Espacio Curricular: animacion



Descargar 14.73 Kb.
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño14.73 Kb.
Vistas25
Descargas0




MATERIAL BIBLIOGRÁFICO
MATERIA: E.D.I: PSICOLOGÍA - 5° Año Cs. Naturales – Colegio Salesiano General Belgrano.
TEMA: El Psicoanálisis – 2° Tópica

AUTOR: Silvia Di Segni Obiols

LIBRO: Psicología: uno y los otros – Capítulo 4.-

Editorial: A – Z editora S.A. – Bs. As. 2011

¿Y Yo?:
Con la primera tópica, Freud pudo explicar muchos fenómenos (Acto, fallido, lapsus, síntomas, etc.) pero en ella faltaba algo o, mejor alguien: yo. La persona que siente, desea, actúa, ¿Dónde aparece? No estaba claro el lugar del sujeto y esto llevó a postular la segunda tópica, que incluye tres estructuras de la primera: Icc, Pcc, Cc, pero también incorpora otras tres: YO, SUPERYÓ Y ELLO.
Segunda Tópica:
El Ello es la sede de las pulsiones sexuales y agresivas, y como tal, genera deseos que pugnan por salir a la luz, hacerse conscientes. Existe en nosotros desde el nacimiento y es totalmente inconsciente. El Yo, se forma a partir del Ello muy pronto en la vida. Cuando el bebé dice a todo lo que encuentra “mío”, está comenzando a darse cuenta de que tiene un yo, diferente de los otros a quienes les roba los juguetes en el arenero. A diferencia del Ello, parte del Yo es consciente y parte Inconsciente. Esto lo notamos a menudo, cuando alguien nos dice, por ejemplo: “siempre que te pregunto cómo estás, me contestas mal”, algo de lo que no teníamos ninguna noticia. El Superyó o conciencia moral comienza a formarse a partir de los dos años, diferenciándose del Yo, y representa el polo opuesto al Ello. En el ejemplo del sueño infantil, el Ello deseaba comer carne y el Superyó sabía, aun dormido, que no debía hacerlo. Mientras el Ello se rige por el principio del placer, es decir que obtener placer es el motor que lo impulsa, el Superyó se rige por el principio del deber, cumple con las normas, con lo que la educación le ha enseñado a esa persona. Naturalmente, Ello y Superyó están en permanente conflicto y le toca al Yo actuar como mediador. A su vez, el Yo es la estructura que se relaciona directamente con el mundo externo y al que rige el principio de realidad, determinando qué puede hacer de acuerdo con las posibilidades reales. Por ejemplo, el Ello de una persona hambrienta puede desear intensamente una comida, su Superyó le prohíbe robarla y su Yo le muestra cómo conseguir otra posible, aunque menos deseada.

El Yo, entonces, debe lidiar con el Ello (lo que seseo hacer), con el Superyó (lo que debo hacer) y con la realidad (lo que puedo hacer. Su tarea es la de mediar en los conflictos que surgen entre las estructuras del aparato psíquico y también entre este y la realidad; debe encontrar constantemente maneras de superar la ansiedad que tales conflictos desencadenan y permitir el placer cuando sea posible de satisfacer, de manera de equilibrar nuestra vida entre placer y deber. Por su parte, el Superyó es la estructura que genera la culpa cuando no cumplimos con algo que consideramos que debemos hacer.



Una parte del Superyó lo constituye el Ideal del Yo. En él vamos construyendo desde la infancia una imagen de nosotros mismos que responde a aquello que nuestros padres, o quienes nos criaron, desearon que fuéramos. Este ideal del yo no exige ser de cierto modo, cumplir con ciertas metas y nos hace sentir culpables cuando no logramos lo que se espera de nosotros. A veces es muy duro y la persona se vuelve demasiado autoexigente, incapaz de disfrutar de su vida. Otras veces es demasiado blando y la persona no logra exigirse lo mínimo necesario para obtener algunos logros. Si ahora volvemos a pensar en los grupos y no en el individuo aislado, podemos comprender cuando se dice que cada uno de sus miembros deposita el el líder su ideal del yo. El líder representa ese ideal y cada uno de los miembros del grupo se liga a él, cediéndole un lugar en su ideal del yo. Este es el costo de pertenecer al grupo, compartir esa parte del psiquismo con el líder; la persona que logra tomar el liderazgo debe tener características que permitan este proceso al representar el ideal de cada uno para sí ser admirado y seguido.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos