Es la hora de dejar de morir Manual de la Inmortalidad



Descargar 369.72 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión02.05.2018
Tamaño369.72 Kb.
Vistas195
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7

Alexandr Kluyev

Es la hora de dejar de morir

Manual de la Inmortalidad

Ustedes tienen en sus manos un libro de las charlas sobre el problema de la evolución del ser humano y de la humanidad, del doctor Psico-fisiologo, Alexandr Kluyev. El libro habla del estado de crisis de la humanidad de hoy en día; presenta en forma resumida, las etapas del Camino de la Consciente Evolución Espiritual, con las recomendaciones pertinentes para iniciarlo; principales preguntas de la existencia, incluyendo las etapas de adquisición de la Vida Eterna; incluye además las respuestas de la audiencia.

Sobre el Autor y sus Libros

Vine de los otros tiempos y voy a otro tiempo;

Soy pasajero, vine para comunicarles, y me voy…

Ustedes tienen en sus manos el libro de las charlas de Alexandr Kluyev que fueron organizadas en Rusia, en las ciudades Tver y Moscú.

El libro revela la esencia del estado de crisis de la humanidad de hoy en día, presenta en forma resumida las etapas del Camino de la Consciente Evolución Espiritual con las recomendaciones pertinentes para su iniciación; principales preguntas de la existencia incluyendo las etapas de adquisición de la Vida Eterna, e incluye las respuestas de la audiencia.

Permítanme presentar al autor, Alexandr Vacilievich Kluyev – es una persona con una amplia gama de intereses científicos, que hace muchos años practica el Camino de la Evolución Consciente Espiritual.

Alexandr Kluyev nació en Moscú en 1948, en el año 1972 terminó sus estudios en La Universidad de Medicina de Moscú de N.I. Pirogov, los años 1972–1974 se dedicó a los estudios de postgrados en la especialidad “Medicina Forense”, en el año 1974 publico su tesis de doctorado sobre el tiempo de llegada de la muerte. Después, trabajando en el sistema de la aviación civil, aprendió especialidades de médico de aviación y medico psico - fisiólogo...

Hasta octubre de 2012 trabajó como Jefe del Departamento del comité interestatal de aviación. Por la naturaleza de su actividad profesional, durante casi 40 años trabajó (y sigue trabajando) en la investigación de las catástrofes aéreas, analizando el estado y la actuación de tripulación en situaciones extremas (seguramente ha escuchado hablar de “cajas negras” y el “factor humano”).

A. V. Kluyev junto con A.N. Kachalkin son los creadores del nuevo concepto relativista de la actividad psicológica del ser humano, puesto en la base de la psicofisiología integral. El es el autor de más de doscientos trabajos científicos (incluyendo tres monografías) en el área de psicofisiologia, la medicina aeroespacial y forense. El es el autor de libros de divulgación científica sobre los problemas de la evolución del ser humano y la humanidad (www.kluev.ru – es la página oficial del autor).

Desde el año 1990, Kluyev practica exitosamente el Camino de la Evolución Consciente Espiritual. En su propia experiencia él ha recibido resultados muy importantes y altamente interesantes, que le dan derecho, en particular, afirmar que un ser humano tiene la oportunidad real de liberarse no solamente del miedo psicológico a morir y de la presencia invisible de la muerte en todas las áreas de nuestra vida, pero también superar la muerte en el sentido directo de la palabra.

Trabajando productivamente en el área del estudio practico de la transformación de la consciencia humana, el presento en sus libros los nuevos descubrimientos e importantes resúmenes, que permiten a cada sincero buscador de la Verdad, realizar por sí mismo de forma sencilla y sin dificultades todas las etapas importantes del Camino de la Evolución Consciente y obtener la verdadera Existencia.

Para concluir esta breve presentación, les dejo las palabras de Alexander Vasilievich del libro "Caminando a la Eternidad":

"El objetivo de mi vida, partiendo de la realidad del día de hoy, es transmitir a todos los que tienen ojos y oídos, los conocimientos necesarios y las habilidades prácticas del trabajo consciente espiritual en el arco ascendente de la evolución de la humanidad. <...>

Al principio me fue difícil creer en mi misión, y hasta entonces sentí cierta dualidad en las sensaciones, sin embargo, el curso de las experiencias en el último tiempo, me convenció en la veracidad de lo que está sucediendo, y ahora estoy dispuesto a responder por mis palabras.

No se puede comprarme ni con dinero, ni con honores, ni con los bienes temporales, no se puede asustarme con la muerte, no me seduce "la gloria de los hombres", que los aduladores reparten entre sí a la derecha y a la izquierda. Sé quién soy y porqué estoy aquí. Ahora nada me impedirá a cumplir mi destino escrito Arriba.

Lo bueno es que la gente, finalmente, se despierta. Aunque por ahora son pocos, el proceso ya empezó y no puede parar, y la primavera de la humanidad ya se está acercando. Lo que más me alegra, que se despierta la juventud, se despiertan los que hasta este momento sinceramente sufrieron y esperaron a la hora de la salvación. La práctica demuestra que los nacimientos en Alma salvadores ya han comenzado. Muy pronto este milagro se convertirá en la norma. Pero la verdad, durante mucho tiempo más las fuerzas de la Oscuridad y la Ignorancia van a utilizar la parte inmadura de la humanidad como una herramienta inconsciente para la lucha contra las fuerzas de la Luz y de la Verdad. Para ello debemos estar preparados, y resistir. Yo creo que resistiremos. Les agradezco de corazón a todos quienes comenzaron a trabajar en el Camino de la Evolución Consciente Espiritual. Ha llegado el momento de ir a la Eternidad!"


Que tengan un buen Camino!



María Puchkova,

la fundadora del club de lectores
“La Evolución Consciente del Ser Humano”

ES LA HORA DE DEJAR DE MORIR

Agradezco la invitación1 para compartir con ustedes mis observaciones sobre el gran problema de la época actual – el problema de la evolución del ser humano y de la humanidad, que se refiere a nuestro pasado, presente y el futuro.

Voy a contarles un poco sobre mí. Mi profesión y trabajo consisten en la investigación de las catástrofes aéreas, en lo que respecta al análisis del estado y conducta de la tripulación en las situaciones extremas. En esto ha consistido mi trabajo durante los últimos 30 años. Todo lo que se refiere a descifrar las cajas negras y el análisis de sus contenidos – son mis intereses y obligaciones laborales. En este momento trabajo como Jefe del Departamento de Investigaciones Psico-fisiológicas de Aviación en el Comité de Aviación Interestatal. Todo “el factor humano” en las catástrofes aéreas de los últimos 20 años pasó por mis manos.

Estudié medicina, soy Doctor en Ciencias Médicas. En 1972 obtuve el titulo en La Segunda Universidad de Medicina de Moscú, a continuación por 2 años más estudié Ciencia Forense como estudio de posgrado. Siempre me sentí atraído por el trabajo del experto, quien requiere estudios integrales de medicina y capacidades analíticas. Cuando terminé mis estudios de posgrado, defendí mi tesis doctoral en Medicina Forense, que contempla el problema de la Prescripción y Tiempo de Llegada de la Muerte; y empecé a trabajar en el recién conformado Departamento de Estudios Médicos e Investigaciones de las Catástrofes Aéreas, en el sistema de la Aviación Civil. El jefe del departamento era Evgeniy Karpov – fundador y primer director del Centro de Formación de Cosmonautas. El eligió y preparó a los primeros cosmonautas rusos: Uriy Gagarin, German Titov, Andriyan Nikolaev, Pavel Popovich, etc.

Cuando era muy joven tuve mucha suerte en el trabajo, porque entonces donde yo estaba, se dio inicio a una nueva dirección científica - el análisis integral del estado y desempeño de las tripulaciones en situaciones extremas. Tuve la oportunidad única de analizar “en vivo” la actuación del ser humano en situaciones extremas. Analizar y tomar las conclusiones respectivas. Justamente, en las situaciones extremas, un individuo se manifiesta como una criatura biológica que ha salido del corazón de la Naturaleza, del corazón de la Evolución. En ningún experimento podemos lograr el mismo resultado como en la vida real. La vida real es el experimento más seguro que hay. Usé estos materiales como materia prima para mis trabajos científicos en el área de psicofisiología integral.

Además de eso, gracias a mi nuevo trabajo, me convertí en viajero y conocí diferentes regiones de nuestro inmenso país. Por mucho tiempo y varias veces al año, me tocaba visitar los lugares donde habían ocurrido accidentes aéreos; para participar en la investigación de las comisiones estatales. Estuve en la tundra, la taiga, el desierto, también en las montañas, en el mar y en las islas lejanas. Era un trabajo difícil, pero increíblemente interesante.

Retomamos a la ciencia; cuando tuve en mis manos los documentos únicos de investigaciones de los accidentes aéreos (más de 200 casos), fue imposible no estudiarlos. Como resultado de estos estudios en el año 1993, nació un nuevo concepto relativista sobre la actividad mental, el cual permite explicar la causa del comportamiento del individuo en cualquier situación. Este concepto fue la base de una nueva tendencia científica – “Psicofisiología Integral”. Antes del nacimiento de este concepto relativista, en nuestro trabajo utilizábamos los estudios de la Psicología Tradicional; pero esto no resultaba útil por su ambigüedad o por la interpretación demasiado libre de los resultados obtenidos.

En muchos casos en los que tuvieron resultados trágicos, pudimos determinar que, en algún momento, desde que se inicia la situación de emergencia, aparece un remolino fatal, el cual contra toda lógica y sentido común, absorbe a la tripulación a un juego con la muerte. ¿Qué es? ¿Fatalidad pura o el resultado de las actuaciones erróneas de la tripulación? Luego de un tiempo, encontramos las respuestas a estas preguntas. Al entender la razón y manera de prevenir los accidentes aéreos, demostramos que cada situación específica no es resultado de una casualidad, sino el resultado de una manifestación de una ley natural, que no podemos violar o ignorar en el proceso de preparación de los tripulantes.

Lo más importante fue que la aplicación de los métodos de la Psicofisiología Integral en la práctica de investigación de los accidentes aéreos, dio una oportunidad real para aumentar la seguridad de los vuelos en la parte relacionada con el “factor humano”. Entendimos que existen situaciones peligrosas cuando falla no solo la técnica sino también falla el ser humano; el mismo que al actuar, no siempre se muestra capaz de dar una respuesta positiva al accidente. Para minimizar la posibilidad de la “falla humana” es necesario reajustar y cambiar radicalmente muchas cosas.

Es necesario cambiar la preparación sicológica y entrenamiento de la tripulación. Para elaborar una nueva técnica aérea es necesario tomar en cuenta las capacidades naturales del ser humano; y así, desarrollando nuevas técnicas de control del avión, es necesario prevenir la opción automática de cambio del régimen de vuelo, en los casos de “falla” del piloto. El instrumento de prevención existe, pero por ahora nadie tiene apuro en aplicarlo. Hay cambios, pero actualmente, son muy pocos.

Naturalmente además de mi trabajo, desarrollé mi vida interior paralelamente a mi vida exterior. Es la vida profundamente intima, la que me dio a mi mismo, la oportunidad de descubrirme paso a paso. Nadie de mi alrededor sabia de su existencia.

En el colegio donde siempre fui un buen estudiante, soñaba con ser Físico, estuve encantado con la ciencia y me imaginaba un futuro como Físico Nuclear o Astrofísico. Mi objetivo fue matricularme en la Universidad Físico-Técnica de Moscú. Pero después de terminar de estudiar en el colegio, la vida tomó otra decisión para mí – fue realmente sorprendente hasta para mí mismo, el matricularme en la Segunda Universidad de Medicina de Moscú. Esta decisión se efectuó dos semanas antes de los exámenes de matriculación. Ahora entiendo, que la vida me libró de las tentaciones de introducir el mundo a las fórmulas matemáticas y modelos físicos. No es posible meter la realidad en ninguna de las fórmulas universales. La realidad es un enigma que es imposible de comprender hasta el fin. Como máximo, podemos sentir la realidad sólo con ayuda de los instrumentos del Alma, que pertenecen a nuestra conciencia. Ahora entiendo que mi propósito fue entender la verdadera esencia humana, y la medicina fue un buen comienzo.

Desde un inicio, traté de ser un médico y curar las múltiples enfermedades de la humanidad, pero después estudiando más la medicina y hablando con los pacientes entendí que este noble trabajo no es para mí. Aquí también, la vida ya me tenía preparado otro camino. Cambié mi especialización y elegí la Medicina Forense – “la medicina de los muertos”. Estudiando en la universidad empecé a sumergirme en la Tanatología – la ciencia sobre la muerte. Mi tesis doctoral que terminé tras de dos años de obtener mi título universitario, estuvo enfocada al tema del tiempo de llegada de la muerte.

Durante el proceso del trabajo con mi tesis tuve que tomar el material biológico (la médula) de los cadáveres (de la gente que murió o que tuvo una muerte trágica) al cabo de minutos y horas de presentarse la muerte. Mientras estuve al lado de los cadáveres cuando tuve que tomar el material biológico, siempre sentí la presencia física de algunos “espíritus” y hasta sentí sus toques en mi cuerpo. Ahora entiendo que estos “espíritus” son sutiles (vitales) cuerpos de la gente que estaba cerca de su antiguo refugio. En estos tiempos, cuando no sabía de la Inmortalidad, empecé a odiar la muerte como algo que va en contra de la verdadera naturaleza humana.

En ese momento, no teníamos la oportunidad de leer ninguna literatura que hablara de las cosas que están más allá de los límites. Hasta Los Evangelios fueron muy difíciles de conseguir. Pero tampoco para entonces, no tenía deseos de salir fuera de los límites del mundo material, y esto creo que estuvo bien. Mucho tiempo fui materialista, creía en la ciencia y en todo lo que nos invitaron a creer. Eso no me permitió llevarme con la mística de mala calidad, que después, con la libertad de prensa nos empezaron a imponer.

Después de la defensa de mi tesis doctoral empecé a trabajar en el Instituto de Investigación, en el departamento que estaba a cargo de la investigación y prevención de las catástrofes aéreas. Por mucho tiempo fui el Presidente del Consejo de los científicos jóvenes de la institución; pero nunca tuve ganas de hacer carrera. Hice todo lo posible para depender lo mínimo de mi entorno; de no llamar la atención y de dedicarme solamente a mi profesión y también a mi vida personal. En gran parte lo logré.

Al cabo de ocho años de mi trabajo escribí el “Manual de Investigación Médica de los Accidentes Aéreos”, el mismo que podría ser una base para una tesis doctoral; pero en este tiempo, cambié mis intereses y me empezó a atraer la poesía y ésta absorbió todo mi ser. Ya no tuve tiempo para la tesis, hasta me faltaba tiempo para mi trabajo. Eso fue el año 1981. Tenía 33 años.

Por casi diez años me dominó la poesía. Los destellos embargadores de la poesía fueron para mí la fuente de una gran felicidad. Pero tuve contacto no solamente con densidades sutiles, sino también con el descenso a las aéreas subconscientes, que a veces me llevaban a la oscuridad de la ignorancia por un largo tiempo. El descifrar instantáneo de las sutiles vibraciones que daban lugar al nacimiento de la poesía, me daba mucha felicidad. Pero el descenso a las profundidades de la subconsciencia que se sucedían a continuación, me provocaban estados tan abrumadores, que a veces la vida parecía una broma pesada. Así los años de la poesía fueron para mí como una prueba de fuerza, por eso ahora estoy muy agradecido con la vida.

Puedo calificar a la etapa de la poesía en mi vida, como el periodo de la evolución semi-inconsciente. En los momentos del destello creativo estuve abierto para el descenso del flujo de la Energía Divina (evolutiva). Para ese momento no estaba pensando en publicar mis poemas; para mí era suficiente sólo el escribirlos. El proceso de escribir me proporcionaba una felicidad tormentosa. Todas mis peripecias vitales están narradas en mis poemas. En este tiempo mi esencia interior estaba en un estado de conflicto constante con la realidad. Nada en esta vida me dejaba satisfecho – ni familia, ni trabajo, ni la misma poesía.

Intenté “curarme” con alcohol, pero no me ayudó. El alcohol como “remedio” funciona únicamente durante la primera media hora, cuando provoca una reacción similar a un estado meditativo al no fijarse nuestros pensamientos en la mente. En este momento los pensamientos no nos deprimen, la conciencia está libre, uno se siente feliz. Pero después de media hora, todo cambia y sólo una nueva dosis de alcohol por un tiempo corto nos regresará a este estado eufórico. En este periodo tuve las depresiones más profundas. Arruiné mi salud. A veces no quería vivir y perdí el sentido de la vida. Tuve una discordancia mental que me fue casi imposible de soportar. Sin embargo, la Providencia en esta ocasión tampoco se olvidó de mí. La etapa de la poesía terminó en el año 1990. Este año marcó el inicio de mi trabajo creativo en el Camino de la Consiente Evolución Espiritual.

El año 1990 fue un año crítico no únicamente para mi destino porque muchas de las personas con las cuales pude conversar sobre temas espirituales, me contaron que en este mismo tiempo, en sus vidas pasaron hechos que despertaron su crecimiento espiritual. Para aquel entonces, en Rusia aparecieron los libros que antes eran prácticamente imposibles de encontrar. Al mismo tiempo que había mucha literatura innecesaria, había también mucho en que elegir y el corazón encontraba lo necesario.

En el verano de 1990 mi vida cambió radicalmente. Esto empezó desde que a mis manos llego la pequeña edición del Evangelio de Juan, el cual leí varias veces. Luego encontré y leí los otros tres Evangelios: de Marcos, de Mateo y de Lucas. En un comienzo, pensé que ellos acumulaban un conjunto de meras enseñanzas, pero después de leerlos varias veces empecé a dudar de eso. Algo se despertó en mí y entendí lo leído de otra forma. Era un enigma! Allí estuvo oculto el enigma. Pero como todo enigma en este momento, todavía no se podía entender. En ese mismo verano llegó a mis manos el libro del Anatoliy Martinov que me ayudó a conocer muchas cosas sobre los extraños fenómenos de la psique humana.

Este libro para mí fue un fuerte impulso para la vida. Gracias a este libro por primera vez escuché de Sri Aurobindo. Ya tan solo una mitad de página de este texto me llenó de sorpresa. Había algo de increíble en todo esto, el silencio de la mente, los niveles ascendentes de la Mente (espiritual, iluminada, intuitiva y global), la mente supramental. Cuando conocí a Sri Aurobindo seguí sufriendo en casa, pero dentro de mí empezó a encenderse ese “algo” que fue el principio del fin de mis sufrimientos. Solamente el ego en un ser humano puede sufrir, dudar y tener miedo; y el mío era de un tamaño enorme.

En el otoño del mismo año, mi esposa se dedicó a la astrología que estaba de moda en este tiempo, asistía a las clases en la escuela de un famoso astrólogo ruso, Pavel Globa. Un día regresando de su escuela ella me trajo un libro que le prestó una amiga del grupo de estudiantes. Era el libro de Satprem  “Sri Aurobindo o la Aventura de la Consciencia”. Estaba loco de felicidad. Por fin! Antes de abrir el libro ya supe que había llegado mi salvación. Y tenía razón, porque cuando lo leí por primera vez, casi lo devoré. Comprendí que la fuente de todas mis desgracias y sufrimientos – es la mente que molesta con la afluencia de pensamientos y deseos. Hay que parar la “maquina” de la mente. Y yo sin pensar ni dudar, empecé a practicar en forma pura la Meditación Activa.

Medité cada momento libre que tuve. Cada ser humano tiene mucho tiempo libre. Si empezáramos a contar cuánto tiempo nosotros gastamos en habladurías, conversaciones por teléfono, televisión, lecturas huecas y simplemente malgastando el tiempo, nos sorprenderíamos mucho. La Meditación Activa es una cosa increíble, la podemos practicar en cualquier lugar y en cualquier circunstancia en forma de un juego original, sin tensión alguna. Mientras estoy en el transporte público, observo como un pensamiento (por ahora en forma de vibración) que trata de entrar en mi mente; que al no dejarlo entrar, genera la tensión; otros pensamientos (igualmente en forma de vibración) tratan también de ocupar mi mente, pero los rechazo. Después, una de las vibraciones atraviesa la barrera y toma la forma verbal en la mente, tratando de involucrarme al diálogo. Me niego a hacerlo, pero al final tengo que ceder y reaccionar de alguna manera ante este pensamiento. Cuando esto sucede, reinicio todo y empiezo un nuevo capítulo del mismo juego.



Al empezar a jugar a la Meditación Activa, comencé a sentir el descenso intermitente de la Energía por mi cuerpo, a través de la parte superior de la cabeza. Entendí que es la Energía de la que habló Satprem en su libro. Entonces, inventé un nuevo juego de meditación “el de la punta de la nariz”, - antes de dormir, sin pensamientos y con los ojos cerrados, fijar la mirada en la oscuridad que está al frente. Esta forma de meditación, resultó ser muy efectiva y me quedaba dormido gracias al flujo del la Energía descendente que estaba vertiéndose a mi cuerpo. Esta Energía trabajó en mi cuerpo incluso mientras dormía, transformando mi mente. A veces, me despertaba con una sensación de que mi cuerpo estaba lleno de Energía. Este fue el inicio del trabajo en el Camino de la Evolución Consciente.

Sobre los pensamientos. Los pensamientos surgen de nuestra memoria o llegan desde afuera. Un pensamiento es la vibración o una formación energética que necesita alimentarse. Si nosotros, durante un corto tiempo, observáramos con una mente abierta lo que pasa en nuestra mente, nos vamos a dar cuenta que allí pasa algo increíble – los pensamientos no invitados, constantemente tratan de apoderarse de nuestra mente activa, cambiando de uno a otro. Ellos necesitan alimentarse de nuestra energía. Nosotros los alimentamos con nuestra atención. Llega un pensamiento y en este momento nos parece que es vitalmente importante para nosotros; pero pasa un instante y este pensamiento cambia por otro que igualmente nos parece muy importante y entonces nos olvidamos del pensamiento anterior y así sucesivamente.

De igual manera, nosotros gastamos nuestra energía en alimentar pensamientos innecesarios. Los pensamientos cuando se llenan de energía, se despegan cuales sanguijuelas llenas de sangre. Los psiquiatras hoy en día usan bien este atributo de las estructuras mentales. Cuando sus pacientes les dicen que les molestan los pensamientos negativos, los psiquiatras les ayudan a que estos pensamientos afloren a la superficie, a prestarles la atención necesaria – y como resultado de esto, ellos desaparecen temporalmente; pero después de un par de semanas regresan con sus donantes energéticos otra vez. Las personas regresan nuevamente a ver a sus psiquiatras y este ciclo se repite constantemente.

Hay otro método igual de vicioso para deshacerse de los pensamientos negativos. El Psiquiatra sugiere al paciente pensar en forma positiva, alimentar los pensamientos positivos, y así de verdad los pensamientos negativos por un tiempo desaparecen en la subconsciencia; pero en algún momento estos muy hambrientos salen a la superficie, y este momento, realmente, no es nada envidiable.

Es posible deshacerse para siempre de la tiranía de los pensamientos; pero solamente siguiendo el Camino de la Evolución Consciente. Como resultado del contacto constante con la Energía Descendente de la Evolución, se establece en la conciencia de uno, la meditación espontánea; que no permite el desenfreno de los pensamientos. Se tiene que acordar que cualquier pensamiento aleatorio (sea negativo o sea positivo) de manera por igual, va a obstaculizar el seguir el Camino de la Evolución Consciente.

Todo paso rápidamente, quizás, porque anteriormente dediqué mucho de mi tiempo a la poesía. El flujo de los destellos sutiles de la poesía, me permitió contactar muy a menudo con la Energía Descendente de la Evolución y ésta consiguió hacer en mi conciencia un trabajo preparatorio. En un corto plazo desde que empecé a practicar la meditación se estabilizó el silencio en mi mente y ésta logró estar casi libre de pensamientos. En mi cabeza apareció un ruido sibilante que a veces cambiaba su tonalidad y a través de la parte superior de la cabeza, se vertía a mi cuerpo el flujo tibio y suave de la Energía Descendente de la Evolución, que se podía sentir físicamente.

Y si yo quería hacer o estaba haciendo algo incorrecto, esta Energía me advertía del peligro, con el cambio de tonalidad del ruido. Es fantástico! Paso a paso me sintonicé con este flujo. Después llegó otro período, el de los distintos destellos y revelaciones; la gran parte de ellos, se trataba de mis viejos intereses problemas del espacio y el tiempo, el fatalismo y la libertad de elección. Casi no alcanzaba a descifrar y a anotar las revelaciones que desde las dimensiones superiores «goteaban» sobre la parte superior de mi cabeza. Como resultado de estos contactos en mi Chakra Corona (de la parte superior de la cabeza), el canal por el cual descendería la Energía de Evolución al cuerpo físico, se estaba poniendo cada vez más ancho.

Esta Energía empezó a abrir de arriba a abajo todos los centros energéticos (chakras). Generando dolores de cabeza, molestias en la garganta, en el corazón y en el plexo solar, así como también dolores en la parte baja de la columna – todos estos son signos del trabajo de la Energía Descendente de la Evolución en los centros energéticos correspondientes. Yo “halaba” intencionalmente la Energía a mi cuerpo para apurar el trabajo; y por eso el proceso de la apertura de los chakras fue bastante impetuoso. Al cabo de unos días espontáneamente en la base de mi columna empezó a “hervir” y a manera de vibración la Energía Kundalini, para luego levantarse paso a paso hacia arriba.

Por fin, un día la Energía Kundalini llegó rápidamente hasta arriba y desalojó definitivamente la tapa energética de la parte superior de mi cabeza. Mi conciencia individual salió libre desde el capullo del cuerpo físico, hacia el nirvana. Mucha gente por no saber, llama a esta etapa del Camino Consiente de la Evolución, como la serenidad final y creen que el trabajo termina aquí. La verdad, es que el estado de la liberación de la conciencia del capullo del cuerpo, da una sensación nunca antes conocida; permite la feliz liberación de cómo uno percibe el mundo que nos rodea y que entonces se desarrolla como a través de una pantalla; y te conviertes meramente en el espectador. La meta principal del que busca en esta etapa – es no perderse en la inmensidad del nirvana y no convertirse en un juguete de las fuerzas vitales adversas; no convertirse en un loco obsesionado con la idea de salvar a la humanidad; o considerarse un pionero que descubrió la vieja verdad. Para evitar que eso pase y que la máquina de pensamientos no empiece a trabajar de nuevo, yo continúe practicando la Meditación Activa.

La Energía Descendente devolvió a mi cuerpo una parte de mi conciencia; pero la otra parte, se quedó fuera del cuerpo – en la Conciencia General. Lo más importante en esta etapa – es concentrarse inmediatamente en el cuerpo. En el caso contrario, se han observado en los talleres especializados que se han realizado, casos en los que la gente que fue involuntariamente lanzada al nirvana, obtuvo con mucha frecuencia resultados neuro-psíquicos muy graves. Después de dos o tres meses de la salida al nirvana, para la persona es muy, muy difícil concentrar la conciencia en el cuerpo.

Me gustaría dejarles un ejemplo interesante de la salida espontánea al nirvana.

Me llamó una amiga pidiéndome que conociera a dos chicas que estaban como rehenes de los terroristas de Chechenia en el tristemente conocido centro en Dubrovka. Las chicas me contaron que después del tercer día de estar como rehenes, para ellas resultaba exactamente igual el cómo se resolvía la situación: si ellas iban a morir o las iban a liberar. Lo importante era que se resuelva la situación y que todo termine, porque lo peor es la espera. Cuando les dijeron que la policía estaba atacando el edificio; su conciencia individual literalmente salió volando del cuerpo a través de la parte superior de la cabeza. En esta situación extremadamente peligrosa, esta fue una reacción espontánea y muy peculiar de protección del organismo.

Y, cuando la policía echó gas al edificio las muchachas se durmieron rápidamente y después de despertarse se sintieron bastante extrañas. Ellas no se sentían en su cuerpo físico y todo a su alrededor les parecía algo irreal; este estado duró un mes. Los Sicólogos que trabajaron con todos los rehenes no podían entender que les sucedió y les recetaron pastillas y les recomendaron pensar de manera positiva.

Cuando pensamos (no importa si piensas en algo bueno o en algo malo) aparece un bloqueo en la zona superior de la cabeza que impide que la conciencia regrese al cuerpo. Para mí, entonces toda esta reacción era obvia. Les aconsejé dejar de tomar las medicinas caras que les habían recetado y que cada minuto libre practicaran la meditación “hacia la punta de la nariz” a fin de lograr descender la conciencia al cuerpo. Después de un mes las dos chicas alcanzaron el estado normal.

Ahora, retomaremos nuevamente mi trabajo del Camino de la Evolución Consiente. Cuando la conciencia activa se concentró de nuevo en mi cuerpo y la Energía Descendente de la Evolución empezó a verterse, a manera, de un gran flujo por mi cuerpo, se manifestaron en forma rotativa, los estados de la conciencia: estado de ligereza del cuerpo y ascenso emocional; y el estado contrario – estado de depresión emocional y del cuerpo. Así, según el Principio de Ascensión y Descenso de la Conciencia, se inició el algoritmo normal del trabajo de la Energía Descendente de la Evolución en el cuerpo y en la conciencia de la persona que está buscando.

Cuanto más sube a las altas esferas, la conciencia individual; así mismo, baja a la subconsciencia, con el propósito de limpiar y transformar. Probablemente, si no hubiera sido, que gracias a los libros de Sri Aurobindo, yo habría caído en la desesperación en los periodos de bajada –porque tan fuertes y pesadas son estas depresiones. Cuanto más alto sea lo que nos elevamos, más baja va a ser la depresión que viene después. Así trabaja la Energía Descendente de Evolución. Este es su método de trabajo en nuestra conciencia. La aparición de pesadas depresiones en las personas con psique delicada, en la mayoría de los casos, es resultado de la resistencia inconsciente a la presión forzada de la Energía de la Evolución.

Estos periodos hay que sobrevivirlos sin ningún pánico; no dejarse llevar por las emociones y no tratar de buscar las causas de las peculiares “caídas”. Es imposible evitar estos estados. Hay que dar a la Energía la oportunidad de trabajar en las profundidades de la subconsciencia; en las profundidades de las estructuras del cuerpo físico. También se destacan períodos del forzoso descenso de la conciencia, que duran entre 2-3 días y se repiten periódicamente una vez cada mes a mes y medio. Estos períodos se caracterizan por una profunda depresión, fuertes dolores de cabeza, náuseas y un malestar general. Durante estos períodos del forzoso descenso de la conciencia, tiene lugar el trabajo más importante: salen a la superficie y poco a poco se queman en el fuego de la Energía de la Evolución, todas nuestras imperfecciones y costumbres animales destructivas. Nuestra tarea más importante, es abrirse al flujo de la Descendente Energía de Evolución y no impedirle su trabajo.

El método más rápido y efectivo en el trabajo del Camino – es a través de la humildad  de corazón y la entrega completa o la capacidad de aceptar todo como predestinación. Pero eso no quiere decir, que el que busca tiene que estar en un estado de postración profunda y abstracción del mundo – este estado, debe ser totalmente evitado. Simplemente, no hay que quejarse del destino cuando nos pasa algo malo de acuerdo a la opinión de los demás. Hay que recordar que todo lo que nos pasa, es el resultado de nuestros viejos “meritos” – recibimos lo que merecemos. La ley Kármica es el maestro sabio, él no castiga sino enseña.

En todas las situaciones de la vida hay que dejar que las cosas sigan su curso natural, no resistir, no permitir que se manifieste la voluntad mental o vital; así seremos capaces de desatar los viejos nudos kármicos y no crear nuevos. Aquí se acaba el proceso inicial de la educación Kármica y todo se reinicia como con una pizarra en blanco y podremos casi sin dificultades, seguir el Camino de la Evolución Consciente. El único requisito es




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos