Estado libre asociado de puerto rico 15ta. Asamblea 3ra. Sesión



Descargar 36.13 Kb.
Fecha de conversión09.05.2019
Tamaño36.13 Kb.
Vistas50
Descargas0


ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO
15ta. Asamblea 3ra. Sesión

Legislativa Ordinaria


CAMARA DE REPRESENTANTES
P. de la C. 2285
17 DE ENERO DE 2006
Presentado por el representante Ferrer Ríos, Torres Cruz, Vizcarrondo Irizarry, Colberg Toro, Cruz Rodríguez, García Cabán, García Colón, la representante González González, Hernández López, la representante Méndez Silva, Ortiz Quiñones, Pérez Román, Reyes Oppenheimer, Rivera Ruiz de Porras, la representante Rodríguez de Corujo, Rodríguez González, Rosario Hernández y Varela Fernández.
Referido a la Comisión de Salud
LEY
Para enmendar el inciso (a) del Artículo 11, añadir un nuevo Artículo 15 y renumerar los actuales Artículos 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23 y 24 como los Artículos 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24 y 26, respectivamente, y añadir un nuevo Artículo 25 a la Ley Núm. 96 de 4 de junio de 1983, según enmendada, conocida como la “Ley para Reglamentar el Ejercicio de la Profesión de la Psicología en Puerto Rico”, a los fines de establecer las licencias por especialidad para los profesionales de la psicología, establecer las áreas de competencia y para otros fines.
EXPOSICION DE MOTIVOS
La Ley Núm. 96 de 4 de junio de 1983, según enmendada, conocida como “Ley para Reglamentar el Ejercicio de la Profesión de la Psicología en Puerto Rico”, establece la política pública del Estado Libre Asociado de Puerto Rico en la formulación, aplicación e interpretación de normas para la práctica de la psicología. La Junta Examinadora de Psicólogos de Puerto Rico, en adelante la Junta, es la entidad dispuesta por Ley para reglamentar la admisión al ejercicio de la profesión, disponer los procedimientos necesarios para garantizar los controles de calidad profesional en la provisión de servicios psicológicos, además de promover el bienestar humano a través del desarrollo de la psicología como ciencia y profesión.
En virtud de la Ley Núm. 96, supra, fue aprobado el Reglamento Núm. 4785, con el propósito de regular los procedimientos, las prácticas y las decisiones de la Junta en el desempeño de sus obligaciones, además de disponer los cánones de ética que deben regir la práctica de la profesión de la psicología en Puerto Rico. Ante estos fines, el código de ética establece que “los profesionales de la psicología hacen todo el esfuerzo posible en promover la integridad psicológica y el desarrollo de aquellos que reciben sus servicios”. De esta forma, en el interés de promover el bienestar humano, dispone que los profesionales de la psicología “aceptan la responsabilidad de poseer la competencia necesaria, aplicar sus destrezas en forma ponderada y objetiva y velar por los mejores intereses de sus clientes, pacientes, colegas, estudiantes, participantes en estudios científicos, de la sociedad en general y de su profesión”.
Desde el establecimiento de la Ley Núm. 96, supra, el estado intenta regular, a través de la otorgación de la licencia genérica para la práctica de la psicología en Puerto Rico, los controles de calidad en la otorgación de servicios psicológicos. Sin embargo, una licencia genérica no puede garantizar el bienestar y la integridad psicológica de las personas que reciben servicios, sino se especifica respecto a las competencias del profesional de la psicología, según se área de especialidad.
Esta disyuntiva ha intentado ser corregida a través del reglamento de la Junta, el cual dispone el procedimiento administrativo a seguir para la tramitación de querellas y la posterior celebración de vistas adjudicativas. En este aspecto, la Junta o el Secretario del Departamento de Salud, por iniciativa propia o en virtud de una querella o denuncia debidamente fundamentada de cualquier persona natural o jurídica, que cumpla con los requisitos de estar sometida por escrito y firmada bajo juramento por el querellante, contenga una exposición clara y concisa de los hechos en que se fundamenta e indique, de manera específica, las disposiciones de Ley o de reglamento que se le imputa violar y el remedio que se solicita, son los organismos con la capacidad jurídica para realizar las investigaciones que correspondan. En este aspecto, la Ley Núm. 96, supra, dispone que toda persona que fuere convicta por ejercer ilegalmente la profesión de la psicología, incurrirá en un delito grave y será castigada con una multa no menor de mil (1,000) dólares ni mayor de cinco mil (5,000) dólares o en su lugar enfrentará cárcel por un periodo no menor de un (1) mes ni mayor de dos (2) años, o ambas penas a discreción del Tribunal. Sin embargo, a pesar del impacto adverso que esta práctica puede tener en el bienestar del cliente, en la actualidad no existe ninguna legislación que regule las áreas de competencia para los profesionales de la psicología, delegando dicha responsabilidad a la Junta, lo que limita a un contexto administrativo los remedios a los que los consumidores pueden tener acceso. De esta forma, el enfoque está dirigido a la solución del problema una vez que haya surgido, sin disponer medidas preventivas que salvaguarden la integridad psicológica de quienes reciben los servicios.
En lo relativo a las especialidades en la profesión, la Ley Núm. 170 de 12 de agosto de 2000, la cual enmendó la Ley Núm. 149 de 15 de julio de 1999, según enmendada, conocida como “Ley Orgánica del Departamento de Educación de Puerto Rico”, dispuso la creación de plazas de psicólogos escolares, con el propósito de identificar problemas de aprendizaje y de desarrollo en el estudiantado, participar en el trabajo interdisciplinario en el sistema escolar y ofrecer asesoría en el análisis, intervención e implantación de estrategias de intervención para la solución de problemas y conflictos escolares. La misma ha agravado la controversia en lo relativo a las deficiencias legales de la Junta para certificar las áreas de especialidad, al requerir que todo solicitante a la plaza de psicólogo escolar debe presentar una certificación que acredite que el mismo posee una concentración en psicología escolar o si es un psicólogo de otra concentración, la certificación deberá acreditar que tiene competencia en el área de psicología escolar, función que no está contemplada entre los deberes y las facultades de la Junta, según dispuestas por Ley.
En su disertación doctoral, Edna C. Rodríguez Rivera, Psicóloga Clínica egresada de la Universidad Carlos Albizu, realizó un abarcador estudio dirigido a explorar las “Actitudes de los Psicólogos/as Licenciados/as de Puerto Rico hacia la Licencia Genérica en la Práctica de la Profesión de la Psicología”. Según los resultados de la misma, un 50.5% de la muestra representativa del universo de psicólogos licenciados en Puerto Rico, expresó la urgencia de que la licencia para la práctica de la psicología sea otorgada por especialidad, en respuesta a la preocupación de que un profesional de la psicología, en el desempeño de sus funciones, provea servicios para los cuales no esté cualificado. Ante esta realidad, un 84.8% expresó un contundente rechazo ante el planteamiento de que el público conoce el procedimiento para la radicación de querellas ante la Junta por violaciones éticas, mientras que un 63.7% favoreció que la Ley Núm. 96, supra, sea atemperada a las necesidades actuales de la profesión.
Los datos reseñados anteriormente son una muestra inequívoca de que, a pesar de los controles existentes para garantizar la calidad profesional en la provisión de servicios psicológicos, el estado de derecho actual no establece los límites en las áreas de competencia de las diversas ramas de la psicología. Por ejemplo, en este aspecto, el peritaje para el diagnóstico y el tratamiento de desórdenes mentales, el uso de pruebas psicológicas y la planificación, la consultoría y el manejo de personal en las relaciones obrero patronales, son competencias exclusivas de los psicólogos clínicos, escolares e industriales-organizacionales, respectivamente, los cuales, por el bienestar del cliente, las mismas no pueden ser ejercidas sin una rigurosa preparación académica a través de un currículo especializado dirigido a estos fines.
En definitiva, el contexto social en el que las personas solicitan servicios psicológicos, tienen su origen en factores complejos, muticausales y multidimensionales de naturaleza biológica, psicológica y social, los cuales pueden ser un reflejo del ambiente de violencia y hostilidad que vive nuestra sociedad, la ausencia de oportunidades de empleo, el desfase entre los empleos disponibles y la capacitación de la fuerza trabajadora, entre otros. Desde esta perspectiva, ante los grandes retos que enfrenta el Puerto Rico del siglo 21, esta Asamblea Legislativa entiende impostergable que se establezcan licencias por especialidad, con el fin de garantizar que los profesionales de la psicología provean aquellos servicios para los cuales estén cualificados por adiestramiento o experiencia debidamente supervisada, se proteja la integridad psicológica y el bienestar de los clientes y se ofrezca una guía de referencia al consumidor sobre las competencias de cada profesional, según su área de especialidad, al momento de determinar la manera idónea para canalizar su necesidad de servicios psicológicos.
DECRETASE POR LA ASAMBLEA LEGISLATIVA DE PUERTO RICO:

Artículo 1.-Se enmienda el inciso (a) del Artículo 11 de la Ley Núm. 96 de 4 de junio de 1983, según enmendada, para que se lea como sigue:

“Artículo 11.-Deberes y Facultades.

La Junta tendrá los siguientes deberes y facultades:

(a) Expedir, suspender, revocar o denegar las licencias para el ejercicio de la profesión de la psicología por las razones que se consignan en esta Ley. Además expedirá licencias por especialidad a tenor con lo dispuesto en el Artículo 15.”

(b) …

(c) …


(d) …

(e) …


(f) …

(g) …


(h) …

(i) …


(j) …

(k) …


(l) …

Artículo 2.-Se añade un nuevo Artículo 15 a la Ley Núm. 96 de 4 de junio de 1983, según enmendada, para que se lea como sigue:



Artículo 15.-Licencias por Especialidad.

La Junta expedirá licencias por especialidad en las siguientes áreas:

(a) Licencia de Psicólogo Clínico. Será expedida a aquellos psicólogos con doctorado (Ph.D. o Psy. D.) con especialización en Psicología Clínica. Sus áreas de competencia incluyen el conocimiento y la aplicación de principios relativos a la personalidad y psicoterapia, la psicopatología, adicciones y el efecto de sustancias psicotrópicas en la conducta, la prevención de enfermedades de transmisión sexual, el desarrollo humano, la medición de la inteligencia, las emociones, el aprendizaje, la percepción, la motivación, las relaciones interpersonales, diferencias individuales, rasgos culturales y el uso de procedimientos conocidos por la psicología para discernir, evaluar, diagnosticar, prevenir y tratar desórdenes mentales o de conducta.

(b) Licencia de Psicólogo Escolar. Será expedida a aquellos psicólogos con maestría o doctorado con especialización en Psicología Escolar. Sus áreas de competencia incluyen el conocimiento y la aplicación de principios para el desarrollo de la salud mental escolar y educativa durante los primeros años de vida en su ambiente evolutivo socioemocional y académico y su entorno familiar, social y académico-administrativo. El psicólogo escolar conocerá los principios psicológicos que versan en torno al desarrollo de la sana escolaridad del estudiante incluyendo lingüístico y socioemocional, el aprovechamiento de lecto-escritura y las matemáticas, la habilidades de capacitación psicosocial y el desarrollo de la personalidad, su inteligencia social y abstracta y su afecto; y poseerá competencias, las destrezas y los instrumentos más eficaces para prevenir, recomendar, evaluar, diagnosticar e intervenir en instancias y ante situaciones que emergen el quehacer del estudiante y lo que ante las necesidades que surjan de la familia y el sistema escolar y académico para prevenir las dificultades que impide un mejor desarrollo.

(c) Licencia de Psicólogo en Consejería Psicológica. Será expedida a aquellos psicólogos con maestría o doctorado con especialización en Consejería Psicológica. Sus áreas de competencia incluyen el conocimiento y la aplicación de principios para la consejería y la orientación individual, matrimonial, familiar, ocupacional y de grupos; el manejo del estrés, adicciones y el efecto de sustancias psicotrópicas de la conducta, la prevención de enfermedades de transmisión sexual, el desarrollo humano, inteligencia, habilidades, competencias, destrezas y emociones, el aprendizaje, la percepción, la motivación y las relaciones interpersonales, diferencias individuales y rasgos culturales y el uso de técnicas, métodos y procedimientos conocidos por la psicología para aconsejar y orientar a individuos y grupos pares sobre el funcionamiento efectivo en los ámbitos individual, matrimonial, familiar, ocupacionales y social-cultural.

(d) Licencia de Psicólogo Industrial-Organizacional. Será expedida a aquellos psicólogos con maestría o doctorado con especialización en Psicología Industrial-Organizacional. Sus áreas de competencia incluyen la comprensión del desarrollo y la aplicación de teorías y métodos psicológicos a los problemas organizacionales. También, conocerá los princpios del funcionamiento efectivo del sistema social, los elementos comprendidos para sostener la calidad en el ámbito de las ocupaciones y aquellas estrategias relativas a la motivación y la toma de decisiones en los sistemas sociales. Será diestro en el manejo de la dinámica de los grupos, organizaciones mediante la evaluación, intervención y desarrollo de los mismos. Involucra además la selección, consejería y el manejo de personal, evaluación, planificación y consultoría de situaciones óptimas de trabajo y estudio.

(e) Licencia de Psicólogo Social-Comunitario. Será expedida a aquellos psicólogos con maestría o doctorado con especialización en Psicología Social-Comunitaria. Sus áreas de competencia incluyen el desarrollo de conocimientos de la psicología social-comunitaria y la aplicación de los mismos para reducir el impacto de las fuerzas sociales y situaciones que contribuyen al fomento de la conducta en el ambiente cultural y socioemocional y contribuyen al mejoramiento psicosocial.

(f) Licencia de Psicólogo Académico Investigativo. Será expedida a aquellos psicólogos con maestría o doctorado con especialización en Psicología Académica Investigativa. Sus áreas de competencia incluyen el desarrollo de principios, conocimientos, competencias y/o destrezas relativas al individuo y su funcionamiento psicológico en los diversos ámbitos: el intrapersonal, emocional, psicosocial, institucional, cultural y en la divulgación de estos principios, conocimientos y competencias para el mejoramiento de la vida y la convivencia social. Es diestro en técnicas de investigación, observación, recolección de datos, desarrollo de instrumentos de medición y diagnóstico relacionado con el aprovechamiento, atributos humanos, personalidad, aptitudes, valores, habilidades y otros aspectos de la conducta.

(g) Licencia de Psicólogo Evolutivo. Será expedida a aquellos psicólogos con maestría o doctorado con especialización en Psicología Evolutiva. Sus áreas de competencia incluyen el desarrollo o creación de principios, conocimientos, competencias y/o destrezas relativas a la actividad educativa o académica y aquellos aspectos del aprendizaje académico que de alguna manera reflejan el quehacer cultural e identifican las necesidades ocupacionales y profesionales de la sociedad vigente o la afectan en su funcionamiento y en la divulgación de estos principios, conocimientos y competencias para el mejoramiento de la actividad académica y formativa de los individuos.”

Artículo 3.-Se renumeran los actuales Artículos 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23 y 24 como los Artículos 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24 y 25, respectivamente.

Artículo 4.-Se añade un nuevo Artículo 26 a la Ley Núm. 96 de 4 de junio de 1983, según enmendada, para que lea como sigue:

Artículo 26. Cláusula Transitoria.



A los fines de cumplir con lo dispuesto en esta Ley, la Junta tendrá la responsabilidad de orientar a los psicólogos licenciados sobre el procedimiento a seguir para la tramitación de las licencias por especialidad.

Todo psicólogo licenciado tendrá un periodo de seis meses luego de aprobada esta Ley, para someter la documentación necesaria, a los fines de que la Junta sustituya la licencia genérica por la licencia por especialidad que le corresponda, según sea el caso, de acuerdo a lo dispuesto en el Artículo 15.

El psicólogo que no cumpla con lo dispuesto en este Artículo, se verá expuesto a las penalidades que la Junta establezca mediante reglamento.

La Junta tendrá nueve meses a partir de la aprobación de esta Ley para otorgar las licencias por especialidad que aquí se disponen.

Artículo 5.-Separabilidad

Si cualquier artículo, inciso, parte, párrafo o cláusula de esta Ley o su aplicación a cualquier persona o circunstancia fuere declara inconstitucional por un Tribunal con jurisdicción, la sentencia dictada no afectará ni invalidará las demás disposiciones de esta Ley, sino que su efecto quedará limitado y será extensivo al inciso, parte, párrafo o cláusula de esta Ley, o su aplicación, que hubiera sido declarado inconstitucional.

Artículo 6.-Esta Ley comenzará a regir inmediatamente después de su aprobación.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos