Esquema desarrollado documento : GÉnero y políticas públicas



Descargar 270.63 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño270.63 Kb.
  1   2   3   4   5

GÉNERO Y VIOLENCIA BASADA EN GÉNERO EN VENEZUELA


GÉNERO Y VIOLENCIA BASADA EN GÉNERO EN VENEZUELA


I. Historia de la lucha por los derechos de la mujer y la igualdad de los géneros en Venezuela.

Aun cuando en Venezuela hubo participación femenina durante el período de la colonia y en la lucha por la independencia (Quintero, en Quintero (coord.), 2003:11), es en el siglo XX -durante la dictadura de Gómez en el año 1928- cuando se forma la primera asociación de mujeres en el país, la Sociedad Patriótica de Mujeres. Después de la muerte de Gómez, en 1936, se hace pública la participación de las mujeres con el surgimiento de diversas asociaciones femeninas que se dedican a defender los derechos de la mujer, como trabajadora y como madre de familia. En 1947 se conquista el derecho femenino al voto.


Desde 1948 hasta 1958 Venezuela vive bajo la dictadura de Pérez Jiménez, lo que significó la disolución de las agrupaciones de mujeres que habían surgido en los años 30 pues, como en los años de Gómez, se dedicaron a dar apoyo a sus compañeros en la lucha contra la dictadura. Del 58 al 74 lo político eclipsa lo legal dentro del movimiento de mujeres, quienes a pesar de encontrarse muy activas no se interesaban por las organizaciones femeninas, ni por plasmar sus reivindicaciones en las leyes (del Olmo, en Quintero (coord.), 2003:38). A mediados de los años setenta, en el marco del Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer, de nuevo se organizan las mujeres para impulsar la construcción de un marco jurídico e institucional favorable a la consecución de sus derechos y de la igualdad de los géneros. Las décadas de los años setenta, ochenta y noventa han sido la continuación de ese proceso (ver Cuadro I).

Cuadro I

Período

Momentos y Logros del Movimiento de Mujeres




1928

Durante la dictadura de Gómez en 1928 se establece la primera asociación exclusivamente femenina en defensa de los presos y perseguidos políticos denominada la “Sociedad Patriótica de Mujeres Venezolanas”





1935

A partir de la muerte de Gómez , se hizo publica la participación de las mujeres y surgieron diversas asociaciones femeninas que se dedicaron a defender los derechos de la mujer como trabajadora y como madre de familia, entre ellas la Agrupación Cultural Femenina, la Asociación Venezolana de Mujeres , la Asociación Cultural Interamericana y la Sociedad Protectora de la infancia ; con la presión ejercida por estas organizaciones de mujeres se logra que la Ley del Trabajo de 1936 previera la protección a la madre trabajadora, permisos pre y post natales de seis semanas y sueldos y salarios para trabajos iguales realizados por hombres y mujeres.





1947

Con la reforma de la Constitución, las mujeres obtuvieron el derecho al voto en las mismas condiciones que los hombres.





1948

Con el golpe de 1948 , se disolvieron las agrupaciones de mujeres que habían surgido en los años 30 y las mujeres se dedicaron como en los años de Gómez a dar apoyo a los compañeros en la lucha contra la dictadura.





1958

Aunque las mujeres estaban muy activas, sus intereses no eran las organizaciones de mujeres ni la cuestión legal .De 1958 a 19 74 político eclipsa lo legal.






1974

En el marco del Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer:

-Se crea la Comisión Femenina Asesora a la presidencia de la Republica.(1974)

-Se realiza el primer Congreso Venezolano de Mujeres, a partir del cual surge el primer proyecto del reforma del código civil (1974).

-Se crea el Ministerio de Estado para la Participación de la Mujer en el Desarrollo, organismo sin cartera (1979).



1980


-Se logra la reforma del código civil (1982)

-Se promulga la ley aprobatoria de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de Discriminación contra la mujer (1982).

-Se crea el Ministerio de la Familia( 1987).

-Se crea la Comisión Bicameral para los Derechos de la Mujer (1989).



1990


-Se crea el área de atención a los Derechos de la Mujer en la Fiscalía General de la Republica (1990).

-Entra en vigencia el decreto de creación del Consejo Nacional de la Mujer (1992).

-Se aprueba la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer (1993).

-Se reforma la Ley del Trabajo.



-Se aprueba la Ley de Violencia Contra la Mujer y la Familia (1998).
(Fuentes: Quintero (coord.), 2003; Escala, Fernández y Pereira, 2001; Jiménez (coord.), 2000.)


Es de resaltar el carácter unitario que ha caracterizado esta lucha, siendo el movimiento de mujeres un movimiento de composición heterogénea y plural. “Una [...] característica de la organización de las mujeres en Venezuela ha sido la actuación unitaria para la conquista de los objetivos que son comunes” (Espina, en Quintero (coord.), 2003:214); otra característica de este movimiento tiene que ver con una importante presencia, especialmente desde el año 48, de mujeres vinculadas a las luchas políticas. Esto, según algunas de sus protagonistas, tiene que ver con la poca consolidación en Venezuela de los grupos feministas, en comparación con otros países de la región. “Es importante hacer notar que en la experiencia venezolana, las vanguardias han sido conformadas por mujeres vinculadas al proceso político y más concretamente a los partidos a diferencia de otros países, donde las iniciativas reivindicativas han emergido de otros sectores de la sociedad civil” (García Prince, citada por del Olmo, en Quintero (coord.), 2003:39). En este proceso también han jugado un papel fundamental diversas organizaciones de la sociedad civil (ONG´s), las cuales han desarrollado diversas líneas de trabajo en varios ámbitos de acción y han sido de conformación diversa1.
En abril del año 1999 se inicia el proceso constituyente venezolano, el cual culmina con la aprobación de la nueva constitución el 15 de diciembre de ese mismo año. De nuevo, el movimiento de mujeres se organizó y participó activamente para incorporar a la nueva Carta Magna lo relacionado con la promoción y defensa de los derechos de las mujeres. Este proceso, como los anteriores, también tuvo un carácter amplio, plural y unitario. Existe bastante consenso al considerar como significativos los logros obtenidos en la nueva Constitución con respecto a los derechos de la mujer y a la igualdad de los géneros (Castillo y Salvatierra, 2000; García y Jiménez, 2000; Jiménez (coord.), 2000; Muñoz, 2000; Escala, Fernández y Pereira, 2001. Ver Cuadro II).

Cuadro II



Logros Significativos para la Promoción y Defensa de los Derechos de la Mujer y la Igualdad de los Géneros en la nueva Constitución venezolana.



  • Garantía de igualdad ante la Ley (art. 21).

  • Derecho a la equidad de salario (art. 91).

  • Reconocimiento del valor económico del trabajo doméstico y la seguridad social de las amas de casa (art. 88).

  • Consagración de igualdad de derechos de los venezolanos y las venezolanas en relación con la nacionalidad derivada del matrimonio (art. 33).

  • Consagración de igualdad de deberes y derechos en el matrimonio y las uniones de hecho. Reconocimiento jurídico de las uniones de hecho.

  • Los niños, niñas y adolescentes como sujetos plenos de derechos (art. 78).

  • Derecho a servicios integrales de planificación familiar basados en valores éticos y científicos (art. 76).

  • Consagración del derecho de las parejas a decidir libre y responsablemente el número de hijas e hijos que deseen concebir y a disponer de la información y de los medios que les aseguren el ejercicio de este derecho (art. 76).

  • Avances significativos en las disposiciones dirigidas a garantizar la protección, goce y ejercicio de los derechos humanos por parte de la ciudadanía (art. 19).

  • Lenguaje de género en el texto constitucional.






Fuente: Escala, Fernández y Pereira, 2001.

II. Violencia Basada en Género.
Para la comprensión del concepto de Violencia Basada en Género y sus implicaciones se requiere analizar las definiciones de los elementos conceptuales que lo constituyen.
La categoría género explica cómo los roles sociales masculinos y femeninos son producto del aprendizaje de patrones culturales, histórica y socialmente asignados a cada sexo, y no una consecuencia natural de diferencias determinadas por la biología. En otras palabras, la categoría género describe el modo en que se articula la incorporación en cada sexo de “prácticas, símbolos, representaciones, normas y valores sociales que las sociedades elaboran a partir de las diferencias sexuales anatomofisiológicas” (de Barbieri, en PNUD/Avesa, 1999:23).
Es necesario enfatizar que género no es sinónimo de sexo y mucho menos de mujer. En este sentido, Facio (1992:47) señala: “Es imprescindible que se entienda que los hombres también responden al género de manera que, cuando se dice que hay que incorporar el género en una determinada actividad o estudio, no se está hablando de incorporar a la mujer, aunque el resultado de incorporar la visión de género sea visibilizar a la mujer y hacer visibles las relaciones de poder entre los sexos”.
De esta forma, el análisis de la Violencia Basada en Género implica abordar también el asunto de la construcción social de la masculinidad, es decir, el conjunto de atributos, valores, funciones y conductas que se suponen esenciales al varón en una cultura determinada (de Keijzer, 2000). Varios autores coinciden en señalar la prevalencia, en la mayoría de las culturas, de un modelo hegemónico de masculinidad que socializa al varón para que sea esencialmente dominante, y que sirve para discriminar y subordinar a las mujeres y a los otros hombres que no se acogen a ese modelo (Kaufman, 1994; de Keijzer, en Tuñón Pablos (1997); Connell, en Valdés y Olavarría (1995); Olavarría y Parrini, 1999).2
El concepto de varón como factor de riesgo aportado por Keijzer -en Tuñón Pablos (coord.), 1997- es una herramienta conceptual útil para comprender la interrelación entre la construcción social de la masculinidad y la forma en que ésta afecta la vida de las mujeres y la de los propios hombres, particularmente en el ámbito de la salud y la violencia. Según este autor, el hombre aparece como factor de riesgo principalmente en tres campos:


  • Riesgo hacia las mujeres y los niños: violencia sexual y doméstica, pandemia del VIH/SIDA, embarazo impuesto y falta de participación masculina en la anticoncepción, participación limitada o ausente en el embarazo y la crianza de los y las hijos/as.

  • Riesgo hacia otros hombres: la masculinidad hegemónica afecta también las relaciones entre hombres. Aunque la socialización de género por sí sola no explica las llamadas muertes violentas y las lesiones infligidas entre hombres, debe ser considerado como uno de los factores que influyen en este fenómeno. La proporción de hombres involucrados en accidentes de tránsito, homicidio y otros delitos violentos en distintos países de la región es bastante mayor que la de las mujeres. A esto se agregan patrones culturales que asocian el consumo de y aguante en el alcohol como muestra de hombría, los cuales tienen un gran peso social especialmente durante la adolescencia y juventud.3

  • Riesgo para sí mismo: las adicciones como el tabaquismo y el consumo de alcohol son una forma de daño a sí mismo. Aunque la incorporación a estos hábitos por parte de la población femenina va en aumento, sigue siendo mayor en los varones y continúa estando muy ligado al imaginario social de la virilidad. Por razones machistas, los hombres también tienen dificultad para pedir ayuda o llevar a cabo rutinas de autocuidado, lo cual incide negativamente en su salud.4

Como hemos visto, el problema de la violencia basada en género revierte cierta complejidad que “va mas allá del esquema lineal víctima-victimario, ya que implica modos de relación entre los géneros que se perpetúan porque guardan relación con los ideales culturales acerca de lo que se espera de una mujer y un hombre, los cuales están inscritos en la subjetividad individual” (PNUD/Avesa, 1999:23).

Banchs describe dos tipos de violencia basada en género:



  • Violencia subterránea: que no es reconocida como tal y que tiene expresión en las diferencias que existen entre mujeres y hombres en cuanto a las oportunidades y reparto desigual del poder, sustentada “en estereotipos y roles sexistas en la socialización familiar, en la educación formal, en los medios de comunicación, así como en las desigualdades en el campo laboral, profesional y en general en la esfera tanto pública como privada” (Banchs, en PNUD/Avesa, 1999:23-24).




  • Violencia explícita: que es reconocida como tal y se expresa en actos como la violación, el acoso sexual en el trabajo, el maltrato doméstico y el abuso sexual incestuoso, entre otros, pero “frecuentemente mitificada a través de su negación, ocultamiento, justificación o culpabilización de la víctima” (Banchs, en PNUD/Avesa, 1999:24).

El concepto de género del cual estamos partiendo incluye la construcción socio-cultural de los roles asignados tanto a hombres como a mujeres, y el concepto de violencia basada en género que proponemos abarca tanto la violencia subterránea como la violencia explícita.


En este trabajo abordaremos, por una parte, asuntos relacionados con las diferencias existentes entre mujeres y hombres en cuanto a las oportunidades y el ejercicio del poder, y el impacto de la inequidad entre los géneros en áreas tan fundamentales como la educación, el empleo y la salud. Por otra parte, señalaremos algunos indicadores de la violencia de género explícita que incluye problemáticas tan graves como la violencia sexual y doméstica.
III. Género. Población, Marco Jurídico y Políticas Públicas en Venezuela.
III. a. Población e Indicadores Demográficos.
Venezuela tiene 23.054.210 habitantes, con una población rural -para el año 2000- de 3.114.999. De la población total, 11.651.341 (el 50,5 %) son mujeres y 11.402.869 (el 49,5 %) son hombres. El total de la población joven de 12 a 24 años es de 5.924.910 (25,7 %). De ellos/as, 2.961.691 (el 12,85 %) son mujeres y 2.963.219 (el 12,9 %) son hombres (INE, 2001).
La tasa anual de crecimiento es de 2,04. La tasa bruta de natalidad es de 24,72; la tasa global de fecundidad es de 2,93; la tasa bruta de mortalidad infantil es de 4,65; la tasa de mortalidad (ambos sexos) es de 20,45, siendo que para el año 2001 se registraron un total de 65.934 muertes masculinas y 41.933 muertes femeninas; la esperanza de vida de las mujeres para el año 2000 se calculó en 76,23 años, y la de los hombres en 70,45. (INE/PNUD, 2002; www.ine.gov.ve. Ver Cuadro III).
Cuadro III
Indicadores demográficos de Venezuela. 1998

Tasa anual de crecimiento (por 100 habitantes)

Tasa bruta de natalidad (por 1000 habitantes)

Tasa global de fecundidad (por mil habitantes)

Tasa bruta de mortalidad infantil

Tasa de mortalidad (ambos sexos, por 1000 nacidos vivos)



Esperanza de vida

2,04


24,72


2,93

4,65

20,45

72,80



Fuente: INE/PNUD (2002).

III. b. Marco Jurídico y Políticas Públicas.
Desde 1990 hasta 2003, se han aprobado en Venezuela una serie de leyes que constituye un marco jurídico favorable para la superación de la brecha de desigualdad entre los géneros.
De éstas cabe resaltar: Reforma a la Ley del Trabajo (1990), que establece el fuero maternal y protege la maternidad y la familia; Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer (1993); Ley Aprobatoria de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer, “Convención Belem do Pará” (1995); Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política (1998), que establece una cuota del 30% de mujeres para integrar las listas electorales para Senadores, Diputados y Representantes de la Asamblea Legislativa5; Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente (2000), la cual establece en el artículo 50 el derecho a educación y servicios en salud sexual y reproductiva, y en los artículos 259 y 260 sanciona el abuso sexual; Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (2000). (Ver Cuadro II). Actualmente, está en proceso en la Asamblea Nacional la Reforma del Código Penal (que data de 1937), donde se considera fundamental la reforma de los mal llamados “Delitos Contra las Buenas Costumbres y el Buen Orden de las Familias”, que constituyen los denominados Delitos Sexuales en códigos penales reformados últimamente en la región.6

Con relación a instituciones y políticas públicas, tenemos que:




  • En 1992 se crea el Consejo Nacional de la Mujer (CONAMU), instancia a través de la cual se formula el Plan Nacional de la Mujer para el quinquenio 1998-2003 y cuyas áreas estratégicas son: salud, salud-nutrición, educación, pobreza, economía y trabajo; participación social y política; legislación y seguridad jurídica; cultura y medios de comunicación; violencia; mujer campesina e indígena; población de atención especial y estadísticas. Para cada una de estas áreas se establecen líneas de acción, programas/proyectos y responsables y se prevén estrategias de articulación con diferentes sectores, entre ellos la sociedad civil. En el año 2000, el CONAMU pasa a ser el Instituto Nacional de la Mujer, INAMUJER (ver Cuadro IV).

  • El Instituto Nacional de la Mujer formula el Plan Nacional de Prevención y Atención de Violencia hacia la Mujer 2000-2005.

  • En 1989 se crea la Comisión Bicameral para los Derechos de la Mujer del Congreso de la República y en el 2000 la Comisión Mujer, Familia y Juventud de la Asamblea Nacional.

  • En 1990 se crea en la Fiscalía General de la República el Área de Atención a los Derechos de la Mujer, y en 2000 se crea la Defensoría de la Mujer dentro del Instituto Nacional de la Mujer.

  • En 2001 se creó el Banco de Desarrollo de la Mujer.

  • En el año 2000, a partir de la puesta en vigencia de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, se crea el Sistema de Protección del Niño y del Adolescente y los Consejos de Derechos Nacional, Estadales y Municipales.

  • En 1997 se llevó a cabo una reforma curricular en la primera y segunda etapas de la Educación Básica, que incluyó contenidos de educación sexual, violencia intrafamiliar y VIH/SIDA en las asignaturas: Educación Familiar y Ciudadana, Educación para la Salud, Biología y Psicología. Así mismo, desde los Ministerios de Salud y Desarrollo Social y de Educación, Cultura y Deportes llevan adelante el Proyecto de Prevención Integral de ITS (Infecciones de Transmisión Sexual), VIH/SIDA, Embarazo Precoz y Violencia Intrafamiliar, dirigido al personal docente de las Escuelas Bolivarianas.

  • En 1998 se creó la Norma Oficial Venezolana para la Atención en Salud Sexual y Reproductiva en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, actual Ministerio de Salud y Desarrollo Social. En este mismo Ministerio se formuló en el año 2000 la Norma Oficial Venezolana para la Atención Integral en Salud Sexual y Reproductiva y el Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva. En el año 2002 se Formuló el Plan Estratégico Social PES y en 2003 se publicó el Plan Estratégico Nacional de VIH/SIDA.

  • En 1999 se creó la primera División para la Atención de la Violencia Contra la Mujer y la Familia, adscrita al Cuerpo Técnico de Policía Judicial, actualmente Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad