El siguiente texto está copiado del libro Epistemología de Mario Bunge, Edit



Descargar 57.5 Kb.
Fecha de conversión28.01.2018
Tamaño57.5 Kb.

El siguiente texto está copiado del libro Epistemología de Mario Bunge, Edit. Ariel, Barcelona, 1980.

Capítulo 9



PSICOLOGIA Y FILOSOSFIA



A Rodolfo Llinás


Department of Physiology and Biophisics

New York University Medical School

1. FUNCIONES DE LA FILOSOFIA EN LA PSICOLOGIA

Hasta fines del siglo pasado la psicología solía ser considerada como parte de la filosofía. Desde entonces se considera una ciencia independiente, aunque sin objeto bien preciso ni del todo científica. Pero de hecho no hay ciencias totalmente independientes. Todas las ciencias fácticas dependen de la lógica y de la matemática, y cada una de ellas interactúa con otras ciencias y con la filosofía. (Véase la figura 9.1)



CIENCIAS


CIENCIAS BASICAS



APLICA-DAS

FILO-

SOFIA

CIENCIAS FORMALES


FIG. 9.1.- La interdependencia de las ciencias y de éstas y la filosofía


Si la filosofía es buena, promoverá el adelanto de la investigación científica; si es mala, retrasará el proceso científico. Si la ciencia es sacudida por una revolución, ésta afectará a la filosofía o, al menos, a la filosofía en contacto con la ciencia. Si la ciencia permanece estancada, no estimulará a la filosofía. (Véase la introducción.)

Las relaciones entre la ciencia y la filosofía son particularmente notorias en el caso de la psicología, aunque sólo sea porque ésta se ha apropiado de un tema central de la metafísica tradicional: el de la naturaleza de la psique y sus relaciones con el cuerpo. Pero hay más: las escuelas filosóficas han sugerido diversas maneras de tratar este problema. Recuérdese la enorme influencia ejercida hasta hace pocas décadas por la filosofía espiritualista, la influencia no menor que ejerció el positivismo (particularmente sobre el conductismo), y la influencia naciente del materialismo. El cuadro 9.1 muestra esquemáticamente dichas influencias de la filosofía sobre la psicología. En él, ‘psicobiología’ designa la unión de la psicología fisiológica, la psicofarmacología, la psicología comparada y evolucionista, y las demás ramas de estudio de lo psíquico desde el punto de vista biológico (o biosociológico).

CUADRO 9.1



La filosofía inspira a la psicología






Filosofía idealista

Filosofía positivista

Filosofía materialista




Psicología mentalista

Psicología conductista

Psicobiología

O

B



J

E

T



I

V

O



S


Descripción de los estados anímicos y su influencia sobre estados somáticos. Ausencia de teorías propiamente dichas



Descripción y predicción de conductas observables. Sistematización de datos mediante generalizaciones empíricas y teorías del tipo caja negra.


Descripción, explicación y predicción nomológicas (mediante leyes) de estados y procesos psíquicos y de conductas en términos de los mecanismos fisiológicos subyacentes. Sistematización mediante hipótesis y teorías del tipo caja translúcida.




M

E



T

O

D



O

S


Introspección directa o indirecta (mediante preguntas).



Observación, medición y experimentación sobre el organismo íntegro. Modelos teóricos sin referencia al sistema nervioso.


Observación, medición y experimentación a todos los niveles. Modelos teóricos que contienen variables fisiológicas, psicológicas, conductuales, etc.






  1. EL ENFOQUE DE UNA INVESTIGACIÓN Y SU COMPONENTE FILOSOFICO

La influencia de la filosofía sobre la psicología es obvia y queda señalada en el cuadro anterior. Algunos investigadores deploran dicha influencia y esperan que sea eliminada en el futuro. Ésta era, precisamente, una motivación importante del conductismo: no sólo dejar atrás la etapa filosófica o precientífica de la psicología, sino también eliminar de ella todo ingrediente filosófico. Creían lograrlo ateniéndose a los “hechos positivos”, absteniéndose de hacer hipótesis o limitándolas a generalizaciones empíricas. En la medida en que hicieron avanzar la psicología, no se atuvieron a este programa inspirado en un positivismo primitivo, ya que utilizaron conceptos que rebasan lo observable, como son los de condicionamiento y hábito. Y en la medida en que se sujetaron al programa inicial, los conductistas no contribuyeron al progreso de la psicología científica.


¿Puede evitarse que la filosofía influya sobre la psicología? No, porque toda investigación científica puede enfocarse de diversas maneras, cada una de ellas signada por una concepción general de carácter filosófico. En efecto, un enfoque (approach) o manera de concebir y tratar cuestiones -sean conceptuales o empíricas- que se susciten en un campo cualquiera puede caracterizarse así:

Enfoque = , donde el andamiaje general es un conjunto de hipótesis muy generales referentes al campo en cuestión, así como al modo de conocerlo; la problemática es el tipo de problemas que se desea tratar; la metódica el conjunto de métodos o modos de tratar dichos problemas; y las metas, las finalidades últimas de la investigación de dichos problemas con dichos métodos.
En el caso del enfoque científico,

Andamiaje = Ontología naturalista + Gnoseología realista,

Problemática = Todos los problemas concebibles en el andamiaje científico

Metódica = Método científico (que incluye pruebas empíricas sin limitarse a éstas)

Metas = describir, explicar y predecir hechos mediante leyes.
Si se acepta esta caracterización de un enfoque de una investigación se comprende por qué, por científica que ésta sea, jamás puede estar desprovista de supuestos filosóficos. En efecto, éstos están incluidos en la primera componente de todo enfoque, que es el andamiaje general constituido por hipótesis ontológicas acerca de la naturaleza de los objetos a investigar, así como por hipótesis gnoseológicas acerca de la naturaleza y el alcance del conocimiento posible de dichos objetos. Y este andamiaje general, lejos de ser prescindible, es el que guía la búsqueda de problemas y la manera de tratarlos así como la fijación de las metas generales de la investigación. Que esto es así, se comprenderá cabalmente en el parágrafo siguiente. Por ahora limitémonos a señalar que, puesto que la filosofía es inevitable compañera de la ciencia, es vital elegirla bien.

3. DOS ENFOQUES DE LA INVESTIGACIÓN PSICOLÓGICA

En el primer parágrafo hemos caracterizado sucintamente las tres orientaciones más importantes de la psicología actual. Se trata en verdad de otros tantos enfoques de la investigación psicológica. Veamos ahora en qué medida dichos enfoques son científicos en el sentido apuntado en el parágrafo 2.
Se advierte fácilmente que la psicología mentalista o introspectiva no adopta el enfoque científico, y ello porque su andamiaje comprende una ontología no naturalista (alma, ego, superego, etc., inmateriales), porque desdeña los problemas referentes a la conducta, porque no emplea el método científico y porque no se propone explicar ni predecir mediante hipótesis incorporadas a teorías empíricamente corroboradas. En suma, la psicología mentalista -en particular la psicología filosófica, la psicología “humanista” y las diversas escuelas psicoanalíticas- no es científica de acuerdo con los cánones de cientificidad aceptados en nuestro siglo. El mentalismo es precientífico.

Sin embargo, el carácter no científico de la psicología mentalista no nos autoriza a rechazarla en bloque. En efecto, esa psicología es la que ha planteado -aunque no resuelto- algunos de los problemas más interesantes de la psicología Baste recordar éstos: ¿qué son la percepción, la memoria, la imaginación, las inteligencias, las apetencias, el amor, el odio, el altruismo, la ideación, etc.? Por este motivo, por haber planteado lo que acaso sean los problemas fundamentales de la psicología, la psicología mentalista merece nuestra consideración aunque sólo sea histórica: ella es la abuela precientífica de la psicología científica. Y a las abuelas se las entierra con honra en lugar de olvidarlas.


Si ahora pasamos a la psicología conductista clásica (no a la neoconductista), notamos los puntos siguientes:


  1. El conductismo adopta una ontología naturalista limitada; naturalista porque se ocupa de organismos y no de sustancias incorpóreas; limitada porque deja de lado los procesos no observables (que son los propiamente psíquicos) y no se pronuncia por el espiritualismo ni por el materialismo.;

  2. El conductismo adopta una gnoseología realista inmadura: realista porque se propone dar cuenta de un aspecto de la realidad, cuya existencia reconoce tácitamente desde que insiste en la necesidad de la investigación objetiva; inmadura porque, al no querer hacer uso explícito de constructos hipotéticos (tales como los conceptos de deseo y de idea), no da ocasión a que se plantee el problema de si tales constructos representan más o menos fielmente aspectos de la realidad: al conductismo le basta un realismo de jardín de infantes porque no construye teorías científicas profundas, que son las que plantean los problemas gnoseológicos más difíciles;

  3. El conductismo adopta una versión recortada del método científico: su método es científico porque emplea la observación, la medición y la experimentación; y es limitado porque, al desconfiar de las teorías profundas, y a veces de toda teoría, no tiene necesidad de plantearse el problema de ponerlas a prueba ni de averiguar las relaciones entre las teorías psicológicas y teorías fisiológicas;

  4. El conductismo adopta una meta científica estrecha: científica porque se propone describir y predecir hechos observados, estrecha porque no se propone explicar ni estudiar los hechos inaccesibles a la observación externa.

En resumen, la psicología conductista adopta un enfoque científico limitado. Por este motivo (a) ha quedado estancada desde fines de la década de los cincuenta, y (b) se la debe considerar como la madre (no ya la abuela) de la psicología plenamente científica que está en gestación. Pero es una madre soltera, ya que nunca quiso contraer nupcias con el padre de esta nueva psicología, es decir, la neurofisiología. Y a las madres se las ama, se las tolera y se las trata de modo tal que no impida el desarrollo de sus hijos.


La crítica al conductismo es saludable con tal que no se convierta -como en le caso de Chomsky- en una apología del mentalismo. Al fin y al cabo el conductismo, lejos de ser anticientífico, peca tan sólo por ser científico a medias. Una sólida formación en psicología experimental de la conducta no debiera ser obstáculo para adoptar un enfoque más amplio. Valga en apoyo de esta afirmación la siguiente anécdota.
Cuando conversé con Skinner en el curso de una reunión científica en Boston, en febrero de 1976, le conté que en México se le profesa una admiración sin límites: que los psicólogos de ese país ya habían dejado atrás el mentalismo, en particular el psicoanálisis, y que casi todos ellos estaban entregados al llamado análisis experimental de la conducta. El Rostro de Skinner resplandeció de satisfacción. Pero a continuación le dije que eso me parecía desastroso. Su expresión mudó del placer a la alarma. “¿Por qué dice Ud. eso?”, preguntó. Le respondí: “Porque el conductismo ha cerrado las puertas a la psicología fisiológica y a la modelización matemática. La gente se contenta con describir lo que observa, sin interesarse en entender.” Skinner exclamó con acento de pena sincera: “¡Qué lástima!”. Y se quedó meditabundo.

4. EL ENFOQUE DE LA PSICOBIOLOGIA


Veamos ahora en qué medida se ajusta la psicobiología al enfoque científico caracterizado en el parágrafo 2. Observemos los aspectos siguientes: la psicobiología adopta


  1. una ontología francamente naturalista: naturalista porque se ocupa de organismos, y sin limitaciones porque no acepta psique ni conducta descarnadas sino que, por el contrario, sostiene que lo mental y lo conductual son funciones o actividades del cuerpo;

  2. una gnoseología realista madura: realista porque se propone dar cuenta de la realidad psiconeural, no sólo de la apariencia (conducta); madura porque, al no limitar la profundidad de las teorías, no puede rehuir el problema de averiguar el modo en que ellas representan la realidad;

  3. plenamente el método científico: su método es científico al igual que el de la física; lo es plenamente porque hace frente al problema de poner a prueba hipótesis y teorías profundas, que pretenden explicar algunos efectos macroscópicos, entre ellos el comportamiento, por mecanismos neurales y endocrinos;

  4. sin cortapisas la meta última de la investigación científica de avanzada, que es encontrar leyes que puedan explicar y predecir hechos.

En definitiva, la psicobiología adopta plenamente el enfoque científico. Más aún, en principio no le es ajeno ningún problema psicológico -ni siquiera los planteados por la psicología mentalista- aun cuando sean muy pocos los problemas que ha logrado resolver en el curso de su breve existencia. Por estos motivos, por abarcar el área íntegra de la psicología y por enfocarlos científicamente sin limitaciones, la psicobiología puede considerarse idéntica a la psicología contemporánea avanzada. (El sufijo ‘biología’ se necesitará durante un tiempo más para diferenciarla tanto del mentalismo como del conductismo, ninguno de los cuales se ocupa del sistema nervioso. Con el tiempo se dirá simplemente ‘psicología’.)


A continuación nos ocuparemos de un problema filosófico típico de la psicología: el problema ontológico de la naturaleza de la psique. Nos ocuparemos de él teniendo en cuenta los tres enfoques mencionados.

5. ¿QUÉ ES LA PSIQUE?


Es fama que en las postrimerías de la Edad Media, cuando un nuevo maestro se hacía cargo de su cátedra, los estudiantes solían comenzar por formularle la más embarazosa de las preguntas: “¿Qué es el alma?” La mayoría de las respuestas eran espiritualistas, como convenía al dogma oficial. Pero algunas eran evasivas, lo que ya era arriesgado, y a veces, poquísimas, se oía la respuesta herética: “El alma es una forma (propiedad) del cuerpo”. (Esta herejía ya había sido formulada por Aristóteles.)
Hoy día el psicólogo científico de orientación conductista y el filósofo de la mente no se sienten obligados a responder esa pregunta. A menudo la evaden, diciendo que no es una pregunta científica, ya que el alma no es observable. A mi modo de ver la que no es científica es esta respuesta, ya que la ciencia teórica contemporánea se ocupa predominantemente de inobservables tales como las partículas elementales, los campos electromagnéticos, la evolución geológica y biológica, la economía nacional, etc. El excluir una pregunta, simplemente porque no cabe dentro del marco de una filosofía empirista superada por las ciencias naturales, es signo de dogmatismo filosófico, no de apertura mental y rigor de científico.
El mentalismo es equivocado: sea. Pero muchas preguntas mentalistas son significativas, importantes e interesantes. Por ejemplo, a todos nos gustaría saber, no solo que movemos las extremidades, sino también por qué podemos moverlas a voluntad en condiciones normales y en qué consiste la parálisis. A todos nos interesa saber, no sólo que hablamos, sino también cuáles son los mecanismos cerebrales de producción de la palabra, por qué hay un área cerebral bien localizada del lenguaje y no de otras funciones mentales, etc. A todos nos interesa saber no solo que recordamos y olvidamos, sino también por qué recordamos algunas cosas y olvidamos otras, y qué ocurre con la memoria cuando cambian las concentraciones de ciertas biomoléculas en el cerebro. A todos nos interesa saber, no sólo que a veces entendemos, sino también cómo entendemos una veces y por qué no otras. Desechar estos problemas de la psicología, como lo hace el conductismo, es vaciarla de cuestiones interesantes y permitirle que se ocupe solo de problemas relativamente triviales. (Lo que puede ser una ventaja para los perezosos, pero no para quienes tienen curiosidad científica.)
Haremos pues a un lado, por anticientífica, la actitud de negar carácter científico a la pregunta “¿Qué es la psique?”. Nos ocuparemos de los enfoque que toman en serio esta pregunta. Hay dos doctrinas positivas posibles acerca de la naturaleza de los psíquico: el dualismo y el monismo. Según el primero, lo físico y lo mental son sustancias heterogéneas: lo que es físico no es mental y recíprocamente. Esta es la doctrina que enseñaban Platón, los Padres de la Iglesia, casi todos los escolásticos, los filósofos idealistas y, más cerca nuestro, los eminentes neurofisiólogos Sherrington, Penfield y Eccles.
Si lo físico y lo mental son heterogéneos, entonces son, o bien independientes, o bien interdependientes. Pero tanto el sentido común como la experiencia científica nos dicen elocuentemente que lo corpóreo y lo psíquico son interdependientes, y ello a punto tal que no queda ya filósofo que defienda la hipótesis de la independencia. Quedan pues dos versiones posibles del dualismo: el paralelismo psicofísico, defendido por la escuela de la Gestalt, y el interaccionismo, defendido en la actualidad por dos personas eminentes: el neurofisiólogo Sir John Eccles, y el filósofo Sir Karl Popper. (Véase Popper y Eccles, 1977.)
Según el paralelismo psicofísico los estados mentales acompañan a estados fisiológicos: los unos son “correlatos” de los otros, como insistía el célebre neurofisiólogo mexicano Arturo Rosenblueth. Pero, puesto que la hipótesis no especifica en qué consisten los estados mentales ni cuál es su “correlación” con los estados físicos, es imprecisa al punto de no ser científica.

Según el interaccionismo las dos sustancias, aunque heterogéneas, actúan la una sobre la otra. Tampoco en este caso se especifica, ni qué es la sustancia mental, ni de qué modo interactúa con la física. Peor aún: la noción de acción recíproca está definida tan sólo para cosas concretas. Por ejemplo, podemos decir que la neurona A actúa sobre la neurona B si los estados de B no son los mismos cuando A está desconectada de B que cuando ambas están conectadas. Más aún, la propia noción de estado está definida tan sólo para cosas concretas que pueden describirse mediante variables de estado. Todo estado es estado de alguna cosa concreta (material, física). No tiene sentido hablar del estado de la idea de triángulo: las ideas no se hallan en estado alguno y por lo tanto no pueden cambiar de estado. (En cambio le cerebro se halla en todo momento en algún estado y puede cambiar de estado, como ocurre cuando piensa.)


El interaccionismo es, pues, tan impreciso como el paralelismo. Al no ser hipótesis precisas, no son contrastables. Más aún, es posible que, aun cuando se las pudiera formular con precisión, no sería posible decidir experimentalmente entre ellas. En efecto, parecería que todo experimento psicológico se pudiera interpretar, sea en términos paralelistas, sea en términos interaccionistas, ya que los sucesos neuronales son simultáneos con los correspondientes sucesos llamados mentales.
Llegamos así a la conclusión paradójica de que el paralelismo y el interaccionismo, aunque conceptualmente incompatibles, son empíricamente equivalentes, esto es, son compatibles con los mismos datos empíricos. Lo que es peor, ambas hipótesis son imprecisas y estériles. El dualismo no es entonces científicamente viable. De hecho, jamás ha sido formulado en términos científicos: es una de las tantas conjeturas del conocimiento ordinario o precientífico. Como decía Spinoza, el dualismo no es sino el disfraz de nuestra ignorancia.

6. CONCLUSIONES


La filosofía, lejos de ser ajena a la ciencia, y en particular a la psicología, forma parte de ella por el mero hecho de que el andamiaje del enfoque científico de cualquier investigación tiene componentes filosóficos. Pero además de esta filosofía inherente a la ciencia está la filosofía de la ciencia, que examina la labor científica y sus resultados desde la perspectiva filosófica. Esta otra filosofía es no sólo descriptiva sino también crítica y por consiguiente prescriptiva.
Por ejemplo, al examinar las principales corrientes de la psicología actual hemos dicho no sólo que la escuela X hace Y, sino también que hace bien, o hace mal, en hacer Y. Se analiza un trozo de ciencia con ayuda de herramientas filosóficas -en particular lógicas y semánticas- y se lo enjuicia o valora contrastándolo tanto con otros resultados de la investigación científica cuanto con teorías gnoseológicas y ontológicas. Pero a su vez, la filosofía, y en particular la epistemología, debiera examinarse críticamente a la luz de la ciencia para averiguar si es científica, si está al día con la ciencia, y si le es útil a ésta. Hay, pues, una intensa acción recíproca entre ciencia y filosofía. Y esta interacción debiera ser, pero no siempre lo es, beneficiosa para ambas.
Acaso la psicología es la ciencia más fuertemente influida por la filosofía. Esta influencia es tan intensa que las principales corrientes psicológicas explicitan otras tantas tendencias filosóficas. El cuadro 9.2 resume esta situación.
CUADRO 9.2

Embanderamiento filosófico de las psicologías.
__________________________________________________________________

Escuela psicológica Divisa filosófica

_________________________________________________________________________


Mentalismo extremo Pienso, luego existo.

Dualismo Pienso y existo

Conductismo Te comportas

Monismo psicofísico Existo, luego me comporto y pienso

_________________________________________________________________________

El resultado final de nuestro somero examen filosófico y metodológico de las principales direcciones de la psicología contemporánea puede resumirse así: a) el mentalismo y el dualismo, aunque de gran interés, son precientíficos; b) el conductismo es protocientífico, al igual que la biología meramente descriptiva y clasificatoria anterior a Darwin; c) el monismo psicofísico, presupuesto por la psicología fisiológica, es plenamente científico aunque no plenamente desarrollado. Lo examinaremos más cerca en el próximo capítulo.


BIBLIOGRAFÍA


BUNGE, Mario (1969): La investigación científica, Ariel, Barcelona.

DOTY, Robert W. (1965): “Philosophy and the brain”, en Perspectives in Bilogy and Medicine, IX, 23-34.



HEBB, Donald O. (1966): A textbook of Psychology, W.B. Saunders Co., Philadelphia

POPPER, Karl R. y John ECCLES (1977): The Self and its Brain, Springer International, Nueva York.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad