Encuentros de familia ignaciona juventud y adicciones ¿Qué son las adicciones?



Descargar 74 Kb.
Fecha de conversión01.01.2018
Tamaño74 Kb.
Vistas123
Descargas0

ENCUENTROS DE FAMILIA IGNACIONA

JUVENTUD Y ADICCIONES

¿Qué son las adicciones?

La adicción es un hábito tan arraigado que produce dependencia de algo o compulsión a hacer algo. Son muletillas o refugios que dan placer, libertad, seguridad y fuerza momentánea, pero cuando pasa el efecto, hay una fuerte recaída, y el joven suele sentirse peor de lo que se sentía. Esto provoca una necesidad de ellas, sin contar con que muchas adicciones como las drogas y el alcohol, en el nivel biológico, crean reacciones que acentúan su necesidad de consumo.



¿Por qué los jóvenes se vuelven adictos a algo?

Aunque parezca difícil de creer, no es que un joven elija ser adicto, sino que las circunstancias lo llevan la mayor parte de las veces a buscar estimulantes externos porque son un soporte o muletilla para no caerse en la confusión o el dolor emocional que pueden sentir. Los jóvenes buscan estos refugios o escapes porque en el fondo no saben qué hacer con lo que sienten y viven. Algunos ejemplos que provocan que los jóvenes lleguen a esta salida son: rechazo constante, juicios hacia lo que es y siente el joven, castigo y critica constante, reproches, abandono emocional, falta de apoyo o guía emocional, no ponerle límites de pequeño (lo que crea mucha inseguridad), padres exigentes y perfeccionistas, abuso moral o físico, falta de un ambiente de seguridad y dignidad.

Los jóvenes hoy en día no sólo presentan adicciones a las drogas y al alcohol, también han aumentado las adicciones al Internet, a las relaciones destructivas, sexo desordenado y a la comida entre otras, que también representan un serio conflicto social; "por ello tenemos que estar preparados tanto social como familiarmente para poder combatir todas estas adicciones"
En el marco sobre Adicciones, se afirma que es importante confiar en la juventud; "no podemos ver a los jóvenes como enfermos, existen muchos adolescentes que han caído en las adicciones pero también tenemos que creer en la misma juventud". El problema de acciones y el consumo alcohol, de drogas, sexo desordenado etc. constituye, en esta década, una de las principales preocupaciones de la comunidad internacional.
El consumo de tabaco, de porros, alcohol y otras drogas, así como el número desmesurado de horas que pasan delante de la pantalla de ordenador puede llevar, si no hay control a un problema mayor de dependencia.
Abuso de sustancias
La adicción y dependencia de sustancias nocivas, en los días de hoy se está convirtiendo en un grave problema para muchos jóvenes y familias.


  • Hay diferentes tipos de adicciones, pero las más comunes y por las que más se suele consultar son:
    -Consumo de Cannabis
    -Consumo de Cocaína
    -Consumo de otras sustancias, como drogas de diseño
    -Consumo de Alcohol

Hay diferentes motivos por los que los jóvenes consumen, uno de los más frecuentes es empezar porque los amigos también lo hacen y así uno se siente integrado en el grupo, lo que además implica un estatus en el mismo. Esto ligado a la falta de autoestima suele ser algo habitual entre los adolescentes. También se dan casos en los que el consumo está ligado a problemas familiares, de habilidades sociales o problemas personales de otra índole.


Los motivos para consumir sustancias adictivas pueden ser muchos y en ocasiones, no sabemos exactamente lo que provoca el consumo. Lo que sí es cierto es que se puede dejar, y la ayuda externa suele funcionar, tanto con los jóvenes como con sus familiares. Los padres son una herramienta imprescindible para ayudar a sus hijos, pero es muy importante que estén asesorados porque ante el desconcierto, la impotencia y las ganas de cambiar lo que no les gusta, también pueden generar en sus hijos reacciones de aún más consumo.


Adicción a Internet

No es lo mismo el uso de Internet que el abuso. Hablamos de adicción a Internet cuando esta actividad interrumpe o distorsiona la ejecución de otras tareas habituales que hasta el momento se venían realizando con total naturalidad.


Internet es el medio por el que nos comunicamos más rápido y con más cantidad de gente, y los adolescentes saben cómo sacarle partido a esto, así que, una vez más a los padres les puede resultar complicado saber si sus hijos, maestros expertos de esta herramienta, la están utilizando adecuadamente. Sin embargo, deben fijarse en los cambios significativos que se producen en sus hijos y no engañarse cuando hay algo que llama la atención. El cambio de intereses, las horas en la habitación, el descenso en el rendimiento académico, las horas a las que se desconectan a la noche para ir a dormir, la irritabilidad que sienten cuando se les dice que apaguen el ordenador, las horas en las que el ordenador permanece encendido aunque estén realizando otro tipo de actividad... Hay muchas señales por las que los padres se pueden dar cuenta de que sus hijos están abusando de Internet.

Este tipo de dependencia o abuso de Internet en los jóvenes afecta de manera negativa y daña las relaciones familiares y todo su entorno. Si hay sospechas por parte de los padres o se sienten preocupados porque observan que sus hijos están abusando de Internet, sería muy aconsejable que contactaran con un profesional que establecerá la terapia adecuada para evitar que estos hábitos se hagan cada vez más difíciles de tratar.
Tipos de dependencias

Hay diversos tipos de dependencias, las más comunes son la dependencia a drogas, alcohol, comida, sexo etc. Sin embargo, muchos de los jóvenes también son dependientes a otras cosas, como los videojuegos, internet, el juego, el ruido (subir el volumen a la música), el gimnasio, verse bien, etc. Este tipo de dependencias que parecieran más inofensivas no deben descuidarse, pues son llamadas de atención de los jóvenes, una forma de escaparse de lo que sienten no pueden controlar.

Sin embargo en la población juvenil, la adicción a las drogas es más frecuente, por ello nos introduciremos en la dependencia y consumo de tóxicos.

El problema del consumo de drogas constituye, en esta década, una de las principales preocupaciones de la comunidad internacional.



Antecedentes (mínimo extracto)

En muchos países la drogadicción esta simbolizada, especialmente, en el rechazo a la guerra de Vietnam. De este modo, se hizo popular entre un sector de la juventud, el uso de la marihuana y drogas psicodélicas como el ácido lisérgico (LSD).

No obstante el decaimiento de estos movimientos sociales, el consumo de drogas como la marihuana se ha mantenido con diversas modalidades y distintos sentidos, incorporándose, además, el consumo de otras sustancias, tales como anfetaminas, cocaína y benzodiacepinas, estas últimas, especialmente entre la población femenina adulta y de la tercera edad. También aparece el consumo de solventes volátiles, principalmente en población infantil marginal de zonas urbanas.

Otro fenómeno relativamente reciente en estos países nuestros es el tráfico y abuso de cocaína y pasta base.

Finalmente, un fenómeno importante en países desarrollados es la elaboración clandestina de nuevas sustancias, conocidas genéricamente como “drogas de síntesis” o “drogas de diseño”, sustancias que han sido poco difundidas en nuestro medio.

Es por eso que, desarrollar una adicción no es algo que ocurra de la noche a la mañana. Es necesario quemar distintas etapas. El 60% de las personas que han consumido drogas y en un 50% población juvenil sólo llega a una etapa de experimentación y posteriormente abandona el consumo. Sin embargo, algunas personas continúan con etapas donde el compromiso con la droga se va haciendo cada vez mayor. Identificar estas etapas y las posibilidades de intervención es una herramienta fundamental para comprender a cabalidad el fenómeno del consumo de drogas. Sólo así podremos desarrollar acciones diversificadas en el ámbito escolar. No todos los consumidores son iguales y no podemos hacer lo mismo con todos.



DROGODEPENDENCIA

La adicción es un hábito tan arraigado que produce dependencia de algo o compulsión a hacer algo.

Toxicodependencia significa ser dependiente y no poder prescindir de un tóxico. Naturalmente hay grados de dependencia: uso, abuso y dependencia. En sectores de bajos recursos se da como característica que quien es adicto esté prácticamente obligado a delinquir, ya sea vendiendo drogas para poder conseguir dinero y solventar su propio consumo robando para obtener dinero con el cual comprar las drogas que necesita.

La pobreza no es sinónimo de delincuencia, pero ahora junto con la drogodependencia es la ecuación que está arrojando como único resultado el delito. El camino hacia la dependencia pasa primero por el uso, luego por el abuso y así llegamos a la drogadicción, que es un fenómeno de nuestra época, está entre nosotros y aumenta diariamente.

Esto es uno de los grandes males que aqueja actualmente a la humanidad. La drogadicción es una patología social porque, como tantas otras patologías, afecta a muchísimas personas, a los adictos y a sus familiares, su entorno laboral y no laboral (amigos, vecinos, compañeros, profesores, etc.)

Es un problema social, político y económico. Es social en la medida en que afecta a gran parte de la esperanza de los pueblos, sobre todo a los jóvenes, ya que incrementa y acelera el deterioro de muchos de ellos. Es sabido que muchos de los placeres inmediatos a la larga producen en mayor o menor grado un perjuicio.

Además, es un problema social en la medida en que tomamos como parámetro la injusticia social que hace que haya gente que no pueda visualizar su futuro, proyectarse y tener objetivos de vida. En el caso de los jóvenes de clase alta encontramos como factor predisponerte el hastío: tener todo al alcance de sus manos (materialmente hablando) puede incitarlos a buscar “nuevas sensaciones”.

El problema es político porque va en desmedro del bien común, puesto que no ayuda a la búsqueda de una vida solidaria. La drogadicción favorece la insensibilidad social de los jóvenes; la droga es un elemento de evasión, para evitar enfrentar conflictos, y coarta el interés social.

El efecto político del consumo de drogas es que quien las ingiere evade los problemas, “aquí y ahora”. La juventud drogada se distancia de la realidad cotidiana, se va alejando de los conflictos sociales, y ésa puede ser una intención política, ya que de esa manera quizá no se queja ni organiza, es un sometimiento efectivo.

FACTORES DE RIESGO DE CARÁCTER PERSONAL

Hay ciertas características privativas de cada persona que, influidas por las condiciones del entorno en que vive, pueden causar que la probabilidad de consumir drogas se transforme en una realidad.



Edad: La pre-adolescencia y la adolescencia son las edades más frecuentes en el inicio de los consumos de alcohol y otras drogas, pues de por sí el individuo sufre una serie de cambios físicos y emocionales que se caracterizan por la confusión y la angustia de alguna manera los adolescente creen que el consumo de alguna droga les ayuda a superar momentos de estrés, soledad, tristeza, angustia, dolor, etc. Cuando en realidad solo les empuja al vacío.

Pobre o Baja autoestima: Consumir drogas suelen ser recursos utilizados por personas que tienen un bajo concepto de sí mismas, para evadirse de la realidad, ya que sus efectos reducen la percepción de la escasa o poca validez que se otorgan. Los cambios físicos y psicológicos de la pre adolescencia y la adolescencia agudizan esta situación, que no solamente produce sufrimiento sino que dificulta el desarrollo personal y social.

Escasa tolerancia a la frustración: No saber aceptar fracasos y frustraciones puede llevar al adolescente o joven a buscar situaciones o sensaciones que produzcan una gratificación rápida, sin pensar que muchas veces la solución buscada es el principio de más problemas que aportarán frustraciones aún mayores.

Baja capacidad para discernir correctamente ante toma de decisiones: En la interacción social, se presentan numerosas oportunidades donde el adolescente y el joven deben expresar su pensamiento o su deseo de hacer o no en particular. La presión social, las dudas o titubeos ante una opción y relaciones de amistad son las que pueden llevar a la persona a tomar una decisión equivocada en su vida.

Inconformismo ante las normas sociales: El abuso de alcohol y/o el consumo de otras drogas pueden ser una forma de negación a vivir acorde con una sociedad percibida como injusta y deshumanizada. Demostrar libertad rompiendo las normas establecidas es olvidarse de que la libertad de cada uno termina donde comienza la libertad de los demás. Desempleo, pobreza, racismo y la pobreza, pueden ser elemente que justifiquen el inconformismo con las normas sociales.

Depresión: Existen momentos críticos en la vida de las personas causados por situaciones que producen mucha angustia y dolor, que las vuelven más vulnerables y proclives a iniciarse en el consumo de drogas. Separaciones, divorcios, enfermedad, muerte de seres queridos, fracaso, desempleo, soledad, deudas, etc. son algunas de las causas, entre otras, que pueden provocarla.

Temeridad innecesaria: Hay personas que podrían ser calificadas de suicidas en potencia, pues con su forma de actuar están siempre desafiando el peligro. Cualquier edad puede presentar esta característica que habitualmente se agudiza en la adolescencia.


FACTORES DE RIESGO DE CARÁCTER FAMILIAR

La familia es el núcleo inicial de socialización del niño, en el cual comienza a construirse su personalidad; es lógico, entonces, que el ambiente cotidiano y la interacción entre los miembros que lo componen sean factores importantes a tener en cuenta en relación con el inicio del consumo. Los factores que se pueden considerar de riesgo dentro del seno familiar tienen directa relación con:



Ejemplo familiar: La observación del comportamiento de los padres puede ser el modo de adquirir una conducta determinada. La forma de vida y los valores que éstos muestren ante sus hijos pueden servir de eficaz prevención o, por el contrario, de factor precipitante para el inicio en el consumo de drogas.

Estilo educativo: La disciplina y una efectiva, pero comprensiva, supervisión pueden neutralizar los factores de riesgo que presentan los siguientes comportamientos parentales ausencia de normas de comportamiento: la permisividad o, por el contrario, el autoritarismo, provocan confusión en los hijos.

Sobre protección o abandono: tanto el exceso como la indiferencia en la atención de los hijos pueden favorecer el inicio en los consumos.

Rigidez en la estructura familiar: Impide o retrasa los procesos de maduración, autonomía e independencia, y provoca sumisión o bien, rebeldía.

Falta de reconocimiento: No aprobar, destacar o premiar los logros de los hijos da como resultado personalidades inseguras y con muy baja autoestima.

Clima afectivo: El clima que se vive dentro del hogar tiene directa relación con la estabilidad emocional de los miembros de la familia, la que puede vincularse con el consumo de alcohol y otras drogas.




FACTORES DE RIESGO DE CARÁCTER COMUNITARIO

Se entiende por comunidad el grupo de personas pertenecientes al ambiente donde el individuo se desenvuelve y realiza su proceso para convertirse en persona. Aunque la familia es la primera comunidad natural, nos referiremos aquí al entorno comunitario, que comprende el grupo de amigos, la escuela, colegio o universidad, el lugar de trabajo, la empresa o institución donde se desenvuelve, el barrio, la ciudad donde vive, etc. Los factores de riesgo que pueden presentarse son:



Dependencia del grupo: El joven que no tiene sentido de pertenencia respecto de su familia y que no mantiene con ellos una buena comunicación e interacción debido a diferentes conflictos personales o familiares puede utilizar el grupo de amigos como sustituto. Si el grupo es permisivo en cuanto al uso de alcohol y otras drogas, como solidaridad y para solidificar su presencia en el grupo, el individuo adoptará esa misma actitud hacia ellas.

Presión del grupo: Mantener la integración con el grupo de amigos en la adolescencia implica la aceptación de sus normas y valores. Si el grupo bebe alcohol o consumo otro tipo de drogas el ofrecimiento se dará sin duda. La posibilidad de negarse se hace difícil por el temor de que ésta puede ser interpretada como rechazo al grupo al que quiere seguir perteneciendo.

Resentimiento social: El exacerbado ofrecimiento de artículos de consumo y bienes materiales unido a la falta de oportunidades personales y familiares para adquirirlos, a ser víctima de diferentes violencias, y a la falta de afecto, entre muchas otras causas, pueden ocasionar en el individuo (sobre todo en la niñez y la adolescencia) el paulatino crecimiento de resentimiento se exterioriza con transgresiones de menor o mayor gravedad. El abuso en el consumo de alcohol y la utilización de diferentes drogas son también formas de transgresión a las normas sociales.

Actitud de los líderes sociales ante las drogas: Los padres son los modelos que ayudan al consumo de las drogas, incluidas las legales como alcohol, tabaco y medicamentos, la actitud ambivalente de los líderes sociales hacia ellas puede servir como influencia negativa en el inicio del consumo.

Relaciones conflictivas en la comunidad de estudio o trabajo: La falta de integración en el medio en que se desenvuelve se manifiesta con el fracaso, rechazo a normas de convivencia y la negativa a la participación en actividades sociales e institucionales en adultos y niños. Los estilos inapropiados en la forma de relacionarse pueden constituir peligrosos factores que incidan en el comienzo del consumo.

Exceso de tiempo libre: El aburrimiento es un importante factor de riesgo, la escasez de centros recreativos y educativos son alternativas válidas de interacción social de bajo costo. También se puede incluir entre los factores de riesgo, el absentismo, la deserción escolar y el desempleo.




FACTORES DE RIESGO DE CARÁCTER SOCIAL

En los últimos años la sociedad ha experimentado una serie de modificaciones, dando lugar a un cambio en la actitud de las personas, se puede mencionar:



Actitudes sociales que pueden propiciar el consumo de drogas: Escepticismo, hedonismo, y consumismo son todas respuestas a la búsqueda de gratificación inmediata que caracteriza a muchas de nuestras sociedades occidentales. La falta de solidaridad lleva a que primen los intereses individuales sobre los colectivos, haciendo que muchas personas vean como válido su enriquecimiento personal aunque esté basado en el dolor y la tragedia de otros. La aceptación generalizada de las drogas legales dificulta la toma de conciencia de la sociedad en cuanto a su utilización y a los riesgos que conlleva su consumo.

Factores socioambientales negativos: La cantidad de factores socioeconómicos negativos que afectan a una gran cantidad, sobre todo en las grandes ciudades, ha dado un aumento en el consumo de drogas (por ejemplo, la escasez de viviendas y de servicios públicos). Son circunstancias negativas que favorecen los consumos, ya que determinadas condiciones pueden ocasionar una pérdida en la capacidad para enfrentar problemas y las drogas se presentan como una alternativa.

Medios de comunicación social: El tratamiento que los medios dan a las drogas está distorsionado, plagado de estereotipos y de confusiones en cuanto a los conceptos que se relacionan con ella.

Publicidad: La promoción durante años de las drogas legales logró impactar a usuarios considerados no tradicionales, como mujeres y menores. La precocidad de los consumidores de alcohol es uno de los problemas más serios en la actualidad. La publicidad ha hecho que se asocien las bebidas alcohólicas con entretenimiento y diversión, compañerismo y juventud. Un fenómeno de esta época es que la cerveza se ve como un refresco más; la publicidad explícita o subliminal está presente en la mayoría de los eventos sociales, se los emparenta con la gratificación y el poder.


PREVENCION

La palabra prevenir significa antes de venir, se trata de actuar para que el problema no aparezca o al menos para que disminuya sus efectos. Recurriendo a una declaración dada por la UNESCO en materia de prevención en 1974, podemos decir que es la puesta en acción de los medios apropiados para impedir la aparición de un conflicto en los individuos o en la sociedad en general.
Casi todos los problemas que actualmente afectan a la mayoría de las sociedades del mundo (y en particular en la población juvenil), en gran proporción están encausados por la drogadicción. Por lo tanto, es necesario implementar medidas preventivas de asistencia y la inversión de recursos para el tratamiento y la rehabilitación.
Reconocer la prevención como la mejor estrategia para evitar problemas implica, en el caso de la lucha contra las drogas, invertir recursos humanos y financieros para impactar a la población juvenil con mensajes que propongan los siguientes objetivos:
- educar a las personas para que sean capaces de mantener relaciones responsables con las drogas
- retrasar la edad de inicio del consumo
- modificar condiciones del entorno social y cultural que favorecen el aprendizaje con relación al uso de drogas
- intervenir en las causas que producen el consumo, intentar modificarlas y ayudar a las personas a superarlas
- ofrecer alternativas de vida saludable, opciones para el tiempo libre
Modalidades de prevención:

Los programas de prevención del consumo de drogas pueden llevarse a cabo utilizando dos modalidades, que no siempre están claramente definidas y que en la mayoría de las veces se superponen y/o complementan; ellas son la prevención inespecífica y la prevención específica.



  • Prevención inespecífica: se aborda la prevención de drogas bajo esta modalidad cuando los programas están centrados en temas como la educación para la salud, fomento de la autoestima, alternativas para el ocio y el tiempo libre, activación de los servicios sociales.

  • Prevención específica: se ejerce cuando las estrategias y actividades se dirigen directamente al tema drogas. Por ej. Dar información sobre las diferentes sustancias, tratar las consecuencias físicas, psíquicas y sociales a corto, mediano y largo plazo.



PREGUNTAS PARA LA REFLECCION Y DISCUSIÓN


  • ¿Cuál sería el ambiente familiar más apropiado para los jóvenes de hoy?




  • ¿Cómo aplicar la disciplina en equilibrio con la comprensión y el amor?




  • ¿Sería posible involucrar las iglesias, los colegios/universidades y las familias en la búsqueda de soluciones sobre la drogadicción? ¿Qué pasos a seguir me sugiere esta reflexión?




  • ¿Qué puede aportar nuestra obra en relación al tema de las adicciones?



BIBLIOGRAFIA
Antón, Diego Macia, Método conductual de la prevención de la drogodependencia. Editorial Promolibro. Valencia. 1986

Beneit, Juan Vicente y otros, Intervención en drogodependencias. Un enfoque multisdisciplinar. Editorial Síntesis. Madrid. 1997.

Calderón Ariel, El reconocimiento de las profundas raíces de la drogodependencia. 2000.

Escudero, José Francisco, Enfoque criminológico de la drogodependencia y otros conceptos penitenciarios. 2001 Noticias Jurídicas.


Nató, Alejandro y otros, Las víctimas de las drogas. Editorial Universidad. Buenos Aires. 2001.



http://www.carlosparma.com.ar/


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos