En cuanto al material escrito, se recurrió a textos de todas las épocas, desde



Descargar 98.97 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión20.05.2018
Tamaño98.97 Kb.
  1   2   3   4



  1. INTRODUCCIÓN

En el siguiente trabajo el lector se encontrará con la descripción y las características de una personalidad muy particular. Es posible que al leerlo, algunos sientan escalofríos y les genere rechazo, teniendo en cuenta la sensibilidad de cada uno.

Se estudiará a la personalidad psicopática, y a medida que se la vaya conociendo avanzará la curiosidad por querer saber más, ya que son personas con características únicas y se manejan en el mundo de una manera muy distinta a como suele hacerlo el resto de las personas. Aunque esto no les impide introducirse en el mundo social y moverse cómodamente en él. Son hábiles camaleones que encontrarán y estudiarán la manera adaptarse a la sociedad para que los demás no desconfíen de lo que verdaderamente son: psicópatas.

Este trabajo, además de introducir al lector en el mundo de los psicópatas, podría cumplir con la función de alertarlo, y que él mismo sea capaz de descifrar cuando se encuentra en una situación peligrosa.

Para cumplir con estos objetivos se recurrió tanto a material audiovisual como escrito. Los videos generaron un acercamiento muy concreto al tema, porque hacen posible ver y escuchar (con toda la connotación que llevan implícitas estas dos palabras) al psicópata casi de forma directa.

En cuanto al material escrito, se recurrió a textos de todas las épocas, desde Introducción al narcisismo de Sigmund Freud, escrito en 1914, a “Dentro del monstruo: un intento de comprender a los asesinos en serie” escrito en la actualidad por un criminólogo del FBI, Robert Ressler.

Encabezan este trabajo psicoanalistas, psiquiatras, abogados criminalistas y detectives, expertos en el tema la psicopatía y en materias adyacentes de gran ayuda para poder entender esta mente criminal.

Esta presentación estudia a la psicopatía desde dos enfoques. Primeramente hará un recorrido teórico que abarca: definición, características, biografía, formas clínicas y diagnosticas y fases del proceso mental del psicópata. Yuna segunda parte en la cual se analizará clínicamente a un famoso personaje: Patrick Bateman, protagonista de la novela Psicópata Americano.

Estudiar la personalidad psicopática es algo que siempre resultará interesante, y por más que no sea de interés personal de algunos/as, eternamente abrirá muchas interrogantes. Porque el psicopático es capaz de realizar crímenes y adoptar conductas que serían incapaces de realizar por el resto de los mortales.



  1. MARCO TEÓRICO

PSICOPATÍA…¿Locura o trastorno?

Una de las grandes características de los psicópatas es su capacidad de moldearse en diferentes situaciones. Son hábiles engañadores que acechan a su o sus presas para beneficio propio. Su personalidad es camaleónica, ya que son capaces de adaptarse a cada momento en particular (Hare, 1984).

A lo largo de la historia el concepto psicopatía se ha modificado varias veces. Esto se debe al carácter oscuro del psicópata que hace difícil una clara clasificación nosológica. (Hare, 1984)

Puede decirse que el propio término “psicopatía” está mal empleado para clasificar este trastorno, y deja abierto un espacio para la confusión e incertidumbre. Psicopatía significa literalmente “enfermedad mental” (de psique=mente, y phatos=enfermedad), por lo tanto se estaría etiquetando al psicópata de loco. Muy lejos está de serlo, ya que no están privados del juicio o del uso de la razón, es decir, que no viven en otro mundo y no están desorientados, sino que son conscientes de sus actos y de sus consecuencias. Su conducta es el resultado de una elección libremente ejercida (Hare, 2003).

Robert Hare (2003) cita a la American Psychiatric Association, donde el término trastorno sociopático de la personalidad, reacción antisocial, es definido de la siguiente manera por el Diagnostic and Statstical Manual of mental Disorders (1987):

El término se aplica a los individuos de comportamiento habitualmente antisocial, que se muestran siempre inquietos, incapaces de extraer ninguna enseñanza de la experiencia pasada ni de los castigos recibidos, así como también de mostrar verdadera fidelidad a una persona, a un grupo o a un código determinado. Suelen ser insensibles y hedonistas, de muy acentuada inmadurez emocional, carentes de responsabilidad y de juicio lúdico, y muy hábiles para racionalizar su comportamiento a fin de que parezca correcto, sensato y justificado” (2003: 28)



Sin embargo, el termino psicópata sigue manteniendo su popularidad y es el más usado en la actualidad (Hare, 2003).

Es común que se encuentren diversos trastornos psiquiátricos asociadas a la psicopatía. Por ejemplo: depresión, excitación, buffées delirantes, perversiones sexuales y toxicomanía. (Ey y Bernard, 1984)

Robert Ressler (1970) es el fundador del término “serial killer” o asesino en serie, y los diferencia de los asesinos en masa y de los asesinos relámpagos.

Se denomina asesino en serie a aquel que es capaz de asesinar al menos a tres personas en un lapso de 30 días o más, con un período de enfriamiento entre cada asesinato. La motivación de dichos crímenes se basa de acuerdo a la gratificación psicológica que esto le proporciona. Dentro de esta estarían, la incapacidad de poder controlar sus impulsos, sus ansias de poder y su compulsión sexual (Ressler, 1970)

Generalmente este tipo de criminal posee un tipo de conducta ritualizada que le es propia, y la cual mantiene durante la secuencia de sus crímenes. (Pombo, 2010)

Por otro lado al asesino en masa se caracteriza por matar a un número elevado de personas de manera simultánea y en un período corto de tiempo. Y el asesino relámpago se lo conoce por cometer asesinatos múltiples en periodos cortos de tiempo y en distintos lugares (Anónimo, s.f)

El abogado y criminólogo Gabriel Pombo en su libro “Hsitorias de asesinos” (2010), cuenta que la palabra “asesinos” deriva de “hashishin” (adictos al consumo del hachís), y representa a una antigua secta musulmana que mataba bajo los efectos de esta droga por motivaciones religiosas cumpliendo órdenes de sus jefes y profetas.

FORMAS CLÍNICAS Y DIAGNÓSTICAS DE LA PSICOPATÍA

Son posibles diversas variantes dentro de la personalidad psicopática. Es necesario contar con agrupaciones sintomáticas para incluirlas dentro de un eje prevalente. (Ey y Bernard, 1984)

El tipo neurótico

El sufrimiento interno y la culpabilidad son mas frecuentes que se encuentren entre los adolescentes y las mujeres, que en los psicópatas hombres. (Ey y Bernard, 1984)

Lo que suele verse son elementos histéricos centrados por la negación de la castración. Como ejemplo de esto se encuentra la mitomanía, donde la idea obsesiva se transforma en compulsión. (Ey y Bernard, 1984)

La mitomanía dentro de la histeria, se la puede relacionar con las personas que se mitifican y al mismo tiempo intentan mitificar a los demás. Es decir, que el mitómano se crea un papel importante con un personaje siempre atractivo, y se adhiere a dicho personaje. Para mantener su invento de autor-actor, es capaz de enredarse en préstamos, cheques sin fondos, cambios de identidad, etc. En el momento en que es descubierto, por ejemplo, por una estafa o ante una prueba irrefutable, el psicopático

desaparece y reaparece en otro “escenario” en el que le es posible montar nuevamente su personaje. (Ey y Bernard, 1984)

En este caso el paso a la acción va mas allá de un acto, sino que es una manera de vivir, entremezclando fantasía con realidad y una búsqueda inalcanzable del “yo ideal descarnado” (Ey y Bernard, 1984: 335).

“…rechazando toda frustración del deseo, impulsa al sujeto a una sobrecompensación narcisista perpetua en la que vive su megalomanía neurótica y perversa” (Ey y Bernard, 1984: 335)

El tipo psicótico

Puede aparecer la psicopatía en adolescentes y en el adulto joven como antecedente a una evolución esquizofrénica, o por el contrario, como una psicosis infantil fijada. (Ey y Bernard, 1984)

Se observan accesos catatónicos, estereotipias verbales y motoras, sobre un fondo de irritación constante. (Ey y Bernard, 1984)

El tipo perverso

Este tipo de psicopático es el que mejor se adapta a la realidad, incluso se lo puede llamar como “superadoptado” a las condiciones sociales. Pero, esta conducta tiene su contracara que son las perversiones sexuales. Dentro de estas se encuentran: la violación, el exhibicionismo y el voyerismo. (Ey y Bernard, 1984)

Existe el exhibicionismo neurótico se basa en la búsqueda compulsiva de castigo es permanente, la cual estaría catalogada como conducta masoquista. O también, se da en neuróticos del tipo depresivo, donde la búsqueda se manifiesta a través de catástrofes, y de conductas reactivas a una decepción, por ejemplo. (Ey y Bernard, 1984)

El psicopático sin embargo, establece un tipo de conducta diferente. Ésta es hábil, premeditada, y estereotipada, ya que siempre se siente atraído por el mismo tipo de mujer y en una situación muy concreta. (Ey y Bernard, 1984)

El voyerismo o placer de ver, se lo asocia a una conducta pasiva, dentro de la psicopatía se la integra a una agresión oculta y cínica. (Ey y Bernard, 1984)

También se debe mencionar como perversiones a la cleptomanía, piromanía, ciertos homicidios y las conductas de algunos jugadores y estafadores. (Ey y Bernard, 1984)

Ressler (2005) divide a los “serial killer” en dos grupos: los de tipo organizado y los de tipo desorganizado.

Asesino organizado

Por lo general es de apariencia normal o incluso atractiva, y su inteligencia se encuentra por encima del promedio.

Posee una buena habilidad para comunicarse y hablar.

Lleva una vida normal, con un trabajo decente que le permite vivir correctamente. Pero no se encuentra en él una planificación a futuro, y muchas veces, a pesar de su inteligencia, actúa sin importarle las consecuencias de sus comportamientos.

Ressler (2005) dice que son personas que se encuentran sumamente enojados con la sociedad y las mujeres, lo que los hace incapaces de amar. Por lo tanto, tienden a creerse superiores al resto de las personas, y les encantan sentirse fuerte y con autoridad.

Llevan siempre consigo el instrumental para matar, como puede ser, cuerda, cuchillo, cloroformo, esposas, etc.

El psicopático organizado antes de asesinar a su víctima le comunica lo que le va a suceder. De esta manera hace que la angustia de su presa sea más intensa.

Es muy meticuloso en cuanto a la evidencia posible del asesinato, por lo que trata de esconder, enterrar y destruir posibles pistas, así como también con el cuerpo de su víctima.

Asesino desorganizado

Es todo lo contrario al asesino organizado.

Posee una apariencia poco atractiva, tiene una imagen pobre de sí mismo y por lo tanto se siente excluido. Su casa y sus cosas demuestran escaso orden y suciedad.

Es una persona solitaria, incapaz de relacionarse con los demás. También es incapaz para mantener relacione sexuales, y en el caso de mantenerlas es muy malo para ello. Generalmente no es inteligente, y es posible que haya permanecido por algún tiempo en una institución para enfermos mentales.

Este tipo de psicopático no carga con el clásico kit de herramientas y tampoco hay planificación del crimen. El ataque es rápido, furioso y decisivo, haciendo que su víctima reciba herida mortales desde un principio. No se molesta ni se preocupa por la evidencia después del crimen.

BIOGRAFÍA

Suelen ser niños con historias particulares, bastante extrañas, las que resultan muy reveladoras en el momento del diagnóstico. (Ey y Bernard, 1994)

Jorge Bafico en su libro “Los perros me hablan” (2012), cuenta las anécdotas de dos psicópatas muy famosos: Jeffery Dahmer y Ted Bundy.

Relate que, Jeffery Dahmer era un niño el que se interesaba en la anatomía de los animales. Pasaba horas en el patio de su casa abriendo animales, sacándoles la piel, descuartizándolos, examinando su interior y sus órganos. Tanta era su fascinación, que recorría la carretera para levantar los animales muertos y llevarlos a su casa. Juntaba los cadáveres para mutilarlos, arrancarles la cabeza y clavarlas en palos como trofeos en el patio de su casa, el cual luego ofició como cementerio. Parecía nada más que un juego para sus familiares; hasta que llegó el día que Jeffery cometió su primer homicidio y enterró a su primer victima humana en este mismo jardín familiar.

La anécdota de Ted Bundy, muestra el interés por los cuchillos y las historias muerte. Un ejemplo de esto es relatado por su tía abuela, cuando sorprendió a Ted, que con apenas tres años, había dispuesto los cuchillos de la casa a su alrededor mientras dormía. (Bafico, 20212)

Él solo se quedó ahí y sonreía…lo eché del cuarto y bajé los implementos a la cocina y le conté a mi madre. Recuerdo haber pensado en este tiempo que yo era la única que pensaba que eso era extraño” (p. 70)

Son niños que presentan temprana crueldad con los animales, lo cual es normalmente un signo claro de problemas emocionales y de conducta. Los psicópatas adultos suelen describir su crueldad infantil hacia los animales como hechos ordinarios, incluso divertidos. (Hare, 2003)

La crueldad con otros niños, incluso con sus amigos, también es parte de esa incapacidad para experimentar la empatía necesaria para aplacar los instintos de infligir dolor a los demás. (Hare, 2003)

Siguiendo el “Tratado de Psiquiatría” (1994) se toma los siguientes parámetros:

-La educación es difícil. Son niños caprichosos e inestables, los cuales poseen un rendimiento debajo a lo esperado de acuerdo a capacidad, a su inteligencia. Esto se debe a que son desatentos, buscan su gratificación personal y no cumplen con las tareas planteadas.

- Labilidad emocional desde la primera infancia y ambivalencia en sus relaciones. Pasa rápidamente de ser un niño seductor y querido por sus compañeros, a ser un niño cruel, odiado y temido.

-Presentan oscilaciones conductuales. De ser un niño adaptado a las condiciones de vida a portarse rebeldemente, como por ejemplo: fugas precoces, impulsividad, ataque de cólera, malicia en sus primeras relaciones o con el grupo.

-A menudo provienen de familias disociadas o perturbadas.

-Es conveniente investigar si existieron carencias afectivas reales: madre ausente y/o insuficiente, padre distante, reiterados traslados. Así como también si hubo errores educativos en momentos críticos, como del destete o la educación esfinteriana.

-La pubertad reactiva todos estos elementos. Se vuelve un adolescente con carácter reacio, inestable, en el que prima la impulsividad. Son creadores de inventos dañinos, y su discurso está configurado por mentiras y patrañas. Se observa precocidad sexual y los primeros actos delictivos.

Robert Hare (2003) también pone énfasis en los siguientes problemas conductuales en la infancia: mentiras constantes, robo, ausentismos escolar, escapadas de su casa, abuso de sustancias, vandalismo, provocación de incendios, violencia, mal comportamiento en clase y sexualidad precoz (10 ó 12 años). La historia de estas conductas en el psicópata es mucho más seria y más prolongada que en los demás niños.

Este psicólogo americano, dice que si bien nos encontramos con psicópatas que han sufrido carencia emocional, material y abusos físicos en su infancia; hay otros que se caracterizan por provenir de un hogar cálido, con hermanos normales capaces de amar y de cuidar a los demás. Más aún, subraya que la mayoría de las personas que han tenido infancias terribles no se convierten en psicópatas o asesinos. (Hare, 2003)

Indica que la psicopatía aparece en edades muy tiernas, entre los tres y los cuatro años. Y a diferencia de la mayoría de las personas que se ven influidas por el entorno en que crecen, no es el caso del psicópata, cree la naturaleza les ha ofrecido algo diferente al resto de las personas. (Hare, 2003)

Las fuerzas normales de socialización que moldean la personalidad de ser seres sociales y de llegar a ser mejores ciudadanos no funcionan con el psicópata. Hare (2003), dice que el ser humano no nace bueno ni malo, sino que nace con propensiones o tendencias que si no se canalizan bien pueden llegar a la agresividad, a un comportamiento explotador de los demás. Pero dado que el ser humano puede socializar, desarrollar una cultura, ha creado una conciencia moral y una ética para regirse. De esta manera se pueden canalizar los sentimientos y fomentar el potencial de solidaridad que también tiene el género humano. Sin embargo, para los psicópatas nunca se dan esas experiencias sociales que de manera natural dan lugar a la conciencia.

CARACTERÍSTICAS

La conciencia moral

Si se quiere entender la mente de un psicópata, como punto de partida se los debe pensar como personas carentes de conciencia. (Hare, 2003)

Puede decirse que las personalidades psicopáticas carecen del paso evolutivo necesario para desarrollar la conciencia moral en la formación del carácter. (Hare, 2003)

Dicho paso es esencial para ligar las pulsiones arcaicas que recorren libremente el campo de lo psíquico, dando lugar a un yo organizado. De esta manera el individuo puede realizar sus acciones o sus conductas de una manera autónoma y equilibrada, involucrándose a él mismo y a los que los rodean. (Ey y Bernard, 1994)

Es sabido que la ética y la moral no provienen de lo instintivo, sino que derivan de la evolución y los comportamientos que una cultura imparte, y son transmitidas por las instituciones como la escuela, la familia y la iglesia, entre otras. (Ey y Bernard, 1994)

A un nivel de integración menor las prohibiciones de origen externo se hacen internas por la aparición de la culpabilidad primitiva frente a las imágenes todopoderosas de los padres”. (Ey y Bernard, 1994, p. 338).

Henry Ey y Bernard (994), llaman a este primer nivel como conciencia pre-moral. Luego evolucionara en un nivel superior en el que el individuo es capaz de adaptarse a las normas sociales y hasta llega a desarrollar su propia ética personal.

En la mayoría de las personas los castigos de la primera infancia hacen que se establezca un vínculo entre lo prohibido y las sensaciones displacenteras, y este vínculo permanecerá por el resto de sus vidas. (Ey y Bernard, 1994). No es el caso de los psicópatas. Ellos tienen pocas aptitudes para experimentar respuestas emocionales como el miedo y la ansiedad, que para Hare (2003) son la fuente principal de la conciencia.

Por lo tanto, no comparten las normas sociales por las cuales se rige una sociedad y no comparten las habilidades interpersonales. No existe para ellos la empatía, es decir, que no son capaces de colocarse en el lugar del otro. Tampoco se encuentran familiarizados con los valores personales y se muestran incapaces para entender temas referentes a esto. (Hare, 1984)

El psicopático es indiferente a las emociones como la alegría o la tristeza, como la belleza o la fealdad (excepto de una manera muy superficial), bondad, amor, horror y humor no tienen significado para él. No se siente motivado por estas emociones, y además le falta capacidad de ver que los demás se conmueven. (Hare, 1984)

Son incapaces de establecer lazos afectivos con su entorno, todo ello les lleva a cometer sus impulsos pasando por encima cualquier norma social o moral, salteándose la ley. No hay conflicto entre el goce y la ley, porque por más que sepa que los actos que comete o que cometió son un delito, a él no le concierne, no le importa, no las siente como tal. No puede manejar ni sentir sus propias emociones, incluidas las de culpa o remordimiento. (Hare, 1984)

Es la conciencia la que permite al ser humano imaginar la consecuencia futura de sus actos, y de generar capacidad de insight. Esto es algo que los psicópatas no pueden lograrlo debido a que su aparato psíquico no se encuentra apto para experimentar tales emociones. (Ey y Bernard, 1994)

Bafico (2012) incluye a la psicopatía como una patología del súper yo, en la medida en que esta instancia es la responsable de la internalización de pautas sociales, éticas y morales.

Este autor también relata que las personalidades psicopáticas tienden a crear códigos propios de comportamientos, y se sienten culpables al infligir sus propios reglamentos (Bafico, 2012)

El psicópata es una persona sumamente egocéntrica e individualista. Puede interactuar y relacionarse socialmente, pero ven y tratan a las personas como objetos que utilizan a su propio beneficio. (Bafico, 2012)

Baffico (2012) utiliza la palabra “cosifica”, porque es característico del psicópata quitarle la jerarquía al otro, ven al otro como algo para usar y para tirar. Esto implica que el psicópata trabaja siempre para sí mismo y es un hábil manipulador, por lo que cuando da, sin lugar a dudas está esperando recuperar esa inversión en el futuro.



Manipuladores megalomaníacos

Otra característica que se observa es la sobrevaloración de su persona. Se los puede identificar como megalomaníacos, y gran parte se debe a la hipervaloración de lograr lo que quieren por medio de una empatía utilitaria. (Bafico, 2012)

Sabe captar cuáles son los elementos del deseo y del goce inconsciente de su partenaire.” (Bafico, 2012, p.34)

Son capaces de captar la necesidad en el otro, sus debilidades y obrar sobre ellas para manipularlo. Tejen una red y de una manera u otra todos quedan atrapados en ella. (Hare, 2003)

Tanto los profesionales de la salud (médicos, psiquiatras y psicólogos), así como también las personas que se especializan en el campo de lo legal (abogados, policías, etc.), coinciden en que es muy difícil identificar al psicópata. Son personas dignas de una doble personalidad. Se muestran, o también podría decirse que se “venden” como personas confiables, amables, gentiles, generosas, de buen corazón, no dejando ver la oscuridad de sus emociones y de su carácter (Hare, 2003).

Bafico (2013) cita a un psiquiatra argentino, Hugo Marietan. Éste los tilda de ser personas convincentes, que suelen ser carismáticos y seductores.

A veces parecen que fueran altruistas, generosos, desprendidos, pero es solo un montaje” (p. 33).

Impulsividad

El “Tratado de psiquiatría” (1994) define a la conducta psicopática en una frase: paso a la acción o acting out. Y hace una comparación entre la conducta “autoplástica” característica de la psicosis y neurosis, y la conducta “haloplástica” del psicópata.

En el psicótico la pulsión no encuentra vías de descargas sanas en el exterior. Es su propio organismo que como mecanismos de defensas produce cambios internos para enajenarse de la realidad exterior. No obstante, el psicópata genera modificaciones en el medio ambiente. O sea, que la única vía de descarga posible de la tensión interna es hacia los demás.

“…no se trata de un acto simbólico aislado, sino de una realización completada y repetitiva, como si la energía bloqueada pasara a la acción en su totalidad y de forma habitual” (Ey y Bernard; 1994, p.331).

Este tipo de descarga pulsional acontecen de manera explosiva, son bruscas y están cargadas de agresividad, lo que deja ver una falla en la represión (Ey y Bernard, 1994)

Ey (1994) habla de ausencia de elaboración mental, y dice que muchas veces el psicopático deja la impresión de “vacio mental” al observador que lo estudia. Por lo tanto es normal que la acción se dé en lugar del lenguaje, porque el acto es inmediato y no existe la mediación necesaria que requiere el lenguaje.

Alonso Fernández (1982) describe a la psicopatía como una anomalía estructural de fondo endotímico. Debido a esto, al psicópata le resulta muy difícil controlarse a sí mismo, a su afectividad y a sus impulsos. Dice que esta impulsividad puede ser la causa de una depresión disfórica, en la cual la irritabilidad es el síntoma principal. También puede deberse a una exaltación hipertímica, a sus grandes oscilaciones afectivas y a una enorme facilidad para pasar a la cólera.

Robert Hare (2003) cuenta que una de las respuestas típicas de los psicópatas es: “lo hice porque lo sentía”. Esto refleja que sus actos impulsivos juegan un papel principal a la hora de conseguir placer y satisfacción inmediata. Hare los compara con un niño ensimismado en sus propias necesidades, donde simplemente ignora las necesidades de los demás y es imposible modificar su deseo.

Relata:

Un día u otro, sus familiares, jefes y compañeros de trabajo sufren las consecuencias de su voracidad. La gente normal no se explica lo que ha sucedido: abandonan empleos, rompen las relaciones, cambian los planes, saquean sus hogares y hieren a la gente, frecuentemente por razones que no son más que nimiedades” (p. 50)



El poco control de su conducta o su control inhibitorio es evidente (Clekcly, 1988).

Reaccionan agresivamente ante la más mínima provocación y frente a trivialidades, y frecuentemente en contextos que para los demás parece inadecuado (Clekcly, 1988).

Suelen responder al fracaso y a la crítica con inesperada violencia, amenazas y ofensiva verbal. Pero lo más curiosos de estos estallidos es su corta duración, y después del episodio actúan como si nada hubiera sucedido (Clekcly, 1988).

A pesar de sus episodios impulsivos, el psicopático no se encuentra fuera de sí, es decir que no pierde totalmente el control de su conducta. Él sabe exactamente de la manera en que se está comportando. Pero a diferencia de las personas sanas que experimentan determinados tipos de emociones frente a situaciones de este grado, ellos (los psicópatas) se encuentran despojados de emociones y por lo tanto sus acciones agresivas son frías (Clekcly, 1988).





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad