Enigmas develados III (libro) Grupo Elron


Bienvenida al Club. Un fuerte abrazo



Descargar 119.76 Kb.
Página5/8
Fecha de conversión23.05.2018
Tamaño119.76 Kb.
Vistas198
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8

Bienvenida al Club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

Los asesinos seriales.



Estimado profesor Velmont: Soy estudiante de Derecho y estoy cursando una materia penal. Me ha llamado la atención el hecho de que la Psiquiatría ignora el verdadero origen de los asesinos seriales, y los autores que abordan el tema solamente hablan de las distintas teorías, pero en concreto, nada. Creo que usted y su Grupo se llevarían el premio mayor si pudieran resolver uno de los más grandes misterios de la Criminología. No tengo ningún inconveniente en que pongan mi nombre completo.

Juan R. Gutiérrez

 

RESPUESTA:



Querido Juan: El Grupo Elron sabe con toda exactitud el origen de los llamados asesinos seriales. Y no necesitamos recurrir para saberlo a nuestros Maestros y a la telepatía, porque esto fue descubierto en nuestro mundo hace medio siglo en forma definitiva por L. Ronald Hubbard, científico norteamericano. El tema es en realidad muy simple. El hombre tiene dos mentes, una llamada analítica (analiza y evalúa antes de actuar) y otra llamada reactiva (no analiza ni evalúa, reacciona automática y literalmente ¾destaco "literalmente"¾ ante un determinado estímulo exterior). La existencia de la mente reactiva fue descubierta hace 50 años, de modo que no se trata de algo nuevo. La razón de que la Medicina aún no sepa de esto es que medio siglo es muy poco para que los nuevos conocimientos penetren en las conciencias. Además, existe una resistencia inconsciente de los médicos a saber de este descubrimiento porque su difusión sería el fin de la Medicina actual, junto con la Psiquiatría, la Psicología y el Psicoanálisis. Y esto tocaría el bolsillo de muchos. No sé si soy claro en esto. Continúo. La mente analítica se desconecta por conmoción (un golpe en la cabeza, la anestesia del quirófano, etc.), en cuyo caso toma el mando la mente reactiva, que es un mecanismo de supervivencia (graba a nivel celular todo lo que ocurre en ese momento de inconsciencia analítica). ¿Para qué graba todo? Simplemente para que cuando se presente una situación similar de peligro, impulse al organismo a huir y se salve. Una persona aplastada por un camión en llamas que se arrastra y se salva, es conducida por la mente reactiva y no por la mente analítica, ya que ésta se desconecta por el dolor. Los animales, precisamente, tienen un 5 % de mente analítica y un 95 % de mente reactiva, es decir, son prácticamente reactivos en toda su conducta. Pero el hombre también tiene su mente reactiva (la mente reactiva es una constante en todos los seres de la Creación) que graba todo lo que sucede en los momentos de peligro. Veamos cómo se produce un asesino serial. El ejemplo es burdo pero servirá para ilustrarte. Un hombre es anestesiado previo a ser operado. Su mente analítica se desconectó totalmente y su mente reactiva está funcionando a pleno grabando todos los ruidos, el dolor del bisturí, las palabras de los cirujanos y enfermeras, una bocina de un coche que pasa... Las palabras dichas por los cirujanos y enfermeras son como poderosas órdenes hipnóticas para el paciente anestesiado, agravadas y potenciadas por el dolor. Si un médico le dice a la enfermera, por ejemplo, sugestivamente: "El color rojo de tu vestido me vuelve loco. Iré a tu casa el jueves al anochecer, desenfundaré mi pistola y mis disparos te dejarán más muerta que viva. Tengo tanta hambre que te voy a comer cruda", el paciente anestesiado tiene también grabado a nivel celular estas palabras como órdenes hipnóticas de alto poder. El ejemplo parecería como traído de los pelos, pero cualquier asesino serial tiene este tipo de grabaciones (en el caso del ejemplo priman las palabras rojo, casa, jueves, anochecer, pistola, disparos, muerte, comer cruda). No hay que olvidarse que para este paciente el más obvio reestimulador de las órdenes hipnóticas es el color blanco (que es el que predomina en el quirófano) y que como está en todas partes puede transformarlo en un asesino crónico. También hay que tener en cuenta que cualquier persona tiene de 1000 a 2000 órdenes hipnóticas de distinto tipo que le han sido implantadas a lo largo de su vida, de modo que cuando una se reestimula se produce una reacción en cadena. Estos hechos son los que producen desde casos como los de "Santo Godino" (el Petiso Orejudo), que mataba niños introduciéndoles clavos en la cabeza, hasta los de Jeffrey Dahmer (el Descuartizador de Milwaukee) y Andrei Chikatilo (el Caníbal de Rostov), probablemente el mayor asesino serial de la historia. Todo esto obviamente es apenas parte de la historia. Si deseas profundizar sobre el tema, puedo enviarte gratuitamente material a través del correo electrónico. Mientras tanto puedes leer el tema "Homosexualidad, el respeto por el enfermo", que te aclarará suficientemente el mecanismo de la mente reactiva.

Bienvenido al Club. Un abrazo,

Horacio Velmont.

 

Cielo e infierno.



Estimado profesor Velmont: Recibí su email del Club de los Enigmas Develados, donde usted dice que cuando uno desencarna regresa al mundo espiritual, pero según sus merecimientos se eleva de nivel o desciende. Mis preguntas lógicas, entonces, son: ¿Cuántos mundos espirituales existen? ¿Qué significa exactamente elevarse o descender de nivel? ¿Existe el Infierno?

Leo F.

 

RESPUESTA:



Querido Leo: Somos seres espirituales que encarnamos solamente en una pequeña porción, un 10 %, quedando nuestro 90 % en el plano o nivel espiritual en el que estábamos antes de venir al mundo físico. Según las filosofías, a ese 90 % se le llama alma, Yo Superior, Thetán, etc. Lo cierto es que el hombre no tiene un alma sino el alma tiene un hombre, que es algo completamente distinto. Ese 10 % ¾tú, yo, todos¾ puede ser un santo (Buda, Jesús, Confucio) o un demonio (Gengis Khan, Rasputín, Hitler) y su conducta puede hacer ascender o descender a su 90 %. Cuando ese 10 % desencarne y se reintegre con su 90 % se dará cuenta con gozo que se ha elevado o con estupor que ha descendido. Una conducta negativa en el plano físico (karma) importa un tremendo peso, que es el que hace que el espíritu vibre más densamente, y entonces desciende porque no se puede mantener en las sutiles vibraciones de los planos espirituales. Todo sucede por propia gravitación. No hay ningún "dios castigador". Veamos ahora los distintos niveles vibratorios que existen aparte del físico (llamado 1). Hay 8 niveles superiores más allá del físico y dos niveles inferiores. En los niveles 2 y 3 están los espíritus del Error, donde el ego y el ansia de poder es tan grande que se forman legiones de espíritus para someter a otros espíritus. El nivel 4 es de Maestría, donde ya casi ha sido superado por completo ese estado de ansia de poder y también el ego, y entonces el espíritu ya no se dedica al sometimiento sino al Servicio, no a pensar en uno sino en el otro, en qué precisa. En el nivel 5, que es un plano de Luz, no solamente se piensa en el otro, sino en su sufrimiento y se sufre por ese otro. En este plano de Luz se encuentran las Jerarquías Planetaria y Solar, con su regente máximo el Maestro Jesús. Hay dos planos más por debajo del plano físico, el nivel -1 (de la Soledad) y el nivel -2 (de la Octava Esfera o Infierno). En estos planos tenebrosos van, siempre por propia gravitación y no porque alguien los envíe, aquellos espíritus que a lo largo de las encarnaciones han demostrado una crueldad extrema, es decir, que no han aprendido la sublime lección del amor. Cada acto hostil que cometemos en contra de nuestros semejantes hace vibrar a nuestro espíritu más densamente y por lo tanto descendemos de nivel. ¿Qué hay en los niveles densos -1 y -2? En el nivel -1 hay una total soledad, no hay espíritus. El espíritu que desciende a ese lugar tiene todo el espacio a su disposición, pero está solo y no se puede comunicar con nadie, ni siquiera telepáticamente. En el nivel -2, es decir, por debajo del nivel -1, se encuentran los espíritus cuya crueldad no tiene parangón. En este lugar los espíritus sí se comunican telepáticamente, y sí están uno al lado del otro, pero la telepatía es tan abierta que cada uno puede sentir el dolor del otro y de todos los demás. Aquí el espíritu sufre en "carne propia" el dolor que ha causado a otros. ¿Cómo no va a existir un lugar así? ¿Qué mejor lugar para aprender que mientras el amor nos eleva de nivel el desamor no hace descender al abismo? De estos lugares, sin embargo, se sale fácilmente: en cuanto el espíritu se da cuenta de su conducta errónea, automáticamente se eleva. Muchos de ellos encarnan luego y llevan una vida de intenso Servicio, demostrativa de que la lección fue aprendida. El "infierno eterno" del que hablan las religiones no es más que un disparate. ¿Qué hay sobre el nivel 5º, que es el más alto para los espíritus? Pues el 6º, donde moran las entidades angélicas, el 7º, donde habitan las Energías (Crística y Búdhica) y por último el 8º, donde se encuentran los elohims o "dioses menores". Hay más información sobre este interesante tema en el libro del profesor Jorge Olguín "El Cielo Responde", que enviamos gratuitamente por email a quien lo solicite.

Bienvenido al Club. Un abrazo,

Horacio Velmont.

 

 



La homosexualidad y el respeto por el enfermo.

Estimado profesor Velmont: En su email de el Club de los Enigmas Develados usted ofrece responder preguntas sobre los misterios que aún siguen preocupando a la humanidad. Entre ellos, obviamente, se encuentra el de la homosexualidad. La Medicina y la Psiquiatría desconocen su origen, y esta ignorancia ha creado una tremenda confusión, no solamente entre los homosexuales sino también entre los heterosexuales, muchos de los cuales acusan a los gays y a las lesbianas de pervertidos. Le ruego encarecidamente que me envíe todos los datos que usted tenga sobre el tema, aunque sean pocos, porque cualquier dato puede ayudar. Mi interés, más que científico es personal.

Roy.

 

RESPUESTA



Apreciado Roy: No me voy a andar con rodeos: Desde el punto de vista estrictamente científico, la homosexualidad es un trastorno mental que provoca el desvío de la sexualidad normal, es decir, de la heterosexualidad, en algunos casos producidos por engramas ¾enfermedad psicogénica engrámica¾, y en otros casos por decisión del propio ser antes de encarnar¾enfermedad genética¾, sea por razones kármicas o por razones de experimentación (evolutivas). Pero en ambos casos son trastornos de la sexualidad. El homosexual es hombre y punto. No hay un tercer sexo. El desconocimiento de esta verdad ha contribuido a generar confusión, como tú dices, tanto entre los heterosexuales como entre los homosexuales. El día que se acepte científicamente que la homosexualidad es una enfermedad mental como cualquier otra, se acabarán las discriminaciones, y el homosexual será respetado, amado y ayudado como lo es cualquier enfermo. Estas explicaciones, obviamente, incluyen también otros trastornos como el lesbianismo, el travestismo, la bisexualidad, la impotencia, el vaginismo, etc., cuyo origen es siempre el mismo. Como este asunto es algo complejo, si quieres ahondar más en los aspectos científicos de la cuestión, puedes solicitarnos material al respecto, que te lo enviaremos gratuitamente por email.

Bienvenido al Club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

La verdad sobre "Caballo de Troya".



Estimado profesor Velmont: Me gustaría saber su opinión sobre el libro de J.J. Benítez "Caballo de Troya", ya que concuerda con muchas cosas que usted dice en Enigmas develados. ¿Qué hay de verdad en él? ¿El relato sobre el viaje en el tiempo del mayor norteamericano está basado en documentos reales, como lo afirma el autor?

Stephanie E.

 

RESPUESTA



Apreciada Stephanie: J. J. Benítez es un estudioso serio del fenómeno Ovni, contando en su haber con muchas obras escritas y publicadas. Cuando se editó Caballo de Troya, este autor ya llevaba escritos 19 libros, y salvo "Sueños" y "A solas con la mar", ellos fueron el resultado de una intensa y honesta investigación, por lo que todo lo que dice en ellos es lo que, según su leal saber y entender, en verdad ha sucedido. Es decir que su intención primigenia ha sido atenerse a los hechos y no inventar nada.

Pero a partir de Caballo de Troya, su trabajo como escritor comenzó a experimentar un desdoblamiento, y en lugar de escribir exclusivamente sobre hechos verídicos lo hizo en forma de novela fantástica, aunque apoyándose en hechos o documentaciones históricos. Esto ha sido reconocido por el propio autor en el Epílogo de de su libro.

Caballo de Troya, en rigor, fue el primer ensayo novelístico de Benítez, y como dice el propio autor, "una novela, en suma, donde la ficción florece perfectamente enlazada con hechos, documentos e informaciones técnicas, médicas, históricas y científicas objetivas y comprobables". Y agrega: "Sólo la figura del mayor y, lógicamente, el 'traslado'del módulo al año 30 de nuestra Era son ficción pura".

Este libro, por lo tanto, el eventual lector debe encararlo involucrándose con la novela, que es en verdad excelente y atrapante, pero tomando con pinzas los documentos que relatan los hechos históricos en que se basó el autor, y tomando más con pinzas aún las conclusiones a las que éste arriba, que en la mayoría de los casos no tienen el menor asidero.

¿Por qué tomar con pinzas los documentos históricos? Simplemente porque la circunstancia de que sean documentos históricos no significa que reflejen la verdad de los hechos acaecidos. Y en cuanto a las opiniones o conclusiones de Benítez, la gran mayoría, como dije, son erradas.

Para comenzar, te indico el más grave error de todos, que Benítez, como investigador, no podía ignorar: confunde a Jesús con Cristo, que esotéricamente se sabe que son entidades distintas. Jesús es un espíritu, del mismo origen que nosotros (los espíritus fueron creados por los elohim) y el Cristo es una Energía, directamente creada por el Absoluto. Si te fijas en el libro verás que muchas veces habla de Jesús refiriéndose a Cristo.

Cuando hace alusión al llamado Juicio Final, Benítez lo da por cierto, pero nosotros sabemos que no va a haber ningún Juicio Final, sino una Gran Comunión con el Creador, precisamente al llegar el Big Crunch, dentro de 25.000 millones de años, donde todos los espíritus inevitablemente habrán llegado al máximo nivel al que pueden llegar, el 5º plano, lugar en el que se encuentra la Jerarquía Planetaria, con la regencia del Maestro Jesús como Logos Solar.

Ya con estos datos te estoy brindando la pauta de que Caballo de Troya no sólo no contiene ningún avance sobre las cosas conocidas y sigue dando vueltas en círculo sobre los mismos errores cometidos por todos los autores, sino que en muchos aspectos significa un retroceso.

Cuando tú dices que este libro concuerda con muchas cosas que nosotros decimos en Enigmas develados, se trata de una verdad parcial, y como todas las verdades parciales es falsa. ¿Cómo no vamos a coincidir si estamos hablando de los mismos personajes y de los mismos hechos históricos? Sin embargo, diferimos en lo fundamental: las conclusiones.

Por ejemplo, Benítez habla de la predilección que sentía Jesús por Juan Zebedeo y nosotros también concordamos en esta predilección. Pero Benítez la atribuye a su "inocencia y generosidad", y nosotros la atribuimos, y ésta es en rigor la verdad, a que los espíritus de Juan Zebedeo y de Jesús son almas gemelas (junto con el espíritu de Krishnamurti, vale aclarar).

Jesús, al estar encarnado, no podía sustraerse a la ley de la afinidad, que lo atraía magnéticamente a quien vibraba en su misma sintonía.

Otro ejemplo, y es uno de tantos, Benítez habla de José como el esposo de María, con lo cual nosotros también concordamos. Pero mientras él atribuye la paternidad de Jesús a José, nosotros se la atribuimos, como es la verdad, enseñada por nuestros Maestros, al romano Herodes Antípater, uno de los hijos de Herodes el Grande. Es interesante destacar que cuando Jesús es llevado ante Herodes el Grande, éste ignora que quien tiene adelante es su propio nieto. Obviamente, Benítez no hace alusión a este hecho.

Cabe aclarar que María se casó legalmente con Herodes Antípater, con quien concibió a Jesús, y recién después de ser éste asesinado por orden de su cruel padre, Herodes el Grande, celebró esponsales con José.

En rigor, nada hay que reprocharle a Benítez, porque él nunca se propuso develar ningún misterio ni tampoco adelantarse a su tiempo con algún tipo de revelación. Simplemente elaboró una novela para entretener al lector, utilizando como base documentos históricos para que, al hacer la ficción más creíble, resultase más atractiva. Julio Verne, entre otros autores, también utilizaba este recurso, y por eso sus obras son tan cautivantes.

Cuando la ficción es mezclada con la realidad, la ficción se torna increíblemente verosímil. Y esto es muchas veces peligroso para el lector poco instruido.

Este propósito del autor lo da el Epílogo mencionado, donde Benítez dice con toda sinceridad que el viaje en el tiempo es pura inventiva. Solamente algunos lectores poco avisados pueden haber visto en Caballo de Troya la posibilidad de un hecho real.

Cuando nos referimos a tomar con pinzas los hechos históricos, queremos significar que no todas las palabras de Jesús, que según los autores de los evangelios dijo el Maestro, deben ser tomadas literalmente, ya que todo lo que él dijo -si así lo dijo- debía necesariamente estar restringido a la mentalidad de esa época.

Por ejemplo, cuando Jesús les decía a sus discípulos y seguidores que él iría al Padre, en realidad se trataba de un gesto grandilocuente con la finalidad de estimularlos. Si todo es Dios y Dios es todo, inclusive el propio plano físico, ¿cómo podría ir él, entonces, al Padre, si ya estaba en él? Obviamente, el Maestro no ignoraba esto, pero convenía al éxito de su misión, para aquella época, que todo fuera magnificado.

Cuando Jesús hablaba de la Resurrección del espíritu, también se trataba de un gesto grandilocuente. ¿Cómo iba a poderles explicar la sencilla verdad de que la muerte no es más que el resultado de la creencia de que se vive ("la ilusión de vivir genera el dramatismo de morir"), ya que el espíritu es inmortal y de que si se cree que se vive también debe creerse, correlativamente, que se muere?

¿Cómo iba a poder explicarles, de modo que lo entendieran, de que la muerte no es más que el retiro del cuerpo -que sólo sirve para fines meramente evolutivos, y por lo tanto incidentales-, del 10 % de espíritu encarnado, que ni siquiera estuvo separado en ningún momento de su 90 % durante toda la encarnación, ya que quedó en su plano, inclusive cumpliendo otras funciones, o mejor dicho prosiguiendo con las funciones que realizaba antes de que su 10 % encarnara?

A pesar de los grandes errores y despistes de Benítez, Caballo de Troya contiene algunas verdades que deben ser destacadas, por ejemplo cuando pone en boca de Jesús la idea de un infierno provisorio para sus criaturas: "Los hombres son hábiles manipuladores de la Verdad. Un padre puede sentirse afligido ante las locuras de un hijo, pero nunca condenaría a los suyos a un mal permanente. El infierno -tal y como creen en tu mundo (recuérdese que en la novela Jesús sabía que el mayor era un viajero del tiempo)- significaría que una parte de la Creación se le ha ido de las manos al Padre. Y puedo asegurarte que creer esto es no conocer al Padre" (pág. 157, cuarta edición, 1984).

Es importante destacar también que cuando la Biblia habla de que Jesús descendió "a los infiernos" está diciendo una gran verdad, porque ese "infierno" existe, y es llamado esotéricamente "la Octava Esfera". Nosotros sabemos que se refiere al plano -2 (el plano -1 es el de la Soledad y el 1 corresponde al plano físico) y allí van los espíritus cuya conducta es de extrema crueldad.

En este lugar, el espíritu siente en sí mismo el dolor que ha inflingido a otros y del cual sale automáticamente en cuanto deja de pensar en su sufrimiento para preocuparse por el dolor del otro.

Todo esto está explicado con lujo de detalles en el libro El Cielo responde, que el Grupo Elron distribuye gratuitamente por email.

Otro aspecto también destacable de Caballo de Troya es cuando Benítez pone en boca de Jesús la enseñanza de que él nunca tuvo intención de fundar ninguna iglesia, lo que se ajusta a la verdad, destacando que el hombre para salvarse no necesita de intermediarios.

La iglesia suprimió estas palabras de Jesús, porque hubiera significado su desaparición, ya que ¿quién recurriría a la religión si para salvarse no necesitaba de nadie más que de sí mismo?

Es interesante también lo que dice Benítez (pág. 279), sobre la altura de Jesús: 1,81 metros, y su acotación de que esta altura no condecía con la media de los judíos (entre 1,60 y 1,70). Pero, obviamente por ignorarlo, no hace ninguna alusión a que el progenitor de Jesús no era judío sino romano (Herodes Antípater).

Es relevante destacar, asimismo, que las enseñanzas de Jesús no siempre se ajustaban rigurosamente a la verdad, ya que en razón de la ignorancia del pueblo judío se veía obligado a utilizar ciertos recursos para hacerse creíble.

En cierta oportunidad, uno de sus discípulos le pidió al Maestro que les mostrase al Padre, a lo que él les respondió: "¿He estado tanto tiempo contigo y aún no me conoces? De nuevo os declaro: quien me haya visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo puedes entonces decir: 'Muéstranos al Padre?' ".

Esta respuesta, que no era verdad, impresionó a sus seguidores y le facilitó su tarea enormemente.

Lo que no comprenden quienes siguen hoy a Jesús, es que cosas dichas por el Maestro en ese momento y para propósitos también de ese peculiar momento, se sigan manteniendo aun hoy como la verdad irrefutable de que Jesús era el único hijo de Dios, cuando en realidad todos somos hijos de Dios.

¿Acaso los padres, para facilitarles a sus hijos pequeños el duro trance del cambio de dientes no les dicen que los guarden bajo la almohada para que el "ratoncito Pérez" se los lleve y les deje dinero a cambio? ¿Y acaso no es lógico que cuando crezcan no deben seguir aferrados a esa infantil creencia?

Para finalizar, quiero repetir lo que dije anteriormente: el lector que quiera gustar de Caballo de Troya puede hacerlo involucrándose con la novela, pero tomándola como tal, es decir, como una fantasía del autor, y, lo que es más importante, sin dar demasiado crédito a los hechos históricos en los que se apoya para arribar a sus conclusiones, la más de las veces antojadizas.

Bienvenida al Club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

¿Jesús conocía el futuro?





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos