El estado de la investigacion en las universidades e institutos de gestión privada en la argentina



Descargar 0.8 Mb.
Página1/20
Fecha de conversión04.01.2018
Tamaño0.8 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


EL ESTADO DE LA INVESTIGACION EN LAS UNIVERSIDADES E INSTITUTOS DE GESTIÓN PRIVADA EN LA ARGENTINA. AÑO 2014

Osvaldo Barsky(*)

Ángela Corengia(**)

Gabriela Giba(***)

Gabriela Michelini(****)

(*) Asesor del Consejo de Rectores de

Universidades Privadas (CRUP)

(**) Universidad Austral.

(***) Universidad de Belgrano.

(****) Universidad de Flores.

Buenos Aires

Agosto de 2014

INDICE

1.INTRODUCCIÓN

  1. EL CONTEXTO NACIONAL

    1. La inversión nacional en ciencia y tecnología

    2. Los recursos humanos



  1. LA SITUACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN EN LAS UNIVERSIDADES E INSTITUTOS DE GESTIÓN PRIVADA.

    1. Antecedentes

    2. La actual etapa

3.2.1. Características generales del sistema.

3.2.2. Los recursos humanos involucrados en la investigación en las universidades privadas.

3.2.3. Los investigadores del CONICET asentados en las universidades privadas

3.2.4. La inversión en ciencia y tecnología

3.2.4.1. La inversión a precios corrientes

3.2.4.2. La inversión a precios constantes

3.2.5. El crecimiento global del sistema y la heterogeneidad institucional. Apartado extraído de: Adrogué, C.; Corengia, Á.; García de Fanelli, A. y Pita, M. (2014). La investigación en las universidades privadas de la Argentina. Cambios tras las políticas de aseguramiento de la calidad y financiamiento competitivo Revista Iberoamericana de Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 12(3), 73-91

3.2.6. La producción científica.

3.2.6.1. Los inadecuados registros vigentes en Argentina

3.2.6.2. Las revistas de las universidades privadas argentinas

3.2.6.3. Otros sistemas de publicación de la información

3.2.6.4. Políticas sugeridas sobre la representación de los resultados y medición de la actividad de investigación en las Universidades Privadas.

3.2.6.7. Políticas sugeridas en relación a la evaluación y a las publicaciones científicas en el orden nacional

4. CONCLUSIONES

BIBLIOGRAFÍA CITADA

1.INTRODUCCIÓN

En el año 2001, al realizarse el 2° Seminario sobre “La investigación en las Universidades Privadas” realizamos un primer estudio sobre esta problemática, apoyándonos en una encuesta que el CRUP realizó y que fuera respondida por el 60% de las universidades existentes. Con esta base relativamente débil de información iniciamos los análisis que nos permitieron mostrar la significación de estas actividades en este contexto institucional.

Ello era relevante por la noción dominante en la sociedad argentina de que en las universidades privadas la investigación era escasa y de baja calidad. Tomar conciencia de las propias fuerzas y llamar la atención de ello a las autoridades nacionales del área, impulsó iniciativas como la realización del PICTO-CRUP con la entonces Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación productiva, en que se evaluaron 90 proyectos de buena calidad, se apoyaron 28 y se completó una valiosa experiencia de colaboración institucional. Experiencia retomada por algunas universidades privadas en forma individual e igualmente exitosa.

La expansión continua de las actividades se vieron reflejadas en el 3° y 4° Seminario de los años 2007 y 2010 y en el Taller realizado el 31 de octubre de 2013 en la Universidad Católica de Córdoba.

En todos estos encuentros fueron profundizándose los diversos ítems que hacen al desarrollo de estas actividades: la formación de recursos humanos, el financiamiento, la difusión de la producción de los investigadores, la organización de la evaluación de las actividades de investigación, las estrategias y las configuraciones institucionales para consolidar en cada institución estos espacios académicos, temas siempre encuadrados en la evolución del conjunto del sistema nacional de ciencia y tecnología.

Este es el valor que tienen estos estados de situación que permiten actualizar información, analizarla y generar un material que juzgamos útil para el conocimiento de las autoridades de las universidades privadas, sus investigadores, los funcionarios nacionales relacionados con la temática, y toda la comunidad académica interesada en la temática.

En el presente informe incorporamos aportes de un significativo estudio (Adrogué de Deane, Corengia, García de Fanelli y Pita Carranza, María, 2014) que apoyándose en diversos indicadores estudian la respuesta de las universidades a los estímulos externos generados por las demandas de investigación de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU) para la acreditación de las carreras de grado y posgrado. Este estudio plantea la existencia de procesos de diferenciación institucional en relación a los avances producidos. La rigurosidad del mismo no deja de señalar dificultades adicionales en relación a los indicadores utilizados, tema que analizamos en las conclusiones. Pero ello mismo nos llevó a dedicar una atención particular a las dificultades que se producen para evaluar la producción científica centrada solamente en las revistas científicas y en las indizadas en bases como ISI o SCOPUS. Dedicamos a ello un desarrollo especial y sugerencias sobre la difusión de la producción científica que esperamos sean útiles, y propuestas de debate nacional sobre estos temas que tienen la intención de generar en el ámbito del CRUP y en otros espacios institucionales una discusión imprescindible, ya que está en juego la calidad y transparencia de la evaluación de las actividades científicas.

Dado que las cifras entre ese informe del 2001 y las últimas publicadas por el Ministerio de Ciencia. Tecnología e Innovación Productiva en el 2011, cubren un decenio, con la magia que suponen los números redondos en las comparaciones, hemos incorporado aspectos de esos informes que han contribuido junto con la fotografía actual a producir un material más integral que el mero análisis de las cifras, de por sí abundantes, pero necesarias para quienes quieren profundizar en esta temática.



2. EL CONTEXTO NACIONAL

2.1. La inversión nacional en ciencia y tecnología

Los actores del proceso de desarrollo de la ciencia y la tecnología en el país son el sector gobierno, particularmente el nacional, el sistema de educación superior, las empresas privadas y las organizaciones privadas sin fines de lucro. Estos actores funcionan dentro de una estructura institucional donde el Ministerio de Tecnología, la Ciencia e Innovación Productiva (MINCyT) tiene a su cargo la formulación de la política científica y tecnológica y entre sus funciones la de establecer formas efectivas de colaboración, complementación y apoyo entre los actores del sistema nacional de innovación (SIN). Bajo su dependencia se encuentran el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), que reúne al mayor número de investigadores científicos del país en todos los campos disciplinarios, y la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCYT) que con sus dos fondos orientados a la investigación (FONCYT) y a las empresas innovadoras (FONTAR), es el principal organismo de promoción de actividades de investigación e innovación tecnológica.

El sector gubernamental está compuesto por diversos organismos vinculados a áreas científicas específicas, como el CONICET, la Comisión Nacional de Energía Atómica, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial y otros que funcionan dentro de la órbita de distintos ministerios.

El sistema científico argentino tiene rasgos peculiares, los que están ligados estructuralmente a las serias dificultades del desarrollo económico y social del país. También a las características de la construcción histórica de su sistema científico y universitario y al peso de las distintas comunidades académicas en la adjudicación de recursos. La insuficiente inversión en ciencia y tecnología representa un rasgo histórico en Argentina. El gasto anual en investigación y desarrollo (I+D)1 alcanzó en el 2011 al 0,65% del PIB, en tanto que en los países de mayor desarrollo, el gasto en I+D oscila entre 2% o 3% de su PBI anual, con situaciones aún de porcentajes mayores como Corea (4.04%), Israel (3.97%), Finlandia (3.80), Suecia (3.39%)y Japón(3.39%). (Ver cuadro Nº1)

CUADRO 1: Gastos en Investigación y Desarrollo (I+D) en relación con el Producto Bruto Interno en %. Años 2010-2011.Treinta países de más del 1% del PBI.


País

Gastos en I+D/PBI

País

Gastos en I+D/PBI

Corea

4.04

Países Bajos

China


2.03

1.98


Israel

3.97

Reino Unido

1.72

Finlandia

3.80

Irlanda

1.72

Suecia

3.39

Noruega

1.65

Japón

3.39

Rep. Checa

1.64

EstadosUnidos

2.90

Portugal

Luxemburgo



1.59

1.44


Alemania

2.82

España

1,38


Eslovenia

2.80

Nueva Zelanda

Hungría


1.27

1.30


Austria

2.77

Italia

1,26

Islandia

2.60







Francia

2.25

Brasil

1,21

Australia

2.24

Federación Rusa

1.12

Bélgica

2.24

Malasia

1.07

Singapur

2.23







Estonia

2.18







Fuente: Elaboración propia con base a datos delBanco Mundial, 2014.

Según datos del Banco Mundial (2014), Argentina ocupa el puesto 50 a nivel mundial, precedido por países de modesto desarrollo como Croacia, Grecia, India, Letonia, Lituania, República Eslovaca, Serbia, Sudáfrica y otros. Sus datos son similares a los de la mayor parte de los países latinoamericanos, donde sólo Brasil ha logrado indicadores más satisfactorios que en su caso duplican a los de Argentina (ver cuadro Nº2).

La baja inversión nacional en ciencia y tecnología se agravó en la recesión económica iniciada en 1999 y que culminó en la severa crisis financiera y económica del año 2001. Los gastos en inversión y desarrollo bajaron en términos nominales durante tres años consecutivos. En el año 2002 alcanzaron el momento más bajo en relación al porcentaje del producto bruto, un 0.39% contra el 0.45% del año 1999. Los gastos en actividades científicas y tecnológicas2 siguieron la misma tendencia, siendo en el año 2002 un 0.44% del PBI, contra el 0.52 del año 1999. (Ver cuadroNº3).

CUADRO 2: Gastos en Investigación y Desarrollo (I+D) en relación con el Producto Bruto Interno en %. Años 2010/1. América Latina.

País

Gastos en I+D/PBI

Brasil

1.21

Argentina

Puerto Rico

Costa Rica


0.65

0.49


0.48

Chile

Cuba


0.44

0.42


Uruguay

0.40

Panamá

Colombia


Bolivia

0.20

0.19


0.15

Perú

0.14

Paraguay

0.06

Nicaragua

0.04







Fuente: Elaboración propia con base a datos del Banco Mundial, 2014.

Históricamente en Argentina el sector estatal aportaba más de las tres cuartas partes de esa inversión anual proporción sólo superada por Chile, en tanto que en Brasil y España es aproximadamente de un 50% y en los demás países arriba mencionados es mucho menor (20%). Recién desde la segunda mitad de los noventa se registra un gradual incremento de la participación de la inversión privada hasta llegar al 35% en el año 2004, pero luego, ante la importante inversión estatal retrocede a las cifras más tradicionales del 25%.



CUADRO 3. Argentina. Evolución del gasto en Actividades Científicas y Tecnológicas (ACyT) y en Investigación y Desarrollo en millones de pesos constantes a precios de 2003 y relación con la evolución del Producto Bruto Interno. 1996-2011

Años

ACyT

I+D

Millones $2003

Relación PBI %

Millones $ 2003

Relación PBI %

1996

1.873.2

0.50

1.573.1

0.42

1997

2.039.6

0.50

1.709.2

0.42

1998

2.116.4

0.50

1.740.0

0.41

1999

2.136.3

0.52

1.853.0

0.45

2000

2.040.3

0.50

1.779.5

0.44

2001

1.861.2

0.48

1.645.8

0.42

2002

1.534.5

0.44

1.343.1

0.39

2003

1.742.5

0.46

1.541.7

0.41

2004

2.009.2

0.49

1.793.3

0.44

2005

2.352.3

0.53

2.061.8

0.46

2006

2.795.0

0.58

2.400.7

0.49

2007

3.202.7

0.61

2.678.6

0.51

2008

3.421.1

0.61

2.949.0

0.52

2009

3.779.5

0.67

3.379.1

0.60

2010

4.353.3

0.70

3.826.9

0.62

2011

4.941.6

0.73

4.365.5

0.65

Fuente: Indicadores de Ciencia y Tecnología.Argentina 2011. MINCyT, 2013. Elaboración propia.

La reducida proporción del gasto privado empresarial en I+D en Argentina es producto del escaso desarrollo de aquellos sectores productivos que, en los países avanzados, son los que más invierten en proporción a sus ventas o su valor agregado (informática, aviación, biotecnología, química fina, etc.), y también porque hay sectores que en los países desarrollados dedican porciones significativas de sus ventas a la investigación básica y experimental, como por ejemplo farmacéutica, biotecnología, automotriz o químicos industriales, y que no replican ese mismo comportamiento en la Argentina. En consecuencia, el problema del bajo gasto en I+D es en parte, pero no solamente, resultado de diferencias en el patrón de especialización productiva entre Argentina y los países avanzados.

Otro factor explicativo de la alta participación estatal en la inversión consolidada en I+D está vinculado, entre otras cosas, a lo que se ha dado en llamar la paradoja de la relación entre ciencia básica y desarrollo. Efectivamente, en los países avanzados el desarrollo experimental3 absorbe la mayor parte del gastototal en investigación y desarrollo. En cambio en América Latina los mayores porcentajes destinados a la investigación son absorbidos por la investigación básica4 y aplicada5.

Para actividades de desarrollo experimental Argentina destina el 23.5% de sus recursos, mientras que el 76.5% se orienta a investigación básica y aplicada. En la mayoría de los países avanzados, así como en los asiáticos en desarrollo, entre el 50 y el 60% de los gastos en I+D van a desarrollo experimental (siendo el tipo de actividades con más posibilidades de tener impacto cierto en el plano tecnológico).

En el Cuadro 4 se presenta la composición del gasto en I+D por sector de ejecución y tipo de actividad.

Esto permite apreciar la débil relación entre las instituciones científicas y las empresas y demás actores sociales que deben aplicar el conocimiento científico y tecnológico. Se cierra así un círculo perverso donde las empresas carecen de interés en financiar al tipo de ciencia y técnica que se desarrolla en el sistema científico de las universidades y organismos estatales de investigación, lo que provoca el aumento de la presión de las importantes comunidades de las ciencias básicas sobre el presupuesto estatal y ello acentúa el perfil inadecuado de adjudicación de los recursos para un país en la etapa de desarrollo en que se encuentra Argentina. Las empresas prefieren financiar su propio desarrollo experimental y sus gastos se aplican predominantemente a este rubro (64.1%), mientras que la investigación aplicada y básica son las principales asignaciones en los otros tipos de instituciones.



CUADRO 4: Gastos en I+D por Tipo de Actividad y Sector de Ejecución, 2011, en %.




Universidad estatal

Universidad privada

Organismos estatales

Empresas

Entidad. Sin fines de lucro

Total

Investigación básica

40.0

32.7

42.2

2.4

34.9

31.5

Investigación aplicada

53.5

59.9

44.8

33.5

57.6

45.0

Desarrollo experimental

6.5

7.4

13.0

64.1

7.5

23.5

Fuente:Indicadores de Ciencia y Tecnología.Argentina 2011. MINCyT, 2013.

Elaboración: Propia.



Hasta el año 2013 en condiciones de expansión económica y de crecimiento del gasto estatal se ha producido un importante aumento de los fondos estatales para investigación. Ya hemos señalado que las empresas argentinas no tienen una sólida tradición de financiamiento de la investigación y de los desarrollos tecnológicos. Aún en el caso de una acción estatal tan exitosa y reconocida internacionalmente como la del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que fue un gran convertidor de la tecnología internacional disponible para los países con agricultura de clima templado, los sucesivos recortes presupuestales a la entidad no merecieron en su momento una respuesta razonable de las corporaciones empresariales que participan en la propia dirección del organismo. El divorcio entre el accionar empresario privado y las instituciones dedicadas a actividades de investigación tiene una larga historia que lo explica, pero es un dato de la realidad. Ello también se refleja en las universidades privadas. Salvo situaciones particulares, como la de empresas que responden a determinadas organizaciones empresariales o religiosas, que financian a algunas universidades, en general existen escasas corrientes empresariales con predisposición a financiar investigaciones de mediano y largo plazo.

CUADRO 5: Argentina. Gastos en Actividades Científicas y Tecnológicas (ACyT) por sector de ejecución, 1997-2011, en pesos corrientes.



CUADRO 6: Argentina. Gastos en Actividades Científicas y Tecnológicas (ACyT) por sector de ejecución, 1985-2011, en %.

Año

Gobierno

Empresas

EducaciónSuperior

Entidadessinfines de lucro

1985-89

53.4

16.5

28.1

1.9

1990-94

49.9

21.5

26.6

2.0

1995

42.7

25.4

29.6

2.3

1996

40.7

27.2

29.5

2.5

1997

39.2

30.2

27.7

2.8

1998

39.3

31.2

26.4

3.0

1999

39.9

29.2

28.0

2.9

2000

40.7

26.8

30.0

2.5

2001

41.4

23.9

31.8

2.8

2002

39.3

27.1

30.4

3.2

2003

41.6

30.4

24.9

3.1

2004

38.5

35.0

23.5

3.0

2005

39.7

32.2

25.8

2.2

2006

42.9

31.0

23.3

2.8

2007

42.8

30.1

25.0

2.1

2008

44.2

28.1

25.5

2.2

2009

45.6

23.6

28.9

1.8

2010

45.7

24.2

28.4

1.7

2011

43.6

25.8

28.9

1.7

(*) Gastos en ciencia y tecnología realizados por Organismos Estatales Nacionales y Provinciales excluidas las Universidades.Fuente: Indicadores de Ciencia y Tecnología. Argentina, SECyT yMINCyT, diversos años.Elaboración propia.

Al observar el movimiento por sector de ejecución se destaca como el empresarial que había subido su participación porcentual hasta el 35% en el año 2004 luego fue perdiendo importancia relativa frente al crecimiento significativo del presupuesto estatal asignado a las organismos de ciencia y técnica gubernamentales (entre ellos CONICET) y también a las universidades estatales, descendiendo así el porcentaje de las empresas al 25%.



Todos estos cálculos porcentuales se fortalecen sensiblemente por el crecimiento del Producto Bruto Interno que luego de caer entre el año 2000 y 2002 creció en forma significativa, por lo cual los recursos medidos en términos reales son claramente superiores a lo que muestran los datos de crecimiento en porcentajes sobre el PBI.

CUADRO 7. Argentina. Gastos en Investigación y Desarrollo (I+D) por sector de ejecución. 2001-2011 en %.

Fuente: Indicadores de Ciencia y Tecnología.Argentina MINCyT, diversos años. Elaboración propia.

Se aprecia claramente el crecimiento presupuestal en términos relativos de los organismos públicos de ciencia y tecnología y de las universidades estatales, mientras que las empresas y las universidadesprivadas frente a ello han perdido peso relativo.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad