Elías Haffar K



Descargar 4.89 Mb.
Página8/31
Fecha de conversión16.12.2018
Tamaño4.89 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   31

1.2Segunda reflexión


Esta surgió del convencimiento de nuestra responsabilidad ante los problemas reales de hoy y que no podemos dejarlos a las generaciones venideras (pérdida de derechos sociales, problemas medioambientales, crisis económica, deficiencias académicas, etc.). En este sentido queremos reivindicar el poder de los docentes en su papel de líderes en la transformación personal de las acciones de participación social y la posibilidad que tenemos de acercarnos más a las evidencias, al razonamiento, a la búsqueda de soluciones de manera lógica y con mayores posibilidades de verificar los hallazgos, ordenando ideas, expresándolas de forma precisa, lógica y correcta. De la misma forma pensamos en el nivel cultural del docente, que si bien es cierto, no sea un experto en matemáticas y geometría sea una persona con conocimientos generales para expresarse y ayudar a sus alumnos a expresarse con precisión. Dentro de este planteamiento trabajamos con los docentes de las instituciones que nos invitaron a dictar cursos de origami. En nuestras conversaciones con los docentes de los diferentes niveles, ellos reconocían sus dificultades y desconocimientos en cuanto a su formación geométrica, y planteaban el poco contacto con esta disciplina durante sus estudios de docencia y la necesidad de dominar dichos contenidos para poder incidir en el proceso de enseñar. Así mismo manifestaban el poco acercamiento que tuvieron con estos elementos en los distintos niveles de su enseñanza.24

1.3 La tercera reflexión


Giró alrededor de la importancia de estudiar matemática, la cual no se basa sólo en que ella es parte de nuestra vida cotidiana, sino que además, es una ciencia que al  favorecer el desarrollo del razonamiento y el pensamiento analítico, nos ayuda a analizar, a fragmentar, descomponer los argumentos en premisas, y ver las relaciones que existen entre ellas y su conclusión. Ello nos conduce a juzgar la veracidad o confiabilidad de las mismas beneficiando la agilidad mental mediante el pensamiento racional que se desarrolla al resolver un problema.

1.4 La cuarta reflexión


Aquí concedemos gran importancia a la necesidad de cooperación entre los docentes y a la posibilidad de conciliar nuestras diferencias en un marco de apoyo de lo que hemos llamado docencia compartida, Cornieles y Haffar (2018). Si entendemos que la escuela es uno de los lugares donde se hace realidad la relación docente- alumno y que ella se puede considerar como una organización, allí podremos observar infinidad de relaciones, y mientras mejor comprensión tiene el docente del hecho de enseñar y aprender mayores serán sus posibilidades de lograr los objetivos de enseñanza. Así que aquel docente que tiene una mayor competencia en una determinada disciplina puede ayudar en la toma de las mejores decisiones, en la selección de los contenidos y estrategias de aprendizajes. En consecuencia, el éxito del proceso enseñar y aprender compromete las acciones, las actividades, al docente, al alumno y a sus padres y cada uno desde su particular inserción en el proceso.

Limitaciones


Realizar un trabajo de esta naturaleza no resulta fácil, pues son muchos los obstáculos que se atraviesan, y las limitaciones hasta el extremo de pensar dejar de lado todo lo que hacemos y continuar nuestra rutina. No es sencillo convencer a otros, los cuales nos juzgan de ilusos. Bendita ilusión que nos sostiene en tanto deseo de querer mejorar la enseñanza e influir en el aprendizaje de otros. Necesitamos horas de grabación de las actividades que desarrollamos, pero ello requiere de ciertas destrezas, y de ciertos instrumentos y recursos, que no poseemos; por ello, todo el trabajo es artesanal y bajo nuestros propios riesgos. A ello debemos agregar que no nos ha sido posible trabajar durante un tiempo más o menos prolongado con un grupo de alumnos determinados por diversas razones, entre ellas, que nos invitan para dictar talleres de origami, no para enseñar geometría a través de esta técnica, sino que la actividad es vista como un juego, y para muchos desconocedores de la potencialidad de esta técnica no es más que “es doblar papelitos “ y perder el tiempo. Generalmente las invitaciones que hemos recibido, han sido en períodos vacacionales y dentro de planes institucionales, y con un público diverso. Entrar a una escuela es engorroso, se requiere de permisos, de gente interesada y comprometida que vea la importancia y el interés del trabajo, y ello no es fácil. Tuvimos la posibilidad de trabajar en tanto el dominio de la disciplina y con cierto nivel de complejidad, dada la preparación de uno de los autores, guía y soporte del trabajo, el profesor Elías Haffar K. En cuanto a la profesora Cornieles D, es una convencida de la necesidad de ayudar a otros a enseñar, y a otros a aprender. Ha tenido la suerte de haber convivido con un padre amante de la matemática, que la hizo amarla, y con hermanos que escogieron carrera universitaria donde ella era importante, pues no es una especialista en matemáticas, y tuvo que coordinar el área de matemática en el Grupo Escolar “José Gervasio Artigas “ (década de los 70), en Caracas -Venezuela; y cada vez que tuvo dudas acudía a sus hermanos, que con sana paciencia la ayudaban. El ejercicio de la docencia universitaria la llevó a tropezarse con otro amante de esta disciplina, el profesor Haffar, cuyas conversaciones coincidían con la misma preocupación: La enseñanza de las matemáticas. Así que juntos decidieron trabajar en función de ello. A ello se unió el dominio de dicho profesor del arte del origami, y donde es considerado uno de los mejores especialistas. La profesora Cornieles tampoco es una experta origamista, pero trató de incorporar ese conocimiento a su docencia, y unirla a su experiencia en el campo educativo.

Para los años 2015- 2016 ambos autores desarrollábamos una experiencia sobre la docencia compartida produciendo un material publicado en SABER-UCV (2018). Allí esbozamos la importancia de compartir entre especialistas y de orientar, discutir puntos de vistas diversos o similares, cosa tampoco sencilla; ello forja nuevas formas de aprender y de enseñar. Hemos acumulado experiencias desde dos niveles diferentes: el universitario (Ingeniería y Educación) y el nivel básico. El profesor Haffar acopiaba la experiencia en esta disciplina a nivel universitario. Ha trabajado en casi todo el contenido matemático tanto a nivel de pregrado como postgrado a nivel universitario en las Facultades de Ingeniería de diversas universidades del país, además de ser experto origamista, y un excelente docente del área, donde ha acumulado una rica experiencia desde el punto de vista didáctico para compartir conocimientos. Inventando que a partir de cuatro dobleces sobre un papel cuadriculado se resuelve problemas de regla de tres.

En el caso de la profesora Cornieles la experiencia de enseñar matemáticas se reduce a la Educación Básica, allí tuvo la oportunidad de coordinar dicha área y de investigar de cómo enseñar mejor y de aprender a enseñarla, y dados los excelentes resultados, y tropezándose con el origami, vio una forma de transmitir lo que había aprendido, y se propuso hacerlo a través de esta investigación, compartiendo estas ideas y enseñando origami y geometría en talleres con el profesor Haffar, lo que los llevó a tener la oportunidad de viajar por casi todo el país, e inclusive fuera y contactar con más de 300 maestros y sus niños. Llegando a la conclusión de que si el docente asume como importante dominar estrategias de enseñanza y se enamora de ellas, y las prueba, las valoriza, se recrea en lo que enseña, y la enseñanza se convierte para él , en un acto humano supremo. Si el docente por lo contario, hace del acto docente un acto de obligación para ganar el pan de cada día, la enseñanza se convierte en una horrible obligación. Por supuesto, no se pretende que el maestro se convierta en un mártir ni mucho menos, para los autores es un líder social (Cornieles 2018), pero como líder debe ser capaz de ayudar a guiar el proceso de enseñanza.

Muchos docentes han atravesado por la experiencia docente de básica, y el Ministerio reglamentario, durante mucho tiempo, les proporcionaba, los libros, los programas, las metódicas, el sistema de evaluación, todo. Época (décadas-70-80) en que el programa traía objetivos, contenidos, estrategias, actividades, evaluación, y los maestros sólo las cumplían. Cuantas veces tuvieron los docentes que pasar por los cambios de programas sin previo aviso y sin entrenamiento, o por cambio del sistema de evaluación, sin tomar en consideración su opinión, y sin entrenarlos para tales cambios. Por ejemplo, cuando se implanta enseñar matemáticas modernas, sin previo aviso y mucho menos preparación. En el caso de uno de las autores de este trabajo, se vio obligada a trabajar con sus hermanos, que a la sazón estudiaban Ingeniería y Matemáticas puras en la Universidad Central de Venezuela, y sólo así pudo comprender lo que debía enseñar25. Se dio muchas veces el caso que los docentes a veces dominaban el programa mejor que la persona que mandaban a entrenarlos. (Muchos eran estudiantes universitarios).

Al asumir plantear este proyecto lo hacemos como una contribución, como una forma de expresar nuestros pensamientos y nuestras inquietudes, como una forma de exigir la necesaria participación del docente en la toma de decisiones educativas. Es un grito, que no queremos sea al infinito. Hay que oír al maestro.

Reconocemos las dificultades, pero particularmente somos contrarios a que todo se nos dé como acabado, de que no se deje al maestro participar en las decisiones de aula. (Cornieles 2017) expresa “Conocemos investigaciones extraordinarias, realizadas o por tesistas, o por personas que desean ascender en el escalafón, y una vez que finalizan su investigación no vuelven por la escuela, donde hicieron el trabajo”. Creemos que la escuela Básica tiene una gran riqueza y tiene maestros que hacen cosas interesantes y ellas deben ser consideradas. El maestro es un investigador al interior de su aula y tiene mucho que decir al respecto, oigámosle.


CAPITULO II

1.-FUNDAMENTOS PSICOPEDAGÓGICOS EN LA CONSTRUCCIÓN DEL CONOCIMIENTO LÓGICO-MATEMÁTICO SEGÚN PIAGET.





Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   31


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad