Embarazo adolescente


ANALISIS DE MATERIALES DE OPCION ADOPCION



Descargar 312.5 Kb.
Página7/8
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño312.5 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

3.2. ANALISIS DE MATERIALES DE OPCION ADOPCION
La proposición general de sentido de las entrevistas en profundidad acerca de la experiencia de la entrega en adopción podría expresarse en los siguientes términos: "la entrega en adopción como respuesta al embarazo adolescente significa el equivalente del aborto realizado a través de la maternidad, es decir una posibilidad de borrar las huellas externas de una transgresión de los límites del orden, para hacerse cargo internamente de las sanciones que dicho orden prescribe para tal transgresión". En otras palabras, significa deshacerse ("ausentarse" sería una mejor expresión) de la maternidad al costo de llevar consigo sentimientos profundos de culpabilidad y de desvalorización personal.
"Ahora, no sé... nunca se me va a olvidar lo que hice... la mayoría de las veces no me acuerdo pero siempre yo creo que va a estar ahí, que tuve una guagua, que fui mamá y todo eso, a veces mis mismas hermanas cuando yo las veo, conversan y cuentan como es ser mamá y a mí me dan ganas de decirle que a mí también me pasó, que pasa esto y lo otro pero yo no puedo, o sea tengo que callar porque ellas no saben nada".
"Yo nunca me puedo olvidar de ella, me acuerdo a veces pensando otras cosas, cuando veo a otra guagüita me acuerdo de ella pero yo no sé, como toda mujer o madre, de alguien que tuvo dentro de uno, se aleja como si un hijo se le muriera, un hijo ya grande, es como si le quitaran algo de su propiedad, pero yo creo que está bien, que va a estar mucho mejor porque con nosotros... conmigo a lo mejor..."
"Después de lo que hice yo... no sé... yo... lo que hice -dar mi guagua en adopción- nunca se me va a olvidar...".
El "deshacerse" de la maternidad implica también la percepción de un "vacío" que requiere ser "llenado" de algún modo. Sin embargo, a diferencia de aborto, ya no es posible llenar dicho vacío sin una constante referencia al hijo o hija ausente -de cualquier manera se vivió la experiencia de la maternidad y ello resulta imposible de borrar.
"Yo siempre pensaba... a veces pensaba algo rico... tenía unas ansias grandes de tenerla en mis brazos y no sé por qué... Cuando la tomé... y la vi... era blanquita me acuerdo. Fue la asistente social, me dijo que era rubiecita y de ojos azules, igual que yo. Yo dije "quiero verla" pero después dije no. Yo pensaba tenerla junto a mí, tenerla, vestirla, todas esas cosas, pero yo decía "mi familia no sabe, mis vecinos tampoco, yo tengo que estudiar y cómo con una guagua". A veces pensé que todo era fácil pero cuando me acordaba de eso todo se me derrumbaba, pero siempre quise... no sé, estar con la niñita. Yo me acuerdo que la patrona de mi mamá compró ropita, compró calcetines, piluchitos y yo siempre miraba esas cosas, la ropita, me tocaba mi guatita y yo siempre... no sé... soñaba que me gustaría ser una señora grande, me gustaría tener mi profesión, me gustaría estar casada y todo, me gustaría estar grande ya para tener a la niña, ya no una estudiante, quería estar grande para tener a la guagüita, siempre pensaba eso yo, porque decía "se parece a mí" y yo la vi esa vez no más y después no pude verla".
"Cuando la tuve conmigo fue algo así como... una sensación extraña, fue como cuando uno juega así a las muñecas y juega que tiene guagüita, pero esta era una guagüita de carne y hueso, se siente como una señora ya madura ya, no sé... que... es difícil explicar... lo único que sentía yo era pena y alegría. Alegría porque nació sanita y pena porque al final no la voy a poder ver y después me tocaba mi guata y no estaba ella y yo me sentía flaca, no sentía esas pataditas que me daba y me ponía triste. Pero decía "mejor pa ella, mejor pa mí, mejor pa los padres que la adoptaron porque ellos no tienen familia y de esa niñita les puede venir toda la alegría de ellos y yo creo que ella va a estar bien".
"Yo pensaba que esto de dar en adopción a mi guagua... iba a nacer y yo no la iba a ver, que no iba a estar conmigo pero la señorita que me atendió me dijo todo lo contrario, que ahí no tenía que enterarse nadie, que yo tenía que salir de ahí, para mí eso fue... estuve con ella tres días, la vi, la tuve que vestir, o sea estuve con ella tres días y prácticamente me hice mamá, después quizá, no sé... me venían ganas de arrepentirme de lo que iba a hacer, pero no pude, no tenía... por ejemplo me hubiese gustado que mis papás hubiesen sabido pero yo sabía que ellos no me iban a aceptar y que me hubieran dicho que no lo hiciera que me fuera para la casa y que ellos me iban a ayudar en todo, pero no iba a ser así por eso decidí y lo hice".
La imposibilidad de borrar las huellas de la maternidad -de olvidar al hijo o hija ausente- requiere de un sustituto: borrar la memoria de la pareja y el acto de gestación (violación, en un caso, y relaciones sexuales no deseadas, en el otro), a la vez que negar la imaginación de una posible pareja futura. En tanto sustituto que se borra, el vacío sigue siempre latente y, por ello mismo, siempre en búsqueda de llenar.
"¡Mejor que se hubiera ido! Yo creo que si no hubiera pasado nada de esto él todavía estaría con nosotras, pienso yo, él me violó. Siempre, de chica, yo me acuerdo siempre intentaba cosas malas con nosotras hasta con mi hermana. Siento como un odio contra él, de recordarlo, no quiero recordarlo, pero fue así".
"A veces siento que todo lo que me pasó fue por culpa de él porque me decía que me quería, pero no me explico por qué me pidió que tuviéramos relaciones".
"Yo creo que ya no es lo mismo... o sea siempre me he preguntado que si él realmente me quería no me pudo haber pedido eso, lo que a mí me pasó, entonces por eso yo... o sea digamos... ya no me acuerdo de él.. o sea, a veces siento que todo lo que me pasó fue por culpa de él porque me decía que me quería pero no me explico por qué me pidió que tuviéramos relaciones. Si yo le decía que estaba embarazada, yo creo que... o sea lo que yo pienso es que él habría aceptado a la guagua, a lo mejor se habría querido casar conmigo y yo haberme quedado con el bebé, pero eso es lo que yo no quería y como yo había tomado la decisión de darlo en adopción por eso callé".
La percepción de transgresión del orden -y los desgarros afectivos que la separación produce- aparece racionalizada en el deseo de que el hijo o la hija tenga el bienestar que su madre no puede ofrecerle. La imposibilidad de borrar las huellas de la transgresión (así percibida) se hace soportable en una elaboración fundada en los afectos (cuyo telón de fondo es la imposibilidad de responder a los imperativos que el orden prescribe para la maternidad). La opción tomada aparece legítima sólo en función de una interpretación afectiva -enunciable en el sentido común como "hacerlo por amor".
"A pesar de lo que hice... claro no me siento tranquila pero me siento bien y sé que ella donde esté va a estar yo creo mucho mejor que estando conmigo y... (pausa larga) y ojalá... no sé... ojalá nunca se llegue a enterar que su mamá la dio, o sea que no sufriera..."
"Yo no voy a tener mucho tiempo de estar con ella porque voy a poder seguir estudiando, también mi mamá se sentía rara porque la perjudicó a ella también, a la vez me sentía como si la niñita, la guagüita fuera un peso para todos nosotros, para mi mami... yo pienso: la comida, la ropa, después crecen, los útiles, la ropa del colegio, todas esas cosas, en cambio con esa familia que tiene ahora yo creo que la van a ayudar, creo que le van a dar todo, yo creo que ellos van a ser todo por ella. Con nosotras yo no podría darle el tiempo que necesita la niña, no podría trabajar porque yo iba al colegio, entro a las siete y salgo a la una y a esa hora nadie se puede quedar con ella, mi mamá no puede atenderla porque está trabajando o si no porque necesita la plata que es escasa porque es la única que trae la plata, ella es la que nos da la educación a nosotros, es difícil también. Yo pienso que los padres le van a dar una buena educación y a lo mejor la quieren harto. Mejor para ella porque va a tener el amor de su padre y de su madre adoptivos y la van a ayudar y le van a dar lo que a lo mejor yo no le puedo dar”.
Salir de la percepción "vacío" que dejó el embarazo supone también el abrirse al futuro. El deseo de olvidar se confunde con el deseo de evitar que vuelva a ocurrir el embarazo y el miedo a que una nueva maternidad traiga de nuevo la maternidad borrada o ausente. Antes de ello, sin embargo, el vacío debe ser imaginariamente llenado con algún propósito inmediato que permita construir algún futuro en que el olvido sea posible. Olvido y futuro parecen confundirse, operando como una dialéctica que "se va dando" en el continuo de vivir con algún sentido, con algún propósito que conduzca a algo más, que permita "algún día" ser algo distinto a lo que se es ahora.
"Yo creo que en un tiempo más, en unos años más... yo no quisiera acordarme de lo que puede pasar adelante porque yo me voy a tener que casar y van a venir los hijos y ahí va a tener que ser cuando más me va a afectar lo que hice porque voy a volver a ser mamá y voy a vivir lo mismo que me pasó a los 17 años"
"...pero yo trato de olvidarme, de sacármelo de la cabeza, claro que a veces me acuerdo, a veces se me viene a la mente, me siento como mal pero trato de olvidarme y andar mi cabeza ocupada entonces así no me acuerdo. Ha pasado ya un año, fue en Mayo del año pasado".
"Yo trato de... cuando puedo... de pasarlo bien, me divierto y no sé... o sea para mí es de no acordarme de lo que me pasó y salir adelante, seguir adelante y no acordarme de lo que me pasó porque a veces... cuando me acuerdo me pongo triste, no sé, a veces... yo me hago la pregunto de cómo estará ella (pausa larga)".
"Mis intenciones son trabajar un tiempo más y seguir estudiando, en la noche, en la tarde, no sé... pero eso es lo que quiero hacer en un tiempo más. Yo me vine a Santiago porque quería seguir trabajando, pero yo allá (se refiere a su lugar de origen) no descubrí que estaba embarazada, acá me di cuenta que estaba embarazada".
"Lo que me gustaría sería dejar el trabajo que llevo, trabajar en otra cosa, no sé... peluquera, cualquier otra cosa pero no seguir de asesora del hogar, digamos, a mí en realidad me gusta lo que hago pero uno se siente menos con otras personas. En un tiempo más voy a tratar de seguir estudiando".
Desde este punto de vista, los proyectos de vida aparecen como un inmediato "hacer con vistas al futuro" (estudiar), aunque dicho "hacer" sólo tenga como sentido manifiesto el simple "ser distinta" a como se es en el presente. Es, por tanto, un futuro abierto limitado por la necesidad de elaborar el pasado, por hacer de éste algo que represente algún sentido y se abra, (algún día), a la posibilidad de un futuro que se llene con "algo más".
CAPITULO V

CONCLUSIONES

PROPUESTA DE MARCO TEORICO PARA EL ANALISIS DE LOS FENOMENOS EN ESTUDIO

INTRODUCCION
Las reflexiones que siguen constituyen un intento de interpretación sistemática de los materiales en estudio. En tal sentido, se trata de una propuesta exploratoria que requiere ser sucesivamente profundizada y perfeccionada en un proceso que llegue a ofrecer de modo más ordenado, claro y preciso, las categorías y conceptos que permitan describir, comprender e interpretar el sentido de las distintas respuestas al embarazo adolescente.

1. EL EMBARAZO: UNA EXPERIENCIA COMUN A QUE RESPONDER
El análisis de los discursos grupales y de las entrevistas en profundidad requiere de la construcción de los conceptos y categorías que permitan dar cuenta de los fenómenos en estudio. En el caso específico de esta investigación, tales conceptos y categorías requieren ser construidas a partir de los materiales disponibles, buscando en ellos los elementos principales y relacionándolos de manera tal que permitan comprender las experiencias vitales que se enuncian en los discursos de las adolescentes embarazadas y las situaciones, condiciones y vivencias que las llevaron a tomar una u otra opción ante el embarazo.
Resulta obvio destacar que la vivencia fundante de cualquiera situación actual generada a partir de tomar cualquiera de las opciones ante el embarazo la constituye precisamente dicho embarazo. Porque éste ocurrió es que se han tomado dichas opciones. Por tanto, el punto de partida de nuestro análisis estará dado por este acontecimiento fundante.
Desde la perspectiva de los recorridos biográficos de las adolescentes, el embarazo constituye una experiencia que modifica radicalmente dichos recorridos instaurando un "antes" y un "después" del mismo. La percepción básica es la de "cambio" drástico que altera sus propias autopercepciones, sus relaciones familiares, de pareja, sociales, etc., definiendo un nuevo modo de "estar en el mundo".
Por ello mismo, creemos que el embarazo adolescente puede ser definido como una "situación límite" que debe ser analizado como un fenómeno específico; a partir de éste se representan las opciones de aborto o maternidad. En el caso de esta última, a partir de ella se representan las opciones de maternidad en soltería, de maternidad en matrimonio o convivencia, y de entrega en adopción. Esta última podría ser considerada una opción similar a la de aborto pero realizada a través de la maternidad.
El concepto de situación límite hace definible también un segundo concepto clave para el análisis: el concepto de "proyecto de vida". Este sólo sería comprensible en el contexto de una situación límite y haría referencia básicamente a una percepción fenoménica de la vida, entendida como "mi" vida en situación límite. Constituye, por tanto, una visión inmediata e instantánea de sí misma y de la realidad en dicha situación.
A los conceptos de situación límite y de proyecto de vida se hacen complementarios los conceptos de "sobrevivencia", de "otros significativos" y de "respuesta normal y anormal", todos subsidiarios de los primeros. El primero haría referencia a una evaluación subjetiva del "sí mismo" y de sus posibilidades de mantener su integridad en el contexto de situación límite a la que está expuesta. El concepto de "otros significativos" haría referencia a los agentes o figuras de autoridad que representan el orden objetivo y que, en nombre de éste, operan desde visiones evaluativas de la realidad no inmediata: los efectos de realidad que cualquiera de las opciones puede provocar en el plano de las posibilidades de vida "hacia adelante". El concepto de "respuesta normal y anormal" haría referencia a aquellas opciones que requieren del mínimo o del máximo esfuerzo o de la menor o mayor drasticidad de ejecución en un contexto social y cultural particular.
De este modo, una adolescente embarazada se encuentra en una "situación límite" en la cual se juega para ella su "proyecto de vida" y en función de éste debe resolver dicha situación en referencia a los "otros significativos". La opción a tomar se encuentra, en alguna medida, inscrita como posibilidad dominante en la "respuesta normal" de su contexto. La autopercepción básica de la adolescente en relación a su proyecto de vida en dicha situación límite es la de "sobrevivencia", es decir, se "ve a sí misma" como un proyecto de vida en sobrevivencia.

2. "SITUACION LIMITE"
Este concepto hace referencia a un modo de definir la situación de la adolescente embarazada al momento de tener que asumir dicha situación y operar con y sobre ella. El carácter límite deriva de tres nociones básicas. Primero, de la noción experiencial de "cambio" respecto de una situación anterior en la cual el embarazo no existía como realidad objetiva y en relación a la cual al menos algunos de los elementos biográficos más importantes se alteran más o menos drásticamente -la percepción de que desde ese momento en adelante "todo será diferente". Segundo, la noción de "caída" o de quebrantamiento de algo -voluntariamente o forzada- (valores, normas, expectativas propias o ajenas, posibilidades de estudio o de trabajo, afectos, etc.) en relación a lo cual la adolescente se siente "culpable" en algún grado y forma. Tercero, la noción de tener que "hacer algo" frente al embarazo y que dicho "hacer algo" tendrá implicancias drásticas para toda su vida, es decir, que lo que decida hacer en ese momento le afectará mucho más allá del mismo.
La autopercepción básica puede expresarse en la imagen del "estar atrapada" en sus diversas formas lingüísticas: ¡cloteaste!, ¡estoy lista para la foto!, ¡soné!, ¡estoy perdida!, etc.

3. "PROYECTO DE VIDA" Y "SOBREVIVENCIA"
El concepto de "proyecto de vida", en el contexto específico de esta investigación, debe entenderse de dos modos distintos y complementarios entre sí. Primero, como un concepto esencialmente subjetivo y que hace referencia expresa a los modos en que las adolescentes se "ven a sí mismas" y a sus posibilidades biográficas en la situación de embarazo, es decir, como un "proyecto fenoménico de vida" -un modo en que, en medio de la situación de embarazo, se ve la propia vida como objeto de reflexión y de acción; en este caso la acción se refiere a tomar decisiones en relación a posibles opciones o caminos de "salida" de dicha situación. Segundo, como un concepto que expresa una evaluación objetiva de las condiciones de realización de un curso biográfico que integra y ordena las posibilidades de movilidad o de sustentabilidad social, económica, cultural, etc.
Ambas dimensiones del concepto operan en ámbitos de emociones distintos y específicos que determinan también disposiciones distintas hacia una respuesta u otra.
Puede sugerirse que en una situación límite el "proyecto fenoménico de vida" se orienta básicamente hacia la "sobrevivencia" de la adolescente como vida, es decir, como una totalidad subjetiva que tiende hacia su propia preservación en las mejores condiciones posibles para ella. Por ello, puede asumirse que la adolescente enfrentada al embarazo prescindirá de evaluaciones objetivas de sus posibilidades de realizar tal o cual proyecto específico de vida -lograr una profesión, establecer tal o cual relación de pareja, mantener o lograr tal o cual empleo o ingreso, etc.
Para que tales evaluaciones jueguen algún rol fundamental en el tipo de elección a hacer o de opción a tomar aparece como necesario la presencia y participación de "agentes externos" -los padres, las parejas u otros próximos significativos- o de ámbitos de emociones que permitan abrir la evaluación subjetiva de "sobrevivencia" hacia evaluaciones objetivas que incorporen consideraciones de posibilidades aparentes de vida en el contexto social particular de la adolescente -de estudio, de trabajo, de relaciones de pareja, de adaptabilidad a los requerimientos familiares o sociales, etc.

4. LOS "OTROS SIGNIFICATIVOS"
Los recorridos biográficos de las adolescentes embarazadas están constituidos por la presencia y la acción activa o pasiva de distintos agentes que influyen en sus propias acciones, en sus afectos, en sus percepciones de orden social, en sus valoraciones, en sus decisiones, etc. Entre los agentes próximos inmediatos están sus padres, sus parejas, sus hermanos y hermanas, sus parientes cercanos, amistades cercanas, etc.
Todos estos agentes operan como "figuras de autoridad" que representan el orden objetivo y que, en nombre de éste, operan desde visiones evaluativas de la realidad no inmediata: los efectos de realidad que cualquiera de las opciones puede provocar en el plano de las posibilidades de vida "hacia adelante" de las adolescentes. Por cierto, dichas visiones evaluativas de la realidad expresan también las propias disposiciones subjetivas de los "otros significativos" y, por tanto, sus evaluaciones de la realidad están impregnadas por sus propias evaluaciones de cómo la situación de embarazo de las adolescentes les afecta y les afectará respecto de los contextos sociales y culturales en los cuales existen y operan.
Luego, la influencia, presión o inducción que tales "otros significativos" pueden hacer sobre la adolescente en relación a respuestas a adoptar frente al embarazo están marcadas también por los modos como éstos se ubiquen respecto de lo que es "normal" o "anormal" hacer frente al embarazo en un contexto social o cultural dado. Por ello mismo, resulta necesario indagar acerca de qué ocurre en dichos contextos en términos de respuestas disponibles ante el embarazo adolescente. Para ello proponemos los conceptos de respuesta "normal" y "anormal", que se exponen a continuación.

5. RESPUESTA "NORMAL" Y RESPUESTA "ANORMAL"
Al interior de los conceptos de "proyecto (fenoménico) de vida" y de "sobrevivencia" se hacen comprensibles también los conceptos de "respuesta normal y anormal". Prescindimos aquí de cualquiera connotación valórica o estadística del uso de dichos conceptos en contextos distintos del que analizamos en esta investigación. Lo que nos interesa enfatizar es fundamentalmente el carácter particular de la situación en la cual la adolescente embarazada tiene que optar y de los fenómenos asociados a dicha situación.
Luego, el concepto de "normalidad" indicará básicamente un tipo de respuesta al embarazo (cualquiera de los tipos que hemos enunciado en este estudio) que resulta el más "funcional" a la evaluación subjetiva de "sobrevivencia" de la adolescente embarazada y que, por ello mismo, aparece como el que conlleva menos "riesgo" subjetivo para ella; en otras palabras, la respuesta que conlleva menor daño biográfico para la adolescente en su situación límite particular, con prescindencia de cualquiera otra evaluación de costos o posibilidades. Sin embargo, para que tal respuesta aparezca como "normal", es necesario también que ella esté ya inscrita como posibilidad real y disponible para la adolescente en su propio contexto social y cultural particular. Precisamente, es "normal" en cuanto está disponible en su contexto social y cultural y visible desde su percepción de "sobrevivencia". En un determinado contexto lo "normal" podría ser la maternidad en soltería, la maternidad en matrimonio o en convivencia, el aborto, o la entrega en adopción; más aún, es posible que en un contexto particular exista más de una respuesta normal disponible.
Inversamente, el concepto de "anormalidad" indicará la presencia de una respuesta que en un contexto social y cultural aparece como "extraña", no disponible efectivamente -ni instrumental ni normativamente- y, por lo tanto, su realización implica un alto grado de "riesgo" subjetivo para la adolescente embarazada, es decir, la expone a un mayor daño biográfico.

6. POR QUE UNA RESPUESTA Y NO OTRA
No resulta claro que la naturaleza de la respuesta adoptada se relacione directamente con el hecho de que el embarazo haya sido deseado o no. De manera general, podría sugerirse que existe una cierta relación entre las disposiciones hacia el aborto y la entrega en adopción y la naturaleza violenta o incestuosa de la relación sexual misma; en tales casos pareciera haber una mayor disposición a "deshacerse" de la maternidad por el carácter traumático y las secuelas psíquicas y físicas de la relación. En estos casos, podría sugerirse la hipótesis de que la "situación límite" ha superado las condiciones en las cuales la percepción de la adolescente respecto de sí misma es la de "sobrevivencia" sino que ésta se percibe a sí misma como directamente expuesta al riesgo de destrucción psíquica o física o a ambas. En otras palabras, de continuar el proceso de maternidad, la adolescente progresará hacia su propia destrucción y aniquilamiento, situación en la cual ya no habrá sobrevivencia posible.
Sin embargo, y con la debida reserva hacia los casos que hemos indicado precedentemente, es posible sugerir que la adopción de una u otra respuesta, en el contexto de una situación límite y de sobrevivencia subjetiva, se relaciona básicamente con lo que hemos definido como "respuesta normal y anormal".
Para efectos de exposición, traeremos un ejemplo deductivo. Una adolescente embarazada tiene ante sí cuatro opciones básicas (excluyendo las opciones extremas de infanticidio, abandono y suicidio): matrimonio o convivencia, aborto, maternidad en soltería y entrega en adopción. La opción "matrimonio" o "convivencia" implican la disposición y compromiso de la pareja, situación que no depende enteramente de la adolescente sino básicamente de su pareja; suponiendo que ésta no esté dispuesta a casarse o convivir, a la adolescente sólo le quedan las tres opciones restantes.
Para hacer efectiva la opción de "aborto", la adolescente debe, por un lado, disponer de los medios adecuados para realizarlo -medios económicos, de acceso a centros (clandestinos en Chile) que los realizan, etc.- y, por otro lado, encontrarse todavía en el periodo de gestación en que ello es posible; si tales condiciones no se dan, la adolescente sólo dispone de tres opciones: maternidad en soltería, maternidad en convivencia y entrega en adopción. Aparentemente, éstas constituyen las tres opciones reales disponibles en una situación en la cual para la adolescente no es posible o no es deseable el matrimonio o carece de medios y condiciones -edad gestacional- para la realización del aborto; complementariamente, cuando logra escapar o no está sujeta a la influencia, presión o inducción de los padres u otros significativos.
A este proceso de evaluación objetiva de posibilidades de respuesta inmediata al embarazo le subyacen procesos subjetivos que se relacionan con las dimensiones normativas de los conceptos de normalidad y anormalidad que hemos descrito precedentemente.
Como hemos señalado precedentemente, el concepto de respuesta "normal" hace referencia a una percepción de lo posible y lo disponible en un contexto dado en tanto respuesta al embarazo adolescente. Es necesario precisar que las nociones de "posible" y de "disponible" no sólo expresan referencias instrumentales -de medios accesibles- sino, sobre todo, de lo permitido y dispuesto por el orden como respuesta común.
Sin embargo, el orden permite y dispone diversas formas de respuesta, aún aquellas aparentemente más alejadas e inmediatamente disfuncionales al mismo -por ejemplo, en Chile el aborto constituye la negación radical del orden formal, al mismo tiempo que constituye el modo más radical de recuperación para sí, es decir, de borrar las huellas de la transgresión y de presentarse ante el orden "como si" no se hubiese quebrantado.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad