El desarrollo profesional docente



Descargar 25.47 Kb.
Fecha de conversión18.07.2018
Tamaño25.47 Kb.
Vistas71
Descargas0

El desarrollo profesional docente.”

Tania Berenice López Reyes

Al iniciar las jornadas de práctica me enfrento a mas preguntas ¿seré del agrado de los niños?, ¿la teoría en verdad me ayudara al estar frente a ellos?, ¿las actividades que llevo estarán al nivel de los niños?, ¿les habrá quedado claro el tema (a los niños)?, ¿cumplí con las expectativas de los padres, la educadora y la directora?, ¿Cómo planeo?, ¿las actividades van acorde al campo formativo y los aprendizajes esperados así como al propósito?... de estas preguntas pasamos a la acción y dentro de esta acción me veo inmersa en todo un torbellino de sentimientos y actitudes así como acciones a realizar dentro del preescolar observo que no todo es ritmos, cantos y juegos; aunque gran parte del aprendizaje de los niños se basa en esto; como lo había creído antes de entrar a la Normal, me enfrento a un sinfín de actividades que se realizan no solo por parte de la educadora y no solo como educadora, observo que el realizar el papel de educadora implica estar frente a un grupo, estar dentro de una institución, estar frente a padres de familia, al parecer no se estudia solo la licenciatura en educación preescolar sino que al mismo tiempo se estudia, un poco de enfermería, psicología; no solo del niño sino de los padres también; arquitectura, ingeniería, comunicaciones, se involucran varias profesiones en una sola.

Tengo preescolares muy presentes que me han dejado experiencias muy enriquecedoras la primera que enmarco aquí fue en Tejupilco, uno de los 125 estados el Estado de México; un lugar bastante agradable, aunque la educación preescolar no tiene mucho auge, el preescolar que visite observe que la gestión realizada en este ha sido muy satisfactoria y productiva, ya que las instalaciones lo demuestran, así como el equipo que en este se observo, la directora fungía también como educadora de uno de los grupos y había una educadora mas solo contaban con dos salones muy arreglados y en el que se respiraba un ambiente de amor , confianza y en el que se quería permanecer mucho tiempo, con un gran colorido, en el salón en el que estuve se observaban una computadora muchos peluches, libros, material de construcción, didáctico, y de mas.

En la parte perteneciente al patio se encontraba material de construcción, debido a que se estaba realizando una casita de juegos para los niños y algunos arreglos dentro de la institución, lo único que resguardaba era un alambrado con malla y en la parte de enfrente una placa que indicaba el nombre del preescolar con sus datos, al llegar no había ningún niño, y poco a poco fueron llegando de uno a uno, como cuenta gotas.

La fecha que nos toco fue 15 de septiembre así que los niños iban a realizar un desfile dentro de su localidad en compañía de los padres de familia y las educadoras, en poco tiempo se hizo un gran desfile en el cual los padres participaban de una manera muy buena, acompañaron a sus durante el trayecto, los cuidaban y nos solo al propio si no al grupo en general, de igual manera fueron, algunos, acorde al día montados en caballos, las mamás como Adelita; una experiencia bastante agradable.

(Martin, Marisa del Carmen, 1997, p. 27) “El entorno escolar, contexto social en el que se desarrolla gran parte de la vida del niño, su configuración debe ser permeable a los demás contextos en que vive el niño, fundamentalmente el familiar.”

De regreso al preescolar al educadora nos mostro un poco de las actividades realizadas por los niños durante un día de clases, y los baños forrados de azulejo eran pequeños y alargados los de las niñas con azulejo rosa y el de los niños con azulejo azul.

Las características de los niños eran acorde al contexto rural, pues sin conocernos saludaban de mano y beso, mostrando mucho respeto hacia la educadora pero sin olvidar que los niños son muy honestos y opinan sin más temor. Ellos se muestran muy maduros ya que desde pequeños tiene que trabajar y ayudar a sus padres en labores domésticas y de campo, sus familias son extensas y debido a esto el crecimiento es un poco acelerado pues sus hermanos más pequeños necesitan atención.

La directora comento que la asistencia no es muy constante, aunque tratan el asistir, pero en épocas de cosecha es cuando esta es más notoria pues los niños tienen que ayudar en la cosecha, puesto que la mayoría de las personas que habitan en esta localidad viven de ello.

Una experiencia muy significativa, en la que aprendí que el contexto y la relación que se lleva con los padres de familia es muy unida así como que la gestión realizada por al directora se ve muy marcada en los resultados dentro y fuera de la institución.

La segunda experiencia habla sobre lejanía, cercanía, actividades didácticas, compromiso, paciencia y perseverancia no solo de la educadora sino de los alumnos y padres de familia.

Nos ubicamos en un preescolar del contexto urbano, ubicado en Prolongación San Carlos, Coacalco; dentro de una unidad habitacional, es un preescolar muy concurrido y en el estuve dos años realizando mis jornada de prácticas; dividiré esta experiencia en dos partes, la primera en un grupo MULTIGRADO con niños de 4 a 6 años, y una titular con un año de experiencia, a la cual el preescolar le quedaba lejos de su lugar de origen, pero esto no le impedía realizar sus actividades al cien estando frente a grupo ; la segunda parte dentro de un grupo de primero con una educadora que tiene más o menos 5 años de experiencia, y en esta ocasión me toco empezar a estar sola sin ninguna otra compañera dentro del salón.

Durante mi primera estancia con el grupo multigrado fue un desafío importante ya que no sabía si llevar a todo el grupo a un mismo ritmo (que era como la titular de grupo lo estaba llevando) o acoplarme al nivel de cada uno de los niños debido a la diversidad tan grande del grupo, de igual manera el marco de los tiempos era un incógnita ya que había niños que terminaban antes (los niños más grandes de 5 a 6 años), el nivel de las actividades tenía que ser acorde a todos los niños, no sabía si ver al grupo dividido en dos; los de segundo y los de tercero; o verlos con un solo grupo, y en este aspecto la educadora fue de gran apoyo pues ella manejaba al grupo como uno solo y al mismo tiempo trataba de respetar el nivel de cada unos de los niños de acuerdo a su edad.

Un aspecto relevante fue la asistencia de una niña a la cual la habían cambiado de preescolar y entro poco después, ella siendo hija única no estaba acostumbrada a estar sin su mamá y lloraba cada vez que entraba al preescolar tardando mucho en consolarla a pesar de que los niños y la educadora trataban de consolarla; durante la primera jornada, la educadora nos preguntaba alguna estrategia que se pudiera implementar para poder ayudar a la niña y que no llorara tanto; algunas ideas fueron el que la mamá estuviera con ella dentro del salón por unos días mostrándole que no pasaba nada apoyándola pro al mismo tiempo dejándola que ella solo fuera intentando las cosas, pero estando ahí para mostrarle y brindarle más confianza; la cual durante la segunda semana de practicas la educadora comento que la intento implementar, y le había resultado pero el problema fue cuando la mama empezó a alejarse de nuevo que la niña regreso a el llanto, pero poco a poco este problema fue pasando mientras la niña se iba involucrando mas y mas con sus compañeros, la educadora y la escuela en general.

El tercer caso que llamo mi atención fue el de un niño al cual no le mandaban desayuno para la hora del recreo, de igual manera era evidente que nos se alimentaba bien en su casa, las acciones y actitudes que me llevaron a esta opción fue el que durante la hora del recreo cuando sus compañeros terminaban de desayunar y tiraban sus envases de yogurt o algún envase que contuviera algún desperdicio de comida el husmeaba en la basura mientras los demás jugaban; tomaba esos envases para poder comer un poco de lo que ahí sobraba o de igual manera se mantenía cerca del salón; el cual permanecía abierto, y entraba a él para buscar en alguna mochila un poco de comida que alguno de sus compañeros hubiera dejado. Al observarlo en una o dos ocasiones hacer esto lo comente con la educadora la cual me dijo que ella ya lo había notado pero no había podido evitarlo así mismo comentaba que la mamá hacia aseos y ambos trabajan muy esporádicamente, por este motivo el niño no llevaba material ni iba al corriente con los pagos del aseo o cuotas de la escuela y mucho menos con el desayuno para la hora del recreo; en ese momento no supe que hacer y tampoco me acerque a la mamá para conocer un poco mas pues no sabía cómo lo tomaría la madre y yo no sabía cómo acercarme de una manera adecuada sin ofenderla; me sentí atada y frustrada pues quería ayudarlo pero no sabía cómo, lo único que hice fue comentarle a mi mamá de regreso a casa y al otro día le lleve un pequeño desayuno el cual disfruto mucho, lo vi un poco más contento aunque apenado; un sentimiento que no quería crear en el, pero el cual desapareció rápidamente. Y de este aspecto no se toco el tema posteriormente.

“Los niños de entre dos y seis años hacen un esfuerzo constante de comprensión del mundo que les rodea y elaboran su propia explicación a partir de lo que les explican los adultos o de lo que ellos experimentan”

La segunda parte de esta experiencia fueron retos diferentes pues eran niños de 3 años de edad un grupo nuevo así como la educadora y mi primera estancia sola dentro de un salón de clases. Eran aspectos de gran relevancia y que marcaron mucho esta experiencia, el preescolar era conocido pero dentro de este nuevo grupo parecía muy diferente, la educadora desde un principio me mostro todo su apoyo en lo que fuera, me dio la confianza de poder practicas con los niños sin temor alguno, de igual manera hubo la apertura del material y salón de clases.

Durante el primer semestre con este grupo hubo actividades muy simples y otras que aunque yo las veía y sentía simples para los niños fueron muy pesadas una que tengo muy presente fue una manzana la cual tenían que rellenar con plastilina; yo tenía el concepto de que para ellos lo mas grande era mejor pues su motricidad fina estaba aún en proceso; así que en su cuaderno marque una gran manzana , ese día comencé explicándoles de que forma la iban a realizar utilizando la plastilina , los niños empezaron muy entusiasmados aunque siendo de primero tenía que ir con cada uno de ellos revisando su trabajo y en ocasiones ayudándoles a avanzar un poco a su trabajo, al pasar algún tiempo observe que la mayoría ya estaba cansados y no habían avanzado mucho (Bredekamp, Sue y Carol Copple (eds.),1986, p. 102) el niño de tres años se fatiga fácilmente si la actividad requiere mucha coordinación manual , se quejaban de sus deditos y estaban de malas por qué no terminaban complementando esto la titular del grupo los regañaba por no terminar rápido la actividad y andarse quejando; me sentí incomoda en el salón por que la actividad no estuvo adecuada al nivel de los niños.

(Meece, Judith, 2000, p. 70) “Las habilidades motoras finas, incluyen pequeños movimientos corporales. Exigen una excelente coordinación y control, el aprendizaje de ellas es un proceso continuo y gradual.

Durante los años preescolares (de tres a cinco año) se adquiere la habilidad de armar rompecabezas simples y de sostener lápices de colores, pinceles y plumas marcadoras”

Durante el segundo semestre en ese grupo trabaje con los sentimientos en la modalidad de proyecto, aunque este tema no tenía una claridad aun; las actividades realizadas en este caso fueron un poco más creativas, aunque aun con el temor de si eran adecuadas a nivel y cometiendo una vez más el error de realizar actividades que no estuvieron acorde al nivel, un claro ejemplo fue el de unas caritas las cuales tenían que completar, ya fuera un ojo, la boca (acomodándola de la forma según la expresión que yo les iba diciendo), o las cejas si es que la expresión las involucraba; obviamente no tome en cuenta el que los niños aun no tenían esquematizado su cuerpo y tampoco su motricidad fina óculo-manual estaba aún en proceso pues la maestra apenas comenzaba con algunas actividades de marcar líneas y puntos; así que el conclusión la actividad fue un desastre la atención se desvió y comenzaron a colorear las caritas, y el propósito de la actividad no se cumplió en lo mínimo.

(Bredekamp, Sue y Carol Copple (eds.), 1986, p. 94) “La variación en el desarrollo motriz se debe a una combinación de factores ambientales y genéticos, incluyendo la maduración, motivación, experiencia y apoyo de los adultos.”

En este grupo me encariñe demasiado con los niños y me costó mucho dejar el grupo.

En general fue muy difícil dejar el preescolar “Elena Garro”, pues las titulares de cada uno de los grupos y así mismo la directora (que también fungía como titular de grupo), nos brindaron mucho apoyo, confianza y nos involucraban en cada uno de los proyectos generales de la institución, el día del niño, día de la madre, preparativos para navidad y el día del padre, momentos que se quedan tatuados como una gran experiencia en la trayectoria como docente en formación.

Durante el quinto semestre el cambio de preescolar tuvo un impacto importante, pues tiendo a comparar preescolares, formas de trabajo y a los niños. En este preescolar se trabaja en un grupo de tercer grado (el otro extremo).

En este preescolar un evento de relevancia fue la caída de un niño; dentro de un día de observación, me fueron encargados los niños mientras estaban en el área de juegos, el niño y otros compañeros jugaban en el carrusel después de tres llamadas de atención dos por parte mía y una por parte de la directora debido a la velocidad en la que iba el juego y a que había demasiados niños en el, los niños no hacían caso así que debido a la velocidad que ya era demasiada el niño decide aventarse del carrusel y al bajar se estrella con un tubo que estaba enfrente, abriéndose el labio superior, en ese momento a la educadora le preocupaba la actitud del padre ya que me comento tiene un carácter muy especial.

Después de llevarlo al servicio médico y de hablar con mamá, explicándole el motivo el papá solo se dedico a observar sin hacer ningún comentario.

La realización con los niños de tercer grado fue más “fácil” en cierta forma debido a que la educadora ya los había avanzado mucho en algunas circunstancias como números, letras, trazos.

Durante la primera jornada de prácticas de trabajo el conocimiento del esquema corporal (capacidad del niño para diferenciar las partes del cuerpo) y en la segunda jornada un proyecto navideño. En ambas jornadas se demanda mucho los tiempos ya que no fueron marcados ni en la planeación y actividades que la educadora comentaba eran de cierto tiempo duraban todo el día, otro aspecto fue la falta de atención del grupo y el descontrol del mismo, la maestra tenía un control demasiado bueno sin necesidad de gritarles o tratarlos de mala manera, ella se mostro siempre muy tranquila pero con autoridad, creo esto se debe a la gran experiencia que tiene frente a grupo.

BIBLIOGRAFIA:

Sueta de Gallelli, Lliana (1997), “Los docentes y el nivel incial”, en El nivel inicial en transformación, Buenos Aires, GEEMA, Grupo Editor Multimedial, pp. 17-24.

Martin, Marisa del Carmen (1997), “Enseñar y aprender en educación inafantil: algunos principios y condiciones”, en Investigación en la escuela, num.33, Sevilla, Diada Editora, pp. 27-34.

Meece, Judith (2000), “Desarrollo Motor”, en Desarrollo del niño y del adolescente. Compendio para educadores, José C. Pecina Hernández (trad.), México, McGraw-Hill Interamericana/SEP (Biblioteca para la actualización del maestro), pp. 69-74.



Bredekamp, Sue y Carol Copple (eds.) (1986), [“Un bosquejo del desarrollo físico en niños de tres, cuatro y cinco años de edad.”] “A sketch of physical development in 3-, 4-, and 5- years-olds”, en Developmentallly Appropiate Practice in Early Childhood Programs, Washington, National Association For the education of Young Children, pp. 99-105.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©psicolog.org 2019
enviar mensaje

enter | registro
    Página principal


subir archivos