El dominio propio puede llegar a ser una condicion de vida



Descargar 105.53 Kb.
Fecha de conversión11.07.2018
Tamaño105.53 Kb.

INDICE
Índice...................................................................................................................... 1

Introducción........................................................................................................... 2

Dominio Propio.................................................................................................... 3

La Mente Con Relación al Cuerpo...................................................................... 4

Visión................................................................................................................... 6

Misión.................................................................................................................. 6

Acción.................................................................................................................. 7

Sabiduría................................................................................................... 8

Control..................................................................................................... 8

Temperamento......................................................................................... 8

La Ira.................................................................................................................... 9

La Agresividad..................................................................................................... 10

Estimulo, Análisis y Respuesta........................................................................... 13

Conclusión........................................................................................................... 15

Bibliografía........................................................................................................... 16

Notas.................................................................................................................... 16



FIGURAS
Figura # 1. La Mente............................................................................................ 5

Figura # 2. Características de la Agresividad....................................................... 12

Figura # 3. Pasos para el Desarrollo de una.......................................................... 13

Figura # 4. Secuencia sin Análisis........................................................................ 14



INTRODUCCION

En este ensayo, abordaremos lo que comúnmente conocemos como “Dominio Propio”. Al pensar en dominio propio nos viene a la mente una persona que es controlada y que puede refrenarse a si misma. Algunos términos sinónimos de este concepto son: auto sujeción, auto control y templanza.

El dominio propio, es un concepto que puede ampliarse a una gama de factores directamente relacionados con nuestra manera de vivir y de responder frente a los estímulos que buscamos, o que se nos presentan, o que sencillamente se atraviesan en nuestras vidas. A estos estímulos respondemos con expresiones, reacciones y espontaneidades emocionales que, a su vez, reflejan nuestros caracteres y nuestros temperamentos. Estas espontaneidades tienen que ver con las diversas situaciones y condiciones en nuestro medio ambiente, que nos afectan emocionalmente y nos hacen reaccionar, favorable o desfavorablemente, y de diferentes formas y maneras. A veces, sin darnos cuenta y casi abruptamente sin pensar nos abalanzamos contra algo o alguien que ha sabido herirnos donde más nos duele. Es en estas circunstancias emocionales, que muchas veces se piensan, se dicen, o se hacen cosas que pueden repercutir por el resto de nuestras vidas, y que después de hacerlas, al mirarlas mas serenamente nos arrepentimos de no haber sabido controlarnos. Para prevenir esto se necesita la maestría del dominio propio. Es decir, facultarnos de ese control interno y personal que hace propio el dominio de nuestro cuerpo. Ahora sin más preámbulo, ahondemos el tema en cuestión.


DOMINIO PROPIO




Al hablar del termino “dominio”, como significado, tocamos un concepto de poderío, autoridad y control de algo. De dominio se deriva, “dominar” que implica someter a la fuerza o vencer. Comúnmente se dice “este es mi dominio”, refiriéndose al lugar donde esta persona ejerce completa soberanía y jurisdicción. Es decir, esta persona es quien manda y lo que ella decide, en ese lugar, se hace.

Al hablar del término “propio”, decimos que es lo que se refiere a la persona. Algo que pertenece al yo. Algo que es de la propiedad de uno mismo. Algo que se aplica a la persona como ser. Así, una posible y básica definición de dominio propio es ser propietario de autoridad sobre si mismo.

Ahora, en realidad todos tenemos el beneficio del dominio propio, todos somos propietarios de uno mismo –no somos esclavos de nadie--, y gozamos de completa libertad social, moral y religiosa. Por supuesto, teniendo en claro que esta libertad no es libertinaje y que esta libertad está sujeta a las leyes cívicas y gubernamentales, por no incluir las leyes divinas. Sin embargo, el problema no reside en el hecho de que si somos dueños de si mismos, o si tenemos dominio propio o no. El problema está en poder ejercer este dominio; En poder hacer uso de ese beneficio controlador; En aplicar esa autoridad y poner en funcionamiento ese dominio.

Ahí esta el verdadero problema, el hombre no es capaz de ejercer sujeción sobre sus pensamientos; No es capaz de controlar sus emociones; No es capaz de refrenar sus impulsos. A no ser que él mismo aprenda a dejarse controlar por Dios.


LA MENTE CON RELACION AL CUERPO

Si alguno no ofende en palabra, este es varón perfecto,



Capaz también de refrenar todo el cuerpo”
Es interesante ver como este versículo de la Biblia nos revela una notoria separación entre varón y cuerpo. Nos presenta dos entidades independientes. Dice que el varón perfecto —hablando genéricamente hombre o mujer-- es capaz de “refrenar”... Al decir capaz, presenta un reto, un desafió entre el varón Vs. el cuerpo. La separación o individualidad se ve claramente en el hecho de que el varón perfecto tiene el control sobre otra entidad que es el cuerpo, y está capacitado o facultado para refrenarlo, si a sí lo quisiera. Sabemos perfectamente que el cuerpo no se manda por si solo, más bien tiene alguien que, supuestamente, controla lo que hace. Para entenderlo mejor, pudiéramos decir que uno es el objeto y el otro es el sujeto. Es decir, el cuerpo es el objeto y la mente el sujeto. Y, está de más decir, que el cuerpo hace lo que la mente le dirige a hacer. Esto es tan cierto que la Biblia nos dice que “cada uno recibirá según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo...”, dando a entender que el cuerpo no es nada más que una especie de vehículo guiado por la mente. La responsabilidad, entonces, no está en el cuerpo sino en el “varón” que dirige el cuerpo. Claro está que el cuerpo recibe directamente el impacto de las consecuencias contraídas por las malas decisiones tomadas por quien lo controla, de la misma forma que un vehículo se estrella y sufre consecuencias, por imprudencia de su chofer. Entonces, cuando hablamos de dominio propio, hablamos del dominio que tiene este varón sobre el cuerpo que maneja.

El cuerpo en tal caso, es la combinación de miembros que son dirigidos por la mente. Cada acción, movimiento y pensamiento están bien orquestados por la mente, que básicamente se compone de tres partes que son: intelecto, voluntad y emoción. Estos elementos inmateriales cumplen en pleno la expresión físico-material manifestada en cada individuo a través de su cuerpo. Sin el debido control ejercido por la mente, tendríamos un cuerpo muerto o descontrolado, como un vehículo sin chofer.



Figura #1. La Mente

Aunque toda la complejidad y desarrollo intelectual del hombre esté en su máximo funcionamiento, y su voluntad desee hacer y deshacer, y las emociones estén convulsionadas y listas para estallar en reacciones de todo tipo; nada, absolutamente nada, se podría realizar, si no fuera por el cuerpo que expresa y manifiesta todo lo que producen el intelecto, la voluntad y las emociones. Sin el cuerpo, el producto de la mente es algo inmaterial e incluso abstracto.



Si no tuviéramos cuerpo, no tendríamos que refrenar nada. Pero, como tenemos un cuerpo que responde a la mente, entonces lo que debemos aprender a controlar no es necesariamente el cuerpo sino el intelecto, la voluntad y las emociones.

VISION


Considero que el dominio propio es como una disciplina:

Primero uno debe ver con la imaginación, a donde quiere llegar. La pregunta es, ¿qué deseo lograr? Es como tener un visón, una meta. La visión es mirarse con los ojos del alma y verse en las condiciones que uno quisiera estar, lo que quisiera lograr. Quizás parezca difícil o aun imposible, pero hay un dicho común, en Ingles, que es muy cierto y dice, “Where there is a will, there is a way” se pudiera traducir, “Donde hay voluntad hay camino”. Todo gran proyecto, toda gran empresa se comienza teniendo una visión. Este es el punto básico que pudiera hacer la diferencia en la actitud de muchas personas. Si la visión es clara y el deseo es de mejorar sus agrias relaciones interpersonales, entonces será más fácil la transformación. Pero, si por lo contrario la persona no quiere cambiar y se siente bien siendo agresiva y explosiva, su mejoramiento demorara hasta que ella quiere empezar una transformación y no antes.



MISION


En segundo lugar, la misión es dejar de ser “cascarrabias”. Nos debemos preguntar, ¿por qué deseo lograr tener dominio propio? ¿Cuál es la razón? En realidad, las razones pueden ser muchas y muy personales, pero básicamente es obvio que nadie quiere ser gruñón, nadie quiere tener el calificativo de “ogro”, nadie quiere alejar sus amigos o familiares por tener un indeseable mal-genio. Nadie quiere hacerse de enemigos o perder su trabajo o su círculo social o peor su propia vida, por su mal carácter. Entre estas y otras cosas también está la salud, la tensión nerviosa, la alta presión, los ataques al corazón, que muchos de estos son causados por altercados y peleas.

ACCION


En tercer lugar está la acción. ¿Cómo lograré el dominio propio? ¿Qué debo hacer para lograr el dominio propio? ¿Cuál es el curso de acción que debo tomar? Es aquí donde las palabras y las promesas Bíblicas se pueden poner en funcionamiento para que no explotemos ni hagamos explotar a otras personas. Es aquí donde con una visión clara de lo que queremos, y con una misión positiva de querer cambiar, nos ponemos en acción practicando sabiamente el dominio propio.

SABIDURÍA: Digo sabiamente por que se concuerda en el ámbito de la psicología y consejeria Cristiana, que la sabiduría juega un papel muy importante en la quietud emocional. El doctor Larry Crabb dice en su libro, Understanding People (Entendiendo a la Gente):

“un desagradable evento puede generar emociones desagradables, sin embargo, este mismo evento puede llevarnos a emociones constructivas o a emociones destructivas, todo depende de la sabiduría interna...”1


La Biblia nos dice: El necio da rienda suelta a toda su ira, más el sabio al fin la sosiega. (Proverbios 29:11). Si para comenzar a practicar el dominio propio tenemos que usar de sabiduría, entonces pidamos sabiduría. La Biblia lo sugiere diciendo: “Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago 1:5).

CONTROL: El enojo puede venir, y sin duda vendrá, eso nadie lo niega. Incluso, la ira puede venir, pues la Biblia dice “airaos pero no pequéis.” (Efesios 4:26). Y de los personajes Bíblicos el que más se muestra airado es Dios, con unas 375 veces en el Antiguo Testamento. Claro, teniendo en cuenta que la ira de Dios es siempre y eternamente justa. Esto quiere decir que lo malo no está en airarse, pues airarse es una reacción emocional y normal frente a algo que nos a desagradado o que desaprobamos. La gran diferencia está en el control de la ira, o el descontrol llamado crisis de la ira. El auto control es ejercer dominio sobre las emociones, la crisis es perder el control sobre las emociones. Por cierto crisis se define como el momento en que la persona pierde el control de la situación. Entonces, el controlar la ira es efectivamente y voluntariamente no entrar en crisis y sabiamente manejar esa reacción emocional exagerada y peligrosa.

TEMPERAMENTO: Es importante saber, por adelantado, como reaccionaremos frente a los desafíos imprevistos que nos afectan. Por esa razón debemos conocernos y entendernos a nosotros mismos, y saber por que razón actuamos como actuamos. Si somos personas de temperamento sanguíneo o colérico vamos a reaccionar rápidamente frente a un estimulo, y casi sin pensar vamos a defender nuestro derecho a capa y espada. Los flemáticos y los melancólicos de por sí son más pasivos, aunque también reaccionan, pero muchísimo mas lento, incluso pueden pasar días antes de que les afecte emocionalmente lo ocurrido.

Los dos temperamentos que respectivamente muestran su debilidad y fortaleza en el dominio propio son el sanguíneo y el flemático. De estos dos, el más pasivo es el flemático. El autor del libro Temperamentos controlados por el Espíritu, dice:

“El flemático hierve solo cuando se le somete a una altísima temperatura y por ello rara vez explota dando rienda suelta a su enojo”.2

Sin embargo, del Sanguíneo dice: “debería buscar el don de la templanza o del dominio de si mismo”.3

Sin duda, el conocer nuestros temperamentos, nos ayuda a neutralizar nuestras debilidades y a reaccionar más sabiamente frente a estímulos negativos. Este ensayo no define los temperamentos como para determinar quien es quien, pero se sugiere que el lector complete un “Examen de Temperamento” bajo la supervisión de un Consejero Cristiano, para que este lo asesore en la búsqueda de la maestría del dominio propio.

LA IRA


La ira es emocionalmente un mecanismo de defensa, en momentos cuando somos ofendidos y entendemos que es algo injusto, podemos reaccionar con ira. Según Smalley en su libro, Vinculo de Honor, bajo el subtitulo: Los tres rostros de la ira, exponen la idea del psicólogo Gary Oliver donde dice que la ira es producto de tres emociones primarias como son: Sentimientos Heridos, Frustraciones y Sentido de Inseguridad. 4 Tomando uno de estos elementos mencionados por Oliver, debemos entender que en el caso de la inseguridad, el cuerpo actúa, usualmente, de una forma automática e involuntaria. Prácticamente no tenemos control sobre el aspecto bioquímico de nuestro cuerpo. En momentos de tensión y de inmediato peligro, el cuerpo reacciona automáticamente suministrando adrenalina a la corriente sanguínea creando un temporal pero eficaz dote de energías fisiológicas. En estas reacciones también se experimentan sentimientos de ira que ayudaran a luchar o a escapar –por cierto este fenómeno se llama “reacción de huida o lucha”.5 Aunque en estos casos el sistema nervioso funciona automáticamente, no obstante, la mente está en pleno control de nuestras acciones voluntarias, y estas no se pierden aunque el cuerpo se encuentre en estado de alerta. Quiero decir con esto que la sensación de ira, en momentos de autentico temor, no es excusa para desbordar reacciones de ira elaboradas después del pánico. Dice la Escritura: “...todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios” (Santiago 1:19-20).

LA AGRESIVIDAD


La agresividad es básicamente ejercer fuerza física y o verbal con el fin de contrarrestar. Sin embargo, la agresividad no es necesariamente falta de dominio propio. En ocasiones la gente espera que uno explote solo para sacarlo de sus casillas, lo molestan o lo desafían hasta que uno no aguanta más. Lo interesante del caso es que tener dominio propio, en estas circunstancias es una forma de responder a aquellos que esperan una reacción violenta. En un sentido es un método de comunicarles que hay una sobriedad, un sabio análisis de lo que pasa y una madures que no permitirá un descontrol de si mismo. En estos casos agresión verbal o física sería como cuando un padre castiga a sus hijos teniendo como fin no el dañar sino el disciplinar.

La agresividad también es demostrada impulsivamente y de una forma descontrolada. Sabemos de crímenes y asesinatos que se han cometido y que han comenzado con una simple palabra ofensiva. El hombre que no ejerce dominio propio actúa instintivamente y su falta de dominio propio lo puede llevar de una simple discusión a una muerte. La agresividad descontrolada tiene la tendencia a escalar fines vergonzosos.

La agresividad se ha dividido en dos características: Agresividad Emocional y Agresividad Instrumental. Cuando no tenemos dominio propio, la agresividad es emocional, su fin es incierto y puede vacilar de una simple ofensa verbal a un horrendo crimen. También el blanco, en muchos casos, puede llegar a ser el mismo agresor y atentar contra su propia persona con impulsos de castigo o incluso suicidio. Este tipo de agresividad, aunque suena drástica no deja de ser verdad y hacer victima de las personas más calmadas e inocentes. No se tiene que ser un psicópata para sufrir este tipo e traumas emocionales. Los psicópatas son reconocidos por su conducta agresiva y antisocial, su descontrol es notorio y su dominio propio es mínimo. El psicólogo Bernardo Estamateas declara que este tipo de personas posee un alto grado de agresividad y buscan constantemente a quien hacer daño.6

Cuando tenemos dominio propio, la agresividad puede ser de gran ayuda y servir como una herramienta o como un instrumento con fines de intereses personales. Así, la agresividad es controlada y mas bien orquestada con una meta en mente.



Abajo mostramos una tabla, que muestra las dos características de la agresividad con su respectiva trayectoria. Una, como ya lo hemos definido, es puramente emocional y descontrolada. Reacciona sin evaluar ni analizar nada. Su finalidad es hacer daño sin medir las consecuencias. La otra es usada como un instrumento para lograr algo definido y bien orquestado.


Figura # 2. Características de la Agresividad

Cristo en una oportunidad vio que el templo en Jerusalén se usaba como negocio callejero de compra y ventas de animales y quien sabe que otra mercancía. La reacción agresiva de Jesús es un ejemplo de un total dominio propio. Dice la escritura que Él “preparó” un látigo. Cristo en su celo santo y espiritual pudiera haber arremetido furiosamente sin ningún control de si mismo. Sin embargo, él tomó su tiempo para preparar un látigo el cual usaría para echar a los cambistas fuera del templo. Este es un ejemplo de agresividad instrumental.

Siempre se ha visto y aun comprobado científicamente que la persona agresiva, lo es en cualquier lugar. Es decir esta persona reacciona agresivamente porque esta es su forma de ser, ha sido agresivo desde niño, continuó agresivo en su juventud y cuando fue adulto ya era una condición normal para él. Así lo aprendió, y así se acostumbró, y esta vino a ser su forma de comunicarse en situaciones donde quiera que se sintiera provocado. Sin embargo, en muchos de los casos no es un asunto irreversible, mas bien es un asunto de entender su temperamento y de educar a la persona. El ejercer buenos modales y a reaccionar inteligentemente y sabiamente ante estímulos que provoquen una acción rápida, es parte del entrenamiento hacia una maestría del dominio propio.



ESTIMULO, ANÁLISIS Y RESPUESTA


Existen básicamente tres pasos en el desarrollo de una acción, estos son estimulo, análisis y respuesta. El estimulo es todo aquello que nos afecta, sea para bien o para mal. Un estimulo puede ser una palabra hiriente o una palabra amable o un golpe o una caricia. Al estimulo le sigue el análisis, es decir lo que se produce en nuestro razonamiento que hace descifrar y poder entender lo que ocurre. Finalmente viene la respuesta como resultado del estimulo y del análisis.

La respuesta es el producto que se manifiesta a través de nuestro cuerpo y a su vez es la reacción final al desarrollo de una acción. Al ser seres pensantes, lo ideal sería que después de recibir el estimulo, pasáramos a analizarlo psicológicamente o espiritualmente, y luego a responder. “La blanda respuesta quita la ira.” (Prov. 15:1).

Si estos tres pasos mostrados a continuación, no se ejecutan, entonces actuamos por instinto animal o natural.

Figura # 3. Pasos para el Desarrollo de una Acción


Paso 1 Paso 2 Paso 3

ESTIMULO

ANALISIS

RESPUESTA

La facultad de poder analizar y racionalizar las cosas es algo que los seres humanos tenemos por sobre los animales. Estas facultades están al alcance de todo aquel que quiera servirse de ellas. Cuando no existe esta transición mencionada, actuamos por instinto natural y saltamos del estimulo a lo que es una reacción. La secuencia en el desarrollo de una acción se destruye y se elimina un factor muy importante, que es la facultad del dominio propio; que es el análisis de las cosas que nos suceden.



ESTIMULO
Figura # 4. Secuencia sin Análisis



REACCION

El análisis es extremadamente importante porque tiene tres funciones:

  1. Primero sirve de amortiguador al impacto que presenta el golpe de estimulo.

  2. Segundo sirve de estudio para poder entender lo que sucede.

  3. Tercero sirve de preparación para un contraataque inteligente.

Lamentablemente siempre estamos recibiendo malos estímulos. La gente actúa aceleradamente y comúnmente optan por pelear y salirse con las suyas. Quizás es difícil analizar la situación cuando todo esta tan claro. Te han herido, te han faltado el respeto, te has sentido ofendido/a y desafiado/a. Creo que es aquí donde podemos entender las palabras del psicólogo Dr. Dobson, “se necesita valor y sensatez para devolver amabilidad por hostilidad”7
CONCLUSIÓN

Creo que el dominio propio es una virtud y que siendo una virtud de tanto provecho, encontraríamos una infinidad de razones por la cual uno desearía tener dominio propio. Sin embargo, es una disciplina que cuesta trabajo llevarla a cabo, pero, cuando se logra, puede llegar a ser una condición de vida beneficiosa, un estado de vida provechoso para aquel que lo practica y para los demás. LaHaye declara enfáticamente en su libro, “El dominio de si mismo es la solución de los Cristianos para el problema creado por los arranques de furia, temor, enojo, celos etc.”.8

Una persona que por regla general es controlada en todos los aspectos que se desenvuelve, cometerá menos errores, vivirá mas calmada, sufrirá menos estrés y actuara más sabiamente. No así aquel, que reacciona con estallidos, que pareciera incontrolable y que deja correr su agresividad emocional.

La diferencia entre tener un dominio propio y tener una crisis propia, es saber quien esta en control, el cuerpo o la mente. En esos lapsos de segundos, cuando se nos ha desafiado, provocado o simplemente hemos llegado a nuestro límite, cuando sentimos que vamos a explotar, ahí es cuando necesitamos la maestría del dominio propio.



BIBLIOGRAFÍA

Dobson, James. (1990). Enciclopedia de Problemas Familiares. Barcelona: Clie

Carlson. Dwight. (1981). Overcoming Hurts and Anger. Eugene, Oregon: Harvest House

Crabb, Larry. (1987), Undestanding People. Grand Rapids, Michigan: Zondervan

LaHaye, Tim. (1990). Temperamentos Controlados por el Espíritu. Miami, Florida: Unilit

Smalley, Greg y Gary. (1999). Vinculo de Honor. Miami, Florida: Editorial Unilit



Stamateas, Bernardo. (1995). Aconsejamiento Pastoral. Barcelona, España: Clie

NOTAS




1 Larry Crabb, “Undestanding People”. (p. 178)

2 Tim Lahaye, “Temperamentos Controlados por el Espíritu”, (p. 33)

3 Ibid. (p. 49)

4 Greg Smalley, “Vinculo de Honor”, (p. 41)

5 Psychobiology of Trauma. N/Shirley’s/Forms/DV Group Handouts

6 Bernardo Stamateas, “Aconsejamiento Pastoral”. (p. 109)

7 James Dobson, “Enciclopedia de Problemas Familiares”. (p. 272)

8 Tim Lahaye, “Temperamentos Controlados por el Espíritu”, (p. 79)






Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

    Página principal
Universidad nacional
Curriculum vitae
derechos humanos
ciencias sociales
salud mental
buenos aires
datos personales
Datos personales
psicoan lisis
distrito federal
Psicoan lisis
plata facultad
Proyecto educativo
psicol gicos
Corte interamericana
violencia familiar
psicol gicas
letras departamento
caracter sticas
consejo directivo
vitae datos
recursos humanos
general universitario
Programa nacional
diagn stico
educativo institucional
Datos generales
Escuela superior
trabajo social
Diagn stico
poblaciones vulnerables
datos generales
Pontificia universidad
nacional contra
Corte suprema
Universidad autonoma
salvador facultad
culum vitae
Caracter sticas
Amparo directo
Instituto superior
curriculum vitae
Reglamento interno
polit cnica
ciencias humanas
guayaquil facultad
desarrollo humano
desarrollo integral
redes sociales
personales nombre
aires facultad