En nicaragua, hoy



Descargar 103.72 Kb.
Fecha de conversión18.10.2018
Tamaño103.72 Kb.
Vistas71
Descargas0





Clausura de la XIV Promoción de

Cadetes del Ejército de Nicaragua

Centro Superior de Estudios Militares

General de División José Dolores Estrada”



9 de diciembre del 2009

Maestro de Ceremonia
Presiden esta Ceremonia el Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra; Coordinadora del Consejo de Comunicación Social y Ciudadanía, compañera Rosario Murillo Zambrana; el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Doctor Manuel Martínez Sevilla; el Presidente del Consejo Supremo Electoral, Licenciado Roberto Rivas Reyes; el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Moisés Omar Halleslevens Acevedo; el Vicepresidente de la República de Nicaragua, Doctor Jaime Morales Carazo; la Secretaria General del Ministerio de Defensa, Ruth Esperanza Tapia Roa.
Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, Coordinador de la Comisión de Verifi-cación, Reconciliación, Paz y Justicia; el Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Nicaragua, Mayor General Julio César Avilés Castillo; el Inspector General del Ejército de Nicaragua, Mayor General Ramón Humberto Calderón Vindell; el Subdirector General de la Policía General, Comisionado General Carlos Palacios Linarte; el Director del Centro Superior de Estudios Militares “General de División José Dolores Estrada Vado,” Coronel de Infantería Altos Estudios Militares, Juan Alberto Molinares Hurtado.
También están con nosotros, Honorables Diputados ante la Asamblea Nacional; Honorables Magistrados de la Corte Suprema de Justicia y Consejo Supremo Electoral; el Vicecanciller y Funcionario de Gobierno de la República de Nicaragua; Señores Miembros del Cuerpo Diplomático y Organismos Internacionales acreditados en nuestro país; Generales de Brigada y Oficiales Superiores, Miembros del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua; Miembros de la Jefatura Nacional de la Policía Nacional; Señores Agregados Militares Navales y Aéreos; Jefe de la Misión Militar Rusa y Jefe del Grupo Militar de los Estados Unidos de América, acreditados en nuestro país.
Ex-Comandantes en Jefe, Generales y Oficiales Superiores Retirados del Ejército de Nicaragua; Presbítero José Luis Montoya, en representación del Arzobispo de la Arquidiócesis de Managua; Presidente del Consejo Nacional de Universidades; Miembros de la Comunidad Académica, Deportiva y Cultural del país; Directores de Medios de Comunicación Social; Representante del Programa de Educación, Fundación UNO; familiares de las damas y caballeros Cadetes graduandos; hombres y mujeres de prensa e invitados especiales.
Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, procederá a realizar la Invocación al Altísimo.
Invocación al Altísimo, por el

Cardenal Miguel Obando y Bravo

Señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y señora Doña Rosario Murillo; Licenciado Jaime Morales Carazo, Vicepresidente de la República; General de Ejército Moisés Omar Halleslevens, Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua; Excelentísimos Miembros de los distin-tos Poderes del Estado; Mayor General Julio César Avilés, Mayor General Ramón Calderón Vindell, Coronel Juan Alberto Molinares, Licenciada Ruth Tapia, Secretaria General del Ministerio de De-fensa.


Comisionado General de la Policía, Carlos Pala-cios, damas y caballeros Cadetes, familiares de los Graduandos, invitados especiales. Teniente de Fragata Joel Eliézer Baltodano y Sargento Segundo Roberto Rojas, caídos en el cumplimiento del deber... que en paz descansen; hermanas y hermanos en Cristo Nuestro Señor.
Quiero felicitar a los hombres y mujeres que hoy se gradúan en esta Academia Militar. Hoy es un día especial para todos... para ustedes, porque ven realizados sus sueños; sus familiares, porque les han acompañado y apoyado a lo largo del camino; a sus superiores, porque ven el producto de su esfuerzo y trabajo; y para nosotros, todos los nicaragüenses, porque contamos con mayor número de militares preparados en las filas de nuestro Ejército Nacional.

Ustedes graduandos, tienen una responsabilidad muy grande en sus espaldas; han escogido una carrera de sacrificio y de entrega por los demás; forman parte de un grupo selecto de hombres y mujeres que sacrifican su propio yo, para proteger a sus hermanos y a su país.


El militar es la persona en la que los ciudadanos depositamos nuestra confianza, nuestra seguridad, nuestro país. Es por eso que todo militar debe tener dentro de sí, un líder; el líder militar primero debe aprender antes de mandar; por lo tanto, necesita conocerse a sí mismo, conocer la naturaleza Humana, el propio trabajo y su unidad. El conocer todo esto le dará las bases para saber lo que debe hacer.
El líder es la poderosa fuerza motriz que estimula las dimensiones material, estructural, funcional, ambiental y humana de su organización o grupo militar, haciendo que los objetivos sean voluntarios y conscientemente logrados, tanto en tiempo de Paz, como en tiempo de guerra.
Desde el último soldado hacia arriba, todos tienen la obligación de emplear siempre y totalmente, sus fuerzas morales, intelectuales y físicas, para alcanzar el objetivo propuesto. Solamente entonces, surgirán hombres y mujeres que conservan el ánimo y resolución en la hora de peligro y que arrastren al camarada más débil a hechos audaces.
El buen militar debe tener lealtad hacia los valores del Ejército, y un gran compromiso hacia quienes lo dirigen, como hacia quienes lo siguen. Una actitud de servicio desinteresada, en que el esfuerzo y el desarrollo personal estén subordi-nados al bienestar, entrenamiento y disciplina militar. Deben defender y apoyar los valores patrios, aceptando los mismos riesgos que se les exige a los subordinados. El militar debe ser un Ser Humano íntegro en todo momento, siendo franco, tanto con los superiores como con los subalternos, y realizando siempre juicios éticos. Un Ser Humano con valor de sostener siempre una posición de confianza y responsabilidad.
Para crecer y para vivir todos necesitamos un modelo, un ejemplo, un testigo; necesitamos a alguien a quien seguir, a quien mirar y a quien imitar; necesitamos a alguien que nos contagie con su gozo de vivir, y que nos anime para luchar en este mundo, sin vacilaciones. Yo los invito a que ustedes tengan a Jesús como ejemplo en su vida diaria; encuentren en Él, el modelo de liderazgo que deben seguir. Jesús es Líder porque se da entero a quienes lo rodean; no quiere ser servido, sino servir; no se eleva ni engrandece, sino que está a la altura de los más pobres, de los más necesitados. A nadie defraudó, fue siempre leal y sincero para decir lo que piensa y para hacer lo que dice. Líder, porque interpreta bien lo que la gente quiere, y porque la gente se siente bien interpretada por Él.
Jesús es Líder por todo esto, por ser un Hombre Libre que libera, por ser un Hombre Feliz que transmite felicidad, por el Amor que sabe comunicar, porque se da con entereza y voluntad, porque no tranza jamás con la mentira, porque es valiente y generoso. Lo que más claramente se puede afirmar de toda Su vida, de Su actividad, de Sus palabras, es que no vivió para sí mismo ni para su presente, ni para su futuro, sino que vivió para servir. Cristo es nuestra Paz. Él ha destruido el muro de separación, el odio, y de los dos pueblos ha hecho uno solo.
La Paz no es una simple ausencia de desorden o violencia, es el crecimiento positivo del Hombre como individuo, como miembro de una familia, como ciudadano de un país. La Paz debe ser nuestro puerto, nuestra gloria, nuestra recompensa, nuestra esperanza. Y ahora invocamos al Divino Espíritu, que venga sobre estos jóvenes y sobre todos nosotros con sus siete dones: con el don de Sabiduría e Inteligencia; con el don de Consejo y Fortaleza; con el don de Ciencia y Piedad, con el don de Temor a Dios. Amén.
Informe Académico 2009 del

Centro de Estudios Militares

Leído por su Director, Coronel de Infantería

Juan Alberto Molinares Hurtado

Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra; Coordinadora del Consejo de Comunica-ción Social y Ciudadanía, Rosario Murillo Zam-brana; Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Moisés Omar Halleslevens Acevedo; Presidentes y Miembros de los distintos Poderes de Estado; Miembros del Gabinete de Gobierno; Excelentísimos Miembros del Cuerpo Diplomático y Agregados Militares acredi-tados en nuestro país; Jefe del Estado Mayor General, Inspector General y Miembros del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua; apreciados familiares de los Graduandos; hombres y mujeres de prensa, damas y caballeros Cadetes e invitados especiales.


Con gran satisfacción informo que este Año Académico 2009, en cumplimiento a lo ordenado por la Comandancia General y a nuestros objetivos propuestos, servimos las carreras con las menciones de Mando Táctico de Tropas Generales, Mando Táctico de Comunicaciones Aéreas, Artillería Terrestre, Artillería Antiaérea y pequeñas Unidades de Tanques, así como el cumplimiento de tres cursos de perfeccionamiento de Oficiales de Tropas Generales y Especialistas. Y estamos sirviendo el Curso de Inglés para los hijos de militares, cumpliendo con una carga horaria de 28,304 horas con todos estos cursos. De ellas, 24,486 horas presenciales, que repre-senta el 86.5% y, 3,818 horas en prácticas de formación profesional, lo que representa el 13.5%, logrando un rendimiento académico general de 80.46.
Servimos a nuestros Docentes, cursos de Actitud Pedagógica con énfasis en Educación, Psicología del Aprendizaje, Didáctica General, Evaluación de los Aprendizajes, Elaboración y Uso de los Medios de Enseñanza, Investigación Científica, Legis-lación de la Educación Superior, Psicología Militar y Pedagogía Militar, entre otros temas.
Hoy, con orgullo y satisfacción, como resultado del proceso de Enseñanza-Aprendizaje, este Centro presenta y dispone, a orden del Alto Mando y la Sociedad nicaragüense, a 35 nuevos profesionales de la Carrera Militar que pasan a formar parte, orgullosamente, del Cuerpo de Oficiales de nues-tra Institución Armada. De ellos, destacan dos damas como dignas representantes de la mujer nicaragüense.
Se les sirvió un total de 7,860 horas durante sus 4 años, cumpliendo el 100% del Pensum Académico, además de habérseles impartido los distintos cursos de superación académicas anuales, que como resultado de este esfuerzo, 29 hoy egresan como Paracaidistas, logrando alcanzar un rendimiento académico de 80.
Esta Promoción concluye su etapa de formación militar, siendo capaces de aplicar los funda-mentos que rigen la formación militar integral, lo que les permitirá cumplir eficientemente sus Misiones en distintos escenarios, ejecutar con eficiencia el trabajo de Mando de sus pequeñas Unidades de destino, aplicar las normas de conducta, valores morales y patrióticos, de acuerdo a los Principios, Tradiciones y Ética Militar que rigen en nuestra Institución Armada.

Desarrollar cualidades de liderazgo militar e integral, que les permitirá resolver situaciones complejas con iniciativa creadora, empleando con habilidad su amplia cultura militar; asumir un papel beligerante, en cuanto al cuido y preser-vación del Medio Ambiente; los males sociales que amenazan a la Sociedad; el respeto a los Derechos Humanos en el cumplimiento de las distintas misiones, en estricto apego a la Constitución Política y demás leyes de la República.


Durante el transcurso de su preparación aca-démica, adquirieron cualidades propias de la Educación Militar Integral, inculcándoles pro-fundas convicciones patrióticas de Amor y vocación de servicio, inspirados en el ejemplo de nuestros Héroes Nacionales y las tradiciones de lucha de nuestro pueblo.
En las actividades extra-docentes cumplieron con 1,400 horas, en las que se destacan las prácticas de Formación Profesional en distintas unidades de nuestra Institución Armada, logrando alcanzar habilidades y destrezas que conllevan el ejercicio del Mando con un elevado sentido de responsabilidad. Cobertura en las Elecciones Presidenciales y Municipales, celebradas recien-temente; destacada participación en distintas actividades deportivas, sobresaliendo esta Promo-ción en Atletismo, Boxeo, Karate, Voleibol y Tae Kwon Do.
Con estos resultados, nos enorgullece el estar dando cumplimiento a nuestra misión y visión, como Institución de Educación Militar Superior, de dotar al egresado del conocimiento del Arte y Ciencia Militar, con un profundo sentido de vocación profesional y humanística al servicio de nuestro pueblo.
Apreciados Docentes, Militares y civiles, quiero felicitarlos por sus aportes y loable labor desarrollada en el proceso educativo, que sin su contribución, no hubiese sido posible el que hoy coronen su carrera, 35 nuevos profesionales de la Carrera Militar. Sin embargo, les insto a seguir cada día mejorando en la calidad y la pertinencia en el proceso de enseñanza, ya que para el nuevo quinquenio, estarán los retos que exigen la evaluación y acreditación en el Subsistema de la Educación Superior.
Oficiales graduandos, reciban nuestras felicita-ciones por los logros alcanzados en el transcurso de sus 4 años de estudio, y les insto a ser humildes servidores de su pueblo y de nuestra Patria desde la Carrera Militar, y cosechar frutos para nuestra Institución, la de todos los nicaragüenses.
Quiero felicitar de manera muy especial, al Primero, Segundo y Tercer Expediente de la Promoción, así como el espíritu deportivo. Vayan nuestras felicitaciones a sus familiares, quienes con su apoyo y solidaridad se convierten en actores para que hoy estén concluyendo con buen suceso la meta trazada hace 4 años, deseándoles desde aquí una Feliz Navidad y un Venturoso Año Nuevo.
Comandante en Jefe, el Centro Superior de Estudios Militares, una vez más, le patentiza nuestra voluntad y disposición sin límites, de continuar formando con sentido patriótico, ética profesional y vocación de servicio al lado del pueblo, a las nuevas generaciones de Oficiales. Forjamos hombres y mujeres para servir a la Patria. Muchas gracias.
General de Brigada Marvin Elías Corrales

Jefe de la Dirección de Personal y Cuadros

da lectura a la Orden Número 1210-2009

“Orden de Ascenso en Grado Militar del Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, Número 1210-2009. Conforme a Facultad establecida en el Artículo 9 de la Ley Número 181, Código de Orga-nización, Jurisdicción y Previsión Social Militar. Ordeno:




  1. Ascender al Grado Militar de Teniente a los egresados de la Décima Cuarta Promoción de Cadetes del Centro Superior de Estudios Militares General de División José Dolores Estrada Vado.




  1. En nombre del Ejército de Nicaragua, de la Comandancia General y en el mío propio, feli-cito a los Oficiales ascendidos, exhortán-doles a cumplir con el sagrado deber de servir a la Patria con Honor, Ética Profe-sional y Lealtad, conforme lo estipula la Constitución Política de la República de Nicaragua.

Dado en la Comandancia General del Ejército de Nicaragua, Ciudad Managua, Capital de la República, a los nueve días del mes de diciembre del año 2009. Comandante en Jefe, Ejército de Nicaragua, General de Ejército Moisés Omar Halleslevens Acevedo.”
Daniel Juramenta a los Cadetes Graduandos

“¿Juran solemnemente ante Dios, la Patria, nuestros Héroes Nacionales y por vuestro Honor, respetar y obedecer la Constitución y las leyes; defender a costa de vuestra propia vida si fuera necesario, los Derechos y las Libertades del pueblo, la Independencia, Autodeterminación, Soberanía e integridad territorial de nuestra Nación. Así como servir con Honor y Lealtad a la Patria, cumplir las órdenes emanadas del Mando Superior, respetar las leyes y reglamentos que rigen la Carrera y vida Militar, y cumplir fielmente y a conciencia los deberes de los cargos que se os confieran, y las misiones que sus Mandos les designen? ¡Sí, juramos! Si así lo hiciereis, que la Patria os premie, y si no fuere, que ella os haga responsables.”


Palabras de Ruth Tapia Roa

Secretaria General del Ministerio de Defensa

Compañero Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua; compañera Rosario Murillo, Coordi-nadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Moisés Omar Halleslevens; Doctor Manuel Martínez, Presidente de la Corte Suprema de Justicia; Mayor General Julio César Avilés Castillo, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua; Licenciado Roberto Rivas, Presidente del Consejo Supremo Electoral; Mayor General Ramón Calderón Vindell, Inspector General del Ejército de Nicaragua; Coronel Juan Alberto Molinares Hurtado, Director del Centro Superior de Estudios Militares.


Agregados de Defensa, Militares Navales y Aéreos y Jefes de Misiones Militares acreditados en nuestro país; Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, Presidente de la Comisión de Verificación, Reconciliación, Paz y Justicia; compañeros y compañeras graduandos.
Permítanme en primer lugar, agradecer la oportu-nidad que se me brinda para hacerles llegar a nombre del Ministerio de Defensa y el mío en particular, nuestros saludos y sinceras felicita-ciones al culminar un exigente proceso de estudios que los convierte en orgullosos Oficia-les del Ejército de Nicaragua.
Esta Institución Armada, la más joven de América, cuenta desde hoy, entre sus filas, con un nuevo grupo de Oficiales que sabrán continuar con la tradición y mística de servicio a su pueblo, que ha sido la característica de un Ejército que nació y se formó en el fragor del combate, pero que hoy, como toda Institución moderna, forma sus Cuadros y Oficiales en las aulas de estudio.
Los expertos en temas de Defensa, con frecuencia hacen comparaciones de la técnica militar con que cuentan los Ejércitos, para ver cuál es el mejor; rara vez hacen comparaciones sobre la preparación de sus Oficiales y Soldados, pero me atrevo a decirles, que si eso fuera el caso, seguramente estaríamos entre los mejores del mundo. Con esto, quiero decirles que su esfuerzo a lo largo de estos cuatro años, y el esmero con el que fueron preparados, han rendido sus frutos, ya que su incorporación en las filas del Ejército de Nicaragua, la fortalece cada día más como Institución moderna y capaz de cumplir cualquier misión que se le asigne.
Esto, a su vez, demandará de ustedes un compro-miso ejemplar ante la Patria, a la que tendrán que servir, defender y honrar con la humildad y valentía que ha caracterizado a nuestros Héroes y Próceres, tales como Augusto César Sandino, Benjamín Zeledón y José Dolores Estrada. Ese será entonces, el momento de llevar a la práctica el esfuerzo de sus maestros, familiares y el Alto Mando, y de todos los que, de una u otra manera, contribuyeron a hacer realidad este momento de gran transcendencia en sus vidas.
Por todo eso, deseo hacer extensivas mis felici-taciones a sus familias, quienes les han apoyado y motivado para la consecución de este triunfo, que no es sólo suyo, sino de todos los que estamos inmersos en las tareas de la defensa de la Nación. De igual manera expresamos nuestro especial reconocimiento, a Francisco Javier Montoya, Héctor Martín López y Ariel José Jaime Montoya, por haber obtenido las mejores califi-caciones; también nuestro reconocimiento a Jorge Emilio Vanegas, quien se destacó por su espíritu deportivo.
Para finalizar, nuestras felicitaciones al Alto Mando del Ejército, a las autoridades del Centro Superior de Estudios Militares General de División José Dolores Estrada Vado, y al cuerpo docente, que hizo posible la formación e incor-poración de este nuevo grupo de Oficiales, que fortalecerá las estructuras de nuestro Ejército. Muchas gracias, y que tengan muchos éxitos en su nueva etapa en esta vida.
Palabras del General de Ejército

Moisés Omar Halleslevens Acevedo

Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nica-ragua; Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo Zambrana; Licenciado Jaime Morales Carazo, Vicepresidente de la Repú-blica; Doctor Manuel Martínez Sevilla, Presidente de la Corte Suprema de Justicia; Licenciado Ro-berto Rivas Reyes, Presidente del Consejo Supremo Electoral; Generales de Ejército en Retiro, Joaquín Cuadra Lacayo y Javier Carrión McDonough; Ingeniero Telémaco Talavera, Presidente del Consejo Nacional de Universidades; Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo; Vicecanciller de la República, Manuel Coronel Kautz.


Compañeros de la Comandancia General del Ejército de Nicaragua, Mayores Generales Avilés Castillo y Calderón Vindell; Licenciada Ruth Tapia Roa, Secretaria General del Ministerio de Defensa; Generales de Brigada y Oficiales Superiores que participan en esta ceremonia; Comisionado General Carlos Palacios, Subdirector de la Policía Nacional; Diputado Maximino Rodríguez, Presidente de la Comisión de Paz, Defensa y Gobernación; Agregados de Defensa Militares Navales y Aéreos acreditados en Nicaragua; Jefe de la Misión Militar de la Federación de Rusia; Jefe del Grupo Militar de los Estados Unidos de América.
Estimados familiares de las damas y caballeros Cadetes que se gradúan el día de hoy; Coronel de Infantería Juan Alberto Molinares Hurtado, Director del Centro Superior de Estudios Mili-tares “General de División José Dolores Estrada Vado”; Generales y Coroneles en condición de Retiro que nos acompañan esta noche; Ingeniera Berta Pineda, Coordinadora del Programa de Edu-cación, Fundación UNO; Presbítero José Luis Montoya, en representación de la Arquidiócesis de Managua; personal docente y administrativo del Centro Superior de Estudios Militares; estimados familiares de los compañeros caídos en cumpli-miento del deber; estimados miembros del Gabinete de Gobierno, Presidentes y Directores de Entes Autónomos.
Amigos productores y empresarios privados; hom-bres y mujeres de prensa, invitados especiales, que nos honran con su presencia; hermanos del Ejército de Nicaragua presentes en esta cere-monia; Tenientes de la Décima Cuarta Graduación de damas y caballeros Cadetes; amigos y amigas, todos, tengan muy buenas noches.
En primer lugar, quiero agradecer la presencia de todos ustedes esta noche, en la Décima Cuarta Promoción de damas y caballeros Cadetes del Centro Superior de Estudios Militares “General de División José Dolores Estrada Vado” del Ejército de Nicaragua. Esta noche egresan de este Centro de formación militar, 35 nuevos Oficiales, y este logro es motivo de orgullo para el Ejército de Nicaragua, que con satisfacción presenta a la Nación nicaragüense y a sus principales autori-dades a estos jóvenes militares, que en condición de Tenientes, inician la Carrera Militar profe-sional en el Ejército de Nicaragua.
Reconozco que estos nuevos Oficiales se integran al Ejército de Nicaragua con diversas aspira-ciones, pero desde ya, les llamo a alcanzar la más notable: consignarse como servidores públicos; hombres y mujeres que se les distinga por ser humildes, por ser dignos, por ser valientes, con decoro militar, y sobre todo, con ética y patrióticos en su comportamiento.

El camino recorrido hasta hoy, ustedes lo saben, ha sido largo y lleno de retos. Ingresaron en este Centro de Estudios con la ilusión de llegar a este día, el día soñado de todos los que estudian en la Academia, y graduarse de Tenientes del Ejército de Nicaragua. En este Centro se forjan hombres y mujeres para servir a la Patria, más que un lema, es uno de nuestros grandes logros, puesto que fundamentamos los procesos educativos en valores, sentido patrio y plena Identidad Nacional.


Aquí se funden voluntades... la de la entidad militar, que se debe al pueblo de Nicaragua y la de los ciudadanos, que a pesar de su juventud, como ustedes, tomaron la decisión de vestir con orgullo el uniforme de la Patria. Ante el pueblo de Nicaragua y sus principales autoridades, este contingente de jóvenes, asumen el compromiso de servir a sus conciudadanos, convencidos que de ser necesario para preservar la Soberanía y proteger al pueblo, deberán entregar su bien más preciado, si fuese necesario, como es la vida.
Con este evento clausuramos el año lectivo militar. Las metas propuestas, creo que se lograron, y del sistema de formación militar, quiero expresarles esta noche, que han egresado, en el Curso de Defensa y Seguridad Nacional, que es el Curso Superior que imparte el Ejército, 56 profesionales, de ellos, 11 Oficiales Superiores con la calificación de Altos Estudios Militares; 98 Oficiales de los cursos del nivel de Maestría y Postgrado con especializaciones requeridas en el Ejército.

Las Escuelas para la formación de Clases y Soldados prepararon durante este año, a 1,803 integrantes en los diferentes cursos que se impartieron, y con el respaldo de las Fuerzas Armadas con la que nos unen lazos de cooperación, logramos que 199 miembros del Ejército realizaran diversos cursos en el exterior: España, Francia, China-Taiwán, Canadá, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Brasil, Argentina, Italia, Estados Unidos de América y la República Boli-variana de Venezuela, fueron los países anfi-triones de este universo de Oficiales.


Actualmente, mantenemos 24 jóvenes en condición de Cadetes; de ellos, uno en la República Dominicana, uno en la República Bolivariana de Venezuela, tres en Estados Unidos de América y 19 en la Federación de Rusia. Adicionalmente, 53 Oficiales concluyeron carreras universitarias, para registrar un 32% de Oficiales que cuentan con una Licenciatura y, un 68% que registra más de una carrera profesional, Maestrías y Doctorados. Este es el esfuerzo de formación en el Ejército de Nicaragua, convencidos que este recurso humano al servicio de la Sociedad, en la medida que se prepara multidisciplinariamente, será capaz de cumplir con eficiencia las misiones que se le asignen.
Cerramos el año 2009, acumulando importantes logros en el quehacer institucional. Y esta noche, sin pretender pormenorizar en esos resul-tados, quiero reconocer en primer lugar, a todos los miembros del Ejército de Nicaragua, desde el más antiguo hasta el más reciente integrante de nuestra Institución, por la dedicación y empeño puestos de manifiesto.
En lo que va del año, golpeamos al narcotráfico, ocupándole más de 7 toneladas de cocaína; se cap-turaron a 46 personas vinculadas a esta actividad delictiva transnacional; se ocuparon 19 medios de navegación, casi 5 millones de dólares en efectivo y otros medios de uso restringido.
En el enfrentamiento tenaz y sin cuartel contra el narcotráfico, el día de ayer, 8 de diciembre, en la barra de Walpa Siksa, al Sur de Bilwi, cayeron combatiendo en cumplimiento del deber, los jóvenes servidores de la Patria, el Teniente de Fragata José Eliézer Baltodano González, Oficial graduado en este mismo centro de estudios en la Décimo Segunda Promoción, la que se graduó en el 2007; y el Sargento Segundo Roberto Carlos Somarriba Rojas, por quienes pido por su memoria, un minuto de silencio.
En la misma acción resultaron heridos, el Sub Comisionado Rodolfo Contreras de la Policía Nacional y 3 marineros de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua. Estos hechos demuestran la realidad en que vivimos a diario, la que enfren-tamos con disposición y constancia de nuestras tropas, de nuestros jóvenes Oficiales, de nues-tros Marineros, Sargentos y Soldados. Ellos son ejemplos del valor y coraje que nos animan con mayor compromiso, en garantizar que ningún rincón de nuestra querida Nicaragua, sea usado para el crimen organizado, el narcotráfico y otras expresiones de la delincuencia conexas.
Estos hechos, no son los que nos van a amilanar esta férrea voluntad, aquí expresada por los integrantes del Ejército de Nicaragua. Patentizo a los estimados familiares de nuestros hermanos caídos el día de ayer, nuestra solidaridad y eterna gratitud en estos momentos de dolor.
Nuestras fuerzas y medios también se dispusieron en más de 189 mil actividades operativas, diri-gidas en lo fundamental, a preservar con segu-ridad el desarrollo de procesos productivos en el campo, como el de la cosecha cafetalera, maní, azúcar, y otros, como la explotación regulada de los recursos marinos.
Fuimos eficaces en la desarticulación de 45 expresiones delincuenciales, deteniéndose a 217 delincuentes, incautándose un poco más de 190 armas y 70 artefactos explosivos. Nuestros esfuerzos de trabajo también se dirigieron a la participación de nuestras fuerzas y medios, en más de 22 jornadas de salud; nuestros soldados visitaron más de 125 mil viviendas, abatizando y llevando aquella información que contribuye a la labor de prevención frente a epidemias que en este año, afectaron el Sistema Nacional de Salud.
Con MARENA, MAGFOR, INAFOR, Educación, MIFIC, INTUR, Minas, Transporte e Infraestructura, Empresa de Aeropuertos, de Puertos, Policía Nacional, Aduanas, Migración, Ministerio Público, SINAPRED y los Gobiernos Locales, también compar-timos procesos de trabajo en el ánimo de disponer de este recurso del Estado, en lo que fuera demandado. Con el Ministerio de Relaciones Exteriores, y en cumplimiento de directrices del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, hemos dispuesto nuestros espe-cialistas y capacidades, para apoyar en los temas de Soberanía e Integridad Territorial. Por decisión Presidencial, nos ha correspondido coor-dinar la Comisión Interinstitucional para establecer el régimen de la navegación en nuestro Río San Juan.
Atendimos la ocurrencia de fenómenos como el Huracán Ida, donde asistimos a más de 3,700 familias en situación de riesgo, y que se vieron afectadas de forma directa por este fenómeno de la Naturaleza. En función de consolidar los mecanismos de respuesta ante desastres, este año se trabajó en la consolidación de estructuras en 31 municipios y 166 localidades, capacitándose a más de 36 mil personas, entre ellos, funcionarios del Estado y locales, maestros, estudiantes, líderes comunales y voluntarios. Todos estos esfuerzos, estamos convencidos, han contribuido significativamente a la decisión del Gobierno de la República, de aumentar las capacidades de respuesta a todo lo largo y ancho de nuestro territorio nacional.
Nuestra labor humanitaria ha permitido que regis-tremos, al finalizar el año 2009, un 99.33% de cumplimiento con referencia a la meta original de la destrucción de minas instaladas. Este año destruimos 7,499 minas, con las que alcanzamos la suma de 179,623 minas instaladas, encontradas y destruidas. Resultados que nos permitirán en el mes de abril del año 2010 poder declarar a Nicaragua, Territorio Libre de Minas.
Vale destacar que hemos reorientado el trabajo del cuerpo de Ingenieros, a partir de los avances y la casi conclusión del Programa Nacional de Desminado, a trabajos de habilitación de impor-tantes rutas productivas, registrando en este año, trabajos de reparación sobre 127 kilómetros de caminos.
En medio de las limitaciones que impone la realidad económica global, y contando con el apoyo del Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, logramos impulsar un plan de inversión en mejoras de campamentos, condiciones laborables y adquisición de medios de transporte.
Este año se reforzó las capacidades de la Fuerza Naval, con el empleo de 4 nuevos medios navales, y la repotenciación de un Guardacostas. Y a la Fuerza Aérea, se le asignaron 3 nuevos medios de ala rotatoria. Técnica que ya ha sido empleada en el cumplimiento de nuestras principales misiones, y para atender y socorrer a población en situa-ción de riesgo.
Con estos medios y nuestro personal, en las últimas semanas nos hemos dispuesto para la transportación de material y funcionarios electo-rales, y de esta forma, brindar nuestra contri-bución al Proceso Electoral Regional, que culmi-nará con sus votaciones en el mes de marzo del año venidero. Somos de los convencidos, que la unión de voluntades y las expresiones eficaces de cooperación interinstitucional, generan mayores condiciones de desarrollo sostenible, equidad social, y esa ventaja que como Nación debemos saber preservar: vivir con tranquilidad y en más seguridad.
Aprovecho por ello, esta oportunidad, para agradecer a las Entidades Gubernamentales, Poderes de Estado e Instituciones Privadas, por habernos permitido ser partícipes de sus activi-dades y aportarles en lo que estuvo a nuestro alcance para la consecución de sus metas.
Al ser éste el último Acto de Promoción al que asisto en condición de Comandante en Jefe, en tanto nos preparamos para el Traspaso de Mando este próximo 21 de febrero del año 2010, deseo expresar mi agradecimiento a todos los Directores de los Centros de formación militar. Felicito a todo el personal docente y administrativo de las Escuelas, que con su trabajo y desde distintos roles, han aportado para acumular las mejores experiencias y desarrollo de nuestro Sistema de Formación Militar.
Felicito a todos los Oficiales que en este año culminaron estudios militares, y a aquellos que recibieron distinciones y reconocimiento por haber obtenido Excelencia Académica y las mejores posiciones en las calificaciones. En lo par-ticular, felicitamos a los jóvenes, Teniente Francisco Javier Montoya, como Primer Expediente de la XIV Promoción de Damas y Caballeros Cadetes; al Teniente Héctor Martín López, como Segundo Expediente de la Promoción y al Teniente Ariel José Jaime Montoya, como Tercer Expediente de esta Promoción; al Teniente Jorge Emilio Vanegas Carballo, galardonado con el espíritu deportivo de esta Promoción.
Todos ustedes tienen el compromiso de seguir elevando cualidades y capacidades personales, tanto intelectuales como físicas; deben mantener su porte y aspecto con gallardía; perfeccionar el estudio de Informática y de lengua extranjera; cuidar con entusiasmo los bienes que el Estado ponga en sus manos para el cumplimiento de su servicio.
Sea cual sea su destino y empleo, deben recordar el Juramento hecho el día de hoy, besando el Pabellón Azul y Blanco de la Patria, deben ser multiplicadores de su educación, exigentes con las normas y procedimientos, y fieles al Regla-mento Militar.

A sus apreciadas familias, nuestra felicitación por tener en su seno a hombres de bien, que acumularán en sus hojas de vida, la mejor divisa, como es el ser reconocido por todos, el ser ejemplo ciudadano. Mi gratitud y el aprecio de siempre para las familias de nuestros Héroes y Mártires, compañeros caídos en el cumplimiento del deber. A todos los hermanos que han aportado en la consolidación de esta Institución, y que desde su condición de Retiro merecen también nuestro respeto, nuestro saludo y nuestro recono-cimiento.


Para finalizar, me permito expresarles, en vís-peras de la Navidad y el Año Nuevo, mis deseos de armonía familiar, salud, prosperidad y bienestar a todos nuestr@s herman@s nicaragüenses.

¡Viva el Ejército de Nicaragua! ¡Viva el Centro Superior de Enseñanza Militar del Ejército de Nicaragua! Muchas gracias.


Palabras de Daniel
Buenas noches, herman@s, compañer@s, caballeros Cadetes y damas Cadetes graduadas, graduados esta noche. Nuestros saludos para sus familiares, la familia que está ahí, siempre solidaria con los Soldados, con los Oficiales del Ejército de Nicaragua.
Nuestras condolencias, nuestra solidaridad para la familia del Teniente de Fragata Joel Eliezer Baltodano González y, para la familia del Sargento Segundo Roberto Carlos Rojas. Ambos descansan en la Paz del Señor. Entregaron su vida por un profundo sentimiento de Solidaridad. Solamente la Solidaridad, solamente el Socia-lismo, solamente ese Principio Cristiano de amar al prójimo como a uno mismo, puede llevar, como llevó en este caso a estos jóvenes, a entregar la vida por Amor a su pueblo, por Amor a los nicaragüenses, por Amor a los pueblos de nuestro Continente, que se ven azotados por la epidemia del narcotráfico y el crimen organizado. Cayeron en cumplimiento de su deber, enfrentando al crimen organizado, que es una amenaza para la Integridad, para la Soberanía de nuestros pueblos, de nuestras naciones.
Hoy más que nunca, a la par de los operativos del Ejército, combinando con la Policía Nacional y acompañados de la ciudadanía, tenemos que desarrollar programas integrales. Y aquí le adelanto ya, al compañero General Moisés Omar Halleslevens, que nos vayan trabajando una propuesta de Plan Integral, porque bien sabemos que en estas comunidades, el narcotráfico se aprovecha de la pobreza y del aislamiento en que se encuentran las comunidades.
Es importante acompañar las operaciones del Ejército, las operaciones de la Policía con un Plan Integral de orden económico, social y ético, sensibilizando en la Costa del Caribe, en primer lugar a los Líderes Comunales, a los Pastores que se multiplican por todas las comunidades, sobre todo las que se encuentran a lo largo del Litoral Atlántico, de ese Litoral del Caribe. Ahí están las comunidades que sirven de base de operacio-nes para los narcotraficantes, para el crimen organizado, y que poco a poco, han ido
penetrando algunas de estas comunidades. Tenemos
que admitirlo, tenemos que reconocerlo, para poder enfrentar mejor esa enfermedad. Una enfermedad que con programas integrales vamos a erradicar de raíz.
En esta noche, quiero expresar, en nombre del pueblo de Nicaragua, del Gobierno de Reconci-liación y Unidad Nacional, nuestras condolencias al hermano pueblo costarricense, y en particular, a la familia de quien ocupara la Presidencia de la hermana República de Costa Rica, el Presidente Rodrigo Carazo, en aquellos años duros de la siembra, cuando se luchaba por la liberación de Nicaragua, y donde encontramos, en el Presidente Rodrigo Carazo, en su hijo Rolando, que se comprometió de lleno en la lucha por la libera-ción de Nicaragua, encontramos ese espíritu solidario, ese espíritu de hermano centro-americano. Él falleció el día de hoy, y le hacemos llegar, como les decía, nuestras condo-lencias a su viuda, a sus hijos, a sus nietos, a toda la familia, y al pueblo costarricense.
Su Eminencia, Presidente de la Comisión de Reconciliación y Paz, Cardenal Miguel Obando y Bravo; compañera Rosario Murillo; Licenciado Jaime Morales, Vicepresidente de la República; Doctor Manuel Martínez Sevilla, Presidente de la Corte Suprema de Justicia; Licenciado Roberto Rivas, Presidente del Consejo Supremo Electoral; General de Ejército Moisés Omar Halleslevens Acevedo, Comandante en Jefe del Ejército de Nica-ragua; Mayor General Julio César Avilés Castillo, Jefe del Estado Mayor General y Mayor General Ramón Calderón Vindell, Inspector General.
Licenciada Ruth Tapia, Secretaria General del Ministerio de Defensa. Ella acaba de retornar de una reunión internacional sobre el tema de las minas, el desminado; y nos comentaba, antes de ingresar a este sitio, del reconocimiento que goza Nicaragua, a nivel no solamente latino-americano, sino a nivel mundial, por su efecti-vidad en la lucha contra las minas que quedaron de la guerra. Y hay que hacer desaparecer hasta la última mina, y el Ejército Nacional tiene como meta el año 2010, para que Nicaragua se quede libre totalmente de minas.
Nuestro agradecimiento a todas las naciones, a todos los pueblos que a través de los Gobiernos, a través de las Instituciones militares, le han brindado Cooperación al Ejército de Nicaragua en esta lucha, para acabar con las minas. Igualmente nuestro reconocimiento a todos los pueblos y Gobiernos que le brindan solidaridad al pueblo de Nicaragua a través del Ejército. El General Halleslevens nos hacía el recuento de la cantidad de muchachos que están estudiando en Academias de diferentes naciones, desde Estados Unidos hasta la Federación Rusa... ¡el frío que deben estar pasando en estos momentos los muchachos en la Federación Rusa! Porque allá sí hace frío en esta época. Y eso que el efecto invernadero ha hecho que en algunos sitios donde la temperatura desciende mucho más, ahora no haya descendido tanto como en otras ocasiones, pero aún así es un frío que obliga a andar totalmente abrigado.
Generales de Brigada y Oficiales Superiores; Agregados de Defensas Militares, Navales y Aéreos; Jefes de Misiones Militares; Coronel Juan Alberto Molinares Hurtado, Director del Centro Superior de Enseñanza Militar “General de Divi-sión José Dolores Estrada;” General en Retiro, Joaquín Cuadra, y General en Retiro, Javier Carrión, compañeros de lucha; hermanos todos.
Este Ejército llegó a incorporar en su seno, en aquel período de 1979 a 1990, hasta 150,000, 180,000 entre Fuerzas permanentes, Milicias, Batallones de Lucha Irregular... ¡un Ejército grande! Un Ejército que adquirió una experiencia extraordinaria, invaluable; un Ejército que aportó con su trabajo, con su sacrificio, a la defensa de Nicaragua, a la defensa de la Paz, hasta que finalmente se hizo la Paz.
Pero cuando se hizo la Paz, vino entonces una política, impuesta, lógicamente por quienes llegaban al Gobierno, donde el Ejército, subordinado al Presidente de la República, no le quedaba más que acatar el mandato del Gobierno. ¿Cuál era ese mandato? Había que mandar a Retiro, es decir, a la calle, a miles de Oficiales y a decena de miles de Soldados. Es lo que se conoce como capitalismo salvaje, que lo definió así Su Santidad Juan Pablo II.
Se empezaba a practicar en Nicaragua el capitalismo salvaje, lanzando al desempleo, no solamente a los maestros, porque fueron lanzados al desempleo miles de maestros, miles de traba-jadores de la Salud, miles de trabajadores de las Aduanas, sino que también a miles de oficiales, altamente calificados, que sin cumplir con su período de Retiro, muy jóvenes, empezaron a ser retirados masivamente, y ahí surgieron aquellos Programas de Retiro, el PL-1, el PL-2, el PL-3, donde se les trataba de aportar algo para que sobreviviera al reto, el Oficial en Retiro. A esta fecha, el Ejército quedó reducido numérica-mente: 12 mil hombres y mujeres, con Amor a la Patria, son los que integran las diferentes fuerzas de nuestro Ejército.
Le comentaba al General Halleslevens, que aún cuando la situación económica es difícil en el mundo, y que esa situación económica que ha provocado una crisis mundial nos afecta a todos, aún en medio de esa crisis, tenemos que buscar los recursos para fortalecer al Ejército. Ya no se trata de buscar un fortalecimiento numérico, no estamos aspirando a que el Ejército tenga nuevamente 120,000, 150,000 ó 200,000 miembros entre Oficiales, Clases, Soldados. No, no estamos aspirando a eso, ¡no se nos ocurriría a aspirar a eso!
Pero sí, estamos aspirando a que estas fuerzas se conviertan en una fuerza realmente compacta, sólida, y que los índices de rotación que tenemos con los Soldados; que no los tenemos, lógicamente, con los Oficiales, se puedan ir disminuyendo. Y para esto hay que combinar el estímulo moral y el estímulo material. Un soldado, con un salario insostenible, ese Soldado difícilmente va a tardar mucho tiempo en el Ejército, por muy patriota que sea, por muy firme que tenga sus sentimientos, sus valores, su arraigo a la historia heroica de nuestro pueblo, va a buscar cómo hacer la vida, o por la vida en otro lugar, y eso significa rotación.
Por lo tanto, se trataría aquí de fortalecer, en primer lugar, moral y materialmente a los cuadros del Ejército, porque este es un Ejército de Cuadros, realmente. Un Ejército con 12 mil hombres, es un Ejército de Cuadros, y por lo tanto, hay que reforzarlos, no solamente en la preparación combativa; no solamente en el cono-cimiento para luego poner en práctica lo que es la protección de nuestros Recursos Naturales, de nuestro Medio Ambiente; no solamente que dominen las redes del narcotráfico, para poder comba-tirlas mejor; no solamente que se liguen con el pueblo en el terreno, apoyando a los productores que están en la ganadería de carne y leche... a los productores que están en el café, a los productores que están en el cultivo de maíz, arroz y frijoles, alimento básico de nuestro pueblo, sino que también, a la par del cono-cimiento, de una mayor formación en todo lo que es la experiencia que pueda estar en estos momentos resumiendo aquí mismo en el país y encontrando en otros pueblos hermanos, les agreguemos el aspecto material.
Hemos hecho un esfuerzo en estos 3 años, ya lo mencionaba también el General Halleslevens, pero tenemos que hacer más todavía para que tengamos un Ejército realmente consolidado, ¡a toda prueba! Y ese es el compromiso que hemos asumido desde que retomamos el Gobierno en el año 2007, que hemos venido poniendo en práctica, pero pienso que en estos momentos... ya estamos viendo los resultados, crimen organizado, 7 bajas les provocó a fuerzas combinadas del Ejército y la Policía, de las 7 bajas, 2 muertos, 5 heridos... 8 de diciembre del año 2009, en una comunidad del Caribe, que debería de ser un lugar tranquilo, un lugar de Paz, un lugar de turismo, quiere ser tomado por el narcotráfico.
Y ahí están los carteles, desde los carteles de Colombia hasta los carteles de Sinaloa, y los carteles que en los Estados Unidos distribuyen y comercializan la droga. Ahí están todos esos carteles, buscando cómo controlar territorio nicaragüense, o sea, cayó una avioneta, en ella venían los narcotraficantes seguramente colom-bianos, avioneta que venía del sur; ya se encontraron los restos de la avioneta, nos comunicaba el General Halleslevens, no se ha logrado capturar a los que venían en ella, y el resultado fue que cuando las patrullas iban a investigar qué estaba sucediendo, porque estaba la información de que había caído una avioneta fueron recibidos a balazos... 7 bajas: 2 muertos, 5 heridos.
Por eso es que tenemos que darle al Ejército todo el apoyo, y como decía, no solamente el fusil o la Inteligencia en términos militares, sino que también el programa social tiene que acompañar esta batalla contra el narcotráfico. Donde encontremos bases donde se empieza a manifestar el narcotráfico, a través de la población humilde y desprotegida, ahí tenemos que preparar ¡antes de que llegue el narcotráfico, tenemos que preparar estos programas integrales! Programas integrales que tienen que ser coordinados lógicamente, por el Ejército, para garantizar su ejecución.
Quiero concluir esta intervención con la conver-sación que acabo de sostener telefónicamente con el Presidente Manuel Zelaya, Presidente Legítimo de Honduras... la Comunidad Mundial sigue reconociendo al Presidente Manuel Zelaya como el Presidente de Honduras, y él me lo decía: “Daniel, yo soy Presidente hasta el 27 de enero del año 2010”. Porque el 27 de enero del año 2010 se le vence su período a él, se produce el cambio de Gobierno en Honduras, lo que ha creado toda una situación difícil para el hermano pueblo hondureño.
Y ¿dónde está el pecado original? Fíjense bien, el pecado original está en unos mandos de las Fuerzas Armadas de Honduras, que cuando el interés de los capitalistas hondureños les dijeron que había que dar un golpe de Estado, en lugar de decirles a los capitalistas: no señor, nosotros aquí tenemos que respetar la Consti-tución y las Leyes; el Presidente Zelaya va a cumplir su período dentro de meses ya...” porque faltaban meses, del 28 de junio a enero, 6 meses le faltaban al Presidente Zelaya para terminar su período.
Entonces ¿qué sentido tenía expulsar por la fuerza, utilizando al Ejército, al Presidente Manuel Zelaya? Simplemente la locura, la ambición de los grupos de poder económico, sometidos a los intereses más reaccionarios, más conservadores en los Estados Unidos, sometidos a los intereses de los que dicen que el Presidente Barack Obama, allá en los Estados Unidos, es comunista y que hay que matarlo por comunista, ¡así lo dicen! Eso también lo escuchamos aquí de parte de esos mismos grupos, y lo manifestaban ahí en Honduras.
El mando del Ejército tenía que haberle expresado a los golpistas, aunque los golpistas estuviesen también conspirando con los militares que están en la Base de Palmerola, en Honduras. Porque ahí llevaron al Presidente Zelaya, a la Base de Palmerola... tenían que haberles dicho: “señores, nosotros somos respetuosos de la Constitución, de las Leyes. Así como ustedes hoy lo han jurado y no nos prestamos a ningún golpe militar”.
Toda América Latina ya estaba que respiraba, porque habían desaparecido los golpes militares y de repente, se prestó el Mando... ¡y comprometió a toda la institución! Fíjense ¡qué error, qué golpe más terrible! porque el golpe al final de cuentas lo recibe el Ejército. Es cierto que era fácil llegar con soldados, sacar al Presidente Zelaya de su casa, en horas de la madrugada, montarlo en una avioneta, mandarlo a Palmerola, tenerlo un rato ahí, en la base militar yanqui, sacarlo después para Costa Rica, avisándole al Presidente Oscar Arias que lo esperara, que iba para allá. El Presidente Zelaya llegó en pijama a Costa Rica. No le permitieron cumplir su período; le faltaban 6 meses.
Nosotros esperamos que el pueblo de Honduras vaya logrando una solución a esta crisis que se provocó en Honduras, que ha provocado un aisla-miento mundial de Honduras, que afecta lógica-mente, al pueblo de Honduras; nos afecta a nosotros los centroamericanos, somos vecinos, comerciamos, tenemos Tratados de Integración.

Entonces, me decía el Presidente Zelaya que en primer lugar, él es Presidente hasta el 27 de enero; que a él le están proponiendo que se asilara, es decir, que saliera de la Embajada de Brasil donde se encuentra como huésped del Gobierno brasileño, porque Brasil reconoce que es el Presidente legítimo de Honduras, y que se fuese a Brasil u otro país como asilado. Él dijo que no aceptaba el estatus de asilado, ¿por qué? Porque él sigue siendo el Presidente de Honduras y nosotros así lo reconocemos, como el Presidente legítimo de Honduras.


Él habló con el Presidente Calderón de México anoche, y México está dispuesto a recibirlo como huésped, con honores de Presidente; él está dispuesto a viajar a México, como huésped, con honores de Presidente, pero no como asilado. Y de México está preparándose, si esto sale bien, para viajar a La Habana, el próximo fin de semana, donde se va a realizar una nueva reunión del ALBA, la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América.
Él no está tocando tambores de guerra, simple-mente está buscando una salida, donde al final de cuentas, se respete la institucionalidad en Honduras, que ha sido seriamente herida, ha sido seriamente dañada; y nosotros esperamos que esto que ya está saliendo en los medios de comuni-cación internacionales, que el Presidente Zelaya podría estar saliendo en las próximas horas hacia México, no como asilado, sino como Presidente, como huésped del Gobierno de México, luego podría estar viajando a México.
El tiene las puertas de Nicaragua abiertas, como las tienen todos los hermanos centroamericanos, los hermanos latinoamericanos y caribeños, los hermanos del mundo, para seguir dando la batalla a favor del restablecimiento del Orden Constitu-cional en Honduras. Claro, eso es un asunto que le corresponde a los hondureños encontrar la solución, nosotros no vamos a meternos a decir cómo debe ser, son ellos los que tienen que entenderse. Nosotros simplemente reconocemos, como lo reconoce la Comunidad Mundial, las Naciones Unidas, al Presidente Zelaya como el Presidente legítimo, hasta el 27 de enero como él bien lo ha dicho. Luego, a él le correspondería ocupar asiento en el Parlamento Centroamericano, como ex-Presidente de Honduras.
Ojalá, Dios quiera que se encuentre, entre los hermanos hondureños, la forma de salvar esta situación que están viviendo, un fin de año que no es feliz, el que está viviendo el pueblo de Honduras. Y esperando que no se vuelvan a repetir estas historias, porque cuando se producen hechos como éste, inmediatamente hay quienes están tentados a repetir la historia en otros países latinoamericanos, no aquí en Nicaragua.
En eso yo he sido enfático, tengo la plena, la completa seguridad que el Ejército de Nicaragua, por su naturaleza, por sus raíces, por su práctica, es un Ejército que se debe a todos los nicaragüenses, un Ejército que tiene sus raíces en el pueblo, un Ejército que no va a ser instrumento jamás, de grupos económicos, de grupos oligárquicos o de intereses expansio-nistas, ¡jamás! Tenemos la completa seguridad, la completa convicción.
Y ustedes se han formado, muchachos y muchachas, en esta Academia que lleva el nombre de José Dolores Estrada. Todos sabemos de la historia de José Dolores Estrada, y yo diría que ese momento de nuestra historia, es realmente irrepetible, porque fue cuando los nicaragüenses, nuestros antepasados, nuestros tatarabuelos, se sintieron amenazados por el expansionismo yanqui, y nos les quedó más que unirse, dejar de pelear y unirse, y unidos enfrentar al invasor, en esa Gloriosa Batalla de San Jacinto, donde sobresale al mando, José Dolores Estrada, como un estratega en el campo de batalla, y el Sargento Andrés Castro, como un gran improvisador en medio de la batalla, cuando tomó la piedra y la lanzó en contra de los invasores.
Ese es el momento de la historia, donde se logra la primera victoria contra el expansionismo. Porque aquí llegaron los españoles, hubo resis-tencia indígena, pero se impuso el colonialismo español; cuando vienen los yanquis encabezados por Walker, o sea, los grupos más reaccionarios, más conservadores de los Estados Unidos, porque allá había mucha gente solidaria con Nicaragua, ahí viene Nicaragua y se enfrenta a un amigo poderoso, que goza del beneplácito de los gober-nantes norteamericanos de ese entonces. Y tienen la sabiduría en ese momento los nicaragüenses, de unirse, tras darse cuenta que fue por culpa de los mismos nicaragüenses que se facilitó la entrada del invasor.

Para que un invasor entre a la casa tiene que haber alguien en la casa abriéndole la puerta... esos son los traidores, los peleles, los vendepatria, como los llamaba Sandino. Hubo cuatro peleles, cuatro vendepatria, cuatro traidores que les abrieron las puertas ingenua-mente, y digo ingenuamente, porque creyeron que iban a lograr algún enriquecimiento, algún bienestar. Y cuando se dan cuenta, el yanqui se nombra Presidente de Nicaragua, y ahí dijeron, dejemos de pelear y unámonos para sacar al yanqui de Nicaragua. Pero además, se unió Centro-américa... o sea, un momento de la historia, único, donde se unen los nicaragüenses y se une Centroamérica, para expulsar al yanqui invasor.


De ahí que esta escuela, muy honrosamente, lleva ese nombre, y escuchaba la letra del himno, hoy la pude escuchar mejor, cómo se enaltecen nuestros valores, pero se enaltece sobre todo ese momento de la historia, que es una herencia que corre por las venas, por la sangre de todos los nicaragüenses, y que está en el corazón de todos los nicaragüenses, hombres y mujeres.
Querid@s compañer@s graduad@s, tenemos confianza en ustedes, el pueblo tiene confianza en ustedes, el pueblo tiene respeto hacia la Institución; los más diversos sectores económicos, sociales y políticos de nuestra Nación, independientemente de discrepancias tienen respeto por la Insti-tución, y esto porque la institución, el Ejército ¡se ha ganado ese respeto! Así es que, a seguir luchando para mantener en alto los valores del Ejército de Nicaragua, del Ejército de Benjamín Zeledón, de Andrés Castro; del Ejército de Diriangén, de Agateyte; del Ejército de Sandino, del Ejército que irrumpió victorioso en Nicaragua el 19 de julio de 1979. Ese Ejército guerrillero del Pueblo, encabezado por el Frente Sandinista, donde luego surgiría el Ejército Popular Sandi-nista, hoy Ejército de Nicaragua.
¡Que viva el Ejército de Nicaragua! ¡Que vivan los graduados y graduadas de la Escuela José Dolores Estrada!




Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos