Ernesto meccia



Descargar 130.33 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión18.11.2018
Tamaño130.33 Kb.
  1   2   3   4   5   6

ERNESTO MECCIA1


MÁS QUE UN JUEGO

DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS.
Una propuesta para el análisis sistemático de entrevistas en profundidad


LA TRIADA TEORIA-EMPIRIA-INVESTIGADOR

En este artículo realizaremos un análisis sistemático de cuatro entrevistas en profundidad realizadas a trabajadoras sexuales travestis, con la expectativa de que podamos apreciar a) cómo, de diversas maneras, la teoría social cumple un papel fundamental en el inicio, el transcurso y el final de una investigación, b) en qué consiste el rol cumplido por el investigador, y c) cómo, en la práctica concreta de la investigación, el encuentro con los datos condiciona a) y b). Previamente, presentaremos algunos elementos conceptuales extraídos de la obra de B. Glasser y A. Strauss útiles para nuestro objetivo.


Para los investigadores, las entrevistas en profundidad significan mucho más que el resultado de un juego de preguntas y respuestas. A través de ellas, se puede acceder al mundo de vida de los entrevistados, a reconstruir una lógica de sentido de la que se tienen pocas o ninguna noticia, o (en el peor de los casos) directamente prejuicios. El acceso a ese mundo de vida es paulatino, sobre todo en el inicio de las investigaciones, cuando la lectura de las entrevistas no nos brinda elementos suficientes para formular hipótesis específicas sobre el fenómeno en estudio.

Sin embargo, cuando el investigador diseñó el proyecto e imaginó las primeras entrevistas tuvo en mente algunas hipótesis generales. Como veremos, alguna clase de teoría (con todos los presupuestos que conlleva) está presente en el inicio de la investigación en calidad de condición propulsora del trabajo empírico, y, luego, a medida en que es realizado, el trabajo empírico sirve como condición que puede impulsar –alternativamente- la revisión, el enriquecimiento, la mantenimiento o el cambio de aquellos presupuestos teóricos.


Entre otros autores, Glasser y Strauss en “La teoría fundamentada. Estrategias para el análisis cualitativo” (1967), y Joseph Maxwell en “El diseño de la investigación cualitativa. Una aproximación interactiva” (1996) nos brindan algunas pistas para desarrollar una investigación cualitativa atenta a la triada teoría-empiria-investigador.

A modo de primer recomendación, nos piden que seamos cautos con el uso de teorías establecidas en el desarrollo de la investigación. Si bien no dejan de reconocer el potencial que dicho uso representa en el armado de los proyectos y en el inicio del trabajo de campo, nos alertan sobre el peligro de que esas teorías persuadan demasiado al investigador, a un punto tal que lo vuelvan, en gran medida, insensible a las nuevas preguntas que se van incorporando a la investigación, preguntas que reflejan las evidencias que emergen del trabajo de campo. Por eso, estos autores hacen hincapié en el carácter “emergente” de la teoría.

“Emergencia”, desde esta perspectiva, refleja una especie de línea de continuidad (no exenta de transformaciones) entre las primeras ideas teóricas de los investigadores (cuya aplicación es lícita) y las ideas posteriores sugeridas por los datos. En este sentido, Glasser y Strauss nos recuerdan que: “El potencial de sensibilidad teórica se pierde cuando el analista se compromete él mismo exclusivamente a una teoría preconcebida para luego convertirse en un doctrinario que no puede ver más allá de su teoría predilecta sobre cualquier cosa. Se convierte en insensible, aún defensivo, hacia la clase de preguntas que arrojan dudas sobre su teoría (...). Más allá de las decisiones concernientes al trabajo inicial de datos, un trabajo adicional no puede ser planeado en anticipo de la teoría emergente. La teoría emergente señala los pasos siguientes; el analista no los conoce hasta que es guiado por brechas emergentes entre su teoría y las preguntas de investigación sugeridas por los hallazgos.” (Glasser y Strauss, 1967: 3)
Los autores proponen dos estrategias para la emergencia de teoría: el “método de la comparación constante” y el “muestreo teórico”.

El “método de la comparación constante” es un recurso que permite, una vez dadas las preguntas de investigación acerca de un fenómeno cualquiera, rastrear mediante comparaciones permanentes las uniformidades y las diversidades en los distintos casos u oportunidades en que el fenómeno estudiado ocurre.

Cada conjunto de casos u oportunidades que posibilitan lecturas en principio heterogéneas de un mismo fenómeno son denominados por Glasser y Strauss “grupos”. Asimismo, los grupos deben poseer un potencial amplio para generar categorías y propiedades y relaciones hipotéticas entre ambas.
Veamos ahora qué significan “categorías”, “propiedades” e “hipótesis”. Una “categoría” es un incidente advertido en los registros empíricos de los grupos seleccionados, en tanto que las “propiedades” son las características distintivas que según los mismos registros se le pueden imputar a los incidentes. Una “hipótesis”, por último, es un enunciado emergente que establece relaciones entre categorías y propiedades de cada categoría, pero también relaciones entre propiedades de distintas categorías y entre categorías.
La problemática de la selección de grupos es sumamente importante: sobre todo en el inicio de los estudios, los investigadores tienen que avanzar con cautela porque aún no están en condiciones de apreciar si, en la inspección, el primer grupo seleccionado se mostrará fértil de cara a los propósitos de la investigación. Esto significa admitir por adelantado que no todas las categorías ni todas las propiedades tienen importancia para la explicación de los fenómenos estudiados, pero que aún no se sabe cuáles de ellas la tienen. Además, en estos momentos, es muy probable que aún no hayan surgido todas las categorías y propiedades relevantes.
Existen dos criterios para guiar la producción y el tratamiento de los datos en el inicio de la investigación. Glasser y Strauss los denominan, alternativamente, “propósito teórico” y “relevancia teórica”.

Cuando se refieren a “propósito teórico” piensan que en cualquier decisión inicial de cualquier estudio están presentes, en alguna medida, los avances que se han hecho sobre el tema en las Ciencias Sociales; cuando se refieren a “relevancia teórica” los autores parecen confiar en la sola “intuición” de los analistas experimentados quienes estarían en condiciones de estimar que tal o cual grupo tendrá capacidad de generar categorías y propiedades. Pero como la teoría emergente es lo que va guiando el proceso de la investigación, estas primeras intuiciones no pueden más que derivarse de su perspectiva sociológica general, y tienen por sola función la de “acumular” el mayor número de categorías y propiedades, siendo probable (o mejor dicho: lógico) que algunas de ellas sean eliminadas posteriormente: “El criterio básico que gobierna la selección de grupos de comparación para descubrir teoría es su relevancia teórica para promover el desarrollo de las categorías emergentes. El investigador elige todo grupo que ayuda a generar, al más amplio grado, tantas propiedades de categorías como sea posible y eso ayudará a relacionar las categorías mutuamente con sus propiedades.” (Glasser y Strauss, 1967: 6)


Debido a ello, a medida que avance la investigación nos veremos obligados a realizar distintos tipos de codificaciones.

La primera es la que describimos recién, llamada “codificación abierta”; consiste en dar una denominación común a fragmentos que comparten una misma idea (vg. fragmentos de una entrevista en profundidad realizada a una unidad de análisis de un grupo), sin poder decidir aún sobre su importancia para explicar un fenómeno en su totalidad; en este tipo de codificación rige una lógica en gran medida acumulativa. La segunda es la “codificación axial”, en la que el investigador se consagra al análisis intensivo de una categoría que revele relaciones con otras categorías (ambas codificaciones son típicas de las primeras etapas de una investigación) y, por último, la “codificación selectiva” (correspondiente a la etapa avanzada) en la que se trata de utilizar la menor cantidad de categorías, propiedades y conceptos para explicar con plausibilidad el fenómeno estudiado; a diferencia de la “codificación abierta”, aquí debe primar una lectura rigurosamente restrictiva de las categorías y sus propiedades dado que, sobre el final de una investigación, no es lógico que todo tenga igual capacidad para explicar lo mismo.

No es posible discernir la importancia de las categorías y las propiedades si no se realiza la codificación y el análisis de los datos al mismo tiempo en que se realiza el trabajo de campo: la simultaneidad de las tres tareas es otro aspecto inherente a la práctica de la investigación: “La investigación inspirada en descubrir teoría requiere que los tres procedimientos se realicen simultáneamente en el grado más completo posible, porque la simultaneidad –justamente- es la operación subyacente cuando se genera la teoría.” (Glasser y Strauss, 1967: 38)
La segunda estrategia para la generación de teoría es el “muestreo teórico”. El muestreo no se realiza con posterioridad a la comparación constante ni consiste en una operación separada. Es importante que recalquemos nuevamente el carácter simultáneo de las tareas de captación, codificación y análisis de los datos, ya que las evidencias arrojadas por las tres tareas serán las que nos indicarán si el muestreo debe continuar o detenerse.

Denominaremos “muestreo teórico” al procedimiento mediante el cual, a) se descubren las categorías relativas al objeto de estudio y b) se invisten las categorías con tantas propiedades como propiedades existan. De no estar desarrollados los dos procedimientos, nada autorizará al investigador a detener las tareas de captación, codificación y análisis. Diremos, con Glasser y Strauss, que ello podrá hacerse sólo cuando las categorías descubiertas “saturen”, es decir, cuando llegado a un cierto punto el trabajo de campo, las categorías no puedan nutrirse de nuevas propiedades, como si las propiedades fueran a esta altura atributos exhaustivos y excluyentes de las categorías: “Durante la investigación enfocada en producir teoría, el analista debe juzgar continuamente cuántos grupos debe muestrear para cada punto teórico. El criterio para juzgar cuando cesa el muestreo de grupos pertinentes diferentes a una categoría es la saturación teórica de la categoría. Saturación teórica significa que ninguna información adicional se hallará por la cual el sociólogo pueda desarrollar propiedades de la categoría. Según ve ejemplos similares una y otra vez el investigador adquiere confianza empírica de que una categoría está saturada. El va más allá para buscar grupos que alcancen la diversidad de datos lo más posible sólo para hacer evidente que la saturación está basada en los ragos más amplios y posibles de los datos en la categoría.” (Glasser y Strauss, 1967: 23).


Cuando el analista sienta confianza en la saturación teórica de todas las categorías, y haya realizado la codificación selectiva (mediante la cual podrá armar un ranking sobre la importancia de las categorías relativas a la explicación del fenómeno que estudia y a las relaciones entre ellas) estará habilitado para escribir la teoría que, llegados a este punto, será fundada, sustantiva y sistemática.

LA TRIADA TEORIA-EMPIRIA-INVESTIGADOR APLICADA A UN ANÁLISIS DEL FENOMENO DE LA PROSTITUCION

En esta segunda parte del escrito aplicaremos las conceptualizaciones que recién presentamos para analizar algunas de las problemáticas implicadas en el fenómeno de la prostitución. Se analizarán cuatro (4) entrevistas en profundidad realizadas a trabajadoras sexuales travestis en el marco de dos proyectos de investigación (desarrollados entre los años 2002-2004) cuyos objetivos no correspondieron originariamente con el análisis que se presentará a continuación.2 De hecho, los objetivos originales consistieron en un análisis comparativo de trabajadores en situación de marginalidad en el Conurbano Bonaerense (cartoneros, feriantes, talleristas, vendedores ambulantes, trabajadores niños, adolescentes y ancianos, trabajadoras sexuales). Pero al haber sido central en aquellos proyectos la noción de “trayectoria de vulnerabilidad” estimamos que gran parte de las evidencias surgidas en las entrevistas permiten plantear interrogantes referidos exclusivamente a la prostitución.


El fenómeno de la prostitución desde una perspectiva sociológica general, remite, entre tantos otros, al problema teórico de los roles y las esferas de acción. Autores como Erving Goffman (1971), Alfred Schutz (1974) y Pierre Bourdieu (1993) lo han tratado. En las sociedades modernas, en la vida cotidiana, los sujetos ejecutan una serie de roles y se involucran en distintas esferas de actividad social que guardan entre sí relaciones que pueden ir desde la contigüidad a la complementariedad, desde el conflicto a la coexistencia, desde la compatibilidad a la incompatibilidad. Padre, esposo, ciudadano, empleado asalariado, egresado universitario, miembro de una asociación barrial, miembro de una entidad deportiva y visitador frecuente de una casa de encuentros sexuales: he aquí una serie de esferas de actividad (con sus roles correspondientes) compatibles e incompatibles que involucran a un mismo sujeto; las siete primeras pueden coexistir sin mayores problemas (los problemas surgen -si surgen- porque el involucramiento en una esfera puede quitar tiempo para el involucramiento en otra), pero la última de ellas implica una actividad que los sujetos no pueden compartir abiertamente con los sujetos que integran las siete primeras, siendo una esfera incompatible y sentida como “extraordinaria” por sus protagonistas.

Las siete primeras conforman lo que podemos denominar el “mundo cotidiano” de los sujetos (mundo-C). El mundo-C no es el mundo de la “normalidad”; el concepto solo alude a los roles y los espacios sociales a los que con más o menos posibilidades puede aspirar un porcentaje significativo de miembros de una sociedad como la nuestra. La última esfera podemos denominarla el “mundo de la prostitución” (mundo-P) (Verón, 2002), definido en gran medida como “extra-cotidiano” y en tensión con algunas esferas del mundo-C. Debe notarse, no obstante, que la tensión puede resolverse (a los fines de interaccionar sin inconvenientes en los dominios del mundo-C) si los sujetos saben manejar la información sobre el mundo-P (Goffman, 1971) de modo tal que puedan ocultarla o revelarla según los interactuantes que tengan adelante. De saber hacerlo, involucrarse en el mundo-P no va en desmedro de mantener activos el resto de los roles sociales.

Un interrogante interesante es plantearse la relación entre mundo-C y mundo-P en los casos de los sujetos que realizan trabajo sexual, es decir, preguntarse de qué forma pueden mantener activo (si es que pueden) el conjunto de roles que se tienen como propios del mundo-C. Y más pertinente aún por lo extremo de la situación: ¿cómo podrían hacerlo las trabajadoras sexuales travestis habida cuenta del pánico que sus figuras representan en el imaginario social y que, a diferencia de las otras trabajadoras sexuales, tienen una performance corporal que los prejuicios asocian casi inequívocamente al mundo-P? ¿Cómo, en un contexto opresivo de discriminación, las travestis podrían construir y mantener activo un mundo-C?
En los términos de lo expuesto en el apartado anterior, notemos cómo una perspectiva teórica general (la problemática de los roles y las esferas de actividad) está presente en el inicio de una investigación empírica y como, a partir de los presupuestos que contiene, puede seleccionarse un grupo (las trabajadoras sexuales) y, dentro de ese grupo, el sub-grupo “trabajadoras sexuales travestis” con la sospecha de que, al contener casos en gran medida extremos para plantear las relaciones entre mundo-C y mundo-P, tiene relevancia teórica en el sentido de que permitirá encontrar categorías y propiedades útiles para posteriores comparaciones con otros sub-grupos del mundo-P que –intuitivamente- tendrán otras modalidades de gestionar las relaciones entre ambos mundos.

No obstante, estas intuiciones serán alentadas o desalentadas a medida que se desarrollen comparaciones constantes entre los sub-grupos dado que, adoptar una perspectiva teórica general no significa adoptar un plan metodológico pre-concebido y que la teoría emergente de la sistematización del trabajo de campo es lo único que irá controlando, en definitiva, el curso de la investigación.


Las entrevistas en profundidad (semiestructuradas) fueron realizadas en un barrio pobre del Partido de Florencio Varela en el sur del Conurbano Bonaerense y tuvieron como objetivo principal reconstruir las trayectorias de vulnerabilidad social y laboral de las trabajadoras sexuales travestis. En las guías de las entrevistas se introdujeron preguntas relacionadas con: a) trayectorias por el mundo laboral asalariado, b) paso por el sistema educativo, c) inserción en el mundo-P, d) permanencia en el mundo-P, e) posibilidad de salida del mundo-P.

Una vez que se fueron codificando y sistematizando los datos, algunos de los tópicos de las entrevistas se convirtieron en categorías, otros en propiedades y otras categorías y propiedades fueron emergiendo. Rápidamente y en términos generales, pudo notarse un divorcio entre mundo-P y mundo-C que las entrevistadas consideran en gran medida irresoluble. Lo que nos cupo entonces, fue identificar dentro del abanico de categorías y propiedades emergentes, cuáles de ellas tenían más relevancia para explicar esa circunstancia.

Primero, se procedió a realizar una codificación abierta con el objeto de encontrar la mayor cantidad de factores explicativos posibles con la expectativa, sin embargo, de reducirlos a medida que realizábamos la codificación axial. Pensamos asimismo postergar el momento de la codificación selectiva hasta no reunirnos con las entrevistas correspondientes a los otros sub-grupos (trabajadoras sexuales mujeres y trabajadores sexuales varones).
Por cuestiones de espacio, presentaremos a continuación en un solo apartado los resultados de las codificaciones abierta y axial. Expondremos los testimonios de las entrevistadas agrupados por categorías y propiedades (procedimiento correspondiente a la codificación abierta) y sobre el final introduciremos comentarios que cristalicen relaciones entre las categorías y propiedades que se hayan revelado centrales (procedimiento correspondiente a la codificación axial).
CATEGORIAS Y PROPIEDADES




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad