinco grandes, siendo para estos un problema mínimo.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos