En la historia


Los talleres de don Bosco: notas introductorias



Descargar 2.04 Mb.
Página20/33
Fecha de conversión07.12.2017
Tamaño2.04 Mb.
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   33

1. Los talleres de don Bosco: notas introductorias

Para recorrer con una cierta seguridad las etapas que serán objeto de nuestro estudio, puede ser útil acercarse un momento a los orígenes. Esquemática, mente, se podría sintetizar así el devenir de la obra de don Bosco, con relación al tema: 1° encuentro con jóvenes aprendices que él entretiene e instruye los días de fiesta (1841-1843); 2° acogida de pobres muchachos inmigrados, desocupados, a los que busca un trabajo en el taller de algún honesto patrón, estipulando regulares contratos de trabajo (1844-1852); 3° y, finalmente, apertura de talleres internos propios, con una clara intención preventiva (evitar los graves peligros morales de los talleres de la ciudad) y con explícita finalidad práctica: zapatería (1853), sastrería (1853), encuadernación (1854), carpintería (1856), tipografía (1861), forja (1862).7

En este punto, el educador piamontés no siguió los modelos escolares pú‑

ASC 110 Conferenze del Personale e del Capitolo dell'Oratorio; ASC 38 Oratorio S. Fr. di Sales Adunanze del Capitolo della Casa Ottobre 1877 - Genn. 1884.



6 ASC 04 Conferenze generali.

7 Cf. Annali I, p. 649-659; MB VII, 114-120; P. STELLA, Don Bosco nella simia economica e sociale (1815-1870), Roma, LAS 1980, 243-258; R. ALBERDL Impegno dei salesiani nel mondo del lavoro e in particolare nella formazione professionale dei giovani, en: Salesiani nel mondo del lavoro. Atti del convegno europeo sul tema «Salesiani e pastorale per il mondo del lavoro» (Roma 9-15 maggio 1982), Roma, Editrice SDB 1982, p. 9-63

blicos: «Entre el antiguo modo de establecer relaciones de trabajo entre el maestro de arte, dueño de taller, y los aprendices, y el nuevo modelo dela escuela técnica prevista por la ley orgánica de instrucción pública, don Bosco prefirió recorrer una tercera vía propia: la de los grandes talleres de su propiedad, cuyo ciclo de producción, de nivel popular y escolar, constituía también un útil entrenamiento para los jóvenes aprendices».8

Este hecho ha sido interpretado desde perspectivas diversas. En este momento, basta recordar que las experiencias de Valdocco habían comenzado algunos años antes de que entrara en vigor dicha ley orgánica de instrucción pública, la llamada «legge Casati» de 1859. Es decir, habían comenzado cuando el legislador italiano (y no sólo éste) seguía sin dedicar una seria atención a la instrucción profesional de los jóvenes aprendices.

La escuela técnica, establecida en el marco de la enseñanza secundaria, por la citada ley Casati, estaba destinada, más bien, a la pequeña burguesía de los negocios y del comercio.9 A finales de siglo, se seguía aún discutiendo polémicamente sobre la incapacidad de las escuelas técnicas de preparar para un oficio («dare un mestiere») a los alumnos (no muy numerosos) que las frecuentaban.i°

El imperativo de «dare un mestiere» a sus muchachos, para que pudieran ganarse honradamente el pan, se encontró, desde el principio, en el centro de los intereses de don Bosco. La obra iniciada a favor de jóvenes desocupados y, en su mayor parte analfabetos, se insertaba sin esfuerzo entre las iniciativas «privadas», nacidas en un clima de nueva sensibilidad por la instrucción de las clases populares y por la creación de talleres destinados a los jóvenes aprendices.

En los años que precedieron a la apertura de los primeros talleres de don Bosco, diversas publicaciones periódicas («L'Educatore Primario», «Letture di Famiglia», «Giornale della Societá d'Istruzione e d'Educazione») insistían en la importancia de la formación de artesanos instruidos; y presentaban a sus lectores las experiencias italianas («istituti di arti e mestieri di Biella») y extranjeras («Ecoles royales d'Arts et Métiers de Chálons-sur-Marne»). Don Bosco pudo, ya entonces, tener en sus manos «L'Educatore Primario», pues el primer número de la revista aparece citado en la presentación de su obra Storia sacra (1847). Y, ciertamente, mantuvo contactos con institutos

8 STELLA, Don Bosco nella storia economica, p. 248.

9 A. Torirw, L'istruzione tecnica e professionale di Stato nelle strutture e nei programmi da Casati al nostri giorni, Milano, Ginffré 1964, p. 13; cf. S. SOLDAN', L'istruzione tecnica nell'Italia liberale, en «Studi Storici» 22 (1981) 1, 110. En la ley Boncompagni del 1848, se hablaba de «scuole speciali»: «quelle che, continuando l'istruzione elementare, preparano all'esercizio delle professioni per le quali non é destinato alcuno speciale insegnamento nelle universitá» (tit. I, art. 4).

SOLDAN', L'istruzione tecnica, p. 110.

en los que funcionaban talleres para los jóvenes alumnos, como «La Generala» o el «Regio Albergo di Virtú» de Turín."

Resulta relativamente fácil colocar los orígenes de la obra de don Bosco en el contexto contemporáneo. Existen además publicaciones serias que se ocupan del tema, situado en el marco de la historia económica y social durante el período 1815-1870, En cambio, «la falta de documentación — ha observado P. Stella — no permite esbozar, sino en línea hipotética, las vicisitudes de las comunidades juveniles de los tres oratorios de don Bosco después del 48 hasta el 70».m

Esta afirmación habría que hacerla, sobre todo, al referirnos a los talleres de Valdocco y al período posterior al 1870, del que nos vamos a ocupar aquí. Pero habría que añadir también que, a pesar de que los documentos disponibles son fragmentarios e incompletos, se encuentran en ellos datos y elementos que permiten determinar, al menos «en línea hipotética», algunos rasgos que contribuyen a caracterizar la laboriosa andadura de la obra de don Bosco y de sus primeros colaboradores en favor de los jóvenes aprendices.

2. Progresiva separación entre artesanos y estudiantes, y «gran progreso de los artesanos» (1870-1878)

En la Conferencia general de 1871, don Bosco, después de haber escuchado la relación de los directores de las casas salesianas, quiso expresar su punto de vista sobre el Oratorio de San Francisco de Sales, la «casa central» de la Congregación: Veo que «se va regulando el orden en todas las cosas. Estoy contento también por el gran progreso de los artesanos, los cuales en años anteriores eran un verdadero flagelo para la casa. No es que todos sean harina para hacer hostias; pero un progreso ha tenido lugar, y hay algunos que piden poder entrar en la Congregación»

" En este último, hacia 1842, eran acogidos unos 150 muchachos, que se ejercitaban, durante 5 ó 6 años, en el aprendizaje de un oficio o arte manual, con el objeto de llegar a ser «abili a campare onestamente la vita» (F. GARGANO, Educazione e tecnologia, in «Letture di Famiglia» 1 [1842] 35, 274). Cf. Frammenti d'un viaggio pedagogico, en «Guida dell'Educatore» 3 (1838) 281307; Istruzione tecnica, en «L'Educatore Primario» 1 (1845) 18, 294-296.; Ordinamento dell'Istruzione in Piemonte, en «Giornale della Societá d'Istruzione e d'Educazione» 1 (1850) 1, 289-294; P. BARICCO, L'istruzione popolare in Torillo, Torillo, Tip. Botta 1865, p. 140-141; R. AUDISIO, La «Generala» di Torillo. Esposti, discoli, minori corrigendi (1785-1850), Santena, Fondazione Cavour 1987, p. 154-158. Don Bosco pudo leer el «Avviso-invito» lanzado por don Cocchi, el 15 octubre 1849, para la fundación de una «Societá di buone persone, e principalmente di Sacerdoti, e di Giovani secolari, i quali si prendessero a cuore l'incarico di provvedere al bisogni dei tanti raga7.71, orfani principalmente, abbandonati che bullicano per Torillo, e fano ii disordine della Societá Civile, e dell'umanitá - dar loro una qualche educazione, provvederli dei mezzi onde avviarli a qualche professione, a qualche mestiere».

STELLA, Don Bosco nella storia economica, p. 171.

" ASC 04 Conferenze generali (30.1.1871). Cf. J.M. PRELLEZO, Valdocco 1866-1888. Problemi

De las crónicas y testimonios del tiempo, se desprende claramente que, en efecto, no todos los artesanos eran «harina para hacer hostias». En 1876, don Ginlio Barberis (íntimo colaborador de don Bosco), en una de sus «cronachette», anota la decisión tomada en las Conferencias capitulares de expulsar a algunos de los más hábiles jóvenes artesanos «por razones de inmoralidad».14

Entre esas dos fechas — 1871 y 1876 —, al menos media docena de veces, se trató en dichas Conferencias capitulares acerca del tema de la mejora y progreso («miglioramento») de los artesanos. Precisamente en este contexto se recuerda insistentemente la medida tomada en 1870, que he recordado al principio: separar artesanos y estudiantes en los diversos ambientes de la casa. Y me parece que la insistencia en este punto no respondía, o no sólo respondía, al deseo de evitar encuentros u ocasiones peligrosas. Respondía, ciertamente, a preocupaciones de mayor alcance.

Sabemos que después de los años 60, por influjo de la tendencia general postunitaria hacia la enseñanza clásica, la sección de estudiantes se convirtió en la categoría propulsora («trainante») de Valdocco y de otras casas salesianas, como Lanzo, Alassio, San Pier d'Arena.'

Probablemente, sería exagerado hablar ahora de una clara inversión de tendencia. en Valdocco. Con todo, en los años 70, se advierte más de una señal respecto a una progresiva y mayor atención hacia los jóvenes aprendices. A pesar de algunas ligeras flexiones, se puede decir que el número de alumnos artesanos que entran en los talleres sigue un ritmo creciente.



organizzativi e tensioni ideali nelle «conferenze» dei primi salesiani, en RSS 8 (1989) 289-328.

" ASC 110 Barberis Cronachette (23.1.1876). Dos meses más tarde (31.3.1876), recoge un «discorsetto», «falto dopo le orazioni sgli artigiani», en el que don Bosco, aludiendo a «lo sciolamento e la ricostruzione del corpo musicale», dijo: «Vi sará giá stata delta la ragione di questo. E proprio da dirsi che la ragione precipua, anzi unica si fu perché, da molti non si faceva la parte del musicante che é di tenere allegri gil animi degli uomini e farli giá partecipare della musica che andremo poi a sentire in paradiso; ma si faceva la parte del cattivo, di chi vuol fare stare allegro il demonio».

STELLA, Don Bosco nella storia economica, p. 378.

TABLA 1: Número de nuevos alumnos artesanos y de otros empleados que entraron anualmente en los talleres de Valdocco (1870-1879)

año alumnos otros total

1870 76 54 130

1871 43 81 124

1872 45 44 89

1873 58 56 114

1874 53 69 122

1875 71 56 127

1876 67 80 147

1877 80 90 170

1878 77 41 118

1879 75 38 113

(Fuente: elaboración de ASC Torino Valdocco Anagrafe giovani 1869-1901).

Es éste el período en el que se asiste a un notable incremento en el número de Coadjutores, es decir, de los salesianos laicos que iban a desempeñar, por deseo de don Bosco, un papel importante en la dirección de los talleres. En el 1870, los Coadjutores eran 23; en 1880, 182.16

No faltaron estímulos en el ambiente cultural contemporáneo. En el bienio 1870-1871, el movimiento obrero católico echaba a andar en Turín, con la fundación de la «Unione Operaia Cattolica» por iniciativa de Leonardo Murialdo. Éste, según asegura su biógrafo, «accese della sua fiamma anche D. Bosco. Ne sollecitava la presenta e la parola nelle inaugurazioni delle nuove sezioni, nell'intento pare di convogliare nelle societá operaie cattoliche i giovani operai dei suoi Oratori, ed anche per stabilire armonía di relazioni tra i dirigenti delle opere giovanili, quelle delle Unioni ed i Parroci».17

Eran los años en que, por obra del mismo Murialdo, el «Collegio degli Artigianelli» se estaba organizando mejor, y llegaba a Piamonte el eco de las inicíativas francesas de Léon Harmel y de Timon-David en el campo de la formación de los jóvenes obreros. En Madrid, en 1871, se creaba la primera «Escuela de Artes y Oficios» (Decreto ley de 5.5.1871).


16 P. STELLA, I coadiutori salesiani (1854-1974). Appunti per un profilo storico socio-professionale, en: Atti del Convegno Mondiale Salesiano Coadiutore, Roma, Esse Gi Esse 1976, p. 5. Cf. P. BRAMO, Religiosi nuovi per il mondo del lavoro. Documentazione per un profilo del coadiutore salesiano, Roma, PAS 1961.

17 A. CASTELLANI, Il Beato Leonardo Murialdo pioniere e l'apostolo dell'azione sociale cristiana e dell'azione cattolica (1867-1900), Roma, Tip. S. Pio X 1967, p. 409. El teólogo L. Murialdo (1828-1900) había sido colaborador de don Bosco: director del Oratorio «San Luigi» (1857‑1865).

La coyuntura económica favorable del 1872 permitió a don Bosco dar nuevo impulso a sus «Letture Cattoliche» y a los talleres de encuadernación y tipográfico. Superados momentos de contraste con los tipógrafos turineses, la tipografía de Valdocco tuvo, en los años siguientes, un notable desarrollo y consiguió amplios reconocimientos. «Di questi giorni — escribe don Barberis en una de sus " cronachette" del 1878 — all'Oratorío avvennero varíe altre cose che credo degne di menzione. E prima di tutto: si fecero venire dalla Germania tre nuove macchine da tipografía E veramente se ne abbisognava.

Quasi tutti gli inverni bisognava lavorare di notte. Ora con serte macchine due delle quali sono doppie cioé stampano due fogli, del lavoro se ne fa gil! »." Es conocida, por otra parte, la participación de don Bosco en la Exposición General de Turín del año 1884.19

Cuando en el Oratorio de San Francisco de Sales se buscaba el modo de mejorar la condición de los artesanos, se pensaba en los aspectos religiosos y morales. Pero no. sólo en éstos. Se encuentran testimonios explícitos que hablan de seriedad en el trabajo, de mejoras en la organización de los talleres. A este propósito, cabe citar una noticia: en 1873, funcionaba también en Valdocco un «taller de sombrereros» («laboratorio di cappellai»), que estaba pasando un momento crítico por falta de personal. Informado don Bosco de la situación, se mostró partidario de cerrar el taller.20

La preocupación del progreso de los artesanos se hace quizás más intensa al final de la década de los 70. Y los que participan en las Conferencias capi.

ASC 110 Barberis Cronachette (11.5.1878).

19 Cf. E IV, 299-301. En la reunión del 16.1.1884, los miembros del Capítulo superior aludieron a algunos problemas internos: «4. Esposizione di Torillo cui prende parte l'oratorio colla macchina per la fabbrica della carta e la nostra libreria di libri legati. D. Sala fa presente come sia necessario far apparecchiare libri legati ed avere persone capad per custodire gli oggetti all'esposizione. Quindi o chiamare due novizü legatori da S. Benigno, p prendere a pagamento giovani antichi dell'oratorioesteri. Fra 1 giovani dell'oratorio non vi sono piú lavoranti capad perché gli uni andati via gil altri mandati. [...] D. Bosco condude che se é necessario si facciano venire a Torino i legatori novizii [d]a S. Benigno, piuttosto che chiamare lavoranti esteri» (ASC 0592 Verbali delle riunioni capitolarz).

20 ASC 9.132 Rua Capitolo (9.2.1873). En 1878 se abrió también un laboratorio químico-fotográfico que tuvo escaso desarrollo. El coadjutor Pietro Barale, director de la Librería y del «Stabilimento fotografico», en una exposición solicitada por don Rua en 1884, declaraba que «se si impiantó la fotografia nell'Oratorio ció si fece dietro le calde istanze del sig. Carlo Ferrero e le larghe speranze che dava di grandi guadagni, i quali peró in realtá si cambiaron in danni non inclifferenti [...] 1° per l'inesattezza nella consegna dei lavori; 2° per la grande imperfezione dei medesimi» (ASC 123 Relazione del Direttore dello Stabilimento fotografico [14.6.1884]). C.A. Ferrero (en 1877 «aspirante a divenire religioso Salesiano») había presentado su actividad en una luz más positiva (cf. ASC 123 Relazione Rendiconto Triennale dell'Esercizio Laboratorio Chimico-Fotografico dal 1877-78-79-80 e relative proposte di attuazione pel incremento progressivo fatto per cura di C.A. Ferrero).

ollares descubren una estrecha correlación entre la mejora de los jóvenes y la instrucción escolar impartida durante todo el curso?'

El argumento de la instrucción escolar no era nuevo. Ya en 1867 se habla de «scuole serali per gli artigiani». El 6 de noviembre de 1870 se decidió dar una conferencia a los maestros, para dictar normas y orientaciones sobre el modo de enseñar. Don Rua, más tarde, añadió en sus notas que había tenido lugar la conferencia establecida y se había comenzado «assai bene la scuola serale».22 Desde este momento, se habla habitualmente de «le scuole serali per gli artigiani» o, simplemente, de «le scuole per gli artigiani»; .y aparecen registrados en las actas de las Conferencias capitulares los nombres de los maestros designados para las clases nocturnas de los artesanos. Con los datos disponibles se puede elaborar la siguiente tabla.

TABLA 2: Maestros para las clases nocturnas de los artesanos

años 1871 1872 1873 1874 1875

Bases


Inf. Remotti Boido Becchio Berno Bernasconi

Sup. Borio Davico Bini Ghione Ghione

Elem. Delgrosso Albano Mazzarello Beauvoir Pavia

3'Elem. Rocca Farina G. Piacentino. Piacentino Piacentino

Francés Martin Borio Rocca Chiesa G.B. D. Paglia

Dibujo Enriú Rocca Enriú Enriú Enriú

Música instrum. — — Devecchi

D. Cipriano

(Fuente: elaboración de ASC 9. 132 Rua Capitolo).

Las deliberaciones tomadas no quedaron en el papel. He recordado el testimonio de don Rua; y se puede documentar que, a partir de 1871, tuvo lugar anualmente el reparto de premios a los artesanos, con función religiosa en la iglesia; y, fuera de ella, con música vocal e instrumental, diálogos y sencillas piezas teatrales.

21 «Si passó quindi a cercare spedienti per migliorare i nostri artigiani, e per ora si proposero ed approvarono tre cose: la prima é di continuar loro la scuola tutto l'anno, cominciando per quest'anno a farla nell'estate pei meno istruiti. Finita la scuola serale, si penserebbe di farla loro al mattino dopo la messa» (reunión del 21.2.1875).

ASC 9.132 Rua Capitolo (6.11.1870).

No es posible precisar el programa escolar desarrollado en las escuelas nocturnas de artesanos. De los datos señalados y de otras indicaciones dadas por don Bosco en diversos escritos, se desprende que los contenidos quedaban, en este momento, limitados dentro del ámbito de una instrucción elemental: lectura, escritura; nociones de aritmética y de lengua italiana, catecismo e historia sagrada. Sabemos también que en Valdocco se impartían lecciones de urbanidad, y se insistía sobre la necesidad de la limpieza personal y de los ambientes. Frecuentemente se advertía que, en este punto, las cosas dejaban bastante que desear. Don Bosco hizo, en 1874, esta singular puntualización: «Per ottenere la pulitezza della testa nei giovani piú piccoli si puó stabilire un pettinatore o una pettinatrice attempata che ogni giorno occupi qualche tempo in tale ufficio».23

Aparte algunos elementos, sin duda interesantes, como la música vocal e instrumental y el «teatrino», que debía siempre «divertir e instruir», la propuesta cultural hecha a los artesanos era, más bien, modesta. Pero Valdocco no constituía una excepción. No habían desaparecido completamente viejos prejuicios y reservas de cara a la generalización de la instrucción popular.24

Estas últimas anotaciones no se proponen encubrir límites reales; los cuales, por otra parte, no oscurecen totalmente el significado de la existencia en Valdocco, durante los años 70, de clases destinadas exclusivamente a los artesanos. Y hay otro hecho que conviene todavía apuntar. Se empezó a comprobar que no bastaba promover iniciativas y propuestas aisladas. En 1876, tratándose, una vez más, de los medios de mejorar la condición de los artesanos, prevaleció el parecer de quienes querían que se estableciera un «catequista» (director espiritual), que pudiera ocuparse habitualmente del sector. La petición fue aprobada por don Bosco. En el Reglamento para las casas salesianas, publicado en 1877, además de las figuras clásicas del «maestro de arte» y del «asistente de los talleres», aparece ya el «catequista de los artesanos», con la misión de atender a su formación religiosa y moral.

En la vida real quedaban todavía pendientes cuestiones importantes.

2 ASC 04 Conferenze generali (1876).

- 24 En 1841 (el año en que comenzó don Bosco su obra), el arzobispo de Turín, mons. Fransoni, manifestaba en una carta pastoral su preocupación por «rodiemo impegno di volere in tutti eccitare la smania di leggere [...] gravemente dannosa anche riguardo all'ordine pubblico» (cit. por R. ROMEO, Cavour e il suo tempo (1810-1842) I, Bari, Laterza 1969, p. 791). Solaro della Margherita, ministro y primer secretario de Estado, escribía en 1853: «Se 1' istruzione é .necessaria, non é necessario, anzi pregiudizievole che sia uguale per tutti indistintamente. [...] D'uopo é che ciascheduno conosca ció che pub giovargli nell'esercizio della professione cui si dedica; é superfluo e nocivo porre l'intelletto in cose maggiori. A che servono la geografia, l'astronomia, la storia, e simili sciPrize al calzolaio, al falegname, al sarto?» (Avvedimenti politici, Torino, Dai TipografiLibrai Speirani e Tortone 1853, p. 136). Cf. también: G. MIALARET - J. VIAL, Histoire mondiale de l'éducation BI: De 1815 á 1945, Paris, PUF 1981, p. 291-318.

3. La «sección de artesanos»: propuestas de organización (1879-1882)

El tema de la mejora y del progreso de los artesanos se inscribía en el cuadro de la organización general de Valdocco, que presentaba aspectos problemáticos. Personas razonables hablaban, en 1879, de «inconvenienti», de «disordini», y hasta de falta de una «vera ed assoluta amministrazione». Don G. Barberís, después de consignar este severo juicio en las actas del Capítulo superior, añadía textualmente: «Le cose vanno avanti "alla buona". Ma in una questione grande dire "si va avanti alla buona" suona quanto dire "si va avantimate" ».25

En el mes de mayo del citado año 1879, el asunto fue objeto de prolongado

estudio por parte de don Bosco y de sus colaboradores. Don Barberis sintetizó el parecer común en estos términos: «A primera vista pareció que la fuente principal de todos los desórdenes es la falta de un centro activo en torno al cual giren todos los centros secundarios. Don Bosco no puede estar, como lo estaba en otros tiempos, a la cabeza de todo el movimiento, pues está demasiado abrumado por otros cuidados gravísimos».

Nombrada una comisión, para que formulara una propuesta, se llegó, no sin alguna «vivace discussione», a tomar las siguientes medidas: la El Capítulo superior dejaría de intervenir, en adelante, en la dirección del Oratorio. 2" El director de Valdocco, aun actuando en las cosas de mayor importancia de acuerdo con don Bosco, según deseo de éste, gozaría de la misma autoridad que los demás directores de las casas. 3' Un administrador central o prefecto sería el responsable de toda la «azienda artigiana, economica, industriale, commerciale».26

Las lineas de organización propuestas respondían a necesidades reales y estaban llamadas a tener repercusión en la administración de los talleres.27 Se ponía, en ellas, un acento especial sobre la unidad y coordinación de los diversos sectores de la «casa madre». Quizás, se tenían menos en cuenta las características específicas de cada uno de tales sectores.

Fue ésta, precisamente, la exigencia que los responsables de la «sezione artigiani» hicieron presente al 2° Capítulo general de 1880. El título de uno de los documentos conservados en el ASC es de por sí elocuente: Progetto d'una ben regolata amministrazione secondo le esigenze attuali dell'Oratorio di S. Francesco di Sales nella sezione artigiani.28

No está firmado, pero los redactores (¿redactor?) advierten que se basan en cuatro años de experiencia y en múltiples pareceres de jefes de taller y de responsables de administración.




Compartir con tus amigos:
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   33


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad