El libro de



Descargar 0.63 Mb.
Página12/12
Fecha de conversión26.03.2018
Tamaño0.63 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

La Tabla Redonda había sido partida en pedazos en Salisbury, y con el paso de los años cada vez eran menos los hombres que quedaban con vida entre los que se sentaron a su alrededor. Al final sólo quedaron cuatro: Bors el misógino, Bleoberis, Héctor y Demaris. Estos viejos hicieron una peregrinación a Tierra Santa, que ofrecieron por el eterno descanso del alma de sus camaradas, y murieron allí un Viernes Santo acabando con ellos la Tabla Redonda. Ahora no queda ninguno, sólo caballeros de la orden de Bath y de otras que no pueden ni compararse con aquélla.
Todavía en la actualidad queda por aclarar un misterio que rodea al rey Arturo de Inglaterra, a aquel tierno corazón que fue el centro mismo de la Tabla. Creen algunos que él y Mordred murieron enfilados el uno por la espada del otro. Robert de Thornton dice que fue cuidado por un cirujano de Salerno que, tras examinar sus heridas, dijo que nunca podría recuperarse. Entonces el rey «dijo In manus* con gran valor y ya no volvió a hablar». Los que están de acuerdo con este relato afirman que fue enterrado en Glastonbury, bajo una losa que decía: Hic Jacet Arturus Rex Quondam Rex Que Futurus** . Afirman también que su cadáver fue exhumado por el rey Enrique II para molestar a los nacionalistas galeses, que afirmaban que aquel gran rey no había perecido. Decían las gentes del País de Gales que volvería para ponerse al frente de su pueblo, y también afirmaban mendazmente que su nacionalidad era británica. Adam de Domerham nos cuenta, por otro lado, que la exhumación se llevó a cabo el año 1278, durante el reinado de Eduardo III, quien, por cierto, hizo renacer en 1344 la Tabla Redonda como orden de caballería tan importante como la de la Jarretera. Cualquiera que sea la fecha real, la tradición cuenta que los huesos exhumados correspondían a un hombre de estatura gigantesca, y que el pelo de Ginebra era dorado.

Hay también otra historia, creída por muchos, según la cual nuestro héroe fue trasladado al Valle de Affalach por un grupo de reinas que le transportaron en una barca mágica. Al parecer, estas reinas le trasladaron a través del Severn a su propio país para curarle allí sus heridas.

Los italianos hablan de un tal Arturo Magno que fue llevado al Etna, donde, según dicen, todavía se le ve a veces. El español Don Quijote, un caballero muy culto que se volvió loco por leer leyendas de caballeros, afirma que se convirtió en cuervo, afirmación que a quienes hayan leído nuestro humilde relato no les parecerá ridícula precisamente. Y además están los irlandeses, que le han mezclado con uno de los Fitzgerald y declaran que anda dando vueltas a un fuerte situado en una colina, con la espada desenvainada y cantando la Canción de Londonderry. Los escoceses tienen una leyenda que habla del
Caballero Arturo,

que cabalga de noche

con espuela dorada

a la luz de la vela,


y todavía juran por él en Edimburgo, donde creen que les preside desde la Silla de Arturo. Los habitantes de la Bretaña afirman haber oído sonar su cuerno de caza y visto su armadura, y también creen que regresará. Un libro titulado La historia del Santo Grial, traducido al inglés por un irascible erudito llamado doctor Sebastian Evans, dice, por el contrario, que el rey Arturo está todavía enterrado en un monasterio cercano a las marismas, de donde nadie le ha sacado. Una tal señorita Jessie L. Weston menciona un manuscrito que ella llama el 1533, y que está apoyado por La Morte d'Arthur, en el que se dice que la reina que fue a llevárselo era nada menos que la vieja hechicera Morgana, su hermanastra, y que se lo llevó a una isla encantada. El doctor Sommer cree que toda la historia es absurda. Un montón de gentes que se llaman Wolfram von Eschenbach, Ulrich von Zatzikhoven, Dr. Wechssler, Dr. Zimmer, y el señor Bobo y otros dejan completamente a un lado el asunto, o bien permanecen a flote en su erudita confusión. Chaucer, Spenser, Shakespeare, Milton, Wordsworth, Tennyson y algunos otros testigos dignos de crédito están de acuerdo en que sigue en la tierra, aunque Milton se inclina a la opinión que está bajo ella (Arthurumque etiam sub terris bella moventem*** ), mientras que Tennyson cree que volverá a visitarnos «como un moderno Caballero de porte majestuoso», posiblemente al estilo del príncipe consorte. Shakespeare por su parte hace que nuestro querido Falstaff no vaya a morir junto a Abraham sino en el regazo de Arturo.

Las leyendas del pueblo son bellas, extrañas y firmes. Gervase de Tilbury escribió en 1212 que la gente que acostumbra a vivir junto a los bosques británicos cuenta que «en días alternos, cerca del mediodía o a medianoche, cuando la luna está especialmente brillante, se ve aparecer a un numeroso grupo de cazadores que, cuando se les pregunta, dicen que son amigos y servidores de Arturo». Aunque lo cierto es que estos grupos eran seguramente de cazadores furtivos sajones, como los seguidores de Robin Hood, que habían bautizado su banda con el nombre del antiguo rey. Los pobladores del condado de Devon acostumbran a señalar un punto de los arrecifes de sus costas diciendo que allí está Arturo. En el condado de Somerset hay algunos pueblos llamados Camel(ot) Oriental u Occidental, mencionados por Leland, llenos de leyendas que hablan de un rey que conserva todavía su corona. Hay que indicar que el río Ivel, donde, según Drayton, realizó nuestro héroe algunas de sus hazañas, está en ese mismo condado. También está allí South Cadbury, cuyo rector dice que sus parroquianos hablan de las apariciones «en las noches de luna llena» del rey Arturo y sus hombres «que cabalgan rodeando la colina con caballos plateados». Además «se encontró un zapato de plata por aquel lugar». Cuando han rodeado la colina, Arturo y sus hombres «se detienen para dar de beber a sus caballos». Está por fin el pueblecillo de Bodmin, en Cornualles, cuyos habitantes aseguran que el rey está en un túmulo de la localidad. El año 1113 hicieron algo extraordinario: asaltar el convento de unos monjes de Bretaña, porque éstos se negaban a creer la verdad de la leyenda. Hay que admitir que bastantes de las fechas mencionadas no concuerdan nada con la cronología de Arturo, y Malory, el gran hombre que es la más noble fuente de esta historia, mantiene una discreta reserva.



En cuanto a mí, no puedo olvidar la despedida del erizo, ni tampoco el indicio dado por Don Quijote o el sueño subterráneo de Milton. No es más que una teoría, pero es posible que si los habitantes de Bodmin van a mirar su túmulo, y resulta que tiene forma de topera, con un agujero oscuro a un lado, y especialmente si hay algunas huellas de tejón alrededor, podamos sacar algunas conclusiones interesantes. Porque yo tiendo a pensar que mi querido Arturo del futuro está sentado en este preciso instante entre sus eruditos amigos, en la sala de estar de la Universidad de la Vida, y que siguen pensando allí con todas sus fuerzas sobre cuál es la mejor forma posible de ayudar a la curiosa especie de la que formamos parte. Y yo, personalmente, espero que algún día, cuando no sólo Inglaterra sino también el mundo entero les necesite, y cuando estemos dispuestos a atender a razones —si es que ese día llega—, saldrán de su túmulo alegres y poderosos. Quizá entonces puedan devolver a este mundo la felicidad y la caballerosidad, y la antigua bendición medieval de unas personas sencillas que al menos intentaron, en la escasa medida de sus fuerzas, truncar el antiguo y brutal sueño de Atila, el rey de los hunos.
Explicit liber Regis Quondam, graviter et laboriose scriptus inter annos MCMXXXVl et MCMXLII, nationibus in diro bello certantibus. Hic etiam incipit, si forte in futuro homo superstes pestilenciam possit evadere et opus continuare inceptum. spes Regis Futuri. Ora pro Thoma Malory Equite, discipuloque humili ejus, qui nunc sua sponte libros deponit ut pro specie pugnet.
Aquí termina el libro del Que Fue Rey, escrito con grandes afanes y esfuerzos entre los años 1936 y 1942, cuando las naciones se enfrentaban en una temible guerra. Aquí empieza también —si por casualidad llega algún hombre a sobrevivir esta peste y puede continuar su tarea...— la esperanza del Rey Que Será. Rezad por Thomas Malory, y por su humilde discípulo, que ahora deja voluntariamente a un lado sus libros para luchar por los suyos.


* Verruga es el apodo de Arturo en su mocedad.

** «El rey decidirá cuando llegue el momento.»

* Se refiere al búho Arquímedes, que aparece en el libro I de la obra.

* Abreviatura de suspendatur, es decir: «que le cuelguen»

** «Hacer algo de la nada», que es una variación sobre el ex nihilo nihil fit (nada puede hacerse de la nada). Frase procedente de Lucrecio y Persio.

* Es la culebra de agua que, como los demás contertulios, fue conocida por Arturo en su adolescencia.

** Uno de los halcones que conoció Arturo.

*** Es el perro de muestra de Arturo.

* Hybris es un término de la tragedia griega. Significa orgullo insolente.

* Los lolardos eran unos herejes del siglo XIV, seguidores de Wyclif.

* Frase del Cántico de Simeón, Lucas, 2, 29. Aunque literalmente no tiene este sentido, suele utilizarse como equivalente de: «Ahora ya lo he visto todo y puedo morir felizmente.»

* Un yanqui en la corte del rey Arturo, de Mark Twain.

* Los pinzones son conocidos técnicamente como Fringilla Coelebs; el primer término es el nombre de la familia, mientras que el calificativo significa «del cielo».

* El dodo es un pájaro ya extinguido de la isla de Mauricio. El nombre viene de la palabra portuguesa doudo, que significa «bobo».

** Stultus significa necio.

* Coué fue un psicólogo francés muerto en 1926. Inventó un método de autosugestión sistemática para producir optimismo. En inglés su apellido rima con hooey, que significa «tonterías». El chop-suey es un plato con chuleta de cerdo de la cocina china. También rima con las otras dos palabras.

* «La hormiga es un ejemplo de gran actividad.»

* John Ball fue dirigente de un levantamiento popular inglés.

** Molok, ídolo de Canaan al que se le ofrecían niños como víctimas propiciatorias.

*** El erizo habla siempre con acento de la clase baja. En este caso el original dice: Free cheers for his Maggy's tea, que se pronuncia de forma parecida a la frase que aparece en la traducción, pero que significa literalmente: «Tres vítores por el té de Maggy.»

* «En Tus manos.» Ea frase completa, pronunciada por Jesús en Lucas 23:46, dice: «En Tus manos encomiendo mi espíritu.»

** «Aquí yace Arturo, el rey que fue y que será.»

*** «Y también Arturo, que fomentaba guerras debajo tierra.»





Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad