El sga se divide en tres etapas: alarma, adaptación y agotamiento



Descargar 37.5 Kb.
Fecha de conversión11.02.2018
Tamaño37.5 Kb.
Vistas71
Descargas0

El ESTRÉS
El estrés es actualmente una de las mayores lacras de nuestra sociedad, el ritmo de vida que nos imponemos, la lucha por la productividad, las prisas, las sobrecargas diarias, lo convierten en el responsable directo de enfermedades y anomalías patológicas que interfieren con el normal desarrollo del cuerpo humano.

Cuando el estrés resulta excesivo, se prolonga demasiado en el tiempo o se hace crónico, se relaciona con los trastornos de ansiedad.

El estrés es una respuesta no específica del organismo ante un estímulo que atenta contra su equilibrio. Cualquier estímulo que interfiera alterando la estabilidad de nuestro organismo es un agente estresante.

Aunque se suele asociar a experiencias negativas como adversidades o problemas, no siempre debe ser evitado, ya que también está vinculado a los estímulos agradables, además la carencia total de estrés produciría la muerte.

La respuesta de estrés es estereotipada, produce la activación del Sistema Hipotálamo-Hipófiso-Suprarrenal, con activación de corticoides y del SNA, está constituida por un mecanismo tripartito, denominado (SGA) síndrome general de adaptación.

Cuando la activación persiste se produce un síndrome de estrés característico, hiperdesarrollo de la corteza suprarrenal, atrofia o involución del timo y ganglios linfáticos y úlcera péptica junto a otros cambios.

Cannon empleó el término estrés para referirse a las reacciones de lucha-huida, respuestas automáticas de los organismos para defenderse de los estímulos amenazantes, ya sean internos o externos.

El SGA se divide en tres etapas: alarma, adaptación y agotamiento.

La respuesta de alarma, es la reacción del organismo cuando se expone de forma repentina a estímulos a los que no está adaptado. El organismo presenta una fase de choque en la que disminuye la resistencia del cuerpo, aparece una excitabilidad autónoma, descarga de adrenalina con un ritmo cardiaco creciente, disminución de la temperatura corporal y del tono muscular, anemia, aumento transitorio del azúcar sanguínea, seguida por un descenso, disminución transitoria de leucocitos seguida por un aumento y ulceraciones gastrointestinales.

En una siguiente fase llamada de contrachoque se ponen en marcha los mecanismos de defensa, hay crecimiento e hiperactividad suprarrenocorticales, involución del timo y otros aspectos linfáticos.

En la etapa de resistencia el organismo se adapta al estresor, mejoran y desaparecen los síntomas y el organismo responde de forma adaptativa.

En la etapa de agotamiento, si el organismo se sigue exponiendo al estresor de forma prolongada, se pierde la adaptación y reaparecen los síntomas de la etapa de alarma, es cuando puede aparecer la enfermedad y la muerte.

El estrés se produce cuando el organismo no puede hacer frente al estresor, es decir, cuando no hay capacidad de afrontamiento, lo más importante es la evaluación cognitiva que se hace de la situación y las habilidades de las que disponemos para afrontarla.

Entre las situaciones estresantes destacan:



  • Incertidumbre y subestimación.

  • Sobrecarga de información.

  • Peligro,

  • Fracaso en el autocontrol.

  • Fracaso en el autodominio.

  • Amenaza de la autoestima.

  • Amenaza de la estima de otros.

Los efectos del estrés según Cox son:



  • Efectos subjetivos: Ansiedad, agresión, apatía, aburrimiento, depresión, fatiga, frustración, culpabilidad, mal humor, melancolía, baja autoestima, nerviosismo y soledad.

  • Efectos conductuales: Peligro de accidentes, drogadicción, sobrealimentación, perdida del apetito, excitabilidad, impulsividad, risa nerviosa, inquietud y temblor.

  • Efectos cognitivos: Indecisión, olvido, hipersensibilidad, rechazo a la critica y bloqueo mental.

  • Efectos fisiológicos: Elevación de catecolaminas y corticoesteroides en sangre y orina, elevación de glucosa sanguínea, boca seca, exudación, pupila dilatada, nudo en la garganta, escalofrió.

  • Efectos organizacionales: Absentismo, baja productividad, accidentes de trabajo, rotación de personal, antagonismo e insatisfacción en el trabajo.

Las estrategias de afrontamiento se refieren a los esfuerzos tanto físicos como psicológicos orientados a manejar las demandas internas y/o ambientales.

El afrontamiento puede servir tanto para la resolución de problemas como para la regulación de la emoción.

Los recursos de los que dispone una persona para hacer frente a las situaciones o agentes estresantes son diversos. Folkman y Lazarus señalan:



  • Materiales y económicos.

  • Vitales: salud y energía.

  • Psicológicos: creencias positivas.

  • Técnicas de solución de problemas.

  • Habilidades sociales.

  • Apoyo social.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos