Embarazo adolescente


b. Maternidad adolescente y riesgo infantil



Descargar 312.5 Kb.
Página3/8
Fecha de conversión10.12.2017
Tamaño312.5 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

b. Maternidad adolescente y riesgo infantil
Uno de los aspectos que probablemente mayor interés ha suscitado en los investigadores dedicados al fenómeno del embarazo en la adolescencia, y que tiene relación con los efectos o consecuencias de la maternidad a edades tempranas, es el del riesgo infantil, es decir, el de los efectos perjudiciales para la salud y desarrollo de los niños que resultan de esa experiencia.
Uno de los aspectos examinados más frecuentemente es el de la mortalidad infantil en este grupo de niños y de los factores asociados a ella. Un estudio de Solís y otros (1986) que analiza la mortalidad en el primer año de vida según edad de la madre, indica que ésta es mayor en estos niños que el promedio del país. En 1983 la tasa de mortalidad infantil de ese grupo fue de 30.7 por mil nacidos vivos, la cual es 1.4 veces mayor que la nacional que era de 21.9 por mil. Esta diferencia es, a su vez dramáticamente mayor al agregársele una mayor paridad en las madres adolescentes, con una mortalidad infantil de 83.3 por mil cuando se trata del cuarto hijo.
También se ha estudiado la influencia de la ilegitimidad sobre la salud -y sobre la mortalidad infantil en particular- de los niños que nacen de madres adolescentes, ya que más de la mitad nace en condiciones de ilegitimidad (Viel, 1985). Al examinar la mortalidad infantil según legitimidad, se observa que en promedio, la tasa de mortalidad en los nacidos legítimos (19.9 por mil) es menor que en ilegítimos (26.6 por mil) (Solís y cols, 1986). Una situación similar se presenta en las madres adolescentes en las cuales la mortalidad infantil es de 29.0 por mil en los legítimos y de 32.2 por mil en los nacidos ilegítimos.
Viel (1985) sostiene, respecto de la mayor tasa de mortalidad de niños de madres adolescentes al interior de la condición de ilegitimidad, que habría una diferencia fundamental entre un niño que nace en condiciones de ilegitimidad de una madre adolescente y aquel que nace en semejante condición de una madre adulta. Esta última tendría más posibilidades de establecer una relación de pareja estable, legalizada o no, ha alcanzado un mayor nivel de instrucción, tiene mejores posibilidades de integrarse al mundo del trabajo y por tanto, para cubrir las necesidades propias y de su hijo.
Ahora, si a las dificultades ligadas a la ilegitimidad mencionadas añadimos las que se derivan de la condición socio-económica y educacional de las adolescentes, vemos las graves limitaciones a la posibilidad de vivir y crecer sanos de esos hijos.
Una investigación (Taucher, 1988) orientada a establecer la relación existente entre mortalidad infantil, nivel de instrucción (que es además índice del nivel socio-económico), edad y paridad, muestra que la mortalidad en el primer año de vida es inversamente proporcional al nivel instruccional. La tasa asciende a 98.85 por mil en aquellas madres sin ningún nivel educacional, duplicando la tasa de las que tienen nivel primario (44.56) y muy por sobre lo que se produce en los hijos de las madres de nivel secundario o superior.
En las menores de 20 años las cifras alcanzan niveles dramáticos siendo la tasa de mortalidad infantil en los que no tienen ningún nivel de instrucción de 126.62. Cuando la paridad aumenta, la mortalidad de esos niños asciende aún más.
Estos niños aparecen en general más indefensos ante la vida, presentan un mayor riesgo que parece estar menos ligado a su biología y es más expresión de las dificultades de ellas para cubrir un papel de madre responsable y protectora de sus hijos. Asumir la maternidad es difícil para una mujer de cualquier edad, sin embargo, cuando esta tarea llega cuando recién se ha cumplido los 15 o 16 años, las dificultades son mayores. Si bien es cierto pueden estar biológicamente capacitadas para ser madres (aunque también hay dificultades con sus cuerpos en crecimiento), es dudoso que lo estén desde el punto de vista psicológico y social.
Datos indirectos permiten sugerir también que un porcentaje alto de madres adolescentes tienen dificultad en el establecimiento del vínculo materno infantil, incrementando, tal vez, las tasas de maltrato y de retraso del desarrollo psicomotor. Esto podría ser mayor aún, si extendemos el concepto más allá del daño físico evidente e incluimos la privación peligrosa de atención, la falta de respuesta a las necesidades elementales del niño, la carencia de contacto afectivo, de cuidados higiénicos y de atención médica oportuna.
c. Estudio de los efectos de la maternidad sobre las adolescentes
Los estudios destinados a comprender el impacto de la maternidad sobre las propias adolescentes son escasos y con frecuencia parciales respecto de los ámbitos de la vida que abordan. Aquellos que profundizan en aspectos distintos a los del riesgo vital, suelen limitarse preferentemente a los aspectos educativos.
Alvarez (1987) informa que de acuerdo a datos del INE, en 1980 en Chile no se presenta ningún caso de adolescente madre de recién nacido que se encuentre cursando la educación superior y se destaca la baja escolaridad, especialmente en las menores de 15 años (88.5% básica y 5.8% sin escolaridad), tendencia que sería parecida entre las de 15 a 19 años. Asimismo, el 12% de estas madres tiene un nivel básico o menos, en relación al total de madres.

Otro investigador (Molina, 1991) concluye que en los estudios de seguimiento desarrollados por uno de los centros especializados de Santiago, el Centro de Medicina Reproductiva del Adolescente, se ha comprobado que del 50% de adolescentes que eran estudiantes al momento del embarazo, de éstas un año después sólo el 5% continúa asistiendo al colegio. El mismo autor realiza una proyección de los diversos datos, deduciendo que de las 11.910 adolescentes solteras que fueron madres el año 1989, y que eran estudiantes mientras estaban embarazadas, sólo 596 habrían seguido estudiando un año después del nacimiento de sus hijos y 11.314 abandonaron los estudios (Molina, 1991).



CAPITULO III

CUESTIONES METODOLOGICAS Y DE DISEÑO DE INVESTIGACION


1. MARCO TEORICO Y METODOLOGICO DE LA INVESTIGACION

De manera muy resumida, el marco teórico de investigación puede ser formulado en los siguientes términos (15):




  1. Lo social está constituido por el lenguaje (Maturana, 1991); expresado de manera general, ello implica que las posibilidades de pensar, de hacer, de sentir y de relacionarse, disponibles para un sujeto en un lugar y en un tiempo determinado, están ya dadas y son modeladas por el lenguaje. Por cierto, tales posibilidades pueden cambiar, pero tal cambio es casi siempre precedido de un nuevo lenguaje (los paradigmas científicos, las corrientes filosóficas, los discursos políticos o ideológicos, los discursos locales o "rollos" particulares de un grupo espacialmente localizado, etc.).




  1. Aunque el lenguaje es una construcción social de orden general, tanto su apropiación como su uso están determinados por las estructuras sociales propias de la sociedad en la cual éste opera (Verón, 1971). En otras palabras, aunque haya un lenguaje general disponible para el conjunto de la sociedad, los distintos grupos sociales o culturales se apropian de determinados códigos que utilizan para asignar determinados sentidos a sus experiencias de lo social.




  1. A su vez, las experiencias de lo social son tanto experiencias individuales como experiencias colectivas. Por un lado, para un sujeto, el sentido de una experiencia sólo se hace comprensible a la luz de otras experiencias, es decir, una experiencia adquiere su significado al interior del conjunto de experiencias que constituye su biografía. Por otro lado, para que una experiencia de un sujeto pueda ser comunicada a otro u otros -descrita, comprendida, explicada- es necesario que dicha experiencia sea también parte de la experiencia de los demás, es decir, sea una experiencia compartida (Canales, Palma y Villela, 1991). Puede, por tanto, afirmarse que, en general, tanto las experiencias individuales como las experiencias colectivas de lo social están determinadas por la configuración social y cultural de una sociedad. En otras palabras, se trata de experiencias propiamente sociales, es decir, trans-individuales, que tienen lugar en grupos sociales estructuralmente determinados.




  1. En un conjunto social pueden distinguirse tres niveles: el de los elementos, el de las relaciones entre elementos -estructuras- y el de las relaciones entre relaciones o estructuras -sistemas- (Ibañez, 1991). Dado que el orden social es del orden del decir -está hecho de "dictados" que prescriben caminos y de interdicciones que proscriben caminos- tanto el instrumento como el objeto de la investigación social es el lenguaje (Ibañez, 1991). Sin embargo, en nuestra investigación no interesa el modo cómo determinados atributos están distribuidos en una población -función de la encuesta- sino descubrir cómo distintos elementos -temas, vivencias, experiencias, etc.- son relacionados entre sí por los sujetos para constituir estructuras de sentido o elaboraciones colectivas -respuestas- a los dictados e interdicciones del orden social. Por ello, nuestra aproximación a la investigación social es esencialmente estructural.




  1. La mínima situación de interacción social es la conversación (Pask, 1976). Ello implica que lo que un sujeto dice, piensa y siente acerca de una determinada situación o fenómeno forma parte de un proceso comunicativo permanente entre los miembros de su grupo o comunidad, es decir, es una producción colectiva. No existen discursos individuales. Lo que se dice y piensa es, luego, un decir y hacer interindividual: es escuchable y comprensible para otros en la medida en que los miembros del grupo o comunidad comparten los códigos en que lo que se dice es comunicado.




  1. Del mismo modo, el sentido que ello tiene es también un "sentido común" (Canales, Palma y Villela, 1991). Este sentido común es tal en la medida en que las categorías seleccionadas por cualquier hablante individual para interpretar las diversidad de experiencias y de atributos asociados a los comportamientos siempre son transindividuales, son del orden del lenguaje y, por tanto, trascienden a los sujetos particulares. De tal modo, lo que un sujeto particular dice acerca de una experiencia es propiamente un decir colectivo -un código cultural que él activa al hablar- del grupo o comunidad a la cual el sujeto reconoce filiación o pertenencia.




  1. Inversamente, lo que el sujeto diga -que es una apropiación particular del sentido común de su grupo o estrato- muestra la disposición interior del sujeto a orientarse de tal o cual manera en su realidad, a conducirse en ella. El lenguaje es, en este sentido, un sistema modelante de las conductas de los individuos; los discursos, a su vez, son porciones de lenguaje estructuradas de modos específicos y que se refieren a tópicos específicos, producidas o apropiadas por grupos sociales particulares. El discurso de un grupo expresa, entonces, la disposición subjetiva de los sujetos miembros de ese grupo hacia determinadas conductas y prácticas individuales y colectivas.




  1. No existe una sola expresión del sentido común pues éste nunca es pleno ni homogéneo. No es una obra cerrada sino un diálogo permanente en que las distintas voces se van acomodando y reencontrando para producir lugares comunes por los que puedan circular diversas versiones de lo mismo. La única exigencia es que el sentido común establezca una clara distinción entre lo absurdo -lo que no tiene sentido- lo que es real -lo evidente, no debatible- y lo que es verosímil -decible, pensable, aún cuando no es evidente por sí mismo-. Tampoco existe una única versión en la medida en que los sujetos viven su vida en diversos contextos existenciales en los cuales operan códigos culturales distintos. De este modo, lo que se dice y se piensa acerca de algo será un diálogo a varias voces, cada una de las cuales resulta de participar desde un determinado estrato social.




  1. Lo anterior hace necesario una muestra de informantes que recorra en el óptimo toda la diversidad de posiciones posibles frente a un tópico. Se trata de acceder a los sentidos comunes que circulan entre los sujetos que pertenecen a distintos grupos sociales y que, por lo tanto, son miembros de una misma comunidad de habla. Los discursos particulares de cada grupo son, a su vez, localizaciones y especificaciones del gran discurso de la sociedad sobre ese tópico. El conocimiento y comprensión de dichos discursos particulares hace posible acceder a este discurso general.




  1. El dispositivo técnico empleado en esta investigación es el "grupo de discusión" (16); éste es de representatividad estructural, es decir, permite acceder a lo que los sujetos ubicados en las diversas posiciones en la estructura social dicen acerca del tema de investigación. A través de éste se trata de acceder a los sentidos comunes que circulan entre los sujetos agrupados en estratos, segmentos, comunidades, etc., y que, por lo tanto, pertenecen a una misma comunidad de habla.




  1. Complementariamente, para algunos de los grupos en estudio hemos utilizado la técnica de entrevista en profundidad (17). Esta puede ser descrita básicamente como una técnica de captura de discursos -discursos individuales que se presume constituyen elaboraciones o "versiones" particulares de los discursos colectivos predominantes en los estratos sociales y culturales de los cuales los sujetos forman parte- que nos permite acceder a "proposiciones" de sentido acerca del significado de una experiencia. Ello expresa dos dimensiones distintas y complementarias de la utilización de esta técnica. Por un lado, asume necesariamente un carácter biográfico dado que, en profundidad, una experiencia vital sólo adquiere sentido al interior del conjunto de las experiencias que constituyen el recorrido biográfico de un sujeto. Por otro lado, el discurso de un sujeto es, en profundidad, una versión particular de un discurso colectivo, de modo que lo que éste diga acerca de una experiencia individual aparece necesariamente como un modo intersubjetivo de elaboración de dicha experiencia.




  1. En el caso específico de esta investigación, los elementos teóricos expuestos anteriormente nos permiten afirmar dos supuestos de investigación y de análisis de los materiales recogidos. Primero, que los relatos auto-biográficos expresan una proposición acerca del significado de las experiencias de aborto y entrega en adopción al interior del conjunto de sus recorridos biográficos ("en mi vida, el aborto significa..."). Segundo, lo que las adolescentes expresen acerca de dichas experiencias tendrá necesariamente un carácter colectivo, es decir, expresará los sentidos comunes acerca de ellas predominantes en el medio social al que pertenecen.


2. CUESTIONES TECNICAS DE INVESTIGACION

a. Pregunta de investigación propuesta a los grupos de discusión.
El grupo de discusión es un dispositivo conformado por un número determinado de individuos -no menos de cinco ni más de doce participantes, siendo siete u ocho los números considerados óptimos- seleccionados de acuerdo a condiciones y atributos definidos previamente en el diseño operativo de la investigación.
La pregunta central de investigación propuesta a los grupos de discusión fue formulada en términos de "qué significa ser: 'madres adolescentes solteras', 'madres adolescentes casadas'", o 'madres adolescentes convivientes'". Esta última opción fue incorporada a partir del hecho de que efectivamente dicha situación existía y aparecía muy frecuentemente entre las adolescentes populares; ello se hizo evidente al realizar los grupos de ensayo, al comienzo de esta investigación.
b. Selección de la técnica de investigación de las respuestas "aborto" y "entrega en adopción"
Para el caso de las respuestas de "aborto" y "entrega en adopción" la técnica adoptada fue la de "entrevista en profundidad", dado que resultaba muy difícil convocar a las adolescentes a participar en grupos, a la vez que presumíamos que no iba a ser posible producir discursos grupales que permitieran una comprensión en profundidad de estas respuestas.
La entrevista en profundidad opera como un dispositivo individual que se dirige a capturar lo que un sujeto particular dice de sí mismo en relación a los sentidos comunes propios del estrato social y cultural del que forma parte; desde este punto de vista, la entrevista en profundidad puede ser "leída" como un discurso del sí mismo en relación al orden social.
En relación esta técnica, nos interesaba fundamentalmente acceder a través de ella a conocer cómo un sujeto se representa -ante sí y ante los demás- el transcurrir de su vida (18), a la explicación que dan de sus decisiones y a los sentidos que otorgan al conjunto de su recorrido biográfico. Asumimos que el relato por ellas narrado tenderá a organizarse en una estructura en que habrán secuencias, actantes, actos, aperturas, cierres, silencios, etc., que nos permitirán comprender las opciones tomadas por la adolescente y explicarlas en los contextos existenciales en que ellas se dieron.
c. Especificaciones técnicas para el grupo de discusión
Primero, pertenencia clara y definida de las participantes a un grupo social específico; por ejemplo: ser mujer, joven, estudiante, escolaridad media, urbana, de sectores socioeconómicos bajos, de familia extendida. Esta condición es crucial para una adecuada representatividad estructural de la investigación.
Segundo, que los participantes en el grupo de discusión no se conozcan entre sí con anterioridad ni se expresen simpatías o antipatías especiales entre algunos o todos ellos.
Tercero, la sesión de trabajo del grupo de discusión debe realizarse preferencialmente en un local distinto del medio cotidiano de los participantes; por ejemplo un hotel o una sala reservada de un restaurante, una aula de un colegio que posea un edificio grande, una sala de un edificio público, etc.
Cuarto, el/la investigador/a que hará la sesión de trabajo con el grupo no deberá ser conocido/a ni conocer previamente a los participantes de grupo. Por tanto, la ubicación de los participantes, de acuerdo con los criterios que se definan, la comunicación con ellos y la organización de la sesión del grupo deberán ser hechos por una persona distinta del investigador.
Si los criterios anteriores no se observan, o no se produce una adecuada integración de los participantes en el grupo, deberán organizarse nuevos grupos con participantes distintos de los anteriores. Una vez realizado el grupo, ya no es posible volver a reunirse de nuevo con las mismas personas, ni aun para un tema completamente distinto.
d. Especificaciones técnicas para las entrevistas en profundidad
Primero, que las entrevistadas hayan efectivamente vivido la experiencia que comunican. Para ello se requirió de múltiples chequeos y comparaciones de la información disponible para cada caso.
Segundo, que no existan factores ambientales o situacionales, implícitos o explícitos, que interfieran en la disposición a hablar de sí mismas de las entrevistadas.
Tercero, garantizar estricta confidencialidad, anonimato y responsabilidad del equipo de investigación, tanto en relación a lo comunicado por ellas como en relación al uso y manejo de los materiales de investigación.
Cuarto, en cada entrevista asegurarse que la situación de encuentro y comunicación creada entre la investigadora y la entrevistada quedara totalmente concluida y cerrada, especialmente en el plano emocional y relacional.
e. Población comprendida en la investigación
La población comprendida en este estudio estuvo constituida por adolescentes pertenecientes a estratos populares y residentes en áreas poblacionales urbanas del Gran Santiago.
f. Selección de la muestra
La selección de las adolescentes se llevó a cabo en base a una estratificación social fundada en factores socioeconómicos, niveles de escolaridad, entorno sociocultural, pertenencia o no a grupos culturales, religiosos, políticos, etc.
La definición de las posiciones estructurales a las cuales pertenecen y en las cuales se ubican las adolescentes que participan de la investigación, implicó un cuidadoso trabajo de identificación de los atributos específicos en base a los cuales se les considera como ubicadas en una determinada posición.
g. Atributos considerados:


  1. Sexo: La investigación comprende sólo a mujeres.




  1. Edad: Se definió como población de estudio al grupo de las mujeres adolescentes. Para los efectos de este estudio, se empleó la clasificación de grupos etarios de la OMS, que comprende a individuos entre los 10 y 19 años. Se distinguieron dos rangos de edad -menores y mayores de 17 años- tomando en consideración que los efectos del embarazo y presumiblemente las respuestas de las adolescentes difieren significativamente según si ellas están al comienzo de esta etapa o ya han cursado gran parte de la misma.




  1. Estado civil: se consideraron tres situaciones: casada, soltera y conviviente. La primera, definida a partir del estatuto jurídico: adolescentes que hayan contraído matrimonio, permanezcan o no con sus cónyuges. Las otras -conviviente, soltera- se definen por la cohabitación o prescindencia de ésta, respectivamente.




  1. Escolaridad: se definieron dos rangos: cualquier nivel de enseñanza básica y cualquier nivel de enseñanza media. En relación a la situación de estudios, se estableció una distinción entre estudiante y no estudiante.




  1. Estratificación social: se hizo en base a los estudios del Instituto Nacional de Estadísticas y de acuerdo a los métodos de estratificación utilizados por las empresas de estudios de mercado y opinión pública ADIMARK y MERCOP. Se consideraron los siguientes criterios de pertenencia de los sujetos al estrato social estudiado: clasificación según comuna (y de población dentro de la comuna), ingresos familiares, nivel de escolaridad de los padres. Además se consignó el sistema de salud utilizado.




  1. Religión: Se consideró las siguientes adscripciones religiosas: católicas activas, católicas pasivas, protestantes y no religiosas -otras religiones no fueron consideradas por no tener incidencia importante en los estratos populares.




  1. Condición de maternidad de la madre: se tomaron en cuenta dos condiciones: la madre de la participante en la investigación era adolescente en su primer embarazo, la madre era adulta al ocurrir su embarazo. Se incorporó este atributo en la definición de posiciones estructurales por cuanto, a partir de la bibliografía examinada, era posible suponer que reproducen determinados patrones de maternidad.

Preferencialmente, las adolescentes participantes deben haber vivido un período mínimo de un año desde que tomaron la opción que representan.


h. Definición de grupos específicos (de discusión)
Originalmente se consideró trabajar sobre la base de cuatro grupos de discusión por cada opción (total: ocho grupos), cada uno de los cuales estuviera conformado por entre 7 y 12 sujetos. En el desarrollo de la investigación se incorporaron otros dos más correspondientes a una respuesta no contemplada inicialmente. Ella es la de convivencia.
Esta última situación no fue comprendida expresamente en el proyecto inicial de investigación, por no constituir estrictamente un "estado civil"; sin embargo, debido a la frecuencia de este tipo de relación y, -como se ha expresado en los grupos de ensayo realizados al comienzo de la investigación-, la convivencia presumiblemente constituya una respuesta distinta tanto del matrimonio como de la soltería, ha sido incorporada al diseño del proyecto.
A partir de los atributos definidos precedentente, se diseñó la formación de 10 grupos de discusión (en realidad se realizaron 14 grupos pero fue necesario descartar 4 de ellos por no satisfacer las condiciones técnicas requeridas por la investigación). La conformación de los grupos fue la siguiente: 4 grupos de madres adolescentes solteras; 4 grupos de madres adolescentes casadas y 2 grupos de madres adolescentes convivientes.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad