El Rol de las terceras fuerzas en el sistema partidario rionegrino (1985-2003)



Descargar 154.01 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión07.09.2018
Tamaño154.01 Kb.
  1   2   3

El Rol de las terceras fuerzas en el sistema partidario rionegrino (1985-2003)”

por Sabrina Noelia Medina 1

Introducción

El presente trabajo abordara la temática de sistemas de partidos en la provincia de Río Negro. Desde 1983 y con la restauración del régimen democrático, los partidos políticos comienzan a desplegarse con las nuevas reglas electorales y a tener una estabilidad en el sistema político.

En Río Negro desde antes de la instauración democrática en 1983 las las dos fuerzas políticas que pugnaban en los periodos de competencia electoral eran el Partido Justicialista y la Unión Cívica Radical. Los primeros comicios llevados a cabo después de 1983 arrojaban como resultado el predominio de ambos partidos políticos visualizándose un aparente bipartidismo partidario que tenia correlato con la estructura del sistema de partidos nacional. El electorado inclinaba su voluntad en estos dos partidos evidenciándose en la composición de la Legislatura provincial2. Sin embargo es a partir de 1985 en el cual la composición partidaria comienza a sufrir transformaciones por el surgimiento de otras fuerzas electorales ocupando estas el tercer espacio sucediendo al P.J y la U.C.R.

El corte histórico seleccionado para el análisis esta dado en función del surgimiento en la arena electoral de partidos políticos con una propuesta alternativa al P.J y U.C.R. Desde 1985 hasta el 2003 se puede apreciar como han aparecido partidos políticos que se han presentado en los comicios obteniendo una representación que los sitúa como alternativa política otorgándole el carácter de “tercera fuerzas”. Este espacio has sido ocupado por diferentes partidos que han surgido en el momento histórico estudiado.

En un primer lugar se analizara el origen y posterior posicionamiento del Partido Provincial Rionegrino (P.P.R) liderado por el General Roberto Requeijo que reinvindicaba las aspiraciones provincialistas.

Este espacio de tercera fuerza cambia de protagonista en el año 1991 con el surgimiento del Movimiento Popular Patagónico (M.P.P). Este partido tenía sus raíces en el Partido Intransigente y su ubicación geográfica se concentraba en la localidad de Cipolletti, cuyo fundador Julio Rodolfo Salto había ocupado la intendencia entre los años 1987 – 1991. El análisis también se concentrara en su origen y como fue su mecánica de alianzas. Es importante destacar como estas nuevas fuerzas políticas tienen su base electoral en determinadas localidades de la provincia, en este caso en Cipolletti y San Carlos de Bariloche.

Será en el año 2003 que surge una nueva agrupación con proyecciones provinciales ocupando un tercer lugar, este partido denominado Encuentro para los rionegrinos tendrá sus

orígenes en el Frente Grande que había alcanzado una importante performance a mediados de los noventa. Encuentro/Frente Grande ocupara el espacio relegado por el P.P.R, en primera instancia, y el M.P.P.

Desde un punto de vista teórico recurriremos a autores clásicos para desmembrar en primer lugar el concepto de partido político. Para tal fin se contara con obras tales como Modelos de Partidos de Ángelo Panebianco, Partidos y Sistemas de Partidos de Giovanni Sartori, Los Partidos Políticos de Maurice Duverger, Los Partidos Políticos de Robert Michels, como así también el trabajo realizado por Torcuato Di Tella Los Partidos Políticos, Stefano Bartolini en Partidos y Sistemas de Partidos y el de Ramón Cotarelo Los Partidos Políticos. Esta discusión teórica nos brindara herramientas para analizar las fuerzas partidarias como así también su posible encuadre en los diferentes marcos conceptuales.

A continuación de presentada este análisis nos remitiremos al concepto de sistema de partidos y a la interacción de las fuerzas partidarias que lo componen. Los autores mencionados serán retomados en este abordaje. En este punto se adiciona los trabajos elaborados por autores nacionales sobre el sistema de partidos argentino y para abordar el ámbito provincial se contara con el aporte bibliográfico y artículos periodísticos.

Los siguientes capítulos abordaran el surgimiento, posicionamiento electoral y mecanismo de alianzas de las tres fuerzas partidarias estudiadas, el P.P.R, el M.P.P y Encuentro/Frente Grande. El estudio de estas nos brindara herramientas para analizar el sistema de partidos rionegrino sosteniendo la hipótesis de que las terceras fuerzas han contribuido a la consolidación de un sistema de partido preponderante, de acuerdo a la tipología implementada por Giovanni Sartori. El oficialismo encarnado en la U.C.R desde 1983 hasta el 2003 ha ganado sucesivamente las elecciones en las cuales se renovaban los espacios provinciales y también los nacionales. Los triunfos electorales de la U.C.R le han permitido contar con mayorías propias en la Legislatura Provincial y así garantizar la gobernabilidad.
Discusiones acerca del concepto de partido

El concepto de partido político viene trabajándose y debatiéndose desde hace larga data, el concepto ha variado en el transcurso del tiempo de tal manera que no es lo mismo lo que entendemos hoy por partido político a lo que se pensaba en los siglos XVIII y XIX.

“El termino partido empezó a utilizarse, sustituyendo gradualmente al termino derogatorio de facción, al irse aceptando la idea de que un partido yo es forzosamente una facción, al irse aceptando la idea de que un partido yo es forzosamente una facción, que no es forzosamente un mal y que no perturba forzosamente el bonum commune (el bien común). De hecho, la transición de la facción al partido fue lenta y tortuosa tanto en la esfera de las ideas como en la de los hechos” (Sartori, 1994, 19). Así inicia Giovanni Sartori en el capitulo dedicado al concepto de partido en el cual recorre su historia y las discusiones desatadas en relación al mismo.

Este autor plantea las diferentes posiciones de aquellos que se ocuparon de la definición de partido como ser Bolingbroke, Hume, Burque y los protagonistas de la revolución francesa y norteamericana.

El partido entrara en la discusión y vocabulario político en el siglo XVII, uno de los primeros autores que abordo extensivamente el término fue Bolingbroke quien diferencio la facción de partido ya que esta última era un mal mayor de los partidos. Para este autor el partido siempre terminaba convirtiéndose indefectiblemente en una facción porque su origen radicaba en pasiones e intereses poniendo siempre en riesgo a los gobiernos constitucionales.

Thomas Hume se ocupo del término de partidos en 1770 en su obra Ensayos en la misma retrata a la facción como asociaciones que “subvierten el gobierno, dejan impotentes a las leyes y engendran las mas feroces animosidades entre los hombres y la nación” (Sartori, 1994, 26). Sartori plantea el poco optimismo de Hume en relación a los partidos porque aboga por el final de las distinciones partidarias que afectan a un gobierno libre, sin embargo resalta la definición que realiza sobre los partidos basados en principios abstractos y especulativos.

De lo citado podemos concluir que inicialmente las agrupaciones civiles tenían una connotación negativa dentro de los teóricos del momento, prácticamente no se presentaban distinciones entre las facciones y partidos. Con el transcurrir de los tiempos se fue diferenciando los conceptos como así también la visión de que los partidos no hacen bien a los gobiernos libres.

Burke instala la noción de que los partidos son superiores a las facciones porque se basan no solo en intereses y afectos, como señalaba Hume, si no también por contar con principios comunes.

De todo lo expuesto Sartori llega a la conclusión de que un partido en principio no es una facción, como en un primer momento se suponía, así como también es parte de un todo y son conductos de expresión. “Los impulsos de búsqueda del poder por parte de los políticos son constantes. Lo que varía son los procesos a las que se han de someter esos impulsos. Aunque el político del partido este motivado por el egoísmo mas primario, su comportamiento debe ser diferente de la motivación. La diferencia, pues, es que los partidos son instrumentos para lograr beneficios colectivos, para lograr un fin que no es meramente el beneficio privado de los combatientes. Los partidos vinculan al pueblo a un gobierno, cosa que no hacen las facciones. En resumen, los partidos so órganos funcionales, cosas que no son las facciones. A fin de cuentas, ello ocurre porque un partido es una aporte de un todo que trata de servir a los fines del todo, mientras que una facción no es sino una parte consagrada a si misma”(Sartori, 1994, 54). En esta cita son claras las diferencias entre un partido y una facción y principalmente los fines por el cual son creadas ambas asociaciones, esto no quita que un partido no pueda degenerarse en facción si su fin común es desviado a meras ambiciones privadas.

Como ya lo señalamos en la definición de partido también esta presente su condición de conductos de expresión. Estos trasmiten al gobierno las demandas de la comunidad por tal motivo son esenciales en un sistema democrático.

Cabe destacar que también se citaran otros autores que analizan el funcionamiento y organización de los partidos politicos. Este bagaje conceptual brindara un marco referencial en el análisis de los partidos estudiados en el presente trabajo ya sean el P.J y la U.C.R como así también el P.P.R, M.P.P y F.G/Encuentro.

Uno de los pioneros en pensar el término de partido fue Robert Michels que visualizaba a estas estructuras como organizaciones que funcionaban como un estado en miniatura (Iglesias, 2004, 21). Estas estructuras eran parte del nuevo estado moderno, para el autor los partidos políticos se fundan en el principio de la mayoría y el principio de de la masa sin embargo estas organización tienen una tendencia hacia la oligarquía. La organización es el medio por el cual se puede sostener y plasmar la voluntad general, pero a su vez conlleva la presencia de rasgos conservadores que permiten su supervivencia.

Toda organización sólidamente construida implica una división del trabajo y una estructura jerárquica, para Michels es innegable que la tendencia oligárquica y burocrática de la organización partidaria es una necesidad técnica y practica: producto inevitable del propio principio de organización (Michels, 1969).

El autor a continuación planteara como es el proceso de institucionalización de las organizaciones partidarias, este marco conceptual se aplicara a las que a nuestro criterio han alcanzado esta etapa: El P.J y la U.C.R. Ambas fuerzas han alcanzado, en términos de Panebianco, la institucionalización partidaria no así las tres fuerzas políticas estudiadas (P.P.R, M.P.P y F.G/Encuentro) que han cumplido el rol de terceros partidos en el sistema partidario de la provincia de Río Negro.

Ángelo Panebianco analiza los partidos desde la teoría de las organizaciones centrándose en su organización interna y la dimensión del poder. La teoría planteada por el autor contiene elementos de la teoría desarrollado por Robert Michels que visualiza al partido como herramienta para el mantenimiento o la ampliación del poder de algunos hombres sobre otros.

Panebianco brinda la siguiente definición “los partidos se distinguen de otra organización por el especifico ambiente en el que desarrollan una especifica actividad. Solo los partidos operan en la escena electoral y compiten por los votos”(Panebianco, 1994, 34). Con esta definición el autor otorga un actividad especifica a las organizaciones partidarias que solo estas pueden cumplirlo.

El desarrollo organizativo de las fuerzas políticas estará signado por la institucionalización, ligada directamente al reparto de incentivos colectivos y selectivos, y al grado de autonomía que alcanza estas organizaciones en relación al ambiente en el que funciona. Cada partido político estará ubicado a lo largo de esta escala desde un mínimo a un máximo de institucionalización.

Ahora bien, el modelo de organización que plantea Panebianco tiene poder explicativo en los partidos de masas propios de principio de siglo XX. Los partidos de masas representa un momento histórico en el cual grandes organizaciones burocráticas confrontaban electoralmente; en la actualidad, y de acuerdo a la teoría de Otto Kirchheimer, los partidos políticos se han transformado en agencias electorales y el mejor ejemplo se puede encontrar en Estados Unidos. La base social que caracterizaba al partido de masa y que representaba a una clase social definida hoy no aparece como un elemento constituyente del partido político. Se pierde la noción de identidad de clase por lo tanto el partido para a representar intereses volátiles y coyunturales de un electorado heterogéneo. Panebianco presenta a este nuevo escenario partidario con las siguientes características: Desideologización, apertura a grupos de interés, perdida del peso del afiliado, fortalecimiento de la relación líder-grupos de interés y relaciones débiles entre el partido y electorado (Panebianco, 1994, 489-490).

Los teóricos presentados hasta el momento nos brindan un marco conceptual para analizar la dinámica de funcionamiento de los dos partidos tradicionales que compiten electoralmente en Río Negro como son el P.J y la U.C.R. Ahora bien, las terceras fuerzas partidarias estudiadas y que han cumplido un rol fundamental en la conformación en el sistema de partidos rionegrino han tenido un origen diferente al P.J. Y U.C.R y también su mecánica de funcionamiento es diferente. Por tal motivo estas seran analizadas tomando el modelo de partido Catch All surgidos en las últimas décadas del siglo XX.

En el presente trabajo se entenderá como partido político a aquellas estructuras que aglutinan a un grupo de individuos con intereses y demandas comunes, y con la firme pretensión de acceder al control estatal. Estas agrupaciones compiten en la arena electoral mediante normas que permiten la libre participación y garantizan la transparencia de las elecciones en las cuales son electos los representantes de la ciudadanía. Por lo tanto una de sus funciones es la pretensión de acceder al gobierno para llevar acabo sus proyectos políticos y también hay que destacar que son organizaciones que por más que no estén ocupando el máximo escalafón de poder cuentan con la posibilidad de “agregar” intereses en la agenda publica. Cabe destacar que los partidos políticos cuentan con una organización que le permite perdurar en el tiempo y le brinda un grado de estabilidad.

En función de estos elementos teóricos es que se intenta analizar el sistemas de partidos rionegrinos centrándonos en los que han sido históricamente los partidos tradicionales, PJ y UCR, como así también el surgimiento de otras fuerzas partidarias que por el caudal electoral que han obtenido en diferentes momentos se han convertido en terceras fuerzas políticas.

La clasificación de partidos no ha sida un tema sencillo en la ciencia política por lo tanto se puede apreciar una diversidades de interpretaciones cada una de ellas utilizan parámetros diversos entre si. Dada la particularidad de cómo actúan estas agrupaciones en cada contexto en el cual se conforman como organizaciones, es que las tipologías que hoy conocemos se aproximan a dichas realidades aportando variables de análisis sin por ello dar una explicación cavada. Los tipos representan modelos que cada ejemplo en particular se puede acercar o alejar del mismo en función de sus condiciones y características que lo identifican y lo hacen único e irrepetible.

Duverger analiza en su obra Los Partidos Políticos el concepto de sistema de partidos y los diferentes tipos, la clasificación estará orientada en función del número de partido y el tipo de sistema electoral. En el presente trabajo se analizaran el surgimiento de las terceras fuerzas y su posterior desempeño durante 1985-2003, el sistema electoral adoptado luego de la reforma constitucional provincial llevada a cabo en 1987 será un elemento a tomar en cuenta porque incidirá directamente en la conformación del sistema de partidos rionegrino.

Para el análisis de los sistemas partidarios del mundo Sartori utiliza el criterio numérico para clasificarlos. La cantidad de fuerzas partidarias te puede determinar a simple vista el grado de fragmentación del poder político. Para el autor a mayor cantidad de partidos mayor es la complejidad del sistema partidario; para el recuento de los mismos es prioritario contar con normas claras.

El caudal electoral con el que cuentan estos partidos es determinante para establecer la importancia del partido en el sistema partidario a analizar porque tiene una relación directa con el número de escaños que ostentan. El porcentaje de representación implica la fuerza política e influencia que un partido político ejerce en el escenario político.

Por otro lado también hay que considerar al partido como un instrumento de gobierno, Sartori lo define como el potencial de gobierno que tienen aquellos partidos que cuentan con la posibilidad de conformar coaliciones. De la clasificación de Sartori se citara dos categorías: el bipartidismo y el sistema de partido preponderante. Cabe aclarar que se intentara en todo momento de la análisis respetar y remarcar las características particulares del sistema de partidos provincial.

La categoría mejor conocida es el tan nombrado bipartidismo, las condiciones para que se de son las siguientes: dos partidos que se hallen en la condición de competir por la mayoría absoluta de escaños; uno de los dos partidos debe lograr efectivamente conseguir una mayoría legislativa; el partido triunfador tiene poder gobernar solo y por ultimo, la alternación o la rotación en el poder sigue siendo una expectativa creíble.

La competencia entre partidos orientada hacia cuestiones similares brinda posibilidades de alternancia, la distancia ideológica los partidos como así también la sociedad en si es muy reducida.



Esto último ilustra el bipartidismo norteamericano y explica en parte la estabilidad y armonía de su sistema político. Este modelo bipartidista estará presente en el sistema de partidos de Río Negro desde 1983 hasta 1987, en este ultimo año se inicia un proceso en el cual van surgiendo nuevos partidos políticos ocupando un tercer espacio antes vacante y con claras intenciones de competir con los partidos tradicionales (P.J. U.C.R).

Un sistema de partido preponderante será aquel que se caracterice por la presencia de varias fuerzas políticas pero en el que se destaca un único partido, es decir que cuenta con mayorías legislativas propias. Este sistema generalmente se da cuando se presencia una alta fragmentación. Esta categoría esta dentro del multipartidismo porque el partido principal convive con otras fuerzas partidarias sin embargo no se da la rotación ya que es siempre un partido el que se alza con el control del gobierno con mayorías legislativas propias. Cabe destacar que el triunfo consecutivo de este partido es mediante elecciones libres y competitivas en la cuales participan todos las fuerzas políticas garantizando la autenticidad de los comicios.

Para que un sistema sea considerado preponderante debe por lo menos el partido triunfador perdurar con mayorías legislativa en al menos tres periodos consecutivos (Sartori, 1994, 252). Esta condición no puede soslayarse del tipo de electorado que participa en las elecciones ya que la estabilidad en la selección de partido es una de las causas principales para que se de este tipo de sistema. El voto cautivo a lo largo de un tiempo considerable demuestra la identificación clara de la mayoría del electorado con las políticas implementadas por el partido ganador.

“Los sistemas de partido predominante y los bipartidistas comparten un tipo peculiar de fragilidad: unas pequeñas diferencias en los resultados, o el mero cambio de del sistema electoral, pueden transformar con mucha facilidad el carácter del sistema” (Sartori, 1994, 254), el sistema preponderante se da no en función de la cantidad de partidos, como el bipartidismo, sino en como se distribuye el poder y como este recae en un solo partido por un espacio de tiempo considerable esto sin negar el marco de competitividad en el que da.

El concepto de sistema de partidos preponderante será retomado en los capítulos posteriores porque a nuestro criterio esta definición será la que caracterice al actual sistema de partidos rionegrino.
Un aparente bipartidismo: La Unión Cívica Radical y el Partido Justicialista.
En 1983 el radical Osvaldo Álvarez Guerrero obtuvo con el 52,5 % la gobernación de la provincia de Río Negro. Con la apertura democrática se presenta como candidato a gobernador y es electo, como en otras siete provincias, con la lista que llevaba la fórmula Alfonsín-Martínez en los comicios del 30 de octubre de 1983. Por otro lado el P.J obtuvo el segundo lugar 36,7% llevando como candidato a Mario Franco, ex gobernador rionegrino en 1976.

Cabe destacar que luego de años de instalada una dictadura tan opresiva como fue la iniciada en 1976 el ambiente político estaba convulsionado con esta nueva etapa que abría la puerta a la democratización. El impulso y aceptación que cosechaba Alfonsín en su campaña electoral se trasladaba al candidato radical Álvarez Guerrero, no es casual que en épocas de campaña el candidato a presidente visitó la provincia de Río Negro en dos oportunidades en menos de un mes. El sistema electoral para elegir presidente y vice era indirecto mediante el voto de electores y Río Negro capitalizaba un total de dieciocho, Alfonsín se concentro en aquellos distritos en los cuales podía obtener triunfos decisivos y Río Negro era uno de ellos.

La apertura democrática impulsó a la presentación de listas de partidos políticos no tradicionales tales como la Democracia Cristiana (DC), el Movimiento Intransigente Democrático (MID), el Movimiento Al Socialismo (MAS) y el Partido Obrero (PO) en los cargos provinciales, en tanto que el Partido Intransigente (PI) y el Partido Provincial Rionegrino (PPR) presentó también candidatos en las comunas.

Los dos grandes candidatos eran Álvarez Guerrero por la UCR y Mario Franco por el PJ. Este último provenía de las filas del PJ conservador. Las elecciones el 30 de octubre se desarrollaron con total normalidad y con una altísima participación de la ciudadanía, localidades como Viedma, Cipolletti y San Carlos de Bariloche superaron el 85% de participación; el escrutinio fue lento pero desde un principio marcaba una clara ventaja de la UCR sobre los candidatos del PJ. Las ciudades más importantes como ser General Roca, Cipolletti, Viedma, Cinco Saltos, Allen y principalmente Bariloche aportaron un caudal de votos decisivos para el triunfo de Álvarez Guerrero.

El triunfo de la UCR le dio la posibilidad de contar con mayoría propia en la legislatura ya que de un total de treinta y seis legisladores pudo imponer veintiuno. El sistema electoral vigente en la época era mediante mayoría simple la elección del gobernador (no estaba contemplada la figura del vicegobernador) y de treinta y seis legisladores por distrito único mediante lista incompleta, veintiuno para la mayoría y el resto se repartía por formula Hare entre las minorías. La polarización de la elección le otorgo mayoría propia a la UCR (veintiún legisladores) y el resto al PJ (quince legisladores). Por como quedo conformada la legislatura provincial se podría hablar de un claro bipartidismo, reflejo de lo que también se daba a nivel nacional.

Durante estos años el gobierno constitucional de Álvarez Guerrero tuvo entre sus mayores desafíos controlar las sucesivas crisis económicas que afectaban directamente a las distintas regiones de la provincia. Las confrontaciones con el PJ tenían su máxima expresión en las sesiones legislativas las cuales se caracterizaban por la virulencia discursiva. El Partido Justicialista luego de haber sufrido la derrota en 1983 se sumergió en una crisis de la que no podía salir, esto era un correlato de lo que sucedía a nivel nacional entre la corriente renovadora y los denominados ortodoxos. El liderazgo del Presidente del PJ Mario Franco era duramente cuestionado por nuevos sectores del justicialismo que demandaban la revisión de la carta orgánica y las prácticas que a su criterio eran las causantes de la derrota del PJ.

La consulta popular convocada por Raúl Alfonsín para dirimir el conflicto con Chile sobre el canal de Bagle para el 25 de noviembre de 1984 movilizó las estructuras partidarias, la UCR comenzó la campaña por la aprobación del convenio con el país vecino mientras que el PJ llamó a la abstención del electorado. Nuevamente fue alta la participación en la consulta, en Río Negro llego a superar el 77% y 126.741 rionegrinos se inclinaron por el “SI” traduciéndose en el 86 %. Estos resultados confirmaron al distrito Río Negro como un claro bastión de la UCR y agudizó aún más la crisis interna del PJ.

El ex - Gobernador Mario Franco y actual Presidente del PJ era el blanco de todas las criticas, estos cuestionamientos a la vieja guardia también se daba a nivel nacional. El PJ presentaba una serie de convulsiones internas producto de la derrota en las presidenciales de 1983 y de la puja de nuevos sectores por ocupar espacios de poder. El incipiente sistema de partidos rionegrino ponía en evidencia la presencia de un partido como el PJ con grandes diferencias internas que no lograba erosionar la prevalencia de la UCR. Durante el transcurso de 1984 y 1985 la Unión Cívica Radical demostró al resto de los partidos su capacidad de seducción del electorado en las diferentes elecciones realizadas. Los inconvenientes económicos y sociales que se presentaban a nivel nacional y tenían sus correlatos en Río Negro parecían no afectar al partido gobernante provincial.

En este contexto se llevaron a cabo las segundas elecciones libres y competitivas en noviembre de 1985 para elegir diputados nacionales. Previo a los comicios se dieron en el seno de los partidos más importantes fuertes internas para definir las candidaturas. En la UCR fue electo como candidato a diputado nacional Horacio Massaccesi. El PJ también atravesó un periodo de convulsiones ya que estuvo intervenido a causa de los conflictos desatados entre el sector de renovadores y el de los ortodoxos.

Cabe aclarar que también se elegían los representantes municipales en las diferentes localidades de Río Negro. En este periodo surge en la escena electoral el PPR, partido fundado en 1973 por el ex-Interventor Gral. Roberto Requeijo. Este partido, que había tenido poca actividad electoral, se presenta con candidatos propios para los cargos comunales en once localidades, no así para los cargos nacionales.

Con una fuerte presencia de los electores en las urnas, el candidato de la UCR Horacio Massaccesi obtiene el triunfo relegando al segundo lugar al candidato del PJ-Frejuli Víctor Barreno. La UCR se imponía a nivel provincial producto de obtener mayorías en veintitrés localidades de la provincia3.

Hasta el momento se podía apreciar el protagonismo que tenían las dos fuerzas mayoritarias en el esquema de partidos rionegrino. Lo que acontecía a nivel nacional parecía tener su correlato en la provincia, este escenario no impedía el surgimiento y participación de otras fuerzas partidarias como ser la DC, el MID y el PI, sin embargo su caudal electoral no les permitía contar con representación parlamentarias. Tanto la Democracia Cristiana como el Partido Intransigente obtenían importantes adhesiones en determinadas ciudades, Viedma y Cipolletti respectivamente, pero no lograban generar una estructura homogénea a lo largo del territorio rionegrino. A partir de este periodo se observa como una fuerza partidaria netamente provincial como era el Partido Provincial Rionegrino comienza a tener presencia no solo en las ciudades más importantes demográficamente, como ser Viedma y San Carlos de Bariloche, sino que también comienza a participar en comicios municipales de ciudades medias como ser San Antonio Oeste, Catriel, Choele-Choel, entre otras.

El progresivo crecimiento del PPR se podría enmarcar en el fenómeno de nacimiento de fuerzas partidarias netamente provinciales que surgían en diferentes distritos como ser el Partido Renovador de Salta y el Autonomista de San Juan. El caudal electoral de este partido se vería reflejado en las próximas elecciones provinciales y de convencionales.

El proyecto de reforma constitucional impulsado por el oficialismo desde su asunción en el gobierno fue enviado por el Ejecutivo al parlamento rionegrino el 29 de mayo de 1986. Entre los puntos mencionados a ser modificados estaban la ampliación del número de representantes legislativos, la creación de organismos autárquicos como así también la modificación del régimen municipal.

En un principio se programaba la elección de convencionales para finales de 1986 pero luego de la convención radical realizada en el mes de septiembre se decidió que la convocatoria a elección de convencionales se llevaría a cabo de manera simultánea con los comicios para elegir gobernador. Esta decisión demoró los plazos de la reforma constitucional y posibilitó que se desarrollaran con tiempo las respectivas internas partidarias del PJ y UCR. El candidato electo por la UCR fue Horacio Massaccesi, y por el PJ fue electo en las internas partidarias Remo Constanzo representante de los Renovadores.

El Partido Provincial Rionegrino (PPR) a finales del año 1986 lleva a cabo su primer congreso partidario en el cual eligen por unanimidad a Roberto Requeijo como candidato a gobernador.






Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad