Enigmas develados I (libro)



Descargar 0.6 Mb.
Página7/11
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño0.6 Mb.
Vistas293
Descargas0
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

En rigor, ninguna de las opiniones en boga tiene razón porque parten de la falsa premisa de considerar que la vida comienza en el plano físico con un acto del plano físico. La vida es preexistente a cualquier acto humano, de modo que ni la concepción ni la anidación tienen nada que ver con la vida porque no la crean sino que la reciben. Repito: simplemente la reciben. La vida, por lo tanto, no se puede "matar" de ninguna forma. ¿Captás la idea?

La realidad es que el espíritu, y solamente en un 10 %, ingresa al feto varios días después del momento de la concepción, y generalmente a los 20 días ya está incorporado, pero hay excepciones, ya que a veces lo hace a los 50 ó 60 días, supeditado a la conformación correcta del receptáculo.

Esto quiere decir que ni siquiera una píldora que provocara el aborto a los 50 días, por ejemplo, después de ese momento y dada esta excepción, sería abortiva. Es abortiva una píldora cuando expulsa de la materia al espíritu encarnado (estamos hablando siempre del 10 %, porque el 90 % no encarna y queda en su plano de origen).

Todas las opiniones están basadas también en el desconocimiento de lo que significa la encarnación para un espíritu. El espíritu encarna para aprender las lecciones pendientes y evolucionar. El paso del espíritu por el plano físico es un paso obligado de la evolución, de modo que aquí aparece otro aspecto del problema: no importa que una píldora no sea abortiva en razón de que en "ese momento" el espíritu aún no se ha incorporado a la materia, porque de cualquier forma se está coartando el derecho de ese espíritu a encarnar y evolucionar.

En síntesis, la "píldora del día después", por un lado, es positiva porque en determinadas ocasiones puede ser muy útil y no es abortiva, ya que cuando produce su efecto "no hay nadie allí" (no sé cómo explicar de forma más sencilla algo tan obvio), pero por el otro es negativa porque coarta la oportunidad a un espíritu para evolucionar (aunque nunca es seguro si evolucionará o involucionará, porque la encarnación es una prueba muy dura y la mayoría fracasan).

¿Cómo se resuelve, entonces, esta cuestión aparentemente tan espinosa? Muy sencillo: incluyendo en el problema la solución del libre albedrío, pues tanto derecho tiene el espíritu de encarnar para evolucionar como la mujer de no concebir (y hay infinidad de razones válidas para ello).

Esto significa, lisa y llanamente, que la píldora del día después debe ser liberada de toda restricción, permitiendo así a la mujer que la use de acuerdo a su libre albedrío, pero siempre sabiendo que pone en la balanza, por un lado, el hecho de que no es abortiva, y, por el otro, que al usarla está coartando la oportunidad a un espíritu de evolucionar.

Prohibirle a un ser humano, especialmente en este caso particular, utilizar su libre albedrío, como lo hizo la Corte, es el peor de los crímenes, porque viola el derecho dado por el Absoluto a todos los seres de decidir. Y la magnitud de este crimen se hace más patente cuando se trata de una violación.

Queda obviamente sobreentendido que, antes de decidir su uso, también debe ponerse en el tapete los eventuales efectos secundarios que pueda producir la ingestión de la píldora, ya que, como cualquier droga, siempre conlleva un grado potencial de daño. No se debe, por lo tanto, recurrir a esta píldora como método habitual de anticoncepción, sino como una ayuda en una emergencia para evitar un embarazo no deseado.

Y esto es todo lo que hay que decir de este tema tan sencillo de resolver y donde hay tanta ignorancia. Bienvenida al Club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

El Experimento Filadelfia.



 

Estimado profesor Velmont: Uno de los misterios más notables relacionados con la fabricación de armas para la guerra fue la de un supuesto proyecto desarrollado por físicos estadounidenses en el arsenal de Filadelfia, en los Estados Unidos, en la década del 40, poco antes de terminar la Segunda Guerra Mundial. Mi pregunta concreta es si tal experimento ocurrió, como sospechan algunos investigadores, o si todo fue una fantasía fabricada por algunos autores avisados para vender sus libros, como también se especula. También me interesaría saber, en caso de haber sido real el experimento, si tiene alguna relación con el fenómeno OVNI. Desde ya le agradezco cualquier explicación sobre el particular. Lo saludo muy atentamente.

Profesor de física Miguel A.

RESPUESTA

El llamado Experimento Filadelfia fue un proyecto ultrasecreto llevado a cabo por los Estados Unidos en 1943. En 1979 fue tema de un libro escrito por Charles Berlitz titulado "Sin rastro" y de muchos otros, así como de innumerables películas.

El propósito de este experimento consistía en hacer la materia del buque invisible al radar, manifiestamente con fines bélicos. El experimento falló porque el buque, en rigor, no se tornó invisible como se esperaba, sino que literalmente desapareció del plano físico 1 y su materia fue transmutada al plano siguiente, el nivel vibratorio 2 (donde moran los espíritus del error). Obviamente, en este plano 2, el buque no se reprodujo tal cual, porque en este nivel vibratorio no hay materia, sino que se representó o reflejó mediante luces.

Se puede ejemplificar esta idea con la computación: si alguien quiere trasladar un dibujo realizado en Korel a un programa incompatible como lo es el Word, al abrirlo no aparecerá el dibujo en sí sino su representación mediante signos. Esto es lo que ocurrió con el buque, no su duplicación sino tan solo su representación.

A pesar de algunas sospechas sobre la intervención extraterrestre, el Experimento Filadelfia fue realizado solamente por científicos estadounidenses y alemanes, estos últimos simpatizantes de Estados Unidos, ya que este país estaba en guerra con Alemania. Los alemanes que colaboraron en el experimento estaban horrorizados por las masacres del nazismo y veían en Estados Unidos el país con mayor posibilidad para detenerlas.

Charles Berlitz habla en su libro de un misterioso personaje llamado Allen, pero no era misterioso ni extraterrestre, como especularon algunos autores, sino meramente un colaborador del proyecto.

El buque sobre el cual se experimentó desapareció del plano físico y se trasladó, en forma representativa, al plano siguiente, donde estuvo algunos instantes y luego regresó al plano físico, en un lugar distinto del que partió, situado a varias millas. Tampoco regresó tal cual partió, porque no hubo una unificación perfecta.

Un símil, para que se entienda lo que sucedió, lo puede dar también el ejemplo recién mencionado: si el dibujo representado en Word por signos se quiere volver a trasladar a Korel, y por alguna razón la computadora no funciona bien, el resultado será un desastre. Esto es lo que ocurrió con el buque y los tripulantes. El buque, mal rearmado, atrapó a los tripulantes cortándolos en dos con el acero, pues quedaba, por ejemplo, de un lado de la pared la cabeza y parte del torso y del otro lado el resto, circunstancia que provocaba su desencarnación inmediata. Otros tripulantes murieron totalmente desfigurados por el gran calor que generó el cambio de plano.

El experimento resultó fallido, en definitiva, porque no cumplió los requisitos que necesitaba la teoría del campo unificado, que había esbozado Einstein, para funcionar con éxito, ya que los imanes que pusieron no brindaban el magnetismo suficiente como para generar un equilibrio, y, al haber desequilibrio en la transustanciación, el buque se rearmó mal con las consecuencias nefastas apuntadas. El proyecto fue abandonado por razones económicas y quedó archivado como material ultrasecreto. Éste es todo el misterio. Un fuerte abrazo y quedo a su entera disposición para responderle cualquier otra pregunta.

Horacio Velmont.

El caso de Samael Aun Weor.

Estimado profesor Velmont: Me interesaría sobremanera que me indicara si Samael Aún Weor, fundador del Movimiento Cristiano Gnóstico Universal en 1950, es un avatar y si sus enseñanzas están de acuerdo con los principios espirituales. Esto último lo menciono porque al parecer algunos de los miembros del Movimiento han cometido algunas atrocidades, siendo condenados por la justicia de Córdoba, por haber quemado a una mujer en su monasterio de Charbonnier, con una espada al rojo. Lo saludo muy atentamente.

Claudia

RESPUESTA

Ayer precisamente tuvimos una sesión de contacto telepático y aproveché para preguntar a mis Maestros sobre Weor, y la respuesta fue que si bien se trata de un espíritu elevado que estaba, al encarnar, en el 5to. nivel, el máximo al que puede ascender un espíritu, por brindar conceptos equivocados descendió al 4to. nivel. Sus enseñanzas, por lo tanto, no son correctas, lamentablemente. Sin embargo, no lo debemos juzgar, porque el plano físico es una prueba tremenda, donde incluso hasta los Maestros de luz que encarnan en misión fracasan. Una de sus doctrinas, por ejemplo la que autoriza a las parejas a tener relaciones sexuales libremente pero sin eyacular, es sumamente perniciosa, porque está en contra de las leyes del espíritu y también en contra de las leyes de la mente y del organismo físico, ya que puede provocar diversos trastornos psicogénicos. La eyaculación del hombre dentro de la mujer no es solamente un proceso fisiológico sino también espiritual, porque entraña una transmisión de energía sumamente beneficiosa, especialmente cuando ambos cónyuges son compatibles. Los errores de Weor han sido de conceptos solamente, porque de lo contrario hubiera descendido al plano tres. Sería largo de enumerar los errores de interpretación que este hermano ha hecho de las verdades universales. Por otra parte, no se puede juzgar a Weor por lo que puedan haber hecho sus seguidores. Para concluir te informo que quizás no todos los conceptos de Weor sean equivocados, pero obviamente es un riesgo seguir su doctrina porque un paso en falso nos pueden hacer descender de plano, en especial si difundimos un error. Un fuerte abrazo, y seguimos en contacto.

Horacio Velmont.

Dianética, el dolor y las emociones negativas.

Estimado profesor Velmont: Me dirijo a Ud. para preguntarle concretamente si Dianética puede eliminar tanto el dolor físico como el dolor emocional. Tengo un familiar que ha sufrido la pérdida de un ser querido y no tiene consuelo. Le agradecería infinitamente cualquier consejo para ayudarlo. Lo saludo muy atentamente.

Alicia R.

RESPUESTA

Con respecto a la pregunta si Dianética puede eliminar el dolor físico y el dolor emocional, la respuesta es sí y no, dependiendo de qué clase de dolor físico y de qué clase de dolor emocional estemos hablando. El dolor, sea físico o emocional, forma parte inherente del ser humano, de sus experiencias, y por lo tanto no puede ser eliminado. El dolor físico, por ejemplo, nos protege de daños, porque si no existiera podríamos poner inadvertidamente la mano sobre una hornalla caliente y recién darnos cuenta cuando la tenemos totalmente calcinada. Pero si bien el dolor físico y el dolor emocional forman parte inherente del ser humano, sin embargo pueden ser eliminados de los incidentes específicos (engramas); así, por ejemplo, el dolor físico de la caída de una escalera o el dolor emocional de la muerte de un familiar. Dianética produce esos efectos. Esto no significa su eliminación en un 100 %, ya que, a pesar de aplicarse debidamente la técnica, pueden quedar residuos de esos dolores por la misma naturaleza del plano físico, donde los absolutos son imposibles o muy difíciles de obtener. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el dolor físico agrava el dolor emocional. Si en un accidente de tránsito el conductor se lesiona físicamente por el impacto y al mismo tiempo sufre la muerte de su esposa que viajaba con él, el dolor emocional de esta pérdida aumenta considerablemente. A todo lo expuesto hay que agregarle que si dicho conductor no tiene integrado su Ego, uno de sus yoes puede asumir el "rol de víctima" y agravar aún más el problema. La solución está en la aplicación de Dianética para eliminar, en la mayor proporción posible, el dolor físico y el dolor emocional de ese accidente, y en el tratamiento con Psicointegración para integrar el Ego y así impedir que tome el mando el mencionado "rol de víctima", que llevaría a la persona a recrear indefinidamente el sufrimiento y a quejarse continua e inconsoladamente por esa pérdida.

Si quieres saber más sobre Psicointegración puedes dirigirte directamente al profesor Olguín, que es quien la desarrolló (olguin.jorge.raul@gmail.com). Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

Descubrimiento de la mente reactiva impulsiva.

Estimado profesor Velmont: Siguiendo su consejo leí el libro de L. Ronald Hubbard "Dianética, la ciencia moderna de la salud mental", y verdaderamente quedé sorprendido porque, como psicólogo, me resolvió muchas incógnitas propias de mi profesión, no teniendo más alternativa que aceptar el lamentable hecho de que he sido estafado en mi buena fe por la "ciencia oficial", ya que los estudios que he cursado en la Facultad de Psicología no sólo no sirven para resolver problemas mentales sino que por el contrario los agravan. La primera edición de este libro data de 1950, y aún, ya en el Tercer Milenio, los descubrimientos de Hubbard sobre la mente reactiva, la segunda mente del hombre, y su contenido de engramas permanecen ignorados. La única explicación que se me ocurre es que tiene que existir un ocultamiento por parte de quienes pueden verse perjudicados con su divulgación. Pero mi interés fundamental al dirigirme a Ud. es a causa de una duda que me ha aparecido después de la lectura del libro: ¿cómo hizo el hombre primitivo que por primera vez se encontró ante un animal feroz, digamos, por ejemplo, un tigre "dientes de sable", para huir y salvarse sin haber tenido previamente un engrama de esa experiencia? Lo saludo muy atentamente.

Roberto R. F.

RESPUESTA

Tu pregunta es sumamente importante porque permite que me explaye sobre un descubrimiento, aún inédito, realizado por el profesor Olguín, director del Grupo Elron: la mente reactiva impulsiva. Hubbard descubrió la mente reactiva automática, cuyo mecanismo para producir todo tipo de aberraciones fue descripto en su libro "Dianética, la ciencia moderna de la salud mental", que para reaccionar necesita de la existencia previa de un engrama archivado en el Banco reactivo. La mente reactiva impulsiva, por el contrario, no necesita pasar por ninguna experiencia para reaccionar. Un ejemplo clásico es el de las criaturas recién encarnadas, que tienen quizás dos años de vida biológica y ya le tienen miedo a la oscuridad, a los ruidos o a los insectos. Este temor a lo desconocido se debe a instintos innatos, que después la mente analítica con el tiempo va disolviendo o doblegando. La mente reactiva impulsiva proviene de la época de cuando los espíritus encarnaban en seres primitivos, donde la usaban instintivamente para escapar de los mamíferos carnívoros, como el que tú mencionas, el tigre dientes de sable. En resumen, mientras la mente reactiva automática funciona a través de la reestimulación de engramas, que son incidentes desagradables que se han archivado en el Banco reactivo por razones de futura supervivencia, la mente reactiva impulsiva reacciona sin necesidad de ellos. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

Electrochoque, la crueldad en nombre de la terapia.

Estimado profesor Velmont: Soy estudiante de una Facultad cuyo nombre me reservo por razones personales, en la cual uno de nuestros profesores es médico psiquiatra y partidario del electrochoque. Yo le he manifestado mi desacuerdo en forma airada porque uno de mis parientes quedó muy mal después de su aplicación. Mi pregunta es si existe algún argumento científico contundente como para presentárselo a este profesor y apoyar mi opinión negativa sobre dicho tratamiento. Desde ya le agradezco lo que me pueda enviar al respecto.

Nélida G.

 

RESPUESTA



Estás plenamente en lo cierto al estar en contra del electrochoque, porque en definitiva no es más que una lobotomía sin cirugía, aunque de actuación más lenta, a la cual hay que agregarle el terror producido por las descargas eléctricas que dejan secuelas irreparables. Los mismos psiquiatras saben de los nefastos efectos de esta seudo terapia, pero tenés que tener en cuenta que detrás está el dinero, siempre el bendito dinero, ya que las aplicaciones se cobran bien. El electrochoque decididamente viola los derechos humanos al destruir la mente.

Además del dinero, también hay otro factor, y es que el electrochoque está de acuerdo con la teoría psiquiátrica ¾falsa, por supuesto¾ de que "cordura es adaptación". El electrochoque transforma al hombre en poco más que un zombie... ¿y quién se adapta más al mundo que un zombie?

Para probar la falsedad de dicha premisa basta contemplar al castor que, adaptándose al medio, desde que apareció en la tierra sigue y seguirá construyendo el mismo dique. El hombre, en cambio, lejos de adaptarse al medio lo enfrentó y su resultado son las enormes y majestuosas represas, rascacielos y puentes que hoy son orgullo de toda la humanidad.

La Psiquiatría nunca le llama electrochoque al tratamiento, porque esta palabra, a pesar de ser terminológicamente correcta, tiene una connotación amenazante. De ahí que para mitigar cualquier reacción negativa la disfraza como "electroterapia" o "terapia de electroconvulsiones". Los psiquiatras, por su parte, tampoco dirán abiertamente que no saben como "funciona" y que no tienen ningún argumento científico por el cual se puede sostener que es buena idea destruir células cerebrales.

El procedimiento es rápido y directo. Al paciente no se le permite comer o beber por cuatro o cinco horas para prevenir vómitos durante el procedimiento. Una media hora antes se le suministra una droga, por ejemplo Atropina o Robinol, que reduce las secreciones bucales. Esto disminuye el riesgo de asfixia y otras complicaciones que podrían presentarse si el paciente fuera a tragarse su propia saliva.

Dentaduras, joyas, y ornamentos en los cabellos son removidos para prevenir heridas durante la convulsión. La persona es colocada sobre una cama. Cerca de ella hay un equipo de emergencia, que incluye un "desfibrilador" para darle arranque a un corazón con eventual paro cardíaco.

Se aplica una jalea sobre las sienes del paciente para mejorar la conductividad eléctrica y prevenir quemaduras y se inyecta en las venas anestesia para provocar su inconsciencia total. Luego le es administrado un relajante muscular causando un paro virtual de la actividad muscular. Seguidamente es puesto en un respirador artificial que se desconecta cuando termina el tratamiento y vuelve a respirar por sus propios medios.

También se le coloca una mordaza de goma para impedirle que se rompa los dientes o se muerda la lengua. Una vez colocados los electrodos sobre las sienes se aprieta un botón enviándose una corriente eléctrica de entre 180 a 460 voltios que chamusca el cerebro de sien a sien (ECT bilateral), o del frente a la parte de atrás de un lado de la cabeza (ECT unilateral). Esto crea una convulsión severa de larga duración, que es idéntica a un ataque epiléptico. En razón de que el relajante muscular disimula la respuesta normal del cuerpo al electrochoque, el psiquiatra que lo administra usualmente busca una encorvadura hacia arriba o movimiento de los dedos del pie para determinar si el electrochoque "funcionó". Sin este síntoma, se continúan aplicando los choques eléctricos hasta que se obtiene el efecto deseado.

El procedimiento completo dura entre cinco y quince minutos y el resultado es inevitablemente daño cerebral. La onda eléctrica a través del cerebro hace que éste descargue energía en una forma muy caótica incrementando el metabolismo a un nivel tan alto que despoja al cerebro de oxígeno y destruye las células cerebrales con consecuencias tales como falta de memoria e incapacidad de aprendizaje, así como también desorientación espacial y temporal.

El electrochoque, te reitero, no es más que una lobotomía sin cirugía, aunque de actuación más lenta, a la cual hay que agregarle el terror producido por las descargas eléctricas que dejan secuelas irreparables.

¿A qué demente puede habérsele ocurrido que para curar trastornos mentales había que poner la cabeza en el enchufe, cuando nuestros padres siempre nos advirtieron del peligro de poner sus dedos en él?

Si te interesa el tema te puedo enviar gratuitamente por email un informe documentado sobre los efectos devastadores que causa en el cerebro el electrochoque y las razones económicas que están detrás de su aplicación. Bienvenida al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

El poder ficticio de las palabras.

Estimado profesor Velmont: Mi esposa constantemente me está diciendo cosas que me molestan. Sé que lo hace a propósito. Vulgarmente, esto se llama "poner el dedo en la llaga". Se lo he explicado mil veces pero no me entiende o no quiere entenderme. Amo a mi esposa, pero a veces el amor no basta para enfrentar ciertas actitudes. ¿Hay alguna forma de solucionar este problema o por lo menos aliviarlo? Lo saludo muy atentamente.

Celso R.

RESPUESTA

Cuando alguien dice algo que nos molesta, nos enojamos. ¿Por qué sucede esto si las palabras no tienen ninguna fuerza? Para probar que no la tienen basta gritarle a un pequeñísimo granito de arena "¡muévete!" y veremos que no se desplazará ni siquiera una millonésima del pelo de un cabello. La respuesta es que nosotros mismos le estamos dando poder sobre nosotros a esas palabras. Cada uno crea sus propios estados de ánimo y ninguna palabra tiene poder para molestar a nadie, a menos que uno mismo le haya dado ese poder. Y si le hemos dado poder a determinadas palabras para que quien las pronuncie nos moleste, la única alternativa que nos queda es retirarles el poder que nosotros mismos les hemos dado. ¿Puede haber en este mundo algo más paradójico que darle poder a determinadas palabras para molestarnos y luego echarle la culpa a quien las pronuncia? Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

Realidad.

Estimado profesor Velmont: Recientemente he adquirido un libro que me hizo dudar de la realidad que percibo. Concretamente, el libro al que me refiero contiene imágenes planas que al observarse durante algunos segundos producen a la vista un sorprendente escenario tridimensional que parece muy real. Mi pregunta apunta a saber si el universo físico existe independientemente de que alguien lo perciba. Por ejemplo, ¿un árbol que cae en un bosque tiene existencia real de por sí o solamente la adquiere cuando alguien percibe el hecho? Es decir, ¿la vista y el oído contribuyen a la existencia del árbol que cae o este hecho existe independientemente de la percepción? Quizás la respuesta es simple, pero no la encuentro porque el libro comentado me dejó perplejo. Lo saludo muy atentamente.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos