Enseñanza-Aprendizaje



Descargar 64 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño64 Kb.
Vistas123
Descargas0
  1   2



Enseñanza-Aprendizaje

¿Proceso o Mito?

Miguel Angel Rosado Chauvet


Universidad Autónoma Metropolitana

Unidad Iztapalapa

División de Ciencias Sociales y Humanidades

Coordinación de Administración

Estamos acostumbrados a hablar del Proceso de Enseñanza-Aprendizaje (PEA) dando por sentada su existencia. Sin embargo, me siento más tentado a definirlo como el traje de rey de la fábula escuchada cuando niño o, en el mejor de los casos, como símil de las obras de Leonardo da Vinci, Julio Verne o H. G. Wells, si somos proclives a una posible realidad en prospectiva.

Todo “proceso” de enseñanza-aprendizaje se integra por tres participantes: el docente que enseña, el alumno que aprende y el entorno en el que ocurre. El aprendizaje se debe dar en, al menos, tres dominios: cognoscitivo (los contenidos temáticos que se conocen), psicomotor (las destrezas gruesas o finas del sistema óseo-neuro-muscular), y el afectivo (las actitudes, opiniones, valores, etc. con los que recibimos y aceptamos o rechazamos lo que pretendemos aprender). Por su parte, el docente y el sistema que lo respalda incluyen o excluyen los contenidos programáticos curriculares (planeación), el docente utiliza un estilo de enseñanza y una libertad de elección de insumos didácticos para llevar a cabo sus funciones (conducción), y se siguen un conjunto de reglas como requisito de verificación del logro del aprendizaje (evaluación).



Sin embargo, las tres tríadas mencionadas, que no agotan las posibilidades complejas del mencionado “proceso”, han sufrido un serio deterioro con el paso del tiempo incluyendo en el cuerpo docente a muchas personas con conocimientos deficientes en los niveles básico y medio básico, así como deficientes en didáctica en los niveles medio superior y superior. En otro orden de ideas, los alumnos asisten a los niveles educativos iniciales por el requisito de cumplir con la edad y no por el deseo de aprender, en los siguientes niveles muchos asisten por inercia y, en los últimos, con el propósito de obtener una credencial que los avale como poseedores de un conocimiento, sin que necesariamente exista el éste. Por último, en el entorno próximo (institución o campus) existe poca conciencia sobre las necesidades de investigar y modificar los procedimientos necesarios, destinando presupuestos mínimos, en contadas ocasiones y sólo en algunas instituciones; complementando el escenario con el entorno distal, es deprimente el decremento en los presupuestos educativos de las instituciones públicas, donde se prepara a cerca del 80% de los estudiantes, debiendo formar otro trío indispensable y prioritario para el crecimiento de un país, junto con la salud y la alimentación. Aún con lo ejemplificativo (que no exhaustivo) de este planteamiento presentamos una serie de aspectos relacionados con alguna explicación del por qué el tan buscado “proceso” se ha convertido en “mito”.
Los participantes

En este PEA se sitúan tres elementos interactuantes e indisolubles, que actúan dentro de un entorno externo, sin los cuales sería difícil explicarlo:





Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos