En la historia



Descargar 2.04 Mb.
Página21/33
Fecha de conversión07.12.2017
Tamaño2.04 Mb.
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   33

25 ASC 0592 Verbali del Capitolo superiore (8.5.1879).

26 ASC 0592 Verbali del Capitolo superiore (16.5.1879). 2 Cf. ASC 110 Lanero Diario dell'Oratorio (16.5.1879). 28 ASC 04 Capitolo generale II 1880.

La expresión «sezione artigiani», encontrada quizás por primera vez en estos escritos, y usada varias veces en ellos, merece atención. En efecto, las consideraciones que se hacen arrancan de una constatación: «El Oratorio, en la actualidad, se compone de dos categorías: una de estudiantes y otra de artesanos».

Colocándose fuera de los muros de Valdocco, los autores del Progetto encuentran en el contexto contemporáneo (es decir, en las nuevas exigencias de las artes y en el desarrollo del comercio), algunos de los factores que, en su opinión, explican el aumento continuo de la segunda categoría en los últimos años. Y esto, en tal medida, que los artesanos, habiendo alcanzado ya la cifra de 317, son ya casi tan numerosos como los estudiantes.

Este hecho y las características específicas de la sección de artesanos exigían, lógicamente, una organización más autónoma. Es la conclusión a la que se llega en el escrito dirigido al Capítulo general de 1880, haciendo una propuesta, que recoge, según ellos, un punto de vista ampliamente compartido. En síntesis: 1° Que don Bosco, personalmente o a través de su vicario, vuelva a hacerse cargo de la administración general. 2° Que, a diferencia del pasado, divida toda la administración en dos secciones: de estudiantes y artesanos. 3°

Cada una de las administraciones tenga un reglamento propio y un responsable propio.

Los colaboradores de don Bosco, en aquel momento, no sólo se mostraban atentos a los aspectos económicos o administrativos. Entre los materiales del Capítulo general hay otro escrito («Diverse esigenze degli artigiani da proporre nel Cap. Sup. Gen.»), que pone el acento sobre el «bisogno d'una scuola per gli artigiani». No está tampoco. firmado, pero se advierte que las propuestas formuladas son compartidas por todos los responsables de los artesanos («da tutti gli applicati alla direzione degli artigiani»).29

Además de las clases ya recordadas (de la la a la 3a elemental, francés y dibujo), se pide en el «progetto» que sean provistos maestros y locales para una 4a clase elemental y profesional y comercial. Para los artesanos analfabetos, se solicita otra hora diaria de clase, además de la habitual.

Hablar, en 1880, de que en Valdocco se siente la necesidad de una «scuola per gli artigiani» puede parecer sorprendente. Y hasta podría dar pie para suponer que, hasta aquel momento, los artesanos asistieran a las escuelas nocturnas comunes del Oratorio?' Precisamente por eso, al hablar del período anterior, me he detenido un poco, insistiendo en que, al menos desde 1870, se puede hablar de «scuole per artigiani» en Valdocco. Y es un hecho que, ya en sí, tiene su importancia.

Otro problema muy diverso es su funcionamiento: el tema de fondo de la petición de 1880. Los responsables de la sección de artesanos proponen introducir nuevos contenidos en el programa, dedicar más tiempo a la enseñanza de los mismos y un cambio de horario escolar: que se tengan las clases por la mañana, en lugar de por la noche.

" ASC 04 Capitolo generale 11 1880.

" Cf. L. PAZZAGLIA, Apprendistato e istruzione degli artigiani a Valdocco, en: F. TRANIELLO (ed.), Don Bosco nella cultura popolare, Torino, SEI 1987, p. 44.

Motivan, justamente, su petición, diciendo que los jóvenes, fatigados después de una «giornata intiera di lavoro», están poco dispuestos al estudio y a la actividad intelectual.

A este propósito, hay un dato que nos puede acercar al clima cultural en el que fue redactado el documento. Los autores consideran necesario dedicar un amplio párrafo (31 líneas de las 86 que comprende el documento) a justificar que, de la propuesta de cambio de horario de las clases, no se derivarían graves perjuicios en el trabajo; es decir, el cambio no supondría una disminución de las horas dedicadas al mismo.

Probablemente, al aducir estas justificaciones, se asumía o se tenía presente un modelo de aprendizaje artesanal, concebido como preparación para un arte u oficio manuales a través de concretas y prolongadas prácticas de taller.3'

Las clases para los artesanos siguieron teniéndose por la noche. Aunque Valdócco no constituía tampoco en este caso una excepción 'en su tiempo, como veremos más adelante. Ahora conviene añadir que, por aquellas mismas fechas, don Bosco, en una exposición al Prefecto de Turín, decía que a los jóvenes, inclinados por naturaleza a la práctica de artes u oficios más nobles y elevados, como la tipografía, se les daba cierta instrucción en latín, griego, francés, geografía y aritmética?'

Pero no es fácil documentar que, de hecho, estas materias hayan entrado a formar parte del programa de los tipógrafos de Valdocco. En perspectiva más general, me parece que reflejan mejor la «mens» de don Bosco y la realidad concreta de los hechos las palabras dichas por él mismo, pocos meses después, en 1881, a sus antiguos alumnos: «Yo no quiero que mis hijos sean enciclopédicos; no quiero que mis carpinteros, mecánicos, zapateros sean abogados; ni que los tipógrafos, los encuadernadores y los libreros se pongan a dárselas de filósofos y de teólogos. Me basta que cada uno sepa bien lo que le corresponde; y cuando un artesano posee los conocimientos útiles y oportunos para

" Y se debe tener en cuenta también la circunstancia concreta de Valdocco. El 15 de noviembre de 1878, escribe Barberis en su «Cronichetta»: «La tipografia é cosi soppraffatta di lavoro che se vi fosse doppio numero di operai e di macchine non disimpegnerebbe ancora tutto. [-J. D. Bosco si rivolge a D. Lazzero dicendo che provveda: si cerchi qualche mezzo ma si faccia quanto occorre fare: é un yero inconveniente lasciare i lavori cosi iñcompiuti. Si cerchino degli operai si lavori anche tutta la norte: almeno quelli che vi sono veglino tardi alla sera, oppure si raddoppino in modo per esempio che alcuni comincino a lavorare alle 4 del mattino e vadano verso le 10; alle 10 comincino altri e non cessino che cifra le 4 [...]. Ció che avviene dei tipografi avviene degli altri laboratorii Dai sarti é un finimondo: vi sono da riparare gli abiti agli artigiani generalmente, vi sono grandi lavori per i missionari [...]. Non parlo dei falegnami che lavo-rano anche di notte ed é necessario faz eseguire moho lavoro fuori di casa»... (ASC 110 Barberis Cronachette [15.11.1878]).

" E II, 598.

ejercer su arte, sabe cuanto es necesario para hacerse benemérito de la sociedad ».33

Mientras tanto, se había celebrado el 2° Capítulo general. De las actas de las reuniones, se desprende que el tema de los artesanos no recibió una atención especial. Hay, sin embargo, algún punto que no carece de interés. En la conferencia 8', al tratarse de la fundación de un «convitto» en Cremona, los capitulares subrayaron este criterio de carácter general: «Si ripeté intanto ció che giá tante altre volte si disse in altre circostanze che cioé ció che ci tiene su e deve essere nostro scopo speciale dover essere i collegi od ospizi di artigianel gli Oratori e riguardo a scuole quelle pel popolo e per poveri giovani abbandonati. Queste case sono piú secondo il nostro scopo».34

En las Deliberaciones finales, publicadas en 1882, encontramos además una norma que merece atención: se determina que un miembro del Capítulo superior, el Ecónomo, de acuerdo con los Inspectores, fuese el responsable del buen funcionamiento y progreso de las casas profesionales.35

Sin forzar demasiado los términos, me parece que se puede descubrir en tal determinación un nuevo paso hacía una organización más especifica y autónoma de la sección de artesanos.

En el ambiente italiano, y europeo, las cosas estaban también cambiando. La instrucción profesional, bajo el control del Ministerio de la Agricultura, tuvo en la ley del 30 de mayo de 1878 su fecha de nacimiento, dando, en el bienio siguiente, sus primeros y tímidos pasos de la mano del ministro Caíroli.

Éste, en varias circulares, proponía la creación de «scuole serali e domenicali d'arti e mestieri».36

La ley del 11 de diciembre de 1880 regulaba, en Francia, las «écoles manuelles d'apprentissage». En virtud de la misma, se crearon varias «Écoles Nationales Professionnelles»: Vierzon (1881), Armentiéres (1882), Voiron (1882).

Nuevos estímulos y demandas procedían del mundo del trabajo. En sintonía con el primer desarrollo industrial, la sección milanesa del «Partito operaio» incluía, en 1882, en su programa de reivindicaciones «le "scuole professionali di artí e mestieri, integrali, laiche e obbligatorie" ».37

A pesar de los evidentes límites señalados, no deja de presentar nuevo interés, a la luz de estos hechos, la petición formulada por los responsables de la sección de artesanos en 1880.



AnnaliI, p. 658.

ASC 04 Capitolo generale 11 1880. En conferencias anteriores se había hablado del noviciado para los coadjutores.

33 Cf. Deliberazioni del secondo Capitolo generale della Pia Societá Salesiana tenuto in Lanzo Torinese nel settembre 1880, Torino, Tip. Salesiana 1882, p. 13.

36 G. CANESTRI - G. RICUPERATI, La scuola in Italia dalla legge Casati ad oggi, Torino, Loescher 1976, p. 97.

37 Cit. C.G. LACAITA, Istruzione e sviluppo industriale in Italia 1859-1914, Firenze, GiuntiBarbera 1973, p. 84.

Y presenta interés también el que, al insistir sobre una mejor organización del horario escolar, adviertan que el cambio solicitado se había introducido ya en otras casas salesianas de artesanos: San Pier d'Arena, Niza y Marsella. Las experiencias iniciadas fuera de Turín empezaban a tener un potencial influjo sobre Valdocco.

4. Líneas para un plan de formación en las «casas de artesanos» (1883-1887)

En estas dos coordenadas: las solicitaciones internas que vienen de los salesianos que viven en contacto directo con las secciones de artesanos, y los estímulos externos de la política escolar y del ambiente social, se inserta el tercer Capítulo general, celebrado en Valsalice, en 1883. Entre los temas de estudio, encontramos el siguiente: «Indirizzo da darsi alta parte operaia nelle case salesiane e mezzi di sviluppare le vocazioní dei giovani artigianí». Era la primera vez que el supremo órgano legislativo de la Sociedad Salesiana se ocupaba seriamente del tema.

Antes de comenzar los trabajos, habían llegado a Turín observaciones y «propuestas» sobre cada una de las materias a tratar, respondiendo a la petición hecha, meses antes, en una circular firmada por don Bosco.

En sus respuestas, las personas mejor informadas hacían ver con franqueza que la situación de la «parte operaía» en las casas salesianas revestía caracteres de urgencia: «Se osserviamo — escribe el coadjutor Giuseppe Buzzetti due terzi dei giovani che terminano Papprendisaggio van via incapaci a guadagnarsi la vita ».38

El problema no era sólo de Valdocco. Don Belmonte, director de' la casa de artesanos de San Pier d'Arena y futuro Prefecto general, esbozaba su diagnóstico con tintas oscuras: «I giovani artigiani non fanno progressi qui tra noi nella virtú e nell'arte 1° per mancanza di saggi e prudenti assistenti; 2° per mancanza di capi, non dico relig. iosi, ma onesti cristiani; 3° per mancanza di lavoro importante, nel quale esercitarsi e divenire buoni artísti; 4° in fine per mancanza d'istruzíone. Alcuni giovanetti escono dall'Ospizio dogo 4 anni e non sano ancora scrivere. Sono demoralizzati dai cattivi esempi dei Capi. Scoraggiati dal nessun profitto nell'arte, irritati dal modo con cuí vengono trattati dagli assistenti, e per conseguenza qual'amore possono mai mettere alla casa? Altrove la cosa andrá diversamente».39

El Capítulo de 1883 estudió el argumento. Pero faltó el tiempo necesario para completarlo. En el siguiente Capítulo general de 1886, el problema fue examinado de nuevo «brevemente», y redactado el documento final, al que me he referido al principio.40


" ASC 04 Capitolo generale III 1883 («Proposte dei confratelli»).

39 ASC 04 Capitolo generale III 1883 (carta al regulador del Capítulo, don Bonetti, con fecha del 11.8.1883).

Las actas de las reuniones, excesivamente esquemáticas, no permiten reconstruir con total garantía la marcha de la discusión. Algunos errores e inexactitudes posteriores, cometidos en la indicación de la fecha y en la signatura archivística de los materiales conservados, hacen más ardua todavía la aproximación al desarrollo de los trabajos.

Ciertamente, no es éste el lugar para hacer un detallado análisis comparativo de tales materiales. Baste decir que, en el Archivo Salesiano Central, existen tres documentos importantes que constituyen, con toda probabilidad, sucesivas redacciones de la publicación que vio la luz en 1887, es decir, la que se ha llamado casi una «parva chanta» de las escuelas profesionales salesianas.41

Desde la óptica elegida, y en línea con las consideraciones precedentes, subrayo sólo algunos puntos centrales:

a) Una primera anotación: los términos utilizados. En los títulos de las di, versas redacciones se habla de «classe operaia» y de «parte operaia»; en cambio, en el cuerpo de la exposición se usa reiteradamente la expresión: «case di artigiani». Es un elemento más para apoyar una hipótesis de «perioclización», que se podría esquematizar así: 1° renovado interés por el progreso de los artesanos (1870 a 1878); 2° una conciencia más clara, por parte de los responsables directos, de la necesidad de organizar con más autonomía la sección de artesanos (1879 a 1882); 3° elaboración de las grandes líneas de una propuesta de formación para las casas de artesanos (1883 a 1886).

Es más, en 1886 se habló «seriamente» de la conveniencia de que las casas de artesanos estuvieran separadas de las casas de estudiantes. Además, se había hecho ya bastante general la convicción de que no bastaba la figura y el cargo de catequista de artesanos, codificados en. el Reglamento de 1877. Era necesario establecer los de prefecto y director.42

4° De las actas del Capítulo superior se desprende que don Bosco hubiera deseado que las decisiones de 1883 se publicaran antes de 1886. En efecto, en la reunión de 24 de octubre de 1884, «D. Bosco invita il Capitolo a far coordinare le ultime decisioni del Capitolo generale del 1883 perché si possano stampare. Osservo che questo lavoro fu troppo trasandato perché le troppe occupazioni siano scusa sufficiente. Bisogna peró non lasciarsi sorprendere dal Capitolo generale che avrá luogo del 1886. Il Capitolo disegna D. Barberis e D. Bonetti ad ordinare la relazione e le conclusioni del Capitolo generale 1883. Questo lavoro si faccia a S. Benigno. Sia steso questo lavoro da D. Bonetti» (ASC 0592 Verbali delle riunioni capitolari [24.10.18841).

4' Cf. Annali I, p. 649-658; PAZZAGLIA, Apprendistato, p. 46-60. La publicación de la edición crítica de estos documentos capitulares permitirá hacer un examen más detenido y puntual de los diversos temas, de las variantes introducidas en las sucesivas ediciones y de los autores de las mismas.

42 En 1876, en una reunión del Capítulo superior, se estableció «chismare all'Oratorio D. Branda prefetto di Valsalice per metterlo poco alla volta direttore dogli artigiani» (ASC Verbali del Capitolo superiore [27.1.1876]). Pero todavía en 1884, «D. Cagliero insiste essere necessario nominare due direttori distinti, indipendente un dall'altro ciascuno responsabile per la sua parte,

Desde 1883 se empezó a hablar también de la necesidad de crear un consejero profesional, tanto en las casas particulares, como en el Capítulo superior. Aunque tal cargo fue definitivamente aprobado después de la muerte de don Bosco, el Catálogo de la Sociedad salesiana de 1887, presentaba ya a don Gíuseppe Lazzero como «Consigliere Professionale generale». Su misión se extendía a todo lo concerniente a la enseñanza de las artes y oficios.43

Se completaba, de esta manera, en sus líneas generales un cuadro organizativo que iba a durar hasta mitad de los años 60 de este siglo.

b) El esfuerzo organizativo y el lugar más céntrico del compromiso salesiano en el sector encontraba, quizás, la contrapartida en una mayor conciencia de la importancia que el mundo del trabajo estaba conquistando en las últimas décadas del Ochocientos. La primera redacción de los documentos capitulares se abre con esta declaración: «La parte obrera está teniendo actualmente tal influencia en la sociedad civil, que preocupa seriamente; pues de la buena o mala orientación de aquélla depende la buena o mala marcha de ésta ».44

De tales premisas se desprende una conclusión: «Por tanto, la dirección que se debe dar a la parte obrera en nuestras casas debe ser apta para obtener el fin que nuestra Sociedad se propone al asumir la educación de dicha clase de ciudadanos, que es el de formar al joven artesano de tal manera que, al salir de nuestras Casas después del aprendizaje, conozca bien su oficio para poder ganarse el pan, y tenga además suficiente instrucción religiosa y científica según su estado».

La referencia a la influencia de la «parte operaia» desapareció en las redacciones siguientes, más esquemáticas y sin alusiones a situaciones concretas: Pero en su lugar, en 1886 fue introducido un texto significativo: en él no sólo se afirma la relación estrecha que debe existir entre las finalidades educativas y el cuidado de los jóvenes trabajadores, sino que se recalca que el acoger a los muchachos pobres y abandonados, facilitándoles el aprendizaje de un arte u oficio, se coloca entre las «principali opere di carita che esercita la nostra pia Societá ».45

uno per gli studenti e Palco per gli artigiani» (ASC 0592 Verbali della riunioni capitolari [4.9.1884]). En la misma reunión capitular, don Durando «osserva che d vorrebbe La divisione in tutto fra studenti ed artigiani: divisione di casa, di chiesa etc.». Días más tarde, se habla ya de «D. Lazzero direttore degli anigiani». En 1875, don Barberis había escrito en una de sus crónicas: «Ma la cosa priñcipale che distinse questa festa di S. Giuseppe da tutte le altre fu un'accademia religiosa che fecero gli artigiani in onore del loro patrono e per festeggiare D. Lazzero Gius. V. direttore dell'Oratorio e negli anni scorsi direttore dogli artigiani» (ASC 110 Barberis Cronachette 1875).

" En la reunión capitular del 4.9.1884, don Rua había propuesto «nominare D. Lazzero attuale Direttore dell'Oratorio al nuovo ufficio di Consigliere professionale ufficio stato creato dal Capitolo [generale] nell'anno passato» (ASC 0592 Verbali delle riunioni capitolarz).

44 ASC 04 Capitolo generale IV 1886 («Proposte»).



" Deliberazioni del terno e quarto capitolo generale della Pia Societá Salesiana tenuti a Valsalice

Por aquellas mismas fechas, en su visita a España, don Bosco pronunciaba unas palabras sugerentes: «Come cittá industriale Barcelona ha piú interesse d'ogni altra a proteggere i Talleres salesiani. Da simili case escono ananá.. mente molti giovani utili alla societá, i quali vanno nene officine e nei laboratori a diffondere le buone massime; cosi stanno lontano dalle carceri e dalle galere e sí cambiano in esempí viventi di salutari principi. Il giovane che cresce per le vostre strade, vi chiederá da prima una elemosina, poi la pretenderá ed infine se la fará dare con la rivoltella in pugno».46

Hay todavía un punto en las primeras redacciones que merece atención: se habla de preparar al joven obrero para superar las dificultades de la sociedad moderna sin «venir meno né alla giustizia né alla carita». Por otra parte, en la redacción definitiva fue introducida una variante de cierto interés: no sólo se expresa la conveniencia de que los jóvenes aprendices se inscriban, al terminar el aprendizaje, entre los cooperadores salesianos, sino que es necesario que aquéllos se pongan en contacto con alguna sociedad obrera católica. Precisamente algunos meses antes (24.6.1886), la «Unione Cattolica Operaria» de Turín había nombrado a don Bosco presidente honorario:9


  1. Basándonos en estos elementos, sería ingenuo querer ampliar mucho los contornos de la conciencia que don Bosco y sus primeros colaboradores pudieran tener de la dimensión social de su obra y de las orientaciones con que la realizaban. En cambio, está bien documentado su interés por la educación. El deseo de mejorar la conducta de los jóvenes aprendices, teñido de una cierta preocupación moralizante, durante los años 70, se hace explícita propuesta educativa en los años 80. En todas las redacciones de los documentos capitulares se remacha que «ttiplice pare dovere essere l'indirizzo da darsi all'educazione dell'artigiano: morale, intellettuale e professionale». En torno a este trinomio se organiza la exposición de las metas y de las indicaciones metodológicas para alcanzarlas.

En un segundo momento no se habla sólo de «indirizzo morale», sino de «indírizzo morale-religioso». Pero la mayor explicitación de la dimensión religiosa y, especialmente, de ciertos matices devocionales, no llevó consigo una menor atención al «indirizzo intellettuale» o al «indirizzo professionale».

Entre las normas y orientaciones sugeridas, cabe destacar algunas: garantizar la presencia de hábiles maestros de taller; procurar que, en la elección de un arte u oficio, el muchacho pueda seguir su inclinación natural; clasificar a los alumnos en secciones sucesivas según el nivel de instrucción; organizar el trabajo y el período de aprendizaje en forma gradual y progresiva...



  1. Los estudiosos salesianos que se han ocupado del tema destacan con nel setiembre 1883-86, San Benigno Canavese, Tip. Salesiana 1887, p. 18. 46 Cit. por don Cenia en: Annali I, p. 659. " Cf. BS 10 (1886) 7, 74-76.

gusto el valor de estas orientaciones.48 Entre los investigadores no salesianos, se advierten posiciones diferenciadas. Redí Sante di Pol, después de referirse a las ennm«i«importantes normas» del 86, escribe textualmente: «I primitivi laboratori vero trasformati in vere e proprie scuole professionali strutturate in modo daoffrire al giovani una formazione completa che permettesse di farra dei buoni cristiani, dei cittadini coscienti e dei lavoratori qualificati». Y añade que la introducción de algunos de estos elementos, a lo largo de la última década del siglo XIX, «le posero all'avanguardia fra le analoghe scuole religiose e non».49 Luciano Pazzaglia, en su reciente y documentado estudio, hace, por el contrario, afirmaciones más matizadas. Reconoce que los principios recordados son «elementi di non poco conto»; pero es también del parecer que «il progetto messo a punto, nel '86, da don Bosco e dai suoi collaboratori non aveva ancora moho della scuola, ma continuava a ispirarsi all'idea di un apprendistato che, sia puye nel rispetto dei gusti e delle attitudini personali, doveva impegnare ogni giovane a integrarsi, immediatamente, con una ben precisa e determinata attivitá lavorativa».5°

Ciertamente, el tiempo fijado para el trabajo intelectual era escaso: una hora de clase diaria, después de terminada la jornada de trabajo en el taller; y, para los más atrasados, otra por la mañana después de la misa. Se trata, desde luego, de un paso más respecto a la situación de 1880; pero un paso tímido. Y creo que los mismos Capitulares se dieron cuenta de ello, pues añadieron un inciso, no insignificante: «Dove poi le leggi richiedessero di piú converrá adattarsi a quanto é prescritto».

Es más, los que tomaron parte en la primera redacción del documento capitular habían manifestado con fuerza la necesiad de superar una situación negativa: «Para la educación intelectual, hay ya en casi todas nuestras casas de artesanos escuelas nocturnas para ellos. Pero se observa generalmente que habiendo sido dejada, hasta ahora, tal enseñanza al criterio y arbitrio de cada maestro, los pobres jóvenes, después de 6 ó 7 meses de clases nocturnas, poco ningún provecho sacan de ellas; y esto, por la inoportunidad de las materias por el tiempo excesivamente breve»."




Compartir con tus amigos:
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   33


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad