Estilos de aprendizaje



Descargar 96.5 Kb.
Fecha de conversión28.01.2018
Tamaño96.5 Kb.


II CONGRESO INTERNACIONAL MASTER DE EDUCACION

EDITORIAL MASTER LIBROS


Educando en tiempos de cambio”
SI YO ENSEÑO BIEN... ¿POR QUÉ NO APRENDEN LOS NIÑOS?
Dra. Catalina M. Alonso García

Dr. Domingo J. Gallego

Facultad de Educación UNED Madrid.


Resumen

Es evidente que las personas aprendemos de forma distinta, tanto niños como adultos, personas de un país u otro, de una cultura u otra. Preferimos un ambiente, unos métodos, un grado de estructura,...Tenemos diferentes Estilos de Aprender.

Muchas investigaciones han comprobado la diversidad y relatividad del aprendizaje. Encontramos sujetos que organizan sus pensamientos de forma lineal, secuencial, mientras que otros prefieren un enfoque holístico. Estos puntos de vista pueden condicionar el uso del tiempo, la organización física de los ambientes, la planificación diaria, la visión del cambio y la perspectiva de futuro.

Más aún, las investigaciones cognitivas han demostrado que las personas piensan de manera distinta, captan la información, la procesan, la almacenan y la recuperan de forma diferente.

La Teoría de los Estilos de Aprendizaje ha venido a confirmar esta diversidad entre los individuos y a proponer un camino para mejorar el aprendizaje por medio de la reflexión personal y de las peculiaridades diferenciales en el modo de aprender.

Los Profesores encuentran aquí un área de notable interés e importancia para desarrollar correctamente su función. Hoy podemos afirmar que no se puede orientar en temas de aprendizaje con plenas garantías si no se tiene en cuenta explícita o implícitamente la teoría de los Estilos de Aprendizaje.



1. Introducción
Todos los docentes hemos pasado por este sencilla experiencia. Tengo dos grupos de alumnos del mismo nivel educativo a los que imparto la misma asignatura con la misma metodología y el mismo entusiasmo y resulta que un grupo es exitoso, todos nos sentimos a gusto y aprenden con el ritmo adecuado mientras que el otro grupo “no funciona”, decimos que “no hay química” entre nosotros.

En esta conferencia intento averiguar eso que “llamamos química” entre profesores y alumnos y que a veces, no siempre, se trata de los estilos de aprendizaje y los estilos de enseñar.

La mayoría de los profesores cuando preparamos nuestra clase pensamos consciente o inconscientemente cómo nos gustaría a nosotros recibir esta clase. Y así la preparamos y la impartimos. Sin embargo, eso está bien para los que tienen mi estilo de aprendizaje que lo he convertido en estilo de enseñar. Pero resulta inadecuado para los alumnos aque tienen otra manera de aprender.

Es evidente que las personas aprendemos de forma distinta, tanto niños como adultos, personas de un país u otro, de una cultura u otra. Preferimos un ambiente, unos métodos, un grado de estructura,...Tenemos diferentes Estilos de Aprender.

Muchas investigaciones han comprobado la diversidad y relatividad del aprendizaje. Encontramos sujetos que organizan sus pensamientos de forma lineal, secuencial, mientras que otros prefieren un enfoque holístico. Estos puntos de vista pueden condicionar el uso del tiempo, la organización física de los ambientes, la planificación diaria, la visión del cambio y la perspectiva de futuro.

Más aún, las investigaciones cognitivas han demostrado que las personas piensan de manera distinta, captan la información, la procesan, la almacenan y la recuperan de forma diferente.

La Teoría de los Estilos de Aprendizaje ha venido a confirmar esta diversidad entre los individuos y a proponer un camino para mejorar el aprendizaje por medio de la reflexión personal y de las peculiaridades diferenciales en el modo de aprender.

Los Profesores encuentran aquí un área de notable interés e importancia para desarrollar correctamente su función. Hoy podemos afirmar que no se puede orientar en temas de aprendizaje con plenas garantías si no se tiene en cuenta explícita o implícitamente la teoría de los Estilos de Aprendizaje.


2. Situación actual.

Nos enfrentamos pues, con un tema extraordinariamente actual y conflictivo. Un tema importante en un mundo en el que aprender a aprender va a convertirse, se ha convertido ya, en una de las capacidades de supervivencia social. Hoy necesitamos estar al día, no sólamente para seguir siendo efectivos en nuestro trabajo, sino también para poderlo mantener y no engrosar las ya amplias y duras estadísticas del desempleo.

Pensamos que el concepto estilo, cuando nos referimos al aprendizaje, es bastante más que una serie de apariencias. Desde una perspectiva fenomenológica las características estilísticas son los indicadores de superficie de dos niveles profundos de la mente: el sistema total de pensamiento y las peculiares cualidades de la mente que un individuo utiliza para establecer lazos con la realidad.

Poco a poco los investigadores han ido comprobando que las manifestaciones externas acerca del aprendizaje respondían, por una parte, a disposiciones naturales de cada individuo y por otra a resultados de experiencias y aprendizajes pasados, diferentes según los contextos y las culturas.

Destacamos cuatro aspectos especialmente importantes en el funcionamiento cognoscitivo en relación con los Estilos de Aprendizaje:

Las cualidades espaciales, que se refieren al espacio concreto y al espacio abstracto. Con el espacio concreto conectamos con los sentidos, con el espacio abstracto con la inteligencia, las emociones,la imaginación y la intuición.

El tiempo es controlado por el orden y estructuración de las realidades, orden que puede ser secuencial (lineal o serializado) y aleatorio (no lineal, multidimensional).

Los procesos mentales de deducción e inducción.

Las relaciones se mueven dialécticamente entre reafirmarse en su individualidad y compartir y colaborar con otros.

La mente humana es capaz de utilizar estos elementos bipolares de diferente forma según la situación en que se encuentre, aunque cada persona tiene una predisposición a relacionarse mejor con ciertas condiciones para su crecimiento y desarrollo personal.

La auténtica igualdad de oportunidades educativas no significa que los alumnos tengan el mismo libro, el mismo horario, las mismas actividades, los mismos exámenes...


El Estilo de Enseñar preferido por el profesor, muy influido por su Estilo de Aprender, puede significar un favoritismo inconsciente para los alumnos con el mismo Estilo de Aprendizaje, los mismos sistemas de pensamiento y cualidades mentales.

El análisis de los Estilos de Aprendizaje ofrece indicadores que ayudan a guiar las interacciones de la persona con las realidades existenciales, facilitando, a su vez, un camino, aunque limitado, de auto y heteroconocimiento.

Los documentos educativos, en múltiples ocasiones, a la importancia que deben conceder los docentes a los Estilos de Aprendizaje de los discentes. Sin embargo muchos educadores ignoran los Estilos de Aprendizaje de sus alumnos, su forma preferida para percibir, procesar y retener nueva información o nuevas destrezas.

Analizando las evaluaciones que los alumnos de algunas universidades realizan cada año de sus profesores (por ejemplo, en la Universidad Complutense de Madrid), se ha podido comprobar que cuando el Estilo de Aprendizaje del alumno coincide con el Estilo de Aprendizaje del profesor éste es evaluado más favorablemente.

Este dato nos revela dos aspectos importantes de la problemática del aprendizaje:


  • En primer lugar, que el Estilo de Aprender del profesor influye notablemente en su Estilo de Enseñar. Explicar a fondo esta relación nos llevaría a escribir otro trabajo.

  • En segundo lugar, cuando los alumnos reciben la docencia adaptada a su propio Estilo de Aprendizaje, ésta es mejor recibida y se constata un aumento en el rendimiento escolar.


3. Delimitación Conceptual.
Existe un problema de comprensión semántica del concepto de Estilo de Aprendizaje. Tal vez esta complejidad y multiplicidad de definiciones haya sido una de las causas por las que esta Teoría no haya llegado a difundirse plenamente, hasta ahora, entre los profesionales de la enseñanza.

El concepto mismo de Estilo de Aprendizaje no es común para todos los autores y es definido de forma muy variada en las distintas investigaciones. La mayoría coincide en que se trata de cómo la mente procesa la información o cómo es influida por las percepciones de cada individuo.

Desde nuestro punto de vista, una de las definiciones más claras y ajustadas es la que propone Keefe (1982) y que hacemos nuestra:


“Los Estilos de Aprendizaje son los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos, que sirven como indicadores relativamente estables, de cómo perciben los discentes, interaccionan y responden a sus ambientes de aprendizaje”.

Cuando hablamos de Estilos de Aprendizaje estamos teniendo en cuenta los rasgos cognitivos, incluimos las estudios de psicología cognitiva que explicitan la diferencia en los sujetos respecto a las formas de conocer.

También incluimos los rasgos afectivos. Como Profesores y como educadores hemos podido comprobar la variación en los resultados del aprendizaje de alumnos que quieren aprender. que desean, que lo necesitan y los que pasan sin interés por los temas...

No se pueden olvidar los rasgos fisiológicos, que también influyen en el aprendizaje. Un estudio científico de los biotipos y los biorritmos ha contribuido a configurar este aspecto de la teoría de los Estilos de Aprendizaje.

Todos los rasgos que hemos descrito brevemente sirven como indicadores para identificar los distintos Estilos de Aprendizaje de los alumnos y son relativamente estables. Es decir, se pueden cambiar, pero con esfuerzo y técnicas adecuadas y con un cierto tipo de ejercicios en las destrezas que se deseen adquirir.

En el aprendizaje se incluye el proceso perceptivo. Cuando estudiamos los temas de comunicación insistimos en la importancia que tiene la percepción dentro de los procesos de comunicación y cómo las personas nos diferenciamos notablemente en estos procesos.

Pero no sólo percibimos de forma diferente.También interaccionamos y respondemos a los ambientes de aprendizaje de manera distinta. Hay alumnos que aprenden mejor en grupo, otros prefieren estudiar sólo con un compañero, otros prefieren estudiar solos...

Algunos autores utilizan el concepto de estilos cognitivos ampliando su significado e igualándolo con estilos de aprendizaje. Nosotros preferimos hablar de estilos de aprendizaje que incluyen los estilos cognitivos y las estrategias de aprendizaje. Los estilos cogntivos tiene una amplia raiz genética y no suelen ser modificables, en cambio las estrategias de aprendizaje pueden cambiarse. Por eso nosotros inisistimos que los estilos de apren dizaje son estables (por la estructura genética) pero relativamente, es decir, se pueden cambiar y mejorar.


4. Instrumentos de diagnóstico

4.1.Visión general.
La pregunta que se hace un Profesor en este momento es: Bien, de acuerdo, pero ¿cómo puedo yo diagnosticar los Estilos de Aprendizaje de los alumnos?

Afortunadamente la respuesta es múltiple. Existe un buen número de instrumentos de diagnóstico ideados para distintos colectivos de discentes (según la edad, por ejemplo), instrumentos que cuentan con validez y fiabilidad probada a lo largo de los años.

Algunas Teorías de Estilos de Aprendizaje se centran sólo en la preferencia por las clases con trabajo en grupo o las clases magistrales, mientras que otras analizan cada uno de los procedimientos y actos que conducen al aprendizaje.

En otra investigación ya hemos estudiado con detalle herramientas y cuestionarios,investigaciones y teorías sobre Estilos de Aprendizaje, allí se pueden encontrar con más detalle lo que ahora indicamos con brevedad (Alonso,1992a).

Enumeremos, ahora, algunos de estos Instrumentos:



  • Student Learning Styles Questionnaire de A.Grasha y S.Riechmann (1974).

  • LIFO-Aprendizaje de S.Atkins y A.Katcher (1976).

  • Myers-Briggs Type Indicator de I.Myers y K.Briggs(1976).

  • Learning Style Inventory y Productivity Environmental Preference Survey de R.Dunn, K.Dunn y G.Price (1977 - 1978).

  • Cognitive Profiles de C.Letteri (1980).

  • Learning Style Inventory de D.Kolb (1981).

  • Learning Profile Exercise de B.Juch (1987).

  • Learning Styles Inventory e Instructional Styles Inventory de A.Canfield (1988).

  • Learning Styles Questionnaire de P.Honey (1988).

  • CHAEA. Cuestionario Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje de C.M. Alonso.

Entre todos estos Instrumentos destacamos los que, por su difusión en investigaciones y publicaciones, han alcanzado un mayor reconocimiento científico: los Instrumentos diseñados por:



  • Rita y Kenneth Dunn (1977-1978).

  • David Kolb (1981).

  • Peter Honey y Allan Mumford (1988).

Por último, concluiremos con la presentación de nuestro Cuestionario CHAEA.

4.2. Los Estilos de Aprendizaje desde la perspectiva de Rita y Kenneth Dunn.
Rita y Kenneth Dunn son los autores más característicos en la promoción de los Estilos de Aprendizaje en los niveles de Enseñanza Básica y Secundaria. Rita, desde el Center for the Study of Learning and Teaching Styles de la Universidad de St. John de New York, y Kenneth, desde la NASSP (National Association of Secondary School Principals). Ambos han investigado y dirigido varios equipos de investigación sobre este tema en los últimos 20 años.

Para Rita y Kenneth Dunn, el Estilo de Aprendizaje es un conjunto de elementos exteriores que influyen en el contexto de la situación de aprendizaje que vive el alumno.

Su primera propuesta de Cuestionario de Estilos de Aprendizaje es de 1972 con un modelo de 18 características, que irán enriqueciendo en años posteriores hasta llegar a 21 variables que influyen en la manera de aprender de cada uno y que clasifican así:

ESTIMULOS

ELEMENTOS


1. Ambiente inmediato.

Sonido, luz, temperatura, diseño, forma del medio.

2. Propia emotividad.

Motivación, Persistencia, Responsabilidad, Estructura.

3. Necesidades Sociológicas.

Trabajo personal, con uno o dos amigos, con un pequeño grupo, con adultos.

4. Necesidades Físicas.

Alimentación, tiempo, movilidad, percepción.

5. Necesidades Psicológicas.

Analítico-global, reflexivo–impulsivo, dominancia cerebral (hemisferio derecho – hemisferio izquierdo).

Detectar cuáles de estos elementos favorecen el aprendizaje del alumno, nos ayudará a configurar su propio Estilo de Aprendizaje.

La simple enumeración de estas 21 variables clarifica la importancia de los Estilos de Aprendizaje. En cada uno de los cinco bloques de estímulos descritos por los Dunn, aparece una posible repercusión favorable o desfavorable al aprendizaje, que dependerá del Estilo de Aprendizaje del alumno.
4. 3. Los Estilos de Aprendizaje desde la perspectiva de David Kolb.
El modelo de Kolb está muy extendido para el diagnóstico de los Estilos de Aprendizaje en niveles adultos. Kolb se inscribe en la rica tradición del aprendizaje por la experiencia. Nuestra supervivencia depende de la habilidad para adaptarnos a las condiciones cambiantes de nuestro mundo. Tres autores le han influido significativamente: Dewey, Lewin y Piaget.

David Kolb (1984) reflexiona en profundidad sobre las repercusiones de los Estilos de Aprendizaje en la vida adulta de las personas.



Según él, cada sujeto enfoca el aprendizaje de una forma peculiar fruto de:

  • la herencia,

  • las experiencias anteriores y

  • las exigencias actuales del ambiente en el que se mueve.




APRENDIZAJE

Asimismo, señala que existen cinco fuerzas condicionan los Estilos de Aprendizaje según Kolb:




  • El Tipo Psicológico, que es preciso analizar cuidadosamente utilizando las herramientas más adecuadas. Kolb acude a Jung y al Myers-Brigss Type Indicator (MBTI), como Instrumento de Diagnóstico. Así, por ejemplo, se señala que en el Estilo Asimilador predomina el Tipo Psicológico introvertido y en el Estilo Convergente predomina el extrovertido.

  • La Especialidad de Formación elegida: Los Estudios elegidos y realizados parece que contribuyen a configurar las actitudes y orientaciones de los alumnos respecto al aprendizaje. Por ejemplo, los estudiantes de Empresariales tienden al Estilo Acomodador, mientras que los de Psicología se inclinan por el Estilo Divergente. Si un alumno no se adapta a las exigencias de aprendizaje propias de cada carrera o especialidad (Ciencias, Ingeniería, Filosofía,...) lo más probable es que no la pueda finalizar.

  • La Carrera Profesional: Los Estilos de Aprendizaje necesarios en la situación de estudiante universitario y en la de profesional pueden variar y, de hecho, suelen variar notablemente. Por lo tanto se hace preciso un entrenamiento, una formación en el cómo aprender dentro de las Organizaciones y Empresas. De ahí la eficacia de los cursos que tratan este tema dentro de la formación de entrada, impartidos desde hace años en muchas empresas de EE.UU., y Reino Unido.

  • El puesto de trabajo actual: Kolb distingue entre cuatro tipos generales de trabajo (trabajos de ejecutivo, de personal, de información y técnicos). Las investigaciones demuestran una clara diversificación en los Estilos de Aprendizaje según la función laboral que se esté desempeñando.

  • Capacidades de adaptación: El último factor que modela los Estilos de Aprendizaje es la tarea específica o problema sobre el que está trabajando una persona y que exige una competencia para que pueda ser realizada. Estas destrezas o competencias se relacionan con las características de cada Estilo de Aprendizaje.

Estilo Acomodador  Competencias de “acción” .

Estilo Divergente  Competencias de “valorar”.

Estilo Asimilador  Competencias de “pensar”.

Estilo Convergente  Competencias de “decisión”.

El Cuestionario de Kolb, Learning Style Inventory, LSI, es un instrumento de autodiagnóstico que facilita cuatro puntuaciones, que representan la insistencia o énfasis relativo en cada una de las etapas del ciclo de aprendizaje.

Parece evidente que si, como Profesores, ayudamos a nuestros alumnos a comprender cómo es su proceso de aprendizaje, les estamos ayudando a adaptarse mejor y más positivamente a las diferentes situaciones de su vida de estudiantes o de profesionales en las que deben aprender.
4. 4. Cuestionario de P. Honey y A. Mumford.
Honey y Mumford han partido de una reflexión académica y de un análisis de la teoría y cuestionarios de Kolb para llegar a una aplicación de los Estilos de Aprendizaje para directivos del Reino Unido. Es importante situarse en estas coordenadas para comprender su enfoque.

Les preocupa averiguar por qué en una situación en la que dos personas comparten texto y contexto una aprende y otra no. La respuesta radica en la diferente reacción de los individuos explicable por sus diferentes necesidades acerca del modo por el que se ofrece el aprendizaje. Y aquí aparecen los Estilos de Aprendizaje que responden a diferentes comportamientos ante el aprendizaje.

Estos autores se sienten deudores de Kolb y asumen gran parte de su teoría: Aceptan su proceso circular del aprendizaje en cuatro etapas pero, en cambio, no les parece útil el LSI (Learning Style Inventory) ni las descripciones de los Estilos de Aprendizaje de Kolb para el grupo en concreto con el que trabajan. Tratan de aumentar la efectividad del aprendizaje y de buscar una herramienta que facilite orientación para la mejora del aprendizaje. Su diferencia con Kolb la podemos concretar en dos puntos fundamentales:


  1. Las descripciones de los Estilos son más detalladas y se basan en la acción de los directivos.

  2. Las respuestas al Cuestionario son un punto de partida y no un final. Un punto de arranque, un diagnóstico seguido de un tratamiento de mejora. Se trata de facilitar una guía práctica que ayude y oriente al individuo en su mejora personal y también en la mejora de sus colegas y subordinados.

Lo ideal, afirma Honey, sería que todo el mundo fuera capaz de experimentar, reflexionar, elaborar hipótesis y aplicar a partes iguales. Es decir, que todas las virtualidades estuvieran repartidas equilibradamente. Pero lo cierto es que los individuos son más capaces de una cosa que de otra. Los Estilos de Aprendizaje seránalgo así como la interiorización por parte de cada sujeto de una etapa determinada del ciclo.

Los Estilos, en consecuencia, para Honey y Mumford son también cuatro:



Activo.

Reflexivo.

Teórico.

Pragmático.

Esta clasificación no se relaciona directamente con la Inteligencia porque hay gente inteligente con predominancia en diferentes Estilos de Aprendizaje. Propedéuticamente parece útil la estrategia de Honey y Mumford de prescindir del factor Inteligencia, que no es fácilmente modificable, e insistir en otras facetas del aprendizaje que sí son accesibles y mejorables.

Honey describe sus Estilos de Aprendizaje de esta forma:

Activos: Las personas que tienen predominancia en Estilo Activo se implican plenamente y sin prejuicios en nuevas experiencias. Son de mente abierta, nada escépticos y acometen con entusiasmo las tareas nuevas. Son personas muy de grupo que se involucran en los asuntos de los demás y centran a su alrededor todas las actividades.

Reflexivos: A los reflexivos les gusta considerar las experiencias y observarlas desde diferentes perspectivas. Recogen datos, analizándolos con detenimiento antes de llegar a alguna conclusión. Son personas que gustan considerar todas las alternativas posibles antes de realizar un movimiento. Disfrutan observando la actuación de los demás, escuchan a los demás y no intervienen hasta que se han adueñado de la situación.

Teóricos: Los teóricos adaptan e integran las observaciones dentro de teorías lógicas y complejas. Tienden a ser perfeccionistas. Integran los hechos en teorías coherentes. Les gusta analizar y sintetizar. Son profundos en su sistema de pensamiento, a la hora de establecer principios,teorías y modelos.

Pragmáticos: El punto fuerte de las personas con predominancia en Estilo Pragmático es la aplicación práctica de las ideas. Descubren el aspecto positivo de las nuevas ideas y aprovechan la primera oportunidad para experimentarlas. Les gusta actuar rápidamente y con seguridad con aquellas ideas y proyectos que les atraen.

Para Honey y Mumford, los Estilos de Aprendizaje de las personas no son inamovibles:



  • Han evolucionado con la propia persona.

  • Pueden ser diferentes en situaciones diferentes.

  • Son susceptibles de mejora.

  • Deben mejorarse.

El Learning Styles Questionnaire (L.S.Q.) está compuesto por ochenta items. Este cuestionario es epecialmente últil para personas trabajadoras que necesiten o quieren reciclarse. El sujeto debe responder si está de acuerdo o en desacuerdo a todas las preguntas. La mayoría de los items son comportamentales, es decir, describen una acción que alguien puede realizar. El LSQ está diseñado para detectar las tendencias generales del comportamiento personal.
4. CHAEA. Cuestionario Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje . Rendimiento Académico.

La investigación, en la que se apoya la presentación de este Cuestionario se inscribe dentro de los enfoques cognitivos del Aprendizaje y acepta, propedéuticamente, una división cuatripartita del Aprendizaje en línea con Kolb, Juch, Honey y Mumford.

Estos autores proponen un esquema del proceso de aprendizaje por la experiencia dividido en cuatro etapas:


  • Vivir la experiencia: Estilo Activo.

  • Reflexión: Estilo Reflexivo.

  • Generalización, elaboración de hipótesis: Estilo Teórico.

  • Aplicación: Estilo Pragmático.

CHAEA es un Cuestionario sobre Estilos de Aprendizaje que consta de ochenta preguntas (veinte items referentes a cada uno de los cuatro Estilos) a las que hay que responder manifestando acuerdo o desacuerdo. Además se le ha añadido una serie de cuestiones socioacadémicas, que facilitan un total de dieciocho variables para analizar las relaciones de estas variables y las respuestas a los items.(Alonso y Gallego, 1994).

La Fiabilidad y Validez de CHAEA ha sido demostrada basándose en las pruebas estadísticas pertinentes al analizar los Estilos de Aprendizaje de una muestra de 1.371 alumnos de 25 Facultades de las Universidades Complutense y Politécnica de Madrid. Se utilizó como instrumento de diagnóstico el Cuestionario de Honey-Alonso de Estilos de Aprendizaje, CHAEA, adaptación para contextos españoles del Learning Styles Questionnaire de Honey, edición 1988.( Alonso, 1992a).

Uno de nuestros objetivos era comprobar las posibles diferencias entre las distintas Facultades respecto a los Estilos de Aprendizaje de sus alumnos. Queríamos saber si el hecho de estudiar en una o en otra Facultad marcaba en los alumnos un distinto Perfil de Aprendizaje. Los ANOVA aplicados nos confirmaron que había diferencias significativas en los alumnos en los cuatro Estilos de Aprendizaje según la carrera que estudiaban.

En la Figura que presentamos a continuación podemos apreciar los valores obtenidos en los cuatro Estilos de Aprendizaje por los Grupos de Facultades (Humanidades, Experimentales y Técnicas) en que reunimos a los alumnos de la muestra para obtener una visión más global y rápida de la comparación de sus preferencias.







ACTIVO

REFLEXIVO

TEÓRICO

PRAGMÁTICO



Media

HUMANIDADES

--------------------------

10,94


HUMANIDADES

---------------------------

15,15


HUMANIDADES

--------------------------

10,80


HUMANIDADES

--------------------------

11,99




Media

TÉCNICAS

--------------------------

10,74


TÉCNICAS

------------------------

15,32


TÉCNICAS

------------------------

11,55


TÉCNICAS

------------------------

12,29

Media


EXPERIMENTALES

--------------------------

10,30


EXPERIMENTALES

------------------------

15,75


EXPERIMENTALES

------------------------

11,98


EXPERIMENTALES

------------------------

12,23


Media Total

10,70

15,37

11,35

12,14


Entre otras variables académicas estudiadas en relación con los Estilos de Aprendizaje, concluimos que los alumnos que en Bachillerato tenían notas altas en Letras luego tenían preferencias por el Estilo Activo, y que los que tenían notas bajas en Letras, más tarde preferían el Estilo Pragmático. Sin embargo, los alumnos que en Bachillerato tenían notas altas en Ciencias a la hora de hacer el Cuestionario preferían los Estilos Reflexivo y Pragmático.

Se diferenciaban significativamente en los Estilos Activo, Reflexivo y Teórico, tanto según la nota con que accedieron a la Universidad como en los análisis intergrupos (alumnos de Humanidades, Experimentales y Técnicas).

El Rendimiento académico de los alumnos ofrecía diferencias significativas en los Estilos Reflexivo y Teórico. Curiosamente estos dos Estilos son los más preferidos, y también los más utilizados, por los alumnos.

Entre los alumnos que trabajaban o no, había diferencias significativas en Estilo Pragmático. A semejante conclusión se llegó también en otra investigación en que se comparaban los Estilos de Aprendizaje de los Estudiantes y Profesionales en Ciencias de la Salud. Los alumnos que trabajaban y los Profesionales tenían mayor preferencia por el Estilo Pragmático.(Alonso, 1992b).

Detectamos que los Estilos de Aprendizaje se relacionaban sobre todo con las variables académicas planteadas y no tanto con las variables de tipo social. Por ejemplo, las profesiones que ejercen los padres o las madres, el número de hermanos o la ciudad de procedencia, no parecen influir en los Estilos de Aprendizaje.

Estos resultados hacen reflexionar acerca de la influencia que tienen el Estilo de Enseñar del profesor y, en conjunto, el sistema educativo impuesto, en los Estilos de Aprendizaje de los alumnos.

Los alumnos están marcados con ciertas preferencias en algunos Estilos de Aprendizaje, que se han desarrollado debido a la insistente manera de enseñar y evaluar en una misma línea y que les exigen el procesar la información de una forma determinada (por ejemplo, exigiendo repetición de datos y contenidos que provocan en el alumno el desarrollo del Estilo Reflexivo, almacenaje de datos).




Así me enseñan y evalúan



Así aprendo

Es evidente que el Rendimiento está relacionado directamente con los procesos de aprendizaje. Así De Natale (1990) afirma que “Aprendizaje y Rendimiento implican la transformación de un estado determinado en un estado nuevo, que se alcanza con la integración en una unidad diferente con elementos cognitivos y de estructuras no ligadas inicialmente entre sí”.

Es preciso considerar el Rendimiento dentro de un marco complejo de variables. En nuestro caso, al reflexionar sobre el influjo de los Estilos de Aprendizaje en el Rendimiento académico, centramos nuestra atención solamente en esta variable sin que esto quiera decir que simplificamos la realidad compleja, a la que nos hemos referido, con un enfoque superficial y parcial.
Después de analizar las distintas investigaciones llegamos a la siguiente conclusión:


Los estudiantes aprenden con más efectividad cuando se les enseña según sus Estilos de Aprendizaje preferidos.


En algunos trabajos citados anteriormente aparecen datos evidentes que aprueban esta afirmación. Hablar de Estilos de Aprendizaje y Rendimiento Académico nos llevaría a mencionar una larga serie de investigaciones y de tesis doctorales que han estudiado nuestro tema.

Podemos plantearnos dos preguntas:

1. ¿ La docencia por medio de los Estilos de Aprendizaje mejora las actitudes de los alumnos hacia la Escuela?

2. ¿ La enseñanza por Estilos de Aprendizaje reduce los problemas de disciplina?

En muchas investigaciones sobre este tema, se muestra que las actitudes de los alumnos hacia la Escuela, sus profesores y el aprendizaje mejora cuando reciben la enseñanza con métodos y programas que responden a sus preferencias de Estilos de Aprendizaje (Domino, 1970; Copenhaver, 1979; Pizzo, 1981).


5. Conclusión: aplicaciones prácticas de los Estilos de Aprendizaje
Desde que iniciamos nuestra investigación se han realizado ya otras muchas investigaciones y tesis doctorales sobre Estilos de Aprendizaje. En julio de 2004 en la UNED, en Madrid, se presentaron en el I Congreso Internacional de Estilos de Aprendizaje y en enero de 2006 se celebrará el II Congreso Internacional de Estilos de Aprendizaje en Concepción, Chile, en el que se esperan muchas nuevas aportaciones entre otras de la Facultad de Educación de la Universidad Católica de Lima y otros prestigiosos centro de Perú..

Se ha demostrado especial al interés de que los profesores realicen su autodiagnóstico del propio estilo de aprendizaje. Este autoconocimiento ha resultado muy útil para los Profesores que, a partir de su propia experiencia, pueden ayudar a sus alumnos en procesos semejantes de autoanálisis y autoevaluación.

Los Estilos de Aprendizaje facilitan un diagnóstico de los alumnos, con un nivel más técnico y objetivo que la simple observación y atención. En este sentido, ofrecen datos acerca de cómo prefieren aprender los alumnos, si necesitan más o menos dirección, estructura, así como información que ayuda a comprender la manera preferida de enseñar. Los docentes pueden así tomar decisiones - apoyados con datos- acerca de la selección de materiales, presentación de la información, individualización, creación de grupos y subgrupos y procedimientos de evaluación.

Como cada discente es único y cada clase tiene un diferente perfil, el diagnóstico de los Estilos de Aprendizaje resulta ser un Instrumento muy útil para enfocar con más claridad los objetivos y procedimientos en relación con los alumnos específicos de esta clase.










¿Cómo aprenden mis alumnos?

¿Cómo enseño yo?

Por otro lado, hay quien no defiende que el uso de cuestionarios en el diagnóstico de los Estilos de Aprendizaje. Así Smith (1988, p.77) señala que “hay Profesionales que son capaces de realizar un diagnóstico de Estilos de Aprendizaje sin ningún Cuestionario, utilizando la observación, la escucha, las preguntas personales, la evaluación y su propia experiencia”. Es cierto. Pero también lo es que un Instrumento validado y fiable puede ahorrar mucho tiempo y facilitar un esquema definido de auto y heterodiagnóstico.

Para los que prefieren un análisis más libre, con la espontaneidad de un diálogo dirigido y sin la estrechez de un Cuestionario, Smith sugiere estas preguntas:

¿Qué clase de actividades le interesan más o realiza mejor?



¿Cómo cree el alumno que aprende más: de la lectura, lectura y escuchar, escuchar sólo, de actividades como la simulación o los role-playing?

¿El alumno tiende a definir las cosas con términos abstractos o concretos?

¿El alumno prefiere ver la globalidad del tema en primer lugar o, por el contrario, parte de los detalles para luego llegar al todo?

¿Cuándo y dónde prefiere el alumno aprender?

¿Cuánta estructura, feedback directo y apoyo le parece que necesita?

¿Qué tal aprende en grupo?

Después, en un diálogo, el Profesional deberá interpretar - y aquí está lo difícil - las respuestas.

En resumen, he aquí unos pasos sencillos que pueden guiar a un Profesor en la tarea de diagnosticar e interpretar los Estilos de Aprendizaje:

Utilice, adapte o cree uno o más Instrumentos de diagnóstico.



  • Haga preguntas y observe.

  • Evite llegar a las conclusiones demasiado pronto, y a los diagnósticos simplistas.

  • Comparta las conclusiones provisionales con el alumno, corrigiendo y puliendo lo necesario.

  • Refleje las implicaciones para el Aprendizaje, la Enseñanza, y la mejor autocomprensión del individuo como discente.

Por último, conviene señalar que detrás de la utilidad de las teorías de los Estilos de Aprendizaje no se esconde la exigencia de acomodación, por parte del docente, a las preferencias de Estilo de todos los alumnos en todas las ocasiones, sino un esfuerzo por su parte para:

  • Comprender las diferencias en los Estilos de Aprendizaje de sus alumnos.

  • Cambiar su Estilo de Enseñar en aquellas áreas y en aquellas situaciones que lo requieran, cuando esto sea posible.

  • Ayudar a los estudiantes a desarrollar todos sus posibles Estilos de Aprendizaje, facilitándoles su propio autodiagnóstico y favoreciendo y fomentando aquellos en los que tengan preferencias más bajas.



BIBLIOGRAFÍA ESTILOS DE APRENDIZAJE
Alonso, C.M. (1991) Estilos de Aprendizaje: Análisis y Diagnóstico en Estudiantes

Universitarios. Madrid: Universidad Complutense.

**Alonso C.M. y Gallego, D.J. (1994) “Estilos individuales de aprendizaje: implicaciones en la conducta vocacional” en Rivas, F. (ed.) Manual de Asesoramiento y orientación vocacional. Madrid: Síntesis.

Alonso C.M. y Gallego, D.J. (2003) Cómo diagnosticar y mejorar los estilos de

aprendizaje. Madrid: UNED, Formación Permanente.

***Alonso C.M., Gallego, D.J. y Honey, P. (1999) Estilos de aprendizaje. Bilbao:

Mensajero.

Butler, K. (1988) Learning and teaching style in theory and practice. Columbia: The

Learners Dimension.

Canfield, A. A. y Lafferty, J. C. (1976) Learning Style Inventory. Detroit: Humanics

Media.

Claxton, C. S. y Murrel, P. H. (1987) Learning Styles. Washington, DC: ASHE-ERIC.



Duda, R. y Riley, P. (1990) Learning Styles. Nancy: Press Universitaires de Nancy.

Dunn, R. (1996) How to implement an supervise a learning style program. Alejandria,

VI: Association for Supervisión and Curriculum Development.

**Dunn, R.y Dunn, K. (1984) La Enseñanza y el Estilo Individual de Aprendizaje. Madrid: Anaya.

Dunn, R.; Dunn, K. y Perrin, J. (1994) Teaching Young Children Through Their Individual Learning Styles. Boston: Allyn and Bacon.

Dunn, R. y Griggs, S. A. (1995) Multiculturalism and learning styles: Teaching and



counseling adolescents. Westport, CT: Greenwood Press.

Dunn, R. y Griggs, S. A. (1998) Learning Styles and Nursing Profesión. New York:

NLN Press.

Grasha, A. y Richlin, L. (1996) Teaching with style: A practical guide to enhancing



learning by understanding teaching and learnings styles. Pittburgh, PA: Alliance Publishers.

Gregorc, A.(1982) Style delineator. Maynard, MA: Gabriel Systems.

Gregorc, A. (1985) An adult´s guide to style. Columbia, CT: Gregorc Associates.Inc.

Griggs, S. A. (1991) Learning Styles Counseling. Ann Arbor, MI: University of

Michigan.

Hanson, J. R. y Silver, H. F. (1991) The Hanson-Silver Learning Preference Inventory.

Woodbridge, N.J.: The Thoughtful Educations Press.

Honey, P. y Mumford, A. (1986) Using our Learning Styles. Berkshire, U.K.: Peter

Honey.

Hoover, J. J. (1991) Classroom Aplications of Cognitive Learning Styles. Boulder, Colorado : Hamilton Publications.



Juch, B. (1987) Desarrollo personal. México: Limusa.

Keefe, J.W. (1988) Profiling and Utilizing Learning Style. Reston, Virginia: NASSP.

Keefe, J.W. y Thompson, S. D. (1987) Learning style theory and practice. Reston, VA:

NASSP.


Kolb, D. (1984) Experiential Learning: Experience as the source of Learning and

Development. Englewood Cliffs, New Jersey: Prentice-Hall.

Kolb, D. (1985) LSI (Learning Style Inventory): User´s guide. Boston: McBer &

Company

Lawrence, G. (1982) People types stripes: A practical guide to learning styles.

Gainesville, Fl: Centre for Applications of Psicological Types

Mamchur, C. (1996) Cognitive Type Theory Learning Style. Alejandria, VI: Association

for Supervisión and Curriculum Development.

McCarthy, B. (1980) The 4MAT system: Teaching and learning styles with right/left



mode techniques. Arlington Hgts, Il: Excel Inc.

Milgram, R. M; Dunn, R. y Price, G. E. (1993) Teaching and counseling gifted and



talented adolescents for learning style: An International perspective. Westport, CT: Greenwood Press.

Renzulli, J. S. y Smith, L.H. (1978) Learning styles inventory: A measure of student



preference for instructional techniques. Mansfield Centre, CT: Creative Learning Press.

*Riding, R.J. (1991a) Cognitive Styles Analysis. Birmingham: Learning and Training

Technology.

Riding, R.J. (1991b) Cognitive Styles Analysis User Manual. Birmingham: Learning

And Training Technology.

Riding, R.J. (1994) Personal Style Awarenmess and Personal Development.

Birmingham: Learning and Training Technology.

Riding, R.J. (1996) Learning Styles Analysi and Technology based training. Sheffield:

Departament of Education and Science.

Riding, R. y Buckle, C. (1990) Learning Styles and Training Performance. Sheffield:

The Training Agency.

Riding, R. y Rayner, S. (1995) Personal Style and Effective Teaching. Birmingham:

Learning and Training Technology.

*Riding, R. y Rayner, S. (2002) Cognitive Styles and Learning Strategies. London:

David Fulton Publishers.

*Sarasin, L. C. (1999) Learning Styles Perspectives. Madison, WI: Atwood Publishing.

*Silver, H. F. y Hanson, J. R. ((1998) Learning Styles and Strategies. Woodbridge,

N.J.: The Thoughtful Educations Press

Silver, H. F.; Strong, R. W. y Perini, M. J. (2000) So Each May Learn: Integrating

Learning Styles and Multiple Inteligences. Alejandria, VI: Association for

Supervisión and Curriculum Development.

*Sims, R.R. y Sims, S.J. (1995) The Importance of Learning Styles. Westport,

Connecticut: Greenwood Press.

Schmeck, R.R. (1988) Learning Strategies and Learning Styles. New York: Plenum

Press.


Smith, R.M. (1988) Learning how to Learn. Milton Keynes: Open University.

Vail, P.L. (1992) Learning Styles. Rosemont, New Jersey: Modern Learning Press.

*Willis, M. y Kindle Hodson, V. (1999) Discover your Chiled Learning Style.

Roseville,CA: Prima Publishing



Witkin, H. A. y Goodenough, D. (1981) Cognitive Styles: Essence and Origins: Field

Dependence and Field Independence. New York: International Universities Press.







Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad