Entrenamiento deportivo



Descargar 0.67 Mb.
Página1/8
Fecha de conversión16.05.2019
Tamaño0.67 Mb.
Vistas95
Descargas0
  1   2   3   4   5   6   7   8

Entrenamiento Deportivo Técnico Deportivo en Fútbol. 1º Nivel --------------------------- ---------------------------------------------------------------------- © Autor: José Mª Cañizares




FEDERACIÓN ANDALUZA DE FÚTBOL

C. E. D. I. F. A.

CENTRO DE FORMACIÓN DE

TÉCNICOS DEPORTIVOS EN FÚTBOL

LIBRO DE TEXTO DE LA ASIGNATURA

“ENTRENAMIENTO DEPORTIVO”


  • Técnico Deportivo en Fútbol. Primer Nivel.

Autor: José Mª Cañizares Márquez

Licenciado en Educación Física

Profesor del C.E.D.I.F.A.

Catedrático de E. S.
Sevilla, curso 2.004/05
NIVEL I

ENTRENAMIETO DEPORTIVO

INDICE

---------



INTRODUCCIÓN.-
OBJETIVOS, CONTENIDOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN.-
1.- Bases teóricas de los procesos de adaptación en el entrenamiento deportivo.

1.1.- Entrenamiento deportivo. Concepto y definiciones.

1.2.- La adaptación al entrenamiento. Teorías que la sustentan.

1.2.1.- Concepto de homeostasis.

1.2.2.- Teorías que tratan de explicar los fenómenos de adaptación.

1.3.- El concepto de carga en el entrenamiento.


2.- Las cualidades físicas condicionales y las perceptivo-motrices y coordinativas.

2.1.- Concepto y clasificaciones.

2.2.- Cualidades físicas. Definiciones, conceptos y características.

2.2.1.- Fuerza. Concepto. Clasificación.

2.2.1.1. Definición.

2.2.1.2. Fuerza y contracción muscular.

2.2.1.3. Fuerza y funciones musculares.

2.2.1.4. Clasificación.

2.2.2.- Velocidad. Concepto. Clasificación.

2.2.2.1. Definición.

2.2.2.2. Clasificación.

2.2.2.2.1. Velocidad de Desplazamiento o Traslación.

2.2.2.2.2. Velocidad de Reacción.

2.2.2.2.3. Velocidad Gestual o Segmentaria.

2.2.2.2.4. Velocidad-Agilidad.

2.2.3.- Resistencia. Concepto. Clasificación.

2.2.3.1. Definición.

2.2.3.2. Clasificación.

2.2.4.- Flexibilidad. Concepto. Clasificación.

2.2.4.1. Concepto y definición.

2.2.5.- Agilidad. Concepto. Clasificación.

2.2.5.1. Definición

2.2.5.2. Clasificación.

2.3.- Las cualidades perceptivo-motrices y coordinativas. Definiciones, conceptos y características.

2.3.1.- Percepción Corporal

2.3.1.1. Componentes.

2.3.2.- Percepción Espacial.

2.3.3.- Percepción Temporal.

2.3.4.- Estructuración Espacio-Temporal.

2.3.5.- Las cualidades coordinativas. Concepto.

2.3.5.1. Coordinación.

2.3.5.1.1. Clasificación.

2.3.5.2. Equilibrio.

2.3.5.2.1. Clasificación.

2.4.- El acondicionamiento físico. Concepto. Tipos.
3.- Métodos y medios básicos para el desarrollo de las cualidades físicas condicionales, perceptivo-motrices y coordinativas.

3.1.- Métodos y medios básicos para el desarrollo de las cualidades físicas condicionales.

3.1.1.- Los métodos y medios sencillos para el desarrollo de la fuerza.

3.1.2.- Los métodos y medios sencillos para el desarrollo de la velocidad.

3.1.3.- Los métodos y medios sencillos para el desarrollo de la resistencia.

3.1.4.- Los métodos y medios sencillos para el desarrollo de la flexibilidad.

3.1.5.- Los métodos y medios sencillos para el desarrollo de la agilidad.

3.1.6.- Cuadros-resumen sobre el desarrollo de las cualidades físicas condicionantes

3.2.- Métodos y medios básicos para el desarrollo de las cualidades perceptivo-motrices y coordinativas.

3.3.- Etapas sensibles en el desarrollo de las cualidades físicas, perceptivo-motrices y coordinativas.

3.3.1.- Etapas sensibles en el desarrollo de las cualidades físicas.

3.3.2.- Etapas sensibles en el desarrollo de las cualidades perceptivo-motrices y coordinativas.

4.- Introducción a la programación del entrenamiento.

4.1.- Bases para la planificación del entrenamiento.

4.2.- La sesión de entrenamiento. Su estructura.

4.3.- Introducción al control del entrenamiento.


CONCLUSIONES
BIBLIOGRAFÍA
INTRODUCCIÓN.-
Este texto se adapta a lo especificado en el Decreto 12/2004, de 20 de Enero, B.O.J.A. 8/2004, elaborado por la Consejería de Educación y Ciencia, de la Junta de Andalucía, por el que se establece el currículo, entre otros, del correspondiente a las enseñanzas de “Técnico Deportivo especialidad de Fútbol y Fútbol Sala”.

Éste, a su vez, emana del R. D. 320/2000, de 3 de Marzo, publicado en el B.O.E. nº 76, de 29/03/00. Por lo tanto, ya podemos hablar de tener en nuestra Comunidad Autónoma un currículo propio en el que muchos profesores del C.E.D.I.F.A. hemos intervenido aportando ideas, contenidos y sugerencias.

Si hace tres años presentábamos unos “apuntes provisionales”, por no estar aún el currículo andaluz publicado, hoy nos satisface hacerlos definitivos, si bien tenderemos a actualizarlos, perfeccionarlos, acomodarlos al contexto y a incorporar nuevos aspectos que enriquezcan los conocimientos de los futuros técnicos.

La estructuración de los estudios de Técnico Deportivo, por otro lado, hace que delimitemos los aprendizajes de la popularmente llamada “preparación física” en dos campos diferenciados, aunque convergentes. En esta parte veremos exclusivamente aquellos aspectos generales y más básicos, como escalón previo a los contenidos más concretos y específicos del deporte. Es decir, que es necesario abordar y dominar antes la teoría general del “entrenamiento deportivo” que la específica o “preparación física”.

La extensión de los contenidos la hemos dimensionado acorde con la carga horaria que el Decreto 12/2.004 establece para este primer nivel, es decir, quince horas para contenidos teóricos y otras tantas para los prácticos. Evidentemente, en estas treinta horas hay que incluir las correspondientes a las pruebas de evaluación. También hemos tenido en cuenta la secuenciación de contenidos que establece el Decreto, es decir, impartir en 1º curso los aspectos más básicos (conceptos fundamentales, definiciones y características, clasificaciones, etc.) y dejar para 2º los caracteres más complejos (factores neuromusculares, metabólicos, etc.). Por último señalar que la carga horaria para 2º se incrementa con respecto a 1º en más de un 30 %.

Por otro lado, incluimos unos cuadros-resumen y unas cuestiones de auto-evaluación para facilitar el estudio y comprensión de los temas. También los lectores tienen la oportunidad de acudir a la bibliografía por si desean aumentar sus conocimientos teóricos y prácticos.



Nota: El profesorado pondrá a disposición del alumnado un pequeño manual, a modo de anexo práctico, con un completo repertorio de juegos y ejercicios. De este modo, cuando los técnicos inicien su trabajo en equipos y escuelas, podrán disponer de un amplio repertorio de actividades adecuadas para cada edad.

OBJETIVOS, CONTENIDOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN.-
Si trasladamos aquí lo expresado por el currículo andaluz para 1º Nivel, tenemos:


ENTRENAMIENTO DEPORTIVO

OBJETIVOS

CONTENIDOS

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

Reconocer las bases teóricas de los procesos de adaptación en el entrenamiento deportivo

Concepto de entrenamiento deportivo.

La adaptación en el entrenamiento deportivo.

El concepto de carga en el entrenamiento deportivo.


El alumno o alumna será capaz de enunciar la regla o criterio que describe las propiedades o atributos específicos de los conceptos de entrenamiento, adaptación y carga.

Deberá ser capaz de dar ejemplos y no ejemplos de los conceptos de entrenamiento, adaptación y carga, expresando las razones que lo justifican.



Distinguir las características de las cualidades físicas condicionales y perceptivo-motrices

Concepto de acondicionamiento físico.

Las cualidades físicas y perceptivo-motrices: definiciones y características.



El alumno o alumna será capaz de enunciar la regla o criterio que describe las propiedades o atributos específicos de los conceptos de acondicionamiento físico y de cualidades físicas.

Deberá ser capaz de dar ejemplos y no ejemplos de los conceptos de acondicionamiento físico y cualidades físicas.




Reconocer y aplicar los métodos y medios básicos para el desarrollo de las cualidades físicas condicionales y perceptivo-motrices

Introducción a los métodos y medios para el desarrollo de las cualidades físicas y perceptivo-motrices.

Etapas sensibles en el desarrollo de las cualidades físicas y perceptivo-motrices.



El alumno o alumna será capaz de enunciar la regla o criterio que describe las propiedades o atributos específicos de cada método y medio estudiado.

Ante una situación práctica determinada, el alumno o alumna será capaz de diseñar y llevar a cabo un entrenamiento para el desarrollo de las cualidades físicas y perceptivo-motrices estudiadas.



Programar y aplicar una sesión elemental de entrenamiento

Introducción a la planificación del entrenamiento.

Estructura de la sesión de entrenamiento.

Introducción al concepto de control de entrenamiento


Ante una sesión práctica determinada, se deberá diseñar y aplicar una sesión elemental de entrenamiento, indicando los elementos básicos de control de la misma.

Por todo ello, el profesorado de esta asignatura aplicará lo anteriormente expuesto en los cursos que imparte el C.E.D.I.F.A. y este libro se convierte en su texto oficial.


1.- BASES TEÓRICAS DE LOS PROCESOS DE ADAPTACIÓN EN EL ENTRENAMIENTO DEPORTIVO.
El jugador o jugadora de fútbol o de cualquier otro deporte requiere un nivel alto de preparación física para poder competir con garantías. No olvidemos que toda competición lleva aparejada el empeño para obtener la victoria, por lo cual deben hacerse esfuerzos al 100% durante mucho tiempo y esto sólo se consigue si se lleva a cabo una preparación óptima en todos los sentidos.

En los últimos años los logros deportivos, las marcas, están basados en unos procesos complejos, en continua evolución y revisión, donde intervienen multitud de especialistas en ciencias médicas, psicológicas, multimedia, etc. bajo la dirección de un responsable técnico.

A través del entrenamiento lo que aspiramos es a incrementar la capacidad funcional o de rendimiento de los entrenados, por lo cual es preciso dominar la adaptación al esfuerzo, los principios o leyes de entrenamiento, las características de las cargas a aplicar según la capacidad individual, la planificación, etc.

Queremos resaltar que en el éxito final tienen mucho que ver los procesos de adaptación orgánica que van íntimamente ligados a las cargas de trabajo.

Por otra parte, cada modalidad deportiva requiere la aplicación de métodos de entrenamiento específicos o la adaptación de los ya existentes a las demandas fisiológicas y funcionales que plantea cada deporte. En este sentido, se tiende cada vez más a aplicación de los sistemas deportivos específicos.

Dado el contenido horario destinado a esta área (treinta horas en total), no podemos pretender más allá de sentar las bases de los fundamentos de la Teoría del Entrenamiento. En este curso tratamos el conocimiento de la preparación física general a través de sus conceptos más básicos, y de la forma más clara posible, dejando para cursos venideros unos conceptos más complejos y científicos.


1.1.- ENTRENAMIENTO DEPORTIVO. CONCEPTO Y DEFINICIONES.
Desde un punto de vista histórico, el entrenamiento ha tenido diversas finalidades. Por ejemplo, la de preparación para la guerra, la disposición hacia un determinado oficio como el torero o el profesional de la danza, mantener un cuerpo saludable, etc. En el siglo XXI podemos afirmar que el entrenamiento tiene multitud de tendencias. Sin ir más lejos, la de nosotros es, ahora, la Iniciación Deportiva.

Basándonos en autores como Álvarez de Villar (1.983), Harre (1.987), Hollmann (1.989), Platonov (1.993), Weineck (1.994), y otros, estimamos que entrenamiento deportivo “es un proceso racional, sistemático, voluntario e individualizado, que sigue unas leyes biológicas, psicológicas y pedagógicas, entre otras, planificado en el tiempo y que tiene por finalidad incrementar las competencias individuales a todos los niveles: físico, técnico, táctico, cognoscitivo, psíquico... de un deportista por medio de los ejercicios o cargas físicas”. Por lo tanto, el entrenamiento es un conjunto de ejercicios que, con una base física en la mayoría de las ocasiones, tiene por objetivo mejorar la capacidad inicial del deportista.

Consecuentemente, el concepto de entrenamiento tiene diversas lecturas: pedagógico, deportivo, fisiológico, etc., si bien en los últimos años lleva un marcado carácter global o integrado, es decir, que la misma actividad aglutine a todas las facetas antes mencionadas que tenían un carácter más analítico.

Este desarrollo en el rendimiento se consigue a través de aportes de estímulos al organismo -ejercicios y cargas de trabajo-, a través de los Sistemas de Entrenamiento Deportivos encuadrados en lo que conocemos como Preparación Física. Ahora vemos cada uno de estos conceptos relacionados con el Entrenamiento Deportivo.

Los Sistemas de Entrenamiento Deportivos son “un conjunto de factores relacionados entre sí, con reglas y conscientemente dirigidos que, en base a las exigencias del deporte, a las condiciones del jugador y a las características del contexto aseguran con su práctica la obtención de los mejores resultados deportivos”. Como ejemplo podemos mencionar a los fraccionados, los pliométricos, los naturales, los integrales, los lúdicos, etc.

La Preparación Física es la “ejecución de ejercicios para el desarrollo de las cualidades físicas y conducirnos a una mejora general orgánica”. Por lo tanto, aquélla tiene como objetivo el desarrollo óptimo de las cualidades físicas, asegurando el incremento de la salud.

Normalmente el ambiente de trabajo del Técnico Deportivo de Primer Nivel va a estar relacionado con los practicantes de edades pequeñas, por lo tanto el rendimiento es algo que aún está lejos, en cambio sí es la edad idónea para crear y fomentar hábitos deportivos saludables. Por ejemplo, la necesidad de calentar, estirar y relajarse, la ingesta, rehidratación, higiene, control de pulsaciones, etc.

La preparación física, al igual que la técnica, utiliza el movimiento corporal. Éste no es siempre ejercicio físico. Movimiento es “toda variación, traslación o desplazamiento de algunos o todos los segmentos corporales en el espacio merced a la contracción muscular”. Distinguimos a tres tipos:



  • Voluntario.- Es una respuesta motora consciente, pensada previamente y elaborada por el cerebro. Por ejemplo, cuando enseñamos el cabeceo.

  • Reflejo.- Es lo contrario. Una respuesta motora involuntaria y no aprendida ante determinado estímulo sensorial. La fase de la elaboración de la respuesta no existe, se produce el “arco reflejo”. Por ejemplo, quitar la mano rápidamente de una superficie caliente.

  • Automático.- Se genera por repetición del voluntario. Es una respuesta involuntaria, pero aprendida a base de reproducir y memorizar un gesto voluntario. Por ejemplo, una finta.

El ejercicio físico “es la manifestación práctica del movimiento”. Es una actividad muscular a través del movimiento aunque con una intencionalidad. Todo esfuerzo corporal individual y colectivo se realiza a través del ejercicio físico, al igual que toda actividad deportiva. Constituye el estímulo para desarrollar y perfeccionar las cualidades perceptivo-motrices, coordinativas y físicas del individuo. Precisamente, la suma de los estímulos nos lleva al rendimiento deportivo.

Para que un movimiento se considere ejercicio físico debe cumplir una serie de premisas:



  • Objetivo. Tiene una finalidad, por ejemplo mejorar la potencia.

  • Voluntariedad. El jugador tiene consciencia y desea hacerlo, está motivado para ello.

  • Sistematización. Es decir, está sostenido por un conjunto de principios y factores relacionados entre sí. Por ejemplo, los de tipo biomecánicos, salud, efectividad, etc.

  • Cumplir con los tres Principios del Ejercicio:

  • Principio de Unidad Funcional.- El organismo es un ser indivisible. Cualquier lesión de una parte afecta a la totalidad del mismo.

  • Principio de la Adaptación.- El organismo se va ajustando progresivamente al esfuerzo o agresión que le supone el ejercicio físico. De ahí la importancia de ir poco a poco para no sobrepasar los límites saludables, sobre todo con niñas y niños.

  • Principio de la Intensidad.- Hace referencia a la carga según se trate de una persona de más o menos edad, nivel, etc.

Para el estudio del Ejercicio Físico podemos acudir a las numerosas clasificaciones existentes y que tienen en cuenta ciertos criterios. Por ejemplo:



  • En función de la zona anatómica a tratar: miembros superiores, inferiores...

  • Según el tipo de actividad a realizar: saltar, correr, lanzar...

  • Según la cualidad a trabajar: resistencia, fuerza, coordinación...

  • Según el número de segmentos que implica: analíticos (uno o dos); sintéticos (dos o tres) y globales (todo el cuerpo)

  • Según la finalidad perseguida dentro de la sesión: asimilación (aprendizaje); aplicación (fortalecen los grupos musculares que intervienen en el gesto); funcionales (activan las funciones orgánicas -cardiaca, etc-); localizados (dirigidos a un grupo muscular concreto).

  • Según las características mecánicas:

Flexión (dos segmentos se unen)

Extensión (dos segmentos se separan)

Abducción (el segmento se separa del cuerpo)

Aducción (el segmento se une al cuerpo)

Rotación (el miembro o segmento gira sobre su eje vertical)

Circunducción (combina a varios anteriores, por lo que no es un movimiento puro). El extremo del segmento describe una circunferencia.

1.2.- LA ADAPTACIÓN AL ENTRENAMIENTO. TEORÍAS QUE LA SUSTENTAN.
Ahora nos vamos a centrar en los fenómenos de la adaptación al esfuerzo, es decir, de qué forma acusa el organismo las actividades dinámicas que hacemos en entrenamientos y competiciones.

La teoría del entrenamiento se basa en la capacidad del organismo sano para amoldarse a los estímulos a los que se le somete si éstos cumplen determinadas condiciones. Podemos afirmar que el estímulo es “toda causa que provoca en el organismo un proceso de adaptación a nuevas necesidades”.

La adaptación es “la capacidad que tienen los seres vivos para mantener el equilibrio funcional ante los estímulos que inciden en él, merced a las variaciones que se producen en sus órganos y sistemas”.

Para ello acudimos a los tres grandes principios o leyes que dan la respuesta, si bien es preciso conocer previamente el concepto de homeostasis.
1.2.1.- CONCEPTO DE HOMEOSTASIS.-
La mayoría de los cambios producidos en el organismo por la actividad física, tienden a ser regulados por el propio cuerpo. Éste modera las constantes vitales del oxígeno, glucosa, ph, temperatura, sodio, potasio, etc.

Se denomina homeostasis a la “tendencia de los organismos vivos por mantener su medio ambiente interno equilibrado para sus células”. El ejercicio físico es una “agresión” a este equilibrio intrínseco que tiene el organismo sano.
1.2.2.- TEORÍAS QUE TRATAN DE EXPLICAR LOS FENÓMENOS DE ADAPTACIÓN.-
El entrenamiento supone provocar en el jugador o jugadora una serie de modificaciones que le va a permitir progresivamente una adaptación a esfuerzos superiores. Fundamentalmente tenemos que señalar ajustes o acomodaciones a nivel del sistema cardio-respiratorio (aumenta la masa cardiaca), muscular (incremento del volumen), hormonal, enzimático, etc. Ahora bien, cada deportista es distinto, por lo que las posibilidades de adaptación van a depender de unos factores que la van a condicionar. A modo de ejemplo reseñamos a:

  • Edad y sexo

  • Métodos y medios de entrenamiento

  • Características morfológicas y funcionales

  • Características psico-sociales

Es evidente que en los últimos años los logros deportivos han alcanzado cotas insospechadas y esto se debe, entre otros factores, a la aplicación de un entrenamiento más sistemático y eficaz. Los avances de la medicina y el empleo de medios cada vez más sofisticados de análisis de datos, hacen que el entrenamiento se haya convertido en un proceso cada vez más científico. No obstante, las leyes y los principios del entrenamiento son conocidos desde hace mucho tiempo: en el respeto a estas leyes y principios y en el talento deportivo, reside básicamente el hecho.

Consideramos fundamentales las de:

a) Selye (Síndrome General de Adaptación).

  1. Principio de Supercompensación.

  2. Arnolt-Schultz (Ley del Umbral).


a) Ley de Selye o Síndrome General de Adaptación.

El fisiólogo Hans Selye, en sus investigaciones sobre el comportamiento del cuerpo, observó que ante una situación desequilibradora que él denominó stress, el organismo reacciona mediante una serie de ajustes fisiológicos específicos para cada estímulo, con los que trata de oponerse al agente estresante y restablecer el equilibrio. Pero también observó que aunque los ajustes eran específicos, la forma en que se producen es inespecífica, es decir, siguen siempre la misma secuencia sea cual sea el estímulo; Selye llamó a esta secuencia Síndrome General de Adaptación.

La adaptación es una constante en la evolución del ser vivo. En la persona se produce de dos formas diferentes: Inconsciente o Elemental y Consciente o Superior

En la elemental, el ser humano en contacto con el ambiente y en su evolución vital se adapta inconscientemente (aclimatación, crecimiento...).

En la superior, la persona conscientemente propicia una adaptación en su organismo (ejercicio físico) Selye experimentó con distintos tipos de agentes provocadores del stress (calor, frío, fatiga, infecciones...), llegando a la conclusión que la reacción del organismo se produce siempre en el mismo orden. En el siguiente croquis observamos el esquema gráfico.


l
choque c. choque adaptación fatiga




F. de Alarma F. de Resistencia F. de Agotamiento
Fase 1ª.- Reacción de alarma (shock y contraschock o choque y contrachoque). Se rompe el equilibrio interno por la acción estresante del ejercicio e inmediatamente se ponen en funcionamiento toda clase de ajustes (hormonales cardiovasculares, químico-musculares...) para restablecer el equilibrio perdido.

Fase 2ª.- Estado de resistencia. Conseguidos los ajustes el organismo "aguanta" la acción del agente estresante o estímulo, se adapta y resiste. La duración de esta fase depende del grado de entrenamiento que tenga el sujeto. Cuando el organismo se ve incapaz de reaccionar ante el sucesivo aumento del excitante, se pasa a la 3ª Fase.

Fase 3ª.- Agotamiento. El organismo ya no puede resistir más por mantenerse en equilibrio, se fatiga. Ahora hay dos vías: o descansa para recuperarse y volver a equilibrarse, o si continúa llegará a la extenuación con el peligro que esto conlleva.

b) Principio de la Supercompensación.

La eficacia del entrenamiento deportivo camina muy ligada con la reposición o compensación de energías perdidas durante el esfuerzo. Esta compensación se conoce con el nombre de proceso de recuperación. Éste se produce durante el período que transcurre entre dos estímulos.



Los esfuerzos o estímulos a los que tiene que responder el organismo, producen en el mismo un desgaste que ha de ser repuesto al terminar el trabajo. Es un periodo de asimilación compensatoria. Tiene la finalidad de reparar o restituir la materia perdida por la actividad.

La recuperación se basa en la gran capacidad que tiene el organismo sano en no sólo recuperar las energías perdidas durante el ejercicio, sino en acumular potenciales de trabajo superiores al nivel que se encontraba antes del mismo, es decir, aumentar su capacidad para responder a esfuerzos más intensos que los primeros. Autores rusos le llaman período de restauración ampliada y Mateiev, fase de exaltación, considerando que después de una excitación y de la fase de inhibición o cansancio que le sigue, viene la fase de exaltación durante la cual la capacidad de trabajo crece.

Este período de exaltación está muy ligado con la carga funcional, sabiendo además que los efectos que produce una determinada actividad física van desapareciendo poco a poco. Ozolin (1.974 y 1.988), que es uno de los autores que más la estudian, dice que la supercompensación obtenida después de una sesión de entrenamiento se mantiene a lo sumo tres días.

El Principio de la Supercompensación se define así: “Cuando se realiza un esfuerzo, a consecuencia del mismo se produce un desgaste, disminuyendo en proporción al esfuerzo el nivel de rendimiento a causa de las pérdidas sufridas. Al cesar el esfuerzo o realizar otro más suave, el organismo sano restituye las fuentes de energía y el material perdido, aumentando posteriormente el rendimiento del mismo” (Ozolin, 1.995). Es como si hubiesen llegado “refuerzos”. Si se tarda en afrontar de nuevo el trabajo, las posibilidades de supercompensación disminuyen, retirándose los refuerzos y volviendo al nivel inicial.

En el croquis siguiente observamos el fenómeno de supercompensación: 1, se produce el estímulo o carga de entrenamiento; D, empieza el desgaste, se inicia la fatiga tras un tiempo entrenando. A, el organismo se agota, está cansado, termina la sesión. R, empieza la recuperación a las pocas horas de terminar el esfuerzo. 2, es la fase de la supercompensación, el nivel es superior al inicial. 3, se consigue el máximo de recuperación (alrededor de las 24/48 horas de terminar el entrenamiento). 4, al no existir otro estímulo, la supercompensación se retrae a los niveles iniciales (involución).
3

1 2 4


D R

A

De esta secuencia biológica podemos deducir dos normas para entrenar correctamente.

- Tan importante es el trabajo como el descanso.

- Hay que ser oportunos al aplicar los esfuerzos. El desgaste y “supercompensación” posterior son proporcionales al estímulo.

Lo ideal es entrenar aprovechando las cúspides de supercompensación, como en el siguiente gráfico vemos.

RENDIM.


E-5

E-4

E-3


E-2


E-1

En el siguiente vemos que el entrenamiento se produce varios días después de la supercompensación. En este caso no hay rendimiento.


E S.C. E S.C. E. S.C.


RENDIM.

Ahora sucede lo contrario, el tiempo de recuperación no es adecuado, resulta muy corto. El producto es un rendimiento cada vez más bajo.






RENDIM.


Otra variante consiste en dejar, tras varios entrenamientos intensos un gran periodo de compensación, buscando una puntual puesta a punto. En el siguiente gráfico lo vemos.

Gran S. C.




E-1



E-2


E-3

E-4


c) Ley de Schultz-Arnold o del Umbral.

Este fisiólogo observó que cada persona tiene distinto nivel de excitación ante un estímulo y para que se produzca adaptación, éste debe poseer una determinada intensidad en función de la capacidad de aguante y reacción del organismo. Todos tenemos un “techo” y un “suelo” que cambia y evoluciona según la actividad que realicemos.

Clasificaremos los estímulos en cuatro grados: Débiles, Medios, Altos y Muy Altos, que variarán en su nivel absoluto según sea la edad, sexo y estado físico del sujeto y que aplicados al organismo harán que éste en el caso de los débiles, no reaccione y se atrofie; ante los estímulos medios y altos se adapte manteniendo su nivel o reaccione mejorando su rendimiento, y ante los muy altos se agote.

Esta clasificación es relativa, pues la velocidad y la reiteración de los estímulos, pueden cambiar el nivel de valoración, convirtiendo un estímulo débil en medio, un medio en alto, un alto en muy alto y viceversa.

Bajo el prisma del entrenamiento, la Ley del Umbral la podemos expresar con el siguiente gráfico:

8

Techo



7 Umbral de

6 Excitación

5 Suelo

4

2 3

1
- Los estímulos débiles 1, 2, 3, no entrenan, salvo que se reiteren adecuadamente en el tiempo, pudiendo en este caso llegar a entrenar levemente.

- Los estímulos 4, 5, 6, están dentro de la zona del Umbral entre su suelo y su techo y por tanto entrenan.

- Y los estímulos 7 y 8 están fuera del límite de tolerancia y por tanto son perjudiciales; así mismo la administración inadecuada de estímulos altos puede sobrepasar el techo del Umbral llevando al individuo al agotamiento.


1.3.- EL CONCEPTO DE CARGA EN EL ENTRENAMIENTO.
En sentido amplio, la carga comprende la confrontación del deportista con los requisitos físicos, intelectuales y psíquicos exigidos por el entrenamiento, así como el incremento de la prestación deportiva (Tschiene, 1.996).

La carga representa el valor del trabajo realizado durante el entrenamiento o la competición. El entrenamiento deportivo se basa en la aplicación de cargas de trabajo durante las sesiones de preparación y las competiciones y constituye la categoría central del entrenamiento, siendo realizada a través de acciones motoras voluntarias (los ejercicios físicos) con una finalidad determinada.

Esto, esquemáticamente, significa:


1. Provocar en el organismo adaptaciones de tipo biológico-funcional y psíquico



2. Mediante un sistema de ejercicios físicos organizados en métodos

3. A través de los diferentes componentes de la carga

 

Llamamos carga a “la exigencia física que requerimos al deportista para obtener una mejora del rendimiento”, Añó (1.997). Constituye un tipo de estímulo concreto formado por los ejercicios físicos de todo tipo que hagamos, es decir, la magnitud del trabajo que el deportista está efectuando.



Puede ser interna o externa.

INTERNA


CARGA DE

ENTRENAMIENTO

EXTERNA
La interna o fisiológica es “el efecto que los estímulos externos provocan en el organismo y que siempre actúan de manera distinta, aunque sean idénticos, ya que el organismo no se encuentra siempre igual de receptivo” (Añó, 1.997). Es decir, las modificaciones que se producen como consecuencia de este trabajo a nivel fisiológico, bioquímico, e incluso morfológico (cambios en el tipo de fibras, aumento de masa muscular, pérdida de grasa, etc.).

La externala constituyen los estímulos exteriores, es decir, los sistemas de entrenamientos aplicados, su volumen, intensidad, frecuencia…”, que ahora vemos:



CARGA EXTERNA

a) Volumen

b) Intensidad

c) Complejidad

d) Densidad




  1. Volumen.- Constituye el componente cuantitativo del entrenamiento. Es fácilmente medible objetivamente a través de la suma de las toneladas de peso a mover, los kilómetros a recorrer, el número de repeticiones y series a ejecutar, el tiempo empleado, etc. todo ello dentro de una sesión o de un ciclo de la planificación. Es una variable cuya evolución no debe ser lineal, sino que representa una curva con incrementos y disminuciones según los objetivos de la planificación de cada momento. Por regla general mantiene una relación inversa con la evolución de la intensidad de la carga.

  2. Intensidad.- Se erige en el elemento cualitativo del entrenamiento. En otras palabras, es el grado de esfuerzo que exige un determinado ejercicio. No es tan fácil y rápido de objetivar como el volumen, pero sí es muy necesario hacerlo. El valor de medición más habitual es la frecuencia cardiaca, aunque en laboratorio pueden utilizarse la prueba del lactato y el consumo de oxígeno. La intensidad viene fijada por la gradación de las cargas y expresa la manera o modalidad en que ha sido realizado un determinado volumen de trabajo -más o menos deprisa, en más o menos tiempo-. Por ejemplo, la rapidez en la ejecución de la acción, el porcentaje de carga a mover en fuerza, la velocidad de la carrera, la frecuencia de movimientos o número de pasos en la unidad de tiempo, etc. También se aumenta la intensidad disminuyendo el tiempo de descanso entre series o entre sesiones, pero hoy día recibe el nombre de “densidad”. Una fórmula que suele usarse es el “Índice de Wint”.

A mayor trabajo en unidad de tiempo, o para trabajos iguales, el realizado en menor tiempo, desarrolla más potencia; y por lo tanto, mayor intensidad. Presenta características opuestas al volumen en referencia al desarrollo de la capacidad de prestación de un sujeto en una especialidad determinada. Preferentemente produce efectos inmediatos y, marginalmente, a largo plazo. La intensidad prevalece durante la temporada en el período de competiciones, para aumentar el nivel de la forma y poder competir con garantías de éxito, asegurando la conservación de la forma y su materialización en buenos resultados deportivos.

  1. Complejidad.- Tiene cierta ligazón con el anterior. Nos referimos al grado de dominio técnico necesario para la ejecución de un ejercicio. Un jugador que coordine bien la acción a realizar, ésta le supondrá menor esfuerzo. Es una variable a tener en cuenta, sobre todo, a la hora de hacer sesiones con ejercicios muy específicos. Habrá jugadores que les supongan poco esfuerzo y a otros mucho, por lo que la carga, el gasto energético, será superior.

  2. Densidad del estímulo.- Este parámetro ha aparecido en los últimos años en la bibliografía especializada. Se refiere a la “relación existente entre el tiempo de aplicación de la carga y el tiempo para la recuperación”. (Reina y Martínez, 2.003). En otras palabras, se trata de la relación existente entre el tiempo de esfuerzo y contra esfuerzo o descanso, porque la densidad se asienta en la óptima relación entre la carga de trabajo y la recuperación, bien entre ejercicios, bien entre sesiones. Para aumentar la densidad, el ejercicio o estímulo se realiza a más velocidad o se acorta el tiempo de recuperación entre los dos. También podemos hacer ambas opciones a la vez.

Estos cuatro parámetros deben ir perfectamente ligados en la planificación que hagamos. Además, tendremos en cuenta otros factores tales como la edad, sexo (en ciertas edades), climatología, las diferencias individuales, alimentación y condiciones socio-ambientales, años de preparación, nivel, etc. de los participantes.

En principio, los aspectos externo e interno de una carga son proporcionales, estando estrechamente unidos entre sí, pero sólo en un mismo sujeto. Además esta relación no se mantiene constante de forma permanente. Una carga externa provoca unas determinadas modificaciones internas, pero si el estado funcional del organismo cambia, su efecto es diferente.


2.- LAS CUALIDADES FÍSICAS CONDICIONALES, LAS PERCEPTIVO-MOTRICES Y LAS COORDINATIVAS.
Antes de nada queremos decir que tanto unas como otras tienen multitud de sinónimos. Nosotros nos ceñimos a los términos expresados por el Decreto 12/2.004, B.O.J.A. del 08/02/04. Aquí las señalamos de forma más elemental porque el citado Decreto describe un tratamiento más profundo para 2º Nivel, a través de los factores fisiológicos, mecánicos, etc.

En un principio nos tenemos que referir al término cualidad, entendiéndolo como “carácter natural o adquirido que distinguen a las personas”. (D.R.A.E.L.)

A lo largo de este punto veremos estos tres grandes grupos y el producto de su combinación que es la agilidad.
2.1.- CONCEPTO Y CLASIFICACIONES.
Las cualidades físicas son “potencialidades, competencias o recursos personales, de índole corporal, que tiene el individuo” (Cañizares, 2.001). Tal es el caso de doblarse (flexibilidad), correr rápidamente (velocidad), saltar (potencia). etc. De igual forma podemos afirmar que son unas “predisposiciones innatas” en la persona, factibles de mejora en un organismo sano y que le permiten todo tipo de movimientos. Se manifiestan en todas las acciones motrices, es decir, que todas las actividades que realizamos en el entrenamiento o competición tienen más o menos integrantes físicos. Por ejemplo, el tiro a puerta posee fuerza rápida y velocidad gestual, además de sus aspectos perceptivos y coordinativos.

En cuanto a los aspectos clasificatorios, podemos decir que hace décadas cada autor tenía una opinión distinta a la de los demás. Hoy día hay una cierta unanimidad en organizar su clasificación en dos grandes grupos: Físicas y Perceptivo-Motrices.



Igualmente Gundlack (1.968), citado por Mora (1.989), determina dos grupos de cualidades: las condicionantes y las coordinativas.

Bouchard (1.974 y 1.996) estudia tres grupos de cualidades:


  • Orgánicas, relacionadas con la resistencia

  • Musculares, vinculadas con fuerza y flexibilidad

  • Perceptivo-cinéticas, conectadas con velocidad y percepción


Cañizares (2.001), sintetiza las clasificaciones en el siguiente cuadro:






Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos